Jump to content

Gerión

Cofrade honorífico
  • Content Count

    1,454
  • Joined

  • Last visited

  • Days Won

    62
  • Puntos de mejora

    8,344 [ Donate ]

Everything posted by Gerión

  1. Muy bueno. Son más conocidas las expediciones científicas del XVIII, pero ésta en pleno 1570 es todo un hallazago. El tema de la botánica tiene una importancia capital en la ciencia hispana, que hay que estudiar y valorar como se merece, algo evidentemente derivado de la exhuberante floresta hispanoamericana, y podría inspirar todo un catálogo de soluciones en torno a su gestión, explotación, y trascendencia incluso filosófica (de la exhuberancia botánica a la exhuberancia humana, política...).
  2. José Ramón Bravo García es un pensador cercano a la Escuela de Oviedo. Escuchadle si no lo habéis hecho, su único defecto -para un puntillista cascarrabias como un servidor- es una excesiva rusofilia, pero en todo lo demás, creo que es de las voces más finas, incluso por encima de otros de esa misma Escuela con más años y fama. En honor a él, bautizo un dilema que me parece uno de los temas más importantes a estudiar, tanto para comprender su génesis como para ver cómo salir de aquí, y que planteó él mismo en una de sus últimas intervenciones. ¿Qué es el dilema de Bravo? 1. Se reconocen en la lucha política de la Hispanidad dos grandes plataformas políticas: la plataforma de la izquierda y la plataforma de la derecha. 2. La izquierda abjura de la estética hispánica: indigenismo hispanoamericano, plurinacionalismo peninsular, Leyenda Negra, europeísmo, complejos, importación cultural... Sin embargo, éticamente, se opone al Norte: desde la ideología latinoamericanista de la Patria Grande frente a EEUU, hasta la hermandad sureña mediterránea de los PIGS frente a Alemania. 3. La derecha abraza la estética hispánica: imaginario católico, imperial, valoración del pasado, de los símbolos patrióticos hispanos... Sin embargo, éticamente, se entrega a los esquemas del Norte: muchos de los simpatizantes hispanistas coquetean con una entrega a EEUU, principal "problema" a nivel global contra la unidad hispana. ¿Cómo se come esta incongruencia? ¿Son erróneas estas tesis de partida (una crítica rápida: la izquierda también es entreguista al progresismo neoyorquino, commieforniano, gabacho/la derecha confía en la hispanización de EEUU) o tienen algo de verdad? Parece fundamental analizar si estas plataformas tienen génesis hispánica, si tienen destino hispánico, si es posible reconducirlas, si es posible componer algo con ambas, si tiene que surgir algo nuevo que las destruya, y ante todo lo anterior, cuáles son los métodos más efectivos. Esto viene de antiguo: los reaccionarios pretendían traer monarcas extranjeros a las naciones hispanas a cualquier coste. Recordemos la entrada de Maximiliano en México o Amadeo en España. México quizá es el que tiene el dilema "más avanzado" en el sentido de haber aplastado la reacción más que otros países, reuniendo los dos cetros de alguna forma (estética y ética). Pero, a sabiendas de la importante carga masónica de la nación mexicana y de su esquizofrenia aztequista, ¿realmente ha sido un triunfo?
  3. Hasta donde yo sé, no existe. Me parece una cuestión principal y por eso lo de aislarla, darle un nombre y enfocarla como merece. Pero en lo que he visto, en el mejor de los casos (por ejemplo, en Maeztu) sólo ha habido una sensación general de que ninguna plataforma política moderna da en todos los clavos, y en el caso más usual, pero aún así poco tratado, sólo ha habido comentarios dispersos (como el de JR Bravo, que realmente fue un comentario de unos segundos). Como ejemplo de lo que digo, en la misma Escuela de Oviedo he recogido diferentes alternativas políticas: -Iván Vélez: apoyo incondicional a VOX. -Pedro Insua, Santiago Armesilla: crítica frontal a VOX (y a la vez al PSOE) y planteo de alternativas inequívocamente izquierdistas. -Gustavo Bueno Sánchez: apuntó la posibilidad de una deriva patriótica del PSOE. -Tomás García: apoyo a una coalición PP-VOX-Ciudadanos. Alguno se agarrará a lo "fructífero" del pensamiento bueniano -en general, hispánico- al dar tal dispersión y complejidad de propuestas. También se compara con esa dualidad que es "la derecha y la izquierda aristotélica". Pero es necesaria cierta inteligencia política consensuada, compartida y un plan específico de acción. Si ese mismo abanico de opciones es el plan, tiene que haber como decía una unidad entre todos los agentes que supere la división oficial de la "guerra de mercado", y no lo parece: de momento los que llegan a cada plataforma política de destino se amoldan y le parecen jurar una fidelidad más fuerte que a la red de origen de tipo hispanista.
  4. La "resolución del dilema de Bravo" no tiene un consenso compartido por el colectivo hispanista, es el principal escollo a resolver, y además, su talón de Aquiles. Debería darse más visibilidad e importancia, porque en muchos otros campos hay consensos más o menos claros y compartidos. Pero falta este punto tan fundamental que es el de la operación política. En medio de esta confusión, imperan los que sí tienen claro qué guerra quieren luchar.
  5. No es nada fácil. No tengo soluciones, son más bien croquis al vuelo. La constancia, la firmeza y la perseverancia creo que es lo único que se puede plantear. Hay mucho que construir aún. Lo único "bueno" es que esto va para largo, así que los análisis seguirán vigentes. Aunque empiece una guerra, y aunque termine, no creo que esto cambie las cosas, es decir, seguramente se acabe estando igual o peor.
  6. No te falta razón. Hay otra vertiente, más argentinista, de este proceso de construcción hispana, y es la de un "dominó Sur-Norte" de tal forma que la integración argentino-brasileña sería la base, para primero pasar a una unidad suramericana, ni siquiera latinoamericana (Alberto Buela) y sólo entonces, pensar en proyectarse en México o incluso España, que deberían liberarse de sus demonios respectivos. No es incompatible con todo lo anterior.
