Jump to content

Leaderboard


Popular Content

Showing content with the highest reputation since 03/18/2019 in all areas

  1. 121 points
    BGA y Gerión, comprendo vuestras reservas, pero creo que no hay ningún motivo para pensar que el Papa sienta animadversión hacia España. Hay 194 países en el mundo. Es una locura que cada Papa tenga que visitar esos 194 países durante su pontificado. Personalmente, no tengo ningún interés especial en que el Papa venga a España. Creo que el lugar del Papa está en Roma, gobernando la Iglesia, que falta hace, no viajando constantemente para protagonizar actos multitudinarios que se asemejan a conciertos de rock. Además, con la agresividad que hay en un importante sector de la Iglesia española hacia este Papa, casi es preferible que no venga, porque de todo van a sacar faltas y son capaces de organizar un cisma. ¿Hay algún otro motivo para pensar que el Papa no aprecia a España? No. En lo de Cataluña se ha portado bien, mejor que papas anteriores. El problema de la iglesia catalana viene de lejanos tiempos preconciliares. Es un problema exclusivo de Cataluña y no es un tema que se aliente desde Roma, aunque algunos papas anteriores no se han portado precisamente bien en este aspecto. No es el caso de este Papa, que por ser hispano se ha mostrado mucho más cercano a los intereses de España. Lo que dijo este Papa sobre las injusticias cometidas en la Conquista de América es bastante suave en comparación con lo que, por ejemplo, dijo Juan Pablo II. No estoy contento con lo que dijo Francisco, pero fue la típica petición de disculpas que precede a cualquier alabanza que se quiera hacer de la Evangelización de América. Creo que deberíamos hacer un sano ejercicio de hemeroteca, por ejemplo abriendo un hilo para recordar algunas de las cosas que hizo y dijo Juan Pablo II, al que generalmente idolatran los detractores de Francisco I. Entonces veríamos que no hay lugar para sentirse descontentos o agraviados con este Papa. Es todo lo contrario. Por fin tenemos un Papa hispano y jesuita que nos podría venir de perlas a los españoles, pero la estupidez de las derechas españolas, siempre atentas a consignas extranjeras, está estropeando esa gran oportunidad. Comentaba Gerión que cuando le acusan de "peronista" se refieren al "indigenismo". Yo creo que no es así. Para empezar, no tengo constancia de que el peronismo, incluso el de la última etapa, tuviese querencias indigenistas. Cuando lanzan lo de "peronista" con ánimo despectivo, estos sedicentes conservadores tienen en mente dos cosas: 1) el carácter antiliberal y cuasifascista del peronismo (siempre se ha considerado que el peronismo era una especie de fascismo); 2) el hecho de que Perón encabezase el único proyecto contra el imperialismo anglosajón de signo hispánico y, por tanto, no ligado a otros imperialismos como el ruso. A lo mejor algunos derechistas españoles no tienen en mente esto cuando hablan así del Papa Francisco, pero te puedo asegurar que los derechistas yanquis en los que se inspiran sí tienen en mente esas dos características del peronismo. Desde el principio ha habido mucha intoxicación con este Papa. Nos lo presentan como un izquierdista redomado cuando está haciendo nombramientos favorables a la FSSPX, el último el de Mons. Descourtieux como jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe: Mira cuáles son las primeras reacciones de los conservadores infocatólicos, los mismos que acusan al Papa de peronista: Esta es la verdadera faz de los conservadores que acusan al Papa de "peronista" y "rojo". No caigamos en las maniobras de confusión de los conservadores que trabajan por turnos para el imperialismo yanqui y para el imperialismo ruso. Este Papa no es de derechas pero tampoco es de izquierdas. ¡Como debe ser!
  2. 40 points
    Con este tema quisiera daros a conocer, si no lo habéis hecho ya, la obra de un reputado compañero del gremio fotógrafico profesional, especializado en fotografía histórica militar. Se trata de Jordi Bru, un pamplonés que realiza con cada fotografía, un intenso trabajo bibliográfico e histórico que hace de cada imagen suya una pieza única. Bru retrata ejércitos, lances y batallas a partir de fotografías realizadas en museos y recreaciones reales de acontecimientos de la historia militar española, y luego, tras un laborioso trabajo de post producción y edición, asesorado por expertos en arquitectura e historia de la época, transforma en imágenes realistas que parecen estar hechas en esos precisos momentos históricos. Algo que sin duda resulta fantástico para divulgar nuestra historia en un mundo donde predomina la imagen como medio hegemónico de comunicación de masas. No me quiero entretener con detalles técnicos que sin duda solo son del interés de profesionales o aficionados a la fotografía, pero basta decir que actualmente sus obras han ilustrado numeros eventos de recreación histórica, libros, carteles y museos, y que se trata de uno de los fotógrafos de mayor renombre mundial en este tipo de fotografía. Os dejo una pequeña muestra de su trabajo. Agustina de Aragón en el Sitio de Zaragoza en 1808 Batalla de Almansa Batalla de Krasny Bor en febrero de 1943 Lanceros navarros en la expedición Real del 15 de mayo de 1837, durante la primera Guerra Carlista. Tercios españoles en la batalla de Empel, en diciembre de 1585. Asedio de los tercios a Groenlo, Holanda, en 1627. Tercios de Flandes en plena batalla En su sitio web podéis encontrar muchas más imágenes e información, e incluso adquirir algunas de sus obras: http://www.jordibrufotografo.com/
  3. 31 points
    Al ser tan breve la declaración del Papa es posible darle cualquier significado a sus palabras, y ese es el único error que veo yo, en el sentido de que puede haber quién, como tú, entienda que se refiere a la independencia de Cataluña, o incluso cosas peores. Sin embargo, para quienes conocen un poco mejor el día a día de la Iglesia y el sentido habitual de las palabras del Papa, su respuesta es más fácil de entender ya que no es otra cosa que un continuismo en la linea de la respuesta que dió en 2017, cuando la Conferencia Episcopal ya le invitó a venir y rehusó por varios motivos. En aquel momento también dijo que no porque estábamos en pleno conflicto político, como ahora, y no quería que con su anuncio nadie pudiera sumarse réditos políticos, especialmente tras haberse destapado por aquel entonces el sucio asunto de la pasta bajo manga que se llevaron algunos del PP con la organización de la anterior visita de Benedicto XVI. Otro motivo de orden interno es la "guerra" interna abierta dentro de la propia Conferencia Episcopal después de que, en las elecciones de ese año, los obispos españoles decidieran no seguir la línea del Papa, dejando fuera de la dirección de la CEE a Carlos Osoro y Juan José Omella, que eran la apuesta de Roma para dirigir la Conferencia. Esa "guerra" sigue abierta y por tanto presumo que cuando dice que habla "de manera críptica", es más que probable que se esté refiriendo a la misma. Finalmente y en cuanto al tema de Cataluña, el hecho de que haya un sector de la Iglesia de pensamiento independentista, enfrentado al otro sector de pensamiento constitucional, es también un conflicto sobre el que no se puede manifestar ya que él es el Papa de toda la Iglesia, y no solo de la Iglesia española o la catalana. En cuanto a tus puntos y por resumirlo todo en una breve respuesta, en efecto, la Iglesia es "una organización "de lo metafísico", que sin embargo radica en el mundo físico" pero, sin considerar la existencia y obra de Dios en la misma, difícilmente puedes llegar a entender su funcionamiento ni cómo se corrigen sus desvíos ya que, en su mayor medida, la Iglesia es la acción de Dios en ese mundo físico. Es como hablar de ingeniería prescindiendo de las matemáticas.No se puede prescindir de Dios para hablar de la Iglesia. Y permíteme que también yo me exprese con franqueza, desde esa perspectiva resulta absurdo pretender que el imperio sea lo que corrija a la Iglesia. Siempre fue al revés. La Iglesia primitiva transformó el imperio romano y empujó a Constantino a convocar el Concilio de Nicea. Y la Iglesia de Roma fue la que dió carta de naturaleza y empuje a la Monarquía Hispánica hasta llevarla al punto de convocar el de Trento. En ambos casos estaba la mano de Dios actuando a través de Su Pueblo, la Iglesia, transformando y obligando al Imperio terrenal a mejorarse y mejorar así la propia Iglesia como institución. No sé, igual pensamos que se puede corregir a Dios, de hecho los católicos lo hacemos casi a diario, cada vez que pecamos pero vaya, si no se tiene conciencia de Dios, tampoco se puede tener del pecado y por ello puede ser lógico que pienses de esa forma. En cualquier caso, permíteme que diga que me resulta curioso como a muchos ateos, le interesan tanto las cosas de Dios.
  4. 30 points
    Indignante que la cadena de TV pública internacional de un país que se supone socio y aliado haga este tipo de cosas. Lo de Alemania con respecto a España comienza a apestar, entre el tema de la extradición, la ayuda de una empresa pública a la independencia catalana y ahora esto, creo que debiéramos empezar a considerar que a nivel gubernamental, en ese país existe algún tipo de interés en que España se fragmente como nación, y eso es muy grave.
