Jump to content

Hispanorromano

Consiliario
  • Content Count

    2,969
  • Joined

  • Last visited

  • Days Won

    291
  • Puntos de mejora

    48,238 [ Donate ]

Hispanorromano last won the day on December 4

Hispanorromano had the most liked content!

Community Reputation

50,318 Excelentísimo

About Hispanorromano

  • Rank
    Marqués

Recent Profile Visitors

The recent visitors block is disabled and is not being shown to other users.

  1. ESPAÑA Y EL RACISMO Quizá sea España el único pueblo que tiene como fiesta nacional la Fiesta de la raza. Se celebra —como es sabido— el 12 de octubre, conjuntamente en España y en América española, en recuerdo del descubrimiento, ese día, del Nuevo Mundo. ¿Y queriéndose aludir con esa fiesta a qué? ¿A la expansión de la Raza española por un nuevo continente? ¿A una afirmación rotunda de la raza española como raza única y aparte de las otras razas? No. Si España es el único pueblo que tiene una Fiesta de la Raza —solemne y nacional— también es el único pueblo España que no tiene sobre «la raza» prejuicio alguno. Es el único pueblo «que no entiende ni quiere entender de razas». Esa Fiesta del 12 de octubre quiere significar lo contrario de su título. Quiere significar que «España se fundió con todas las razas de America». Como se había fundido y se fundiría con razas africanas, asiáticas y europeas. Para España —una paradoja más de España— la «Fiesta de la Raza» significa la «Fiesta de la no raza en el mundo». ¿Entonces por qué se utilizó la palabra «raza» para designar a esa fiesta? Pues por un simple motivo circunstancial. Esa fiesta se instituyó en España en aquellas épocas finiseculares en que las teorías racistas de los Chamberlain, y aquellas de la supremacía de los anglo-sajones estaban en su auge. En que era una moda hablar de las razas, su diferenciación y sus superioridades. Y a ello se debió que los institutores de esa fiesta utilizasen ese equívoco término de «raza». Equivoco especialmente para el genio español. ¿Cuál era y es el genio español? Justamente: el antirracista. El considerar la distinción de las razas como un pecado. Un genio esencialmente Cristiano. Un genio «fraternizante». El español genuino jamás tuvo reparos en unirse a mujeres de color y en procrear hijos mestizos. ¿Se expli­caría de otro modo el que hoy hablen español cerca de cien millones de almas? ¿Se explicaría si no el que la América española sea hoy un continente civilizado y autónomo? Para España el problema judío no fue ni es ni será nunca un problema de raza. Sino un problema de fe. Es cierto que en la Alta Edad Media española y en el Renacimiento, cuando ya la unidad política de la nación se acercaba a su triunfo (1492) se hizo una teórica clasificación de san­gres, de «limpieza de sangre». Y se distinguieron los cristia­nos viejos —o verdaderos cristianos— de los cristianos nue­vos, o conversos. Es cierto que la Inquisición se basó a veces para sus pesquisas en ciertos caracteres somáticos. Pero no pasó de la forma de las narices. Como lo testimonian escri­tores coetáneos. Así Lope en su comedia «Lealtad en el agravio» decía: « No hay en toda la Corte qué encubra cierto defecto. ¿Cuál es? Las narices grandes ». Y Quevedo en «el Buscón»: «Hay muy grande cosecha de esta gente y de la que tiene sobradas narices y solo les faltan para oler tocino». Y el mismo Quevedo atacando a Góngora le maliciaba de ser judío por esa razón de las narices: «En lo sucio que has cantado y en lo largo de narices demas de que tu lo dices que no eres limpio has mostrado ». Pero la Inquisición española no iba mucho más allá de las narices, de ese rasgo elemental, por lo demás muy común en la raza morena y algo semítica de los más rancios cristianos españoles. El español no tenía ni tiene esa sensibilidad racista de los nórdicos. Yo recuerdo el caso de un amigo mío holandés. Una vez, yendo conmigo, se nos acercó un estudiante negro conocido, y se acercó sin que el holandés lo advirtiera, poniéndole una mano en la espalda. Y con el mayor asombro mío observé que el holandés se estremecía involuntariamente como si una descarga misteriosa le corriera por las venas. Ese estremecimiento era señal de raza pura, me explicó luego un amigo etnólogo de gran prestigio. * * * Los españoles no nos estremecemos más que por lo contrario. Cuando vemos a un inglés, a un irlandés, o a un alemán rehuir el contacto del hombre de color. Yo, por ejemplo, tengo en mi familia, parientes nacidos en Cuba, en la India, en Filipinas, en Italia. ¿Cómo voy a hacer cuestiones de razas, en mi familia? Pues mi caso es el corriente de todos los más castizos españoles, que descienden de los