Jump to content

Francisco Rubio

Cadete
  • Content Count

    19
  • Joined

  • Last visited

  • Days Won

    5
  • Puntos de mejora

    761 [ Donate ]

Everything posted by Francisco Rubio

  1. Puede sonar cursi, pero de forma simbólica se me viene a la mente la imágen popular de la caída de Roma en manos de los bárbaros. Estos hechos inéditos nos hablan de una lucha de grupos de poder bastante fuerte, sólo espero que no derive en cosas peores.
  2. Video: Las cloacas del negocio del aborto en España Descripcción: Así son las «cloacas del negocio del aborto en España» Un documental de la asociación SCJVita denuncia la impunidad de la industria del aborto en España en el día de los Santos Inocentes. A lo largo de 35 años, 4 millones de bebés han perdido la vida en España a manos del negocio del aborto, más que en todas las guerras desde tiempos de los romanos. Por Nicolás de Cárdenas - 28/12/2020 Diez minutos. Es todo el tiempo que es necesario para comprender con toda su crudeza en qué consiste el negocio del aborto en España a través de un reportaje elaborado por la asociación SCJVita y que no deja indiferente a nadie quien se haya decidido a verlo. Testimonios de personas que han visto cómo animales callejeros se alimentaban de restos de los bebés abortados que son arrojados a la basura ordinaria; denuncias sobre aborto ilegales de hasta nueve meses realizados a mujeres extranjeras que realizan el viaje a los centros especializados en España; documentación que revela pagos sospechosos a personalidades políticas; datos sobre la conexión de la industria del aborto con fabricantes de cremas para la obtención de colágeno de tejido fetal; certificados falsos para la realización de abortos firmados por médicos, sin nombre de la mujer embarazada… En el documental también se denuncian indicios de blanqueo de capitales, delitos de estafa, delitos contra la protección de datos, vínculos con mafias de trata de mujeres que, pese a las pruebas, no se han dejado investigar en los juzgados. En el documental intervienen el doctor Jesús Poveda de Agustín, la presidente de la Asociación de Abogados Cristianos Polonia Castellanos y el portavoz de la asociación La Vida Importa Juan Sánchez Galera. Este último fue el responsable de ofrecer a la Guardia Civil un abundantísimo caudal de datos y pruebas sobre ilegalidades en la industria del aborto que, como denuncia el documental «pese a la evidencia, el Gobierno de Mariano Rajoy ordenó que el caso no se investigara. La Guardia Civil recibió la denuncia, pero ni siquiera levantó atestado». Poveda denuncia que el aborto es «el síntoma de una sociedad muy enferma». Y el drama se esconde detrás del dato: más de 4 millones de españoles muertos por aborto desde 1985: «son más de las personas que han muerto en todas nuestras guerras, en 2.000 años de historia, desde la época romana hasta la Guerra Civil», sentencian. Fecha de publicación: 2020-12-28 Categoría: Actualidad y mundo contemporáneo Publicado por: Francisco Rubio
  3. Así son las «cloacas del negocio del aborto en España» Un documental de la asociación SCJVita denuncia la impunidad de la industria del aborto en España en el día de los Santos Inocentes. A lo largo de 35 años, 4 millones de bebés han perdido la vida en España a manos del negocio del aborto, más que en todas las guerras desde tiempos de los romanos. Por Nicolás de Cárdenas - 28/12/2020 Diez minutos. Es todo el tiempo que es necesario para comprender con toda su crudeza en qué consiste el negocio del aborto en España a través de un reportaje elaborado por la asociación SCJVita y que no deja indiferente a nadie quien se haya decidido a verlo. Testimonios de personas que han visto cómo animales callejeros se alimentaban de restos de los bebés abortados que son arrojados a la basura ordinaria; denuncias sobre aborto ilegales de hasta nueve meses realizados a mujeres extranjeras que realizan el viaje a los centros especializados en España; documentación que revela pagos sospechosos a personalidades políticas; datos sobre la conexión de la industria del aborto con fabricantes de cremas para la obtención de colágeno de tejido fetal; certificados falsos para la realización de abortos firmados por médicos, sin nombre de la mujer embarazada… En el documental también se denuncian indicios de blanqueo de capitales, delitos de estafa, delitos contra la protección de datos, vínculos con mafias de trata de mujeres que, pese a las pruebas, no se han dejado investigar en los juzgados. En el documental intervienen el doctor Jesús Poveda de Agustín, la presidente de la Asociación de Abogados Cristianos Polonia Castellanos y el portavoz de la asociación La Vida Importa Juan Sánchez Galera. Este último fue el responsable de ofrecer a la Guardia Civil un abundantísimo caudal de datos y pruebas sobre ilegalidades en la industria del aborto que, como denuncia el documental «pese a la evidencia, el Gobierno de Mariano Rajoy ordenó que el caso no se investigara. La Guardia Civil recibió la denuncia, pero ni siquiera levantó atestado». Poveda denuncia que el aborto es «el síntoma de una sociedad muy enferma». Y el drama se esconde detrás del dato: más de 4 millones de españoles muertos por aborto desde 1985: «son más de las personas que han muerto en todas nuestras guerras, en 2.000 años de historia, desde la época romana hasta la Guerra Civil», sentencian.
  4. Francisco Rubio