  5. 30 points
    Piensa en dos cosas, Gerión. Por un lado, si al indigenismo, especialmente al americano por su cercanía histórica con la barbarie de sus antepasados, le quitas el poso de la Hispanidad, lo que queda es eso que se manifiesta y que describes de alguna forma en tu comentario, grupos tribales de guerreros semi-incivilizados, capaces de destruirse entre ellos por cuestiones de pertenencia a la tribu. Pasa algo parecido también con los nacionalismos identitarios nordicistas, y el por qué es sencillamente porque prescinden de la pátina de la civilización cristiana que los ha integrado como seres humanos de pleno derecho en el mundo, y entonces pierden la noción del universalismo que los ha integrado. Conceptualmente vuelven a la comuna de la selva aunque vivan en apartamentos privados, y desde allí ven a los demás como extranjeros peligrosos. Puede parecer que esto que digo es una barbaridad y seguramente habrá gente que se eche las manos a la cabeza al leerlo pero, pensemos una cosa, hace apenas cinco siglos, antes de que la civilización occidental llegase a ellos, iban medio desnudos por la selva cazando a otros seres humanos y ofreciendo sacrificios cruentos a los dioses. Fue la cristiandad, por obra de los españoles, la que acabó con su salvajismo y los elevó en poco tiempo al rango de iguales ante Dios y ante el resto de los hombres, pues antes de ello carecían de dignidad humana habida cuenta de su cultura y costumbres. Las tribus de más al norte no corrieron esa misma suerte. Pero esto no debe entenderse como algo peyorativo hacia los pueblos indígenas, todos los pueblos del mundo, alguna vez han realizado ese tránsito desde el salvajismo hacia la civilización, de la mano de otros pueblos que los han conducido. Esa es la historia de la humanidad y rechazarla es también rechazar un poco parte de tu condición humana. Por otro lado no está de más entender una cosa, y es que todos esos indigenismos o nacionalismos tribales, hoy no tendrían mayor eco en el mundo y las sociedades, si no existiera una izquierda política carente de proyecto que, habiendo perdido la lucha de clases a causa del acomodamiento social de occidente, se dedica ahora a avivar cualquier rescoldo de odio social para ir generando nuevas luchas sobre las que seguir cosechando el votos de las minorías, y aunque dichas minorías lo sean por estar fundadas sobre ideas absurdas o incluso perniciosas. En realidad, los verdaderos culpables no son los pueblos indígenas sino aquellos que les llenan el corazón de odios y confrontaciones para dividirlos en pequeños grupos y así hacerse con sus voluntades y recursos. Si lo pensamos un poco, los verdaderos depredadores los tienen ahora gobernando sus países. Y por darle un poco de humor al asunto, ¿Os imagináis qué ocurriría si España comenzara a enviar cartas, exigiendo el perdón a las autoridades mexicanas, por el robo de sus territorios y recursos? ¿O que se exigiera el perdón a los herederos de los Mexicas, por los crímenes de lesa humanidad que habrían cometido al expulsar de sus territorios o someter a esclavitud a las tribus vecinas o por realizar sacrificios humanos en masa? Es que resulta todo tan absurdo que no hay por dónde cogerlo, sino fuera por la pena que da.
  6. 30 points
    Este episodio evidencia que cualquier paso o estrategia que se de en América ha de estar precedido de una victoria cultural. Esta reflexión va también para el hilo de geopolítica. Lo de hacer cálculos de cifras, ciudades, poblaciones, etc, negocios, inversiones, ha de ir subordinado a dicha guerra cultural. Todo esto lo he tenido en cuenta cuando comenté mi incómoda equidistancia en el tema venezolano. Igual que lo tengo presente cuando he venido afirmando que México será el hueso más difícil porque es el más importante. Allí la reacción será feroz ante cualquier saque de cabeza español en América (*) La Hispanidad es ante todo una lucha cultural. Los oportunistas que se acerquen a esa idea con intenciones de business acabarán escaldados si antes no se ha dado un vuelco a este asunto. Abrí en su día el hilo de Obrador por la intriga que me supusieron algunos discursos dados con motivo de su estancia en España, me pareció demasiado maduro para fases tan tempranas. Tiene algo entre manos con Revilla y el "cabildo" de importantes empresarios Montañeses en México. Revilla cree que con astucias puede lograr cosas pero a largo plazo y con acciones individualistas no se cambian las cosas. Comete el mismo error que el PP aznariano con los separatistas o el mismo Franco que creía que una prosperidad desarrollista arreglaría cicatrices en el "alma del pueblo". Los hispanistas mexicanos, que poco a poco comienzan a enhebrar un discurso consistente, tienen un trabajo duro por delante. Aunque la geopolítica mundial se lo volverá a poner un día en bandeja. Reitero mi visión. México será el último bastión antihispanista en América. El esfuerzo diplomático y cultural ha de esforzarse antes en lugares donde el leyendanegrismo esté menos arraigado. Esa es la razón por la que Puerto Rico es para mí en estos momentos un tema tan atractivo. México, aunque para mí es la otra Cantabria y la otra España, es un tema para largo plazo y no hacerse demasiadas ilusiones a corto-medio. Lo cual tampoco ha de desanimarnos. En cuanto al indigenismo de nuestra parte, esos que nos quieren encerrar en Europa y cortar vínculos con América, hay que verlos como lo que son, la versión europea del indigenismo, instrumento de división hispánica para cualquier potencia interesada en posicionarse allá e impedir nuestro resurgimiento. Da igual si son pro anglos, pro rusos o lo que sea. Trabajan de la mano con los indigenistas americanos por un solo objetivo. (*) en México el discurso está tan arraigado que tiene nombre propio: "antigachupinismo".
  7. 30 points
    Os dejo un interesante artículo publicado en la web ApologéticaCatólica.org, donde el autor define muy certeramente el principio argumentario de muchas de las falacias protestantes que a menudo subyacen en las corrientes del pensamiento moderno. Se trata del “et-et”, católico frente al “aut-aut” protestante, es decir, en definitiva del principio de suma frente al de discriminación. Aunque todo el artículo está escrito en clave religiosa, sin duda una vez entendido el origen y funcionamiento de dicho principio, resulta muy fácil descubrirlo en casi todas las corrientes de pensamiento moderno provenientes del protestantismo. No obstante y durante siglos, la teología cristiana fue la base del pensamiento que articuló después todas las demás ramas de la ciencia y la filosofía. De allí muchos no solo rechazan que se pueda orar a la Virgen, a los santos, sino incluso al mismo Jesucristo o al Espíritu Santo. La clave está en comprender que el hecho de que Jesús nos enseñe una oración dirigida al Padre, no significa que esté excluyendo o prohibiendo cualquier oración dirigida a alguien más. Siendo la oración «comunicación» no tiene sentido pensar que no podemos dirigirnos al Espíritu Santo o al propio Jesucristo, cuando él mismo nos dijo que estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo y que nos enviaría al Espíritu Santo en su nombre. Por lo tanto, ambas cosas no se excluyen mutuamente (aut-aut), se complementan (et-et). En base a este mismo error de razonamiento, el protestantismo sufre una incapacidad total para comprender el dogma de la comunión de los santos, en el cual siendo miembros de un solo cuerpo, la Iglesia, de la cual Cristo es su cabeza, estamos unidos en una comunión de amor. Esa comunión no se interrumpe totalmente cuando un miembro pasa de esta vida a la siguiente a gozar de la presencia de Dios. De esta manera, tanto en esta vida como en la otra, yo seguiré amando y pidiendo por el bien de mis hermanos a través de la intercesión en Cristo. En base a esta misma forma de razonar los protestantes suelen lanzar el reto de que les encontremos un solo texto en la Biblia donde alguien vivo se dirija (oración = comunicación) a alguien muerto, y este le haya escuchado. Ese texto existe, y los protestantes aunque lo deben haber leído decenas de veces no caen en cuenta: recuérdese por ejemplo como San Pedro (estando vivo) se dirigió a una cristiana fallecida (Tabitá) y ella no solo le escucha, sino que le obedece y resucita (Hechos 9,40), lo que pone en evidencia que la barrera de comunicación entre los miembros del cuerpo de Cristo una vez se pasa de la vida a la muerte no es tan infranqueable como piensan los protestantes. Pero aunque ese texto no existiese, igualmente la doctrina de la comunión de los santos no dejaría por eso de ser menos bíblica y profundamente cimentada en la palabra de Dios. Y eso a pesar de que la deficiencia en la forma de razonar protestante les incapacite para comprenderla. La doctrina de la Sola Biblia Otro ejemplo lo tenemos con la doctrina de la Sola Biblia o Sola Escritura. Recuerdo recientemente que uno de los protestantes que me escribían para «convertirme» me pasó un panfleto donde se intentaba demostrar que la Biblia era la única autoridad. Dicho panfleto citaba textos bíblicos sin ton ni son en donde se decía que la Biblia era Palabra de Dios, era verdadera e imperecedera, era útil para ensenar educar en la justicia y tenía autoridad. Luego de ametrallar los textos pontificaba solemnemente: «¿Se dan cuenta? ¡Estos textos demuestran de forma contundente que la Biblia es la única autoridad!» Pero cuando uno lee detenidamente cada uno de esos textos encuentra que ninguno dice que la Biblia (y menos interpretada individualmente) sea la única autoridad. Decir por ejemplo que la Biblia es útil para enseñar no equivale a decir que solo la Biblia es útil para hacerlo. Yo puedo decir que poner atención en clases es útil para sacar buenas calificaciones, pero eso no excluye que también sea útil estudiar en casa, investigar en la Biblioteca, tomar clases particulares, etc. Nuevamente aquí tenemos que el «aut-aut» protestante aparece para mutilar todo lo demás, y así en