Jump to content

hocsignovinces

Cofrade
  • Content Count

    40
  • Joined

  • Last visited

  • Days Won

    1
  • Puntos de mejora

    452 [ Donate ]

hocsignovinces last won the day on August 9

hocsignovinces had the most liked content!

Community Reputation

1,081 Distinguido

About hocsignovinces

  • Rank
    Capitán

Recent Profile Visitors

The recent visitors block is disabled and is not being shown to other users.

  1. Esta noticia es de Octubre del año pasado, pero me parece un tema interesante. Joe Biden dice que es católico practicante, sin embargo defiende abiertamente el aborto. Es como si una feminista defendiese a un violador, algo totalmente incoherente. Adjunto la noticia donde se explica con más detalle. ¿Qué os parece la postura del padre Morey?
  2. hocsignovinces

    Damos la bienvenida a RobertoRC

    Bienvenido, Roberto.
  3. hocsignovinces

    Damos la bienvenida a jfpedrera

    Bienvenido, jfpedrera.
  4. hocsignovinces

    sociedad La era del capitalismo de la vigilancia

    Genial entrevista, gracias por traerla Hispano. Es increíble como hemos entregado a todas las grandes empresas tecnológicas nuestros datos sin rechistar, gratis cuando su valor es altísimo y en algunos casos sencillamente no tiene precio. Todo esto ha sido posible gracias a la aquiescencia de todos los gobiernos, que son los principales interesados en tener datos privados de sus ciudadanos. Hoy prácticamente es imposible escaparse de su control y monitorización, y la crisis del covid va a acelerar este proceso aún más. Me dan escalofríos con solo pensar lo que pueden hacer con nuestros datos. Pueden elaborarse listas de ciudadanos "buenos" y "malos" a partir de esos datos como se pretende hacer el partido comunista chino. Tristemente esto cada día se parece más a 1984.
  5. Pues parece ser que finalmente el émerito se ha trasladado a Abu Dabi, no a República Dominicana o Portugal como se había especulado. Preparémonos para otra campaña anti-árabe.
  6. Muy interesante eso que comentáis de la presión de ciertos países para colarnos un referéndum sobre la jefatura del estado. No tengo pruebas obviamente, pero algo me dice que Alemania occidental y Francia podrían ser candidatos. Es de sobra conocido el papel clave que jugó la socialdemocracia alemana para la refundación del psoe a través de la fundación Friedrich Ebert, no sería extraño que también hubiesen presionado para ello, aunque también es verdad que Felipe González es el presidente con el que mejor se ha llevado Juan Carlos. Y Francia por motivos históricos, siempre que han podido aliarse en contra de los intereses de España lo han hecho, además al fin y al cabo fueron los que cortaron la cabeza a Luis XVI. Algunos hablan de que el exilio del rey Juan Carlos puede significar una "segunda transición" (si la primera ya fue mala, imaginaos esta). Recordemos las palabras del ministro de justicia, hablando de proceso constituyente sin venir a cuento. Da todo muy mala espina. Ojo con este artículo de El Español de 2018 con el que me he topado, muy premonitorio: De ahí que, tras impulsar y culminar el nada fácil proceso arriba descrito, Juan Carlos I tuvo como objetivo ponerla en el mapa integrándola en las organizaciones y foros internacionales de referencia. Si en la primera parte el Rey contó con la inestimable ayuda de Torcuato Fernández-Miranda y de Adolfo Suárez, en la segunda estuvo acompañado por la no menos valiosa figura de Felipe González. De todo ello saldría una Constitución que brindaba amparo y espacio más que suficientes para los seculares anhelos históricos de todos los españoles, cuyo refrendo obtuvo por inmensa mayoría, junto a la homologación de la comunidad internacional, que nos dio entrada en sus estructuras políticas, económicas y militares. No contento con tan señalados logros, la incesante labor de Diplomacia Permanente llevada a cabo por Don Juan Carlos llevó a España, a su cultura y a sus empresas a todos los puntos del globo, labor de la que nuestro país se ha beneficiado hasta límites que no somos conscientes. El remate a esta ingente tarea por recuperar nuestra posición perdida en la dictadura fue el impulso de lo que ahora conocemos como Comunidad Iberoamericana de Naciones, nuestra versión