Jump to content
  • Content Count

    121
  • Joined

  • Last visited

  • Days Won

    7
  • Puntos de mejora

    102 [ Donate ]

Pius last won the day on June 6 2018

Pius had the most liked content!

Community Reputation

164 Ilustre

About Pius

  • Rank
    Furriel mayor

Recent Profile Visitors

The recent visitors block is disabled and is not being shown to other users.

  1. Dos cuestiones. ¿Alguien podría decir qué posición tomó Lefebvre ante esto? ¿Alguien puede arrojar luz sobre la famosa financiación de la extrema derecha hacia esta secta?
  2. «La declaración en sede judicial del chófer de la furgoneta-ambulancia que trasladó el cadáver de Calvo Sotelo al cementerio del Este, inédita hasta hoy, permite aventurar la existencia de una conjura organizada y planificada desde círculos dirigentes de partidos de izquierda tres meses antes a la noche de aquel crimen. Este testimonio echa por tierra que el magnicidio fuera una represalia al asesinato un día antes del teniente Castillo». En el archivo de mi biblioteca obra un folio judicial, seriado y numerado, que me fue regalado por un amigo, compañero mío de la Inspección de Trabajo, el cual lo encontró entre los papeles de su difunto padre, el magistrado don Francisco García Vázquez, que en los aciagos días de 1936 era juez de primera instancia e instrucción. El escrito contiene la declaración efectuada en sede judicial por uno de los intervinientes en el asesinato de don José Calvo Sotelo en la madrugada del 13 de julio de 1936. El declarante, llamado Blas Estebarán Llorente, manifiesta ser el chófer de la camioneta-ambulancia que, según sus afirmaciones, trasladó hasta el cementerio del Este el cadáver del político asesinado. Su relato considero que tiene una relevante importancia histórica ya que muchas de sus aseveraciones entran en total contradicción con hechos dados por ciertos hasta hoy. Hace constar que ¡tres meses! antes del crimen, el dirigente comunista Jesús Hernández, ministro en la guerra civil, acompañado de un tal Antonio López, «le indicó que contaban con él para llevar a cabo un servicio con su camioneta-ambulancia». Esta afirmación, inédita hasta ahora, permite aventurar la existencia de una conjura organizada y planificada desde bastante tiempo antes a la noche del crimen urdido desde círculos dirigentes de los partidos de izquierda, avalando así la tesis de quienes sostienen que además de a Calvo Sotelo, la madrugada de antes se intentó asesinar también a Gil Robles y a Antonio Goicoechea, los cuales se salvaron por no encontrarse en sus domicilios, circunstancia que impidió que la razia criminal de aquella noche descabezara violentamente de sus principales dirigentes a los partidos de la oposición parlamentaria al gobierno del Frente Popular. Añade a continuación el encausado, que no fue hasta el mediodía del 12 de julio de 1936 cuando se le encargó que al terminar sus servicios en el Parque de Sanidad, se reuniera con los ya citados Jesús Hernández y Antonio López. Manifiesta que sobre las nueve menos cuarto de la noche, se reunió con ellos en un bar de Moncloa y sin cenar se trasladaron con la ambulancia hasta la plaza de Manuel Becerra, donde aparcaron. Ese fue el momento, en que, según su declaración, Jesús Hernández le comunicó que allí tenían que esperar a otro coche que transportaría «el cadáver de Calvo Sotelo, a quien aquella noche tenían que asesinar» (sic). Estas afirmaciones, de ser ciertas, echan por tierra la interpretación histórica mayoritaria mantenida hasta hoy de que la muerte de Calvo Sotelo fue un acto de venganza perpetrado por miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado en represalia por el asesinato un día antes del teniente Castillo a manos de pistoleros falangistas, aunque el historiador Ian Gibson imputa el atentado contra Castillo a un comando carlista. Sin embargo, lo que más sorprende, y para mí lo más importante de la declaración de Estebarán Llorente, es cuando afirma que de sus averiguaciones el autor de los dos disparos que alevosamente se descerrajaron sobre la nuca de Calvo Sotelo, fue el teniente de los Guardias de Asalto Máximo Moreno y consiguientemente no, tal como se consideraba hasta hoy, el pistolero desgraciadamente de origen coruñés Luis Cuenca Esteras, miembro de la milicia socialista «La Motorizada». La narración termina con una dramática exposición de los hechos. Alrededor de la una de la madrugada llega a la plaza de Manuel Becerra un coche «hispano» sin matrícula, de la Dirección