emigrantes, aventureros, conquistadores de América, Asia y África. Mi caso es el típico del «cristiano español». Por eso tuvimos los españoles «capacidad universal de expansión». Y si el Fascismo en el porvenir será todavía más universal y católico que en la actualidad, será porque España lo tomará en sus manos, lo interpretará con su genialidad cristianamente humana, y zanjará con su corazón —como con una espada celeste— los nudos gordianos de «la raza aria» y de «la raza latina». * * * Nosotros comprendemos que un alemán sueñe y crea firmemente en eso de lo ario. Conocemos la profundidad y antigüedad de ese mito germánico. Remonta nada menos que a los orígenes indo-germanos de las primeras inmigraciones europeas. Sabemos que ya desde aquella remota época la palabra arya significaba «señor» (o sea la gente alta y rubia) y «dasya» (moreno) significaba «esclavo». Esa idea primigenia y fundamental persistiría a través de la historia: desde Lutero hasta Hitler. Nosotros lo sabernos y comprendemos. Pero no lo compartimos. Porque compartirlo seria dejar de ser «cristianos», «católicos», «universalistas». Por tanto: españoles. * * * No solo son los arios el único pueblo racista. Hay otro pueblo, tan importante como ese, que cree en la raza y hace de la raza una razón de ser, de existencia y perduración: el pueblo judío. Es otro pueblo, el judío, pagano, bárbaro, somaticista, con culto del «jus sanguinis». Por eso judíos y hitlerianos tienen tan feroces rencores unos de otros. Para un español el protestante alemán o el judío talmúdico se convierten en hermanos desde el momento que abju­ran sinceramente de sus herejías, de sus Credos heréticos. Solo así se explica que altos inquisidores, y dignatarios fa­mosos de la Iglesia española, y gran parte de la Nobleza his­pánica, procedan de conversos judíos. No hubo católicos más fervientes, por ejemplo, que aquellos Alonso de Espina o Gerónimo de Santa Fe, judíos conversos que persiguieron a sus hermanos de raza con más celo que Torquemada, de quien también se duda de su pureza de sangre. * * * Nosotros hace mucho tiempo que lanzamos la profecía de que el triunfo final del Fascismo solo llegará el día que lo recoja genialmente España. Nosotros previmos la lucha inevitable, ineluctable, de los derechos de la «raza latina» (Roma) con los de la «raza aria» (Berlín). Si no surge una cruzada contra el comunismo ruso —como otrora, contra los sarracenos, y todas las diferencias se diluyen frente al común y terrible enemigo— no habrá más salvación para el Fascismo en el futuro que el genio crismático de España, como en el Renacimiento salvó el Catolicismo bajo la espada del Cesar germánico Carlos V al servicio del Dios de Roma. España, puede ser otra vez en la Historia, la solución generosa al conflicto de razas que se avecina en el seno mismo de la doctrina fascista. E. Giménez Caballero Antieuropa. Rasegna dell'espansione fascista nel mondo, Numero dedicato al razzismo, pp. 367-370. ————————————————————————————————— Comentario de Hispanorromano He querido compartir con vosotros este artículo, inédito en España, que publicó Ernesto Giménez Caballero en la revista fascista italiana «Antieuropa», dirigida por el jerarca Asvero Gravelli. Quedaba sólo un ejemplar a la venta en las librerías de viejo italianas y a precio de oro, por la ley de la oferta y la demanda. Pero he pensado que merecía la pena hacerse con esta revista y con el artículo de Giménez Caballero, ya que describe a la perfección lo que pensaba la Falange fundacional sobre el racismo y sobre la misión histórica de España, que coincide en líneas generales con lo que pensaba el tradicionalismo carlista y la derecha católica, es decir, las fuerzas contrarrevolucionarias y profundamente españolas. Este testimonio tiene gran valor porque quien afirma esto es un falangista (al que algunos, en su miopía, le adjudicarían un pensamiento cercano al nazismo en esta cuestión), y además lo hace en una importante revista italiana de doctrina fascista, donde los participantes italianos van en una línea parecida a la del escritor español. Sobre el director de esta revista italiana, Asvero Gravelli, y sobre los planes que tenía, dejo una breve reseña, extraída de un artículo de E. Milá, que puede servir de introducción: Ahora que algunos cuestionan estas ideas universalistas incluso en ambientes católicos; ahora que muchos desprecian la Hispanidad por albergar diversas razas en su seno; ahora que se ha extendido la delirante idea de que el antirracismo es un pérfido invento de Soros, de la Escuela de Frankfurt, de Trotski, de los comunistas, de los judíos, de los masones o de vaya usted a saber quién, considero interesante traer este testimonio histórico, inédito en España. Que, por otra parte, no hace sino expresar la doctrina católica tradicional sobre este particular, que asumió España en sus empresas históricas.