de la Commonwealth británica, y recordatorio de que la España peninsular es –además– cabeza de otras Españas, lo que nos convierte en buque insignia de una flota cada vez más potente en términos culturales, demográficos, económicos y también políticos (les avanzo que tardaremos menos de lo que imaginamos en ver a un inquilino del Despacho Oval cuya lengua materna sea la misma que la nuestra, a pesar de las crecientes cortapisas que aquí se aplican para utilizarla). Para nuestra desgracia, siempre habrá una parte de nuestros compatriotas a los que no les gusta España tal y como es, y siguen pretendiendo suscribir una enmienda a la totalidad de nuestra historia, tradiciones y creencias, para que España sea lo que nunca ha sido y que estimo nunca llegará a ser por mucho que se empeñen. De ahí que, a la manifiesta deslealtad de los nacionalismos regionales y su chantaje a los distintos gobiernos de la nación apalancándose en sus exiguas minorías parlamentarias –en clara traición al pacto constitucional del 78– viniera a unirse con posterioridad el revanchismo zapaterista y su propósito de reescribir un capítulo que –por el bien y con la anuencia de todos– se había decidido dar por cerrado. Pero el veneno del rencor se ha ido propagando como una plaga desde entonces, hasta el punto de que ha situado el debate político y social en el marco referencial de un episodio ocurrido cerca de un siglo atrás, en circunstancias que en nada podrían asemejarse a las actuales falseando episodios incuestionables como la exaltación de una república cuyos desmanes propiciaron las más calamitosas consecuencias. A ese empeño inútil vienen dedicándose cuantiosas energías y recursos propagandísticos con una hoja de ruta cristalina que algunos parecen querer ignorar. La condena revisionista del franquismo, conseguida de facto hace ya años, alcanza una nueva dimensión en el novedoso propósito de someter a Juan Carlos I a un campaña de desprestigio que borre toda huella de sus impagables logros y beneficios para todos nosotros (impagables –conviene remarcar– también en términos económicos, si tomáramos como referencia el el salario los ejecutivos de cualquier empresa internacionalmente competitiva). Se acogen quienes quieren destruir la gigantesca figura del Monarca, a la tan hipócrita como inmisericorde tarea de relatar comportamientos de índole íntima de una persona condicionada en sus elecciones vitales no por la inclinación natural sino por las que su especialísimo rango imponían entonces, lo que haría siempre más justificable conductas que en nada afectan al desarrollo de sus funciones. Es precisamente esta disociación entre lo personal y lo profesional la que permite al resto de estamentos sociales ocultar celosamente episodios de similar naturaleza, y hace que estos ataques sean de una hipocresía que se me antoja particularmente repugnante. El otro flanco continuado de los ataques, se centra en las supuestas acciones del Rey en el plano económico, que le habrían reportado unos rendimientos ajenos a la dotación presupuestaria asignada a la Corona, tema tan recurrente en las conversaciones públicas y privadas como ayuno de elementos probatorios. Las informaciones de una falsa princesa, ambiciosa y hábil cortesana, quien –junto a otros dos nada recomendables sujetos– propaga unas extrañas grabaciones contra el ahora Rey Emérito, lejos de ser tratadas con las debidas cautelas o como la confirmación del resentimiento de la susodicha dama por no haber obtenido los resultados ansiados de su circunstancial proximidad al Monarca, gozan por el contrario de una credibilidad instantánea debido el caldo de cultivo que se lleva cociendo a fuego lento en el puchero. Con independencia de la falta de humanidad, el sufrimiento y la humillación pública que tan graves denuncias causan a terceras personas afectadas, nada de esto se entiende sin saber que forma parte de un plan de largo alcance, que pasa en última instancia por derrocar la monarquía, con un guión escrito de antemano que se va entregando por episodios dignos de una serie de Netflix. Considerar al Rey no ya heredero del régimen de Franco, sino un rey franquista, autor de una ficción democrática ejecutada al alimón por miembros del propio régimen y unos jóvenes