    PUEBLOS QUE HABLAN POCO

    PUEBLOS QUE HABLAN POCO Los pueblos del Norte apenas hablan. El frío y la nieve les tapa la boca. En Inglaterra las conversaciones más interesantes están prohibidas. Es de mal gusto hablar de muertos, de amor, de religión. Es decir de los tres temas más importantes del Hombre. El diálogo queda reducido al deporte y a los perros. Cuando el gran Livingstone, perdido en África, es hallado, después de inmensas dificultades por el explorador americano Stanley, éste, sin abrir los brazos ni dar un grito, ni palmotearle en el hombro, estrecha su mano correctamente como si acabara de encontrarlo en el Club y le dice, al ver que es el único blanco entre los cientos de negros que le rodean: -¿El señor Livingstone?; supongo. La costumbre anglosajona de tener que “estar presentado” para poder hablarse hace imposible los infinitos diálogos que florecen en los vagones de nuestros trenes, en las antesalas de nuestros médicos y dentistas, en el tendido de los toros, o en los entreactos del teatro. Los norteamericanos, aunque herederos en muchos aspectos de los ingleses, son menos lacónicos. Pero tampoco dialogan mucho. Cada mañana reciben, con el periódico, la consigna de lo que deben opinar. Un año los “malos serán los nazis; otro, los rusos”. Esta ausencia de espíritu crítico hace posible, en esos países, el funcionamiento de la democracia. En nuestros pueblos latinos, en donde en el Ateneo se pone a votación la existencia de Dios (quien gana por un pequeño margen) y donde nuestros estrategas de café toman el terrón de azúcar que representa Stalingrado con una cucharilla que es el ejército de Vorochilof y un palillo de dientes que representa a Von Paulus, la democracia, pura y simple, es casi imposible. Actualmente en Miami, en Palm Beach, en toda la costa de la Florida, se ha generalizado la costumbre de ir a la playa con un pequeño aparato de radio. Los nadadores, las hermosas bañistas se contemplan sin casi dirigirse la palabra. Un movimiento en el “dial” cambia el tema de una conversación pronunciada por una invisible garganta. El hombre común, el moderno, el hombre del futuro, lleva una vida que hace imposible el diálogo. Vive a las afueras de la gran metrópoli; tiene que levantarse a las cinco de la mañana, desayunar a toda prisa, tomar su automóvil y rápidamente llegar a la estación para poder coger el tren que lleva a la ciudad. Allí, un taxi le conduce a la oficina. Le es preciso almorzar de pie unos bocadillos, o mal sentado en el taburete de un bar, sin tertulia y con servilletas de papel. Cuando, realizando la complicada operación del taxi, el tren y el coche propio vuelve a su casa, está rendido. Entonces conecta la radio. La radio es la tertulia familiar, la sobremesa; las noticias del día; las buenas noches. La radio dice las palabras y comentarios que no tuvo con su esposa. La radio sustituye a los amigos. Ella, algunas noches, congrega a los hijos. Es la nueva abuela mecánica, no en torno a la chimenea, sino junto a la nevera. La radio está acabando con el diálogo de los hombres; habla por ellos. Llega a la cabaña solitaria del pastor de los Andes y le canta unas sevillanas o una canción habanera; zumba en el motor de nuestro automóvil y como el tábano de las antiguas cabalgaduras no se despega de él, a pesar de la velocidad. Nos dicta, implacable, sus anuncios las noches de luna. La muerte del diálogo trae consigo la del amor, la del matrimonio, la de la amistad. Esa maravilla de ir descubriendo un alma, como un continente desconocido, es un placer que nos está vedado. En el mundo moderno anglosajón, por falta del diálogo ya se ha perdido el almuerzo, y la misma cena está muy amenazada. Sin chistes, sin charla, sin risotadas, sin conversación, ¿para qué los platos delicados, las venerables recetas de cocina? ¿Para qué los alegres vinos y las azules angulas matadas con tabaco cubano, o los burgaleses corderos de dos madres, o los pavos cebados con nueces, que brindan con una copa de champán antes del sacrificio, para dar sabor a su carne? Para las gentes que no aman conversar, basta con entrar a una farmacia (que es donde se expenden) y pedir alguna de esas variedades de “sándwich” que, para no perder el tiempo, están ya previamente numerados. -Deme el número dos. O el cinco. El almuerzo dura unos minutos. Tal vez por eso han inventado el chicle, para suplir ese déficit de masticación de sus mandíbulas. Los “slogans” políticos, las consignas, los anuncios han fabricado una especie de comprimidos mentales, un criterio en píldoras, que evita toda reflexión. “Vacaciones sin Kodak”, “Telón de acero”, “La quinta columna”, “Las fuerzas del mal”, “Por la libertad y la democracia”, etc, etc. El escaso diálogo que aún sobrevive, carece de saltos imaginativos, de sorpresas, de emboscadas, de agresión. Ya no es un alegre esgrima del espíritu. Los floretes están cubiertos de herrumbre. Cuando nos invitan a una reunión, ya sabemos, de antemano, lo que nos van a preguntar. Y lo que es más grave, lo que tenemos que responder. Podríamos llevar un disco de gramófono que hablase por nosotros, mientras nos dedicábamos a pensar en otras cosas. Una cultura es materialista o espiritualista, según predomine en ella el ojo o el oído. La vista es materialista. El “ver para creer” de Santo Tomás es mucho más peligroso que la negación de Pedro. El oído es espiritual. Escucha; es decir, tiene vida interior. Porque no ve, imagina, sueña. El ciego es dulce y está lleno de espíritu. El sordo, generalmente, es malhumorado, egoísta. A las mujeres idealistas se las gana por el oído. Una mujer sin espíritu nunca se enamorará de Cyrano porque está viendo la largura de su nariz y no escucha su madrigal. Nuestra civilización es óptica. El ojo es nuestro protagonista, se le ha agrandado hacia arriba con el telescopio y hacia abajo con el microscopio. El teatro de nuestras muchedumbres, es decir, el cinematógrafo, es visual, no auditivo. El diálogo es lo de menos; lo que importa es la acción, el argumento. Una conversación en el celuloide no resiste más de tres minutos. Los diálogos se contratan aparte. Y se paga poco por ellos. En el reparto el “dialoguista” viene detrás del ingeniero del sonido, entre el decorador y el encargado del maquillaje. Se ha llegado a lo monstruoso; a poner diálogos españoles en bocas que se mueven con la fonética inglesa. Se ha desligado el diálogo del gesto. Es una mercancía más; no depende de la boca, de los ojos, de la expresión. Caras eslavas, voces de Castilla. La Humanidad, al olvidarse de hablar, dejará también de pensar; perderá todo espíritu. Eso irá ganando el feroz Estado mundial que nos amenaza para el porvenir. La propaganda sistemática, dirigida por técnicos y psicólogos, va idiotizando insensiblemente a la Humanidad. Se está socializando la estupidez. Pronto habrá “detectores del pensamiento”. Todos los cerebros serán como de cristal, transparentes. El mayor delito será el del Yo. El peor crimen, la personalidad. Y una férrea minoría dirigente gobernará, tranquila y tediosamente, sobre un triste universo de sordomudos. Agustín de Foxá. Diario ABC. 10 de Diciembre de 1950.
  5. Francisco Rubio

    PUEBLOS QUE HABLAN POCO

    Así es, la derecha tipo Vox ha desvalorado a personajes lucidos como Agustín de Foxá. Yo lo conocí por su poema Cui Ping Sing y posteriormente leí este artículo que como bien has señalado supo ver los cambios en la vida del ser humano en familia y sociedad que hemos venido atestiguando. Es lamentable que tanta gente de buena voluntad se deje engañar tan fácilmente, pareciera que no hemos aprendido nada de esos caudillos y partidos que solo buscan votos, ser catarsis y que el sistema siga rodando en la misma dirección.
  6. Francisco Rubio

