Jump to content

Leaderboard


Popular Content

Showing content with the highest reputation since 09/15/2019 in all areas

  1. 300 points
    Yo diría que es la opción 3: pesa más el discurso migratorio que cualquier otra consideración. Esto se podía intuir antes de las últimas elecciones. Pero lo de este verano ha sido de traca: he procurado conectarme todos los días al Twitter de Abascal y básicamente ha sido una recopilación de delitos protagonizados por inmigrantes. No han hablado de otra cosa en este último verano. La respuesta que ha recibido ese hilo en BBJ sí me parece representativa de lo que se cuece ahora mismo en Vox. En el verano Abascal cubrió de piropos a Salvini (por ejemplo, llegó a decir que le "produce envidia la dignidad de Italia" pese a que Salvini sólo pretendía encasquetarnos el barco) y alguien sacó a relucir el apoyo de Salvini a los separatistas catalanes. Pues bien, las respuestas que recibió ese tuitero por parte de los seguidores de Vox fue muy similar a la que se ha producido en BBJ. Primero, niegan que Salvini apoye a los separatistas o dicen que eso era hace mucho tiempo. Cuando se les muestra que no es así, pasan a las justificaciones de que "es un partido italiano que mira por el bien de su país" o "bueno, pero la lucha que lleva a cabo contra los inmigrantes es admirable y tenemos que apoyarle" o "a mí plin"; para al final terminar reconociendo en algunos casos que les importa un bledo la unidad de España. Y no es cosa sólo de internet. Lo he visto también en la calle, en mi entorno de amistades. No les preocupa lo de Cataluña. Sólo les preocupa el colapso inmigratorio-delincuencial que según ellos se está produciendo en España, y a eso hay que subordinar todo lo demás. Salvini es el mejor político de todos los tiempos -el único que se opone al "NOM"- y hay que besar por donde pisa, lo mismo que Putin. España debe ponerse a sus órdenes. Y tan importante es ese supuesto colapso inmigratorio-delincuencial que hasta muchos derechistas firmarían una dictadura comunista del tipo coreano con tal de que nos libre de los inmigrantes. Así están las cosas, y es normal que se haya llegado a eso teniendo en cuenta el nivel de alarma con la inmigración que se promueve desde las cuentas de Vox en las redes sociales. Inmigración, inmigración, inmigración: no hay otro tema. A ello ha contribuido que se extiendan en la población, gracias sobre todo a las redes sociales, una serie de mitos bastante ridículos. El otro día vi un vídeo de una feminista, con el pelo corto y ademanes hombrunos, que decía que iba a votar a Vox porque "no puede ser que los que saltan la valla de Melilla reciban más pensión que yo". Le han hecho creer a la gente cosas absurdas que en verdad van en detrimento de sus intereses y de sus pensiones (si es que tanto les preocupan). Porque no sé si los inmigrantes le pagarán la pensión a esa señora -los que trabajen sí se la pagarán y los que no trabajen, no-, pero lo que es seguro es que no se la van a pagar los viejos del asilo. Otra noticia de Vox decía que se oponían a un "centro de menas" y que había que convertirlo en una residencia de ancianos; o sea, al final cambiamos jóvenes por viejos. Al margen de que en este caso pueda ser acertada la medida (no es bueno que vengan menas y no es bueno que estén desatendidos nuestros mayores), se percibe en todo esto un tufillo muy decadente, como de pacientes resignados a morir que en sus últimos estertores la emprenden con las personas que pretenden ayudarles.
  2. 225 points
    De otro lado y a riesgo de abusar de las citas, recojo otro artículo publicado hace un par de años en la versión italiana de Civiltà Cattolica, donde en esta ocasión se ofrece un análisis muy interesante acerca de la influencia de teologías protestantes como la de la prosperidad, en la política actual de EEUU, y la extraña confluencia ecuménica orientada hacia la política, entre esas sectas cristianas y el sector más integrista del orbe católico norteamericano. Y de igual forma se ofrece un análisis de la respuesta que a este tipo de corrientes y ecumenismos, está tratando de dar el Papa Francisco, lo cual está como hemos visto anteriormente, en la base de la guerra contra él. Ya me disculparéis por publicar tantas citas pero, su contenido me parece necesario para entender el meollo del asunto que tratamos en este hilo. Si se analiza todo lo que se expone en el artículo anterior y lo insertamos en el marco de nuestra política nacional, podemos entender mejor la deriva actual de buena parte del sector tradicionalista, y el papel que partidos como Vox y sus aliados internacionales, podrían estar teniendo en todo ese entramado.
  3. 210 points
    Traduzco para el foro una impactante carta que hace unas semanas dirigió a sus seguidores Márton Gyöngyösi, vicepresidente del partido húngaro Jobbik*. * Jobbik es un partido de extrema derecha que siempre ha contado con una importante representación en el Parlamento de Hungría. Tradicionalmente ha sido un partido antiinmigración y no ha dejado de serlo, pero la inmigración es sólo uno de los muchos ejes de su programa nacionalista y, por otra parte, están escandalizados con la demagogia y las malas artes de Víktor Orbán, con lo que han adoptado una postura más moderada y muchos de los extremistas que había en el partido se han ido a Fidesz. Han perdido el apoyo de Rusia y consideran que Orbán es un pelele ruso. No estoy seguro de que sea un partido fiable el cien por cien, más que nada porque es un poco difícil para un occidental comprender lo de Hungría, pero me ha parecido que la carta es muy correcta y merecía ser conocida por nuestros lectores y en general por los católicos españoles. También es muy interesante lo que comenta Márton Gyöngyösi de los ataques al Papa Francisco por parte de los lacayos de Orbán, así como la disyuntiva que plantea de cristianos frente a cristianistas. No se entiende que en su día la ACdP invitase al calvinista Orbán en calidad de caudillo católico o que en los portales de información religiosa le presenten como un modelo a imitar. Tampoco se entiende muy bien que hace años en la ultraderecha española estuviesen todo el día dando la vara con Jobbik y que de repente se haya hecho sobre ellos el más absoluto de los silencios. O quizá se entiende demasiado bien la razón de esas conductas. La carta me parece digna de aplauso, si es sincera, y por lo demás coincide con muchas de las cosas que veníamos comentando por aquí. Así que vale la pena conocerla y difundirla. Abre también un debate muy interesante que no entiendo por qué no ha llegado a la derecha española. Me perdonaréis que la traducción no sea muy brillante.
  4. 210 points
    Tenéis mucha razón en lo que señaláis en los dos últimos comentarios. La tentación de dejarse llevar por el peso de las ideas e intereses privados en temas, por ejemplo como los relacionados con la fe y la religión, ha sido siempre una constante en la vida de la Iglesia, que ha ocasionado entre otras cosas que hoy existan miles de iglesias separadas. Por su carácter universal y su capacidad para establecer los límites entre el bien y el mal, nadie puede escapar por si mismo al hecho de querer interpretar la voluntad de Dios a conveniencia, para así trazar y delimitar el propio rumbo y orden moral de nuestros pensamientos y obras. Todos en algún momento pretendemos ser dioses, por eso mismo consideramos que existe una sola y auténtica Iglesia universal y un único y verdadero Magisterio, que sirven de orientación a nuestros actos y garantizan la continuidad -tradición- de la obra emprendida por Jesucristo y sus primeros apóstoles, semilla de la civilización occidental que arraigó en los campos de la cultura mediterránea y más tarde se universalizó de la mano sobre todo de nuestros antepasados. Todos queremos de alguna forma cambiar el mundo para mejorar tantas cosas que observamos torcidas o, en el peor de los casos, ponerlo a nuestro servicio. La democracia se basa precisamente en pretender unificar todos esos deseos a través de la suma de voluntades, cosa que en principio sería la más perfecta forma de gobierno, si todos aceptásemos subordinarlos a un único orden moral establecido, relacionado con el bien común de las personas y naciones. Pero desgraciadamente eso está lejos de la realidad porque, la perversión de las democracias liberales, se basa precisamente en pretender redefinir ese orden moral original, a través de la fuerza de los intereses de parte, como si el bien y el mal dependiesen de nuestros gustos y caprichos. De esta manera, todo aquello que defina el orden moral, hoy es objeto de una constante manipulación, que se da tanto en el ámbito de la "formación" como en el de la "información", pues todo ello "forma" el entendimiento y voluntad de la persona. Y en esa guerra por la manipulación del orden, que no es otra cosa que una lucha por la manipulación y el dominio de las almas, los medios de formación e información religiosa son los más expuestos a sufrir los ataques y manipulaciones de quienes pretenden ponerlo a su servicio, ya que actúan sobre la base misma de la conciencia. Como muy bien habéis señalado, hoy "las redes" de comunicación se han convertido en algo semejante a "medios de captura" de voluntades ya que, propician que las personas que acuden a ellos para informarse y reforzar así sus vínculos comunitarios, se comporten en realidad como "peces atrapados en piscifactorías humanas", donde les resulta difícil alimentarse y desarrollar su espíritu con todo aquello que queda al margen de los contenidos de dichas redes, que discriminan a conciencia todo lo que no sirve a sus intereses. De alguna forma, se trata de una especie de sustitución virtual de los pueblos y naciones tradicionales, cuyos nuevos regímenes y gobernantes a menudo se sitúan al margen del orden moral tradicional y actúan tratando de manipular la conciencia y voluntad de sus seguidores, que de esta forma pasan así a expresarse en la vida real a través del acto efectivo de las democracias liberales. Por lo general resulta bastante difícil abstraerse completamente de las corrientes de opinión que se generan en esas "factorías del pensamiento", por eso es bueno como dice Hispanorromano, tratar de informarse un poco de todo lo que ocurre en ellas, tanto a un lado como a otro del pensamiento pues eso nos permite tener una visión más completa del mundo. Pero además de eso, sobre todo es importante intentar formarse e informarse acudiendo a las fuentes originales de la tradición y el