  2. ESPAÑA Y EL RACISMO Quizá sea España el único pueblo que tiene como fiesta nacional la Fiesta de la raza. Se celebra —como es sabido— el 12 de octubre, conjuntamente en España y en América española, en recuerdo del descubrimiento, ese día, del Nuevo Mundo. ¿Y queriéndose aludir con esa fiesta a qué? ¿A la expansión de la Raza española por un nuevo continente? ¿A una afirmación rotunda de la raza española como raza única y aparte de las otras razas? No. Si España es el único pueblo que tiene una Fiesta de la Raza —solemne y nacional— también es el único pueblo España que no tiene sobre «la raza» prejuicio alguno. Es el único pueblo «que no entiende ni quiere entender de razas». Esa Fiesta del 12 de octubre quiere significar lo contrario de su título. Quiere significar que «España se fundió con todas las razas de America». Como se había fundido y se fundiría con razas africanas, asiáticas y europeas. Para España —una paradoja más de España— la «Fiesta de la Raza» significa la «Fiesta de la no raza en el mundo». ¿Entonces por qué se utilizó la palabra «raza» para designar a esa fiesta? Pues por un simple motivo circunstancial. Esa fiesta se instituyó en España en aquellas épocas finiseculares en que las teorías racistas de los Chamberlain, y aquellas de la supremacía de los anglo-sajones estaban en su auge. En que era una moda hablar de las razas, su diferenciación y sus superioridades. Y a ello se debió que los institutores de esa fiesta utilizasen ese equívoco término de «raza». Equivoco especialmente para el genio español. ¿Cuál era y es el genio español? Justamente: el antirracista. El considerar la distinción de las razas como un pecado. Un genio esencialmente Cristiano. Un genio «fraternizante». El español genuino jamás tuvo reparos en unirse a mujeres de color y en procrear hijos mestizos. ¿Se expli­caría de otro modo el que hoy hablen español cerca de cien millones de almas? ¿Se explicaría si no el que la América española sea hoy un continente civilizado y autónomo? Para España el problema judío no fue ni es ni será nunca un problema de raza. Sino un problema de fe. Es cierto que en la Alta Edad Media española y en el Renacimiento, cuando ya la unidad política de la nación se acercaba a su triunfo (1492) se hizo una teórica clasificación de san­gres, de «limpieza de sangre». Y se distinguieron los cristia­nos viejos —o verdaderos cristianos— de los cristianos nue­vos, o conversos. Es cierto que la Inquisición se basó a veces para sus pesquisas en ciertos caracteres somáticos. Pero no pasó de la forma de las narices. Como lo testimonian escri­tores coetáneos. Así Lope en su comedia «Lealtad en el agravio» decía: « No hay en toda la Corte qué encubra cierto defecto. ¿Cuál es? Las narices grandes ». Y Quevedo en «el Buscón»: «Hay muy grande cosecha de esta gente y de la que tiene sobradas narices y solo les faltan para oler tocino». Y el mismo Quevedo atacando a Góngora le maliciaba de ser judío por esa razón de las narices: «En lo sucio que has cantado y en lo largo de narices demas de que tu lo dices que no eres limpio has mostrado ». Pero la Inquisición española no iba mucho más allá de las narices, de ese rasgo elemental, por lo demás muy común en la raza morena y algo semítica de los más rancios cristianos españoles. El español no tenía ni tiene esa sensibilidad racista de los nórdicos. Yo recuerdo el caso de un amigo mío holandés. Una vez, yendo conmigo, se nos acercó un estudiante negro conocido, y se acercó sin que el holandés lo advirtiera, poniéndole una mano en la espalda. Y con el mayor asombro mío observé que el holandés se estremecía involuntariamente como si una descarga misteriosa le corriera por las venas. Ese estremecimiento era señal de raza pura, me explicó luego un amigo etnólogo de gran prestigio. * * * Los españoles no nos estremecemos más que por lo contrario. Cuando vemos a un inglés, a un irlandés, o a un alemán rehuir el contacto del hombre de color. Yo, por ejemplo, tengo en mi familia, parientes nacidos en Cuba, en la India, en Filipinas, en Italia. ¿Cómo voy a hacer cuestiones de razas, en mi familia? Pues mi caso es el corriente de todos los más castizos españoles, que descienden de los emigrantes, aventureros, conquistadores de América, Asia y África. Mi caso es el típico del «cristiano español». Por eso tuvimos los españoles «capacidad universal de expansión». Y si el Fascismo en el porvenir será todavía más universal y católico que en la actualidad, será porque