    Mensaje de Navidad 2020 de S. M. el Rey

    Coincido en lo dicho por la mayoría, el discurso fue el típico para no comprometerse, y es comprensible dados los escándalos que lo cercan. También comparto la idea acerca de cuánto durará el apoyo a la monarquía por los partidos de derecha. Tengo entendido que en tiempos de Aznar ya había algunos voceros abogando tímidamente por una republica presidencialista. En cuanto la corona deje de ser respaldada por la mayoría de la sociedad el PP, VOX y Cs, cambiarán de postura, cómo lo han hecho, algunos más lentamente, con la cuestión del aborto. Trayendo el tema del aborto, no se me olvida que en 2010 la ley del aborto fue sancionada por Juan Carlos I, pese al ejemplo del rey Balduino de Bélgica y del príncipe Alois de Liechtenstein.
  7. Supremacía de la tradición, de la legitimidad, del esplendor y de la sacralidad, sobre la riqueza y el poder militar. Hoy haremos algo en la línea de Ambientes, Costumbres, Civilizaciones para poner en evidencia uno de los aspectos más marcantes de la Revolución actualmente: lo que sus secuaces más modernos llaman “desmitificación” o “desacralización”. Para comprender bien lo que eso significa debemos ante todo entender la noción que los revolucionarios tienen de “mito” o de cosas “sagradas”. Para llegar al fondo de la noción en dos palabras diría lo siguiente: en la pieza de teatro de Edmond Rostand “Chantecler”, el autor se vale de la figura principal, el gallo, para decirle al sol algo como: “¡Gloria a ti, oh sol, sin el cual las cosas no serían sino lo que son!” Un rayo de sol que cae sobre una simple cartulina, por ejemplo, puede dar efectos magníficos en los que, sin artificio ni mentira, le agrega algo a la cartulina que le confiere una belleza especial. Me acuerdo que durante años, cuando pasaba por la Calle de la Consolación (en San Pablo, Brasil), camino al Colegio San Luis, había siempre en la cúpula de una casa un vidrio abierto. Al parecer la dueña de casa no lavaba la ventana y el sol, dando en el vidrio, ¡era un verdadero esplendor! El sol se reflejaba sobre la suciedad dando el efecto de un espejo maravilloso, y yo me divertía tratando de descubrir en mi alma cuántas cosas eso significaba: el cielo iluminando y reflejándose en la suciedad, y logrando de ella un brillo especial… Así, las cosas vistas por el hombre con verdadero espíritu filosófico –y sobre todo con espíritu de Fe- reflejan algo de un orden superior: ellas tienen una analogía, una semejanza, con algo que existe en ese orden… Por ejemplo un pedazo de vidrio de ventana en el que se refleja el sol tiene analogía con el brillante, aunque éste sea mucho más que el vidrio. El brillante, a su vez, tiene analogía con alguna piedra maravillosa que existiría en el paraíso terrenal, en comparación con la cual el propio brillante no sería sino un pedazo de vidrio. Pero el brillante del paraíso terrenal tiene analogía con alguna substancia que existe en el paraíso celeste comparado con la cual él mismo no es sino un pedazo de vidrio… Y esa cosa preciosísima del paraíso celestial no es sino un pedazo de vidrio, y menos aún que eso, comparado con la inteligencia del menos dotado de los hombres, porque el brillante que rutila es símbolo de la inteligencia. Hasta se acostumbra a decir que una persona muy inteligente tiene una ‘inteligencia brillante’. El menos dotado de los hombres tiene incomparablemente más luz en sí que un brillante, porque posee una luz de otra naturaleza. Pero ese mismo hombre es, a su vez, imagen de una persona inteligente. Esta, a su vez, es una imagen del Angel. Y éste es una imagen de Dios… Entonces, a partir del fragmento de ventana –por sucesivas ascensiones- podemos llegar hasta la perfección infinita que es Dios Nuestro Señor. El espíritu bien formado trata de ver siempre en una cosa la imagen de algo más elevado y de dirigir el espíritu a una consideración más alta, y es insaciable de analogías de esas hasta llegar a Dios. Es de esta manera que nos valemos de todas las cosas criadas para subir a Dios Nuestro Señor. Esto que se puede decir en el orden natural sobre todo puede decirse en el orden de la gracia. Porque ella ilumina a los hombres más de lo que el sol ilumina a todas las criaturas de la tierra. La gracia, a su vez, es un don sobrenatural creado por Dios, y a través del cual podemos tener una idea de cómo es Dios Nuestro Señor… El resultado de esta tendencia de espíritu consiste en que todos los pueblos que tienen un mínimo de sanidad psicológica, de sanidad mental, tratan de presentar todos los aspectos de la realidad –y cuando no les es posible, algunos de ellos- de manera que tales aspectos conduzcan a una realidad superior. Si consideramos, por ejemplo, un militar, nos gustaría verlo con un uniforme que nos haga pensar en el esplendor del coraje, trazo que distingue al militar. Y de tal manera que nosotros, de proche en proche, acabáramos reflexionando sobre el coraje angélico y el vigor con el que San Miguel Arcángel expulsó del cielo al demonio. De donde, entonces, el gusto por cierto esplendor en el uniforme militar. San Felipe Neri celebrando la Santa Misa Si consideramos al sacerdote en ejercicio de sus funciones, debemos querer considerar en él la sacralidad de su misión. Y a través de esa consideración, algo que nos haga pensar en Dios. De modo que es útil y hace bien –sobre todo cuando está celebrando la Santa Misa- realzar su figura con paramentos que nos den idea de la importancia de su misión y a través de ésta nos haga pensar en Dios. Así también podríamos considerar cualquier otra profesión. El profesor universitario, por ejemplo. Lo normal sería que diera clase revestido de toga. ¿Por qué? Para realzar el esplendor, la gravedad, la importancia del oficio y misión del profesor. El traje realza la idea de la misión; la idea de la misión nos lleva a Dios, Fuente de toda verdad y Maestro de todos los profesores. Luego, hay una tendencia natural del espíritu que no es ateo a ver siempre algo más alto presente en lo inferior y tratar de realzar lo que está más abajo para conducir el espiritu hasta lo que está más elevado. Esto, que es una tradición de la Civilización Católica, es un principio que ella transformó y aplicó en innumerables hábitos sabios que permanecieron vivos hasta nuestros días. Es precisamente esto lo que el espíritu moderno considera “mito”. El ver en una cosa la presencia de una realidad superior es hacer de ello un “mito”. Tratar de ver algo por sus aspectos más altos sería “mitificar”, sería considerar ese algo de modo fantasioso e imaginario. Luego, esto que para nosotros es una serie de elevaciones que nos conducen hasta Dios, para el ateo es una serie de “mitos” que nos conducirían hasta la mentira. Porque Dios para él no existe y, al no existir, evidentemente es un mito que esas cosas puedan conducir hasta Dios, y todo esto no es sino poesía y vacío. De donde brota entonces la tendencia a lo que ellos llaman “desmitificación”, la desacralización. El sacarle a las cosas todos sus adornos, privarlas de todas las formas de belleza para presentarlas “tierra-tierra”, “como ellas son”, para evitar la mitificación, la sacralización. El Kaiser Francisco José recibe al emperador Guillermo II y los príncipes alemanes en la Sala María Antonieta. Palacio de Schönbrunn, Viena, 1908, por Franz von Matsch El encuentro, representado en el cuadro que analizaremos, se da en el Palacio de Schönbrunn, en Viena, en 1908. Tal encuentro tiene los siguientes antecedentes: Francisco José celebraba en aquella ocasión 60 años de reinado. El subió al trono muy temprano por la abdicación de un tío y era descendiente de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Simplificando mucho la narración histórica, durante buena parte de su reinado Francisco José fue el jefe de todos los pueblos de lengua alemana. El Sacro Imperio había sido abolido y substituido por Napoleón Bonaparte por una organización llamada Confederación Germánica, y los emperadores de Austria eran los presidentes hereditarios de esa Confederación. Cerca