General de Seguridad, desde el que le ordenaron que los siguiese. Pasado un trecho, pararon ambos vehículos al llegar a la Carretera del Este, momento en que transportaron del coche a la ambulancia el cadáver de Calvo Sotelo y siguieron hasta el Cementerio del Este. Allí, y cito textualmente, «Jesús Hernández y Antonio López, tirando de los pies del cadáver, lo hicieron caer sobre la carretera, causando con el estribo del coche nuevos destrozos en el cuerpo y abandonándolo en la cuneta, regresaron a Madrid». Finalmente, resulta de interés la relación de los nombres de quienes indica viajaban en el coche «hispano». El conductor era Baldomero Sanz, quien llevaba a su lado a Julio Bueno; detrás, en la banqueta del coche, iban Isidoro Castiñeira, el teniente Moreno y entre ellos el cadáver, yendo en el asiento posterior Luis Linares. Todos ellos, excepto el teniente Moreno, declara que eran agentes de Policía, conocidos suyos.Hasta aquí los aspectos más novedosos del magnicidio, que aporta esta declaración desconocida, o al menos no descifrazada hasta hoy. El asesinato de Calvo Sotelo siempre tuvo zonas de sombra nunca aclaradas, motivadas en gran medida por el muy sospechoso robo que, ya iniciada la guerra civil, llevaron a cabo el 25 de julio un grupo de milicianos en las mismas dependencias del Ministerio de Gobernación, de donde sustrajeron todos los documentos de las investigaciones hasta entonces efectuadas, circunstancia que ocasionó la pérdida de parte de las pruebas científicas realizadas por los forenses y las actas de los interrogatorios a los principales sospechosos. Confío en que lo datos aportados contribuyan a mejor conocer y aclarar algunos de los puntos oscuros de aquel ignominioso crimen de Estado. Es tarea que corresponde a los historiadores. Yo me limito a ser un mero divulgador que da a conocer un documento que accidentalmente llegó a mis manos y que por su contenido considero puede ser importante. PD: De entrar en vigor la nueva ley de Memoria Histórica presentada en el Congreso por quienes actualmente okupan la dirección del PSOE, el contenido del presente artículo podría llegar a acarrearme una pena de hasta cuatro años de cárcel, por mantener una opinión divergente con la «verdad única» que hoy se nos intenta imponer desde el afán revanchista imperante, que sectariamente busca acabar con el espíritu de reconciliación nacional que, con la generosidad de renuncias de unos y otros, supimos construir los españoles en el proceso de la Transición democrática. Artículo procedente de «ABC»: http://www.abc.es/opinion/abci-memoria-historica-calvo-sotelo-201804080304_noticia_amp.html?__twitter_impression=true Notas: El escritor de este artículo es Francisco Vázquez Vázquez, el que fuera embajador de España en la Santa Sede.
  3. El Tribunal Constitucional avala la educación diferenciada y da un nuevo varapalo a la Junta de Andalucía que se oponía a financiar estos centros con fondos públicos. El pleno del alto tribunal en su reunión de la mañana de este martes ha decidido, por mayoría de ocho votos, desestimar el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el grupo socialista contra la Lomce. Esto supone un varapalo a la Junta de Andalucía que en varias ocasiones ha intentado retirar el concierto a los centros de educación diferenciada y un aval a estos colegios en pleno proceso de escolarización. En Andalucía hay nueve centros que apuestan por este modelo de educación: tres están en la provincia de Córdoba y otros seis en Sevilla. De hecho en la capital hispalense tienen este modelo educativo Altair, Ribamar, Albaydar, Elcható de Brenes, Angela Guerrero y Nuestra Señora de Lourdes en Carmona. Segun ha avanzado el TC, la sentencia, de la que ha sido ponente el Magistrado Alfredo Montoya, ha decidido inadmitir la solicitud de adhesión del Parlamento de Navarra y desestimar el recurso de inconstitucionalidad, interpuesto por más de cincuenta Diputados del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso de los Diputados. Esto supone rechazar el recurso de los socialistas contra la educación diferenciada. Los socialistas recurrieron la norma porque la consideraban inconstitucional ya que creían que la educación separada de los niños y las niñas «no contribuiría a hacer efectiva la igualdad de sexos». De hecho, el pasado año, la Junta de Andalucía tuvo que rectificar y dar marcha atrás en su enésimo intento de retirar el concierto a los colegios de educación diferenciada que hay en Andalucía. Al inicio del