España lo tomará en sus manos, lo interpretará con su genialidad cristianamente humana, y zanjará con su corazón —como con una espada celeste— los nudos gordianos de «la raza aria» y de «la raza latina». * * * Nosotros comprendemos que un alemán sueñe y crea firmemente en eso de lo ario. Conocemos la profundidad y antigüedad de ese mito germánico. Remonta nada menos que a los orígenes indo-germanos de las primeras inmigraciones europeas. Sabemos que ya desde aquella remota época la palabra arya significaba «señor» (o sea la gente alta y rubia) y «dasya» (moreno) significaba «esclavo». Esa idea primigenia y fundamental persistiría a través de la historia: desde Lutero hasta Hitler. Nosotros lo sabernos y comprendemos. Pero no lo compartimos. Porque compartirlo seria dejar de ser «cristianos», «católicos», «universalistas». Por tanto: españoles. * * * No solo son los arios el único pueblo racista. Hay otro pueblo, tan importante como ese, que cree en la raza y hace de la raza una razón de ser, de existencia y perduración: el pueblo judío. Es otro pueblo, el judío, pagano, bárbaro, somaticista, con culto del «jus sanguinis». Por eso judíos y hitlerianos tienen tan feroces rencores unos de otros. Para un español el protestante alemán o el judío talmúdico se convierten en hermanos desde el momento que abju­ran sinceramente de sus herejías, de sus Credos heréticos. Solo así se explica que altos inquisidores, y dignatarios fa­mosos de la Iglesia española, y gran parte de la Nobleza his­pánica, procedan de conversos judíos. No hubo católicos más fervientes, por ejemplo, que aquellos Alonso de Espina o Gerónimo de Santa Fe, judíos conversos que persiguieron a sus hermanos de raza con más celo que Torquemada, de quien también se duda de su pureza de sangre. * * * Nosotros hace mucho tiempo que lanzamos la profecía de que el triunfo final del Fascismo solo llegará el día que lo recoja genialmente España. Nosotros previmos la lucha inevitable, ineluctable, de los derechos de la «raza latina» (Roma) con los de la «raza aria» (Berlín). Si no surge una cruzada contra el comunismo ruso —como otrora, contra los sarracenos, y todas las diferencias se diluyen frente al común y terrible enemigo— no habrá más salvación para el Fascismo en el futuro que el genio crismático de España, como en el Renacimiento salvó el Catolicismo bajo la espada del Cesar germánico Carlos V al servicio del Dios de Roma. España, puede ser otra vez en la Historia, la solución generosa al conflicto de razas que se avecina en el seno mismo de la doctrina fascista. E. Giménez Caballero Antieuropa. Rasegna dell'espansione fascista nel mondo, Numero dedicato al razzismo, pp. 367-370. ————————————————————————————————— Comentario de Hispanorromano He querido compartir con vosotros este artículo, inédito en España, que publicó Ernesto Giménez Caballero en la revista fascista italiana «Antieuropa», dirigida por el jerarca Asvero Gravelli. Quedaba sólo un ejemplar a la venta en las librerías de viejo italianas y a precio de oro, por la ley de la oferta y la demanda. Pero he pensado que merecía la pena hacerse con esta revista y con el artículo de Giménez Caballero, ya que describe a la perfección lo que pensaba la Falange fundacional sobre el racismo y sobre la misión histórica de España, que coincide en líneas generales con lo que pensaba el tradicionalismo carlista y la derecha católica, es decir, las fuerzas contrarrevolucionarias y profundamente españolas. Este testimonio tiene gran valor porque quien afirma esto es un falangista (al que algunos, en su miopía, le adjudicarían un pensamiento cercano al nazismo en esta cuestión), y además lo hace en una importante revista italiana de doctrina fascista, donde los participantes italianos van en una línea parecida a la del escritor español. Sobre el director de esta revista italiana, Asvero Gravelli, y sobre los planes que tenía, dejo una breve reseña, extraída de un artículo de E. Milá, que puede servir de introducción: Ahora que algunos cuestionan estas ideas universalistas incluso en ambientes católicos; ahora que muchos desprecian la Hispanidad por albergar diversas razas en su seno; ahora que se ha extendido la delirante idea de que el antirracismo es un pérfido invento de Soros, de la Escuela de Frankfurt, de Trotski, de los comunistas, de los judíos, de los masones o de vaya usted a saber quién, considero interesante traer este testimonio histórico, inédito en España. Que, por otra parte, no hace sino expresar la doctrina católica tradicional sobre este particular, que asumió España en sus empresas históricas. Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  3. Hispanorromano