orden que, en el caso de los católicos no son otras que el propio evangelio y la interpretación que a diario hace la Iglesia, y no la de aquellos que tratan de interpretar a la Iglesia para torcer así la interpretación del evangelio. Personalmente intento leer el pasaje del evangelio correspondiente a cada día y en materia religiosa, acudir a las páginas que informan directamente de las enseñanzas de la Iglesia pues, eso me permite contrastar después, el contenido de las informaciones que se difunden en las redes con la verdad contenida en la enseñanza católica. A poco que se siga esa dinámica, si uno sigue a diario el evangelio y las homilías del Santo Padre y los pastores de la Iglesia, se dará cuenta de que ésta no anda descarrilada como muchos pretenden hacer ver y que lejos de eso, lo que sí anda bastante descarrilado son los medios, informaciones e interpretaciones que se ofrecen en muchos sitios, supuestamente religiosos donde sin embargo, la Palabra de Dios suele brillar bastante por su ausencia. Algo significativo tratándose de información religiosa. Páginas como Evangeliodeldia.org que publican todos los días las lecturas diarias de la Iglesia con breves y muy buenos comentarios, o Vaticannews.va, Zenit.org, Fides.org y Agenciasic.es que se encargan de difundir información católica y relacionada con la vida de la Iglesia, o igualmente la web de La Santa Sede que recoge pormenorizadamente todo lo que divulga y publica el Vaticano, tanto el Papa como los diferentes organismos eclesiales dependientes de Roma, u otras páginas católicas más generalistas como Aleteia.org o la Enciclopedia Hispano-Católica Universal Mercaba.org , que es una iniciativa española que lleva desde los primeros años de internet recogiendo y ofreciendo un extensísimo compendio de textos sobre religión y cultura para laicos y consagrados, o también las diferentes Webs que cada Diócesis mantiene para informar a sus fieles, entre muchas otras, sin duda permiten mantenerse informado en materia religiosa, aumentar la fe personal de cada uno y obtener en general una imagen de la Iglesia, mucho más santa, universal y distante de esas otras que ofrecen todos esos supuestos medios religiosos y partidistas, dedicados a mayormente a la confrontación de parte, la evangelización del odio o la deformación de opinión en uno u otro sentido. Así como mantener bien alimentado el cuerpo, es necesario para no coger enfermedades y debilidades, mantener bien alimentada el alma es imprescindible para no caer enfermos del espíritu y sucumbir de esta forma a las tentaciones y tropiezos que constantemente se nos ponen en el camino.
  5. 210 points
    Comparto la crítica que hace Hispanorromano, de hecho y si se piensa, Internet es la mejor forma que ha encontrado el imperio para alienar conciencias y tener controlada cualquier tipo de disidencia. Las corrientes de opinión no las genera un bloguero ni un grupo de foristas en una web de internet. A lo sumo, estos solo pueden aspirar a visibilizar determinada afinidad o disidencia frente a dichas corrientes, pero estas se generan en los "laboratorios y fábricas de opinión" que fecundan las publicaciones de las redes y grandes medios informativos, o subyacen previamente a las mismas, es decir, ya existen con anterioridad a la red y por tanto dependen de sus principios. Es el caso por ejemplo del catolicismo. Un propagandista católico, ya sea mediante blogs, videos o el medio que elija, no va a poder difundir nada que previamente no haya difundido ya la Iglesia a través de los medios disponibles con anterioridad. Si la Iglesia, como Institución, no ha podido derribar al imperio con todo el poder de que dispone, de hecho esa no es su misión, difícilmente un católico particular, que no dispone de otros medios que nos sean los mismos de la Iglesia, va a poder hacerlo por más que se esfuerce en ser creativo. El martillo no es más fuerte que la mano que lo sustenta. Sin embargo, el imperio sí que puede utilizar la creatividad de ese propagandista para conocer las fuerzas de sus enemigos y poder fabricar así las contramedidas necesarias. Esto lo vemos por ejemplo en la forma en que están cayendo una tras otra, infinidad de voluntades que antaño operaban en la red al servicio de la Iglesia y hoy, debido a las corrientes de opinión que generan ciertos medios, están virando hacia posiciones cismáticas o cuanto menos controvertidas, y con ellos arrastrando a otros que buenamente se fiaron en su día de esta gente. ¿Cuantos de esos blogueros que hace unos años comenzaron su actividad con la noble intención de servir a la Iglesia, hoy están emitiendo juicios y opiniones perjudiciales o directamente contrarias al evangelio? La fuerza de la corriente es capaz de arrastrar hasta los árboles más firmes. La única utilidad que, como católico, yo le veo a operar en Internet, es la de poder complementar con la palabra, la evangelización con las obras que debiéramos obrar e nuestras vidas. Y si acaso construir refugios que sirvan de descanso a aquellos que anden buscando algún consuelo o fortaleza donde avituallar o reponerse. Pero el mundo no lo vamos a cambiar en las redes sociales ni el imperio va a caer porque ningún David internauta esgrima su onda poderosa en la red de redes, de hecho son eso, redes, es decir, medios donde la gente caemos como pececillos incautos, la mayoría de veces en manos de desaprensivos y en cierta menor medida también de buena gente o al servicio de causas nobles preexistentes pero, las redes sirven para pescar, es decir, para sacar a la gente de su realidad, y no para derribar imperios.
  6. 200 points
    Realizo una crítica del optimismo que reina con respecto a internet en la mayoría de ámbitos contrarrevolucionarios; pero lo hago desde el terreno de las hipótesis y adoptando por comodidad el papel imaginario de fiscal, por lo que ruego que no se corte nadie si quiere ejercer de abogado defensor en este caso: el contraste de ideas puede ser bueno. El ciberoptimismo del que hablo suele tener ribetes utópicos. En realidad, la ciberutopía está muy presente en toda la sociedad desde hace un par de décadas, pero me extraña la facilidad con la que también ha penetrado en ambientes católicos, generalmente más dados a la mesura. Pongo como ejemplo un reciente comentario del periodista católico Eulogio López: Eulogio tiene razón en una cosa: ya no se leen periódicos, se leen noticias (filtradas por las redes sociales en función de nuestros afinidades). Esto en mi opinión es malo, y no entiendo que Eulogio acoja esa novedad con neutralidad o indiferencia. Pero me llama sobre todo la atención la parte que he resaltado en negrita: esa idea de que el más humilde bloguero puede hacer temblar a un imperio. Para empezar, no conozco a ningún bloguero de Almería que haya hecho temblar al imperio. El imperio sigue vivo y coleando. Y no será ningún bloguero de Almería el que lo derribe. ¿De qué manera podría hacer temblar al imperio ese bloguero? Podría dar una noticia que muestre la hipocresía del imperio, pero un bloguero no tiene la capacidad de acceder a esa clase de noticias desde su doritocueva almeriense. Entonces sólo nos queda la opinión del bloguero. Pero con una simple opinión, lanzada al inmenso océano de internet, no se puede derribar un imperio. Esa opinión tendrá que competir con millones de opiniones y de distracciones -entre ellas, el porno- que pugnan por la atención del internauta. Y aun en caso de que en bloguero consiga una gran repercusión, una mera opinión no es capaz de hacer temblar a un imperio. Opiniones las hay para todos los gustos y téngase también en cuenta que, mientras ese bloguero almeriense da su opinión, hay otros blogueros que lanzan una opinión contraria desde Oklahoma o desde Michigan. ¿Ha reflexionado Eulogio sobre el hecho de que ese bloguero almeriense publique su opinión en una plataforma que es propiedad del imperio? Las plataformas condicionan los contenidos y, en caso de que un contenido desafíe de verdad a la plataforma -y al imperio que la sustenta- estas dos entidades pueden optar por desalojar al bloguero. Un bloguero no tiene fuerza para hacer temblar un imperio, y casi mejor que sea así, en mi opinión. Porque si de verdad un bloguero cualquiera fuese capaz de derribar un imperio viviríamos en un caos permanente. Eulogio supone que ese bloguero almeriense quiere derribar el imperio por buenas y católicas razones. ¿Pero por qué no tiene en cuenta que a lo mejor otros blogueros -quizá la mayoría- usan ese supuesto poder para promover otro imperio todavía más opresor o simplemente para destruir los cimientos cristianos de la sociedad? Si un bloguero almeriense tiene tan grande poder, lo tendrá para el bien y para el mal. Tampoco tiene en cuenta Eulogio que a lo mejor el imperio moviliza a sus propios ejércitos de blogueros contra los que resulta imposible luchar desde un dormitorio almeriense. Pero quizá puede ocurrir algo peor, y es que mafias o entidades privadas oscuras usen ese infinito poder que otorga internet para moldear la sociedad a su gusto, en un sentido nada cristiano. Esa idea de que un bloguero aislado puede hacer temblar al imperio o al sistema me parece ilusoria pero, de ser cierta en alguna medida, representaría un peligro más que una oportunidad. Creo que así lo vería un católico contrarrevolucionario del siglo pasado. Un católico de esos tiempos no vería bien que cualquiera pueda opinar y que todas las opiniones valgan lo mismo; como tampoco vería bien que cualquier persona, desde su doritocueva almeriense, pudiese darle la vuelta a la sociedad como un calcetín a base de opiniones y memes. Contemplaría con verdadero pavor que ese poder tan grande pudiera estar en manos de personas malvadas y vería que la evolución natural de esto es que dicho poder lo terminen acumulando las mafias, grupos de presión y Estados que tengan más fuerza y menos escrúpulos a la hora de actuar en internet. Por supuesto, un contrarrevolucionario del siglo pasado tampoco vería bien que en internet circulen las informaciones, las ideas y las imágenes sin ninguna censura o límite. Los contrarrevolucionarios siempre fueron partidarios de la censura a pesar de que indirectamente les pudiese perjudicar. En la concepción católica, las ideas nocivas no deben fluir alegremente y sin censura; la pornografía tampoco. De poco me sirve que un bloguero almeriense pueda hacer temblar al imperio si la contrapartida es que dicho imperio puede meter en mi mente y en la de mis hijos gigas y gigas de imágenes pornográficas e ideas disolventes. Y se engaña quien crea que el flujo de información es simétrico. El bloguero almeriense tiene muy poca capacidad de contaminar la mente del imperio, pero el imperio tiene una inmensa capacidad de contaminar la mente del bloguero. Por no hablar de los imperios paralelos o alternativos que también suministran aberraciones a la mente del internauta para captar su atención. En suma, me parece exagerado ese optimismo con respecto a internet que reina en los círculos contrarrevolucionarios; en poco se diferencia del típico utopismo izquierdista. Creo que harían mejor en tomarse lo de internet con más calma y con un espíritu más crítico, sin dejar de utilizarlo pero al mismo tiempo denunciando sus peligros. Creo que conviene hacerse a la idea de que ningún bloguero católico va a derribar el imperio anticristiano desde su dormitorio almeriense. Internet no es la panacea. De igual forma, me parece una traición a la filosofía católica esa idea que se ha extendido de que las ideas deben fluir sin cortapisas y de que la censura es algo negativo. Me parece una idea verdaderamente revolucionaria, en el peor sentido de esta palabra. Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  7. 120 points