período de escolarización anunció de nuevo que retiraba el concierto. Pocas semanas después tuvo que modificar sus criterios tras una sentencia del Tribunal Supremo avalando este modelo educativo. Y tuvo que seguir sosteniendo esos conciertos. Fue hace menos de un año, en mayo de 2017, cuando el Tribunal Supremo rechazó otros recursos de la Junta de Andalucía que recurrió una sentencia previa que amparó el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. El alto tribunal consideraba que este modelo educativo es compatible con el principio de igualdad que consagra la Constitución. El Supremo se pronunció en la misma línea dando la razón en varios recursos referentes a distintos centros sevillanos de educación diferenciada y rechazando las tesis de la Junta de Andalucía. La decisión, que fue pospuesta hace dos semanas pese a que estaba en el orden del día del pleno del TC, ha sido controvertida según la nota hecha pública por el TC. De hecho, la resolución ha provocado la división en el seno del Tribunal pues cuenta con el voto concurrente de la Vicepresidenta del Tribunal, Encarnación Roca, y han anunciado voto particular discrepante los Magistrados Fernando Valdés Dal-Ré, Juan Antonio Xiol, Cándido Conde-Pumpido y la Magistrada María Luisa Balaguer. La asesora jurídica de la Federación Andaluza de Centros de Enseñanza Privada, CECE-Andalucía, Carmen Mora, ha asegurado tras conocer el fallo que la valoración es muy postiva no sólo por lo que supone para los centros afectados, «sino para la Libertad en educación y la posibilidad de crear centros con proyectos educativos distintos de los creados por los poderes públicos y financiados para que también puedan ejercer su derecho a elegir las familias menos favorecidas». http://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-tribunal-constitucional-avala-educacion-diferenciada-201804101333_noticia.html
  4. En el siglo XXI, la «memoria histórica» ha llegado a ser una frase familiar, y más en España que en otros países occidentales. ¿Qué se entiende por este término? Para sus proponentes, se refiere a la supuesta «memoria» de varios hechos y circunstancias ocurridos en un pasado relativamente reciente, y en España se emplea como una frase que se aplica no a la historia en general, sino mucho más específicamente a ciertos hechos de la represión contra las izquierdas durante la Guerra Civil y/o la dictadura de Franco. Normalmente, no se aplica a la represión de las derechas por las izquierdas durante la Segunda República y la Guerra Civil. Por ello, las izquierdas son las que solamente tienen «memoria histórica». Todo esto forma parte del complejo de opiniones que componen lo que se llama corrección política o pensamiento único, que ha llegado a ser la religión secular de Occidente desde los últimos años del siglo XX. Su actitud hacia el pasado o hacia la historia, es categóricamente negativa en casi todos los países occidentales. Según esta ideología, la historia se ha venido distinguiendo por el dominio de las derechas, basándose, principalmente, en un conjunto de crímenes de la sociedad tradicional, que no era nada izquierdista, y de las muchas víctimas que sufrieron bajo ella. Según esta doctrina, la historia es el enemigo que no se ha de estudiar objetivamente ni tratar de comprender, sino que ha de ser expuesta, condenada y denunciada. La ideología de la corrección política es antihistórica en dos sentidos: primero, porque no tiene el menor interés en tratar de comprender la historia o estudiarla en serio, y segundo, porque desea oponerse a ella y denunciarla sistemáticamente. En verdad, la memoria histórica no existe, porque se trata de un oxímoron o contradicción en términos. La memoria es exclusivamente individual, pero cada uno tiene una memoria algo diferente de las cosas, y un mínimo de experiencia de la psicología humana nos revela que es inevitablemente subjetiva, hasta entre personas de buena fe. La verdadera historia, en cambio, no se basa en las memorias individuales y subjetivas, sino en las fuentes y datos concretos de la investigación, ya sean documentos, archivos, fuentes primarias, publicaciones, testimonios u otros. Además, el estudio histórico no es una actividad meramente individual, sino que es el resultado de todos los historiadores serios y profesionales. Una obra colectiva. Por ello, la memoria histórica, como tal, no existe. Es verdad que en la última parte del siglo XX, los historiadores académicos empezaron a investigar un campo nuevo que se