Saltar al contenido
  • Publicaciones

    104
  • Registrado

  • Última visita

  • Días Top

    2
  • Puntos de mejora

    1,104 - Donar

BGA en el 30 de Mayo 2018 publicó el contenido mejor valorado

BGA ha publicado el contenido mejor valorado

Acerca de BGA

  • Rango
    Furriel mayor

Visitantes recientes al perfil

565 visitas al perfil
  1. La terrible dualidad de entender España: de abajo arriba "carca" o de arriba abajo moderno. El Estado como convergencia o el Estado que dispersa sus capacidad hasta en las cosas más privadas. Leí por ahí que España conservaba parte de su nervio. Espero que le sirva para aclararse en estas cosas.
  2. No desdeñen el "inminente riesgo fascista" que asola a Europa. La izquierda es experta en azuzar miedos en tanto la derecha ha desistido de azuzar pasiones. El miedo mueve más voluntades que el amor, pues es más fácil aceptar lo ilusorio del amor que aceptar lo ilusorio de un temor azuzado por el miedo. Miedo a que España se rompa. Miedo al emigrante. Miedo al fascismo rampante. Miedo al heteropatriarcado. Miedo al feminazismo.... Quien mejor cale su mensaje de miedo en los temores cervales de una sociedad que se vive asediada, ganará las elecciones, aunque no sea un partido, sino la corriente ideológica que predique unos miedos u otros. Vox debería acentuar un mensaje de esperanza pensando más en una labor de desintoxicación que en el alcance del poder. Lo que mucho tiempo tardó en ser destruido, más ha de tardarse en reconstruirlo.
  3. BGA

