Jump to content

Recommended Posts

No me suele gustar lo que escribe Juan Soto Ivars, pero en este caso creo que acierta de pleno y merece compartirse en el foro su artículo, que no sólo habla de los viejos y de los desprecios que sufren.

También habla de los eufemismos y de cómo sirven para detectar a grupos discriminados (en el momento que aparece un eufemismo es porque la sociedad siente repulsión ante lo que designa la palabra); de la idolatría de la juventud por razones consumistas; de cómo el desprecio por los viejos tiene mucho de desprecio por los pobres y de huida de la muerte; de cómo esta necesidad de estar siempre joven, para mantenerse dentro del "mercado", impone un yugo terrible sobre la sociedad.

Cita

Viejofobia: hoy los viejos son la minoría más discriminada de Occidente

Juan Soto Ivars
6-7 minutos

03/08/2020 05:00 - Actualizado: 03/08/2020 07:37

Curioso. Tengo que hacer un esfuerzo para escribir “viejo” en vez de “anciano”. Me ha empezado a sonar mal esta hermosa palabra y es muy mala señal. La gente que cree que con los eufemismos salva el mundo está equivocada. No se dan cuenta de que ocurre lo contrario. El eufemismo es la claudicación del lenguaje ante una realidad discriminatoria. La palabra “negro” no tiene de malo, nada, como no lo tiene ser negro, pero suficientes idiotas usándola despectivamente pueden conseguir que suene hiriente. Lo mismo pasa con “viejo”.

El lenguaje es un espejo de los sentimientos de la sociedad y de su visión del mundo. Si los gais usan “marica” entre sí, un día dejará de sonar insultante: los homófobos serán tan pocos que el lenguaje popular habrá dejado de rendirles cuentas. Creo que lo veremos, soy optimista. Pero la búsqueda de palabras “suaves” es lo contrario, la huida. ¿Qué necesidad tiene algo que no es malo de una palabra suave? Yo soy partidario de disputarle a la estrechez sus palabras y vencérselas, como hacen los maricas.

Así que escribo “viejo”. Viejo significa que has vivido mucho, que hueles raro, que eres sabio, que no te sacan en anuncios de lencería y que no estás para el salto de longitud. Nada malo hay en esto, a no ser que la sociedad perciba la vejez como algo malo, y eso es exactamente lo que pasa. Viejo es el antónimo de “joven” y la sociedad de consumo idolatra la juventud. No a los jóvenes, no: su esencia, su apariencia, su viveza, su sexappeal. Sus ganas de comerse el mundo, que tan a menudo se traducen en ganas de consumir.

El campo semántico de la palabra “viejo” no es la edad, sino la pobreza. Si eres viejo los anuncios te ofrecen medicinas, audífonos y pegamento para la dentadura postiza. Viejo es quien tiene un bajo poder adquisitivo y casi ha de dar las gracias porque le devuelvan con la pensión un poquito de lo mucho que ha aportado al mundo. Viejo es quien ya no produce y consume poco. Viejo es el que chupa la tapa del yogur y no lo tira aunque esté caducado. Creo que este es un motivo por el que el viejo es hoy la mayor minoría discriminada de occidente.

Queremos que la juventud se nos prorrogue hasta después de los 65 años porque padecemos una seria viejofobia. Esto se debe a que hoy percibimos un escalón vertical, un abismo, entre el joven de buena apariencia y el vejestorio con Alzheimer. Pintamos a los viejos siempre con caricatura. Son gente con manías, mal aliento y vestimenta miserable y rancia. Se repiten, te cuentan mil veces la misma mierda, miran obras. Los viejos son conservadores, carcas y machistas. Creo que no se habla con tanto desprecio y tan impunemente de ningún otro grupo social. Los viejos son los 'rednecks'.

Mientras tanto, la juventud se glorifica en cada escaparate de las tiendas de la ciudad y en cada anuncio. ¿Significa esto que la sociedad de consumo mima a los jóvenes? En absoluto. A ellos se los estafa, como a los indios, con caramelos y abalorios digitales. Así marchan hacia la trampa de la sociedad futura, en la que les espera no solo una yincana de trabajo precario, sino la presión por sobrellevar esta disciplina irradiando siempre frescura y juventud. Hoy ser joven es mantenerse en equilibrio sobre la cuerda: no caer al cementerio de los viejos.

Entre los jóvenes de hoy hay, como siempre ha pasado, un odio visceral a los viejos. El papel del joven es arrebatarle de las manos el mundo a las momias que los precedieron. Pero creo que en la repulsión juvenil hacia lo viejo hay además un pánico nuevo, genuino de este tipo de sociedad. Los jóvenes intuyen que cuando dejas de ser productivo y sexy ya no tienes nada que hacer aquí. Estás fuera del mercado y estás fuera del mundo. De ahí que las residencias geriátricas se construyan a las afueras, cerca de los cementerios. Son un territorio tabú diseñado lejos para almacenar personas tabú.