    Damos la bienvenida a Pascual Prieto Ramos

    ¡Bienvenido!
  4. Hispanorromano

    Thatcher y el capitalismo utópico

    Entroncando con lo que comentaba en otro hilo sobre la posible existencia de un conservadurismo decente, dejo un reciente artículo sobre Margaret Thatcher, que tanta influencia tiene en la derecha actual de España, tanto el PP como Vox, pero también en sectores católicos que idolatran a esta mujer por razones que se me escapan. El columnista, José García Domínguez, sostiene que el thatcherismo destruyó el pensamiento conservador europeo al hacerle entrar en el universo mental de la peculiar "derecha estadounidense". Creo que lleva razón. Y creo que este artículo contiene claves muy interesantes sobre las extrañas mutaciones de la derecha española en las últimas décadas.
  5. Hispanorromano

    La verdad del "Plan Kalergi"

    Ernesto Milá y Laureano Luna explican la verdad del "Plan Kalergi" Desde hace una década se ha puesto de moda hablar del "Plan Kalergi" en las derechas. Con este eslogan se quiere dar a entender que hay un plan perfectamente orquestado (por los judíos, según algunos) para acabar con la raza blanca mezclándola a la fuerza con otras razas con más melanina, y que dicho plan fue delineado originalmente por el político e intelectual austriaco Richard Coudenhove-Kalergi. Resumiré brevemente lo que pienso de ese "Plan": 1) Es una absoluta patraña: no existe ni ha existido nunca ningún plan de esas características. La patraña tiene por objeto promover el racismo y poner las bases de una "guerra racial" que haga saltar a Europa por los aires. 2) El origen de la patraña está perfectamente localizado: procede del neonazi austriaco Gerd Honsik, que escribió un delirante libro en el que le adjudicaba la paternidad de dicho plan a Coudenhove-Kalergi. La obsesión racista de Honsik, junto con su escaso CI, le hizo malinterpretar alguna frase que había escrito Kalergi, y en función de eso se montó toda una teoría de la conspiración que ahora está por todas partes en internet. 3) Richard Coudenhove-Kalergi era un político bastante afín a la derecha, con cierta simpatía por el fascismo italiano (con cuyo líder se entrevistó y en cuya prensa tenía abierta una tribuna) y muy bien visto por la prensa española del Movimiento, durante el franquismo. 4) Podríamos hacer el experimento de traer un artículo de Kalergi sobre el tema de la raza blanca y publicarlo, sin decir que es de él, en algún foro, como BBJ, donde creen en ese "Plan". Estoy seguro de que lloverían los aplausos por parte de los racistas de BBJ, por lo que al final, cuando revelásemos quién es el autor del artículo, se producirían grandes carcajadas y el owned del siglo. 5) Es absolutamente lamentable, e indicativo de la confusión que reina en esta época de internet, que esta teoría pergeñada en los bajos fondos del neonazismo anticristiano y lunático haya pasado rápidamente a toda la derecha y especialmente a sectores católicos, con la inestimable ayuda de Infovaticana, Infocatólica y otros chiringuitos del fariseísmo conservador, que al parecer no entienden que esa absurda teoría de la conspiración, aunque fuese cierta, sería incompatible con la cosmovisión católica. Pero como muchos no me van a creer, voy a ceder la palabra a Ernesto Milá y Laureno Luna, dos ideólogos identitarios que, sin embargo, reconocen que todo esto del "Plan Kalergi" es una tremenda patraña urdida por un tramposo o, en el mejor de los casos, por una persona muy limitada. ERNESTO MILÁ militó en diversos grupos nacional-revolucionarios del tardofranquismo; de ahí pasó a Fuerza Nueva y finalmente al Frente de la Juventud. Más tarde estuvo en los inicios de Democracia Nacional y de ahí pasó a España 2000, para dedicarse finalmente a la escritura. Introductor en España de Julius Evola, de la Nueva Derecha y del identitarismo. Milá cree que lucha política debería orientarse a combatir la inmigración, excluyendo cualquier otro tema, y considera que el mestizaje degenera la raza blanca. Sin embargo, piensa lo siguiente del Plan Kalergi, en un alarde de honradez que no es frecuente en esos ámbitos: Ni que decir tiene que a Milá le llamaron de todo por decir eso, de "traidor a la raza blanca" para arriba. Se ha convertido en "políticamente incorrecto" decir que lo del Plan Kalergi es una patraña. Bonus sobre Soros: LAUREANO LUNA fue dirigente de la agrupación neonazi CEDADE. Más tarde participó en la fundación del partido identitario Democracia Nacional, de cuyo manifiesto fundacional fue autor. Dejó la militancia, aunque sigue escribiendo libros y se le ha visto apoyando el Hogar Social Madrid. Como resulta obvio de su currículum, es contrario a la inmigración y al mestizaje. Sin embargo, opina lo siguiente del "Plan Kalergi": Bonus sobre Rockefeller, "marxismo cultural" y Soros: Pues en esas estamos. Una delirante teoría, pergeñada por un neonazi de escasas luces y cuya intención racista se ve a las claras, se expande por internet como la pólvora y encuentra acomodo hasta en ambientes católicos, de la mano del infovaticano P. Manuel Guerra. Ningún intelectual católico o de la derecha tradicional se ha dignado rebatir tan estúpida y peligrosa teoría después consultar las fuentes. ¡Si lo he leído en internet será verdad! Han tenido que ser dos identitarios entrados en años los que denuncien discretamente el montaje a pesar de que les beneficia políticamente, alarmados por la dimensión que estaba cobrando el bulo entre sus seguidores. Aunque por desgracia no han tenido mucho éxito: el bulo sigue más vivo que nunca y así seguirá; porque la estructura de internet favorece su propagación, porque la verdad ya no le importa a casi nadie (sobre todo en la derecha) y porque la mayoría prefiere construirse una realidad virtual a la medida.
  6. Hispanorromano