    En lo que a mí respecta, tampoco soy ningún experto en la materia aunque siempre me ha interesado bastante todo lo relacionado con la física y la vida en el planeta, pues de alguna forma es el entorno real en donde se desarrolla la vida. Y he sido durante años (aún lo soy) un gran aficionado a la observación y el estudio de la naturaleza, la geología, la antropología, la meteorología o el clima, pues considero que condicionan en buena medida las diversas formas de vida y de ser existentes en cada momento. Por todo ello entiendo que, mi opinión no pasa de ser la de un simple y mero aficionado, en absoluto comparable con la de ningún experto. Pero también es cierto que, aparte de observar, he leído bastantes libros e información relacionada con esos temas y la conclusión a la que llego, es que el clima no ha sido nunca una constante fija sino un sistema variable que depende de muchos factores, principalmente del sol y de nuestra posición respecto al mismo. En esa variabilidad, para mí el cambio climático actual es una realidad incontestable, que ha sido demostrada ya por multitud de científicos. Ahora bien, guardo enormes dudas acerca de la responsabilidad última del hombre sobre ese cambio, y niego por completo que las medidas políticas que se intentan aplicar pare evitarlo, puedan tener alguna repercusión significativa en la deriva climática del planeta, si bien pueden tenerla en cambio, en las formas de ser y pensar de los hombres, que es lo que en definitiva interesa. Lo que ocurre lo veo de manera semejante a como en el pasado de algunas civilizaciones, se ofrecían sacrificios humanos para evitar que los dioses desencadenaran su castigo sobre la gente. De alguna forma, la teoría del cambio climático antropogénico forma parte de esa pseudo religión ecológica global, en la que confluyen los mismos factores que confluían en aquellas religiones paganas del pasado, con una concepción materialista de la existencia que no es capaz de valorar otra perspectiva que la biológica. Y por ello la Iglesia católica se ve obligada a responder, ya no tanto dando respuestas científicas al problema climático, que no es su función, sino ofreciendo una visión antropológica, filosófica y religiosa del asunto, que nos permita comprender la importancia primordial de cuidar nuestra casa común, y a la vez liberarnos de "la opresión de conciencia" que, a través del clima y otros factores naturales, el materialismo ecológico trata de imponernos. Para explicar esto que digo, voy a tratar de trazar un paralelismo con una cruel realidad, de alguna manera y a mi modo de ver semejante a la actual, que encontraron los españoles en la América recién descubierta y a la que se tuvo que dar una respuesta católica. Cuando aquellos antepasados nuestros llegaron al nuevo continente, entre los grupos humanos que se encontraron sobresalían los aztecas, que tenían un complejo sistema social de castas, dominio y sumisión, entre las que destacaba la sacerdotal, que se dedicaba en buena medida a observar y estudiar los ciclos naturales, con la intención de asegurar las cosechas y la prosperidad de aquellas sociedades. Conocían bastante bien los ciclos orbitales de los astros visibles y habían elaborado complejos sistemas de medición de los tiempos, en los que identificaban hasta cuatro edades anteriores a su historia, viviendo entonces en la que denominaban "el quinto sol", correspondiente al tiempo en el que fueron creados el hombre y el maíz, que eran la base de toda su prosperidad. Y para que estos dos pilares de la vida siguieran existiendo, el dios sol tenía que alimentarse periódicamente de la sangre de los hombres pues, en caso contrario perdería su fuerza para hacer crecer el maíz del que dependían. Así que, para asegurar la vida de su dios, realizaban inmensos sacrificios humanos donde se le ofrecía el corazón y la sangre de los sacrificados. Aquellos sacerdotes conocían bastante bien el funcionamiento de los ciclos solares y lunares, tal y como se demuestra hoy por el estudio de sus calendarios, y por tanto sabían perfectamente cuándo el astro declinaba o ascendía en las estaciones, o cuándo era ocultado periódicamente por la luna, independientemente de lo que hicieran ellos. Sin embargo hacían creer a la gente que su dios estaba perdiendo la fuerza por falta de alimento y que, de no ofrecer nuevos sacrificios sangrientos, entrarían en un mundo de oscuridad y muerte del que ya no saldrían. En realidad aquellos sacrificios no eran una forma de mantener vivo al dios sol sino de mantener sumisa y dominada por la fuerza aquellas sociedades, y el conocimiento científico de la naturaleza, era lo que les proporcionaba ese poder supremo a las castas superiores y caciques que ejercían el dominio. Hoy viene a pasar una cosa similar con la teoría del cambio climático antropogénico. Desde mediados del pasado siglo, se sabe que el clima depende en mayor medida de los ciclos orbitales de planeta que, en función de una mayor o menor insolación en determinadas áreas de la tierra, motivada por los movimientos de traslación y rotación del planeta, hace que el clima vaya variando en estaciones y periodos mayores de cientos y miles de años. Un matemático serbio llamado Milankovitch, recogiendo estudios anteriores, desarrolló en los años veinte toda una teoría al respecto que no fue considerada por la comunidad científica hasta que las observaciones derivadas de la carrera espacial demostraron su veracidad. Sin embargo, y pese a la evidencia matemática que demuestra que los cambios climáticos se producen mayormente por causas naturales, los sacerdotes de la religión ecológica, han elaborado un relato por el que, la actividad y el sacrificio de los hombres, son los principales responsables y garantes de la salud del clima. De esta forma y como en aquellas sociedades paganas, se ofrecen sacrificios humanos en forma de trabas al desarrollo, tasas, medidas económicas y mercados regulados que impiden el desarrollo natural de las sociedades más débiles y subdesarrolladas, y garantizan la hegemonía y el dominio de las más fuertes, o de lo contrario corremos el riesgo de perecer en medio de grandes catástrofes y desdichas. La similitud con aquellos sistemas de dominio social es brutal. Resumiéndolo mucho: "yo sé cuándo y cómo cambia el clima pero te hago creer que lo que ocurra es culpa tuya para que así, tú te sacrifiques por mí, de manera que yo siga manteniendo el dominio sobre tu vida". La buena fe y la conciencia hacen el resto. Ante esto, que por entrar en el terreno de la suposición de intenciones, no se puede juzgar abiertamente, la Iglesia solo puede alertar acerca de las realidades y consecuencias reales que, nuestros modos de vida, tienen para el mantenimiento del orden natural y el digno desarrollo de la vida. De cualquier forma lo que la Iglesia, en boca del Papa, dice sobre todo al respecto, es que no se puede considerar otra concepción ecológica que no sea aquella en la que el hombre también forma parte de la ecuación natural y es el principal sujeto a proteger. De otro lado, la conservación del orden y la vida natural sobre el planeta es una necesidad real para nuestra propia existencia y dignidad de vida pues, todo está relacionado y en la medida que alteramos ese orden natural, alteramos igualmente nuestra vida real y el entendimiento que tenemos de ella. El alejamiento o incluso el desprecio de la naturaleza en favor del poder o la riqueza económica, que han generado los modos de vida modernos, están ocasionando el desprecio y desconocimiento de nuestra responsabilidad sobre el verdadero sentido de nuestro dominio sobre la tierra, como herederos de la Creación, y son los responsables de que millones de seres humanos, de seguir esa tendencia, perezcan indignamente o pasen a formar parte de la vida animal dominada. El conocimiento y cuidado ecológico del planeta es una cuestión moral de primer orden, como lo es también el conocimiento de las mentiras que a menudo se vierten en ese ámbito pues, al tratarse de una cuestión moral, permite diversas formas de dominación. Por eso la Iglesia está tratando de ofrecer una respuesta a través de aquello que el Santo Padre denominaba "Ecología integral" en la encíclica "Laudato si". Si en la América de los conquistadores, los españoles tuvieron que vencer el dominio de los aztecas, para liberar y no exterminar a aquellos pueblos de la tiranía de sus caciques, hoy la Iglesia se ve obligada igualmente a responder ante estas nuevas formas de dominio, el paganismo ecológico y la modernidad desnaturalizante, que han extendido sus mentiras sobre miles de millones de almas y dominan de una u otra forma las vidas de todos. La tarea no es nada sencilla. En definitiva, sí creo que existe un cambio climático, sí creo que el hombre debe recuperar modos de vida que le vuelvan a conectar con su auténtica naturaleza, más digna y más ordenada pero, rechazo de plano las mentiras y el mercado de conciencias y almas que han generado el modernismo y el neopaganismo, en su lucha por dominar a las naciones. Los cambios climáticos se producen mayormente por causas naturales y nuestro deber es adaptarnos a ellos como parte de nuestra realidad que son, y cuidar del planeta como quien cuida de su propia casa, pues todo es un bendito regalo de Dios.