socialistas a sueldo de poderes fácticos internacionales componen la trama de la primera temporada, cuyos efectos en la audiencia buscan el progresivo silenciamiento de la figura de Juan Carlos I, hasta llegar a hacerla tan innombrable como la de Franco. Nada bueno es atribuible a quien propició la etapa más larga de paz y prosperidad a España por no gozar durante su régimen de libertades políticas, y tampoco será posible con quien nos las anunció en su discurso de proclamación como Rey y a la postre nos las trajo. Si la aparentemente intachable conducta familiar de Franco no pudo compensar la ausencia de libertad de expresión, tampoco los errores y debilidades humanas podrán paliar la indignación hacia quien nos la ha devuelto. Una vez logrado este propósito, entraremos en la siguiente entrega de la serie, protagonizada ya por una monarquía cada vez más debilitada, tanto por su cada vez menor número de integrantes (los guionistas tienen previsto que Don Juan Carlos ni siquiera pueda vivir en España –ya nos lo ha adelantado la entrañable columnista política de la Transición– como por los efectos de la implacable lupa con la que una sociedad entregada a un puritanismo ajeno a nuestra tradición, juzga cada uno de sus gestos y la totalidad de sus conductas. La firme defensa de la Constitución llevada a cabo por Felipe VI en su célebre discurso de octubre, le ha convertido en un obstáculo para el desmembramiento de España, (la figura de un Rey parando –por tercera vez– un nuevo intento de golpe de Estado en 40 años de democracia alargaría innecesariamente el desenlace) lo que hace inevitable que las secuencias se aceleren para asegurar su desaparición en la última temporada de la serie, cuyo guión tendría que culminar con el feliz advenimiento de la Tercera República Federal española, referéndums correspondientes de por medio, claro está. Nos aguardan episodios trepidantes. Los intereses particulares, la hipocresía, la estulticia, la ingratitud y la ignorancia van camino de abrazarse para saltar al unísono al vacío con voluntad de arrastrarnos a todos. No descarten colaboraciones espontáneas, apariciones estelares sorprendentes o cameos del todo imprevistos a lo largo de los próximos capítulos. No habrá reparo en dilapidar el activo que representa –hoy más si cabe– formar parte de una de las pocas naciones que ha marcado el devenir de la Historia, ni en jugarse a la ruleta más de medio siglo de crecimiento y bienestar social constantes. No. No es Don Juan Carlos quien debe reaccionar. Es el pueblo español quien tiene en su mano hacer oídos sordos a los utópicos cantos de sirena, optar por no escuchar nunca más el “No es esto” de los siempre bien intencionados intelectuales regeneracionistas (que volverán a salir huyendo a la primera señal) y mirar el futuro con esperanza y determinación. No les quepa duda de que nadie nos otorgará un nuevo Oscar por este remake barato de Volver a empezar que todavía estamos a tiempo de impedir. Yo ya he reiterado que no soy fan de Juan Carlos (ni de los borbones) pero está claro que la corona es lo único que puede mantener la unidad de España. No atacan a la monarquía por una cuestión ética, (cuanto habrá robado la infecta clase política española) sino porque es un obstáculo para su perverso proyecto político, que no es más que la balcanización de España en mil estados pequeños e irrelevantes que estarían entregados aún más a los poderes internacionales. Como comentaba vanu, es preocupante que una parte del sector patriota esté haciendo el papel de tontos útiles de los enemigos de España, el 90% de los republicanos (y quizá este siendo generoso) son segundorepublicanos con todo lo que eso implica. Es como cuando la falange admiraba a la CNT-FAI, ridículo. Ahora más que nunca es realizar una defensa férrea del rey Felipe, nos lo jugamos todo.
  7. Bueno pues parece que al final Juan Carlos abandona España. Adjunto un tweet donde viene la misiva que le ha enviado a Felipe VI. https://twitter.com/lhermoso_/status/1290317750385152001 Sinceramente creo que no quedaba otra, la monarquía está en una situación complicada y tener a Juan Carlos cerca complicaba las cosas. ¿Creéis que ha sido decisión del emérito, o Felipe VI le ha presionado?
  8. hocsignovinces