    DOGMAS y MISTERIOS DE LA RELIGIÓN DEL NOM @AnunnakiBot

    @@AnunnakiBot, por supuesto que existen conspiraciones y conspiradores. Lo que no quiere decir que todas las conspiraciones que circulan por internet sean ciertas. Además te diré una cosa: no todas las conspiraciones son malas. Por ejemplo, el Alzamiento del 18 de Julio fue una conspiración buena, porque pretendía restablecer la paz en España desalojando del poder a los que amparaban asesinatos y violencias. Lo del Plan Kalergi es una patraña. Te remito a un hilo que acabo de abrir en el que les cedo la palabra a personas pocos sospechosas de contemporizar con la inmigración y el mestizaje. La Red Voltaire trabaja para Rusia e Irán y es muy poco creíble. No obstante, la noticia que has enlazado sobre Soros de la Red Voltaire es la mejor prueba del absurdo de estas teorías de la conspiración y en particular de las relacionadas con Soros. La noticia dice que Soros ha estado pagando a mercenarios kurdos para apoyar a los cristianos armenios en su guerra con los chiíes de Azerbaiyán, que son apoyados a su vez por el turco Erdogán y, por lo bajini, por el ruso Putin. Desconozco si la noticia es verdad, pero si fuese verdad que Soros ha apoyado a los cristianos armenios, demostraría que Soros es mucho más favorable a los intereses cristianos de lo que lo son sus detractores y principales promotores de su demonización: Putin, Orbán y Netanyahu, que en cambio apoyan a los azeríes en contra de los cristianos armenios, y eso que estos dirigentes orientales se presentan como los grandes protectores del cristianismo ante un público derechista occidental capaz de creerse todo. ¡Qué tremenda ironía! Al final es Soros el único que ha apoyado a los cristianos armenios, mientras que los detractores de Soros, autoproclamados guardianes de la civilización cristiana, han apoyado a los enemigos musulmanes de los armenios. Sólo este hecho ya demuestra cuán absurda es toda la propaganda que hay montada en torno a Soros, pero sobre todo retrata a los gobernantes orientales que instigan esa propaganda como auténticos bellacos que están engañando a la derecha occidental y a los católicos como quieren. Además de apoyar a los cristianos armenios, Soros es enemigo de los israelíes y de los chinos. Y curiosamente, los detractores de Soros son amigos de los israelíes y de los chinos. ¡Cuántas coincidencias! Desde luego, da para elaborar unas cuantas teorías de la conspiración, y de las creíbles. @Español, me ha parecido genial lo que has escrito sobre el "diluvio de información" y las conspiraciones en tu último mensaje. Llevas razón en que si damos pábulo a todas las teorías de la conspiración que nos llegan de los canales que consideramos "afines", sólo por ser afines y sin ningún otro cribado, al final lo que tendremos es una sociedad dividida y enfrentada al máximo, donde todos desconfían de todos. No lo había visto así y tienes mucha razón. Por eso, esos países y entidades que quieren dividir a la sociedad utilizan esas teorías de la conspiración como arma de guerra. Voto porque se suba ese mensaje tuyo a portada, y desde luego lo pienso hacer, pero sería preferible que lo hagas tú, porque quizá convendría retocar un poco el inicio para que no parezca una contestación a un mensaje anterior sino un artículo propio, que en el fondo lo es.
  7. Desde hace una década se ha puesto de moda hablar del "Plan Kalergi" en las derechas. Con este eslogan se quiere dar a entender que hay un plan perfectamente orquestado (por los judíos, según algunos) para acabar con la raza blanca mezclándola a la fuerza con otras razas con más melanina, y que dicho plan fue delineado originalmente por el político e intelectual austriaco Richard Coudenhove-Kalergi. Resumiré brevemente lo que pienso de ese "Plan": 1) Es una absoluta patraña: no existe ni ha existido nunca ningún plan de esas características. La patraña tiene por objeto promover el racismo y poner las bases de una "guerra racial" que haga saltar a Europa por los aires. 2) El origen de la patraña está perfectamente localizado: procede del neonazi austriaco Gerd Honsik, que escribió un delirante libro en el que le adjudicaba la paternidad de dicho plan a Coudenhove-Kalergi. La obsesión racista de Honsik, junto con su escaso CI, le hizo malinterpretar alguna frase que había escrito Kalergi, y en función de eso se montó toda una teoría de la conspiración que ahora está por todas partes en internet. 3) Richard Coudenhove-Kalergi era un político bastante afín a la derecha, con cierta simpatía por el fascismo italiano (con cuyo líder se entrevistó y en cuya prensa tenía abierta una tribuna) y muy bien visto por la prensa española del Movimiento, durante el franquismo. 4) Podríamos hacer el experimento de traer un artículo de Kalergi sobre el tema de la raza blanca y publicarlo, sin decir que es de él, en algún foro, como BBJ, donde creen en ese "Plan". Estoy seguro de que lloverían los aplausos por parte de los racistas de BBJ, por lo que al final, cuando revelásemos quién es el autor del artículo, se producirían grandes carcajadas y el owned del siglo. 5) Es absolutamente lamentable, e indicativo de la confusión que reina en esta época de internet, que esta teoría pergeñada en los bajos fondos del neonazismo anticristiano y lunático haya pasado rápidamente a toda la derecha y especialmente a sectores católicos, con la inestimable ayuda de Infovaticana, Infocatólica y otros chiringuitos del fariseísmo conservador, que al parecer no entienden que esa absurda teoría de la conspiración, aunque fuese cierta, sería incompatible con la cosmovisión católica. Pero como muchos no me van a creer, voy a ceder la palabra a Ernesto Milá y Laureno Luna, dos ideólogos identitarios que, sin embargo, reconocen que todo esto del "Plan Kalergi" es una tremenda patraña urdida por un tramposo o, en el mejor de los casos, por una persona muy limitada. ERNESTO MILÁ militó en diversos grupos nacional-revolucionarios del tardofranquismo; de ahí pasó a Fuerza Nueva y finalmente al Frente de la Juventud. Más tarde estuvo en los inicios de Democracia Nacional y de ahí pasó a España 2000, para dedicarse finalmente a la escritura. Introductor en España de Julius Evola, de la Nueva Derecha y del identitarismo. Milá cree que lucha política debería orientarse a combatir la inmigración, excluyendo cualquier otro tema, y considera que el mestizaje degenera la raza blanca. Sin embargo, piensa lo siguiente del Plan Kalergi, en un alarde de honradez que no es frecuente en esos ámbitos: Ni que decir tiene que a Milá le llamaron de todo por decir eso, de "traidor a la raza blanca" para arriba. Se ha convertido en "políticamente incorrecto" decir que lo del Plan Kalergi es una patraña. Bonus sobre Soros: LAUREANO LUNA fue dirigente de la agrupación neonazi CEDADE. Más tarde participó en la fundación del partido identitario Democracia Nacional, de cuyo manifiesto fundacional fue autor. Dejó la militancia, aunque sigue escribiendo libros y se le ha visto apoyando el Hogar Social Madrid. Como resulta obvio de su currículum, es contrario a la inmigración y al mestizaje. Sin embargo, opina lo siguiente del "Plan Kalergi": Bonus sobre Rockefeller, "marxismo cultural" y Soros: Pues en esas estamos. Una delirante teoría, pergeñada por un neonazi de escasas luces y cuya intención racista se ve a las claras, se expande por internet como la pólvora y encuentra acomodo hasta en ambientes católicos, de la mano del infovaticano P. Manuel Guerra. Ningún intelectual católico o de la derecha tradicional se ha dignado rebatir tan estúpida y peligrosa teoría después consultar las fuentes. ¡Si lo he leído en internet será verdad! Han tenido que ser dos identitarios entrados en años los que denuncien discretamente el montaje a pesar de que les beneficia políticamente, alarmados por la dimensión que estaba cobrando el bulo entre sus seguidores. Aunque por desgracia no han tenido mucho éxito: el bulo sigue más vivo que nunca y así seguirá; porque la estructura de internet favorece su propagación, porque la verdad ya no le importa a casi nadie (sobre todo en la derecha) y porque la mayoría prefiere construirse una realidad virtual a la medida. Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  8. Hispanorromano

