Jump to content
Hispanorromano

Noticias falsas: estado de la cuestión y estrategias para combatirlas

Recommended Posts

Creo que a los EEUU tampoco les sentará muy bien la maniobra de Macron. Ellos también utilizan las noticias falsas para derribar gobiernos e imponer su cosmovisión. Y además hacen negocio con ello. En todo este tema, además de la eterna discusión por la verdad, hay una dimensión nacional. Porque en este tema de las noticias falsas hay fundamentalmente tres actores:

1) Estados Unidos, cuyas empresas amparan y monetizan todo el ecosistema de las "fake news";  a nivel estatal también utilizan las noticias falsas en redes sociales para hacer caer gobiernos, imponer su cosmovisión, etc.

2) Rusia, que ha detectado fallos en el sistema y se aprovecha de ellos para golpear a EEUU pero también a Europa; especialmente se ha aprovechado de la codicia de las empresas privadas estadounidenses que gestionan las redes sociales.

3) Europa y resto del mundo, que generalmente sufren las campañas que le montan los otros dos gigantes.

En este sentido, la maniobra de Macron creo que va orientada a que Francia y los viejos estados nacionales de Europa recuperen la soberanía que han ido perdiendo desde la implantación de internet. La maniobra de Macron perjudica a Rusia pero también a EEUU. De hecho, yo diría que a la larga perjudica sobre todo a EEUU, cuyo modelo de negocio gira en torno a las "fake news" (Facebook, Twitter, Google, etc.). Estas empresas llevan muy mal que Europa le quiera poner coto a sus actividades.

Así lo veo yo en un principio, pero también puede ocurrir que derive en otra cosa muy distinta, por lo que haremos bien en ser escépticos y mantenernos alerta.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Leo en El País que la ley que plantea Macron en principio se limitaría  a los periodos electorales:

Cita

La ley se centrará únicamente en periodos electorales y buscará reforzar los controles para evitar los intentos de influir en los resultados. Constará de tres partes. Primero, las autoridades que regulan el sector audiovisual verán reforzados sus poderes para evitar que televisiones controladas por Estados extranjeros actúen como elementos desestabilizadores. Segundo, obligará a las plataformas en Internet a ser más transparentes respecto a los contenidos patrocinados que estas publican, y que pueden ser un vehículo para la transmisión de noticias falsas. El control debe llegar, según Macron, hasta hacer pública la identidad de quienes los controlan.

Y tercero, se agilizará la posibilidad de denunciar una noticia falsa ante un juez, que eventualmente podría suprimirla, cerrar la cuenta que la propaga e incluso vetar su acceso a Internet.

https://elpais.com/internacional/2018/01/03/actualidad/1515002815_273219.html

Algunos de estos aspectos, especialmente el señalado en negrita, también afectan a EEUU.

Creo que Macron no conseguirá gran cosa. Aunque parezca "lenguaje de guerra fría", hay que tener en cuenta que los propios rusos tienen claro que RT cumple una función militar. Por ejemplo, Margarita Simonyan, directora de RT, hablaba en estos términos en una entrevista concedida en 2012 a un periódico ruso:

Cita
Question: OK, and why does the country need it all? Why should I, as a taxpayer, support you?
Simonyan: Well, for about the same reason as why the country needs a Defense Ministry. Why do you, as a taxpayer, need that?
Question: Really? Are we fighting someone at the moment?
Simonyan: Right now, we’re not fighting anyone. But in 2008 we were fighting. The Defense Ministry was fighting with Georgia, but we were conducting the information war, and what’s more, against the whole Western world. It’s impossible to start making a weapon only when the war already started! That’s why the Defense Ministry isn’t fighting anyone at the moment, but it’s ready for defense. So are we.

Más tarde, en 2013, también en la prensa rusa:

Cita

Simonyan: The information weapon, of course, is used in critical moments, and war is always a critical moment. And it’s war. It’s a weapon like any other. Do you understand? And to say, why do we need it — it’s about the same as saying: ‘Why do we need the Ministry of Defense, if there is no war?’

También les sirve para preparar una quinta columna de la que pueden hacer uso en cualquier momento:

Cita

Simonyan: In 2008, [our audience] wasn’t zero, but put mildly, it wasn’t brilliant. Now it would be immeasurably better, on account of the fact that we show Americans alternative news about themselves. We don’t show it to start a revolution in the USA, that’s laughable and crazy, but to conquer an audience. (…) In a critical moment we’ll already have grown our audience, which is used to come to us for the other side of the truth, and of course we’ll make use of that.

Fuente de estas citas de Margarita Simonyan:  Question That: RT’s Military Mission – DFRLab – Medium

Share this post


Link to post
Share on other sites

El problema es que parecen empeñados en controlar  la información a través del control sobre los medios que la monopolizan, sin embargo cada día se hará más imposible  dicho control. Conforme está configurada la red de información actualmente, la presión sobre las grandes palataformas como Google o Facebook puede dar algunos resultados a corto plazo pero, a medio y largo plazo, a medida que avance la tecnología blockchain, va  a resultar cada vez más dificil controlar la información que circule por las redes.

No tardaremos mucho en ver aparecer los primeros grandes medios descentralizados y eso, si bien por un lado va a permitir verdaderas posibilidades de periodismo independiente, de otro lado va a hacer imposible el control sobre las informaciones y la formación de una nueva forma de ejercitos cuyas armas van a ser la imagen y los teclados. Algo que de alguna manera ya existe en el modo que existían los ejercitos medievales, pero que tiene visos de transformarse con esta tecnología, análogamente a como lo hicieron dichos ejercitos hasta llegar al nivel que hoy tienen.

Blockchain, ¿una salida para el periodismo?


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites
Cita

 

image_content_6433289_20170427194700.jpg«Blockchain pondrá a los medios frente al abismo del periodismo sin medios»

La periodista Covadonga Fernández es una de la autoras del libro “Blockchain: la revolución industrial de internet”, que la editorial Gestión 2000 pondrá a la venta el 23 de mayo. El texto, coordinado por Alex Preukschat, cuenta con la colaboración de treinta expertos en esta materia y hace un recorrido por las diferentes industrias que pueden verse interrumpidas por la aplicación de Blockchain. Una de ellas es la de los medios de comunicación.

Según Fernández, esta tecnología los pondrá frente al abismo de un periodismo sin medios y propiciará plataformas tipo Uber o Airbnb, donde los usuarios interactúen con los periodistas y puedan ser remunerados por sus clientes en función de cuánto les ha gustado lo que han visto, oído o leído. Blockchain, cuyo mayor logro es haber descentralizado la confianza, propiciará modelos de negocio descentralizados y colaborativos. Esta tecnología también permitirá comprar contenidos como si fuesen canciones de iTunes, pero con una gran diferencia respecto a la tienda de Apple, que Blockchain permite adquirir artículos, noticias, reportajes o reproducciones de vídeos por fracciones de euros, dólares o bitcoins.

 

¿Cómo afectará Blockchain al mundo periodismo?

Uno de los mayores logros de Blockchain es haber descentralizado la confianza, lo que permite la eliminación de intermediarios en casi todos los procesos empresariales. En el ámbito de la industria periodística, Blockchain difuminará aún más el papel de los medios de comunicación y facilitará nuevos modelos de negocio basados en la descentralización y la colaboración. Por ejemplo, posibilitará plataformas tipo UBER, pero totalmente descentralizadas. Serán plataformas que pongan en contacto directamente a los usuarios con los creadores de contenidos y serán los usuarios quienes remuneren a los periodistas en función de si les ha gustado lo que escuchan, miran o leen.

Esta nueva manera de conectar a periodistas con usuarios nos pone frente al abismo de un periodismo sin medios, al menos sin medios tal y como los conocemos ahora. Hay que tener en cuenta que, hasta ahora, la lógica del funcionamiento de los medios de comunicación ha sido justamente la contraria. El medio centralizaba el flujo de información, que surgía en los diferentes lugares y lo centralizaba bajo su marca, dando una especie de certificado de "existencia".

Sin duda, una de las cuestiones más interesantes que permite Blockchain es monetizar los contenidos como si fuesen canciones o videojuegos. Es decir, que los usuarios pueden comprar contenidos de la misma manera canciones en iTunes. Pero con una diferencia muy importante respecto a la tienda de Apple, que Blockchain permite comprar por fracciones de euros, dólares o bitcoins. El cliente puede adquirir artículos, reproducciones de vídeos, noticias, fotos, dibujos, suscripciones al medio por páginas o secciones concretas, alertas de noticias o minutos de lectura, horas o días sin necesidad de suscribirse a todo el producto.

Esta fragmentación de contenidos también puede resultar muy eficaz para conectar a los consumidores de publicidad online directamente con las marcas, lo que puede ser una buena alternativa para los editores que quieren llegar a los consumidores que han instalado bloqueadores de publicidad.

Se calcula que más 198 millones de personas utilizan bloqueadores publicitarios en todo el mundo, lo que genera unas pérdidas de más de 22.000 millones de dólares a los editores online.