  7. Sobre este diseño político para superar el dilema de Bravo, mi formación bueniana me obliga a rechazar frontalmente una operativa de tipo armonista o pacifista. El armonismo es pretender coger dos plataformas enfrentadas en guerra y ponerlas en una mesa de negociación. Se intentó en la Transición y se ha visto que realmente, seguimos en una guerra desde 1936. De ahí la alternativa de corte belicista. El diseño bélico debe moverse en un plano diferente al de la "guerra de mercado", es decir, la teatralizada en la sociedad, o guerra horizontal. La guerra opuesta, vertical, sería la infiltración en ambas plataformas políticas y el golpe interno para tomar su control. Esto no es un armonismo porque subyacería de base una continuidad real, material, imperial, entre los golpistas de uno y otro bando. Debería hacerse en las dos primeras plataformas políticas en lucha de España y Brasil, coordinándose con la élite mexicana, a la que, por las razones comentadas, considero de alguna manera univocista. Puedo equivocarme. El resto de naciones irían a remolque. Un operativo político así ahora mismo es impensable porque faltan muchos mimbres, esto no es más que un croquis rápido de cómo podría llegarse a una constitución política definitiva y real. Debido a las grandes inercias, lo más probable es que el curso de la historia acabe en cualquier otra solución.
  8. Exactamente es eso que comentas. La lucha existe porque la verdad está repartida. Si hubiera verdad en una sola, no habría lucha, simplemente la otra colapsaría. Reconozco que este tema es uno a los que más doy vueltas, porque me parece fundamental en el dibujo de un operativo político conducente a la reunidad hispana.
  9. Gerión

    cultura Biblioteca Hispánica

    Acaba de salir "Nuestro hombre en la CIA. Guerra fría, antifranquismo y federalismo", de Iván Vélez, sobre la intromisión norteamericana en el tardofranquismo y el moldeado de unas estructuras culturales y políticas que son hegemónicas en la actualidad: plurinacionalismo, federalismo... con el objeto de destruir la capacidad política de España.
  10. Buenos días, abro este hilo para establecer un Corpus Hispánico básico, o no tan básico, de libros, obras y autores que puedan ayudar a entender al Pensamiento, Historia, cultura, filosofía, del Orbe Hispánico. Imaginad que tenemos unas estanterías vacías y os digo que traigáis unos cuantos libros, eso es este hilo. A ver qué tal. Mi intención es ir editando con las diferentes aportaciones. Podéis establecer valoraciones de cada obra o autor, un pequeño resumen o nota para entender qué se dice en cada obra en pocas palabras, se valorará en este mundo tan urgente y con tanta abundancia de información como es el de hoy. Si os parece de gran valor la edición o traducción de alguien en especial, me lo decís. Voy a empezar yo y voy a intentar organizar de forma groserísima lo primero que se me viene a la cabeza, sé que faltan toneladas de autores y que es una aproximación muy burda pero por algo se empieza, como objetivo primero planteo un armazón o esqueleto y luego iré editando o añadiendo con lo que vayamos poniendo todos en común. El objetivo es entre todos construir esa estructura mental. 1. LAS SAGRADAS ESCRITURAS 2. ANTIGÜEDAD GEOMETRÍA Y FILOSOFÍA GRIEGA - Platón - Aristóteles - Euclides, "Elementos" - Otros: presocráticos, Sócrates, escuelas helenísticas... ... PATRÍSTICA ... 3. EDAD MEDIA ESCOLÁSTICA: - San Agustín: sobre todo, "Ciudad de Dios". -Santo Tomás, en especial "Summa Theologica". -Otros: San Buenaventura, Juan Duns Scoto, Guillermo de Occam, San Anselmo, San Alberto Magno ... -En España: -Isidoro de Sevilla -Beato de Liébana -Escuela de Traductores de Toledo HISTORIA -Crónicas medievales y obras de historia (ver aquí) -Jiménez de Rada 4. IMPERIO HABSBURGO SEGUNDA ESCOLÁSTICA O ESCOLÁSTICA HISPÁNICA -Francisco de Suárez, su obra más importante es "Disputaciones metafísicas" -Luis de Molina, "La Concordia". -Francisco de Vitoria, -Otros: resto de la Escuela de Salamanca. ... JUNTA DE VALLADOLID - Juan Ginés de Sepúlveda HISTORIA -Crónicas de España y de las Indias, otras obras de historia (ver aquí) ... LITERATURA -Cervantes, "Don Quijote de la Mancha". ... CIENCIA Y TECNOLOGÍA: - Domingo de Soto - Jerónimo de Ayanz ... 5. IMPERIO BORBÓNICO ENSAYO -Padre Feijoo LITERATURA ... CIENCIA Y TECNOLOGÍA: - Jorge Juan ... 6. HISPANISMO POSTIMPERIAL (siglos XIX y XX) - Melchor Ferrer, "Historia del tradicionalismo español" - Menéndez Pelayo, "Historia de los heterodoxos españoles" - Vázquez de Mella. - Elías de Tejada - Julián Juderías - Manuel García Morente, "Idea de la Hispanidad", se puede leer aquí: http://www.filosofia.org/his/h1938a1.htm ... ENCÍCLICAS PAPALES ... 7. HISPANISMO EN LA ACTUALIDAD - Miguel Ayuso - Juan Manuel de Prada - Gustavo Bueno: "España frente a Europa", "España no es un mito" - Iván Vélez: "El mito de Cortés", "Sobre la leyenda negra" - Pedro Insua: "1492, España contra sus fantasmas" - Elvira Roca Barea: "Imperiofobia y leyenda negra" - Alberto Bárcena: "Iglesia y masonería: las dos ciudades" ... 8. HISPANISMO DE EXTRANJEROS -Chesterton -Tolkien, "El señor de los anillos" -Viajes de Humboldt -Philip Wayne Powell, "El árbol del odio" -John Elliot, "España imperial" ... 9. ESCUELAS ANTIHISPÁNICAS Estos, a mi juicio son los autores más perniciosos y que hay que entender para saber desmontar. -Protestantismo: Lutero y Calvino. -Absolutismo y Contractualismo: Bodin, Grocio y Hobbes. -Modernidad: Kant, Marx, Nietzsche -Posmodernidad: Escuela de Frankfurt ... Me gustaría también incluir un importante apartado para las ciencias y técnicas en todas las épocas, creo que es necesario engarzar la historia científica (incluyendo la náutica, militar...) con la de las Letras. Pues eso, animaos, y si sale bien podría tener chincheta.