    LA #IZQUIERDA_INDEFINIDA @AnunnakiBot

    La "izquierda indefinida" es un constructo de la Escuela de Oviedo con el que quieren dar a entender que la izquierda buena, la que hay que reivindicar, es la de la URSS. Pero además es un constructo anticatólico, pues los que han acuñado ese concepto de "izquierda indefinida" vienen diciendo por activa y por pasiva que el máximo líder de esa "izquierda indefinida" es el Papa. Y, ¡ojo!, no sólo el Papa actual sino también otros papas anteriores:
  9. La inteligencia no es tan importante. En el mundo actual está sobrevalorado el aspecto exterior, la belleza, por ejemplo, en las mujeres. Como reacción a eso, algunos dicen que lo importante es la inteligencia, no la belleza, y aseguran que preferirían una mujer inteligente antes que una mujer bella. Pero yo creo que en el fondo es caer en el mismo error, en la misma superficialidad. Dejando a un lado que la inteligencia es difícilmente cuantificable, en sí misma no es una cosa positiva si no se orienta al bien o no está subordinada a un fin trascendente, lo mismo que la belleza. La belleza se puede utilizar para hacer el mal o para hacer el bien. Y lo mismo la inteligencia. Si alguien es inteligente pero usa esa facultad para hacer mal o no hace nada de provecho con ella, tenemos un problema. La BELLEZA y la INTELIGENCIA son importantes, pero son poca cosa si no está presente la BONDAD, que es lo único verdaderamente importante, pues da sentido a las dos cualidades anteriores y las orienta hacia un fin trascendente. Por lo tanto, a la hora de escoger una esposa, lo fundamental es que sea BUENA. Si además es inteligente o bella, mejor que mejor. El culto a la inteligencia es igual de superficial que el culto a la belleza, pues estas dos prendas son deseables en tanto se subordinen al BIEN. Son prendas que pueden adornar la bondad de la persona o de la causa, con lo que la bondad es lo verdaderamente sustantivo, lo que le da sentido a la belleza y a la inteligencia. BONDAD / \ BELLEZA INTELIGENCIA
  10. Hispanorromano

    CRISIS, PLACER Y FELICIDAD @AnunnakiBot

    El sentido del artículo es correcto, en particular esa distinción entre placer y felicidad. Pero tiene mucha razón el Español cuando dice que hay que buscar el origen primero de la felicidad, que no es material. Es más, ni siquiera está claro que esos neurotransmisores intervengan de un modo significativo en esas sensaciones. La psiquiatría (y la ciencia médica en general) cree explicarlo todo, hasta los procesos mentales, por reacciones bioquímicas, pero no hace otra cosa que dar palos de ciego.
  11. Hispanorromano