Otra de las aplicaciones interesantes que puede tener Blockchain es para gestionar los derechos de autor de los contenidos que se vierten en las web, lo que permitiría a los editores establecer una relación más de igualdad con las plataformas digitales sobre el uso de dichos contenidos, que como sabemos son el alimento principal de dichas plataformas.

 

Habla usted de que Blockchain nos coloca frente al abismo de un periodismo sin medios, ¿pero no cree que esto ya está sucediendo con las redes sociales?

En efecto, de alguna manera, el vértigo de un periodismo sin medios es algo a lo que nos han ido acostumbrando las plataformas digitales como Twiter, Google o Facebook, que son usadas tanto para informar como para informarse o para entretener o entretenerse. Estas plataformas tecnológicas hace tiempo que cambiaron las reglas de la profesión periodística. Cada vez son más los periodistas que las utilizan como canal de comunicación a la hora de plasmar sus opiniones. Millones de personas se informan y se entretienen a diario con sus contenidos, convirtiéndose ellos mismos, muchas veces, en creadores de los mismos. Pensemos en la cantidad de videos que son grabados a diario por ciudadanos anónimos sobre acontecimientos extraordinarios u ordinarios y que los medios reproducen a menudo para hacerse eco de dichos acontecimientos. O en los ingeniosos memes que los ciudadanos crean al hilo de la actualidad informativa y que también son reproducidos por los medios.

Incluso, algunas personalidades, como el presidente de los Estados Unidos se valen de la ayuda de las redes sociales para gobernar. Subrayando de esta manera aún más su relevancia.

La implantación de estas plataformas digitales es de tales dimensiones que solo entre Google y Facebook controlan ya más del 80 por ciento de la publicidad online, lo que ha provocado miles de despidos en los medios de comunicación de todo el mundo. En España, según un informe realizado por la Asociación de la Prensa de Madrid, entre 2008 y 2015 cerraron 375 medios y más de 12.000 profesionales perdieron su empleo.

 

¿Cambiará Blockchain la profesión periodística?

Desde el punto de vista del ejercicio de la profesión periodística, la aplicación de Blockchain puede considerarse revolucionaria, ya que como he dicho anteriormente apunta hacia la desintermediación de la misma. Hasta hace muy poco, la imagen de un periodista que no realizaba su labor en un medio de comunicación determinado o en un gabinete de prensa adscrito a una institución o empresa parecía impensable; pero nos tenemos que poner en el ahora, donde Google, Facebook o Twitter han irrumpido en toda la cadena de valor de la industria periodística, convirtiéndose en auténticos medios de comunicación y de entretenimiento.

En un contexto como el actual, donde los medios de comunicación ya no son la única plataforma para estar en la esfera pública, Blockchain inaugura una nueva era del periodismo: el Journaltech. Con Blockchain, los modelos de negocio serán totalmente digitales y se podrá contratar a periodistas en todo el mundo y pagarlos con criptomonedas. Blockchain propiciará un periodismo abierto, colaborativo y descentralizado.

Surgirán plataformas de contenidos tipo UBER o AIRBNB que desintermedien la producción de contenidos, de la misma manera que UBER o AIRBNB lo han hecho en el sector del taxi y de los hoteles.

Además, al igual que sucede en estas dos plataformas, donde los usuarios tienen la potestad de calificar a los conductores y a los anfitriones, los contenidos de los periodistas también podrán ser calificados por los usuarios.

Blockchain también permite la ejecución de contenidos colaborativos. En este sentido, las informaciones podrán ser enriquecidas con los comentarios proporcionados por los lectores y éstos ser remunerados en función de su aportación al contenido. Como una especie de Wikipedia informativa o de entretenimiento continúa. Estoy segura de que la descentralización de Blockchain nos traerá los medios infinitos.

 

¿Se puede aplicar Blockchain en las estructuras de los medios tradicionales?

Es complejo, pero quizá lo más adecuado sería empezar por un área o sección determinado. Por ejemplo, cultura o deportes. Creo que las empresas de medios debieran fijarse más en lo que están haciendo otras industrias centenarias, como la banca, las aseguradoras o las compañías energéticas, cuyos modelos de negocio también han sido trastocados por la innovación tecnológica. Lo que están haciendo es colaborar y trabajar con las startups que están irrumpiendo en su modelo de negocio.

Muchas de las compañías afectadas por la innovación tecnológica están cambiando sus estructuras y buscando nuevos modelos de negocio. Y también están contratando perfiles profesionales diferentes. Creo que no tiene sentido que si el software es el idioma del Siglo XXI y que si los principales competidores de los medios, como Google o Facebook, están levantados con pilares de software, las empresas de medios de comunicación no cuenten entre sus colaboradores con más ingenieros o desarrolladores para ayudarse a transformar su negocio.

Es curioso, los periodistas informamos, analizamos y contamos lo que pasa a nuestro alrededor pero pocas veces aplicamos a nuestro oficio lo que vemos. El capital del siglo XXI es la creatividad y por ello, creo que las salas de trabajo de los medios de comunicación deberían ser espacios abiertos de innovación, donde convivan periodistas, ingenieros, economistas, filósofos, lingüistas, desarrolladores y apasionados hackers capaces de reinventar el oficio de periodista.

 

¿Existen aplicaciones de Blockchain en medios de comunicación en estos momentos?

En la actualidad ya existen plataformas Blockchain que eliminan intermediarios para maximizar las ganancias de los creadores de contenidos y que pagan con criptomonedas tanto a los creadores de contenidos, como a los usuarios de los mismos.

Por ejemplo, la neoyorquina Steemit recompensa a los periodistas o bloguers con criptodivisas, en función de los votos que los lectores concedan a sus contenidos. Y también remunera a los usuarios por votar sus informaciones favoritas.

Otra plataforma similar es la suiza Decent. Va dirigida a creadores, periodistas o blogueros que quieran publicar contenidos sin censura y ser remunerados por ello. Como sucede con Steemit, los autores también son remunerados sin intermediarios.

En el ámbito de los medios audiovisuales destaca SingularDTV, una plataforma de contenidos digitales construida sobre la red Ethereum. Al igual que Steemit y DECENT, también utiliza una criptomoneda para pagar a artistas y creadores.

Otra plataforma interesante es Monegraph, que ayuda tanto a los medios de comunicación como a los productores de contenido a monetizarlos y compartir los ingresos publicitarios obtenidos.

En el ámbito de la publicidad, Unonimity permite el acceso libre a cualquier medio a cambio de ver anuncios personalizados; pero sin tener que dejar huellas de datos personales.

Unonimity recompensa a los receptores de los anuncios y en su carta de presentación intenta marcar distancias con Facebook por la vía de la privacidad. Esta plataforma explica que nunca pedirá el nombre de usuario, correo electrónico, número de teléfono, dirección o cualquier otra forma de identidad. Ni tampoco conocerá nunca quiénes son los amigos de los consumidores, ni información sobre género, raza, edad, orientación sexual o estado civil. En la actualidad se está experimentando mucho en el ámbito de la privacidad con Blokchain para contrarrestar el poder de Google y Facebook en la lucha por la inversión publicitaria, ya que ofrece al receptor de la misma unas condiciones mucho más favorables.

Pero en el ámbito de la publicidad, la herramienta Blockchain que más controversia ha generado en el mundo editorial es el buscador Brave, cuya principal característica es que deja ver contenidos sin publicidad y distribuye bitcoins a las webs desde el navegador del lector según el tiempo que dedica a cada página.

La aparición de este buscador ha generado gran controversia entre algunas de las cabeceras de periódicos más importantes, como The New York Times o The Washington Post, quienes enviaron una carta al CEO de Brave, anterior CEO de Mozilla en la que le acusaban de robar sus contenidos en beneficio propio. Lo más polémico de este buscador es que ofrece al usuario ver anuncios contratados directamente por Brave, prometiendo una navegación más rápida y el respeto de la privacidad.

 

¿Podría decirme qué grupos empresariales están trabajando ya con Blockchain?

Fuera de nuestras fronteras, el grupo alemán Axel Springer participa en el capital de SatoshiPay, una empresa que ha creado una plataforma destinada a que los editores web puedan monetizar sus contenidos. Bien sea leyendo, escuchando o mirando videos. La gran ventaja de esta empresa es que permite transferir cantidades tan pequeñas de dinero como 0,01 euros, gracias a Blockchain.

Pagar por contenidos como si fuesen canciones parece que está funcionando bien. Por ejemplo, la startup holandesa Blendle, que cuenta con el respaldo de New York Times y Axel Springer, ha conseguido en dos años que más de 200.000 usuarios paguen por leer contenidos concretos sin necesidad de suscribirse al medio, ni consumir publicidad no deseada.

Pero sin ninguna duda, quien más fuertemente está apostando por esta tecnología es Thomson Reuters. Este grupo forma parte desde la primavera de 2016 del proyecto Hyperledger, que es el proyecto que la Fundación Linux ha puesto en marcha para fomentar el desarrollo de blockchains privadas en diferentes sectores de la industria. Reuters trabaja en colaboración con otras empresas para identificar casos de uso de la Blockchain en sus negocios, como identidad digital, Smart Contracts o incluso convertirse en la proveedora de contenido financiero para dichos contratos inteligentes.