    ¿Moción de censura en Septiembre?

    Sí, lógicamente la moción de censura va a contribuir a crear crispación, es de lo que se trata, que unido a la crisis, que se va a intensificar a finales de año, puede ser el cóctel perfecto. Básicamente es de lo que vive vox, necesita ser constantemente el centro de atención y para ello, necesitan organizar estos espectáculos, y que mejor ocasión que esta, cuando el gobierno va a tener que tomar medidas impopulares.
  9. Yo diría que Sofía Rincón tiene bastante mala imagen dentro del team facha, son bastante comunes los insultos hacia su persona. Lleva en el pack todas las degeneraciones posmodernas que te las aplaudiría un progre sin pestañear, solo que esta lleva una bandera de España, esa es la única diferencia.
  10. hocsignovinces

    ¿Moción de censura en Septiembre?

    Evidentemente es imposible que vaya a salir adelante. Es un intento por parte de vox de retratar al pp y cs y de paso seducir al votante pepero, que este cansado de la cobardía del pp (el de ciudadanos ya no existe). No me gustan estos espectáculos políticos que al final en lo que se transforman es en puro circo, como el que montaron los podemitas hace unos años. Solo lo vería bien si realmente hubiera al menos opciones de desalojar a Sánchez de la moncloa, pero no es el caso. Algunos medios y periodistas, tanto de la izquierda como derecha, apuntan que esto puede ser un balón de oxígeno para Sánchez, sobre todo es curiosa la actitud de la derecha afín al pp, ver como están poniendo el grito en el cielo ¿Que creéis vosotros? Sinceramente al psoe no le van ni a rozar, al fin y al cabo es la espina dorsal del R78, es nuestro PRI. Han hecho innumerables felonías a lo largo de su criminal historia y hay los tenemos, vivos y coleando. Pero tampoco aseguraría tan a la ligera que va a darle un impulso a Sánchez, veremos. Lo que será interesante es ver que actitud toma el votante del pp, quizá el votante pepero se enfade al ver la pasividad de su partido mientras que vox se mueve para intentar tumbar al gobierno, por muy imposible que parezca. Recordemos también que vox se presentó como acusación personal en el juicio del procés, fueron los que se rebelaron contra el estado de alarma y ahora esto. Está claro que dentro de la derecha todo gira en torno a vox, y reta constantemente a pp y cs para que muevan ficha. Veremos que tal les sale la jugada, ahora mismo quien más interés tiene porque sea un fracaso estrepitoso es Casado. En teoría se va a registrar la moción en septiembre, pero la moción, según tengo entendido, será en mayo. ¿Alguien sabe algo de esto?
  11. Muy interesante lo que comentas Vanu. En España parece que hay barra libre para meterse con determinadas regiones. En el caso de Extremadura y Andalucía, siempre son recurrentes los mismos estereotipos: vagos, fiesteros, paguiteros etc. No me quiero ni imaginar que pasaría si el trato vejatorio que reciben estas dos regiones lo recibiesen otras. Curiosamente son dos regiones donde el sentimiento de españolidad es muy fuerte. Esta releyenda negra tuvo su origen en Cataluña, alimentada por los nacionalistas catalanes, pero lamentablemente ese argumentario se ha trasladado a otros territorios. También se podría incluir a Murcia, la región de los "fascistas". Me atrevería añadir que ahora sucede algo parecido con Madrid. Con la crisis del Covid he observado comentarios muy despectivos hacia los madrileños. Que si viajan a otras regiones a contagiar, que si roban dinero a otras comunidades mediante el dumping fiscal y otras lindezas de similar índole. Y lo peor de todo es que incluso dirigentes políticos del más alto rango se han sumado a esta moda. Y me da que esto va a ir a peor con el auge de los regionalismos. En media España se está intentando erradicar el español mediante un apartheid lingüístico, en otros territorios intentan implantar idiomas artificiales que lo hablan cuatro gatos mal contados... Y así hasta acabar con la identidad nacional sustituyéndola por la del terruño. Es una vuelta a la hispania prerromana.
  12. hocsignovinces