su mente, esos textos les sirven para justificar interiormente una doctrina rechazada en otros pasajes de la misma Biblia. Y es que está claro que si la Biblia fuera la «única» autoridad, no dijera en la misma Biblia que Jesús concedió a sus discípulos autoridad: «Convocando a los Doce, les dio autoridad y poder sobre todos los demonios, y para curar enfermedades.» (Lucas 9,1) «Aunque pudimos imponer nuestra autoridad por ser apóstoles de Cristo, nos mostramos amables con vosotros, como una madre cuida con cariño de sus hijos.» (1 Tesalonicences 2,7) «Así has de enseñar, exhortar y reprender con toda autoridad. Que nadie te desprecie.» (Tito 2,15 ) «Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.» (Mat 16:18 -19) Y quizá el texto más claro que demuestra el carácter anti bíblico de la doctrina de la Sola Escritura es este: «Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta» (2 Tesalonicenses 2,15 ) He allí un texto tomado de la misma Biblia que enseña sin lugar a dudas que el apóstol ordena mantener no solamente las enseñanzas que recibieron de forma escrita, sino aquellas que recibieron de «viva voz». Sin embargo, el razonamiento defectuoso protestante que hizo que los protestantes entendieran que SOLO (aut-aut) la Biblia tiene autoridad, les impulsa a poner (a veces de manera subconsciente) estos textos debajo de la alfombra. Y es que si ya has asumido por medio de un razonamiento defectuoso que «solo» la Biblia importa, todo lo demás queda sobrando. No es posible para ellos considerar «la Biblia junto con la Tradición» (et-et) sino elegir entre «La Biblia o la Tradición» (aut-aut). La doctrina de la Sola Fe Cuando Lutero leyó en la epístola a los Romanos que nos salvamos por la fe, inauguró el error de razonamiento que hemos venido comentando y que infectó toda la mentalidad protestante. Agregó el «solo» donde no está. Entendió así que “solo” nos salvamos por la fe, pero no por la fe que obra por la caridad, sino por la fe fiducial, o la sola confianza en que por los méritos de Cristo recibimos el perdón de los pecados. Para la fe católica no es excluyente decir que nos salvamos por la fe, pero que también debemos vivir de acuerdo a la voluntad de Dios y obedecer los mandamientos para salvarnos, pues es la gracia de Dios quien nos da la fe y la capacidad de obrar conforme a ella (Filipenses 2,13). La «Solo Fe» le llevó a Lutero a enseñar que podía fornicar mil veces al día sin que eso afectara su salvación. Sería para ellos imposible armonizar la necesidad de «la Fe y las obras» (et-et) sino que optarían por una o la otra «Fe u Obras» (aut-aut). La doctrina de la Sola Gracia Como parte de su error anterior, Lutero entendió que si la salvación era un don gratuito de Dios, esto tenía que excluir cualquier tipo de cooperación con la libertad humana. El error nuevamente consiste en suprimir en vez de subordinar, excluir en vez de armonizar, quedándose con una imagen donde la buena acción proviene únicamente de Dios y no de Dios a través del hombre. Ya no sería para ellos «Gracia y Libertad» (et-et) sino «Gracia o Libertad» (aut-aut). Solo Cristo salva entendido a la manera protestante Nuevamente aquí se repite lo mismo: bajo el aut-aut protestante, si solo Cristo salva, la Iglesia no es necesaria para la salvación. Tampoco es necesario ni el Papa ni una jerarquía de obispos y presbíteros. Antes de seguir es importante acotar que la frase entendida a la manera protestante encierra otra herejía, porque no solo Cristo salva. La salvación es obra entera de la Santísima Trinidad: tanto Dios Padre Salva, como el Espíritu Santo Salva, como Cristo Salva. Desde la perspectiva católica en cambio, se comprende que estar unido a Cristo implica estar unido a la Iglesia que es su cuerpo, por tanto decir que Cristo salva implica aceptar y no excluir los medios por los cuales nos salva: La Iglesia, los sacramentos, etc. Una cosa no excluye la otra (aut-aut), la comprende (et-et). Desde la perspectiva católica decir también que Cristo salva comprende y no excluye al resto de las Personas de la Santísima Trinidad y de manera subordinada a nosotros como «causas segundas». Por eso se dice que nosotros mismos podemos «salvar» a nuestros hermanos como instrumentos de Dios sin que eso excluya que la salvación principalmente proviene de Dios. En el siguiente texto bíblico eso queda de manifiesto: «Sepa que el que convierte a un pecador de su camino desviado, salvará su alma de la muerte y cubrirá multitud de pecados.» Santiago 5,20 Soli Deo gloria (Solo gloria a Dios) Si desde el protestantismo se consideró como un exceso idolátrico la veneración a cualquier criatura que no fuese Dios, incluyendo la Virgen o los santos, la solución fue de nuevo suprimir y no subordinar. Para los protestantes se trata de dar «solo» gloria a Dios o a los santos, para los católicos en cambio, se trata de dar gloria a Dios por lo que ha hecho en sus santos: «Y, si hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados.» (Rom 8,17) Para el protestantismo toda la gloria debe darse solo a Dios, así al leer un pasaje bíblico como el siguiente se reafirmará en su posición de excluir cualquier tipo de veneración y honra a la Virgen María y a los santos: «Yo, Yahveh, ese es mi nombre, mi gloria a otro no cedo, ni mi prez a los ídolos» (Isaías 42,8) Al leer el mismo texto desde la comprensión católica, se entiende que se refiere a que no se debe conceder a nadie más la gloria que solo Dios, por ser Dios, merece (ejemplo: un ídolo que también es considerado como una divinidad), pero eso no impide aceptar que de manera subordinada Dios también es glorificado cuando se glorifica la obra de sus manos. Este es un concepto que se extiende por toda la doctrina católica y se conoce como «participación». Por esa razón la misma Escritura dice de los cristianos: «Si somos hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados» (Romanos 8,17) El mismo Jesús al momento de orar exclama: «Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno.» (Juan 17,22). De allí que en la doctrina católica se distinga entre la adoración (el mayor amor posible a Dios como ser supremo y creador del universo) y veneración (amor subordinado en el que se honra a la creatura por su relación con Dios). Cuando un protestante intenta convencer a un católico que solo debe adorar a Dios, y no debe venerar ni a la virgen María ni a los santos, lo que intenta es hacerle entender el primer mandamiento «Amarás a Dios sobre todas las cosas», como si realmente dijese «Amarás solo a Dios y no a las demás cosas» (aut-aut protestante). Si hubiese que identificar de una manera gráfica esta abominación que representa el protestantismo, sería adecuado utilizar la representación del «joven manos de tijera» que hizo Jonny Deep en una película. Todo lo que toca lo mutila y lo deforma. Tratando de combatir los «excesos» suprime también verdades que pertenecen al Evangelio produciendo como resultado una doctrina cristiana incompleta y distorsionada que a duras penas mantiene aun algunos elementos de verdad heredados de la doctrina católica pero se va degradando conforme se va dividiendo exponencialmente en sectas. Es por eso que sectas más recientes como testigos de Jehová, adventistas o mormones se alejan cada vez más del cristianismo auténtico. Normalmente recibo también muchas de las consultas de parte de hermanos católicos en ApologeticaCatolica.org, que me escriben para que les ayude a entender el error de tal o cual argumento. Casi siempre ocurre lo mismo: un razonamiento protestante enmascarado bajo la falacia de la falsa disyunción. Pero una vez desenmascarada la falacia, la objeción de desvanece. Aprendamos a razonar como católicos, para no ser vulnerables a la forma de razonar protestante. Evidencias que demuestran, hasta qué punto esa lógica protestante del aut-aut se ha propagado por todas las ramas del pensamiento y está presente en nuestros días, son la propia dinámica política de partidos, que impide sumar sinergias en beneficio del bien común, obligándonos a elegir en la falsa disyuntiva entre izquierdas y derechas, o igualmente entre fe y razón, iglesia y estado, o más modernamente entre hombres y mujeres, entre otros muchos ejemplos. En definitiva, el espíritu de común-unión (comunión) católica (universal), subordinada a un bien mayor y que está en la base de conceptos como el bien común, la patria o la justicia, siendo la base sobre la que se erigieron las naciones occidentales, fue quebrado con la Reforma y a través de ella hoy se ha modulado (o quizás cabría decir desmodulado) la unidad de pensamiento y el devenir de las naciones modernas. Así que, cuando hablamos de la España tradicional que encabezó la Contrarreforma desde el mismo momento en que convocó el Concilio de Trento, dando origen por ejemplo, a Dominicos y jesuitas, o reafirmando el credo Niceano, y tantas otras cosas por las que se nos recuerda históricamente en este aspecto, no hablamos de una simple y aborregada nación de fanáticos religiosos que se puso al frente de la defensa del poder Papal para defender sus posesiones, sino que lo hacemos de la nación que mejor supo entender la lógica por la que se conforma la unidad del bien universal y la profundidad del mal que iba a ocasionar aquella falacia rupturista de los protestantes, y que mejor defendió y grantizó durante siglos la unidad e igualdad de todos los seres humanos ante Dios en gran parte de mundo. ¿Cómo no iba a caer sobre nosotros el pesado yugo de la Leyenda Negra, si precisamente es esa leyenda la que lleva garantizando durante siglos el engaño de las falacias protestantes desde sus inicios, y las innumerables injusticias de todo tipo que estos ha ocasionado? y ¿Cómo podríamos pretender librarnos de ese yugo sin retornar al fundamento divino de la unidad quebrada por la Reforma, es decir, sin volver a reconocer a Cristo como al Dios viviente por el que todo suma, en lugar de tenerlo como a un dato adjetivo y por tanto discriminable en función de los intereses de cada uno?