La apuesta de Thomson Reuters respecto a Blockchain va más allá de un ámbito de aplicación concreto ligado a los medios de comunicación. Reuters vende a sus clientes/asociados/lectores información inteligente, que aporta valor, porque la información por sí sola, como bien subraya esta compañía, ya no es suficiente.

A finales de febrero Thomson Reuters también se sumó a la alianza empresarial Ethereum, constituida por grandes corporaciones internacionales, entre ellas el Santander y BBVA, con el fin de impulsar el uso de Blockchain entre empresas con la tecnología Ethereum, una plataforma descentralizada que permite crear contratos inteligentes entre pares.

 

¿Blockchain, beneficiará o perjudicará a los periodistas?

Creo que todas estas revoluciones tecnológicas hay que verlas en positivo y ver de qué manera sumarnos a ellas, sobre todo, porque no nos queda más remedio. Desde mi punto de vista puede representar una oportunidad, pero para ello es fundamental que nos pongamos a trabajar ya y no esperar sentados a ser arrollados por su capacidad transformadora. No podemos permanecer impasibles a que su fuerza nos lleve por delante como sucedió con internet y que sean otros quienes marquen nuestros pasos, como ya sucedió con internet. Estamos en los inicios de esta tecnología y, por lo tanto, aún estamos a tiempo de caminar de su mano y de ser los protagonistas de su desarrollo.

 

¿Qué usos concretos puede tener para el profesional de los medios?

Blockchain puede convertirse en una herramienta fundamental para proteger los derechos de autor de nuestras creaciones y servir de gran ayuda para garantizar la libertad de prensa, sobre todo la de los periodistas que se encuentran en lugares y circunstancias en que su labor profesional se siente amenazada. Esto es así, porque esta tecnología permite garantizar el anonimato y ocultar el origen de la información, sin que ello repercuta en el menoscabo de su veracidad y, al mismo tiempo, también permite pagar a los profesionales que la elaboran. Ningún Gobierno ni institución puede controlar Blockchain.

En el Primer Congreso Internacional sobre Blockchain y periodismo que la plataforma Oléchain (https://www.olechain.com) organizó el pasado mes de enero en Madrid, Henrik Kaufholz, periodista danés en Politiken y presidente del Centro Europeo de Libertad de Prensa, contó la historia de un reportero ucraniano que trabajaba bajo amenazas en su país y que, contratado a través de Blockchain pudo ser trasladado para preservar su identidad y seguir escribiendo.

Blockchain también es eficaz para establecer el origen de las manipulaciones, mentiras o medias verdades, porque permite crear un histórico, no manipulable. (esto no termino de entenderlo en la medida de que, lo que garantiza dicha tecnología es el anonimato de los autores. De hecho ya supone un gran problema para las autorizades a la hora de trazar el origen y destino de las transacciones económicas en la deep web por tráfico de drogas, armas, etc. Me parece que esta afirmación la han colado en el artículo de cara al perfil conservador del público habitual de La Razón. Si alguien puede explicar otro motivo, lo agradecería)

Otra cuestión interesante de Blockchain es que cada periodista va a poder definir su propio modelo de negocio para editores o consumidores finales, porque permite crear reglas de utilización con cada contenido, que pueden ser adaptadas a cada cliente o consumidor. Así, cada periodista podrá programar sus propios Smart Contracts poniendo las condiciones concretas en las que se consumiría su contenido.

Otra de las cosas que permite Blockchain es conocer el trazado de los beneficios de un artículo publicado en un medio de comunicación. De tal manera que los beneficios puedan ser repercutidos en el profesional que lo ha elaborado.

Al igual que sucede en otros sectores, como en el agrícola o en de los productos de lujo, Blockchain puede utilizarse para conocer la trazabilidad de un determinado contenido. Es decir, saber en cada momento los ingresos que genera, en función del número de visionados o recepciones, y qué soportes lo han publicado. Esto también tiene sus peligros, pues los periodistas pueden verse compitiendo, para sobrevivir, con contenidos que saben de antemano que tendrán un reconocimiento popular. Como pasa ahora con las fotos de gatitos.

 

¿Y cuáles serán las repercusiones de esta tecnología en el usuario de los medios?

El usuario podrá decidir cómo quiere consumir los contenidos, con publicidad o sin ella y en el caso de que quiera consumir publicidad, elegir la temática que le interesa y ser retribuido por ello. También podrá pagar pequeñas fracciones de euros por el consumo de contenidos, sin necesidad de suscribirse al medio, lo mismo que hace cuando compra una canción o un videojuego. También podrá participar en la elaboración de los contenidos y ser remunerado por ello. Como ha sucedido en Uber o Airbnb, donde cualquier ciudadano puede comercializar con su coche o con las habitaciones de su hogar, Blockchain permitirá a los usuarios ser los ciudadanos Kane del siglo XXI

Artículo publicado en el diario La Razón el 29 de abril de 2017

 

 


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

No acabo de entender en qué cambiaría la cosa el Blockchain en cuanto a la profesión periodística. Por ejemplo, dice la entrevistada:

Cita

Serán plataformas que pongan en contacto directamente a los usuarios con los creadores de contenidos y serán los usuarios quienes remuneren a los periodistas en función de si les ha gustado lo que escuchan, miran o leen

Pero eso ya sucede. Los creadores de contenidos ya son remunerados mediante atención, visitas y clicks (que en unos pocos casos se pueden traducir en dinero a través de la publicidad de Google) o mediante pagos directos. El problema es que si hay gran cantidad de contenido gratuito, nadie va a querer pagar un solo céntimo por labores periodísticas. Siempre habrá gente que trabaje gratis o Estados que se puedan permitir medios de comunicación "gratutos".

La entrevistada da por hecho que se implantarán las criptomonedas, pero todavía no conozco a nadie que haga la compra diaria o perciba el sueldo en criptomonedas. ¿Quién respalda estas criptomonedas? ¿Quién las usa aparte de traficantes de droga? ¿Acepta la entrevistada recibir su sueldo en criptomonedas a partir de ahora?

En mi opinión, la entrevistada profesa un ciberoptimismo que no se corresponde con el estado real de la cuestión y, por algunas de las cosas que ha apuntado El Español, no conoce bien la materia de la que habla. El colmo es que presente a UBER y AIRBNB como "desintermediadores" que serán un gran avance para la profesión:

Cita

Surgirán plataformas de contenidos tipo UBER o AIRBNB que desintermedien la producción de contenidos, de la misma manera que UBER o AIRBNB lo han hecho en el sector del taxi y de los hoteles.

Cuando en realidad lo que hacen estas plataformas es constituirse en intermediarios que se llevan un porcentaje de cada transacción sin asumir ningún coste o riesgo. Plataforma es sinónimo de intermediario digital. Pero estas plataformas no practican una intermediación cualquiera. Antes había muchos intermediarios donde elegir. Ahora, con estas empresas, habrá un único intermediario para todo, una única plataforma -que posiblemente será propiedad de Google- por la que todos tendremos que pasar si queremos llegar a la gente. No veo que de todo ello se siga un beneficio para lo profesión periodística.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, El Español dijo:

El problema es que parecen empeñados en controlar  la información a través del control sobre los medios que la monopolizan, sin embargo cada día se hará más imposible  dicho control. Conforme está configurada la red de información actualmente, la presión sobre las grandes palataformas como Google o Facebook puede dar algunos resultados a corto plazo pero, a medio y largo plazo, a medida que avance la tecnología blockchain, va  a resultar cada vez más dificil controlar la información que circule por las redes.

No tardaremos mucho en ver aparecer los primeros grandes medios descentralizados y eso, si bien por un lado va a permitir verdaderas posibilidades de periodismo independiente, de otro lado va a hacer imposible el control sobre las informaciones y la formación de una nueva forma de ejercitos cuyas armas van a ser la imagen y los teclados. Algo que de alguna manera ya existe en el modo que existían los ejercitos medievales, pero que tiene visos de transformarse con esta tecnología, análogamente a como lo hicieron dichos ejercitos hasta llegar al nivel que hoy tienen.

Cierto que el blockchain hará más difícil el control de contenidos. De hecho, ya es muy difícil. Por ejemplo, cierras las cuentas del Estado Islámico en Twitter o WhatsApp, pero se pasan a Telegram, que está controlada por los rusos. Y de todas formas siempre te podrán abrir una cuenta en Twitter para publicitar alguna acción terrorista; cuando Twitter la dé de baja, ya habrá llegado su mensaje a muchas personas que, de manera espontánea, harán de repetidores.

La única solución que se me ocurre es "balcanizar" internet o, más exactamente, nacionalizarlo. Por ejemplo, cortar todas las líneas de comunicación que salgan de la Península Ibérica o bien establecer un proxy en los puntos de salida; de manera que ya no se pueda hablar de una única internet sino de varas redes nacionales que, ocasionalmente y siempre bajo la supervisión de cada Estado, pueden establecer conexiones. Hace tiempo que se habla de la balcanización de internet y el propio Putin viene dando señales de que quiere avanzar en este proceso.

