Jump to content
Hispanorromano

tecnología Neuropolítica

Recommended Posts

Me ha parecido interesante este artículo sobre las últimas tendencias en propaganda política:

Cita

Esta empresa española dice a los políticos qué sienten sus votantes

Emotion Research Lab, con sede en Valencia (España) y fundada por Maria Pocovi solo necesita un reproductor de vídeo y una cámara web frontal para analizar, a partir de los gestos faciales, qué siente una persona al ver un anuncio de un candidato

  • por Elizabeth Svoboda | traducido por Ana Milutinovic
  • 27 Agosto, 2018

Maria Pocovi desliza su portátil hacia mí con la cámara encendida. Mi cara en la pantalla me devuelve la mirada, recubierta de una red de líneas blancas que mapean los contornos de mi expresión. Al lado, hay una ventana sombreada que rastrea seis "emociones principales": felicidad, sorpresa, disgusto, miedo, ira y tristeza. Cada vez que mi expresión cambia, una barra de medición al lado de cada emoción fluctúa, como si mis sentimientos fueran una señal de audio. Después de unos segundos, una palabra verde en negrita parpadea en la ventana: ANSIEDAD. Cuando vuelvo la vista a Pocovi, tengo la sensación de que ella sabe exactamente lo que pienso con una sola mirada.

Sonriendo como dándome la bienvenida, Pocovi, la fundadora de Emotion Research Lab en Valencia (España), es una emprendedora por excelencia. Cuando llega a Silicon Valley, ni siquiera alquila una oficina, solo coge una mesa aquí en el espacio de coworking de Plug and Play en Sunnyvale, California (EE. UU.). Pero la tecnología que me ha mostrado está a la vanguardia de una revolución política silenciosa. Las campañas en todo el mundo emplean a Emotion Research Lab y a otros especialistas en marketing expertos en neurociencia para penetrar en los sentimientos no expresados de los votantes.

Esta primavera tuvo lugar una protesta generalizada cuando los usuarios estadounidenses de Facebook descubrieron que la información que habían publicado en esta red social -incluidos sus “me gusta”, intereses y preferencias políticas- había sido explotada por la empresa de orientación del votante Cambridge Analytica (ver Ha llegado la hora de controlar a los tres gigantes de los datos) . Aunque no está claro si fueron tan efectivos, los algoritmos de la compañía podían haber ayudado a alimentar la victoria de remontada de Donald Trump en 2016.

Pero para los ambiciosos científicos de datos como Pocovi, que ha trabajado con los principales partidos políticos en América Latina en recientes elecciones, la compañía Cambridge Analytica, cerrada en mayo, daba muestras de retraso. Mientras evaluaba la receptividad de las personas a los mensajes de campaña analizando los datos que escribían en Facebook, los especialistas "neuro-políticos" actuales afirman que pueden descubrir los sentimientos de los votantes al observar sus respuestas espontáneas: un impulso eléctrico de una región clave del cerebro, una mueca de una fracción de segundo o un momento de vacilación mientras reflexionan sobre una pregunta. Los expertos aspiran a adivinar la intención de los votantes a partir de señales que ellos mismos no saben que están produciendo. Los asesores de un candidato pueden intentar utilizar esa información biológica para influir en los votos.

Los profesionales biométricos dicen que pueden aprovechar las verdades que los votantes no pueden expresar.

Foto: Los profesionales biométricos cuentan que son capaces de sacar partido de las verdades que los votantes no pueden expresar. Crédito: Elizabet Svoboda 

Fuentes políticas comentan que en las campañas se está apostando cada vez más por esta posibilidad, aunque parecen reacios a reconocerlo. "Resulta raro que se admita el uso de técnicas de neuromarketing en una campaña, aunque es muy probable que en las campañas bien financiadas lo hagan", dice el asesor y autor de Influencias en el cerebro: 100 formas de persuadir y convencer a los consumidores con neuromarketing, Roger Dooley. Si bien no es seguro que las campañas de Trump o Clinton usaran neuromarketing en 2016, la empresa matriz de Cambridge Analytica, SCL, que trabajó para Trump, utilizó, según informes, el análisis facial para evaluar si era verdad lo que los votantes decían que pensaban sobre los candidatos.