  8. 28 points
    Acabo de verla en Atresmedia y a mi también me ha parecido muy correcta y humilde, sin pecar de excesos ni brillar por las ideas. Sobre todo hay que entender que se trata de una entrevista progre y para progres, y no se puede analizar sin tener en cuenta el pensamiento del entrevistador y el público hacia el que se dirige por lo que, el Papa ha estado más a la defensiva que al ataque, a fin de poder llegar con más autoridad al público habitual de Évole. Éste tampoco ha estado mal, quiero decir, en su línea de pensamiento pero desde lo respetuoso según se considera esto en ese ámbito. En realidad, esas son las cosas que interesan a la progresía y Évole no las ha planteado de mala manera. Por otra parte me ha parecido muy católica, es decir, con un lenguaje muy sencillo pero lleno de significado, capaz de hacer llegar el mensaje del Papa a cualquier tipo de público, desde el más culto hasta el más ordinario y tanto a creyentes como no creyentes. Ya digo, muy católica, universal. Respecto a los temas, me parece destacable la forma clara y directa en que ha zanjado Francisco el tema del aborto, devolviendo al entrevistador una pregunta simple pero llena de contenido fundamental. Con respecto a la inmigración, tambien creo que dicho mucho a todos y con muy pocas palabras, llenas de sentimientos y también de razones. Me ha parecido muy oportuna la forma en cómo ha introducido su planteamiento de los cuatro verbos, para dar respuesta tanto a quienes condenan la inmigración como a quienes hacen de ella un negocio político o económico. Muy bien planteado igualmente el tema de los muros fronterizos, como barreras que impiden el paso pero también aíslan. El tema de la homosexualidad podría haberlo enfocado quizás mejor, para explicar por qué es un problema, pero supongo que ha preferido seguir esa línea amable por considerar que es inútil emprender discusiones con quien ya está convencido de algo, como es el caso del mundo progre. De esta forma ha logrado dejar abierta la posibilidad de que una familia considere una rareza ese hecho y trate de resolverlo, sin descartar por ello a la persona que la sufre. Me ha parecido hábil por su parte. Lo mismo con el feminismo, que si bien ese retractarse de lo que dijo pueda parecer demasiado prudente, le ha servido para introducir en el pensamiento del oyente, el planteamiento de la teología femenina. En lo referente a los temas políticos lo he visto muy prudente aunque sin dejar por ello de pronunciarse. No se puede olvidar que, además del Papa tambien es un jefe de estado y debe guardar cierta diplomacia y discreción en el hablar. Por otro lado me ha gustado mucho la lectura de cartilla que le ha hecho al propio Évole, y a todo el gremio periodista, aconsejandole cómo debe ser el trabajo de un profesional de la comunicación. En general no se ha tratado de una entrevista de nivel sino para el consumo rápido y por tanto, tampoco se podía esperar mucho más de lo que hemos visto. En todo caso me ha parecido correcta y creo que Francisco puede haber conectado esta noche con mucha gente que andase algo despistada, y eso es lo que importa.
  9. 28 points
    Correcto, el ET ET pero, cuando desechas la geoestrategia o estrategia cultural de la Iglesia -llámala como quieras- como vector de proyección, estás aplicando al AUT AUT protestante. Sancho sin Quijote no es nadie en la historia, pero el Quijote sin Sancho podría haber tenido igualmente un protagonismo ya que representa la aspiración al ideal de perfección que mora en el corazón del hombre. Sin embargo, la historia se hace perfecta cuando el realismo de Sancho y el idealismo de don Quijote se complementan en el orden correcto de las cosas: Sancho sigue a don Quijote y adquiere su protagonismo a la vera de su señor. Quiero decir, pretender supeditar la existencia de la Iglesia a la geoestrategia de las naciones es un error de concepto grave ya que, son las propias naciones quienes han encontrado en la Iglesia el fundamento y justificación de su propio ser. Es su fe lo que mueve a la persona a actuar de una determinada manera o de otra. Es sobre lo que construye la realidad sobre la que luego se desarrollan las naciones o se destruyen, sea con espadas, con fábricas o con transbordadores espaciales. Y en esta realidad, la Iglesia, como formadora y orientadora de la fe de los hombres, sigue teniendo un papel fundamental pues actúa sobre la causa misma de nuestra realidad. Pienso que se yerra al considerar la fe como una parte más, no fundamental, de la condición humana y el desarrollo de la realidad o de las sociedades. En el orden natural de las categorías, la fe es el germen o semilla que contiene todo lo que luego se desarrolla, es decir, la causa. Pero la estrategia de las cosas depende del orden establecido en dicha causa, que puede ser veraz o falso pero que indudablemente la determina. Es decir, en el caso de las naciones católicas, su desarrollo sucede en función del orden implícito en la fe de la Iglesia, que a su vez se sostiene en la fe de una persona, Jesús de Nazaret, el Cristo. Por tanto, no se trata de una fe que se sostenga sobre un ideal abstracto e indeterminado sino sobre la realidad concreta de la naturaleza divina y humana de la persona. Y aunque entiendo que el descarte de Dios lleve pareja la idea de que el idealismo que surge de la fe en él, pueda parecer abstracto y solo aceptable desde un punto de vista utilitarista, en realidad en el caso de la Iglesia, se basa en un ideal de perfección que ya ha sido encarnado y proyectado, por tanto manifestado realmente, originando una nueva realidad en el mundo que ha transformado le geografía y las sociedades, ergo se trata de un idealismo capaz de orientar y construir verdaderamente la realidad. Por eso pienso que la estrategia de la Hispanidad, como proyección de lo católico, debe permanecer unida a la de la Iglesia que la ha causado, si es que quiere sobrevivir. Que la Iglesia pueda tener una estrategia mejorable hoy en día no lo voy a discutir. Ese mismo artículo que he subido demuestra cómo hay diferentes opiniones de cómo ha de ser dicha estrategia, y el futuro de la propia Iglesia pasará por establecer mejor la línea óptima que le permita recuperar el terreno perdido en el pasado siglo. De hecho, hay toda una confrontación interna sobre cuál ha de ser esa estrategia. Pero no se pueden obviar dos hechos fundamentales, comenzando por el menos importante, la necesidad de preservar la unidad complementaria entre Iglesia e Hispanidad para la supervivencia de esta última, que no de la Iglesia, como consecuencia de ésta. Y en segundo lugar la voluntad de Dios para orientar a su pueblo por el mejor camino, que no necesariamente debe ser el que marquen las naciones.
  10. 27 points
    Coincido contigo en algunas cosas, pero sigues pretendiendo descartar a Dios para explicar la historia de la Iglesia y de España, y así no hay forma porque se tergiversa el significado de las cosas. Que la Compañía tenga una aspiración universal, que adquiere de la Iglesia a la que sirve, no la convierte en la propia Iglesia. Los Jesuitas son una orden más, tal como lo son otros cientos de institutos religiosos que hay o ha habido en la historia de la Iglesia, cada cual con su misión particular, pero en el marco todos de un proyecto universal anterior a los Jesuitas. Ese proyecto de nación universal, el "Regnum Christi", es el que desde el comienzo tiene la Iglesia por mandato de Cristo, cuyas potenciales fronteras siempre fueron los propios límites humanos para extender el evangelio. Es decir, el jesuitismo no es la Iglesia nacional de ninguna Nación universal cuya cabeza sea el Papa. La Iglesia es el reino universal del pueblo de Dios cuya cabeza es Cristo, y es mucho más diversa y rica que la Compañía, siendo ésta -en esto sí coincido contigo- un ejército espiritual de siervos de Dios que se establecen con el afán de defender y ampliar las fronteras de ese reino. Acusar al jesuitismo de herejía por haber instituido un supuesto cesaropapismo en la Iglesia, es despreciar la realidad donde aparece la Compañía, que surge precisamente como respuesta a ese cesaropapismo que los francos venían desarrollando en Europa desde Carlomagno, y que con el tiempo llevó a algunos reyes e incluso emperadores del Sacro Imperio a pretender tener más autoridad que el Papa, hasta llegar a episodios tan grotescos como el del Cisma de Occidente. Una corrupción que sin duda influenció la cultura europea ante la que se rebelaría Lutero o la propia Francia contra la que guerreaba san Ignacio en Navarra antes de fundar la orden. Es ese cesaropapismo corrupto que algunos reyes y emperadores se gastaban para usar de la religión católica en provecho de sus propios intereses, lo que acaba culminando en la Reforma de Lutero y el nacimiento de la Compañía de Jesús para defender la ortodoxia y disciplinar los reinos católicos. Por tanto, no se trata de ninguna herejía sino precisamente de lo contrario, porque lo que tratan es de defender la ortodoxia católica precisamente de la herejía, y al papado y la Iglesia de las continuas luchas de intereses de los diferentes reyes europeos que pugnaban por dominarla. El sacrificio de España que mencionas, al referirte al tránsito de la Cristiandad Mayor en Nación, no es ningún proyecto Jesuita. Ese sacrificio de España por la cristiandad mayor, o el de Castilla por la Hispanidad, no es otra cosa que el mismo camino de sacrificio que hizo Cristo por establecer la Cristiandad, y que tantos otros discípulos han seguido también dejando sus vidas en el empeño. Porque de lo que se trata, desde el origen, no es de la gloria, el poder y la fama de los hombres o naciones, sino de llegar a establecer finalmente el Reino de Dios sobre toda la Tierra. España cae porque se separa de ese proyecto, coincidimos en eso, pero no lo hace empujada por los Jesuitas sino por la vanidad de sus propios reyes y señores, y la astucia de sus enemigos, es así de simple. Y luego vino todo lo demás, incluido el carlismo que mencionas que no es sino el estertor último ante el cadalso, pero en aquella época la condena a muerte de cruz para la Hispanidad estaba ya dictada. Que