  11. Este doble golpe sería un dibujo de "solución" del "dilema de Bravo", para el cual acabo de abrir un hilo. Pero es que lo tenemos repetido en decenas de países. Quizás sólo un golpe en los tres o cuatro principales "solucionaría" el tema.
  12. Yo creo que esto se arregla con un "doble golpe interno" en el PP y el PSOE. Pero ojo, no para poner a dos peleles europeístas. Matizo: se arreglaría.
  13. No son patriotas. El españolismo antihispano es como el vasquismo antiespañol. No recogen el cuerpo entero del ahogado en el río, sino que le cortan un brazo y juegan con él. El resultado es el de siempre, la entrega de la Península o el territorio desmembrado de turno a alguna de las federaciones continentales que constituyen imperios realmente existentes. La patria a la que sirven es la del imperio que saquee el territorio de turno. Por ejemplo, el PNV sería patriota de la Anglosfera, y el españolismo europeísta, de Francia o Alemania.
  14. Se puede explicar también observando los movimientos de la frontera de la civilización hispánica, el "limes hispánico". Con Napoleón se movió, ya que la Hispanidad pierde la Península y la Luisiana, regalada por el corso a los anglos con un lacito. Hubo una reacción. En las independencias hispanoamericanas no se movió, simplemente donde había una estructura política, surgieron varias. En 1898, sin embargo, hubo un retroceso frente a EEUU, que al igual que Francia, no pertenece a la comunidad hermana. Esto explicaría también la relativa indolencia de los monarcas (tanto Austrias como Borbones) respecto a las intrusiones portuguesas en la Suramérica castellana asignada por Tordesillas. Preferían dejar eso a los lusos, entendiéndolo como cuestiones internas, y avanzar el limes en el Norte. Aún en 1787, dos días antes de la implosión imperial, se confiaba en una reunificación con Portugal. Por finalizar, se puede señalar la guerra de las Malvinas como una de las últimas grandes operaciones de tambaleo de ese limes, y también ahí todos se alinearon con Argentina, con las tristes excepciones que se conocen. Esta cuestión del limes está heredada de la Reconquista. Todos los reinos avanzaban en paralelo, hacia el Sur, contra la civilización opuesta, mientras mantenían unas fronteras verticales entre sí, no constituyentes del limes, que más o menos han permanecido por milenios. Añadir que la partición del mundo observada en Tordesillas supuso en lo teórico la anulación final de ese limes, por la cubrición completa del orbe (la esfera no es un plano infinito). La estructura interna de lo que ocurre ahí, un avance de reinos en paralelo sin pisarse (dos hemisferios no intersecados), como columnas de un mismo ejército, es exactamente igual a la partición de los territorios peninsulares que se hace en la Reconquista. Una especie de reescalado de lo que ocurrió aquí. Durante siglos se respeta, de ahí la nula presencia castellana en África o la India, y la nula presencia portuguesa en el Caribe.
  15. Os dejo una conferencia de Santiago Armesilla. Puede que no sea de vuestro agrado, yo tampoco comulgo con el marxismo, pero una de las cuestiones que me parecen fundamentales es la de organizar una izquierda que sea patriótica e hispanista (o hispanófila); las propuestas de Armesilla van en esa línea y creo que estos trabajos deberían ser popularizados en los círculos de izquierda. En esta conferencia habla de uno de sus libros donde analiza el porqué la izquierda española es antiespañola, es decir, no ha recogido la idea de España a diferencia de otros países donde la izquierda sí es patriótica (Francia, Rusia, China, Corea, Cuba...). Como puntos importantes: 1. La Leyenda negra antiespañola, que ha permeado toda ideología moderna, impulsada por antiguas naciones o imperios enemigos. 2. La infiltración krausista, que desplazó al hegelianismo. El krausismo al derivar en lo que hoy llamaríamos "progresismo", pacifista, confederalista, siendo por tanto una especie de precursor del pensamiento débil se acaba traduciendo en un Estado débil, frente al marxismo hegeliano de corte más vigoroso. El krausismo fue muy popular en los primeros círculos de pensamiento socialista, en la ILE, etc. 3. La idiosincrasia española, católica, que casa con la fuerte idea de libertad y autonomía de los individuos, frente a la idea de Estado fuerte, por lo que el Anarquismo fue la izquierda hegemónica durante 70 años desplazando a todas las demás (a lo que yo añadiría la tardía industrialización de España: el marxismo florece en las masas de obreros desarraigadas, más que en las comunidades rurales de la España del XIX y el primer XX). 4. El "regalo de la idea de España" que la izquierda española le ha dado a Franco, debido a su triunfo tanto militar como socioeconómico en su régimen. Para cuando ya había una clase industrial obrera, ya estaba Franco en el poder. Comenta que Franco es un Cid Campeador que sigue ganando batallas después de muerto, y pareciera que se ha llevado la idea de España a su tumba, y en su puño aún la tiene: la izquierda lo que tiene que exhumar más que a Franco es a esa idea de España que sigue en sus manos. En la Guerra Civil hubo "conatos" por parte de los republicanos de unir la idea de la lucha contra los sublevados a la idea de la lucha contra los franceses; es posible que una victoria republicana sí hubiera fundado y fundido el relato izquierdas con la fundación nacional decimonónica española. 5. La penetración de las ideas del Congreso por la Libertad de la Cultura, financiado por la CIA, que popularizó la idea del "plurinacionalismo" y se infiltró en la izquierda tanto española (hoy Podemos) como europea (eurocomunismo). 6. El desplazamiento u olvido de las cuestiones clásicas de la idea de Nación, por las nuevas teorías posmodernas globalistas que tan en boga están hoy. Armesilla comenta 6 causas más pero me he quedado con las que me parecen más relevantes. La tarea de construcción de una izquierda nacional pasaría por revertir estas 6 causas y organizar un discurso contrapuesto.