Pero incluso si en las campañas de los EE. UU. no admiten usar el neuromarketing, "deberían estar interesados en él, porque la política es un deporte sangriento", opina el experto estadounidense en codificación de expresiones faciales que asesoró al expresidente mexicano Enrique Peña Nieto en su campaña en las elecciones de 2012, Dan Hill. Por su parte, Fred Davis, un estratega republicano cuyos clientes han sido George W. Bush, John McCain y Elizabeth Dole, manifiesta que, aunque la adopción de estas tecnologías es limitada en los EE. UU., en las campañas usarían el neuromarketing si pensaran que les daría una ventaja. "No hay nada más importante para un político que ganar", concluye.

Esta tendencia genera un montón de preguntas en este período previo a la mitad de la legislatura de Donald Trump. ¿Podrán estos expertos usar tan bien los datos neurológicos para apuntar o influenciar a los votantes? Y si son tan buenos como dicen, ¿podremos confiar en que nuestras decisiones políticas sean verdaderamente nuestras? ¿Empezará la democracia a sentir presión?

Verdades ocultas

Los escáneres cerebrales, oculares y faciales que sacan los verdaderos deseos de las personas, pueden parecer distópicos. Pero se trata de las consecuencias de una tradición política duradera: golpear a los votantes directamente en sus sentimientos. Durante más de una década, en las campañas han estado escaneando las bases de datos con las preferencias del consumidor (qué música escucha, qué revistas lee) y, con la ayuda de algoritmos informáticos, utilizaban esa información para dirigir los recursos hacia las preferencias. Si un algoritmo muestra que las mujeres de edad mediana que conducen un SUV probablemente voten a los republicanos y les interese la educación, es posible que reciban mensajes de campaña elaborados explícitamente para presionar esos botones.

Las tecnologías biométricas aumentan aún más las apuestas. Sus practicantes afirman que son capaces de aprovechar las verdades que los votantes a menudo no quieren o no pueden expresar. A los neuro-consultores les encanta citar al psicólogo Daniel Kahneman, ganador del Premio Nobel de Economía, que distingue entre el "Sistema 1" y el "Sistema 2" de pensamiento. El sistema 1 "opera de manera rápida y automática, con poco o ningún esfuerzo y sin sensación de control voluntario", escribe; El sistema 2 implica deliberación consciente y exige más tiempo.

"Anteriormente, todos se centraban en el Sistema 2", explica Rafal Ohme, un psicólogo polaco que dice que su compañía, Neurohm, ha asesorado a campañas políticas en Europa y Estados Unidos. Durante la última década, Ohme ha dedicado la mayor parte de sus esfuerzos a sondear las tendencias del Sistema 1 de los consumidores y los votantes, que él cree que es tan importante como el escuchar lo que dicen. Resultó muy positivo para su negocio, comenta, porque sus clientes están tan impresionados con los resultados que siguen volviendo a por más.

Muchos pioneros en neuro-consultas construyeron su estrategia alrededor de los llamados "grupos de neuro-focos". En estos estudios, que involucran entre una docena y un centenar personas, los técnicos les colocan en la cabeza los electrodos y luego les muestran vídeos de un candidato o campaña publicitaria. A medida que los sujetos lo observan, los sensores del cráneo captan impulsos eléctricos que revelan, segundo a segundo, qué áreas del cerebro se activan.

Los expertos esperan descubrir los sentimientos de los votantes a través de señales que ni siquiera saben que están produciendo.

Foto: Los expertos esperan descubrir sentimientos de los votantes a través de señales que ni siquiera saben que están produciendo. Crédito: Neuromarketing S.A

"Una de las cosas que podemos analizar es el proceso de la atención", dice el neurofisiólogo de la Ciudad de México Jaime Romano Micha, cuya antigua empresa, Neuropolitka, fue una de las principales proveedoras de servicios basados en el cerebro para campañas políticas. Romano Micha colocaba electrodos en el cuero cabelludo de un sujeto para detectar actividad en la formación reticular, una parte del tronco cerebral que detecta el nivel de la interacción. Por lo tanto, si los sujetos observan un anuncio político y una actividad en su formación reticular repunta durante, por ejemplo, 15 segundos, significa que el mensaje les llamó la atención en ese momento.