los Jesuitas de otro lado se tuvieran que refugiar en el País Vasco o en América latina, tal como denuncias, no es ningún premio de consolación sino la consecuencia de la persecución a la que han sido sometidos por parte de quienes veían en ellos un peligro para sus pretensiones de poder. También se refugiaron en Rusia cuando toda Europa aborrecía de ellos, y gracias a Dios que ocurrió así, porque fue lo que les permitió sobrevivir y volver a resurgir con fuerza. El binomio España Jesuitas pudiera haber triunfado si no hubiera sido por los palos en las ruedas que los propios Reyes Españoles, en ese momento ya aliados de una Francia que había evolucionado desde el cesaropapismo hasta el absolutismo, le pusieron al proyecto que antaño compartieron. Pudo más la ambición política que la resilencia católica y los Jesuitas terminaron desmarcándose. Pero eso no significa que el proyecto esté agotado ni que la Compañía haya sucumbido por la caída de España. Esa resilencia que en España no triunfó, fue precisamente la que llevó a la orden a refugiarse en los estudios y la estrategia en los lugares donde fueron acogidos cuando Roma suspendió la orden. Resurgiendo más tarde con la misma fuerza y ambición, para tratar como siempre de tender puentes entre culturas y modos de pensar, y llevar así el catolicismo hasta las fronteras más alejadas del reino. El hecho de que el Papa actual sea un Jesuita dice mucho hasta qué punto sigue vivo el proyecto. También es normal que, en ese proceso de acercamiento, fronterizo si se quiere con otras culturas y pensamientos, haya habido quienes han flirteado con movimientos o ideologías nada ortodoxas e incluso nada católicas, llegando a caer en la contradicción de abrazar dichos procesos. Eso mismo también le ocurrió a muchos españoles en América, y ha ocurrido siempre en la orden, desde misioneros que viajaron a China y acabaron adoptando aquella cultura, hasta los acercamientos a la teología de la liberación o al mundo etarra que mencionaba Vanu. Es un hecho natural que se da en todo proceso de frontera, como es el de conquistar nuevos territorios del pensamiento para la causa católica. Ahí está también, como ejemplo de ese esfuerzo de acercamiento por evangelizar el orbe y el pensamiento humano, el trabajo científico del jesuita Teilhard de Chardin por reconciliar Evolución y Creación, que llegó a ser condenado en su día por la Iglesia, aunque posteriormente ha sido nuevamente considerado, llegándose a reconocer que su pensamiento influyó en la Constitución Gaudium et Spes del CVII. Benedicto XVI dijo de él que "tuvo una gran visión, que culmina en una verdadera liturgia cósmica, en la cual el cosmos se convertirá en una hostia viviente", que es exactamente la definición más explícita de la plenitud del proyecto universal cristiano. La Compañía de Jesús tiene aún mucho que decir, y volvería a ser un error por parte de España despreciarlos, porque si bien nosotros hemos apostatado de aquel proyecto que un día nos unió, ellos siguen firmes en su empeño y tienen por cabeza a Dios, como demuestra el hecho de que su Vicario sobre la tierra, sea precisamente un Jesuita. La espada cayó hace siglos pero la cruz sigue avanzando, significando como siempre la muerte del hombre viejo, es decir, sus ideas y deseos de poder, para la resurrección del hombre nuevo incardinado en Cristo. Es ahí, en ese proceso de conversión del hombre en Dios, por la Gracia de Cristo, que no sucede sino mediante el sacrificio propio de nuestra ambición humana, que se manifiesta y entiende la aversión a Dios o la guerra contra su Iglesia e instituciones, como viene manifiestándose igualmente la Gloria de Dios en éstas desde el inicio de la era.
  11. 27 points
    Por supuesto que consideras mi postura como enemiga, en la medida que son opuestas. Eso es de diccionario, aunque se quiera vestir la forma con traje diplomático, pero te doy la razón en algo, la Iglesia católica no es una monarquía absoluta a la francesa, sino una unidad estructural semejante a la de una familia que, aunque pueda tener en su seno discrepancias de opinón, no se dirige al modo de una democracia liberal donde una mayoría puede decidir quitar y poner a su antojo al padre de familia que más convenga a sus intereses particulares. La Iglesia por tanto tampoco es una comuna sino una comunidad de fieles, unida universalmente en torno a la fe de Cristo y la fidelidad a la tradición apostólica, que incluye la fidelidad a su cabeza visible. Eso es lo que hace que la estructura lleve dos mil años siendo unitaria y resilente, pese a los ataques recibidos desde dentro y desde fuera. Cuando te diriges a un público que no tiene mucha noción de lo que significa ser católico o pertenecer a la Iglesia católica, es normal que te tomen por un tradicionalista duro por las cosas que dices pero, en el momento en que te diriges a un público católico algo más formado, enseguida se observa que no perteneces a dicha comunidad y que hablas desde una perspectiva netamente personal, aunque influenciada por alguna que otra retórica que se dice católica. Lo cual me parece legítimo en virtud de tu libre albedrío, pero desde luego, católico, no. Como ya te comenté en otra ocasión, ser católico no significa necesariamente ser buena persona sino simplemente pertenecer a la Iglesia Católica. Se puede ser católico y al mismo tiempo una mala persona, como se puede no ser católico y al mismo tiempo ser buena persona. Y viceversa. Ser católico no es sinónimo de santidad, aunque ser santo sí es sinónimo de ser católico en la medida que el santo es aquel que participa de la santidad de Cristo. Por eso, una persona que se opone a la unidad de la Iglesia, ya sea porque dice seguir a Cristo pero rechaza a su Iglesia, porque manifiesta pertenecer a esa Iglesia pero no es fiel a su cabeza visible, o simplemente porque descarta a Cristo de su Iglesia, desde luego no es santa pues al oponerse al deseo de Cristo se opone al mismo Cristo y pasa a ser su enemigo, es decir, no participa de su santidad. Desde luego estoy de acuerdo contigo en que reducir el relato de la Iglesia a la dialéctica de Sánchez respecto al vaticano, es no tener ni pajolera idea de lo que es la Iglesia ni qué predica. Igual que reducirla a la dialéctica del identitarismo cultural católico, nacionalista o pagano. Todos estos reduccionismos políticos para obtener voto o renombre no son más que hojarasca en la historia, que hoy cubre el suelo pero mañana se lleva el viento o se pudre para pasar a ser el suelo por donde transitarán las nuevas generaciones. Los imperios van y vienen conforme lo hacen sus intereses, pero la Iglesia de Dios les sobrevive a todos, y aunque mañana la institución eclesial pueda cambiar como otras veces ya lo ha hecho en el pasado, lo que no me caben dudas es que el Pueblo de Dios seguirá presente en el mundo, aunque sea con un pequeño resto fiel con Cristo a su cabeza, hasta derrotar a todos sus enemigos pues, "las puertas del infierno no prevalecerán". Y entonces será cuando se revele la verdadera gloria de Dios sobre la tierra, que no son los imperios ni las conquistas de las cosas terrenales sino el imperio de la verdad y la conquista del amor en el corazón humano. Ese es el único imperio por el que vale la pena luchar. Por lo demás, como decía santa Teresa, "Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene nada le falta: Sólo Dios basta."
  12. 26 points
    Soy muy nacionalista. Casi todos los temas los miro desde la óptica española, lo que a veces me lleva a bordear la heterodoxia. Creo que la Iglesia históricamente no se ha portado del todo bien con España mientras que, por ejemplo, a Francia la ha colmado de atenciones. Desde esa óptica patriótica, no he observado nada en el Papa Francisco que me indique una animadversión contra España. Hay algunas afirmaciones que no me han gustado , pero son afirmaciones similares a las que han hecho los dos papas anteriores e incluso yo diría que más benignas. Por otra parte, no veo que Francisco I haya hecho nada por lo que los católicos debamos dejarlo de considerarlo nuestro Papa. Y es justamente lo mismo que dice la tradicionalista Hermandad Sacerdotal de San Pío X. Como digo, no aprecio irreligiosidad ni animadversión contra España en el Papa. Por el contrario, sí observo irreligiosidad y animadversión contra España en los poderes que están promoviendo la campaña anti-Francisco. Porque llevo observando esta sorprendente campaña desde el principio y sé quiénes están manejando los hilos. Sé quiénes empezaron la campaña en España y sé a qué poderes internacionales obedecen. Son los enemigos de España los que están promoviendo esta campaña, aunque hayan conseguido convencer a muchos católicos españoles. Como católicos, es claro que debemos defender al Papa de las agresiones injustificadas. Va en ello la salud de la Iglesia. Pero, además, como españoles, creo que nuestro mayor interés es defender a este Papa, que es el más cercano a los intereses de España de los últimos cien años. Simplemente por el hecho de ser español-hispano y jesuita, es un Papa más cercano a nosotros y su acciones hasta ahora no han desmerecido este hecho, pese a la propaganda que circula por internet en sentido contrario. Yo creo que mucha gente sencillamente desconoce las intrigas vaticanas contra España de pontificados anteriores, incluso mucho antes del Concilio. En el tema catalán, Francisco ha sido mucho más cercano que los papas anteriores, pese a que, en mi opinión, debería hacer más. Todo lo relativo a este Papa está muy intoxicado por una sucia campaña de agitación que se vale de internet. Para todos estos temas, os recomiendo desconectar de internet y acudir a las hemerotecas y a los libros, por ejemplo, para conocer lo mal que se portaron algunos papas con el problema catalán en los años 20 y 30 del pasado siglo, pese a lo cual ningún patriota español renegó de los papas de aquel entonces. Insisto, la única opción posible para un nacionalista español es apoyar a este Papa y defenderlo de la campaña que le han montado nuestros enemigos. Por una vez, tomemos nota de cómo los polacos defienden a su Wojtyla o los germanos a su Ratzinger.