  8. 120 points
    El plan de la Iglesia no es otro que el plan de salvación de Dios. Entiendo que a muchos les parezca extraño el comportamiento de la Iglesia en el mundo y que, en el intento de comprender su realidad en el misterio de la Trinidad, se le quiera interpretar en clave mundana pero, no puedo compartir esas tres supuestas interpretaciones del cuerpo católico. En primer lugar porque no considero como parte del cuerpo a aquellos elementos separados del mismo en pos de las diferentes ideologías y variantes del modernismo, que han subjetivado la fe hasta convertirla en una filosofía o en simples ideas. Si acaso puedo entenderlos como parte de un mismo substrato católico, es decir, de una misma nación de raíz católica pero, nación y catolicismo no siempre son sinónimos porque, la nación puede ser una idea interpretable según las contingencias y los interpretes siempre variables, pero lo católico siempre es una voluntad definida e inquebrantable ya dada. Más bien pienso que esas personas utilizan el catolicismo en lo que tiene de productivo para sus ideologías e intereses, siendo estos los que finalmente orientan y subordinan sus voluntades, en demérito o incluso desprecio de la de Dios y por tanto al margen de la unidad de su cuerpo encarnado en la Iglesia. Su nexo es el "Diabolo" actuando frente al "Symbolon", y aclaro esto para que nadie piense nada extraño. Las palabras "diablo" y "símbolo" vienen de estos dos conceptos griegos que describen el quebranto (diabolo) y la unidad (symbolon). Esto es, la división y separación que generan los diferentes intereses e ideas de los hombres, actuando frente al principio de unidad que encarna la fe católica, unas veces negándolo y otras utilizándolo, pero siempre contrarios a la verdadera naturaleza, presencia y supremacía de Dios en sus vidas, que es lo que representa el símbolo de la fe. El "diablo" es el principio que separa y divide a los hombres de Dios, y el "símbolo" de la fe lo que los vuelve a unir a Él. Y en segundo lugar no comparto esas perspectivas porque siempre ha habido dos grandes concepciones religiosas en la Iglesia: la contemplativa que denominas como "del pasado", y la misionera que entiendes como "del presente", pero ambas son igual de atemporales, legítimas y necesarias en la medida que representan la voluntad orante y actuante del Dios vivo en la vida de la Iglesia. Para el creyente, Dios no es una herramienta de conocimiento o de conquista sino una realidad referencial personal, que ilumina y orienta sus actos. Las obras propias del cristiano, por sí mismas no tienen ningún valor si no se subordinan a la contemplación del ejemplo y la voluntad de Cristo, y lo expresan en su propia vida. Toda la obra de la Iglesia, pasada, presente y futura, se condiciona a dicha realidad y no puede entenderse al margen de la misma. El corazón, cerebro y músculo de la Iglesia, como lo has denominado, tiene una dimensión espiritual y atemporal que el materialismo no llega a contemplar por la propia finitud material de su fundamentación filosófica y por tanto no es capaz de valorar en su justa medida. El misterio de la Santísima Trinidad es algo más complejo y trascendente pero a la vez sencillo, aunque inacabable. Desde la fe puede abordarse a través de esta imagen: Dios Padre es el Ser Creador de nuestras vidas, Dios Hijo es el Ser fiel que nos revela la voluntad del Padre, y Dios Espíritu Santo es el Ser Amor que une la voluntad del Padre y el Hijo en el corazón del hombre. Dios es por tanto, Creador y Fiel Amante, y el símbolo de la fe es lo que nos une a los católicos en la fe del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, que son tres personas distintas pero un solo Dios y por tanto una misma voluntad frente a las distintas voluntades humanas. De alguna forma, en la voluntad misionera de la Iglesia podemos ver a Dios Padre creando realidades; En la contemplativa a Dios hijo adorando la creación del Padre, y en la voluntad caritativa a Dios Espíritu Santo uniendo los corazones. Pero la Santísima Trinidad está por igual en la vida de misioneros, contemplativos y caritativos. En todas partes pues, en el nombre del Padre el contemplativo adora también el sacrificio santo del Hijo en la Cruz; en el nombre del Hijo el misionero crea una nueva realidad para santificar al Padre; y en el nombre del Espíritu Santo el caritativo se une en la santidad del Padre y del Hijo. La santidad de Dios, esto es, la vida y felicidad eterna del hombre, es pues el origen, misión y destino de todos. «Por la gracia del bautismo "en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" somos llamados a participar en la vida de la Bienaventurada Trinidad, aquí abajo en la oscuridad de la fe y, después de la muerte, en la luz eterna (cf. Pablo VI, SPF 9).» (Catecismo de la Iglesia Católica, 265) Puedo compartir sin embargo que, en el ámbito de las realidades materiales, es decir, cuando hablamos de cultura, sociedad, política, ideas, etc, el legado católico haya dejado un flujo de pensamiento que puede moverse en esas tres direcciones que indicas, y que eso sea materialmente útil para tender puentes entre partes separadas, pero eso no sería la Iglesia como tal sino los efectos de su presencia en la sociedad y en nuestras vidas, aunque no seamos creyentes. Sin duda la nación o la cultura pueden ser también un "símbolo" de unidad, pero siempre será un símbolo menor y por tanto discutible y deformable por los hombres, esto es, sometido al "diabolo", si no se orienta hacia la realidad metafísica del Dios capaz de dar sentido pleno a la vida de las personas que la componen, es decir, el ser verdadero que todo hombre anhela. El orden de los principios es importante para entender el sentido del "símbolo" de la fe: "Amar a Dios sobre todas las cosas", para poder "amar al prójimo como a uno mismo" y que reine así la bienaventuranza en el corazón del hombre. En definitiva, el mundo tiene sus propios planes de dominio y sumisión que los hombres tratan de hacer realidad de muy diferentes maneras, a veces al margen de Dios, otras oponiéndose a Él y otras tantas utilizando su nombre. A su vez la Iglesia, como Cuerpo de Dios que es, y a pesar de que también está compuesta en parte por hombres que en ocasiones tratan de hacer su propia voluntad (diábolos), en general se ciñe al "símbolo" de la fe y trata de hacer realidad la voluntad de Dios en el mundo, unas veces con mayor acierto y otras con peor fortuna, pero siempre confiada en que es Dios quien obra y la dirige por ser el que mueve el corazón de aquellos que le son fieles y guardan la promesa de su victoria sobre el mundo. Esta es la verdadera Iglesia, que no tiene otros "planes profundos" que no sean los de permanecer fieles a la voluntad del Señor y confiar en él: misión y contemplación. Y es también una de sus maravillas más grandes pues, aunque haya hombres dentro o fuera de ella que traten de tejer planes y estrategias a favor o en contra, la fe y la gracia de Dios son en cambio las que actúan y prevalecen siempre, y las que en realidad han ido dando forma y sentido a la vida diaria de la Iglesia continuadamente durante dos mil años, pese a las adversidades. Creerlo o no es precisamente señal de fe pues, hay quienes ven a Dios actuando en el mundo a través de la Iglesia, y quienes ven en cambio a hombres actuando en nombre de un Dios que no contemplan. Pero todo es realidad y sin embargo solo una de ellas es verdadera, es decir, prevalece. Yo no tengo duda de que la Iglesia prevalecerá a pesar de sus muchos enemigos, amigos y planes sobre ella, ni de que la misericordia de Dios será finalmente la que se imponga sobre todo y obre el milagro de unir a los hombres que ahora andan divididos.
  9. 115 points
    A continuación y con el objeto de aclarar y contextualizar el origen y los fundamentos de la corriente teológica de la prosperidad, que al parecer está contaminando la teología católica detrás de la "guerra contra el Santo Padre", recojo un extenso artículo publicado en 2018 por la revista de los jesuítas "La Civiltà Cattolica -Iberoamericana-", donde se detalla el sentido y procedencia de la misma, y de qué forma es contraria al sentido tradicional. Entender todo esto, creo que resulta clave para entender también lo que está ocurriendo en el seno de la Iglesia con respecto al Papa, el desprecio de las élites católicas blancas por los latinos que se mencionan en la entrevista anterior, y en general un poco también la deriva política de muchos católicos actuales.