  16. Integrar el Sáhara no es lo mismo que integrar a Marruecos. EEUU no despreció Texas o California, aunque hubiera hispanos. El Sáhara es lo mismo, a nuestra escala y a este lado. Por población, el Sáhara no deja de ser el "barrio musulmán de Canarias", un poco como la Melilla musulmana, o como la Filipinas mora. No creo que se pueda argumentar el que sean una nación diferente -Marruecos lo es-, se les puede conceder por orgullo, como instrumento político, pero no nos engañemos, históricamente es un desierto poco poblado y de paso. La especificidad saharaui, igual que la guineana se debe a la presencia de España. El terrorista saharaui a través de su "izquierdismo" se me asemeja más a un etarra vascongado que a un yihadista. Ahí tienes la vinculación católica. Mantener ese territorio, una mordida en plena África musulmana y además francófona es difícil, pero eso ya es otra cosa, la imposibilidad práctica, que no teórica. La pérdida o abandono del Sáhara debería contrapesarse con la toma de las mordidas equivalentes, tipo Gibraltar, Belice o las Guayanas. Estos intercambios son difíciles y se enquistan más tiempo del que parece.
  17. La Hispanidad es blanca, negra, india y malaya, sentenció Maeztu. Guinea sólo puede entender su nación desde la Hispanidad, aunque allí estén muchos enfermos de su versión propia de la Leyenda Negra creyendo que "les colonizó el más tonto de Europa", nosotros, en vez de tener la bota francesa encima como sus "afortunados" vecinos. Así lo explican los literatos guineanos. Todo el proyecto de Guinea pasa por entenderse dentro de la Hispanidad, más allá de eso no dejaría de ser una región más de la amplísima África francófona, perdiendo su identidad y especificidad. El Sáhara nació como proyecto de vincular Canarias y Guinea ¡por tierra! Así pensaban incluso en el siglo XIX, ese siglo tan denostado: pues aún tenían el espíritu fuerte como el hierro. Su mismísima fundación es por tanto también hispana, sin las Canarias y sin Guinea no hay Sáhara. La invasión marroquí es un tema que está por resolver. Eritrea y Timor se liberaron de Etiopía e Indonesia; el problema del Sáhara y su enquistamiento sólo se entiende por la peligrosidad del proyecto hispano. Similar al tema de Gibraltar y Malvinas. Realmente Guinea y el Sáhara son lo suficientemente pequeñas para ser provincias españolas. España en 1890 aún era pentacontinental, tenía Cuba, tenía Puerto Rico, tenía Guinea, tenía el Sáhara y tenía las Filipinas; quitando a Filipinas que es un monstruo demográfico y merece su asiento propio, todo lo demás puede albergarse bajo el paraguas español peninsular. Y no olvidemos al África lusa. Angola y Mozambique están sufriendo un ataque diplomático actualmente, ambos han sido incluidos en la Commonwealth y se plantea con ello el primer desmembrado oficial de la Lusofonía por parte de su amo caníbal anglosajón. El proyecto de la Iberofonía plantea su rescate a través del acercamiento de la CPLP (Comunidad de Países de Lengua Portuguesa) a la CIN (Comunidad Iberoamericana de Naciones) conformando así el espacio hispano en el ámbito diplomático, bajo el membrete de "iberófono". Angola es lo suficientemente grande y está lo suficientemente "lusizada" (y cristianizada) para ser el principal ariete hispano en África, sobre todo por la intervención de Brasil (y del africanismo hispano como el cubano, aquí nuevamente las izquierdas tomaron el testigo imperial), conformando un polo de desarrollo en torno a sí misma y con ramificaciones hacia nuestra Guinea y Mozambique.