llamó memoria colectiva, pero el concepto es muy diferente del de memoria histórica. Pierre Nora y los otros especialistas profesionales, no han pretendido que la memoria colectiva sea historia, porque reconocen que las opiniones que forman esta memoria no son verdaderas memorias en sí o un intento de estudiar la historia, sino que son actitudes formadas por sectores políticos, culturales o sociales del momento actual; estos es, productos del presente con respecto al pasado, acuñados para fines políticos, nacionalistas, culturales o sociales. Tal memoria merece la pena estudiarla y analizarla para entender el presente, no el pasado. Por el contrario, los proponentes de la memoria histórica han sostenido que durante la Transición democrática se forjó un supuesto pacto del olvido con respecto a la historia reciente del país, lo cual es una tergiversación total de la historia de la Transición. Ello forma parte de los intentos de las izquierdas en el siglo XXI para deslegitimar la democratización de España y socavar su Constitución. Lo que de verdad existió durante la Transición no fue ningún pacto del olvido con respecto a la historia, sino un acuerdo general entre los principales grupos políticos de que no se emplearía la historia como arma arrojadiza o materia para controversias políticas presentes, sino que se la dejaría en manos de los escritores e historiadores. Quienes vivimos la democratización de España sabemos que no solamente no hubo ningún olvido sino que, por el contrario, una mayor atención a la historia que en cualquier otro momento anterior. Hubo toda clase de publicaciones y presentaciones de la historia reciente, ya fuera en forma de artículos y libros de los estudiosos, o de publicaciones populares, o en las revistas y periódicos, en la radio, la televisión o el cine. Fue el momento de la historia contemporánea de España en la que hubo más atención hacia la historia, poniendo el acento en no repetir los mismos errores que habían tenido lugar décadas atrás. Dicho acuerdo se rompió por vez primera y de forma seria, al utilizar la historia para fines políticos, durante la campaña electoral de 1993 por parte de Felipe González y los socialistas. El PSOE corría entonces el riesgo de perder unas elecciones tras 11 años de Gobierno y, en su desesperación, sacó del armario el anatema del franquismo, proclamando que votar al Partido Popular significaría la vuelta a la dictadura. Tal vez esto pudo tener algún efecto en la citada campaña, pero no en las dos siguientes elecciones, la de 1996 y la del 2000 ganadas por Aznar y el PP, y la última por mayoría absoluta. En el siglo XXI, el argumento histórico sectario ha llegado a ser fundamental para las izquierdas desprovistas de sus banderas y doctrinas de antaño. Y como ocurre en otros países, el recurso es siempre la utilización espuria de la historia -allí están los culpables- que, de forma maniquea, intenta imponer su hegemonía cultural e ideológica, a falta de ofrecer soluciones para los problemas de la sociedad del siglo XXI. Bajo Zapatero, la vuelta al guerracivilismo fue la característica ritual de movilización política. Lo que culminó con la mal llamada Ley de Memoria Histórica de 2007, aunque de hecho, su desarrollo ha sido más limitado que lo deseado por los sectores más radicales izquierdistas. La fragmentación de la estructura política en las izquierdas ha dado un mayor impulso y énfasis al argumento de la memoria histórica, tanto entre la extrema izquierda como entre los socialistas de Pedro Sánchez. Y así, el pasado 22 de diciembre el Grupo Parlamentario Socialista ha presentado en el Congreso una nueva proposición de ley para reformar y ampliar la ley de 2007. Este proyecto de ley pretende crear una Comisión de la Verdad de 11 miembros votados por el Parlamento para dictaminar sobre la verdad histórica. Ello sería una monstruosidad, porque en una democracia la libertad de investigación y estudio, y la interpretación de la historia es un derecho civil básico, pero la creación de esta especie de checa nacional de la historia sería meramente el comienzo. De salir adelante, tendría el poder de actuar como juez y parte en cualquier controversia o discusión histórica, además de dar al Ministerio de Educación instrucciones sobre el modo de enseñar la Historia. Los detalles de esta ley son extensos y complicados, con instrucciones sobre la investigación, la preservación de datos y la creación de nuevos símbolos y monumentos. Cualquier infracción de estas medidas serían