de la mitad del siglo XIX, Prusia promovió una coalición de estados germánicos en contra de él y lo expulsó de la Confederación Germánica, quedando entonces como Emperador de Austria-Hungría. Y los demás pueblos de lengua germánica pasaron a constituir un solo imperio bajo la dirección del Kaiser (Guillermo). Entonces había varios reyes, príncipes que eran señores de diversas partes del territorio alemán, y el Kaiser o Emperador era el jefe de todos ellos. Francisco José –además de ser de las más antiguas dinastías de Europa y ciertamente de la más ilustre y sacral de todas ellas, que es la Casa de Austria-, resultó expulsado del mundo alemán y presidiendo apenas un conglomerado de estados de lengua magiar, de lengua eslava, un poco de lengua italiana, etc., la monarquía austro-húngara (de la que Austria, de lengua germánica, era el elemento central). El estaba, por tanto, en un estado de resentimiento en relación al mundo alemán. Como Guillermo II necesitaba de su apoyo, por ocasión del 60º aniversario del reinado de Francisco José, el Kaiser fue llevando una comisión de príncipes alemanes a visitarlo. El cuadro representa la Sala María Antonieta del Castillo de Schönbrunn en el cual están siendo recibidos. Están viendo una escena altamente sacralizada en el siguiente sentido: el esplendor del ceremonial militar y del ceremonial de Estado es llevado al máximo de gala y de pompa para elevar el espíritu a consideraciones más altas, que se refieran a Dios Nuestro Señor. Francisco José está solo frente a todos los otros príncipes alemanes. El Kaiser está con un casco de penacho grande. Todos los otros son reyes y príncipes de pequeños estados alemanes. En Alemania había tres ciudades libres de organización burguesa; no eran monarquías sino repúblicas: Bremen, Hamburgo y Lübeck. Aquí está el representante de una de ellas (el Burgomaestre de Hamburgo, Dr. J. H. Burchard). He aquí los principales monarcas y príncipes presentes. El hombre mayor de barba blanca (a la izq. de Guillermo II) es el Príncipe Regente Luitpold de Baviera. Al lado de él se encuentra el Rey de Sajonia. Bien al costado, junto al cuadro de María Antonieta, se encuentra el Gran Duque Federico de Baden. El de uniforme azul con borlas doradas es el Gran Duque Federico Francisco IV de Mecklenburg-Schwerin. (Hay otros representantes de principados alemanes: ver la lista completa en el gráfico reproducido aquí). Uds. pueden ver allí la atención centrada en una idea de gran esplendor. Noten como todo es luminoso: la sala tiene una luz…! Es la luz natural, una luz como plateada, que se refleja en las paredes, que da en el piso… Se diría que el piso es una piedra preciosa sobre la cual ellos están pisando, cuyo reflejo incide en el blanco de la mesa junto a la cual está Francisco José, así como en el blanco de los penachos de los cascos de los varios príncipes allí presentes; refulge en la borla dorada que lleva ese duque; refulge en los muebles, en los espejos…, hay una inundación de luz. Esa luz brilla en las condecoraciones, en los galones; por todas partes lo que vemos es luz y esplendor. Por otra parte, se nota que las personas están todas en una actitud de gran compostura y respeto de quien sabe quién es y qué representa, que usa ese uniforme por respeto para consigo mismo y para con su propio cargo. La idea es sublimar todo lo posible el poder público, el Estado, por respeto a la dignidad de la criatura humana a la cual el Estado está llamado a gobernar. Vemos su aire militar, que les confiere una idea de poder, de fuerza, de manera que se podría decir: fuerza, esplendor, sacralidad son elementos muy presentes en este cuadro. Tienen ustedes aquí a Alemania, pero la Alemania dominada por Prusia. El Kaiser tiene un papel en la mano, que puede ser el texto de un discurso que está leyendo o que acaba de leer, y Francisco José ha oído o está oyendo la salutación. Un verdadero primor es Francisco José! Son dos escuelas completamente diferentes. La Alemania nueva, militar, industrial representada por el Kaiser y quienes lo siguen. La vieja Alemania, antigua, sacral, noble, distinguida, –guerrera, es verdad, pero no principalmente guerrera sino patriarcal, que está representada por el Emperador de Austria. Son dos figuras diversas, dos ideas diversas: la de la Alemania militarista, pre-nazi, y la idea del viejo mundo germánico sacral y católico. Observen esto de curioso. Francisco José está enteramente solo, no se hace acompañar por nadie; su uniforme es simple, apenas tres colores: una casaca blanca, un pantalón colorado con un galón dorado que va de alto a bajo. Dorado, colorado, blanco…, por coincidencia, los colores de la TFP. El lleva una faja, en diagonal sobre el pecho, que es de una condecoración, y tiene en las manos un casco con plumas de un verde claro y discreto. El, enteramente solo, pesa en la balanza tanto o más que todos los otros reunidos. Se tiene la impresión de que los otros hacen fuerza para pesar tanto como él. Por otro lado hay cierta simplicidad en su actitud, mientras que los otros están poco naturales, con el cuello estirado para dar la idea de que valen algo. Francisco José está con una naturalidad completa, pero al mismo tiempo tiene una distinción que deja a todos los otros empequeñecidos… A tal punto que hay una especie de vacío alrededor de él y que nadie se pone cerca de él. Consideren su fisonomía: es un hombre sumamente consciente de que no necesita de adornos ni nada para ser él mismo. Tiene tras de sí siglos de historia, siglos de gloria; posee un derecho que la fuerza no violó y por esa causa recibe a sus visitantes de un modo serio, afable, pero no risueño. Recibe visitantes en relación a los cuales tiene una queja, que él vela con toda urbanidad. Pero está quejoso y los mira con una fisonomía como quien dice lo siguiente: “Mucha simplicidad, etc., etc., pero observen mi palacio, símbolo de mi fuerza. Si hubiera otra guerra yo recibo a punta de espada, porque no me dejo dominar por nadie”. Esto queda insinuado con toda afabilidad, con toda dignidad, con toda distinción. El comentario podría ser aquí: cuánto vale la tradición, cuánto vale el derecho, cuánto vale la sacralidad por encima de todas esas cosas como riqueza, poder, etc… Para quien analiza el ambiente, hay un valor simbólico especial en este cuadro de María Antonieta. Es un cuadro que la mayor parte de esos príncipes abomina. Todos o casi todos ellos son muy anti-franceses. Austria, al contrario, en el último período de la monarquía austríaca, era muy pro-francesa. Ahí se ve al militarista alemán desdeñando el charme (encanto) austríaco y la gracia francesa, pensando que todo se consigue por la espada. Allí está el símbolo del charme austríaco y de la gracia francesa: el cuadro muestra a María Antonieta, Reina de Francia, pintada por Mme. Vigée Lebrun, uno de los cuadros más famosos y de más gracia representando a la Reina-mártir. Como saben, María Antonieta era austríaca y le mandó este cuadro a María Teresa, su madre, Emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico, por tanto antecesora de Francisco José en el trono imperial. Hay una antítesis entre dos mundos. Del lado del Kaiser y los príncipes alemanes el esplendor de la fuerza, del poder, de la riqueza. Por encima de ese esplendor tenemos, brillando aquí solo, el esplendor también de la fuerza, también del poder, también de la riqueza, pero que considera la fuerza, el poder y la riqueza valores secundarios, y que da importancia a la historia, a la tradición y a la sacralidad. Ahí tienen ustedes a Francisco José. Vean ahí un aspecto maravilloso de la Civilización Cristiana. Hoy en día no se ve más una ceremonia pública que tenga, ni de lejos ese esplendor, e incluso los hombres de esta categoría se van tornando cada vez más raros. Hay una caída en todo. Porque nada se hace para recordar algo más elevado y menos aún para elevar a Dios. Hay un achatamiento, la invasión de la vulgaridad –para no decir de la indecencia- a fin de substituir lo maravilloso de otros tiempos.
  8. Francisco Rubio