  18. La forma política de una Hispanidad unida tiene que encontrar un camino propio. Se suele debatir en la polémica de federación hispánica (o Estado unitario; las federaciones al final lo son, porque prima la cabeza, más que los miembros) frente a confederación hispánica. Lo que decíamos aquí es que se pueden plantear uniones políticas plenas entre países vecinos, obteniendo un puñado de conjuntos federados y unitarios coincidentes más o menos con las fronteras virreinales. Venezuela con Colombia, como en la Gran Colombia. Centroamérica entera debe formar otra unidad, o incluso añadirse a México como en la Nueva España. Cuba y Puerto Rico son perfectamente integrables en la misma España, que volvería así a su condición americana. Paraguay y Uruguay se van con Argentina; los países andinos formarían otra unidad. Con esto tenemos 5 o 6 unidades, en vez de la veintena actual. Estas unidades ya existieron históricamente en un período moderno, vagamente en torno a 1830, justo tras la implosión imperial. Lo que ocurrió es que se fragmentaron los fragmentos de ahí hasta 1900. A partir de ahí se montaría una liga, anfictionía o confederación entre esas unidades. Así que tenemos una "confederación de federaciones". Esta geometría puede asimilarse a la que tienen los Five Eyes (los cinco países anglosajones) actualmente: hay una confederación de facto entre EEUU, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, siendo varios de ellos federaciones formales. Otros modelos con cierta hibridación entre lo federal y lo confederal son los de Rusia y China. La Federación rusa, a pesar de declararse como federación, tiene la suficiente granularidad administrativa (en forma de oblasts, repúblicas, krais, okrugs, ciudades federales...) como para dar una respuesta compleja a su amplio espacio geopolítico. China acaba siendo un Estado unitario con un núcleo "federal" (la China histórica Han) y varias regiones "más o menos autónomas" como son el Tíbet o Mongolia. Observemos que el modelo de "confederación de federaciones" realmente pasa, en el caso anglosajón, por un liderazgo clarísimo en torno a EEUU. En la Hispanidad hemos de encontrar "nuestro EEUU" y éste claramente es México y... Brasil. Aquí llego a un tema importante. Hay un par de elefantes en la habitación que hay que considerar, porque también obligan a repensar el modelo territorial hispano global. Uno lo acabo de mencionar. Es el Brasil. Brasil mantiene cultura tan afín que si no se acomete su integración en la Hispanidad, deviene en un abrumador portaaviones anglosajón. Más que portaaviones, una "Estrella de la Muerte contra la Hispanidad" -a lo Star Wars, sí. No se le da la suficiente importancia al hecho de Brasil. Sin Brasil, esa nueva Hispanidad política nacería muerta, esto lo digo aquí y ahora y tan claro como lo leen. Lo intuyeron los "Libertadores", y lo saben bien desde el Pentágono. Brasil tiene fronteras con nada menos que siete naciones hispanas. Brasil se asoma al único megaespacio templado del que le queda a la Hispanidad: la cuenca del Plata -sin un Plata poblado al nivel que merece, no se puede llegar a los cientos de millones de habitantes que necesita la Hispanidad para mirar a China a la cara. Sin Brasil, comunicar el Plata con el Caribe, el otro gran espacio hispano, sólo se puede hacer por el mar. El mar es peligroso, y hoy, anglosajón. El escenario es parecido al de la Nueva España intentando mantener la rica cuenca del Misisipí fuera de las garras del EEUU de 1800. Pero la diferencia de este Brasil con aquel EEUU es que la Hispanidad sí puede absorber a Brasil. Por la cercanía cultural y lingüística, lo primero. Por población y por PIB, es una pieza enorme, pero no es un imposible. Representaría un tercio del conjunto. El eje argentino-brasileño es razonablemente independiente de otros polos de poder, incluso con todos sus problemas, algo que aún cuesta en España y México. Algunos ven la entrada de Brasil como una intromisión inadmisible, dado además su tamaño. Pero el caso es que históricamente se encuentran argumentos. Brasil es contemplado por los Austrias. Es incluido en 1580 en la Monarquía Hispánica, y se le defiende del ataque holandés. Esto es conocido. Brasil es contemplado también por los Borbones. Esto ya no es tan conocido. En 1787 aún hay instrucciones desde los altos gabinetes de Estado para plantear una reunión dinástica de las monarquías de España y Portugal, junto con sus posesiones ultramarinas. ¡Hablamos de 1787! Recordemos la carta que enviaron los revolucionarios norteamericanos a los habitantes del Canadá, una carta en francés, pero allí se demostraba claramente que pensaban en una unidad geopolítica, la de Norteamérica, y una absorción del Canadá que ha sido posible históricamente a través de otras vías. Ellos no han renunciado al Canadá, no renunciemos al Brasil. Sólo unos pocos lo están entendiendo hoy. Uno es Durántez Prados, con su paniberismo y su iberofonía. La diplomacia española en esto ha acertado, con la idea iberoamericana, aunque ha de escalarla a la iberófona como propone Durántez (Angola y Mozambique se vienen allí donde esté Brasil). Otros son los de la izquierda brasileña, con su Patria Grande, y aquel Lula que se iba a ver a Castro. Pero claro, están envueltos en la retórica y manchados por la crítica a la izquierda. Desde el realismo en la integración política, creo que la inclusión de Brasil sólo es posible con el modelo de "confederación de federaciones". Es algo parecido al problema del iberismo: se puede plantear una confederación de Portugal y España, pero parece imposible una anexión de Portugal a España. Rechazamos el iberismo que propone destruir España para poder integrar a Portugal en una red confederal: las unidades del iberismo son España y Portugal. Sigamos el mismo razonamiento en América. Esto nos obliga a rechazar la destrucción de Brasil para integrarlo a la Hispanidad. Esto lo comento porque la fragmentación de Brasil es una "solución" "hispanista" que he visto en algún sitio. Brasil puede estar de una pieza, y puede ser una de esas federaciones -una más- dentro de ese conjunto confederal panhispano. El hecho de Brasil es tan importante, que excluirlo modificaría completamente el modelo expuesto. Sin Brasil cae uno de los argumentos principales para defender el modelo confederal panhispano, ya que este modelo mismo es el principal "caramelo" que se mantiene para su inclusión. Sin Brasil, gana muchísima fuerza el modelo federal únicamente entre las naciones hispanas- no lusas- y con ello el Estado más o menos unitario programado en la Pepa del 1812. ¿Y qué piensan los nuestros? En el mundo del pensamiento hispanista encontramos una y otra vez las dos opciones, casi como la estructura dual del proceso de reunificación alemana, que se debatía en Kleindeutschland frente a Grossdeutschland (sin Austria, con Austria). Nosotros tenemos a los "sin Brasil", y a los "con Brasil". Personalmente me declaro de los segundos. La negociación frente al Brasil me parece mejor articularla a través de su inclusión -los trapos sucios, en casa. Es cierto que Brasil y Portugal han mantenido en ocasiones un "frente lusista" en determinados ámbitos diplomáticos del conjunto iberoamericano. ¡Qué le vamos a hacer! Si se mantiene fuera, es una guerra más que habría que luchar, y creo que nos la podemos ahorrar. Ya tenemos suficiente con el frente del Norte: EEUU, Europa y China. Santiago Armesilla es también probrasileño y lo deja claro: "el paniberismo es la superación del hispanismo y del latinoamericanismo". Hispanismo geopolítico tradicional, se entiende, el de pensar sólo en "Castellanoamérica". Otro día hablaremos del otro elefante, las Filipinas, que también es intragable por ningún otro espacio que no sea el hispánico, y que también sufre de manipulación: lo que a Brasil -y al mundo luso- ha sido Inglaterra, lo es y será China a Filipinas. Las Filipinas tienen también que encontrar su lugar. Brasil y Filipinas son "la séptima y la octava federación" que tienen que tener su asiento preparado en el concierto hispánico, aunque hoy -y por no sé cuánto tiempo- estén secuestradas. Me vuelve a pasar que acabo escribiendo más de la cuenta, cuando sólo quería dar un apunte.