  13. 26 points
    Creo que la cosa va por donde indica El Español: guerras internas del episcopado de las que apenas nos llegan noticias y aprovechamiento de las visitas del Papa por facciones políticas liberales. Vuelvo a insistir en que, de hecho, éste es el más prohispano de los últimos papas y que ésa es una de las principales razones por las que despierta tanto odio en Yanquilandia y en el mundo anglosajón. La derecha española, como siempre, va a remolque del mundo anglosajón y no se entera nada; acusan al Papa de peronista cuando precisamente Perón fue de los gobernantes más cercanos a España y a la Hispanidad, aunque se pueda disentir de algunos aspectos de su política. Se avecinan curvas con la entrevista al Follonero de mañana domingo. Se sacarán frases de quicio para que digan lo que cada grupo de presión quiere que diga. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que algunos juicios políticos que pueda emitir el Papa no son de seguimiento obligatorio.
  14. 26 points
    Abro este tema con el fin de rendir un homenaje a nuestra tierra natal pues, de lo que uno cultiva en su corazón se desprende después gran parte de su historia sin la cual no es posible entendernos como personas. Buena parte de lo que somos, es la tierra misma que nos ha criado al compás que marca el espíritu que nos da la vida. Aunque con la intención de que éste sea un hilo abierto para que pueda usarlo ,todo aquel que quiera hacer lo mismo, abro el tema con un par de cortos documentales referentes a Alicante, la tierra natal donde nací y viví durante más de cuarenta años, y Monóvar, la otra tierra amable que me acogió en un momento difícil de nuestra vida y en la que vivo ya desde hace trece años. Con amor y en memoria de todos aquellos que me han acompañado a lo largo de mi vida. ALICANTE MONÓVAR
  15. 25 points
    En la época de la Ilustración, la Compañía de Jesús era la orden religiosa más dinámica y adaptada al mundo de cuantas había. Los Jesuitas contaban en su seno con los hombres más y mejor preparados culturalmente de su tiempo pues, su principal objetivo era la defensa de la ortodoxia romana y el ordenamiento católico, es decir, la defensa y propagación de la fe en el mundo. Por ello tenían muy claro que no podían ceñirse a una mera defensa teológica del catolicismo, sino que, a su vez, debían adoptar una actitud práctica ante las cosas del mundo, que les llevaba a estar siempre cerca de los poderosos para intervenir en la política cuando consideraban que así podían abundar en beneficios para cristiandad. Cuando los ilustrados franceses traducen la Enciclopedia Universal británica, Diderot define a los Jesuitas como religiosos mundanos "dedicados al comercio, la intriga, la política y las ocupaciones ajenas a su estado e inapropiadas a su profesión", haciéndose eco del pensamiento de los ilustrados escoceses que los veían como "tiranos del pueblo y esclavos de la corte". Hay que entender que esto se produce en el seno de un enfrentamiento entre dos diferentes concepciones completamente opuestas de la cultura: la religiosa y la secular. Una defendida por los Jesuitas que sostenían la supremacía del sistema teológico tradicional, y otra empujada por los ilustrados que preconizaban la secularización de las sociedades ya que así podían ejercer sobre ellas el poder absoluto de los príncipes y señores. En aquella lucha de la ciencia contra la fe, que se traduce en la lucha del mundo contra la Iglesia, la Compañía estaba en la vanguardia de los conocimientos y también de la defensa de la concepción tradicional, en consecuencia, los ilustrados pusieron todo su empeño en minar los fundamentos doctrinales de los jesuitas, para hacerles quedar ante el mundo como una orden preocupada tan solo de las cosas terrenales. Es así como ellos también se hicieron protagonistas de su propia leyenda negra, que en muchos casos se difuminaba con la española. Voltaire llegó a decir de ellos: "cuando hayamos eliminado a los jesuitas habremos dado un gran paso adelante en nuestra lucha contra lo que detestamos". Sin embargo, no se trataba de que hubiera dos corrientes en el seno de la Compañía, una ocupada de los asuntos religiosos y otra de los políticos (no sé si es esto a lo que te referías), sino que era todo una sola y misma corriente que, al amparo de la tradición, se ocupaba tanto de lo religioso como de lo político, como dos realidades humanas que son. Lamentablemente, como toda leyenda negra, está también tuvo su repercusión, y hoy son muchos los que siguen viendo a la Compañía de Jesús como una oscura entente de poder en el mundo. Y efectivamente, siempre han estado ocupados en el poder, es decir, en preservar el poder de Dios en el mundo, cosa que se le reprocha constantemente a Francisco cuando desde su educación jesuita, aborda tanto los temas mundanos que preocupan a las sociedades como los asuntos teológicos que preocupan a la Iglesia, pues el hombre todo es uno. Es posible que en el haber de Francisco, pese también el hecho de que fué la corona española una de las que más intrigó contra la Compañía hasta lograr que Clemente XIV firmara la supresión, y una también de las que más ha traicionado el estandarte católico que antaño enarbolaron ambas sociedades. No podemos obviar que la historia de España ha sido muy católica, pero tiene también en su haber un gran trasfondo anticatólico que hoy está en plena ebullición y ha puesto a Francisco en el objetivo de su mira, bien mundanizándolo como hace la izquierda contribuyendo así a fomentar la leyenda negra jesuita, bien despreciando su magisterio tal como hacían los ilustrados de la época para minar su poder.
  16. 25 points
    Pero, ¿de veras es cierto que Francisco no tiene una palabra buena a la obra española? Insisto, id al vídeo original de su discurso en Bolivia del que tantos ríos han corrido. Allí veréis cómo, al hablar de la Evangelización de América, en la que pide disculpas por los pecados -NO POR LA EVANGELIZACIÓN- dice a continuación claramente que LAS VIRTUDES FUERON SUPERIORES A DICHOS PECADOS. Porfa, pido volverse sobre tal evento porque vamos a terminar por asumir el soniquete de fondo en las críticas de los sesgados.
  17. 25 points
    Ya he comenzado a ver en las encuestas la aparición de lo que os dije, el partido de Revilla. Como la cosa esté reñida irá al mejor postor, bien PP+Cs o PSOE+Cs. La irresponsabilidad de los partidos a la hora de pactar trae como consecuencia que este tipo de formaciones regionales se decidan a presentarse. Mucha gente ha asumido que si no es así al final solo se benefician los territorios con partidos separatistas. Se debería prohibir que al Congreso puedan presentarse formaciones de ámbito regional.
  18. 25 points
    Este tema lo saca a colación bastante "bestiaxu" el de BBJ. El tipo lleva un desvío personal de cuidado pero es un tipo extremadamente brillante en muchos de sus análisis. Tiene una especie de secto sentido...lástima me di muy tarde cuenta de ello confundido por sus habituales formas chabacanas. Según este tipo hay una especie de "olla" en el que han de concurrir toda suerte de tendencias e influencias de entre las que ha salir el coaligante de algo superior a lo que actualmente es este partido pero que no hay otro espacio receptor de los elementos llamados a esa misión. Que no hay que centrarse en todo aquello que no nos gusta sino buscar sumar, influir y buscar que vaya en la buena dirección. Algo que va en cierta medida en línea con uno de los últimos mensajes de Hispano. Yo, sinceramente, no lo sé. Lo que sí veo es que el público potencial al que iría dirigida la idea que a mí me parece la referencia se está acercando inevitablemente a estos. En fin, yo veo que es la versión derechoide de Podemos que va a desatar emociones e ilusión entre muchos pero que la prosa probablemente volverá a aplastar su verso que adorna una parafernalia hueca. O no, es una incógnita... el pueblo español es muy peculiar y como se entregue a algo... arrolla sin medir. En cualquier caso el vuelco electoral que viene va a ser de órdago, van a sacudir el en el Congreso y en el parlamento europeo. Ya lo comprende cualquiera.
  19. 25 points
    Creo que sí merece la pena influír positivamente en VOX, puesto que se trata de algo aún muy verde cuya maduración puede tomar rumbos muy distintos. El peso que podemos tener nosotros en ese proceso de maduración es bastante limitado, pero hay que intentarlo. Por lo demás, después de haberse concluído en el PP la sucesión de Rajoy por Casado, VOX ha perdido toda esperanza práctica de mantener ese cordón umbilical con Aznar, porque el PP actual vuelve a ser el PP de Aznar. Tampoco es que el PP de Rajoy fuera muy distinto, pero en el "imaginario colectivo" la diferencia entre ambas líneas existe. Es decir, la situación para VOX es que o rompen el cordón o se reintegran en el PP, y esto último -que de hecho es lo que busca LD y Jiménez Losantos- me extrañaría que sucediera. Esta ruptura con el "aznarismo" puede, pues, producirse tarde o temprano y desde luego yo deseo que se produzca. Prefiero que VOX coja el toro por los cuernos y se arriesgue de una vez por todas a ser un partido con entidad propia, por mucho que se llegue a un resultado que no me guste y decida no apoyarlos.