    Damos la bienvenida a Francisco Rubio

    Muchas gracias, mi estimado, aprecio sus palabras. Yo también espero poder seguir interactuando con ustedes. Un abrazo desde México.
  9. Francisco Rubio

    Tema del Sahara Occidental.

    Algo que me parece preocupante es que USA está vendiendo armamento moderno a Marruecos, incluso se habla de abrir una base naval en dicho país, además de que la administración de Trump ha reconocido, antes de fenecer, la soberanía de Rabat sobre el antiguo Sahara español. Misiles Hellfire, Patriots, drones y bombas con láser: el nuevo arsenal de Marruecos en El Estrecho EEUU, además de armar a Marruecos, mantiene negociaciones para trasladar una base militar estadounidense de Europa al Sáhara Occidental. 16 diciembre, 2020 02:27 ARMAS ESTADOS UNIDOS MARRUECOS Sonia Moreno @sonietamb Donald Trump da el pistoletazo de salida a lo acordado entre Estados Unidos (EEUU) y Marruecos el 2 de octubre en materia de defensa, y notifica al Congreso la venta de material militar por valor de mil millones de dólares. Tratado anunciado por el entonces secretario de Defensa Mark Esper. “Marruecos sigue siendo un socio crucial para EE UU sobre una amplia gama de cuestiones de seguridad”, aseguró en Rabat. Ahora se cumple lo pactado. El último envío a las Fuerzas Armadas Reales marroquíes incluye aviones de vigilancia electrónica Gulstream G550, drones MQ-9B, MIM-104 Patriot, misiles Hellfire, bombas guiadas por láser Paveway y kits de munición JDAM. De hecho, el 12 de septiembre se realizó la primera prueba de uno de los cuatro aviones G550 destinados a Marruecos en el aeropuerto de Savannah en EEUU. La familia real alauí ya dispone de un jet privado Gulfstream para el transporte VIP, el modelo G650. Fue un regalo al heredero Moulay Hassan en 2018 por un coste de 57 millones de euros. Es capaz de alcanzar los 1.100 kilómetros por hora y de volar 13.000 kilómetros sin escalas con 12 personas a bordo, y cuenta con un sistema antimisiles israelí. Los cuatro pendientes de recibir ahora embarcarán sistemas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) también de procedencia israelí. Este material que recibe Marruecos es bien conocido por participar en conflictos internacionales por participar en conflictos internacionales. El sistema de misiles tierra-aire de largo alcance MIM-104 Patriot se hizo popular tras la Guerra del Golfo, donde se usó masivamente. Cada batería del modelo PAC 3 se compone de seis vehículos-lanzadores capaces de transportar 16 misiles cada uno. El Ejército de Tierra español también dispone de 18 Patriot en tres baterías. Los primeros los adquirió como compromiso militar en la cumbre de la OTAN en 2002, y en 2014 compró a Alemania los últimos por algo más de 40 millones de euros. Además, Marruecos recibirá también cuatro drones MQ-9, las aeronaves no tripuladas más grandes del mundo con una potencia que permite superar 15 veces más cargamento que los modelos anteriores y con una velocidad de crucero tres veces mayor. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, al menos dos de los cuatro drones se destinarán a la base militar que se está construyendo en el aeropuerto internacional Monte Arruit (Nador), a 40 kilómetros de Melilla. Allí precisamente en un hangar se aparcan los F-16 que Marruecos adquirió en EEUU, que han sustituido a los anteriores F-5, que se desplazarán al sur del país. Estos drones fueron creados por la empresa estadounidense General Atomics para el uso de las fuerzas aéreas estadounidense, británica, italiana y española. Y ahora fortalecerán el papel de Marruecos como fuerza regional en el Mediterráneo y el norte de África. Misiles y bombas El envío de armamento del Departamento de Defensa de EEUU a Marruecos también incluye munición guiada de precisión lanzada desde el aire: misiles Hellfire, y kits Paveway y JDAM. Estas armas guiadas están destinadas a destruir un objetivo puntual y minimizar el daño colateral. Suelen utilizar el GPS, la guía láser o los sistemas de navegación para mejorar la precisión de un arma a menos de 3 metros. Así EEUU equipa los drones MQ-9 con misiles Hellfire, que antiguamente se usaron en los AH-64 Apache, utilizando guía láser para apuntar a tanques, búnkeres y estructuras. Pero desde hace dos décadas se unen a los drones MQ y les proporcionan una capacidad de ataque. Se han convertido en la munición preferida para las operaciones en el Medio Oriente. Mientras los Paveway son kits de guía que se adhieren a bombas no guiadas. Incluyen un buscador en la punta de la bomba que encuentra un láser para marcar un objetivo y un kit de cola para dirigir la bomba. Se desarrollaron durante la Guerra de Vietnam para permitir que aviones tácticos entregasen municiones precisas. Por su parte, el JDAM (Joint Direct Attack Munition), munición de ataque conjunto directo, reemplaza todas las bombas de caída libre porque lleva un GPS adaptado a su mecanismo. Se utilizó por primera vez en Kosovo y es usado por todos los aviones de ataque de ala fija. Base militar americana Además de armar a Marruecos, y de instalar efectivos en las bases militares de Alcazarseguir y Nador, hay negociaciones en marcha para trasladar un mando de una base militar estadounidense desde Europa al Sáhara Occidental. Marruecos había ofrecido a EEUU la base naval de Alcazarseguir para que los buques del ejército americano hicieran escala antes de entrar y salir del Mediterráneo, además de controlar El Estrecho por su situación estratégica, cerca del puerto Tánger Med y a 15 kilómetros de Tarifa. Entonces el Pentágono la rechazó por no tener calado para las maniobras de grandes buques y portaaviones. Sin embargo, “en estos últimos ocho años han desarrollado la base y ya está equipada incluso para acoger submarinos. Además, se ampliará hasta cuatro veces su tamaño”, adelantó a EL ESPAÑOL una fuente militar marroquí. Los americanos la visitaron al principio de su construcción y además la equiparon con el primer radar que detecta todo tipo de blancos marítimos desde el aire, de tal manera que controla los buques que navegan por El Estrecho. Actualmente, tanto militares como diplomáticos ya anuncian negociaciones avanzadas entre Washington y Rabat para la apertura de una rama importante del Comando Central de EEUU en el Sáhara Occidental y una base militar bajo el ejército de EEUU en Europa y África. De hecho, el 13 de noviembre, coincidiendo con la intervención militar del Ejército Real marroquí en Guerguerat para disolver el grupo de activistas saharauis que impedían el tráfico desde Mauritania, los líderes militares de las Fuerzas Armadas Reales y sus homólogos estadounidenses se reunieron en Agadir. Asimismo, una entidad sionista se ha comprometido a ayudar a Marruecos, militarmente y en inteligencia, para hacer frente al Frente Polisario. Ese trío Washington-Rabat-Tel Aviv implica la dotación de los F35, que pasa por el visto bueno de Israel, y los KC135, aviones cisternas para dar apoyo a estos cazas de ataque, los más modernos del mundo que son capaces de evitar los radares.