Otras áreas del cerebro también proporcionan pistas importantes, sostiene Romano Micha. La actividad eléctrica en el lado izquierdo de la corteza cerebral indica que las personas están trabajando duro para comprender un mensaje político; una actividad similar en el lado derecho puede revelar el momento preciso en el que el significado de ese mensaje resulte recibido. Con este tipo de conocimiento, las campañas pueden pulir su mensaje para maximizar el impacto: por ejemplo, colocando el momento más cautivador al principio o cortando las partes que hacen divagar la atención de las personas.

No obstante, aunque las imágenes cerebrales forman parte del universo neuro-político, la mayoría de los neuro-expertos comentan que eso por sí solo no es suficiente. "El electroencefalograma (EEG) nos proporciona información muy general sobre el proceso de decisión", sostiene Romano Micha. "Algunas personas cuentan que a través de EEG podemos entrar en la mente de la gente, pero creo que eso aún no es posible". Existen herramientas más económicas y más fiables, según afirman varios consultores, para captar los verdaderos sentimientos y deseos de los votantes.

Electrodos por todas partes

De hecho, los escaneos de EEG, hoy en día representan solo una de muchas técnicas biométricas. Romano Micha también usa rastreador ocular a través de la luz infrarroja cercana y electrodos alrededor del hueso orbital para buscar "sacadas", movimientos minúsculos del ojo que indican el foco de atención de los espectadores mientras miran un vídeo de una campaña. Otros electrodos ofrecen indicadores aproximados de excitación midiendo la actividad eléctrica en la superficie de la piel.

"Hemos desarrollado algoritmos para leer las micro-expresiones en la cara y traducir en tiempo real las emociones que las personas sienten"

Por supuesto, no se pueden pegar electrodos a todas las personas que ven la televisión o navegan por Facebook. Pero tampoco es necesario. Los resultados de los experimentos del enfoque neurológico en pequeños grupos pueden utilizarse para influir en los votantes fuera de la muestra. Si, por ejemplo, los datos biográficos revelan que las mujeres liberales mayores de 50 años se asustan al ver un anuncio sobre la inmigración ilegal, las campañas que desean avivar ese temor pueden transmitir el mismo mensaje a millones de personas con perfiles similares demográficos y sociales.

"Medí la duda", dice Ohme. "Puedo cambiar de opinión solo si dudas. Si eres un firme creyente, no puedo cambiar nada ".

Foto: "Yo mido la duda", afirma Ohme. "Solo puedo cambiar la opinión de una persona que duda. Si se trata de un creyente firme, no puedo modificar nada".  Crédito: Dmitry Kostyukov.

El enfoque de Pocovi en Emotion Research Lab requiere solo un reproductor de vídeo y una cámara web frontal. Cuando los voluntarios se registran en sus grupos de enfoque político online, ella les envía vídeos de un anuncio publicitario o de un candidato que ellos pueden ver en su portátil o teléfono. A medida que vayan asimilando el contenido, ella rastrea los movimientos de sus ojos y los cambios sutiles en sus expresiones faciales.

"Hemos desarrollado algoritmos para leer las micro-expresiones en la cara y traducir en tiempo real las emociones que las personas sienten", dice Pocovi. "Muchas veces, la gente te dice 'Me preocupa la economía'. Pero, ¿qué es lo que nos conmueve realmente? En mi experiencia, no se trata de grandes cosas sino de las pequeñas y más cercanas. Algo tan minúsculo como el inoportuno ceño fruncido de un candidato", comenta ella, "puede manchar nuestra percepción de él sin darnos cuenta".

Pocovi sostiene que su software de análisis facial puede detectar y medir "seis emociones principales, 101 emociones secundarias y ocho estados de ánimo", algo que crea interés en las campañas y ansia de saber cómo responde la gente a un mensaje o a un candidato. También ofrece un servicio de análisis de masas para rastrear las reacciones emocionales de rostros individuales en un mar humano, y eso significa que en las campañas se puede medir la temperatura de una habitación mientras un candidato habla.