En mi opinión, de darse este proceso sería positivo. Pero soy consciente de que es una opinión polémica que no compartirá mucha gente.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, Hispanorromano dijo:

No acabo de entender en qué cambiaría la cosa el Blockchain en cuanto a la profesión periodística. Por ejemplo, dice la entrevistada:

Pero eso ya sucede. Los creadores de contenidos ya son remunerados mediante atención, visitas y clicks (que en unos pocos casos se pueden traducir en dinero a través de la publicidad de Google) o mediante pagos directos. El problema es que si hay gran cantidad de contenido gratuito, nadie va a querer pagar un solo céntimo por labores periodísticas. Siempre habrá gente que trabaje gratis o Estados que se puedan puedan permitir medios de comunicación "gratutos".

La entrevistada da por hecho que se implantarán las criptomonedas, pero todavía no conozco a nadie que haga la compra diaria o perciba el sueldo en criptomonedas. ¿Quién respalda estas criptomonedas? ¿Quién las usa aparte de traficantes de droga? ¿Acepta la entrevistada recibir su sueldo en criptomonedas a partir de ahora?

En mi opinión, la entrevistada profesa un ciberoptimismo que no se corresponde con el estado real de la cuestión y, por algunas de las cosas que ha apuntado el Español, no conoce bien la materia de la que habla. El colmo es que presente a UBER y AIRBNB como "desintermediadores" que serán un gran avance para la profesión:

Cuando en realidad lo que hacen estas plataformas es constituirse en intermediarios que se llevan un porcentaje de cada transacción sin asumir ningún coste o riesgo. Plataforma es sinónimo de intermediario. Pero estas plataformas no practican una intermediación cualquiera. Antes había muchos intermediarios donde elegir. Ahora, con estas empresas, habrá un único intermediario para todo, una única plataforma -que posiblemente será propiedad de Google- por la que todos tendremos que pasar si queremos llegar a la gente. No veo que de todo ello se siga un beneficio para lo profesión periodística.

Es que el artículo ese se centra en el Bitcoin, como si fuese esa la única posibilidad de aplicación de la tecnología Blockchain, sin embargo eso no es así.  Lo más seguro es que el Bitcoin estalle en algún momento, cuando su burbuja no pueda expandirse más y la banca tradicional haya asimilado e implementado su tecnología y los gobiernos hayan regulado suficientemente su uso. Desde el punto de vista tecnológico, Bitcoin ha sido el caballo de troya para poder desarrollar y promover una nueva tecnología que a la larga permita la eliminación del dinero real, y la prueba de ello es que, quienes siempre han sido los 'más conservadores' a la hora de emplear dinero líquido, por las características de 'sus negocios', son precisamente los que se han lanzado como locos a emplear esta nueva tecnología. Me refiero a todo el entramado económico ilegal, que de blanquear maletas llenas de billetes han pasado a comerciar con bitcoins. Y detrás de ellos ira toda la economía.

 

Cita

 

La banca española rechaza el bitcoin, pero apuesta por su tecnología

Diario Expansión 18/12/2017.- Ninguno de los grandes bancos apuesta por el bitcoin, que se dispara un 1.905% este año, pero sí trabajan en el desarrollo de la tecnología del 'blockchain' que soporta la criptomoneda.

En apenas unas semanas, el bitcoin ha triturado todas las resistencias para encaramarse a la cota de los 19.013 dólares, nivel al que ayer se cambiaba tras anotarse una revalorización del 1.905% en lo que va de año. La criptodivisa, que ayer se estrenó en el Chicago Mercantile Exchange (CME), el mercado de derivados más grande del mundo, se ha convertido en el centro de todas las miradas en los mercados, pero no cuenta con la confianza de los principales bancos españoles, aunque su grado de rechazo es desigual.

EXPANSIÓN ha pulsado la opinión de Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter sobre la citptodivisa, en un momento en el que se multiplican las alertas internacionales, justo al lanzarse los futuros sobre la moneda.

En Santander no confían en el bitcoin, pero sí trabajan en el blockchain. Su consejero delegado, José Antonio Álvarez, considera que "el bitcoin es irrelevante desde el punto de vista financiero", en referencia al volumen de transacciones que se generan en torno al bitcoin frente al volumen global.

En BBVA descartan invertir en bitcoin como activo financiero. Ello a pesar de que el consejero delegado, Carlos Torres Vila, ha afirmado que el bitcoin "ha demostrado ser bastante sólido durante estos años" y que ha sido "inexpugnable al ciberataque". Pese a todo, muestra sus dudas sobre el futuro del activo al señalar que "es difícil saber" si se convertirá en una burbuja o si se trata de "la curva de adopción" de una nueva tecnología y cree que es muy parecido al oro, en la medida en que es escaso y en que hay confianza en que va a seguir teniendo valor.

Sabadell resta peso al riesgo de una burbuja en la cotización del bitcoin al señalar que "hay que recordar que supone una parte aún muy pequeña de los volúmenes propios de los mercados financieros y que el cambio en el valor del bitcoin no ha ido de la mano de un aumento en el apalancamiento de sus inversores".

En Bankinter apuestan por la tecnología en la que se basa el bitcoin, el blockchain o cadena de bloques. "El bitcoin no es un producto regulado. Ésta es la razón por la que no lo incluimos entre la gama de productos para nuestros clientes", explican desde la entidad. "Tendremos que esperar para ver desarrollos normativos", advierten.

En Bankia, que señalan que no utilizan bitcoins ni monedas similares, califican el fenómeno de "experimento socioeconómico" que las entidades deben observar y del que deben aprender. "Sí tenemos proyectos con el blockchain porque puede ser muy útil y rentable para los clientes" .

CaixaBank prefiere no hacer comentarios sobre el futuro y la utilidad del bitcoin pero, como el resto, hace una fuerte apuesta por la proyección de la tecnología blockchain. "Creemos que es una excelente tecnología que va a permitir ofrecer nuevos servicios al cliente, tales como la reducción del tiempo de disponibilidad de una transferencia internacional o dar seguridad a contratos firmados por diferentes partes, que son solo algunas de las aplicaciones que veremos". CaixaBank está participando activamente en consorcios donde se está innovando con nuevas soluciones punteras.

Según un estudio de PwC, el 77% de las fintech prevé adoptar la tecnología blockchain para 2020 porque "genera un registro distribuido de datos de manera segura, anónima y permanente". Hasta el 60% de las entidades tradicionales sostienen que usarán esta tecnología como su infraestructura principal. "Estas plataformas tienen el potencial de afectar de forma rompedora a todos los sectores industriales y de servicios en cinco años", apuntan desde Sabadell.

 

En cualquier caso, el futuro no pasa por continuar en la línea de ofrecer contenidos gratuitos como hasta ahora, a cambio de Likes u otros atractivos que puedan satisfacer el ego o reconvertirse en moneda a través de publicidad etc. Eso ha generado el hundimiento de muchas profesiones y el monopolio de las grandes redes que han capitalizado todo el tráfico informativo. Lo que se nos viene encima es una vuelta al pago por la información, en la medida que sea consumida, aunque obviamente no se pagará en Bitcoins si no en fracciones de moneda oficial cuyas micro transacciones serán posibles gracias a esta tecnología. Y esa realidad, igual me equivoco, aunque comience a manifestarse en plataformas informativas como las que ya comienzan a aparecer, poco a poco se ira extendiendo por toda la red hasta abarcar todo el sector libre que hoy conocemos como blogs, webs, foros, redes, etc, pues resulta evidente que todo el mundo necesita al menos financiar su infraestructura por pequeña que sea, y si de paso puede ganarse la vida pues tanto mejor. La utopia de un Internet libre y gratuito, vamos a ir viendo como se transforma poco a poco.

La balcanización que sugieres, seguramente ya se esté gestando a largo plazo por la vía económica, que establecerá barreras económicas de mercado al flujo de informaciones. Capitalismo manda…


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 21 minutos, El Español dijo:

En cualquier caso, el futuro no pasa por continuar en la línea de ofrecer contenidos gratuitos como hasta ahora, a cambio de Likes u otros atractivos que puedan satisfacer el ego o reconvertirse en moneda a través de publicidad etc. Eso ha generado el hundimiento de muchas profesiones y el monopolio de las grandes redes que han capitalizado todo el tráfico informativo. Lo que se nos viene encima es una vuelta al pago por la información, en la medida que sea consumida, aunque obviamente no se pagará en Bitcoins si no en fracciones de moneda oficial cuyas micro transacciones serán posibles gracias a esta tecnología. Y esa realidad, igual me equivoco, aunque comience a manifestarse en plataformas informativas como las que ya comienzan a aparecer, poco a poco se ira extendiendo por toda la red hasta abarcar todo el sector libre que hoy conocemos como blogs, webs, foros, redes, etc, pues resulta evidente que todo el mundo necesita al menos financiar su infraestructura por pequeña que sea, y si de paso puede ganarse la vida pues tanto mejor. La utopia de un Internet libre y gratuito, vamos a ir viendo como se transforma poco a poco.