  10. Jarauta: El fraile carlista que luchó contra los Estados Unidos. Aunque las ansias apuntaban hacia el Palacio Nacional, la cita se estrellaría justo en la confluencia de las calles Tacuba y Santo Domingo, la frontera norte de la Plaza Mayor, el Zócalo. Por el empedrado de la primera golpeaban las botas, las bayonetas caladas y las banderas ebrias de victoria. Por la segunda marchaba el tumulto en himno de garrotes, piedras, pistolones, fusiles y escupitajos. Era el general Winfield Scott. Era el padre Celedonio Domeco de Jarauta. El caballo más albo del batallón. La mula más cerril de la ciudad. Las barras y las estrellas. El pendón de las 3 garantías. Orgullo. Dignidad. Heridas. Sudores. Coraje. Lágrimas: 14 de septiembre de 1847, 08:30 horas. - ¡Viva México, mueran los yankees! Remangado el hábito franciscano, desnudas las piernas y sandalias, el ardor remeda galope sobre el cuadrante de Santa Catarina, hoy calle Nicaragua, para seguir hasta La Perpetua, hoy calle de Venezuela. Tenso el ambiente tras las inesperadas descargas desde el callejón de López, desbocada la fiebre, desnuda la sed de muerte, desatado el instinto, la tropa avanza por dos vías: las calles de San Francisco, hoy Francisco I. Madero, y la de San Andrés, luego Tacuba. “Una descarga de fusilería ordenada por el fraile -narra, puntual, testigo de los hechos, Antonio García Cubas en su libro Mis Recuerdos, fue contestada por los yanquis-, a la vez que por otros puntos lejanos se escuchaban las detonaciones de las armas de fuego, pues eran los momentos de la conflagración general en la ciudad.” (Alberto Barranco Chavarría; Septiembre Negro, Yankees en el Zócalo.) ¿Pero quién era el fraile franciscano Celedonio Domeco de Jarauta? Nuestro protagonista nació el 3 de marzo de 1813 en el poblado de Malón, Zaragoza, España. Fue hijo de Ramón Domeco de Jarauta e Ignacia Micaela Ortiz. Celedonio realizó sus primeros estudios en Malón tomando muy joven el hábito de la orden de San Francisco. Al suprimirse las comunidades monásticas en la primera mitad de la década de 1830 se unió a la lucha que sostuvo Don Carlos María Isidro de Borbón por la causa tradicional, iniciando su primera participación en las guerrillas y estando bajo el mando de Ramón Cabrera. De esta forma entró en esa interesante tradición que se ha llamado “curas de trabuco” y que se ha presentado en España y en toda Iberoamérica. En 1840 Celedonio Domeco Jarauta sale de España ante el Abrazo de Vergara y las campañas de Espartero que pondrían fin a la primera guerra carlista. Primero sale a Francia y de ahí a Cuba, isla en la que permanecería durante cuatro años. (González Esparza Mauricio. Español de nacimiento, Mexicano de corazón. Celedonio Domeco de Jarauta: Un sacerdote guerrillero en el mundo de la guerra México-Estados Unidos. UAA. Ags. 2018). Lamentablemente lo turbulento del periodo ha hecho difícil encontrar bibliografía acerca de la participación de Domeco Jarauta durante los años dentro de la lucha carlista. En 1844 Jarauta sale de Cuba para llegar a México. En Puebla es donde Celedonio obtiene una parroquia que obtuvo del Obispo Francisco Pablo Vázquez. El período de 1844 a 1847 se convierte en una etapa que le permite a Jarauta conocer a los mexicanos y a los extranjeros que pasan por la antigua ruta de Cortés. Sin embargo, esa tranquilidad se rompe al estallar la guerra entre México y Estados Unidos. Rápidamente el padre Jarauta se une como capellán en el ejército mexicano, pero no satisfecho con sólo brindar el indispensable apoyo religioso, decide tomar las armas para actuar de forma directa ante la invasión estadounidense. Pasa de ser capellán a líder de una guerrilla que con el tiempo sumaría más de cien hombres y que se convertiría en una de las más temidas por las tropas norteamericanas. El antiguo soldado carlista pide ser dado de alta como guerrillero, junto con Domingo Tovar, para luchar contra las tropas estadounidenses el 13 de marzo de 1847. Con una montura, dos pistolas y algunos caballos, que recibe del ayuntamiento de Veracruz, inicia una lucha desigual que lo inmortalizaría. Una de sus acciones más destacadas ocurrió el 3 de junio de 1847, cuando el padre Jarauta atacó en la comunidad de San Vicente, población cercana al puerto de la Antigua, a una fuerza de Estados Unidos que conducía un convoy de barriles de aguardiente, la lucha fue reñida, pero luego de haber perdido 100 hombres los estadounidenses se retiraron dejando el cargamento en manos del fraile. (Zamacois, Historia de México, Desde sus tiempos más remotos, hasta nuestros días. Tomo XII, 1880, pag.701). Rápidamente la fama del padre español Celedonio crece a tal grado que los estadounidenses envían a uno de sus hombres más hábiles y crueles, el capitán “texano” Samuel H. Walker, para encabezar la contraguerrilla en la región de Puebla y Veracruz. La tropa de Walker estaba compuesta en su mayoría de voluntarios “texanos” que habiendo luchado durante la llamada guerra de independencia de Texas tenían un especial rencor contra los mexicanos. En el poblado de Huamantla, Tlaxcala, se enfrentarían los dos hombres en una de las últimas batallas de la guerra. El fraile carlista contra el aventurero estadounidense, el guerrillero de fe contra el soldado de fortuna. Walker tenía como objetivo capturar una batería de cañones, pero no contaba que el padre Celedonio y sus hombres le harían frente. Una lanza y un disparo acabarían con la vida del capitán estadounidense y la retirada desordenada de los llamados “diablos texanos”. Es de esta forma que se convierte en “el dirigente guerrillero más famoso de la guerra […] Su fama se propagó y generó la escritura de poemas sobre sus proezas y la acusación de los estadounidenses en el sentido de que, en realidad, ni siquiera era un sacerdote: para los estadounidenses, Jarauta se convirtió en el odiado símbolo tanto de los guerrilleros como de los curas que alentaban la resistencia”. (Guardiano Peter. La marcha fúnebre). “Muy pronto, la fuerza invasora comprendió que todo hombre, dinero o provisiones que necesitara hacer llegar desde Veracruz hasta el altiplano sólo podía desplazarlos en caravanas escoltadas por cientos o incluso miles de soldados; no obstante, incluso esas caravanas a menudo perdieron muchos hombres y carromatos de provisiones […] Jacob Oswandel escribió que los guerrilleros ‘combatieron como otros tantos tigres’: más tarde, dijo que él y sus camaradas voluntarios preferían enfrentar a diez soldados mexicanos regulares que a un guerrillero. No obstante, no todos los mexicanos apoyaban la guerra de guerrillas y algunos se mostraban de acuerdo con los estadounidenses respecto de que la línea que separaba a los guerrilleros de los bandidos era realmente muy delgada. […] Los daños que la guerrilla causó entre la población civil fueron superados por la respuesta de los estadounidenses, quienes cada vez con mayor frecuencia hacían responsable a la población civil de las actividades de los guerrilleros. […] Winfield Scott decretó que multaría a las autoridades que no capturaran y entregaran a los guerrilleros, a los que el general describió como ‘asesinos y ladrones’ […] Levinson afirma que la guerra de guerrillas desgastó a los estadounidenses[…] La posibilidad de que esa guerra hubiera podido continuar de manera indefinida provocó que los soldados y los civiles estadounidenses se mostraran ansiosos por salir de México […] y también hizo que algunos estadounidenses comprendieran que la anexión de todo el país llevaría a una guerra interminable. Además, es probable que la guerrilla haya provocado que las exigencias territoriales del gobierno de James K. Polk se redujeran. Sin embargo, la acción de los guerrilleros fue extremadamente costosa para la población civil mexicana (por las represalias de los norteamericanos) y por sí misma no habría sido suficiente para derrotar al ejército estadounidense mientras éste pudiera aprovisionarse comprando sus alimentos en México”. (Guardiano Peter. La marcha fúnebre). Lamentablemente la victoria de los ejércitos estadounidenses y la traición del gobierno liberal de México frustraron los planes del padre Celedonio, siendo capturado y fusilado en Guanajuato el 18 de julio de 1848, sin respetar su condición eclesiástica ni tener un juicio, tal era el miedo que provocaba el padre Jarauta entre estadounidenses y liberales mexicanos. Dejo para la posteridad su patriotismo y su fe, tal y como lo recogieron contemporáneos: “Soy español de nacimiento, mexicano de corazón y amante de Aguascalientes con el alma y con la vida. El pueblo le aplaudía, le rodeaba, le amaba.” (González, 1992, 157). Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  11. Jarauta: El fraile carlista que luchó contra los Estados Unidos. Aunque las ansias apuntaban hacia el Palacio Nacional, la cita se estrellaría justo en la confluencia de las calles Tacuba y Santo Domingo, la frontera norte de la Plaza Mayor, el Zócalo. Por el empedrado de la primera golpeaban las botas, las bayonetas caladas y las banderas ebrias de victoria. Por la segunda marchaba el tumulto en himno de garrotes, piedras, pistolones, fusiles y escupitajos. Era el general Winfield Scott. Era el padre Celedonio Domeco de Jarauta. El caballo más albo del batallón. La mula más cerril de la ciudad. Las barras y las estrellas. El pendón de las 3 garantías. Orgullo. Dignidad. Heridas. Sudores. Coraje. Lágrimas: 14 de septiembre de 1847, 08:30 horas. - ¡Viva México, mueran los yankees! Remangado el hábito franciscano, desnudas las piernas y sandalias, el ardor remeda galope sobre el cuadrante de Santa Catarina, hoy calle Nicaragua, para seguir hasta La Perpetua, hoy calle de Venezuela. Tenso el ambiente tras las inesperadas descargas desde el callejón de López, desbocada la fiebre, desnuda la sed de muerte, desatado el instinto, la tropa avanza por dos vías: las calles de San Francisco, hoy Francisco I. Madero, y la de San Andrés, luego Tacuba. “Una descarga de fusilería ordenada por el fraile -narra, puntual, testigo de los hechos, Antonio García Cubas en su libro Mis Recuerdos, fue contestada por los yanquis-, a la vez que por otros puntos lejanos se escuchaban las detonaciones de las armas de fuego, pues eran los momentos de la conflagración general en la ciudad.” (Alberto Barranco Chavarría; Septiembre Negro, Yankees en el Zócalo.) ¿Pero quién era el fraile franciscano Celedonio Domeco de Jarauta? Nuestro protagonista nació el 3 de marzo de 1813 en el poblado de Malón, Zaragoza, España. Fue hijo de Ramón Domeco de Jarauta e Ignacia Micaela Ortiz. Celedonio realizó sus primeros estudios en Malón tomando muy joven el hábito de la orden de San Francisco. Al suprimirse las comunidades monásticas en la primera mitad de la década de 1830 se unió a la lucha que sostuvo Don Carlos María Isidro de Borbón por la causa tradicional, iniciando su primera participación en las guerrillas y estando bajo el mando de Ramón Cabrera. De esta forma entró en esa interesante tradición que se ha llamado “curas de trabuco” y que se ha presentado en España y en toda Iberoamérica. En 1840 Celedonio Domeco Jarauta sale de España ante el Abrazo de Vergara y las campañas de Espartero que pondrían fin a la primera guerra carlista. Primero sale a Francia y de ahí a Cuba, isla en la que permanecería durante cuatro años. (González Esparza Mauricio. Español de nacimiento, Mexicano de corazón. Celedonio Domeco de Jarauta: Un sacerdote guerrillero en el mundo de la guerra México-Estados Unidos. UAA. Ags. 2018). Lamentablemente lo turbulento del periodo ha hecho difícil encontrar bibliografía acerca de la participación de Domeco Jarauta durante los años dentro de la lucha carlista. En 1844 Jarauta sale de Cuba para llegar a México. En Puebla es donde Celedonio obtiene una parroquia que obtuvo del Obispo Francisco Pablo Vázquez. El período de 1844 a 1847 se convierte en una etapa que le permite a Jarauta conocer a los mexicanos y a los extranjeros que pasan por la antigua ruta de Cortés. Sin embargo, esa tranquilidad se rompe al estallar la guerra entre México y Estados Unidos. Rápidamente el padre Jarauta se une como capellán en el ejército mexicano, pero no satisfecho con sólo brindar el indispensable apoyo religioso, decide tomar las armas para actuar de forma directa ante la invasión estadounidense. Pasa de ser capellán a líder de una guerrilla que con el tiempo sumaría más de cien hombres y que se convertiría en una de las más temidas por las tropas norteamericanas. El antiguo soldado carlista pide ser dado de alta como guerrillero, junto con Domingo Tovar, para luchar contra las tropas estadounidenses el 13 de marzo de 1847. Con una montura, dos pistolas y algunos caballos, que recibe del ayuntamiento de Veracruz, inicia una lucha desigual que lo inmortalizaría. Una de sus acciones más destacadas ocurrió el 3 de junio de 1847, cuando el padre Jarauta atacó en la comunidad de San Vicente, población cercana al puerto de la Antigua, a una fuerza de Estados Unidos que conducía un convoy de barriles de aguardiente, la lucha fue reñida, pero luego de haber perdido 100 hombres los estadounidenses se retiraron dejando el cargamento en manos del fraile. (Zamacois, Historia de México, Desde sus tiempos más remotos, hasta nuestros días. Tomo XII, 1880, pag.701). Rápidamente la fama del padre español Celedonio crece a tal grado que los estadounidenses envían a uno de sus hombres más hábiles y crueles, el capitán “texano” Samuel H. Walker, para encabezar la contraguerrilla en la región de Puebla y Veracruz. La tropa de Walker estaba compuesta en su mayoría de voluntarios “texanos” que habiendo luchado durante la llamada guerra de independencia de Texas tenían un especial rencor contra los mexicanos. En el poblado de Huamantla, Tlaxcala, se enfrentarían los dos hombres en una de las últimas batallas de la guerra. El fraile carlista contra el aventurero estadounidense, el guerrillero de fe contra el soldado de fortuna. Walker tenía como objetivo capturar una batería de cañones, pero no contaba que el padre Celedonio y sus hombres le harían frente. Una lanza y un disparo acabarían con la vida del capitán estadounidense y la retirada desordenada de los llamados “diablos texanos”. Es de esta forma que se convierte en “el dirigente guerrillero más famoso de la guerra […] Su fama se propagó y generó la escritura de poemas sobre sus proezas y la acusación de los estadounidenses en el sentido de que, en realidad, ni siquiera era un sacerdote: para los estadounidenses, Jarauta se convirtió en el odiado símbolo tanto de los guerrilleros como de los curas que alentaban la resistencia”. (Guardiano Peter. La marcha fúnebre). “Muy pronto, la fuerza invasora comprendió que todo hombre, dinero o provisiones que necesitara hacer llegar desde Veracruz hasta el altiplano sólo podía desplazarlos en caravanas escoltadas por cientos o incluso miles de soldados; no obstante, incluso esas caravanas a menudo perdieron muchos hombres y carromatos de provisiones […] Jacob Oswandel escribió que los guerrilleros ‘combatieron como otros tantos tigres’: más tarde, dijo que él y sus camaradas voluntarios preferían enfrentar a diez soldados mexicanos regulares que a un guerrillero. No obstante, no todos los mexicanos apoyaban la guerra de guerrillas y algunos se mostraban de acuerdo con los estadounidenses respecto de que la línea que separaba a los guerrilleros de los bandidos era realmente muy delgada. […] Los daños que la guerrilla causó entre la población civil fueron superados por la respuesta de los estadounidenses, quienes cada vez con mayor frecuencia hacían responsable a la población civil de las actividades de los guerrilleros. […] Winfield Scott decretó que multaría a las autoridades que no capturaran y entregaran a los guerrilleros, a los que el general describió como ‘asesinos y ladrones’ […] Levinson afirma que la guerra de guerrillas desgastó a los estadounidenses[…] La posibilidad de que esa guerra hubiera podido continuar de manera indefinida provocó que los soldados y los civiles estadounidenses se mostraran ansiosos por salir de México […] y también hizo que algunos estadounidenses comprendieran que la anexión de todo el país llevaría a una guerra interminable. Además, es probable que la guerrilla haya provocado que las exigencias territoriales del gobierno de James K. Polk se redujeran. Sin embargo, la acción de los guerrilleros fue extremadamente costosa para la población civil mexicana (por las represalias de los norteamericanos) y por sí misma no habría sido suficiente para derrotar al ejército estadounidense mientras éste pudiera aprovisionarse comprando sus alimentos en México”. (Guardiano Peter. La marcha fúnebre). Lamentablemente la victoria de los ejércitos estadounidenses y la traición del gobierno liberal de México frustraron los planes del padre Celedonio, siendo capturado y fusilado en Guanajuato el 18 de julio de 1848, sin respetar su condición eclesiástica ni tener un juicio, tal era el miedo que provocaba el padre Jarauta entre estadounidenses y liberales mexicanos. Dejo para la posteridad su patriotismo y su fe, tal y como lo recogieron contemporáneos: “Soy español de nacimiento, mexicano de corazón y amante de Aguascalientes con el alma y con la vida. El pueblo le aplaudía, le rodeaba, le amaba.” (González, 1992, 157).
  12. Francisco Rubio