    El fenómeno VOX

    Cuando me refería a "curar" la Hispanidad, no trataba de dar a entender que tal empiece desde España como condición sine qua non. Comparto que es un tema en el que todos deben colaborar desde la situación de cada país. Pero la hipotética caída de España, como elemento coadyuvante, supondría un revés que posiblemente no pueda ser igualado en sus efectos con cualquier otra caída, incluso tratándose de México. A fin de cuentas, sin una madre común a la que poder remitirse, todas las repúblicas huérfanas encontrarían más fácil competir entre ellas que asociarse en una reconstrucción del espacio hispano frente a otros espacios imperiales.
  4. No sé hasta que punto filosófico como práctico. Comparto la idea de España como "madre" pero eso no contradice una España como "hecho" sometido a la contingencia y aún cuando su naturaleza desborda la realidad contingente, sin una expresión "terrenal" bien podría ser como un dios personal que uno deja colgado del perchero en cuando entra en el mundo.
  5. Soy del mismo parecer que Hispanorromano. Tenía en mente que Felipe II era el fundador del Estado Moderno y no creo que aquel Estado cause mucha antipatía por aquí... Mismamente he oído a Torra decir que la democracia está por encima de las leyes, que sería otra forma de entender la Nación por encima del Estado. Como dice Hispano, es una idea romántica y por tanto tiene una evocación muy libertaria, donde la libertad del individuo es sagrada y toda coerción del grupo, como por ejemplo de un estado creado por el grupo, es intolerable. Si me dicen que eso lo escribió ese tipo que daba clases de anarquismo medieval en el 15M madrileño, me lo creo. La certeza de que al frente del estado y en cualquiera de sus formas, esté alguien inmerecido, no puede reducir a escombros toda idea de organización que dote a la comunidad de una forma de gobierno, de unas leyes de obligado cumplimiento y que les garantice su protección a cualquier nivel. Suena raro, en todo caso, que ese texto tenga inspiración carlista. Si su razón de existir era o es una cuestión de legitimidad de líneas sucesorias, e incluso admitiendo que la otra sea su lucha contra el liberalismo, en cualquier caso están defendiendo de facto una forma de estado con corona. Luego, la idea de España Consuetudinaria me parece ambigua y peligrosa, al suponer que las cosas son inasequibles al tiempo, como si las relaciones en un mundo globlalizado no pudieran poner en peligro esas relaciones y leyes de costumbre. ¿Qué impediría entonces una Euskadi, Galicia o Cataluña consuetudinaria como expresión más pura u homogénea de una forma de ser y regirse frente a regiones limítrofes con una lengua madre diferente?. Tengo mis simpatías por el Carlismo más que nada como punto de referencia en muchos aspectos, pero desde luego, si este texto lo escribió un carlista y lo aprueban alguna de sus escisiones, nos les reconozco esa capacidad inspiradora. Elevar tanto las ideas de manera que acaben perdiendo contacto con la realidad, es condenarlas a la insustancia absoluta. Siendo como soy yo mismo tendente al idealismo, no puedo entender un idealismo que de tanto ser poético deje de ser inteligente.
  6. "Jondura" directa. Grandes letristas anglos, hasta donde llego, son evocadores en sus letras de honduras que dicen más que sus letras. No es fácil decir las cosa como son y ser hondo y poético.
  7. Os voy a contar un historia. Érase una vez en Chamonix recién llegados del segundo y afortunado intento de pisar la cumbre del Mont Blanc. Finales de Agosto. El día apagándose. La luna sobre la montaña. Un plaza, una terraza, unas birras sabrosonas y unos "panchitos" tocando música andina cantada en español. Llega la gendarmerí a poner orden en semejante disparate. Artistas sorprendidos, tertulianos sorprendidos... Una chica francesa se nos viene arriba y en un francés demasiado poco "doucement" para que lo entendiera, consigue que la police desista de su empreño civilizador. Nos levantamos todos y aplaudimos su genio y figura. Luna de Agosto. El recuerdo vivo de la cumbre. El cansancio. La sensación de "un deber" cumplido. La cerveza en buena compañía y esa música de flautas y guitarras... en español.
  8. Me cargué lo anterior por error... Lo vuelvo a colgar: ¿Comentarios al vídeo y letra?.
  9. Totalmente. Ni se me había pasado por la cabeza. Gracias.
  10. Siempre creí que esta canción era la de "betilla" entregado, un "planchabragas" que dicen por ahí. Más tarde supe que era la canción a una hija... ¿Lo sabíais?. ¿Cómo se os queda el cuerpo?.
  11. Amigo El Español (qué coño, Verto), no es cuestión según creo de gustos musicales sino del espíritu tras cada expresión artística y de cuánto tiene de ese espíritu. Si miráis vídeos de cómo ven lo hispano por ahí fuera, no ponen el acento tanto en la moda y su vitalidad, sino en el espíritu. Eso es lo que importa según creo en este caso. Por cierto, yo también prefiero lo clásico, aunque reconozco una gran calidad en algunas cosas nuevas.
  12. Me has quitado las palabra de la boca. Es lo que tenía en mente decir. ¿No creemos que la hispanidad se ha acercado más que nadie a la Verdad?. ¿No confiamos en que cualquiera de los subproductos hispanos en el caldo primordial anglo lleven consigo "su potencia" fundacional, aunque parezca burdo y grotesco?. No estamos donde estamos viendo cómo se desmorona "el imperio", sino viendo o tratando de recordarlo y actualizarlo. Así, los "ascos" por todo lo heterodoxo -a mi juicio- es ponernos más tierra encima. No sugiero ni por asomo "adaptarnos" a la realidad, sino tenerla en cuenta con la vista puesta en un futuro que no toma esta realidad como base de ese futuro. Aquí, amigos, soy "como progre". La vista puesta en todo los alto y los pies en la tierra, incluso tratando de desprenderse del lodo y del barro. La naturaleza verdadera no cambia, se oculta, se mimetiza para resistir. Algo me enamora de nuestra cultura y es precisamente su capacidad de adoptar antes que de adaptarse. Siempre es tiempo de mirar arriba buscando la Verdad en cada situación cambiante. La verdad no se adapta, es lo contingente lo que debe desear explicarse en la Verdad.
  13. El progrerío está molesto con la contaminación "españolista" de las culturas indígenas en tanto el facherío nordicista está molesto por la contaminación racial de la sangre española por parte de indígenas y africanos. "Raza" y "Cultura" unidos en el tronco hispano y tratados de dividir por el pensamiento "revolucionario" de derechas y de izquierdas.
  14. BGA