punibles con una serie de castigos, que incluyen multas de hasta 150.000 euros, penas de prisión de hasta cuatro años, la destrucción de obras publicadas y la inhabilitación de los docentes en su profesión por hasta 10 años. Cualquier asociación o fundación declarada culpable de infracción grave sería disuelta. Esta ley marcaría un primer paso en la deconstrucción de la democracia española actual y del Estado de derecho, porque propone crear una versión oficial de la verdad histórica, instaurando una especie de sovietismo suave, como también se ha visto en otros países europeos, que atenta contra la libertad de expresión, algo fundamental para la existencia del Estado de derecho. Además, la restricción o eliminación, en cierta medida, del debate sobre la historia por acción u obra del Gobierno o Parlamento sería absolutamente odiosa. Resulta algo más que notable que sea siempre el partido socialista el que presente este tipo de leyes. Parece que el PSOE no tiene mucha memoria de su propia historia. A modo de jalón, en octubre de 1934 fue el partido socialista el que recurrió a la violencia política masiva en contra de las instituciones de la República democrática, provocando centenares de víctimas y desencadenando el proceso revolucionario que conduciría a la Guerra Civil. Los hechos históricos están ahí y es ahí donde deben quedarse, y no traerlos a la discusión política actual. ¿Por qué el socialismo de Zapatero y Sánchez repudia la socialdemocracia de la época de Felipe González y la Transición? ¿Por qué en el siglo XXI los socialistas españoles quieren volver a su vómito, ahora con la única ventaja de querer emplear la coacción del Estado en vez de la violencia partidista de antaño? La democracia exige la libertad de cátedra y la libertad de expresión. Un Estado democrático no puede establecer una versión oficial de la historia e imponerla a sus ciudadanos. Eso sería puro sovietismo, suave, pero no democracia, porque la democracia occidental es mucho más que elecciones; es el respeto a la opinión y la garantía del Estado de derecho. Los socialistas deben estudiar y aprender de su propia historia, que parecen ignorar, y no pretender dar leyes de Gran Hermano a la sociedad española. Stanley G.Payne es historiador e hispanista. Su último libro es En defensa de España: desmontando mitos y leyendas negras.(Espasa). Artículo escrito por Stanley G. Payne en el periódico «EL MUNDO»: http://www.elmundo.es/opinion/2018/03/22/5ab27767ca4741c1158b45d2.html
  5. «Habla en inglés que para eso estás en Inglaterra». Con esta frase como bandera, dos mujeres de raza negra la emprendieron a golpes contra una joven española de 24 años el pasado sábado, día 7 de abril, en el metro de Londres. En ese momento, alrededor de las cuatro menos cuarto de la madrugada, la víctima charlaba en un vagón del suburbano londinense con un grupo de amigos cuando se vio sorprendida por las dos mujeres que le reclamaron que se comunicara en inglés. Las agresoras comenzaron a increpara a la joven y rápidamente los gritos se convirtieron en golpes y tirones de pelo. Como consecuencia de la paliza, la víctima sufrió lesiones de diversa consideración en el cuero cabelludo y cortes en la cara. La escena se produjo concretamente en el tren que cubre la «Central Line», una ruta que conecta las estaciones de Liverpool Street con Stratford, según determinó la British Transport Police en un escueto comunicado. En él califican este incidente como un nuevo caso de xenofobia, aunque no especifican la nacionalidad de la víctima. El Cuerpo, sin embargo, sí solicita la colaboración ciudadana ante un asalto que los agentes no dudan en señalar como un «asalto cruel y de motivación racial». Tampoco han trascendido las identidades de las agresoras, aunque la Policía británica facilitó algunos datos para conseguir dar con ellas. Se trata de dos mujeres de raza negra, con cabellos trenzados y que aparentan «veintitantos años». La noche de la paliza, una de ellas vestía una chaqueta marrón, mientras que su acompañante llevaba una prenda similar pero de tonalidad negra. La British Transport Police abrió una investigación al tener constancia de los hechos y actualmente los agentes revisan las cámaras del circuito cerrado de televisión del metro en busca de cualquier pista que permita identificar a las responsables. Los incidentes violentos de carácter racista representan una tendencia al alza que parece estar ligada al Brexit. Después de que los ciudadanos británicos dieran luz verde