El antropólogo asturiano Adolfo García Martínez ha escrito líneas sabias y reveladoras sobre esta cuestión. Nos dice que el tabú de la muerte es tan intenso en nuestra sociedad que terminamos apartando a los viejos, porque ellos son nuestra única ventana abierta hacia la muerte y su proximidad. Así, mientras disfrutamos con la muerte ficticia de Rambo matando a dieciséis esbirros de una ráfaga, escondemos la muerte real. Uno de nuestros trucos es apartar al viejo.

Si lo pensamos un poco, vemos que hoy la muerte está subarrendada a empresas a las que pagamos millonadas para que nos oculten su rostro de calavera. El sepelio ha desaparecido en un aséptico tanatorio que podría ser perfectamente la terminal de aeropuerto. Además, todos los trámites de la muerte, todos los rituales, pasan ahora por la tarjeta de débito y se externalizan. ¿Habéis encargado la corona? ¿Quién paga el tanatorio? ¿Qué empresa se encarga de la cremación? ¿Te gusta esta urna que parece un Alexa, o prefieres esta otra, más clásica?

Según Adolfo García, es el tabú de la muerte es lo que ha contaminado al viejo y lo ha convertido a él en un tabú: material contaminante y contagioso que tenemos que alejar de nosotros, un apestado. Desde esta perspectiva, es fácil entender qué ha pasado en las residencias.

Y sin embargo, todavía hay papanatas que quieren arrebatarle a los viejos hasta su palabra, porque les suena a decrepitud y a muerte. Proponen que usemos “persona mayor”, que es el equivalente lingüístico al botox, la crema antiarrugas y la urna de 300 euros para esconder las cenizas del muerto. Pues no lo haré. La viejofobia no va conmigo. Siempre he querido llegar a viejo, no a anciano, ni a persona mayor. Como mi abuela y mi yayo: dos viejos que lo aprovechan todo y no tiran nada, dos viejos que compran lo indispensable, dos viejos que no entienden ni un 10% de lo que intenta venderles toda esa publicidad. ¡Y a mucha honra!

Pensiones: Viejofobia: hoy los viejos son la minoría más discriminada de Occidente

Share this post


Link to post
Share on other sites

Hay una película brutal al hilo de todo esto: La Fuga de Logan. Es la historia distópica de una humanidad del futuro que se carga a la gente al cumplir los 30 años. Cuando era pequeña la peli me hacía gracia, porque he sido muy aficionada a la ciencia ficción (aún lo soy), pero a la luz de los últimos 30 años ya no me hace gracia. Me parece profética y me da miedo.

Edited by Benedetta

Share this post


Link to post
Share on other sites

La viejofobia es un fenómeno similar al alentado por las famosas luchas marxista, en este caso generacional, pero con la particularidad de que esta vez está siendo alentado, creo, desde otros ámbitos o al menos de un modo más transversal, quicir... hay mucho neoderechito que también compra la mercancía veterofóbica. 

En mi suspicaz opinión se busca una desafección que facilite futuros recortes de pensiones, la cultura de las residencias de ancianos, eutanasia, etc. 

La lucha de generaciones como arma pro desintegración familiar. 

Despreciar a los mayores es anticristiano, además de absurdo, pero conseguíble con ingeniería social insidiosa. Quién lo duda....

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Similar Content

    • By Hispanorromano
      Inserto una entrevista a una profesora estadounidense que, por desgracia, probablemente haya pasado desapercibida en foros y redes sociales. Su libro se va a traducir próximamente al español. Trata de lo que ella llama "el capitalismo de la vigilancia", o sea, del modelo actual de internet, que salvo pequeños rincones como este foro, se basa en extraer datos de los ciudadanos para que se enriquezca un sector muy reducido de la población mientras que la mayoría se empobrece. Pero también tiene aplicaciones políticas: el mismo sistema de vigilancia, acompañado de estímulos y recompensas, puede usarse -y se está usando- para moldear el pensamiento de la sociedad y para producir cambios en su comportamiento. He subrayado las partes que me parecen más acertadas.

      Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
    • By Hispanorromano
      Creo que merece la pena rescatar y comentar este texto que dejó un lector anónimo de un blog tradicionalista católico:
      Creo que tiene razón en varias cuestiones.
      Aunque rechacemos algunos aspectos de la modernidad, todos somos modernos en cierta medida. Los que presumen de estar al margen de la modernidad con frecuencia son tan modernos como los otros y en algunos casos puede que sean más modernos.
      El contraste entre esa pureza antimoderna que invocan algunos y la realidad ofrece numerosos ejemplos desternillantes: curas sin sotana que sacuden al Papa Francisco por moderno, mujeres tradicionalistas con minifalda que sin embargo consideran el velo un complemento chic, impugnadores de la misa moderna que terminan por no ir a ninguna misa y prefieren dedicar el domingo a las habituales sesiones de onanismo en internet, fieros guerreros contra el mundo moderno que lucen tatuajes y argollas y que se dedican profesionalmente al porno, acérrimos críticos del Concilio Vaticano II que hacen gala de su homosexualidad en internet, personas que claman contra el aborto sólo si el que lo practica no es de su tribu ideológica, lefebvristas fanáticos que consideran sagradas e intocables las peores innovaciones en materia familiar de Pablo VI, tradicionalistas antimasónicos que se entregan al gnosticismo con escasa vergüenza, furibundos antiliberales que creen que la religión y la sexualidad son un asunto privado, sedicentes reaccionarios que sacralizan la libertad de expresión y que no reconocen más  autoridad que sus propias apetencias, que por lo general cambian al son de las modas en internet.
      Los ejemplos son inagotables. Pero lo importante es que se atisba en muchos antimodernos un perfecto acople con el siglo (además, en sus manifestaciones más perversas) y un espíritu subversivo muy similar al de los anarquistas. La invocación a lo tradicional no pasa de ser un grito romántico o una elección estética sin ninguna concreción en la vida real. Al final es una especie de juego de rol, una forma de jugar a las tribus en el ámbito urbano de las muchas que ofrece el capitalismo sin Dios.
      Así que cuidado con los que se presentan como "antimodernos" y con los que sólo muestran apego a las formas externas de la tradición, aunque por lo general también adulteran y convierten en un esperpento esas formas externas. Ni en ese aspecto externo son capaces de ser tradicionales. Pero en particular muchísimo cuidado con los que utilizan expresiones contradictorias como "revuelta contra el mundo moderno", que están sacadas de Giulio Evola, un gnóstico demoníaco que decía que el cristianismo destruyó el "mundo tradicional", es decir, la pederastia y otras costumbres precristianas que le resultaban gratas a dicho "pensador". El peor espíritu subversivo adora vestirse con ropajes tradicionales, quizá porque así camufla mejor sus intenciones.
      Pero no quiero terminar mi escrito con una diatriba contra otras personas, lo que sería quizá un tanto moderno. Reconozco que yo también he incorporado algunos aspectos poco tradicionales a mi vida que intento moderar: excesiva dependencia de internet, poca vida familiar, tendencia a opinar de demasiadas cosas, cierto desprecio por la autoridad junto con una tendencia a glorificar a los rebeldes, ausencia de práctica religiosa durante algunas temporadas, ideologización de cuestiones políticas, sociales y religiosas en las que no debería entrar la ideología. Entre muchas.
    • By Hispanorromano
      Hace tiempo que quería abrir un hilo sobre este tema. Hay muchos autotitulados «patriotas» que se revuelven contra la propia patria. Y hay una derecha vendepatrias, que se vende a países extranjeros o que pone los intereses económicos por delante de la propia patria. Siempre ha existido ese tipo de derecha, aunque la cosa parece ir en aumento. Naturalmente, no se trata de blanquear a la izquierda, que en su mayor parte es antipatriótica y que no le tiene mucho cariño a la idea de España, por desgracia. Simplemente se trata de mostrar que en la derecha también cuecen habas y de ver si se le puede poner remedio.
      No lo planteo como gran hilo para teorizar sobre el tema, pues tampoco lo acabo de tener claro, sino más bien para recoger ejemplos de esa derecha a la que la patria le importa tres cominos, pese a que apele con frecuencia a ella.
      Algunos de estos ejemplos versarán sobre personas y grupos que presumen de «patriotas» y que se ubican ideológicamente en la extrema derecha. Pero no necesariamente. Por ejemplo, este fragmento que traigo hoy es de Antonio Burgos, un columnista de derecha moderada muy apreciado por el público conservador, tanto el que sigue votando al PP como el que se ha pasado a Vox.
      El artículo de Antonio Burgos es una crítica a la sumisión que muestra Pedro Sánchez hacia Torra. La crítica, por tanto, es merecida y se puede decir que lleva razón en ese punto. El problema es que lo aliña con una serie de consideraciones sobre Estados Unidos que producen vergüenza ajena, a mi modesto entender:
      Iré recogiendo ejemplos de este tipo. Podéis aportar los ejemplos que queráis y también podéis discutir los ejemplos que pongo si consideráis que no son acertados. (Puede que en ocasiones se me vaya la mano.) Ya digo que lo concibo como un hilo ligero, en el que se puedan aportar y discutir ejemplos, pero está abierto a todas vuestras reflexiones.
    • By Hispanorromano
      En Teatro Crítico Universal, el P. Feijoo realiza una defensa de la mujer muy meritoria para la época:
      Defensa de las mujeres / Feijoo / Teatro crítico universal 1, 16
      Feijoo niega que la mujer sea inferior al hombre y pone ejemplos de mujeres eximias. No obstante, explica de forma muy convincente por qué no es posible que en una sociedad de dos, como es el matrimonio, manden los dos a la vez:
      Pues efectivamente, si en una sociedad de dos mandan los dos por igual, aquello sería la discordia permanente, que es lo que ocurre ahora cuando las mujeres se proclaman emancipadas del patriarcado. Si una sociedad de dos quiere llegar a buen puerto, uno debe estar subordinado al otro -lo que no quiere decir que éste tenga derecho a ejercer la tiranía- y ambos deben estar subordinados a Dios.
      Ese capítulo de Feijoo es delicioso y recomiendo leerlo entero; es una defensa de la mujer muy católica y muy española. Pero he seleccionado, por su actualidad, estos párrafos en los que Feijoo explica que, a pesar de igualar en prendas a los hombres, si la mujer mandase en pie de igualdad con el varón, de ello resultaría un terrible desorden para la sociedad.
    • By Hispanorromano
      Perdonad el título un tanto sensacionalista para un hilo que sólo pretende conocer mejor las costumbres antiguas. Cuando hablo de tradicionalismo no me refiero a los carlistas sino al tradicionalismo católico que reivindica la liturgia antigua y que es contrario al Concilio Vaticano II. Dejo claro que en principio el tradicionalismo católico y la reivindicación del latín tienen mis simpatías, lo cual no impide que detecte algunas incongruencias en este sector.
      Una de las cosas que llevan a gala los tradicionalistas es que sus mujeres llevan la cabeza cubierta en misa, como era costumbre hace sesenta años. Esta reivindicación tiene toda mi simpatía: creo que la mujer debe recuperar su antigua modestia y al varón tampoco le vendría mal. Pero veo algunas cosas extrañas en las fotos que publican en internet las sociedades tradicionalistas.
      De algunas conversaciones con mi madre, recuerdo que me comentaba que, efectivamente, en aquella época la mujer debía llevar la cabeza cubierta en misa. Pero casi más importante que eso era que la mujer observase una modestia general en todo su atuendo y comportamiento, lo que implicaba no llevar los brazos desnudos y no vestir faldas cortas. Sin embargo, en muchas fotos de misas tridentinas de sociedades tradicionalistas, observo que, si bien las mujeres llevan cubierta la cabeza con un vaporoso velo, no tienen en cambio empacho alguno en mostrar sus brazos desnudos o vestir faldas bastante cortas. Y ahí veo una contradicción. En el espíritu católico que algunos añoran, lo importante no era llevar tal o cual prenda, en este caso el velo, sino vestir y comportarse de forma modesta. No tenía ningún sentido portar velo y, sin embargo, llevar los brazos desnudos o vestir una falda por encima de las rodillas.
      Pongo un ejemplo que he visto ayer en la web de la FSSPX, pero no es el único caso ni el más llamativo que he visto:

      Lleva tiempo rondándome una idea a este respecto. ¿El velo que usan algunos tradicionalistas no habrá perdido su sentido original y se habrá convertido en un simple elemento identitario o incluso de moda femenina? Porque el hecho de que lleven los brazos desnudos o vistan faldas cortas parece apuntar a que el verdadero motivo de portar el velo no es la modestia.
      Pero hay una razón por la que, de momento, no puedo dar por cierta esta tesis: no sé si lo que me contaba mi madre era lo generalizado en aquella época. En suma, realmente no conozco las costumbres antiguas más que de oídas y ya de personas que tampoco las han vivido plenamente.
      Por eso apelo a vosotros y especialmente al Español, que por tener más tiempo vivido quizá conozca mejor las costumbres antiguas. ¿Es cierto que en aquella época no se veía bien que la mujer llevase los brazos desnudos o vistiese faldas cortas? En consecuencia, ¿se habría visto una incongruencia en llevar el pelo tapado pero no los brazos ni las pantorrillas?
      Mi interés primario es conocer las costumbres antiguas para entender mejor los cambios que han ocurrido en la Iglesia y en la sociedad. Pero creo que también habría que estudiar si algunas señas de identidad que usan los tradicionalistas no son más que eso, señas de identidad, en vez costumbres plenamente vividas y enraizadas en la Tradición.
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Popular Now

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 77 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Bingbot(4)
    • YandexBot(1)
    • Chrome(6)
    • Googlebot(4)
×