Estoy de acuerdo en que el modelo de "likes" no funciona y ha traído el monopolio de las grandes redes. Y contemplo como positivo que se vuelva a pagar por la información. Es bueno que la gente reciba un pago por su trabajo pero, además, generalmente casi toda la información gratuita es propaganda, de empresas o de Estados. Si la tecnología blockchain facilita los micropagos, bienvenida sea. Eso fomentaría los contenidos de calidad independientes. Pero me temo que la gente ya se ha acostumbrado a que todo sea "gratuito" y ni entiende los costes ocultos que esto tiene ni valora el trabajo ajeno. Por otra parte, Google va a poner todas las trabas posibles, porque vive del contenido ajeno.

Veo que entiendes cómo funciona todo esto. Me interesa conocer tu opinión. ¿Crees que la fragmentación o nacionalización de internet sería positiva en este terreno? Y al margen de este terreno, ¿sería positiva para contener la globalización y la inmoralidad?

Share this post


Link to post
Share on other sites

En realidad no estaba haciendo un juicio de valor, solo exponía lo que a mi modo de ver está ocurriendo. Es cierto que la utopía liberal de Internet ha generado grandes desastres profesionales, yo mismo me muevo en un sector que ha pasado de poder ganarse la vida decentemente a tener que ir casi suplicando por un plato de comida a cambio de muchas horas de trabajo frente al ordenador y de una gran inversión en equipo, no me extenderé más. Pero también es cierto que ha producido muchos otros bienes como son la posibilidad de formar y hacer llegar recursos y conocimientos a lugares y estratos sociales donde antes era impensable, y eso ha provocado una mejora de la calidad de vida de mucha gente. No se, pienso por ejemplo en la medicina, la ingeniería y su repercusión en todos aquellos sectores y países donde hace unas décadas la gente sobrevivía de mala manera y hoy, sin que se hayan resuelto todos los problemas, es cierto que este libre intercambio, al menos permite que se pueden acceder a nuevos planteamientos y conocimientos que logren solucionarlos. Creo que, en la medida que todo esto es fruto de la ciencia, como ésta tiene su lado bueno y su lado malo, siempre en función de cómo se emplée.

En cuanto al aspecto económico, veo positiva la llegada de esta tecnología y de que se abran posibilidades para que la gente pueda desarrollar sus dones e inquietudes, y que por supuesto puedan vivir de ello o al menos que no les cueste dinero como ocurre ahora a la mayoría. Es más, creo que aunque la gente se haya acostumbrado al todo gratis, poco a poco irá aceptando la nueva realidad en la medida que puedan ellos mismo ir participando de los bienes que genere, es ley de vida. Sin embargo miro con recelo a que sea el libre mercado y las regulaciones de los gobiernos títeres, las que delimiten todo este nuevo flujo de intercambios que se avecina. Si hoy por unos Likes, la gente hace lo que hace, imagina un mundo donde esos Likes sean dinero contante y sonante. Creo que hay sectores que debieran preservarse de esta nueva forma de capitalizar las comunicaciones, o corremos el riesgo de convertir el mundo en un mercado aun más salvaje e injusto de lo que es ahora ¿te imaginas tener que crear contenidos 24 horas al día, compitiendo con mil millones de personas por unos céntimos de euro? El problema de fondo es que esta nueva realidad que se avecina, se fundamenta más en la competitividad que en la cooperación, y eso va a resultar en un individualismo aún mayor y en mayores divisiones e injusticias sociales.

Sobre si creo que debiera nacionalizarse Internet, no tengo una opinión formada como para decirte si o no, veo aspectos negativos y otros positivos. En cualquier caso creo que eso debería ir parejo a otro tipo de medidas estructurales de caracter político, social y económico que están muy lejanas de ser una realidad, incluso discutible hoy en día. Mientras el capitalismo siga ordenando la balanza distributiva, no veo positiva una medida así. Si hoy en día se nacionalizase Internet ¿imaginas quién y cómo se iba a regular el tráfico y la infraestructura? Desde luego no lo iba a hacer un sindicato que agrupase a los diferentes gremios o cooperativas de autores-creadores de contenido, ni tampoco de usuarios, lo más probable es que lo controlase un ministerio al servicio de los intereses de las grandes corporaciones y mercados que financian el estado, o directamente éstas mediante algún tipo de privatización a medida, como ya ocurrió con telefónica en su día, y así todo quedaría nuevamente ordenado (de alguna manera ya lo está) al enriquecimiento perpetuo de los socios capitalistas de dichas corporaciones. Hoy por hoy esa medida la veo más peligrosa que otra cosa.

La globalización a mi modo de ver es imparable, como lo es una riada cuando se rompe la presa que contiene las aguas. La única vía que yo veo posible para derrocar los males que vienen con ella es transformarla en universalización. El mismo camino que tomó el cristianismo frente a la expansión de Roma que no luchó contra ella sino que la convirtió. Y esa universalización debe ser católica sí o sí, pues espiritual, humana y racionalmente, no hay otra fe ni otro ideal que responda universalmente a las inquietudes y circunstancias del hombre en la medida que la hace la catolicidad bien entendida, de ahí que la solución a la inmoralidad se encuentre igualmente en esa misma vía. Los nacionalismos siempre han traído conflictos y han alimentado directa o indirectamente las injusticias, no creo que sean la solución a una realidad que precisamente surge en gran medida como respuesta a los mismos, aunque obviamente esto no quiere decir que yo esté por tirar las paredes de mi casa abajo, sino que creo que debemos tender a abrir las puertas ordenadamente a una nueva forma de comunicarnos y entender la vida, que quizá no sea tan nueva y vaya más en la línea de recuperar los fundamentos cristianos de la civilización. Debe haber un espacio propio para cada uno y cada cosa, y todo debe estar ordenado y conectado entre sí para que el conjunto funcione en bien de todos, es decir, la identidad y la propiedad deben prevalecer pero a su vez estar orientados a un bien común de caracter universal. Creo que la DSI responde mucho mejor que yo al planteamiento que trato de hacer.

Edited by El Español
Editado para añadir contenido a la respuesta y clarificar mejor la misma

«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Yo también soy universalista, pero creo que la mejora en las comunicaciones no siempre es positiva. Idealmente es bueno que todos los pueblos de España estén comunicados por carreteras. Ahora bien, si esta idea se llevase al extremo, al final España sería un inmenso solar asfaltado. Idealmente es bueno que, gracias a internet, estemos comunicados con gente de todo el globo. Pero si esta comunicación fuese perfecta, incluso a nivel de mente con mente, al final perderíamos nuestra individualidad y seríamos simples células de un inmenso organismo, algo así como una "mente colmena".

En determinado momento puede interesar ponerle a internet puertas que, lo mismo que las puertas en la vida real, se puedan abrir y cerrar para regular los flujos. Lo mismo que hay fronteras que separan a los países. Es bueno que haya fronteras y de hecho es humanitario. Si no existiesen fronteras, ni siquiera podría haber refugiados, puesto que las personas se refugian en un territorio acotado que no permite el acceso de todo el mundo. Sin fronteras, no habría la posibilidad de refugiarse.

Pero bueno, me estoy desviando del tema. Quería aprovechar para aclarar un detalle. No sólo Rusia produce "noticias falsas". También lo hacen EEUU y otros países. Aquí el pato lo pagan casi siempre Europa y España. Por otra parte, las noticias falsas no siempre tienen un origen "geopolítico". Muchas veces tienen un origen comercial o ideológico. Y a veces se inventan por pura diversión maliciosa.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Entiendo lo que dices y lo comparto, por eso dije  que no quería dar a entender que yo estuviese por la labor de derribar las paredes de mi casa. Todos necesitamos de un orden a la medida de nuestras circunstancias y de un espacio donde realizarlo. Hay un viejo refrán español que lo explica mucho mejor: "Cada cual en su casa y Dios en la de todos".

Lo que cuestionaba no era la necesidad de ese control, que es real, sino quién y en base a qué lo establece. No es lo mismo regular un mercado para impedir que los más fuertes sometan a los más débiles, que regularlo para ocupar uno la posición del grande sobre el débil o en otro caso garantizar la fuerza de esos mismos grandes sobre los débiles; en cualquiera de los casos todo es lo mismo, una regulación, pero el quién, cómo y por qué se regula es lo que marca la diferencia. Y teniendo en cuenta quiénes son los reguladores en Europa, mi confianza en que se busque la justicia y el bién común es más bien escasa. La historia del S.XX con los diferentes totalitarismos que ha engendrado, confesos o inconfesos, es todo un relato de acontecimientos que explican con los hechos más que con las palabras esa realidad.


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Habemos "noticia", cómo no, desde un sitio como "infovaticana".

https://infovaticana.com/2018/01/15/quien-lilianne-ploumen-la-promotora-del-aborto-condecorada-vaticano/

¿Tenemos algún foro abierto dedicado a tratar temas concretos o utilizamos este?

Por lo que voy detectando, el sitio ese se nutre en buena medida de páginas "tradicionalistas" católicas a las que dá voz de forma sistemática para erosionar la figura del Papa.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 54 minutos, don Fernandito dijo:

Habemos "noticia", cómo no, desde un sitio como "infovaticana".

https://infovaticana.com/2018/01/15/quien-lilianne-ploumen-la-promotora-del-aborto-condecorada-vaticano/

¿Tenemos algún foro abierto dedicado a tratar temas concretos o utilizamos este?