a la desconexión del Reino Unido de la Unión Europea se han sucedido las agresiones a ciudadanos de otros países. Este es el caso de Tomás Gil, un valenciano de 27 años que en noviembre de 2006 fue golpeado por Daniel Way, británico de 37, con un tablón de madera en Poole al grito de «puto español, habla inglés». En la misma línea, Mohamed Askar Alí, un repartidor de origen bangladesí y 40 años, recibió varias puñaladas cuando viajaba en tren con su mujer en diciembre de 2016. «Hay que matar a todos los musulmanes», proclamó su agreso antes del incidente. Los datos también respaldan el incremento de sucesos de carácter racista en Reino Unido que refleja la prensa. Uno de los datos más reveladores se recabó nada más conocerse el resultado del referéndum de desconexión. Aquella semana, las denuncias por sucesos de odio racial se dispararon más de un 50%. En apenas siete días -desde el 24 de junio al 2 de julio de 2016- la Policía Metropolitana de Londres recibió 599 notificaciones de este tipo, lo que se traduce en una media de 67 incidentes xenófobos al día por los 44 que se registraron de media antes de la consulta. http://www.abc.es/internacional/abci-agresion-racista-espanola-londres-y-otros-ataques-inmigrantes-relacionados-brexit-201804150202_noticia.html
  6. Una buena noticia de la cual deberíamos alegrarnos como católicos, la secta herética del Palmar de Troya está en vías de solución. El líder reciente de esta secta, que se hizo llamar «Gregorio XVIII» abandonó la intención de seguir siendo el líder de tal secta yéndose con una mujer y afiliándose en el PP y actualmente tal secta herética carece de liderazgo —afortunadamente—. Aparte de esto, la situación económica de la secta es de bancarrota careciendo del dinero suficiente para continuar con tal secta entre otras cosas. Y por último, la justicia está investigando a esta secta y a todos los involucrados por innumerables casos de abusos sexuales a menores y mujeres. Por estas razones, la secta herética del Palmar de Troya se halla en vías de disolución.
  7. Según una encuesta realizada por Gestop hace menos de un mes, el 71,5% de los barceloneses quieren ser consultados antes de que se cambie el nombre de sus calles. El dato se hizo público poco después de que Ada Colau retirara, sin preguntar a los vecinos, la estatua de Antonio López, el empresario cántabro que huyó a Cuba en 1931 e hizo fortuna con la Compañía Transatlántica Española. Su figura no era del agrado del Consistorio, que también cambiará la denominación de la plaza en la que se ubicaba la susodicha escultura. A este episodio le seguirá, el 15 de abril, otro que ha irritado a sus propios descendientes. Hablamos de la calle dedicada al almirante Pascual Cervera y Topete, héroe de la guerra de Cuba, que pasará a llamarse Pepe Rubianes, en honor al fallecido humorista catalán que, en 2006, realizó la siguiente declaración en la TV3: «A mí la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás. Que se metan España por el puto culo a ver si les explota dentro». A tres semanas de que se produzca el cambio de nombre, el mismo bisnieto del famoso almirante Cervera, Guillermo Cervera Govantes, ha enviado una carta a ABC para mostrar el «agravio» que, en su opinión, se produce con esta «pretensión doliente y mísera» de negarle el reconocimiento a su bisabuelo. Como lo define este capitán de fragata retirado de Puerto Real (Cádiz), «se trata del héroe del combate naval de Santiago de Cuba [del 3 de julio de 1898] que, junto a los 2.000 hijos de nuestras tierras que dotaban su Escuadra, supo poner un broche de dignidad a aquel desastre en que se vio envuelta España». «A este personaje histórico —prosigue— es al que el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido retirar, el próximo 15 de abril, la placa de la Avenida que lleva su nombre en el barrio de la Barceloneta. Por la forma empleada y por los insultantes valores enquistados en la persona que va a sustituirle, este hecho constituye un serio agravio a su memoria (...). Un agravio que se traslada a los mismos ciudadanos de Cataluña que por razón de un lugar, un nombre y una historia forman parte de su legado». Los únicos partidos que han rechazado cambiar el nombre de esta calle por el de Pepe Rubianes han sido Ciudadanos y el Partido Popular. El presidente de los segundos en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ya denunció la medida hace unas semanas. «Colau impone por decreto los cambios de nombres de calles y plazas como ya hizo