  10. 110 points
    Que alguien me explique si esto es catolicismo o es neonazismo. Un cura argentino publica esta columna en Infocatólica, donde no falta ningún tópico o bulo identitario y donde lo mismo se defiende al Dalai Lama que al pederasta anticristiano Renaud Camus, aunque lo más llamativo es que justifica a los terroristas neonazis que atentaron en El Paso, Nueva Zelanda y Utoya: Las palabras del cardenal, nacido en Guinea-Conakri en África occidental, resultan especialmente corajudas ya que dignatarios de la Iglesia, incluido el papa Francisco, han hablado a favor de la inmigración masiva hacia Europa citando pasajes del Evangelio e insinuando que quien se opone no es un buen cristiano, o algo peor aún. Población. Diversidad. Reemplazo. Fuente. Sarah sabe bien que estas migraciones contemporáneas no benefician ni a los emigrantes ni mucho menos a los países que los reciben. “Todos los inmigrantes que llegan a Europa están hacinados, no tienen trabajo, ni dignidad […]. Si Occidente continúa por este funesto camino, hay un gran riesgo de que, debido a la falta de natalidad, desaparezca, invadido por los extranjeros […]. Hablo como africano. Mi país es mayoritariamente musulmán, creo saber de qué realidad estoy hablando”. Mas allá de la decadencia actual, Europa tiene un pasado especial y aun un rol que cumplir: “Dios no cambia de opinión […]. Dios ha dado una misión a Europa, que acogió al cristianismo. Y los misioneros europeos han proclamado a Cristo hasta los confines de la tierra. Y no fue una casualidad, era el plan de Dios. Esta misión universal que Él le dio a Europa cuando Pedro y Pablo vinieron a instalarse en Roma, a partir de la cual la Iglesia ha evangelizado a Europa y al mundo, no ha terminado”. ¿Cuáles son las consecuencias y cui bono? ¿Quién se beneficia con esto?, “Pero si nosotros le ponemos una fecha límite hundiéndonos en el materialismo, el olvido de Dios y la apostasía, entonces las consecuencias serán graves. Si Europa desaparece, y con ella los valores inestimables del viejo continente, el islam invadirá el mundo y nuestra cultura”. Se podría observar que además del islam los que se benefician son los intereses globalistas y anticristianos en general, o al menos eso es lo que desean, y han deseado desde hace mucho tiempo. El cardenal Sarah no es el único religioso extranjero en hacer declaraciones “controversiales” sobre el tema. En los últimos meses el Dalai Lama les hizo subir la presión a zurdos y liberales al afirmar y ratificar que “Europa pertenece a los europeos” y que los refugiados deben regresar a sus países de origen para reconstruirlos. ¡Europa para los europeos! Que locura, solo un nazi, “racista” o “supremacista blanco” podría expresarse así. El Cardenal Sarah y el Dalai Lama se oponen al Gran Reemplazo. Finalmente un ecumenismo que funciona. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa y TT News Agency/Johan Nilsson via REUTERS. Le Grand Remplacement El Gran Reemplazo es el genocidio gradual y orquestado de los pueblos europeos y cristianos es sus tierras ancestrales mediante inmigrantes africanos, asiáticos y musulmanes. Las bases del Gran Reemplazo fueron desarrolladas por la llamada escuela de Frankfurt en la década del 30. Hoy en día luego de una larga marcha sobre las instituciones, a menudo violenta[1], sus discípulos han copado los principales medios y universidades, y bajan línea incesantemente. Emplean la falacia de igualar el amor por la propia gente con el “odio” por el resto. Pero esto lo exigen solo para las naciones cristianas europeas, mostrando que no es sino una deshonesta táctica de dominación. Curiosamente fue Renaud Camus, homosexual de izquierda, quien acuñó el concepto de “Le Grand Remplacement” seguramente al observar los acontecimientos en su Francia natal, o tal vez inspirado en la novela profética “Le Camp des Saints” de su compatriota Jean Raspail. Su definición del Gran Reemplazo es sencilla “Hay un grupo de gente, y en el transcurso de una generación termina habiendo otro grupo diferente de gente”. El Gran Reemplazo es tildado de “teoría conspirativa” por los liberales bien-pensant. Los mismos que viven protegidos en sus barrios cerrados y ven inmigrantes solo por TV, o son ellos mismos inmigrantes con conflictos de intereses bien-pensant bien-pensant. Veamos algunas perlitas de ese bastión de la democracia liberal globalizadora que es The New York Times. “el ‘gran reemplazo’ es una teoría conspirativa que advierte sobre el genocidio blanco.” Lauretta Charlton, What is the great replacement? (The New York Times. 6/Aug/2019). “‘El Gran Reemplazo’ es una teoría conspirativa racista y misógina que sostiene que los blancos están frente a un declive existencial, incluso extinción, debido al aumento de la inmigración en Occidente.” Farhad Manjoo, The White-Extinction Conspiracy Theory Is Bonkers (The New York Times. 20/Mar/2019). Hipocresía al cuadrado Bueno, en realidad cuando el Gran Reemplazo no es negado, es celebrado, inclusive por los mismos medios que lo niegan. La honestidad intelectual nunca fue su punto fuerte. Otra vez el New York Times, pero esta vez aplaudiendo el reemplazo: “…son una amarga minoría conservadora blanca […] aterrorizada al verse inundada por una nueva mayoría políglota multirracial […]. Muéstrales que están siendo reemplazados” (Michelle Goldberg, We can replace them. The New York Times Op. Editorial. 29/Oct/2018). Los editorialistas del New York Times no pueden decidirse aun si el Gran Reemplazo es una teoría conspirativa, o es real y hay que celebrarlo. Mas allá de los grandes medios y sus dobles estándares, el odio hacia la Cristiandad, Europa y sus derivados se extiende a un diverso espectro de gente. Y cuando se explayan muestran la hilacha. Por ejemplo: “Creo que hay un resurgimiento de antisemitismo porque Europa todavía no ha aprendido cómo ser multicultural y creo que nosotros vamos a ser parte del lanzamiento de esa transformación que debe ocurrir. Europa no va a ser esa sociedad monolítica que una vez fue en el siglo pasado. Los judíos van a estar en el centro de todo esto. Europa emprenderá una transformación enorme. Ahora está entrando en un modo multicultural y los judíos serán mirados con resentimiento debido a nuestro papel de liderazgo” (Barbara Lerner Spectre). “Los judíos deberían alegrarse de que la Europa cristiana está perdiendo su identidad como un castigo por lo que nos hicieron durante cientos de años cuando estuvimos exiliados allí… Y ahora Europa está perdiendo su identidad frente a otros pueblos y otra religión, y no quedaran restos ni sobrevivientes de la impureza de la Cristiandad” (Rabino Baruch Efrati). “El Mesías vendrá solo cuando Edom, Europa, la Cristiandad hayan caído completamente. Entonces les pregunto ¿Son buenas noticias que el Islam está invadiendo Europa? ¡Son excelentes noticias! Es un anuncio de la venida del Mesías.” (Rabino David Touitou) “…el Islam retornará a Europa otra vez. ¿Debe esta conquista ser mediante la guerra? No. Será una conquista pacífica”. “Con vuestras leyes democráticas nosotros los colonizaremos; con nuestras leyes coránicas los someteremos” (Yousouf al-Quaradawi, líder de la Hermandad Musulmana). Los expresidentes de Argelia, Boumediene, y de Libia, Gadafi, lanzaron advertencias (expresiones de deseo) similares. ¿Qué tendrá en común este grupo de sujetos tan diverso? Por un lado se tilda de conspiracionistas a quienes mencionan y se oponen al reemplazo. Por el otro se celebra que el reemplazo esté ocurriendo como algo bueno, deseable y justo. ¿En qué quedamos? ¿A quién creerle? ¿A los liberales arrogantes que niegan el reemplazo, o a los zurdos y otros resentidos que lo celebran? In vino veritas, y en los nombres también: Mohamed ocupa el primer lugar por primera vez en los veinte nombres más populares de Francia. El Nombre del Profeta fue el primer nombre dado en Inglaterra y Gales en 2015. Mohammed fue el primer nombre masculino de Oslo en 2014. En Berlín en 2018, el nombre que más se les dio a los niños fue Mohammed. En EEUU las cosas no andan mucho mejor. ¿Et tu, ONU? ¿Y qué dirán las Naciones Unidas a todo esto? Considerando que entre las definiciones de genocidio de la ONU se incluye “infligir deliberadamente a un grupo condiciones de vida calculadas a fin de provocar su destrucción física total o parcial”, seguramente se opondrán al reemplazo como a todo genocidio. ¿No? No precisamente… A principios de 2017 la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales publicó un informe titulado “Migraciones de Reemplazo: ¿Una Solución ante la Disminución y el Envejecimiento de las Poblaciones?