    Thatcher y el capitalismo utópico

    Entroncando con lo que comentaba en otro hilo sobre la posible existencia de un conservadurismo decente, dejo un reciente artículo sobre Margaret Thatcher, que tanta influencia tiene en la derecha actual de España, tanto el PP como Vox, pero también en sectores católicos que idolatran a esta mujer por razones que se me escapan. El columnista, José García Domínguez, sostiene que el thatcherismo destruyó el pensamiento conservador europeo al hacerle entrar en el universo mental de la peculiar "derecha estadounidense". Creo que lleva razón. Y creo que este artículo contiene claves muy interesantes sobre las extrañas mutaciones de la derecha española en las últimas décadas. Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  12. Hispanorromano

    sociedad Las masas digitales del siglo XXI

    Efectivamente, si el foro creciese al tamaño de BBJ, probablemente se darían fenómenos similares a los descritos por muy católicos que fuésemos los aquí congregados. Las masas se comportan de forma muy parecida sean cuales sean sus creencias. O, como sostenía Le Bon, la masa tiende a comportarse como el peor de sus integrantes. Sería difícil saber dónde poner la raya en cuanto a la masificación. De todas formas, a mi juicio, el problema de las redes sociales no viene sólo de su masificación sino también de su peculiar diseño e implementación técnica, que favorecen de forma más acusada que el formato foro ese contagio mental, sugestión, irracionalidad y polarización tribal. Aunque desde luego los foros tampoco escapan a esos fenómenos, pues de hecho ahora la mayoría implementan características de las redes sociales, como la posibilidad de dar "me gusta" o de ignorar a alguien. Antes las masas se reunían en las calles, pero esto está cayendo en desuso y cada vez tienen más fuerza las masas digitales, por lo que deberíamos estudiar cómo funcionan. Dejo dos artículos relacionados con este tema que he leído recientemente: Caso Cañizares: qué nos dice este viral ultrarrápido de las redes, las marcas y el escándalo moral La semana política | Ciudad real, ciudad digital - El Salto - Edición General El primero se refiere a una "tormenta de odio" que tuvo lugar recientemente en Twitter. Una chica señaló a dos compañeras de piso, tras lo cual se produjo un linchamiento virtual y masivo de las mismas, en el que hasta intervinieron marcas comerciales. De locos. La chica se acabó arrepintiendo y probablemente no era consciente de las peligrosas consecuencias (para sus compañeras y para ella misma) cuando publicó el mensaje inicial.
  13. Hispanorromano

    DOGMAS y MISTERIOS DE LA RELIGIÓN DEL NOM @AnunnakiBot

    Annunaki, no es cierto que el aborto sólo se promueva en las mujeres blancas del Primer Mundo. El neomalthusianismo es una tendencia desde hace más de un siglo que se promueve en todo el mundo y que, de hecho, en el Tercer Mundo adopta tácticas mucho más agresivas que en Occidente: abortos y esterilizaciones forzosas o a cambio de pequeñas baratijas; condicionamiento de los programas de ayuda humanitaria a la implantación de políticas neomalthusianas; reparto gratuito de todo tipo de métodos anticonceptivos; educación sexual encaminada a evitar las familias numerosas; promoción también de la homosexualidad y del feminismo. Si estos programas tienen menos éxito en esos países del Tercer Mundo es porque están más apegados a su religión y tradiciones que nosotros. Además, en los mismos Estados Unidos, esos abortos y ese neomalthusianismo se han promovido con especial ahínco en las barriadas negras, que en la actualidad tienen una tasa de natalidad muy baja con respecto al resto de razas. Esa idea de que el "NOM" promueve la natalidad de los negros y no de los blancos, además de ser incierta, es pura propaganda racista, que busca provocar una guerra racial en Europa para beneficio de las grandes potencias. El "NOM" no existe. Es un teoría de la conspiración salida de la alucinada derecha libertaria yanqui. Existe un "orden mundial actual" con raíces en los tratados firmados al finalizar la Segunda Guerra Mundial, un orden mundial bastante injusto en el que los españoles no pintamos nada, con lo que sería muy lícito abogar por un "nuevo orden mundial". En el pasado, algunos papas y líderes políticos, no precisamente de izquierdas, abogaron por un "nuevo orden mundial" o un "nuevo orden", en el sentido de un orden más justo, más cercano a las concepciones cristianas. La expresión "nuevo orden" es neutra y cada uno le puede dar el sentido que quiera. Si hay alguien que busca un "nuevo orden" más perverso que el actual, habrá que rechazarlo, pero ello no quiere decir que no haya otros que busquen un "nuevo orden" más justo y cristiano que el "orden actual". Conviene desligarse de todas las teorías y eslóganes que vienen de Estados Unidos, el imperio degenerado y degenerador por excelencia. La "izquierda indefinida" es un concepto acuñado por los discípulos de Gustavo Bueno en el que incluyen, por ejemplo, al Papa y a la Iglesia católica. Otro término viciado, en mi opinión. La izquierda siempre fue favorable a la homosexualidad, el neomalthusianismo y el feminismo, y siempre tuvo en mente acabar con la familia cristiana. No es una idea que haya aparecido a la caída de la URSS. La propia URRS fue pionera en esos temas, aunque luego se quedase desfasada con respecto al Occidente capitalista, pues ya se sabe que el vicio y el libertinaje prosperan más rápido en una economía de mercado, donde todo se puede comprar y vender y donde impera el hedonismo. Dices grandes verdades, pero las entremezclas con algunos conceptos erróneos o confusos que a mi juicio perjudican tus escritos.
  14. Hispanorromano

    El carlista cántabro Marcial Solana

    Sí, pensé lo mismo, que a pesar de borrar el archivo anterior el sistema quizá seguía incluyéndolo en el cómputo de MB.
×