con Llucmajor por La República, Juan Carlos I por Cinc d’Oros e Hispanidad por Pablo Neruda». Según el político, «no es oportuno sustituir la calle Almirante Cervera, pues forma parte de la historia del callejero de Barcelona y está vinculado a un barrio de mar como es la Barceloneta». Fernández comparó dicha medida con la actitud tomada por los anarquistas en 1936, que ya quisieron retirar la estatua de Antonio López y cambiar el nombre de su plaza, «sin tener en cuenta el legado que dejó a la ciudad, tanto en la financiación de la apertura de la Via Laietana como en otras transformaciones importantes». El año que viene se iban a cumplir 70 años desde que el almirante Cervera prestara su nombre a la calle. Su bisnieto recuerda como, cuando se descubrió la placa en 1949, cuarenta años después de la muerte del héroe de Cuba, «los presentes todavía recordaban sus visitas al lugar para compartir mesa con el cabo Antonio Rivas, que había navegado a sus órdenes en la Corbeta Ferrolana (1880) y en el Acorazado Pelayo (1988). Y también con otros catalanes con los que había vivido bonanzas e infortunios en ultramar, como era el caso de su entrañable amigo el gerundense Almirante Víctor Concas Palau». La huella de los Cervera en el barrio de la Barceloneta no se reduce a la dejada por el protagonista de la batalla naval de Santiago de Cuba en la que fallecieron 150 de sus marinos. A principios de los años 50 del siglo pasado, el nieto de este también puso nombre a la barriada de pescadores del mismo lugar, a iniciativa del presidente de la Cofradía de Pescadores de Malgrat del Mar, José Fontrodona Cardó. «De aquellos días fueron muchos los descendientes del almirante que nos enganchamos al cariño y respeto a Cataluña y, muy concretamente, a la Barcelona a la que nos vinculamos de por vida por afecto y lazos de sangre, ya que es donde quedaron algunos de los nuestros que decidieron acomodarse en la tierra donde está la cuna de su apellido», explica. Guillermo Cervera y Govantes acaba su carta dejando claro su malestar ante la política de sustitución del nombre de muchas calles de España: «Vivimos ya una muy larga temporada en la que es patente el empeño de muchos, que han tocado poder en instituciones de distintas administraciones, en revertir este cariño y respeto en hartazgo, odio y frustración que nada bueno ha de traerles. El agravio a nuestro Almirante no deja de ser uno más en la larga lista que todos los días tenemos que soportar. A quienes alimentan este empeño les decimos que no conseguirán la desafección que persiguen. Estamos obligados a apoyar y defender a los ciudadanos de Barcelona y Cataluña que nada tienen que ver con este proceder, y también a aquellos que, durante los últimos 70 años, han convivido orgullosos, conscientes de su historia, con la Carrer de l'Almirall Cervera». El Ayuntamiento de Barcelona, por su parte, ha organizado una fiesta en el marco de los actos de la Primavera Republicana para celebrar el cambio de nombre de esta calle en la que vivió el humorista, que cumple así un deseo expresado en vida: «Pepe nos dijo que prefería un lugar en la Barceloneta, que le gusta la brisa marina y estar cerca de la playa, que por allí pasan más chicas», contó el colectivo de las «Viudas de Pepe Rubianes» que forman sus amigos. Noticia publicada en el periódico «ABC» el 27/03/2018, tres semanas antes de la retirada del nombre de esta calle que ya ha sido retirada por la alcaldesa de Barcelona. http://www.abc.es/cultura/abci-calle-almirante-cervera-pepe-rubianes-barcelona-201803270123_noticia.html
  8. No. La Hispanidad está esencialmente unida al catolicismo y los hispanoamericanos que viven en Estados Unidos se «contagian» del entorno cayendo en las más perversas ideologías y pensamientos religiosos. Aquellos que procedentes de familias católicas acaban siendo protestantes o ateos y acaban votando a los republicanos o a los demócratas. Al igual que sucede con la inmigración de aquellos que son religiosamente mahometanos los hispanoamericanos al llegar a un país donde los valores brillan por su ausencia estos caen en los pozos más inmundos de las perversiones al igual que sucede y ha sucedido con los mahometanos provenientes de otro país. Dudo que en Estados Unidos nazca un movimiento hispanista y en el caso de que se diese estos serían acusados de «traidores» pues la construcción de los Estados Unidos está esencialmente unido al anticatolicismo —véase la Guerra de Cuba entre otros— y tendrían poco futuro.
  9. Pius