El software de ERL se basa en el sistema de codificación de la acción facial (FACS, por sus siglas en inglés) desarrollado por el famoso psicólogo estadounidense Paul Ekman. El algoritmo de Pocovi deconstruye cada imagen facial de la cámara web en más de 50 "unidades de acción", movimientos de grupos musculares específicos. Distintos grupos de unidades de acción corresponden a emociones particulares: cuando los músculos de la mejilla y del labio exterior se contraen al mismo tiempo revelan la felicidad, mientras que las cejas bajadas y los párpados superiores levantados demuestran la ira. Pocovi entrena a su sistema para que las reconozca mostrándole muchas imágenes de referencia de una gran base de datos de caras que expresan esa emoción.

Algunos críticos del sistema de Ekman, como la neurocientífica Lisa Feldman Barrett, han argumentado que las expresiones faciales no se correlacionan necesariamente con los estados emocionales. Aun así, varios estudios han encontrado alguna correspondencia. En un trabajo de 2014 en la Universidad Estatal de Ohio (EE. UU.), los científicos cognitivos definieron 21 "emociones distintas", basadas en las formas consistentes en las que la mayoría de nosotros movemos nuestros músculos faciales.

Pocovi dice que sus encuestas también funcionan como una herramienta para pulir la imagen de los candidatos. Ella analiza vídeos de los candidatos para identificar los momentos precisos cuando sus expresiones provocan que los votantes se sientan confundidos, disgustados o enojados. Los políticos pueden usar esta información para ensayar un enfoque emocional diferente, que se examinaría por la plataforma de encuestas de Pocovi hasta que produzca la respuesta deseada en los espectadores. En una campaña que Pocovi asesoraba, un candidato estaba grabando un vídeo publicitario de televisión con un mensaje alentador y positivo, pero seguía obteniendo críticas terribles en las emisiones de prueba. El poco rendimiento del vídeo era un misterio, hasta que el análisis de Pocovi del rostro del candidato mostró que inconscientemente transmitía enfado y disgusto. Cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando, pudo modificar su presentación y obtener una mejor respuesta del público.

Varios de los antiguos devotos del análisis por escáneres cerebrales también aplican técnicas más sencillas y económicas en la actualidad. Antes de la crisis financiera de 2008, comenta Ohme, los clientes internacionales estaban más dispuestos a traer a cinco hombres de Polonia para llevar a cabo estudios cerebrales in situ. Después de la recesión, sin embargo, ese negocio se acabó.

Eso llevó a Ohme a desarrollar una estrategia diferente, sin ataduras del tiempo, de espacio o de los electrodos EEG. Su enfoque actualizado deriva de los estudios sobre sesgos inconscientes del psicólogo social Anthony Greenwald, quien se convirtió en su mentor cuando Ohme visitó los Estados Unidos con una beca Fulbright. Ohme explica que su prueba basada en el teléfono inteligente, que él llama iCode, revela preferencias políticas encubiertas que nunca aparecerían en los cuestionarios tradicionales o grupos focales.

Los encuestados de Ohme comienzan respondiendo a las preguntas de ajuste para evaluar su tiempo base de reacción. Una persona normalmente más lenta, por ejemplo, podría tener la "unidad de tiempo" que dura 585 milisegundos, mientras que alguien más rápido podría tardar 387 milisegundos. Luego se muestran imágenes de políticos en la pantalla, cada uno con un solo atributo, como "confiable", "conocido" o "comparte mis valores". Los usuarios presionan "sí" o "no" para indicar si están de acuerdo con cada uno de ellos. A medida que avanza la prueba, la aplicación busca no solo cómo responden, sino lo rápido que tocan la pantalla y qué ritmo producen al tocarla.

Lo interesante, cuenta Ohme, no es cómo responden a las preguntas per se, sino cuánto dudan primero. "Cuando medimos el nivel de vacilación, podemos ver algunas respuestas positivas, pero con dudas, y otras positivas e instantáneas", explica. "Evaluamos cuánto ha variado [de la línea de base]. Esta diferencia es la clave ".