    Damos la bienvenida a Francisco Rubio

    Es preocupante, realmente preocupante que como hispanos y católicos estemos apoyando, o copiando, a líderes que nada tienen que ver con nuestra causa por mucha propaganda que nos vendan para apoyarlos. El destino debe prevalecer por encima de la coyuntura. me alegra haber encontrado este espacio. Muchas gracias, Inés, le agradezco sus palabras y claro, la fe es el lazo más importante de todos, que nos hermana :)
  13. Francisco Rubio

    Trump y la orfandad de la derecha

    Trump y la orfandad de la derecha En 2016 Trump sacudió el tablero del mundo entero, no fue el primero, pero su victoria en la primera potencia del mundo dio un gran impulso a los políticos de lo que se ha llamado derecha populista o derecha alternativa. Estos políticos comparten el rechazo a una globalización que diluye los poderes nacionales, el temor, a veces justificado y en otros casos infundado, a la inmigración, una actitud distante a la cultura y la ciencia por considerarlas emparentadas con las élites tecnócratas y políticamente correctas. Desde la familia Le Pen, pasando por Orbán, Farage, Wilders, Abascal, Duterte y Bolsonaro, los líderes de hablar directo, de apelar al pueblo, de soluciones rápidas y firmes, han marcado la agenda política en el mundo con un impacto del que aún no sabemos su duración y alcance, pero del que podemos vislumbrar consecuencias funestas. Las victorias de estos personajes son efímeras, semejan reacciones de cuerpos moribundos que tratan de luchar contra los síntomas, pero no contra la enfermedad que los origina. Los movimientos políticos basados en la división, en la revancha en lugar de la justicia, en el reclamo de pasados mejores, no tienen un futuro prometedor a largo plazo por diversos motivos, desde el declive demográfico de sus votantes hasta la fragilidad ideológica que los sustenta, una fragilidad que los orilla a aceptar como campeones a personajes sin escrúpulos como Trump o Duterte, que si bien son capaces de proporcionar deslumbrantes victorias, serán un lastre que terminará hundiendo estas nuevas derechas, así como los esfuerzos de personas sinceras, por los escándalos y abusos de estos personajes. Este hundimiento ya ha comenzando de manera visible en Estados Unidos con la derrota de Trump ante Biden, un triunfo por demás simbólico pues incluso la televisora aliada de Trump, Fox, se sumó hace unos días a la censura del todavía presidente estadounidense cómo un ejemplo de lo que dijo Nicolás Gómez Dávila: Cualquier derecha en nuestro tiempo no es más que una izquierda de ayer deseosa de digerir en paz. Los escándalos de Trump seguirán dañando a aquellos que lo respaldaron o emularon. Una vez liquidado el hombre naranja, sea por la persecución de la justicia norteamericana a manos de la élite dominante, o capitulando al negociar con esos grupos de poder, los demás líderes de la derecha alternativa en el mundo comenzarán a perder fuelle. No hay un referente con el cual puedan sustituir la pérdida de la Casa Blanca ni un sustento ideológico en el que puedan replegarse. Lamentablemente prefirieron la coyuntura al destino, el del caudillismo al de la construcción de un movimiento vivo y que trascendiera personalismos, eligieron los temores y los odios en lugar de las ideas, únicamente les queda agitar la bandera del miedo ante el creciente horror del Islam en Europa, pero siguen sin tener una base más allá sobre la que puedan descansar un pensamiento a futuro, podrán con suerte instaurar regímenes autoritarios para responder al desafío musulmán, pero enfrentaran el mismo destino que sus predecesores del siglo XX porque carecen de un proyecto real más allá del pánico y la nostalgia. La derecha alternativa al final del día son los hombres insensatos que edificaron su casa sobre arena. No permitamos los católicos que nos devoren las arenas ni los cantos de sirena.
  14. Francisco Rubio

    Trump y la orfandad de la derecha.

    Trump y la orfandad de la derecha. En 2016 Trump sacudió el tablero del mundo entero, no fue el primero, pero su victoria en la primera potencia del mundo dio un gran impulso a los políticos de lo que se ha llamado derecha populista o derecha alternativa. Estos políticos comparten el rechazo a una globalización que diluye los poderes nacionales, el temor, a veces justificado y en otros casos infundado, a la inmigración, una actitud distante a la cultura y la ciencia por considerarlas emparentadas con las élites tecnócratas y políticamente correctas. Desde la familia Le Pen, pasando por Orbán, Farage, Wilders, Abascal, Duterte y Bolsonaro, los líderes de hablar directo, de apelar al pueblo, de soluciones rápidas y firmes, han marcado la agenda política en el mundo con un impacto del que aún no sabemos su duración y alcance, pero del que podemos vislumbrar consecuencias funestas. Las victorias de estos personajes son efímeras, semejan reacciones de cuerpos moribundos que tratan de luchar contra los síntomas, pero no contra la enfermedad que los origina. Los movimientos políticos basados en la división, en la revancha en lugar de la justicia, en el reclamo de pasados mejores, no tienen un futuro prometedor a largo plazo por diversos motivos, desde el declive demográfico de sus votantes hasta la fragilidad ideológica que los sustenta, una fragilidad que los orilla a aceptar como campeones a personajes sin escrúpulos como Trump o Duterte, que si bien son capaces de proporcionar deslumbrantes victorias, serán un lastre que terminará hundiendo estas nuevas derechas, así como los esfuerzos de personas sinceras, por los escándalos y abusos de estos personajes. Este hundimiento ya ha comenzando de manera visible en Estados Unidos con la derrota de Trump ante Biden, un triunfo por demás simbólico pues incluso la televisora aliada de Trump, Fox, se sumó hace unos días a la censura del todavía presidente estadounidense cómo un ejemplo de lo que dijo Nicolás Gómez Dávila: Cualquier derecha en nuestro tiempo no es más que una izquierda de ayer deseosa de digerir en paz. Los escándalos de Trump seguirán dañando a aquellos que lo respaldaron o emularon. Una vez liquidado el hombre naranja, sea por la persecución de la justicia norteamericana a manos de la élite dominante, o capitulando al negociar con esos grupos de poder, los demás líderes de la derecha alternativa en el mundo comenzarán a perder fuelle. No hay un referente con el cual puedan sustituir la pérdida de la Casa Blanca ni un sustento ideológico en el que puedan replegarse. Lamentablemente prefirieron la coyuntura al destino, el del caudillismo al de la construcción de un movimiento vivo y que trascendiera personalismos, eligieron los temores y los odios en lugar de las ideas, únicamente les queda agitar la bandera del miedo ante el creciente horror del Islam en Europa, pero siguen sin tener una base más allá sobre la que puedan descansar un pensamiento a futuro, podrán con suerte instaurar regímenes autoritarios para responder al desafío musulmán, pero enfrentaran el mismo destino que sus predecesores del siglo XX porque carecen de un proyecto real más allá del pánico y la nostalgia. La derecha alternativa al final del día son los hombres insensatos que edificaron su casa sobre arena. No permitamos los católicos que nos devoren las arenas ni los cantos de sirena.
  15. Francisco Rubio

    Trump y la orfandad de la derecha.

    Muchas gracias, y efectivamente son los puntos centrales de mi texto, los ha enumerado de una forma muy clara. Y sí, no es mi intención herir a nadie, por el contrario es mi deseo que podamos ver el panorama de una forma más amplia y no quedarnos sólo observando las hojas por agradables que nos parezcan. El hecho de considerar a Trump cómo una facción más del progresismo no lo profundice en mi texto, me parece que desarrollar esa idea es muy interesante por lo cierta de la tesis, en el fondo Trump es liberal y progre, sólo hay que ver quien es su yerno, su carrera y que apoya el aborto en casos de abuso e incesto. No creo que restaría protagonismo a mi texto, por el contrario le daría mayor cuerpo a la idea central profundizando la naturaleza progresista del movimiento de Trump. Espero de verdad que desarrolle más esa idea. Sería un honor que pusieran mi artículo en la portada.
  16. Francisco Rubio

    Damos la bienvenida a Francisco Rubio

    Muchas gracias, visitaré el fuero acerca de México. No se preocupe que lo hecho con afecto vale igual o más que los conocimientos. Creo que puede ser un buen espacio para aporte de los grandes lazos que nos unen. Gracias, mi estimado, pero no permitamos que nos amedrente la corrección política, sea de izquierda o derecha, las señales de esos lideres de la llamada derecha populista hacen fácil prever que el tiempo nos dará a razón a los que permanecemos escépticos.
  17. Francisco Rubio

    La era del capitalismo de la vigilancia

    Es completamente cierto, creo que el ejemplo de China es un reflejo de lo que nos espera en Occidente, aquí usarán el pretexto de defender la libertad y evitar ataques terroristas pero en el fondo esconden algo más siniestro y es lo que nos comenta esta publicación.
  18. Francisco Rubio

    Trump y la orfandad de la derecha.

    Gracias, Vanu, estoy convencido que los católicos e hispanos no podemos caer en los engaños de una derecha que se dice provida y anti globalista cuando en los hechos deja claro que no.
  19. Francisco Rubio

    Damos la bienvenida a Francisco Rubio

    Muchas gracias, mi estimado, es un gusto y un honor poder participar en este foro español y católico.
  20. Francisco Rubio

    Damos la bienvenida a Francisco Rubio

    Gracias, mi estimado, así lo haré :)
  21. Francisco Rubio

    Damos la bienvenida a Francisco Rubio

    Muchas gracias por la bienvenida. Soy Francisco Rubio desde México y quiero agradecerles la oportunidad de participar en este espacio. He leído poco de este foro, pero me parece grato ver católicos que son leales a la Iglesia, al Papa y no se dejan engañar por los cantos de sirena de algunos movimientos y políticos que aparentemente defienden nuestra fe y nuestros valores. Un saludo.
×