  20. 25 points
    Siento no estar de acuerdo con vosotros, pero en el caso de Revilla, yo no creo que haya dado una buena respuesta sino que, lo único que hace es manifestar que, no le parece apropiada la forma en que Obrador se ha dirigido al Rey de España, exigiéndole disculpas. Sin embargo, sí comparte las mismas tesis que el presidente mexicano en el sentido de que ve necesario pedirse perdón mutuamente por los agravios cometidos: «"Reconducir eso hacia un punto y a parte y pedir disculpas por las cosas que se hayan podido cometer por ambos lados, ese sería el camino", ha defendido el cántabro, que no está "de acuerdo" con "mandar una carta exigiendo", como ha hecho el mexicano.» Lo cual me parece tan absurdo como lo anterior pues eso no es otra cosa que legitimar la vía del revisionismo histórico y por tanto abrir la caja de Pandora de las afrentas históricas, cosa que de ningún modo conduce a nada bueno ya que, de facto son episodios superados. En el siguiente video se ve cómo Revilla y Obrador coinciden en esa idea del perdón mutuo como base para las relaciones. En primer lugar y por pura lógica, nadie puede pedir perdón a otro por algo que no ha hecho y a día de hoy, no queda nadie de los que protagonizaron aquella historia, ni para pedir perdón ni para perdonar. Pero es que, además, ni siquiera la Corona española, que es lo único que perdura desde entonces, la ostenta el mismo linaje real que había en la época de Hernán Cortés, ni la forma o las leyes del Estado actual o de las naciones, tienen nada que ver con las de la España del S. XVI. De otro lado, que hubiera episodios violentos en un proceso de conquista de una potencia sobre otras, es algo obvio. Y que la potencia dominante impusiera sus leyes e hiciera uso de los recursos de las tierras conquistadas, también. Pero es que ese es el proceso que seguían todos los pueblos conquistadores del mundo por aquellos siglos y aún hoy en día. Los propios Mexicas hacían lo mismo con los pueblos vecinos, y cualquier tribu, pueblo o nación que emprendiese un proyecto de expansión territorial, lo acometía igualmente. Es decir, todo este debate resulta falaz y absurdo porque presupone poner en tela de juicio la evolución de la propia humanidad y deslegitimar el mismísimo proceso civilizatorio de Occidente, por tanto, tratar de darle forma, de la manera que sea, es persistir en el absurdo. A no ser, claro está, que lo que se busque sea eso precisamente, deslegitimar la construcción de nuestra civilización actual para desestabilizar las bases sobre las que se edifica nuestra identidad personal y colectiva. Dicho de otro modo, desestabilizar el espíritu de la Cristiandad. Pero ahí ya entramos en harina de otro costal en la que se podría hablar, y mucho, del proyecto mistérico de edificación del Hombre Nuevo sobre el que lleva trabajando siglos la masonería especulativa, a la que pertenece AMLO, bajo el curioso título de reconstrucción del Templo de Salomón o construcción del III Templo. Un proyecto que trata, más allá de hacer efectiva la construcción material de ese tercer Templo en Jerusalén, de sentar los principios sobre los que edificar las estructuras sociales y de pensamiento por las que debe regirse el ideal de perfección humano en el próximo milenio. Y volviendo al plano teológico, que es el otro al que se refiere L.Obrador con sus exigencias de perdón al Papa. El único perdón legítimo que se podría pedir, es el de todos y cada uno de los pueblos que, en el nombre de Dios, han cometido crímenes, atropellos y matanzas contra otros seres humanos. Pero entonces habría que aceptar igualmente que, la única autoridad capaz de ofrecer ese perdón en nombre de tal Dios, es la Iglesia y por tanto tendrían que reconocerla previamente como legítima garante de la autoridad divina, pero ¿va eso a ocurrir? ¿va alguien a pedir perdón públicamente a Dios por los actos cometidos por sus antepasados? ¿va a aceptar el perdón de Dios, de manos de su Iglesia? Más aún ¿Por qué se le exige perdón a la Iglesia por los crímenes cometidos en nombre de su Dios en el pasado, en lugar de pedirle perdón a ese Dios por los crímenes cometidos contra Él por tus antepasados? ¿Es que acaso existe algún tipo de intención no declarada, de deslegitimar también la autoridad de la Iglesia y con ello impedir su capacidad para perdonar y edificar sobre el perdón el Nuevo hombre, que lleva edificando dos milenios? ¿Existe en todo este tipo de reivindicaciones, algún interés deslizándose sibilinamente entre las palabras y los conceptos, que esté tratando de consolidar un nuevo significado de la ofensa para dañar un concepto tan universal y primordial para el ser humano, como es el perdón, la legitimidad para perdonar y la capacidad para redimirse en base a las exigencias de dicho perdón? No nos engañemos, todo esto, en el plano público no tiene ningún sentido más allá del rédito político pero, en el plano profundo de los conceptos puede que sí lo tenga y por tanto, pretender ser más o menos diplomáticos en este asunto no es más que darle sello de legitimidad a algo que de ninguna de las maneras lo tiene pues, lo que se busca no es restablecer la paz entre dos pueblos enfrentados sino precisamente lo contrario, deslegitimar la historia humana para abrir heridas en las que sembrar discordias y establecer así divisiones mediante las que obtener o consolidar estratos de poder y dominio de ciertas clases sobre otras. Se trata de una enorme falacia y además, es muy peligrosa. Revilla quiero pensar que no es más que un pobre hombre que, en su astuto aunque torpe populismo, está tratando oportunamente de obtener réditos para sus intereses, pero con esa diplomacia cortesana y zalamera lo único que consigue es legitimar la idea de que realmente existe una ofensa histórica entre naciones que debe resolverse, cuando por la historia y por los hechos resulta fácil entender que no es así y que aquí no se está dirimiendo ninguna ofensa sino sometiendo voluntades a una idea y asentando sobre esa idea las bases de lo que debe entenderse ahora por verdad, ofensa, perdón y posesión. Además, en sus declaraciones, Revilla manifiesta un punto muy importante como es el de coincidir con AMLO en la idea de qué, es necesario construir una nueva Hispanidad, cosa que naturalmente y dadas las circunstancias, presupone la idea de reconstruir esa Hispanidad al margen del cristianismo que motivó la construcción actual y por tanto todo ese episodio que se pretende enjuiciar. Ojo porque la torpeza de este Señor podría estar abundando gravemente en la deconstrucción de conceptos fundamentales para entender la Hispanidad y la propia historia de España y de América. Pretender que la Hispanidad es un concepto que se sustenta solo y fundamentalmente sobre la lengua vehicular, y que es ese activo el principal que hay que defender, por encima del espíritu de común unidad que, a través de la lengua ha dado forma a la propia Hispanidad, es no entender ni un ápice lo que es y significa la Hispanidad, ni el porqué de su ser o de su realidad. Sinceramente, este hombre me sigue pareciendo un charlatán, y Obrador un simple oficial de obra de la masonería, que se podrían ir a levantar castillos de arena a la playa antes que meterse a pontífices pues, de torpes, embusteros y oportunistas que ponen patas arriba todo lo que tocan, ya vamos más que sobrados en este mundo. La Hispanidad no necesita ser reconstruida, sino reparada y vuelta a poner en funcionamiento en el sentido para el que fue construida, que más acá de lo trascendente, no es sino el de ser una comunidad de pueblos y naciones unidas por un mismo espíritu fraternal a través de una lengua común que nos permite el entedimiento y desarrollo mutuo. Pero, si abandonamos ese espíritu y nos ponemos a redefinir la historia y el significado de las cosas que nos aporta la lengua, lo único que conseguiremos es desbaratarla aún más de lo que está y llevar a todos esos pueblos que la componen, a la miseria o al sometimiento por otras potencias, como es el caso actual de México o incluso de la propia España. Os dejo de paso un extracto de un artículo del Nº 117 de la Revista Roma, publicado en diciembre 1990, que ilustra un poco acerca de ese objetivo masónico de construcción material y espiritual del Tercer Templo, aunque en la red podéis encontrar más información.
  21. 25 points
    Ataque hispanófobo esta vez desde México. López Obrador olvida la fundación hispánica del país y vuelve a caer en el indigenismo más ramplón que lleva arrasando el país desde hace ya un par de siglos.¿Quiere volver a sacar a la extracción de corazones a lo azteca, a miles y en vivo? El presidente cae definitivamente como opción hispánica. Hay que decir que muchísimos mexicanos se están manifestando en las redes sociales en contra de esta estupidez. Aguanta, México.