“. El término “migraciones de reemplazo” se utiliza para definir el nivel de migraciones internacionales necesario en cada país para evitar la disminución y el envejecimiento de la población que resulta de tasas de fecundidad y de mortalidad bajas. ¡Qué casualidad que toda Europa está en la mira de la ONU para recibir las dudosas bendiciones de las migraciones de reemplazo! La ONU promueve el reemplazo de los europeos como una solución a sus problemas demográficos. Sitio de las Naciones Unidas donde se publicó el ensayo a favor del reemplazo de los pueblos de Europa (https://www.un.org/esa/population/publications/migration/presssp.htm). Ahora lo han borrado (Pagina no encontrada) sin lugar a dudas por considerarlo contraproducente, pero el texto original se puede ver en este sitio. Acción y Reacción Esta invasión ha causado enormes problemas en las naciones europeas. No solo económicos y culturales. En Inglaterra ocurrieron (y ocurren) las violaciones masivas de chicas inglesas por bandas musulmanas en Rotherham, Rochdale y Telford. Escándalos que tanto el gobierno como la prensa inglesa han tratado de tapar, llegando hasta meter presos a padres de chicas violadas acusándolos de “racistas”. Estos abusos han generado tal rabia entre la población nativa, que los medios han ocultado o presentado en forma negativa cuando se vieron forzados a reportarlos. Sin embargo, la gente se ha expresado claramente en las urnas. En Europa occidental lo demuestran la elección de Salvini en Italia, el Brexit, los altos porcentajes que reciben Le Pen en Francia, Alternativa para Alemania, los Demócratas de Suecia y Foro para la Democracia en los Países Bajos, entre otros. Ni hablar en Europa del Este donde gobiernos defensores de la cultura y religión local y contrarios a la degeneración moral y a la inmigración masiva musulmana se han instalado en Hungría, Polonia y República Checa. Los triunfos de Trump y Bolsonaro son otra manifestación del mismo fenómeno en las Américas. También ha habido reacciones aisladas pero violentas de gente desesperada ante el atropello y la complicidad que ven dentro de sus propios gobiernos. Los ataques en Noruega (Utoya, 2011), y más recientemente en Nueva Zelanda (Christchurch) y EEUU (El Paso) vienen al caso[2]. El Gran reemplazo es ofuscado por los medios ya que la gente tiende a enojarse cuando se entera que se volverán una minoría en sus propios países. Estas, por ahora aisladas, reacciones violentas son quizás una ominosa visión del futuro. Jóvenes franceses se manifiestan pacíficamente en oposición a que Francia sea reemplazada. Pero el estado los multa e intenta poner en prisión. Fuente. La verdadera riqueza de las naciones El popular líder húngaro, Viktor Orbán, quien ciertamente cumple la función suprema del estadista al proveer contra los males prevenibles, está perfectamente al tanto del Gran Reemplazo y ya ha puesto varios mecanismos en marcha para preservar a Hungría. En el reciente encuentro internacional sobre demografía en Budapest (que los medios ocultaron o denigraron), al que asistieron líderes de la región y delegaciones de muchos países, dijo Orbán: “Si Europa no va a estar poblada por europeos en el futuro y lo aceptamos como un hecho, entonces estamos hablando de un intercambio de poblaciones, para reemplazar la población europea por otras. Hay fuerzas políticas en Europa que quieren un reemplazo de la población por razones ideológicas o de otro tipo". (Viktor Orbán, primer ministro de Hungría) La respuesta de Hungría al Gran Reemplazo es una fuerte política profamilia, lo opuesto a fomentar la inmigración masiva de gente incompatible y hostil a la cultura y religión local que las elites anticristianas están implementando en Europa Occidental. La natalidad en Hungría ya está aumentando gracias a las políticas provida de su gobierno. Otros países de Europa del Este van por la misma senda, lo que enfurece a los globalistas anticristianos abortistas, quienes a pesar de toda su verborragia parecen odiar la diversidad bien entendida. La razón por la cual es necesario preservar la diversidad y la identidad de cada nación nos la recuerda el extraordinario Aleksandr Solzhenitsyn en su discurso de aceptación del premio Nobel de literatura en 1970: “En los últimos tiempos se ha puesto de moda hablar de la igualación de las naciones, de la desaparición de diferentes razas en el crisol de la civilización contemporánea. No estoy de acuerdo con esta opinión, […] la desaparición de las naciones nos empobrecería tanto como si todos los hombres se volvieran iguales, con la misma personalidad y el mismo rostro. Las naciones son la riqueza de la humanidad, sus personalidades colectivas; la menor de ellas viste sus propios especiales colores y lleva dentro de sí una faceta especial de la intención divina..” (Aleksandr Solzhenitsyn, premio nobel de literatura). Verdaderos estadistas, Solzhenitsyn y Orbán, quien parece tener lecturas similares a QNTLC. Una pregunta inconveniente (y racista) Pero si ciertos países como Israel y Arabia Saudita pueden estar definidos por una mayoría étnica-religiosa bien específica, para nada “diversa”, y jactarse de ello, ¿por qué los países europeos no pueden aspirar a lo mismo? ¿Por qué a estos países, y solo a éstos, se les demanda abrir sus puertas a la inmigración masiva? ¿Por qué Arabia Saudita y los ricos países del Golfo no han recibido a ningún inmigrante musulmán de Siria y otros países de la región? La tan promovida “diversidad” es un eufemismo para el reemplazo y la destrucción de Europa. Oponerse a esta forzada “diversidad” se cataloga como “lenguaje de odio”. Pero el cardenal Sarah tiene razón: Dios no cambia de opinión… y como recuerda el Cardenal Burke, un gobierno mundial ni es justo ni es legítimo, al punto que el Señor de las naciones ha demostrado siempre su disgusto frente a intentos babélicos de formar un nuevo orden mundial. Es así nomás… Dios se opone a la globalización homogeneizadora, así que… a no perder las esperanzas. Que no te la cuenten… Enrique de Zwart 5/9/2019 [1] El número de ejecutados en Francia en las purgas político-culturales luego de la segunda guerra ronda los 50 mil. Hoy en día los así llamados “antifa”, grupos de criminales financiados por multimillonarios como Soros, juegan un papel similar intimidando y atacando a todo aquel que se oponga a los intereses globalizadores de sus financistas. [2] Los atentados de la derecha han sido hasta ahora pocos. Aparte de los multiples ataques de terroistas musulmanes, también ha habido varios ataques de extremistas de izquierda que no son puestos en primera plana por los medios. Recientemente el de Dayton, Ohio, que si bien ocurrió unos días después del ataque en El Paso recibió mucha menos atención, porque el atacante, al ser simpatizante del partido demócrata, tenía el perfil “equivocado”. FUENTE: http://www.infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/1909081009-el-gran-reemplazo-es-solo-una Los comentarios tampoco se quedan atrás. Primero un canto al progresismo tecnocientífico en clave racista: Hay que mandar las embarcaciones a Israel: Este utiliza toda la jerga identitaria y pide una "revolución armada" contra los inmigrantes: Este parece inicialmente muy preocupado por las "condiciones infrahumanas" de los inmigrantes, pero al final lo que más bien se desprende es que considera infrahumanos a los mismos inmigrantes, pues según él sólo saben pedir o delinquir, y todo ello aliñado con la típica ración de sedevacantismo que va implícita en el artículo inicial: La conspiración judía en la que anda metido el Papa: Este que firma como Mikel es Milenko, un antiguo columnista yugoslavo de Infocatólica que sigue llevando la voz cantante en los comentarios: Impresionantes las alusiones al "bastión genético", a "nuestra sangre" y al "genocidio contra la Europa nativa de raza blanca", lo mismo que su llamada a las armas. Lo peor es que este grandísimo tarado cita a Ramiro Ledesma para ensuciarlo. Que se masturbe si quiere con Pedro Varela, pero que deje en paz a los falangistas. Como no tenía suficiente, el eslavo demenciado casca un texto entero del nazi inglés Oswald Mosley, aunque con dejes sudamericanos: Todos los comentarios son del mismo tenor. ¡Le está quedando una página de lo más maja al Padre Iraburu, que recibe en pocas semanas el premio de la CTC! No quiero pensar lo que puede suceder si algún juez descubre que en esa página se hace apología del terrorismo y se llama a una insurrección armada en clave racial. Aunque sería mucho peor con un juez de la Santa Inquisición. Los autores de esas proclamas no creo que acabasen muy lejos de la hoguera. A mí que me expliquen si esto es catolicismo o es neonazismo, además de la variante más enloquecida, que en partidos serios como el Front National es expulsada sin misericordia. Y ésta es la tropa que le mueve la silla al papa Francisco con no sé qué excusa de los "divorciados vueltos a casar". ¿Quién es el responsable de esta deriva?
  11. 100 points
    Recojo a continuación una entrevista publicada por el digital argentino Pagina/12, donde el corresponsal francés en Roma para el diario La Croix, Nicolas Senèze, presenta un avance de su libro de investigación “Cómo América quiere cambiar de Papa”. Remarco lo que me parece más destacable del contenido. A continuación y con el objeto de aclarar y contextualizar el origen y los fundamentos de la corriente teológica de la prosperidad, que al parecer está contaminando la teología católica detrás de la "guerra contra el Santo Padre", recojo un extenso artículo publicado en 2018 por la revista de los jesuítas "La Civiltà Cattolica -Iberoamericana-", donde se detalla el sentido y procedencia de la misma, y de qué forma es contraria al sentido tradicional. Entender todo esto, creo que resulta clave para entender también lo que está ocurriendo en el seno de la Iglesia con respecto al Papa, el desprecio de las élites católicas blancas por los latinos que se mencionan en la entrevista anterior, y en general un poco también la deriva política de muchos católicos actuales.