Por lo que voy detectando, el sitio ese se nutre en buena medida de páginas "tradicionalistas" católicas a las que dá voz de forma sistemática para erosionar la figura del Papa.

 

Si lo publica Infovaticana no me merece el mayor crédito, además y por lo que observo, la noticia no es contrastable. Dudo mucho de que eso sea así conforme lo publican.

Infovaticana es una S.L. cuyo administrador único es Gabriel Ariza, hijo del afamado empresario Julio Ariza que es el dueño de todo el conglomerado editorial de Intereconomía, y que ahora anda con varios procesos abiertos por haber estafado millones a muchas familias. La fama del grupo es cuando menos dudosa y concretamente Infovaticana, se ha destacado por ser muy beligerante contra el Papa y la jerarquía eclesial española. Si no recuerdo mal tiene abiertos varios pleitos con la COPE por haber difamado a periodistas o colaboradores de la cadena. Como bien has señalado, se nutre habitualmente de fuentes sedevacantistas, aunque en mi modesta opinión, no tanto por estar posicionada su linea editorial con dichas posturas, como por que le anda jugando el juego a la ultra derecha europea, y le vienen bien esas historias para meter cizaña y crear cisma. Ojo con lo que se tome de ahí, con pinzas y si puede ser, con traje NBQ.

Si quieres podemos publicarlo en el foro de 'Verdadero o falso' a ver que sale.


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sí, haz el favor. Está muy bien la información que nos das acerca del mensajero. Además de eso es de vital importancia desacreditar el mensaje.

- Si la medallita es verdadera ha de existir un acto, lista, etc, que permita demostrar que tal distinción hubiera sido concedida.

- Si  es una falsa noticia acabará saliendo de alguna manera. Propongo seguir el tema hasta que salga el desmentido inevitable.

Saludos.

Share this post


Link to post
Share on other sites

El Papa ha vuelto a hablar sobre el tema. No quiero ser reiterativo, pero me parece que la crítica del Papa contiene elementos muy interesantes que procuro señalar en negrita:

Cita

Papa: Las Fake news son fruto del mal e hijas de la codicia de poder

En el mensaje por la 52da Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, Francisco afirma que las noticias falsas son contrarias a la “lógica de Dios”, para la cual “la comunicación humana es una modalidad esencial para vivir la comunión”. “Para discernir la verdad es preciso distinguir lo que favorece la comunión y promueve el bien, y lo que, por el contrario, tiende a aislar, dividir y contraponer”.  

F_-_firma.png pin_share.png

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – La primera Fake news la difundió “la serpiente”, que convenció a Eva de comer del fruto diciéndole: “serás como Dios”. Y “la sed de poder, de tener y gozar” que constituye el origen de las difusión de noticias falsas, en contraposición con  la verdad que “en la Biblia tiene el significado de apoyo, solidez, confianza”, fue el tema afrontado por el Papa Francisco en el mensaje por la 52da Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, publicado hoy.

Titulado “«La verdad os hará libres» (Jn 8,32). Fake news y periodismo de paz”, el documento parte de la afirmación de que “en el proyecto de Dios, la comunicación humana es una modalidad esencial para vivir la comunión”, para “expresar y compartir la verdad, el bien, la belleza”. “Pero el hombre, si sigue su propio egoísmo orgulloso, puede también hacer un mal uso de la facultad de comunicar, como muestran, desde el principio, los episodios bíblicos de Caín y Abel, y de la Torre de Babel (cf. Jn 4,1-16; 11,1-9). La alteración de la verdad es el síntoma típico de tal distorsión, tanto en el plano individual como en el colectivo. Por el contrario, en la fidelidad a la lógica de Dios, la comunicación se convierte en lugar para expresar la propia responsabilidad en la búsqueda de la verdad y en la construcción del bien. Hoy, en un contexto de comunicación cada vez más veloz, e inmersos dentro de un sistema digital, asistimos al fenómeno de las noticias falsas, las llamadas «fake news»”.

La difusión de semejantes noticias, sostiene el Papa “tiene como finalidad alcanzar determinados objetivos, influenciar las decisiones políticas u obtener ganancias económicas” y su eficacia se debe, ante todo, “a su naturaleza mimética, es decir, a su capacidad de aparecer como plausibles. En segundo lugar, estas noticias, falsas pero verosímiles, son capciosas, en el sentido de que son hábiles para capturar la atención de los destinatarios poniendo el acento en estereotipos y prejuicios extendidos dentro de un tejido social, y se apoyan en emociones fáciles de suscitar, como el ansia, el desprecio, la rabia y la frustración. Su difusión puede contar con el uso manipulador de las redes sociales y de las lógicas que garantizan su funcionamiento. De este modo, los contenidos, a pesar de carecer de fundamento, obtienen una visibilidad tal que incluso los desmentidos oficiales difícilmente consiguen contener los daños que producen”.

Ninguna desinformación es inocua

Frente a semejante realidad, nadie “puede eximirse de la responsabilidad de hacer frente a estas falsedades. No es tarea fácil, porque la desinformación se basa frecuentemente en discursos heterogéneos, intencionadamente evasivos y sutilmente engañosos, y se sirve a veces de mecanismos refinados. Por eso son loables las iniciativas educativas que permiten aprender a leer y valorar el contexto comunicativo”, y también aquellas  “dirigidas a definir nuevos criterios para la verificación de las identidades personales que se esconden detrás de millones de perfiles digitales”.

 “Pero la prevención y la identificación de los mecanismos de la desinformación requieren también un discernimiento atento y profundo. En efecto, se ha de desenmascarar la que se podría definir como la «lógica de la serpiente», capaz de camuflarse en todas partes y morder. Se trata de la estrategia utilizada por la «serpiente astuta» de la que habla el Libro del Génesis”. “La estrategia de este hábil «padre de la mentira» (Jn 8,44) es la mímesis, una insidiosa y peligrosa seducción que se abre camino en el corazón del hombre con argumentaciones falsas y atrayentes”. El relato del pecado original, evidencia el Papa, “revela por tanto un hecho esencial para nuestro razonamiento: ninguna desinformación es inocua; por el contrario, fiarse de lo que es falso produce consecuencias nefastas. Incluso una distorsión de la verdad aparentemente leve puede tener efectos peligrosos. De lo que se trata, de hecho, es de nuestra codicia”.

“Las mismas motivaciones económicas y oportunistas de la desinformación tienen su raíz en la sed de poder, de tener y de gozar que en último término nos hace víctimas de un engaño mucho más trágico que el de sus manifestaciones individuales: el del mal que se mueve de falsedad en falsedad para robarnos la libertad del corazón. He aquí porqué educar en la verdad significa educar para saber discernir, valorar y ponderar los deseos y las inclinaciones que se mueven dentro de nosotros, para no encontrarnos privados del bien «cayendo» en cada tentación”.

Defenderse de la falsedad, como Francisco ha señalado, es “dejarse purificar por la verdad. En la visión cristiana, la verdad no es sólo una realidad conceptual que se refiere al juicio sobre las cosas, definiéndolas como verdaderas o falsas. La verdad no es solamente el sacar a la luz cosas oscuras, «desvelar la realidad», como lleva a pensar el antiguo término griego que la designa, aletheia (de a-lethès, «no escondido»). La verdad tiene que ver con la vida entera. En la Biblia tiene el significado de apoyo, solidez, confianza, como da a entender la raíz ‘aman, de la cual procede también el Amén litúrgico. La verdad es aquello sobre lo que uno se puede apoyar para no caer. En este sentido relacional, el único verdaderamente fiable y digno de confianza, sobre el que se puede contar siempre, es decir, «verdadero», es el Dios vivo. He aquí la afirmación de Jesús: «Yo soy la verdad» (Jn 14,6). El hombre, por lo tanto, descubre y redescubre la verdad cuando la experimenta en sí mismo como fidelidad y fiabilidad de quien lo ama. Sólo esto libera al hombre: «La verdad os hará libres» (Jn 8,32)”.

Informar a las personas y formarlas

“Liberación de la falsedad y búsqueda de la relación: he aquí los dos ingredientes que no pueden faltar para que nuestras palabras y nuestros gestos sean verdaderos, auténticos, dignos de confianza. Para discernir la verdad es preciso distinguir lo que favorece la comunión y promueve el bien, y lo que, por el contrario, tiende a aislar, dividir y contraponer. La verdad, por tanto, no se alcanza realmente cuando se impone como algo extrínseco e impersonal; en cambio, brota de relaciones libres entre las personas, en la escucha recíproca. Además, nunca se deja de buscar la verdad, porque siempre está al acecho la falsedad, también cuando se dicen cosas verdaderas”.