    El fenómeno VOX

    Si lo miramos con pesimismo, está todo por hacer. Si por el contrario lo miramos con optimismo, está todo por hacer... El ser humano es acomodaticio y salvo que se vea empujado por la necesidad o por la fuerza de los hechos -el relato fantástico de un progreso siempre en dirección a la felicidad- trata de vivir dentro de los márgenes que conoce, pues no existe la ambición generalizada que el "capitalismo regenerador" impone como meta al hombre nuevo. De hecho, no me gusta nada el término "emprendedor" tal como se usa refiriéndose a un modelo de hombre siempre a la conquista de algo, como si la conquista o el descubrimiento debiera siempre ir forzado en un más allá que tan por delante va del grado de asimilación colectiva, acaba siendo un viaje a ninguna parte o a todas y a ninguna en particular. Y ya sabemos que cuando el emprendedor de base quiere llegar a un sitio que no conoce, las fuerzas que dirigen el mundo acaban dirigiéndolo a alguna parte... Dicen que debemos nuestro progreso actual al hecho revolucionario; que sin las revoluciones viviríamos mismamente en la Edad Media (siempre la Edad Media), como si una sociedad como la cristiana occidental careciera de alguna fuerza capaz de superar esa acomodación. Este pensamiento es muy sectario y en mi opinión, el mundo avanzaría más lento y seguramente mejor orientado, pues las ideas, la ciencia, la tecnología, se irían infiltrando en la cultura popular progresivamente, sin necesitar del manido discurso revolucionario como coadyuvante de un progreso imposible sin sus recursos rompedores... Imaginen un planeta en rotación a su estrella. Parece que no se mueve o la hace muy lentamente. Pero se mueve y el tiempo deja su huella en cambios de clima y ecosistemas. Sin embargo, las prisas revolucionarios consiguen transmitir la idea de que por fin el planeta se ha movido de verdad cuando por explosión de su unidad, cada parte sale disparada hacia el exterior sin que importe si alguna vez sus trozos puedan llegar a formar parte del mismo cuerpo. Y esta manera de progresar, haciendo explotar en fragmentos un cuerpo entero, y que acaba enfrentándose a la realidad de que ya no existe unidad que merezca la pena y que cada trozo querrá aumentar de tamaño en la idea de que su gravedad atraiga hacia sí los otros trozos dispersos y de menor tamaño. Reconstruir el rompecabezas en que se ha convertido el mundo, quizás muy parecido a la confusión de lenguas en la construcción de la Torre de Babel, será muy complicado sin que esté presente, como la sabia que alimenta al árbol, un flujo continuo y no disimulado de pensamiento grande y poderoso que nos recuerde cómo fuimos abortados de un modo de concebir la humanidad muy amplio, tanto como universal... desde cuya "oscuridad" fuimos paridos a la "luz". Y como cambiamos perezosamente por la terquedad de los hechos que rompen nuestras ensoñaciones, quizás no esté lejos que la frustración causada por una promesa incumplida y que sigue aferrándose al poder de la promesa y de la buena voluntad, acabemos mirando atrás intentando comprender en qué momento al crecimiento natural siguió un proceso canceroso que llamamos" crecimiento", "progreso", y siempre algo nuevo que no estaba prometido y apenas sospechado. El mundo pertenece a los mercaderes que venden de todo. Las ideas son mercaderías, las ilusiones se compran y se venden, y todo gira entorno al progreso material que nos asfixia por sobredosis o por inanición. Retomar el pasado para continuarlo por una senda distinta de aquella que la revolución tomó en "nombre de la humanidad", sería hacer lo correcto y a pesar de la complejidad, se debería adaptar a ese pensamiento matriz como una nueva forma de avanzar en lo concreto que no es aquello concreto frente a ésto concreto, sino a lo que sabemos que es concreto de nuestra condición humana, a nivel particular como a nivel social. España, Hispanidad, Imperio... Cuando cae el Imperio, caen en este orden la Hispanidad y luego España. Por eso es necesario y lógico que desde España recuperemos España, y desde ella curar la Hispanidad y desde ella, resucitar el Imperio, que no es ya el español, sino otra cosa... Mucho mejor.
×