  12. 100 points
    Realizo una crítica del optimismo que reina con respecto a internet en la mayoría de ámbitos contrarrevolucionarios; pero lo hago desde el terreno de las hipótesis y adoptando por comodidad el papel imaginario de fiscal, por lo que ruego que no se corte nadie si quiere ejercer de abogado defensor en este caso: el contraste de ideas puede ser bueno. El ciberoptimismo del que hablo suele tener ribetes utópicos. En realidad, la ciberutopía está muy presente en toda la sociedad desde hace un par de décadas, pero me extraña la facilidad con la que también ha penetrado en ambientes católicos, generalmente más dados a la mesura. Pongo como ejemplo un reciente comentario del periodista católico Eulogio López: Eulogio tiene razón en una cosa: ya no se leen periódicos, se leen noticias (filtradas por las redes sociales en función de nuestros afinidades). Esto en mi opinión es malo, y no entiendo que Eulogio acoja esa novedad con neutralidad o indiferencia. Pero me llama sobre todo la atención la parte que he resaltado en negrita: esa idea de que el más humilde bloguero puede hacer temblar a un imperio. Para empezar, no conozco a ningún bloguero de Almería que haya hecho temblar al imperio. El imperio sigue vivo y coleando. Y no será ningún bloguero de Almería el que lo derribe. ¿De qué manera podría hacer temblar al imperio ese bloguero? Podría dar una noticia que muestre la hipocresía del imperio, pero un bloguero no tiene la capacidad de acceder a esa clase de noticias desde su doritocueva almeriense. Entonces sólo nos queda la opinión del bloguero. Pero con una simple opinión, lanzada al inmenso océano de internet, no se puede derribar un imperio. Esa opinión tendrá que competir con millones de opiniones y de distracciones -entre ellas, el porno- que pugnan por la atención del internauta. Y aun en caso de que en bloguero consiga una gran repercusión, una mera opinión no es capaz de hacer temblar a un imperio. Opiniones las hay para todos los gustos y téngase también en cuenta que, mientras ese bloguero almeriense da su opinión, hay otros blogueros que lanzan una opinión contraria desde Oklahoma o desde Michigan. ¿Ha reflexionado Eulogio sobre el hecho de que ese bloguero almeriense publique su opinión en una plataforma que es propiedad del imperio? Las plataformas condicionan los contenidos y, en caso de que un contenido desafíe de verdad a la plataforma -y al imperio que la sustenta- estas dos entidades pueden optar por desalojar al bloguero. Un bloguero no tiene fuerza para hacer temblar un imperio, y casi mejor que sea así, en mi opinión. Porque si de verdad un bloguero cualquiera fuese capaz de derribar un imperio viviríamos en un caos permanente. Eulogio supone que ese bloguero almeriense quiere derribar el imperio por buenas y católicas razones. ¿Pero por qué no tiene en cuenta que a lo mejor otros blogueros -quizá la mayoría- usan ese supuesto poder para promover otro imperio todavía más opresor o simplemente para destruir los cimientos cristianos de la sociedad? Si un bloguero almeriense tiene tan grande poder, lo tendrá para el bien y para el mal. Tampoco tiene en cuenta Eulogio que a lo mejor el imperio moviliza a sus propios ejércitos de blogueros contra los que resulta imposible luchar desde un dormitorio almeriense. Pero quizá puede ocurrir algo peor, y es que mafias o entidades privadas oscuras usen ese infinito poder que otorga internet para moldear la sociedad a su gusto, en un sentido nada cristiano. Esa idea de que un bloguero aislado puede hacer temblar al imperio o al sistema me parece ilusoria pero, de ser cierta en alguna medida, representaría un peligro más que una oportunidad. Creo que así lo vería un católico contrarrevolucionario del siglo pasado. Un católico de esos tiempos no vería bien que cualquiera pueda opinar y que todas las opiniones valgan lo mismo; como tampoco vería bien que cualquier persona, desde su doritocueva almeriense, pudiese darle la vuelta a la sociedad como un calcetín a base de opiniones y memes. Contemplaría con verdadero pavor que ese poder tan grande pudiera estar en manos de personas malvadas y vería que la evolución natural de esto es que dicho poder lo terminen acumulando las mafias, grupos de presión y Estados que tengan más fuerza y menos escrúpulos a la hora de actuar en internet. Por supuesto, un contrarrevolucionario del siglo pasado tampoco vería bien que en internet circulen las informaciones, las ideas y las imágenes sin ninguna censura o límite. Los contrarrevolucionarios siempre fueron partidarios de la censura a pesar de que indirectamente les pudiese perjudicar. En la concepción católica, las ideas nocivas no deben fluir alegremente y sin censura; la pornografía tampoco. De poco me sirve que un bloguero almeriense pueda hacer temblar al imperio si la contrapartida es que dicho imperio puede meter en mi mente y en la de mis hijos gigas y gigas de imágenes pornográficas e ideas disolventes. Y se engaña quien crea que el flujo de información es simétrico. El bloguero almeriense tiene muy poca capacidad de contaminar la mente del imperio, pero el imperio tiene una inmensa capacidad de contaminar la mente del bloguero. Por no hablar de los imperios paralelos o alternativos que también suministran aberraciones a la mente del internauta para captar su atención. En suma, me parece exagerado ese optimismo con respecto a internet que reina en los círculos contrarrevolucionarios; en poco se diferencia del típico utopismo izquierdista. Creo que harían mejor en tomarse lo de internet con más calma y con un espíritu más crítico, sin dejar de utilizarlo pero al mismo tiempo denunciando sus peligros. Creo que conviene hacerse a la idea de que ningún bloguero católico va a derribar el imperio anticristiano desde su dormitorio almeriense. Internet no es la panacea. De igual forma, me parece una traición a la filosofía católica esa idea que se ha extendido de que las ideas deben fluir sin cortapisas y de que la censura es algo negativo. Me parece una idea verdaderamente revolucionaria, en el peor sentido de esta palabra.
  13. 45 points
    Creo que hay un trasfondo real en la noticia de la que se puede hacer una lectura mucho más profunda desde el punto de vista hispano y católico. Y es que, en el fondo, no andan muy desacertados quienes aseguran tal cosa. La lucha decimonónica liberalismo vs. tradicionalismo sigue latente aunque con sus nomenclaturas solapadas. Varios pensadores ya han asegurado que el espanol es el pueblo europeo más reacio al capitalismo. Si aceptamos que éste es un subproducto o derivado de la ruptura luterana y que ya de aquella nuestra nación fue la más beligerante... pues tendríamos que el encontronazo espiritual se va traduciendo en nuevas formas, aunque éstas se hayan ido desdibujando. https://www.libremercado.com/2019-09-23/la-sociedad-espanola-la-mas-anticapitalista-de-europa-5-graficos-que-lo-demuestran-1276645036/
  14. 40 points
    Por lo pronto estamos en época de matriculaciones y hay que llenar las escuelas de ingeniería. El ya notable descenso de la cantidad de jóvenes se una la caída de la vocación en ciencias e ingeniería y las facultades lo notan. Si miras las noticias en mayo o junio verás que de repite el mismo patrón. Estos artículos son muy insidiosos porque mezclan churras con merinas, dicen STEM, ciencias, ingenierías, como si todo fuera lo mismo. Ahora mismo específicamente hay un boom en temas de informática y las carreras relacionadas suelen tener trabajo ( en general mal remunerado) , pero por ejemplo otras ingenierías como la antigua caminos (ahora civil), ingeniería química, agrónomos están pasando por un desierto laboral y son carne de paro al salir. Ya no digamos carreras de ciencias puras como biológicas, química que son simplemente inempleables. Así que estamos en lo de siempre, necesitan alumnos si o si para justificar su existencia aunque haya que mentir. Del mismo modo son carreras que al estar orientadas más al mundo laboral importa bastante donde la hagas. Eso pocas veces lo publicitan, vendiendo como que en todos lados son lo mismo. Y como bien dice vanu el mundo laboral cada vez se parece más al lejano oeste, a la ley de la selva. Las empresas cada día quieren formar menos e invertir menos en sus trabajadores (que salgan de la facultad jóvenes buenos bonitos y baratos) y los trabajadores se comportan como mercenarios en busca de un reyezuelo que les pague mejor, destruyendose el compromiso entre al trabajador y empresa. Las empresas si quisieran podrían formar a los recién graduados a cambio de unas condiciones dignas y un contrato de permanencia. De hecho en algunas como Repsol o Cepsa si se emplea este sistema en su sistema de másteres de Móstoles o en el IFP. Yo te formó en los temas XYZ, a cambio tú debes quedarte X años en la empresa. Si antes de esos años te quieres ir, debes pagar una multa. Las condiciones de trabajo al salir de esos másteres son adecuadas y en la mayoría de los casos al acabar los X años de contrato obligatorio los empleados suelen quedarse. Si en otras empresas este modelo no lo quieren replicar me temo que es por un tema de avaricia, más que de incapacidad técnica o económica.
  15. 40 points
    El carruselero yanqui de las religiones le ha respondido a Prada: Puede que tenga algo de razón en que la solución no es solo política, y puede que algunos aspectos del artículo de Prada sean matizables, pero el tipo es un friki vendemotos de los que sólo pueden existir en Yanquilandia. Es muy llamativo que cite como autoridad la Fundación Ferrer i Guardia, de signo laicista, o que considere que la única posibilidad de hacer política es el Partido Republicano. Otros libros de este sujeto: Por cierto, cuando vi la alusión de Prada a los LGTB en relación con Dreher pensé que era una exageración del español. Pero estuve mirando en el blog de Rob Dreher y comprobé que, efectivamente, era cierto: Gays And Orthodoxy, Again | The American Conservative Menudo ojo tienen en Intereconomía. Y menudo ojo tienen en otro foro en el que andan defendiendo a este carruselero de las religiones.