  19. Este tema está dedicado a la recopilación de enlaces, y apuntes sobre geopolítica española e iberoamericana. Hoy quería transmitiros un pequeño compendio de esquema geopolítico con ideas tanto propias como de otra gente, recocinadas de alguna manera para integrarlas todas en un solo "proyecto geopolítico hispano-católico". A ver que os parece, ya me decís. Tampoco creo que diga muchas cosas nuevas. Propongo resumir mentalmente el proyecto con los números "3-4" (Tres-Cuatro)*, si se quiere inspirado en cierta mística de la Trinidad y en los Cuatro Evangelios. Y lo explico para que se entienda. Voy directo para no aburrir. *También 1-2-3-4, Una geopolítica, Dos niveles, Tres polos en el primero, Cuatro ejes en el segundo. Se establecen dos niveles:  1. Nivel basal (Triángulo Hispánico o Iberoamericano) El primer nivel es el basal o nuclear, heredero de la Cristiandad Menor según el esquema de Elías de Tejada. Este nivel es el "nacional" si se quiere, pero veamos que no me refiero a la nación peninsular sino a la comunidad iberoamericana al completo, la "nación fragmentada" que no pudo ser. El nivel nacional en tiempos correspondía con el esquema triangular hispánico (de ahí el Tres) de Península-Virreinato de Nueva España-Virreinato del Perú (incluimos el Plata). A día de hoy, como intenté explicar en el otro hilo de las Tres Montañas, la Península está contenida por Francia (y en general Europa), el Perú/Plata por Brasil y la Nueva España por Estados Unidos, por lo que hay un "triángulo de contención" que impide actualmente la coagulación del Triángulo Hispánico. Hay otros polos de contención no hispánicos como Rusia o China, aunque no son de proximidad (no comparten frontera con naciones hispanas, con la posible salvedad Filipinas/China). Sin desactivar alguno o todos esos polos de contención no hay geopolítica hispana posible. La desactivación puede sobrevenir por decadencia de la nación que nos contiene, abandono/delegación de sus proyectos geopolíticos o su integración en otros. Propongo hablar de integración. De esos tres polos de contención, el que tiene más posibilidades de integración dentro de este nivel basal sin que lo desbalanceara o diluyera en otros esquemas es el brasileño. La integración de Brasil es una constante en la mayor parte de tratados de geopolítica y diplomacia que leo, tanto de hispanoamericanos como de peninsulares (su participación en las Cumbres iberoamericanas, la CELAC, la UNASUR, el Mercosur y otros lo demuestra). También los extranjeros suelen sistemáticamente conceptualizar a Brasil en el marco de la "América Latina". Es cierto que hay una variante geopolítica antihispana en Brasil que prefiere ser la "cola del león" del imperio norteamericano en vez de ser una de las "cabezas de ratón" hispanas; esta sería la escuela opuesta a lo que propongo. Supongo que el relativo desgaste del proyecto imperial de EEUU o su equilibrado con el de otras naciones permitiría tomar el camino propuesto aquí. Quizá incluso EEUU se pueda permitir o quiera "delegar" parte de la administración de partes de su imperio (cuando hablo del imperio de EEUU me refiero al continuo que hay de Crimea hasta Corea pasando por las Américas) en otras naciones pertenecientes al mismo como es la nuestra, igual que el Imperio romano tardío con las Tetrarquías o con los "federados". Este tipo de iniciativas de delegación de poder imperial deberían ser recogidas y potenciadas, es muy posible que le interesen en un futuro a un EEUU desgastado en su ejercicio de hegemonía. Hasta entonces se entiende que los planes queden de alguna forma aparcados o alternos según las presidencias. En definitiva, el Triángulo iberoamericano correspondería con el siguiente trío: -Polo suramericano: conformado por el Plata y el Brasil. -Polo norteamericano: conformado por México. -Polo europeo: conformado por España. El primero sería el polo más independiente puesto que con la integración de Brasil no tiene ningún polo de contención cercano fronterizo. Su relativo aislamiento en el mundo permitiría una geopolítica que buscaría la independencia del resto de proyectos imperiales o bien la administración calmada del territorio en un relativo aislacionismo, en el marco de "delegación imperial" de EEUU que comentaba. Sería además el polo principal porque es el que tendría mayor población e industria propia. Los otros polos serían polos "fronterizos", y de alguna manera tendrían que negociar diplomática, económica y culturalmente con las potencias de contención (EEUU y Francia/Europa). 2. Nivel cortical (Cuadrilátero Universal o Global) Este nivel es el superhispánico, cristiano, o global, heredero de la Cristiandad Mayor de Elías de Tejada. Corresponde, realmente, con el resto del mundo, pero hay que dar alguna estructura o esqueleto geopolítico a ese Globo dadas las realidades de cada zona y de ahí lo de establecer Cuatro direcciones de penetración y proyección, y de ahí también la idea de los Cuatro Evangelios. Los asociamos a los cuatro puntos cardinales, y a las Cuatro partes clásicas del Mundo (las tres partes conocidas antes de Colón, es decir Europa, Asia, África, más el orbe nuevo, América). Aquí un mapa de porcentaje de católicos. Es fácil ver los cuatro ejes de proyección propuestos en adelante: Vamos allá: -Eje de proyección del Norte, o norteamericano. Corresponde con la proyección cultural y negociación con las naciones de América del Norte, EEUU y Canadá. He hablado en muchos hilos sobre el tema. El espacio de negociación sería la