    Damos la bienvenida a Lidia

    Bienvenida, Lidia.
  13. He de reconocer que el troleo en twitter a los progres me hizo gracia. Yo también desde ese día les empecé a seguir con interés. Ya dije anteriormente que son un calco de los twitteros de la alt-right. Copian los memes, bromas, slang etc. Algunas cosas son aprovechables, hay memes muy buenos, pero la alt-right es hostil a nuestros intereses y debemos ir por otro camino. Parece que no puede pensar por ellos mismos y estén a merced de lo que les diga el amo yanki. La falta de originalidad es alarmante. Por otra parte, se comportan como podemitas cuando alguien les lleva la contraria, llegando al acoso en ocasiones, comportándose como auténticos matones. Curiosamente, están todo el día mencionando a los judíos mientras que al mismo tiempo son mamporrerillos de un partido prosionista como vox (aunque últimamente son más cautos con este tema los de vox) o Trump, el presidente usano más sionista de las últimas décadas (que ya es decir). Son contradicciones curiosas. A su favor debo decir que al menos están dando la batalla cultural en twitter, que queramos o no es una fuente de opinión y pensamiento trascendental en nuestros días, es bueno que haya alguien peleando la hegemonía cultural a la izquierda. Otra cosa a su favor es el rechazo al discurso liberaloide, muy presente estos dias al que hay que realizar una crítica demoledora. Como bien dices, hay miembros de vox que parecen hacerle seguididismo al team facha. No deberían dedicarse a estas cosas en redes. Una cosa es que seguidores de vox se dediquen a hacer bromas y tal y otra que diputados electos se comporten así. Da una imagen muy poco seria en mi opinión. Si hubiera que hacer un balance, mi opinión es más bien negativa. Veo demasiado sectarismo y poca actitud constructiva. También creo que es producto de su temprana edad, a saber que pensarán de aquí a unos años. Como curiosidad, en el team facha, o al menos tiene bastante relación con ellos, hay un sacerdote. Me parece muy curioso.
  14. hocsignovinces

    Omella, nuevo presidente de la Conferencia Episcopal.

    Me acuerdo que FJL solía criticar con frecuencia a este señor llamándole "Omeya". Yo en un principio si pensaba que era afín a las tesis del separatismo catalán, pero veo que estaba equivocado. Que personajillos tan lamentables como Torra o Puigdemont hablen tan mal de él es buena señal.
  15. hocsignovinces

    Nace 'TÚPatria", un nuevo partido escindido de Vox

    No le veo mucho sentido ni recorrido a esta escisión. Si la gente quiere un perfil de "derechas" más moderado ya tienen al pp o incluso cs. Lo curioso es que el líder, según tengo entendido, viene de la dirección de vox. Imagino que no será alguien tipo Vidal-Quadras, sino un perfil más reciente. Se rumoreaba que iba a ser Malena Contestí, pero ella misma lo ha desmentido. Solo se me viene alguien más a la cabeza, Bardají, pero lo veo harto improbable.
×