Partiendo de la afirmación de que “el mejor antídoto contra las falsedades no son las estrategias, sino las personas, personas que, libres de la codicia, están dispuestas a escuchar, y permiten que la verdad emerja a través de la fatiga de un diálogo sincero; personas que, atraídas por el bien, se responsabilizan en el uso del lenguaje. Si el camino para evitar la expansión de la desinformación es la responsabilidad, quien tiene un compromiso especial es el que por su oficio tiene la responsabilidad de informar, es decir: el periodista, custodio de las noticias. Este, en el mundo contemporáneo, no realiza sólo un trabajo, sino una verdadera y propia misión. Tiene la tarea, en el frenesí de las noticias y en el torbellino de  las primicias, de recordar que en el centro de la noticia no está la velocidad en darla y el impacto sobre las cifras de audiencia, sino las personas. Informar es formar, es involucrarse en la vida de las personas. Por eso la verificación de las fuentes y la custodia de la comunicación son verdaderos y propios procesos de desarrollo del bien que generan confianza y abren caminos de comunión y de paz.  Por lo tanto, deseo dirigir un llamamiento a promover un periodismo de paz, sin entender con esta expresión un periodismo «buenista» que niegue la existencia de problemas graves y asuma tonos empalagosos. Me refiero, por el contrario, a un periodismo sin fingimientos, hostil a las falsedades, a eslóganes efectistas y a declaraciones altisonantes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente a aquellos – y son la mayoría en el mundo– que no tienen voz; un periodismo que no queme las noticias, sino que se esfuerce en buscar las causas reales de los conflictos, para favorecer la comprensión de sus raíces y su superación a través de la puesta en marcha de procesos virtuosos; un periodismo empeñado en indicar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal”.

El mensaje se concluye con una oración dirigida “a la Verdad en persona:

Señor, haznos instrumentos de tu paz./ Haznos reconocer el mal que se insinúa en una comunicación que no crea comunión./  Haznos capaces de quitar el veneno de nuestros juicios./  Ayúdanos a hablar de los otros como de hermanos y hermanas. / Tú eres fiel y digno de confianza; haz que nuestras palabras sean semillas de bien para el mundo:/ donde hay ruido, haz que practiquemos la escucha;/  donde hay confusión, haz que inspiremos armonía; / donde hay ambigüedad, haz que llevemos claridad; / donde hay exclusión, haz que llevemos el compartir;/  donde hay sensacionalismo, haz que usemos la sobriedad; / donde hay superficialidad, haz que planteemos interrogantes verdaderos; / donde hay prejuicio, haz que suscitemos confianza;/ donde hay agresividad, haz que llevemos respeto;/  donde hay falsedad, haz que llevemos verdad”. (FP)

http://www.asianews.it/noticias-es/Papa:-Las-Fake-news-son-fruto-del-mal-e-hijas-de-la-codicia-de-poder--42917.html

Naturalmente, la cosa no ha sentado bien en Infovaticana, que es una página de "fake news", ni en Infocatólica, que ha cerrado los comentarios.

Share this post


Link to post
Share on other sites

  • Similar Content

    • By Español
      Aunque el tema que a continuación paso a exponer, bien podría haberlo integrado en otros abiertos al efecto del seguimiento de conocidos grupos políticos, he preferido dedicarle un tema aparte por la relación que tiene con el estado actual de cosas en nuestra sociedad, cada vez más dividida, polarizada y en suma destruida de sus principios y valores fundamentales.
      También podría haberlo titulado haciendo alguna referencia a las técnicas del populismo para extender su mensaje en la sociedad, pero pienso que es más adecuado generalizarlo en el orden de la propaganda política ya que creo que la dinámica que a continuación se retrata, no es exclusiva del populismo, sino que ya es ampliamente utilizada por todas las formaciones políticas que aspiran a alguna forma de gobierno o presencia en la sociedad.
      Para exponerlo voy a utilizar un artículo que publica hoy el digital "El Confidencial.es", acerca de los métodos que utiliza Vox para propagarse en la redes, aunque me gustaría que lo tratásemos de manera general, referida a todos los partidos y movimientos que aspiran a mejorar la sociedad -resalto en negritas lo que me parece interesante para apoyar el tema-:
      De todos es conocida la extendida costumbre que tienen los partidos de izquierdas, de dividir y polarizar la sociedad para alcanzar el poder. No basan su existencia en ningún esfuerzo conjunto por un alcanzar un ideal superior sino en la ruptura de los ideales que dan sentido y unidad a las cosas del bien común existente. De hecho, el propio movimiento de los indignados del 15M, que supuso el renacer del comunismo renovado en España, aparte de encontrar su justificación material en las corruptelas políticas de PP y PSOE, la crisis económica o los recortes de prestaciones sociales, debe también sin duda su existencia ideológica a dicha polarización, astutamente utilizada por lo que después pasó a denominarse "Podemos", cuya denominación refleja como ninguna la verdadera aspiración de ese movimiento, que no es otra que la del poder pretendido para destruir lo creado y organizar desde sus ruinas una nueva sociedad a imagen y semejanza de sus líderes, como bien ha demostrado ya la historia en cada ocasión donde han alcanzado el poder absoluto, y con ello la propia ruina o destrucción del ser humano integrado en esa unidad que es la comunidad social donde vive y se identifica.
      No vamos a descubrir nada si decimos que la generación de tensiones y divisiones es lo que tradicionalmente ha alimentado y mantenido viva a la izquierda, desde la más antigua revolucionaria lucha de clases, pasando por la división entre bandos, hasta llegar a la más moderna guerra de sexos donde, el hombre y la mujer han dejado de ser potencialmente la unidad humana para dividirse y convertirse así en dos potencias enfrentadas. Se trata en suma del lema "Divide et impera", tan antiguo como el mundo y aplicado en su más perversa expresión para dominar al propio ser humano que pretende liberar.
      Desde la persona humana, pasando por la familia, el clan, el gremio, el municipio, la nación o la patria y así hasta llegar a la metafísica de la Comunión, todas las estructuras que mantienen vivas y unidas nuestras sociedades se sustentan sobre unidades fundamentales formadas por elementos complementarios, que se multiplican generando nuevas unidades: cuerpo y alma, hombre y mujer, amigos, vecinos, paisanos, fieles, etc. El propio ser nacional y en nuestro caso, la democracia, se sustenta sobre esa realidad. La propia ley natural tiene esa forma de estructura. 
      La raíz cristiana de nuestras sociedades se fundamenta también en buena medida, en aquel milagro de la multiplicación de los panes y los peces donde, lo milagroso no fue hacer aparecer el alimento de la nada sino convertir el corazón egoísta de los que allí estaban invitándoles a compartir sus propios bienes para que de esta forma se multiplicase el bien de todos. Ese milagro de la multiplicación ha sido el que los españoles han sabido reproducir mejor por el mundo, dando origen a aquella comunión de pueblos y naciones que fuera nuestro imperio, y sentando las bases de la actual hegemonía occidental.
      De otro lado, la existencia de las derechas en nuestro marco político, desde su origen en la revolución francesa representando la defensa del orden tradicional frente al veto real de los revolucionarios, hasta llegar a la más moderna "ultraderecha" reclamando la supuesta vuelta a los valores tradicionales, no se entiende sino como una fuerza de contraposición necesaria para conservar la unidad social sobre la que constantemente atenta la división del progreso de la izquierda, y que configura el bien común. Así, izquierdas y derechas vendrían a ser la manifestación social de las expresiones matemáticas de la división y la multiplicación respectivamente pues, de alguna forma la izquierda representa siempre ese proyecto privativo de "lo nuestro" que trata de dividir y repartir el "bien de todos", y que pretendidamente trataría de conservar y multiplicar la derecha.
      Digo pretendidamente porque por supuesto, el factor humano es clave en ese análisis de izquierdas y derechas ya que, no se puede afirmar que todos los afectos a las izquierdas y derechas operen en sentido estricto al que orienta su ideología: ni todos los afines de la izquierda pretenden dividir la sociedad, ni todos los de la derecha pretenden conservar y multiplicar el bien común. Es más, por mi propia experiencia casi que me atrevería a afirmar que, por lo general, existe una gran masa invertida en ambos bandos, unos creyendo ingenuamente que mediante la división van a lograr la igualdad deseada y otros actuando astutamente a sabiendas que de la multiplicación van a obtener un beneficio que les sitúe por encima de los demás, pero así de torpe es la condición humana.
      Lo importante y curioso en ambos casos es que, tanto las izquierdas como las derechas, aunque operen a conciencia y honestamente, tratan en teoría de lograr una unidad que podríamos definir como bien común, sin embargo, el camino que hoy emprenden ambos extremos dominados por el populismo, es el de la generación de tensiones y la división constante que imposibilitan la construcción y conservación de un bien común y con ello la de la propia identidad nacional y dignidad humana.
      ¿Por qué partidos de izquierdas, como Podemos que, pretendidamente apuestan por la igualdad o la solidaridad, emplean para sus fines la división constante entre bandos, sexos o regionalismos, o buscando el favor de grupos separatistas que procuran en definitiva la ruptura del bien común, generando así mayor insolidaridad y desigualdad entre todos? ¿Por qué partidos de derechas como Vox, que pretendidamente claman por preservar la unidad y libertad nacional atacadas por la izquierda, emplean esa misma técnica incendiaria de la división social, generando de esta manera una mayor desunión y tiranía entre los sujetos que componen la nación, y en definitiva con ello procurando también la ruptura del actual bien común?
      Sé que no vivimos en la sociedad perfecta y que a día de hoy estamos muy lejos de alcanzar ese ideal pero ¿Se trata en ambos casos de proyectos y actuaciones legítimas, surgidas desde la sociedad y para el bien de todos, en función dicho esto de los deseos y promesas expresados por todas esas formaciones en sus respectivos mítines y programas, o en cambio responden a otros intereses superiores que, por encima de ellos mismos y valiéndose del populismo que mueve hoy toda la política, buscan dividir, tensionar y destruir el bien social para hacerse así con el dominio de nuestras vidas? ¿Todo lo que hay es en realidad lo que se ve, o lo que se ve en cambio está ahí para ocultar la realidad? Porque, tan contradictorio e hipócrita me parece clamar por la justicia social, empobreciendo y privando aún más al pobre de sus propios bienes humanos y materiales, como pretender la unidad y la concordia nacional al mismo tiempo que se paga a unos pirómanos para incendiar la sociedad.
      Por ejemplo, me he leído varias veces las cien propuestas de Vox para el gobierno y pese a estar conforme con la inmensa mayoría, no tolero de ninguna manera el uso que se hace del tema de la inmigración pues, de igual forma que la izquierda no puede abrir de par en par las puertas de las fronteras si se quiere mantener la paz y el orden en la sociedad, la derecha tampoco puede abrir la puerta de la xenofobia por el mismo motivo pues, en ambos casos de cosifica y deshumaniza a la persona hasta convertirla en simple materia de voto y presupuesto, sin tener en cuenta la dignidad humana y necesidades básicas de los que vienen y de quienes los reciben. Es decir, al igual que lo que comentaba anteriormente, la vía del orden no puede ser generar un mayor desorden. La tolerancia, solidaridad y acogida que caracterizan a los españoles, es una virtud conquistada durante siglos que no podemos permitirnos perder por seguirle el juego a un puñado de intereses políticos y económicos, sean de izquierda o de derecha. Seamos rebaño pero no borregos.
      Por todo esto y otras cosas me declaro a menudo objetor de conciencia en materia de voto, cada día más consciente, porque no entiendo como todos esos grupos que supuestamente pretenden mejorar esta sociedad, son incapaces de entender que, sus dinámicas de funcionamiento se orientan a empeorarla. El fin no puede justificar los medios y si se carece de un proyecto ilusionante, capaz de movilizar el voto y aunar voluntades en pos de un futuro mejor para todos, antes de unirse al bando de los incendiarios, es preferible seguir defendiéndo honradamente la casa y quedarse esperando a ver como pasa por delante el cadaver de tu enemigo pues, sin duda en esta vida, todo pasa.
      Yo de momento me seguiré absteniendo, y ojalá fueran millones los que lo hiciesen pues así entenderían nuestros políticos que, para construir una sociedad mejor, es más efectivo y humano sacrificarse uno mismo que andar promoviendo el sacrificio de los demás. El origen cristiano de nuestra civilización así nos lo demuestra.
       