    Patriotismo no es identitarismo

    «Identitario», «socialpatriota», etcétera, son términos que me producen repulsa porque vienen precedidos por una ideología indefinida ajena e inclusive contraria al patriotismo. Los del mundo patriotero son llanamente sujetos que fascinados por la estética o el discurso del tradicionalismo y de la tercera posición (en nuestro caso nacionalsindicalismo) adoptan proclamas contradictorias, véase que algunos hablan de Tradición a la vez que apoyan al estado israelita «por blanco» y se hacen llamar católicos mientras insultan a S.S Francisco I, son elementos fascistados de derechas, llanamente, que en su mayoría adoptan tales ideas extranjerizantes rechazando las existentes en nuestra patria porque estas van contra los perversos intereses de estos.
  10. A nosotros no nos debe importar ni mucho menos las peleas estúpidas entre tales. Nuestro objetivo ha de ser clara: fuera todo pensamiento extranjerizante nocivo para el tradicionalismo.
  11. 3: RUPTURA RADICAL. Salida de todo organismo internacional (inclusive la Unión Europea).
  12. Pius

    Crisis separatista en Cataluña

    El problema es la propia Constitución de 1978 que calificó en su día como «nacionalidades» a Cataluña, Vascongadas, etcétera.
  13. Pius

    Crisis separatista en Cataluña

    El fundador de tal página estaba adscrito al Partido Popular y de hecho el fundador es del Opus Dei. Recientemente dieron su apoyo a Vox.
  14. Pius

    Crisis separatista en Cataluña

    A mí la página que has mencionado estimado Pepelu está en las antípodas de mi pensamiento ideológico. Nunca atacan a la raíz del separatismo.
  15. Pius

    «¡Abajo el funcionario Franco!»

    No digamos CT pues, sino delegación de la Comunión Tradicionalista de Galicia.
×