  16. 40 points
    Hay muchos titulados por un lado pero las empresas se encuentran con necesidades apremiantes que no encuentran respuesta inmediata en esa oferta que van sacando las universidades. Ese desfase es matador tanto para la autoestima del licenciado como para la capacidad de respuesta de las empresas, que acaban optando por sacar adelante el trabajo por las bravas, quemando chavales para mantener precios bajos. Parte de estos, cuando se ven medio fuertes, prueban fuera para salir de ese infierno laboral...y la brecha generada ahí no es fácil de cerrar. Creo que por ahí irá el trasfondo de esas demandas "a granel". Y el ciclo se va perpetuando, frustrados que aprenden y tras escalar posiciones vuelven a tratar a palos a las nuevas remesas... una pena.
  17. 40 points
    Volviendo al tema de la "trazabilidad" del contubernio este... al menos en lo que es el plano internetero, pues gracias al debate en BBJ protagonizado por Ariki compruebo que en España existe un "friquientorno" que se dedica -no sé hasta qué punto en connivencia con sectores críticos de la Iglesia en España- a hacerse eco de una corriente que parece confluir en "Church militant". En el hilo del Ariki he descubierto a un canal marrullerísimo denominado "Vigilancia Católica País", al parecer también relacionado con infocatólica, al menos vinculado en varios vídeos. No pongo aquí enlaces porque me da hasta corte pero... lamentablemente parece que hay una oleada de friquismo seudotradicionalista entre alguna gente relativamente joven. ¿Conocíais a esta gente? Tienen algunos vídeos que me producen verdadera vergüenza ajena... Mi lectura es que el cada vez mayor aislamiento y arrinconamiento de la gente con Fe ha podido ir conduciendo a un histrionismo que postra a alguna gente ante este tipo de movimientos -diría que teatreros- y hacerla susceptible ante determinado tipo de acusaciones, intrigas, malediciencias y, en definitiva, de Propaganda mezquina.
  18. 40 points
    A mí me parece ver que, en la Iglesia se han colado dos corrientes ideológicas que pugnan por su control y cuya procedencia no es la propia Iglesia sino que provienen de los intereses geopolíticos del exterior. Neocones y progres, que de alguna manera responderían a los intereses de Estados Unidos y a los de la Europa que encabeza Alemania. La corriente americana es abiertamente cismática pero la germana no se queda corta pues, de hecho ha sabido infiltrarse bien durante años y hoy permea buena parte de los organismos eclesiales, "desfundamentando" a menudo el Magisterio y sirviendo también de justificación a los otros. Si la Iglesia alemana sigue por el camino que lleva, es muy probable que el cisma ocurra a ambos lados del atlántico y comencemos a ver una especie de tres iglesias en vez de una, o mejor dicho, dos corrientes encabezadas por obispos europeos y americanos, reclamando la legitimidad de sus fuerzas, frente a una Iglesia verdadera en minoría encabezada por el Papa. Casi hay en todo ello una imagen del Gólgota, con dos ladrones colgados a derecha e izquierda del Señor. Hay que tener cuidado con los medios donde nos informamos porque, la mayoría de digitales religiosos, más conocidos de la red, pertenecen en realidad a una u otra corriente, y suelen situarse en demasiadas ocasiones, muy distantes del verdadero anuncio del evangelio.
  19. 40 points
    Es que no se puede partir de la premisa errónea de considerar que la Iglesia y la Hispanidad sean la misma cosa. La Hispanidad es una obra de la fe católica, quizás de las más importantes sí se quiere, pero no es la Iglesia. Quienes conociendo a Cristo se hayan salido de la comunión de la iglesia, y no deseen volver a ella, simplemente no forman parte del cuerpo de Cristo, es así de simple. Lo explicaré yo también de forma que los lectores lo entiendan. Quién se marcha de una empresa y deja de percibir su salario, por mucho que haya ahorrado y hable bien de la empresa, ya no pertenece a la misma ni recibe su paga. Cuando su ahorro se agote, se agotarán sus fuerzas y quedará en la pobreza. La apostasía es eso, el abandono del cuerpo de Cristo. Hoy existen multitud de personas que de iure o de facto han apostatado de la fe y caminan de la mano de filosofías e ideologías modernistas. Pero han apostatado y por tanto ya no pertenecen al cuerpo católico, por más que vivan de las rentas que el catolicismo de sus antepasados ha dejado en sus vidas. Tarde o temprano las rentas se agotarán. No se puede pretender por tanto, que fuera del cuerpo sean considerados como aquellos que aún pertenecen al mismo. Si no vuelven a la comunión, están condenados a acabar de igual forma que lo hará el modernismo. Entiendo que hayan personas que piensen que la vida acaba cuando uno muere y que por tanto es un poco igual lo que hagamos con nuestras vidas mientras nos llevemos y nos vaya bien, dando así por hecho que ese debe ser el objetivo. Pero los católicos creemos en la vida eterna y en consecuencia sabemos que todo lo de este mundo acabará, y que por ende lo importante no es tanto que nos vaya y nos llevemos bien, sino que alcancemos esa vida. Y no me refiero a la trascendencia de la memoria sino a una vida real sin termino ni sufrimiento. Y para llegar ahí solo hay un camino estrecho y nuestro libre albedrío para cogerlo o no.
  20. 35 points
    Abundando un poco en el tema de la teología de la prosperidad, recojo un artículo en clave política que publicaba la Revista de Estudios de Política Exterior, acerca del crecimiento y la influencia que está teniendo en Latinoamérica esta corriente de pensamiento religioso, que encuentra en Brasil su núcleo más duro de irradiación.
  21. 35 points
    Pues así es. El hecho de que por la vía democrática, cualquier persona aún sin los conocimientos y la capacidad de gestión suficiente, pueda aspirar a ordenar la vida y la hacienda de sociedades enteras, simplemente es un disparate que, en ocasiones cómo estás, puede resultar suicida.
  22. 35 points
    Pongamos que A lleva a B, pero B no es A sino "algo" que sumando A, dio lugar a B. No es un camino de doble dirección. De hecho A se vale de B para hablar de si mismo y B se vale de A para ser sí mismo... B es una consecuencia de A y una consecuencia no puede afectar a su causa. Solo la contiene y expresa. La "terquedad" de Español no es terquedad. Entiendo perfectamente -o eso creo- a Gerión, pero entre nosotros hay una discontinuidad que no es por causa de A, sino por causa de que B no sabe aún quién es su "Padre".
  23. 30 points
    Este complotista frikinazi se burla de las generaciones educadas en el franquismo porque respetan la autoridad y no creen en la la Tierra Plana: Ilustra bien lo que hay en gran parte del conspiracionismo: cuestionamiento de toda autoridad (salvo la que detente el gurú de turno), rebelión por el placer de rebelarse, desprecio por la verdad, desprecio por las generaciones pasadas y por las tradiciones. ¡Si no crees en los chemtrails eres un borrego! No creen en ninguna verdad oficial, pero creen en cualquier tontería que les dicte el chiflado de turno. Y con ello se creen muy independientes. En el fondo están reconociendo que son hijos del desmadre liberal-democrático actual.
  24. 30 points
    Precisamente lo que busca la iglesia es cristianizar ese ecologismo antihumano que señalas, y frenar los esquemas de desarrollo que, lejos de lo que pueda parecer, benefician más al norte que al sur. Solo hay que ver los intereses y multinacionales que operan en la región y a donde van a parar mayormente los recursos que se extraen para darnos cuenta de que, no son precisamente las naciones hispanas las que más se benefician de la explotación amazónica. Por no hablar también del daño integral -de ahí el término de ecología integral que propone la Iglesia-, que esos modelos de desarrollo liberal están ocasionando en los territorios y las culturas.
  25. 30 points
    No sé si habéis visto la polémica por un comentario de Vox en las redes sociales: Vox protesta porque la reina de las fiestas de Otura es marroquí Me parece un comentario mezquino y de poquísimas luces. Pero más allá de eso, ayer observé que en las redes sociales había bastantes reacciones en contra de partidarios de Vox que incluso exigían la dirección nacional que tomase cartas en el asunto. No eran troles de izquierdas, porque investigué sus perfiles y tenían una amplio historial de apoyo a Vox. También he visto reacciones adversas en BBJ, donde suelen ser insensibles a estas cosas. No me consta que haya habido ninguna reacción por parte de la dirección nacional de Vox. Ellos sabrán lo que hacen. En otro orden de cosas, Diego Fusaro, filosofillo nazbol italiano en la órbita de Rusia, lanza el movimiento Vox Italia: A Roma nasce “Vox Italia”: nuovo partito politico - Sputnik Italia Entrevista a Diego Fusaro, impulsor del nuevo partido Vox Italiae | Geopolitica.RU En principio la filosofía es muy diferente de Vox, pues son antiliberales y claramente prorrusos al tiempo que antiamericanos (esto último no me parece mal). De hecho, entre los seguidores de Diego Fusaro están los rojos Anguita y Manolo Monereo. El caso es que me parece muy extraño que le hayan puesto precisamente a este proyecto el nombre de "Vox". No sé exactamente a qué juegan.
This leaderboard is set to Madrid/GMT+02:00
×