    • By Hispanorromano
      Veníamos hablando sobre los bulos y las noticias falsas. Algunas las promueven los gobiernos por intereses políticos. Otras tienen un interés económico: publicar bulos es muy rentable en el ecosistema digital que promueve Google. En muchas ocasiones confluyen esos intereses políticos y económicos. Pego un artículo sobre el tema que me ha parecido interesante. Menciona varios de los medios de los que hablábamos en el subforo de Temas controvertidos. Llama la atención que bastantes de ellos están vinculados a derecha. Aclaro que de ningún modo se trata de blanquear las mentiras que a veces también cuenta la prensa tradicional. Tampoco de apoyar una censura de acuerdo con la cosmovisión progre.
       
    • By Hispanorromano
      En las últimas semanas han circulado diversos bulos, como viene siendo la norma. En dos de los casos, los autores se han jactado de de sus bulos con la alegría del que sabe que no sufrirá ninguna consecuencia.
      El primer caso es el de una pintada feminista a la que le añadieron una frase. Un forero de Burbuja reconocía ser el autor entre el regocijo general:

      Los foreros, lejos de recriminarle la manipulación, la aplaudieron con entusiasmo. No les causa ninguna duda moral el descubrir falsa la foto que venían difundiendo. No les causa ninguna indignación hallar que parte de su pensamiento se asienta en mentiras cuidadosamente elaboradas. La mentira es revolucionaria también para los antiprogres.
      Esta manipulación realmente no tiene mucha importancia. Podría haber ocurrido eso con la pintada y no tendría mayor trascendencia. Sin embargo, esa foto manipulada ha centrado el debate en las últimas semanas y ha llegado a los periódicos.
      Hay otra manipulación que reviste una mayor gravedad en mi opinión. Se trata de un falso tuit que intentaba mezclar el rechazo al feminismo con el rechazo a la inmigración, a rebufo de la polémica con la Manada. De nuevo, el autor del bulo se jacta de su manipulación sin temor a las consecuencias, como explica este resumen de Maldito Bulo:

      Este falso tuit ha hecho correr ríos de indignación y ha centrado gran parte del debate en los nodos identitarios de las redes sociales. Con ese tuit se ha justificado absolutamente todo, desde el apoyo a la Manada hasta una hipotética guerra racial. Sorprende que el autor del bulo se sienta tan impune como para jactarse de su intoxicación. Es evidente que no le pasará factura.
      Hay una característica que le añade gravedad. El propietario de esa cuenta hace campaña por Vox. Quizá Santiago Abascal debería aclarar si forma parte de su partido y si habitualmente utilizan estas técnicas de manipulación.
      Son solamente dos ejemplos recientes que tratan de ese tema como podrían tratar de cualquier otro. Creo que es un fenómeno a analizar esta indiferencia a la verdad. Los propios autores de los bulos se jactan de ellos ante el aplauso de sus fieles. Saben que sus engaños no les penalizarán socialmente por mentirosos ni le supondrán deserciones a la causa. Al contrario, puede que la causa gane muchos adeptos. ¿Qué tipo de sociedad se puede construir así?
      Llega un momento en que cada grupo ideológico vive en su realidad virtual, cada vez más ajeno a los hechos. Hace quince años podía ser un juego de gente con mucho tiempo libre. Ahora, con casi todo el mundo pendiente de las pantallas de sus móviles, este juego puede llegar a ser muy peligroso. Ya no digamos en manos de manipuladores expertos con ingentes recursos económicos. Internet tiene cada vez más influencia en lo que pensamos. Si los datos con los que alimentamos nuestros juicios son falsos, las conclusiones serán erróneas. Quizá es hora de darle más importancia al papel que a la pantalla.
      Pero lo que más me intriga es que el reconocimiento de los bulos no produzca ninguna reacción moral en quienes los habían dado por válidos. ¿No sé sienten decepcionados al ver que habían estado creyendo en una mentira? ¿O quizá intuían que era mentira pero mantenían el secreto? Desde luego las consecuencias que se derivan de esta indiferencia a la verdad son terribles.
    • By Hispanorromano
      El Español habló en otro hilo de las granjas rusas de trolls. Hace unas semanas Xavier Colás, el corresponsal en Rusia de El Mundo, publicó un artículo que es el que yo creo que da una visión más clara sobre este asunto. No se ha publicado nada mejor en español. Y puesto que no se ha compartido en ningún otro foro, he pensado que sería interesante publicarlo aquí. Es un tema muy serio y lo va ser cada vez por la importancia que va adquiriendo internet en nuestras vidas. La gente no tiene las herramientas necesarias para lidiar con esta desinformación que inunda los foros y las redes sociales. Conozco varios casos de personas en la vida real que han cambiado su forma de pensar por el contante machaconeo de estos trolls. Marco en negrita algunos aspectos que me parecen que ilustran mejor el funcionamiento de esta fábrica de mentiras.
    • By Hispanorromano
      He hecho una pequeña trampa. En el título del hilo he cambiado "democracias" por "naciones". Pero si se lee el artículo completo, se verá que este cambio es lícito y responde plenamente al espíritu del artículo, que trata de cómo la filosofía de las redes sociales rompe los vínculos que unen a la comunidad nacional y facilita la actuación de las entidades que quieren destruir estos vínculos.
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 57 replies
    • Una crítica a "La opción benedictina"
      Lo mismo que señalo algunas cosas que me disgustan de Prada, no tengo inconveniente en reconocer sus aciertos. Publica una interesante crítica a la "La opción benedictina", libro de un converso a la ortodoxia y militante del Partido Republicano que extrañamente se viene promocionando en ambientes católicos. La crítica de Prada está muy inspirada en argumentos desarrollados previamente por el profesor Miguel Ayuso.
        • Thank you (1 positive)
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 15 replies
    • Pieza movida: Discusión sobre la Iglesia procedente del tema "Pregunta al Lector silente"
      Debate de alcance sobre la posición de la Iglesia en el mundo actual y el liderazgo del Papa Francisco al frente de la misma.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 64 replies
  • Current Donation Goals

  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Chrome(3)
    • Bingbot(1)
×