OEA, también el NAFTA, el reto: organizar un panamericanismo hispanófilo, en el mejor de los casos hispanocéntrico, o al menos conseguir una nueva Good Neighbor Policy. La clave: articular y difundir la dimensión hispánica de los EEUU. Los subejes: Californias, México-Texas, Cuba-Florida, Costa Este católica. Se integrarían aquí las ideas de proto-panamericanismo hispanoamericano-céntrico de Miranda y Bolívar (fabricando una figura de Bolívar amable a estos intereses...). -Eje de proyección del Sur, o africano. Aquí integro las proyecciones hacia el Atlántico Sur por parte de Brasil y el africanismo luso-hispano. También lo hemos comentado en algunos sitios: cómo se podría hablar y potenciar un eje de desarrollo desde Guinea hasta Angola, pasando por las presas de Inga, e integrando el área católica de los dos Congos. Se integrarían aquí todas las escuelas "tercermundistas", todo el mundillo de la cooperación Sur-Sur, y la escuela "meridionalista" de los geopolíticos brasileños. El componente histórico de esta dirección de proyección sería, sobre todo, el Imperio luso, extensivo de Brasil hacia el Oriente uniendo el hemisferio Sur, quizás llegando a la India. Subejes: Nigeria-Guinea-Congos-Angola, Angola-Mozambique, Angola-Sudáfrica. Espacios: foro Brasil-África, iniciativa IBAS (India-Brasil-África del Sur), iniciativa del Atlántico Sur (ZOPACAS). Añadiríamos también en este apartado la negociación con los espacios islámicos, y un apoyo al mundo árabe-cristiano. -Eje de proyección del Oeste, o asiático. Asia está al Oeste de Iberoamérica. En el sentido clásico, el hemisferio castellano de Tordesillas, que era el occidental llegaba hasta el Asia, así que hay una cierta idea de "occidentalización de Asia" bajo historia hispana, vinculándola a América, que conviene replantearse; hay trabajos interesantes sobre esto. Aquí hay dos grandes cuestiones. La primera es la revinculación de Filipinas al Triángulo Hispánico (que, de conseguirse, formaría un Cuadrilátero Hispánico). La segunda es la cooperación y repenetración cultural en los espacios de Asia, que la hay y hubo, como los Kirishitan japoneses, el contacto con China, la penetración en la India por portugueses (levantando Goa como "la Roma de Oriente"). Los foros de negociación: China-CELAC, espacios de integración del Pacífico, cooperación en el seno de los BRICS... Subejes: México-Filipinas, México-Japón, Japón-Brasil-Perú, China-Filipinas, India-Timor-Filipinas, Filipinas-Timor-Australia, Chile-Australia. -Eje de proyección del Este, o europeo. Europa se desarrolla al Este de la península, de ahí la elección de este punto cardinal. Las dinámicas europeas son endiabladas y encontrar espacios de liderazgo es un encaje de bolillos, pero hay que intentarlo. La geopolítica hispánica en tiempos basculó entre la alianza con Francia, que representa el vínculo de la Latinidad, o con los espacios austríaco-germánicos, que representan el vínculo de la Catolicidad. Hay que aprovechar estas viejas ideas para establecer algún tipo de negociación con el eje francoalemán, a través de subejes latinos (España-Italia-Francia), o católicos (Irlanda-España-Italia-Austria-Polonia). Podría plantearse la formación de "grupos", como el de Visegrado: Grupo Latino, Grupo Católico, Grupo Sur... Foros de negociación: todos los europeos, además del "espacio eurolatinoamericano" y las cumbres EULAC. La relación con Rusia se puede incluir aquí también como un apartado específico, y vincularse históricamente, si se quiere, a la expedición almogávar al imperio bizantino, o a los trabajos que conceptualizan Rusia y España como "alas" o extremos de la Cristiandad en una nueva búsqueda de un espacio propio. Por supuesto aquí hay que lidiar con las filias y fobias de unos imperios y otros.
  20. Recojo unas cuantas intervenciones del forero sonotone y mías en BBJ sobre la necesidad de superar de una santa vez el tristísimo legado de Kant, Nietzsche y Marx, verdaderas némesis de Occidente y del Mundo.
  21. Esperable. Funcionan como las tribus al otro lado del Limes. Realmente todo el tema coronavirus ha representado una confirmación de las tesis hispanistas. Divisoria civilizacional, ausencia de Europa como realidad, decadencia norteamericana... No nos ha pillado por sorpresa. En España debería verse como oportunidad para reindustrializarse. Vuelvo a repetir lo que decía Maeztu, aquí había que traer Ciencia e Industria y dejarse de todo lo demás, en vez de eso se trajeron las Letras (y las religiones foráneas) y nos olvidamos de lo primero.
  22. Todo vuestro, metedle la estructura y perrerías que queráis. Incorporad mis ideas donde os dé la vena y donde haga falta, doy permiso. Hay que empezar a demoler la figura de esos titanes. Nos quitan la escolástica de siglos y nos obligan a estudiar delirios de sifilíticos. El único filósofo español que estudiábamos en mi generación era Ortega, el "PSOE" de los filósofos (o el filósofo del PSOE), ya está bien. Como dice Luis Carlos Martín, Kant es literatura, es uno de los pilares opresivos de la tiranía radical subjetivista en la que vivimos y sólo nos queda reaccionar contra él. Las escuelas de filosofía están a por uvas, así que habrá que hacer filosofía donde se pueda. Lo he dicho en otros espacios. Francia, Alemania y Gran Bretaña son la tríada antítesis de Grecia, Roma y Jerusalén, sólo se pueden entender así. Bárbaros entendiendo mal lo que se dice en el Sur, tergiversando cosas, porque ni siquiera lo que dicen es invento suyo (nada sale de la Nada).