  22. 25 points
    Esto se puede plantear de dos formas: 1. ¿Sabían en VOX de la inclinación revisionista de Paz? Seguramente sí, como tú bien indicas, lo que a su vez nos invita a pensar que no son tan dependientes de la línea proisraelí de Bardají y Monasterio. Lo que quizá no habían visto es el vídeo de la conferencia de Paz en Alianza Nacional. 2. ¿Sabía Paz de la orientación sionista de Vox? Evidentemente, sí. Pero entonces, ¿para qué se mete en el partido? Dos posibilidades: a) porque Paz no es antisionista pese a que sea revisionista; b) porque lo que quiere Paz es echar a los moros/inmigrantes y en ese sentido le da igual que se haga desde una perspectiva sionista o antisionista (es más, el sionismo puede ser una argucia). Con lo que volvemos a una de las ideas que vengo expresando desde hace tiempo: la línea identitaria y la línea sionista no sólo no son excluyentes sino que generalmente se complementan a la perfección pese a algunos roces, como hemos visto en el Frente Nacional y en el resto de partidos europeos. Se trata fundamentalmente de echar a los moros y de lanzar una guerra global contra el islam, cuestión en la que coinciden paganos y judaizantes. De ahí la obsesión con la Reconquista o con Lepanto y el olvido selectivo de otros hechos históricos.
  23. 25 points
    Por supuesto que lo creo. El uso de simuladores formativos en la enseñanza de diversas profesiones y oficios es un hecho ya extendido a un gran número de sectores, y si esto funciona en entornos profesionales controlados y concretos, en un ambito mucho más amplio y descontrolado como es el cultural, donde intervienen muchos otros factores del aprendizaje que pueden verse reforzardos a través de videojuegos, estoy convencido de que puede darse esa desconexión con la realidad. Obviamente, una persona que esporádicamente se eche una partida a algún juego de esos, no creo que llegue a desarrollar una desconexión con la realidad tal que le lleve a no diferenciar entre el juego y la vida real, en ese caso el juego puede ser hasta positivo en la medida que permite descargar tensiones pero, un tipo que se tire enganchado muchas horas diarias durante años, jugando a esos juegos e incluso prefieriéndolos antes que a relacionarse con otras personas, como parece que es el caso de ese chico, con el tiempo va a ir desarrollando unos estímulos que son los propios del juego, completamente deshumanizados. Si a eso le sumamos otros estímulos como la pornografía, los entornos viciados, la propaganda ideológica o la pertenencia tribal a determinados grupos de pensamiento crítico radical, cosas todas ellas muy presentes en la nueva era digital, finalmente se puede alcanzar una percepción personal de la realidad, que diste mucho de la verdadera realidad. Lo que quiero decir es que, no creo que el videojuego como tal llegue a producir esa confusión, salvo casos extremos, pero unido a otros factores determinantes, sin duda. De otro lado, esperemos que esa espiral de acción - reacción se detenga aunque mucho me temo, por lo que estamos viendo y la situación actual, que la cosa va a ir a más. Se están jaleando demasiado los malos ánimos y eso suele ser sinónimo de que hay mucha gente interesada en que haya lío.
  24. 24 points
    Está todo muy raro. Comprendo a Gerión y al Español. Cada uno tiene un esquema mental que a mi juicio no son entre sí incompatibles y sus diferencias están en el alcance. Me han gustado ambas intervenciones, la una como español y la otra como católico. Falta que me siente a gusto siendo ambas cosas, que sería como mi mayor sueño, pero no delego en ninguno esa responsabilidad. Trato de entender y encontrar nexos entre una España en la que quepamos todos y un catolicismo resuelto. Comparto las críticas que habéis hecho de la Escuela de Oviedo e incluso de la Sr. Roca y al tiempo les reconozco un mérito fundamental por hablar de lo hispano y de cómo lo hacen, desde sus raíces nada sospechosas de pertenecer a un modo de pensar religioso que a tantos espanta. Yo mismo, y Vanu Gómez tal vez lo recuerde, me resistí a pensar España en términos católicos, como si aquella epopeya magnífica pudiera sustanciarse en el hecho de lo español sin perjuicio de su espíritu católico aunque de forma subsidiaria, sobre todo en el aspecto puramente religioso y no tanto del pensamiento condicionado por la religión. Es decir, que el mundo se mueve y toma de lo religioso lo que quiere y lo doblega a conveniencia, pues el mundo, mundo es. El Español ha dejado claro que lo más importante es salvar el alma y que todo lo demás es secundario. Es cierto y como católico, mi mayor esperanza no está en España sino en Dios. Pero como español me duele salir constantemente malparado, ninguneado e incluso proscrito... He defendido siempre a este Papa y no dejaré de hacerlo en el otro foro, pero muchas veces, después de retorcer todo lo que puedo los argumentos para encontrar alguna luz al fondo de sus palabras, no la encuentro, como si en el fondo su sesgo cultural pesara más que que decir la Verdad, no necesariamente a quemarropa, pero si algún detalle que nos permita a los católicos españoles encontrar en sus palabras algún reconocimiento explícito de la obra de aquella España Católica a la que tanto debe en su existencia terrena el propio Vaticano. Puedo entender que la obra de España era la voluntad del Señor. Puedo entender que aquella España no es esta España lanzada a los brazos del más disparatado progresismo, pero esos silencios y cuando no son tales, ese modo de eludir aquel protagonismo en foros en los que ese silencio se convierte de inmediato en una aprobación implícita a los sesgos culturales indigenistas de los que bien podría derivarse una crítica a la acción de España, me duelen profundamente. El país que más ha hecho por extender por el mundo el mensaje cristiano vive sus horas más bajas y ni una palabra del Papa viene en nuestro auxilio, como si este neo-hispanismo que se reconoce católico, siquiera funcional, estuviera ya fuera de tiempo y fueran otras sus prioridades al respecto de congraciar a todas las comunidades del mundo saltando por encima de la historia y de la concreción respecto a los agentes que la hicieron posible.
  25. 22 points
    Amigo BGA, permíteme que te vuelva a tutear pues considero que la cercanía, como la que tú has manifestado en tu mensaje anterior, hace más viable y hermosa la convivencia, más allá de los respetos humanos que a veces pueden llegar a ser un estorbo incómodo que nada aporta. Sobre todo si estamos entre amigos. El camino de la conversión siempre es largo en cualquier persona, tan largo como la propia vida pues, uno nunca acaba de convertirse a Dios hasta que no lo tenga frente a frente, como será el momento de nuestra muerte, donde nos presentaremos ante él y compararemos nuestras vidas con la verdad que supone la suya. Es decir, en el juicio final de cada uno donde toda existencia se subordina al ser supremo. Y ay de aquel que piense que con él no va la cosa, pues se trata de un tránsito del que nadie estamos exentos. ¿Dónde permanecerá viva nuestra memoria, nuestro entendimiento de las cosas, nuestra voluntad expresada en cada una de nuestras obras? ¿Lo inmaterial de nosotros mismos? ¿Nuestro ser, nuestra alma? Muchos dicen que en las generaciones, otros hablan de las reencarnaciones, hay quienes afirman que después de la vida no hay nada, y los cristianos creemos en la resurrección de nuestro Señor. En todo caso ese el misterio más profundo que en realidad mueve el mundo pues, en función de lo que cada uno crea, así se comportará en su vida recreando y dando forma a la materia o creando y destruyendo la realidad pasada, presente y futura. Y aunque la respuesta a dicho misterio pueda parecer incierta, e incluso de alguna forma dolorosa, pues ninguno de nosotros puede afirmar taxativamente cómo será ese momento de la trascendencia, el viaje hacia allí es también un camino bendito por el que todos transitamos y en el que tenemos la oportunidad de sembrar lo mejor de nosotros mismos, e igualmente disfrutar de lo que otros han sembrado. O maldito, pues todo depende de la voluntad de cada uno en su camino, para dar forma a su destino. Así, nunca estamos libres de corrientes que nos empujan hacia aquí o hacia allá. Inercias del mundo, de la Iglesia, de las gentes e incluso de la propia naturaleza que es tan bella como indómita y salvaje en su estado primitivo, hasta el extremo. Fuerzas a menudo visibles, pero muchas otras veces invisibles a nuestros ojos, que van creando y transformando la realidad donde nos movemos a medida que avanzan, convergiendo y divergiendo. Pero el suceso final llega tarde o temprano para todos y para cada una de las cosas. Todo tiene un comienzo y también un final, desde el polvo de las estrellas hasta el hombre que se extingue y rinde cuentas ante Dios. Ese ser supremo de donde todo procede, en el que todo se mueve y existe, y hacia el que todo se dirige. Y ahí es donde se rinden las cuentas de lo que ha sido ese proceso de purificación del polvo en estrella por su gracia. ¿Qué más da pues que el Papa haga jaleo? ¿Que hable en español, en latín o en aimara? ¿Que sea un tipo hermoso o el más feo? ¿Que le guste más el futbol o los toros? Lo importante es que lo que haga, nos ayude a todos a realizar ese camino donde se resuelve el misterio. Desde el del indígena boliviano convencido de que España es una nación de perversos conquistadores, hasta el del español incrédulo que ve al indio con desprecio, pasando por todos los demás que estamos en el intermedio. Ese es su trabajo, esa es la labor que Dios le ha encomendado, como a nosotros nos ha encomendado guardar nuestra fe y profundizar en ese camino de su conocimiento que no es otro que el del amor hacia él, hacia el prójimo y por supuesto hacia nosotros mismos como partes de él que somos. Eso es lo que cuenta, lo fundante, lo que da sentido al camino y a la patria. Y todo lo demás, pues eso, corrientes y fuerzas de las que no podremos librarnos hasta que llegue la hora de nuestro destino. Ojalá que nuestro camino confluya algún día en ese punto y desde allí, como quiera que sea aquello, podamos reírnos de estos momentos y dar gracias a Dios por haber estado siempre entre nosotros. Entre indios y españoles, entre creyentes e incrédulos, entre pueblos y naciones. Entre los hombres.
This leaderboard is set to Madrid/GMT+02:00
×