  23. No hay que hacer propaganda de quienes fomentan y distribuyen la Maldad, pero sí hemos de estar prevenidos. Acaban de producir el enésimo excremento propagandístico leyendanegrista, en este caso contra las tesis de Elvira Roca. El Mal de la Leyenda Negra toma la forma ahora mismo de la obra de José Luis Villacañas, un tipo que a pesar de su hispanísimo nombre y su origen jienense parece que se odia a sí mismo y odia a su país y a todos los que le rodeamos: podemita, kantiano, federalista, orteguiano, germanófilo, proseparatistas, antiespañol, anticatólico, publicando un panfleto llamado "Imperiofilia y el populismo nacional-católico", contra el Imperiofobia de Elvira. No es la primera vez. Ya publicó otro desgraciado texto: "¿Qué Imperio?", cuestionándose que el mismísimo Imperio español hubiera existido. También ha publicado obras que ensalzan la labor protestante, como su volumen de "La Revolución intelectual de Lutero". Las tesis no tienen la más mínima profundidad. Es el ejemplo clarísimo de lo que lleva arrasando nuestro país desde hace siglos. Se come entero, de un bocado el mito de la Europa sublime superior a España, la Leyenda Negra al completo, le hace loas a Kant y es afín a todo el pensamiento subjetivista antirrealista alemán que ha llevado al nazismo y a la destrucción de Europa y Occidente. Todo se reduce a un maniqueísmo terrorífico: todo lo español es malo y todo lo no español es bueno. En definitiva, el suicidio hecho verbo. Mucho cuidado. Aquí podemos ver su obra. Es un catálogo de todo lo que no hay que hacer si uno pretende salir de las coordenadas del sometimiento cultural: https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Luis_Villaca%C3%B1as Sus apariciones en los medios se reparten entre colegueos con Podemos, la idea del referéndum, y le suelen citar y entrevistar en medios separatistas. Trabaja duramente para la descomposición de nuestra nación. Este hombre es catedrático y ha estado en el CSIC. Ésta es la supuesta "clase intelectual". Se aplicaría, curiosamente, el esquema revolucionario pero encarnado en su persona: los de arriba (insertos y acomodados en estructuras de poder) contra los de abajo (la Nación). ¿Lo habrá pensado? José Luis, toda una vida comiéndote propaganda extranjera. Toda una carrera lanzada al abismo. Miles de horas de esfuerzo que sólo contribuirán para destruir tu país, y las estructuras que aún sustentan a tus semejantes. Qué desperdicio. Aún estás a tiempo de cambiar, si es que la Verdad te preocupa lo más mínimo.
  24. Digo yo, puestos a pastelear con protestantes, ¿por qué pastelear con progres está bien y con evangélicos no? Me entra curiosidad ver que todo el argumento "aggiornato" que se utiliza en el tratamiento con el mundo izquierdista -hay que estar con ellos porque están enfermos, Jesús está con los leprosos, los publicanos, patatín patatán- se cae en mil pedazos al tratar con el otro lado, a la que nos vamos de repente al Dios castigador y a los que se vilipendian y azotan de mil maneras. He visto por estos hilos acusaciones durísimas de pederastia a los católicos "del ala evangeloide" que podría soltarlas un rojo cualquiera. En realidad evidencia una lucha intestina entre católicos de izquierda y de derecha y caer en esa lucha es muy poco católico. ¿Os leéis, compañeros? ¿A quién se pretende convencer? ¿La "actualización moderna de la Iglesia" consiste en echar pestes a lo moderno del ala que se supone más débil y proclive a desaparecer, o del ala contraria a la que uno esté? Algunos tenemos la decencia de ir de ateos. Ha sido llegar a este mundo católico que creía refugio y me encuentro luchas que ni las de Stalin contra Trotsky. Ingenuo de mí. Entendería mejor una solución que intentara elevarse por encima de las luchas mundanas entre dos imperios que son el yankee y el masonoeuropeo, imperios que por mucho poder que tengan ni nos van ni nos vienen y menos a nosotros, los hispanos. Sí ocurre que el mundo hispano está dividido demográfico en tercios, el tercio masonoprogre (España, Argentina), el tercio católico tradicional (México, Colombia) y el tercio evangélico (por culpa de Brasil, Centroamérica, Chile). ¿Nos conviene imponer un tercio contra los otros dos? ¿Qué planes hay? Si el siguiente Papa es Sarah, ¿veremos por aquí un giro de 180º o de repente empezaré a leer acusaciones al mismo como integrantes del "ala progre" de la Iglesia? ¿Por qué tratar a la gente como idiotas? Se entendería mejor una explicación veraz, en plan... pues mira sí, los jefes han decidido que los progres tienen más pasta que los evangélicos por mucho ruido que monten, y van a ganar así que mejor teñirnos un pelín de rosa, ya sabes, ya veremos qué pasa en el futuro, algo se salvará, ya cambiaremos, ya sabes chico. Cosa que cuadra todo pero claro, no se puede decir porque de cara a la galería es de una cobardía enorme en comparación con la historia de la Iglesia. Y en comparación con el Imperio español, que también, empezó con cuatro pastores tirando piedras en Asturias.
  25. Gerión

    La tradición jurídica de las Españas

    Buen aporte. Es necesario una reconstrucción de la Tradición hispana en todos los campos, el más manoseado es la historia pero en todos los demás está bastante olvidado, muy necesario el campo del Derecho y añadiría el de la Economía, de la que tenemos por ahí un hilo algo abandonado.
×