Ohme se niega a hablar de sus clientes políticos actuales con mucho detalle, citando acuerdos de confidencialidad. Pero cuenta que una encuesta de iCode de casi 900 personas, predijo la derrota de Hillary Clinton en 2016 antes de las elecciones. A lo largo del año, Clinton iba cómodamente por delante de Trump en las encuestas tradicionales. Pero cuando Ohme preguntaba a los sujetos de prueba si Clinton compartía sus valores, a menudo dudaban durante un tiempo inusualmente largo antes de responder que sí. Ohme sabía que la sensación de valores compartidos era un factor importante que motivó a la gente a votar en 2016 (en las elecciones anteriores la clave había sido la imagen de "poderoso" y "líder"), por lo que los resultados del análisis le dieron serias dudas sobre la victoria de Clinton. Él argumenta que, si la campaña de Clinton hubiera realizado uno de sus estudios antes de las elecciones, ella hubiese entendido la intensidad de su vulnerabilidad y hubiera podido realizar correcciones del rumbo.

Ohme asegura haber ayudado a otros candidatos en situaciones similares. Una de sus encuestas reveló que, aunque un cliente europeo contaba con una base considerable de seguidores, muchos no estaban motivados a salir y votar porque suponían que su candidato ganaría. Gracias a este conocimiento, la campaña llevó a cabo un renovado esfuerzo para traer a sus votantes leales a las urnas. El cliente terminó ganando finalmente.

Las mentiras más grandes en la vida

Sin embargo, la pregunta consiste en si medir las reacciones espontáneas de las personas a un anuncio televisivo o a un discurso nos dice cómo votarán al final. "Desde el punto de vista práctico, no está muy claro, qué es posible y qué es real", dice Darren Schreiber, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Exeter y autor de Your Brain Is Built for Politics. "Resulta fácil creer demasiado en la capacidad de estas herramientas". Hasta ahora, las pruebas cognitivas han tenido resultados mixtos. Los estudios contrastantes han demostrado que las actitudes implícitas sí predicen y no tanto cómo vota la gente.

"El hecho de que las opiniones puedan ser manipuladas de formas que no conocemos tiene muchas repercusiones para el discurso político"

No obstante, Schreiber, que realizó pruebas de análisis de las actitudes políticas con el escaneo del cerebro, admite que las tecnologías resultan preocupantes. La democracia asume la presencia de actores racionales, capaces de digerir la información de todas las partes y llegar a conclusiones fundamentadas. Si los neuro-expertos son la mitad de buenos como afirman en investigar los pensamientos más íntimos de la gente y cambiar sus intenciones de voto, aquella hipótesis se pone en cuestión.

"Resultamos vulnerables de múltiples maneras, pero no somos conscientes de ello", sostiene Schreiber. "El hecho de que las opiniones puedan ser manipuladas de formas que no conocemos tiene muchas repercusiones para el discurso político". Si las campañas empujan a los votantes hacia su candidato sin el conocimiento de los votantes, las discusiones políticas que antes eran intercambios de puntos de vista razonados se convertirían en escaramuzas precipitadas que se alejan cada vez más del ideal democrático. "No creo que sea hora de entrar en pánico", prosigue Schreiber, "pero no creo que podamos ser optimistas al respecto".

Ohme insiste en que los votantes pueden inocularse contra las tácticas de neuro-asesores si son lo suficientemente coherentes. "Yo mido la vacilación. Puedo cambiar la opinión solo de una persona que duda. Si se trata de un creyente firme, no puedo modificar nada", sostiene. "Si tienes miedo de ser manipulado, aprende. Cuanto más aprendes, más firmes y estables son tus opiniones, y más difícil es para alguien convencerte de lo contrario".

Resulta un consejo perfectamente razonable. Pero me hace pensar. Después de conocer a Pocovi, me registré en Emotion Research Lab para permitir que su software rastreara mi rostro mientras yo veía un vídeo de demostración. El vídeo era de un bebé riéndose, y sentí como se torcían las esquinas de mi boca. Después, el ordenador me preguntó cómo me había sentido mientras lo veía. "Feliz", hice un clic. Soy una mamá, ¿verdad? Me encantan los bebés. Sin embargo, cuando llegó mi análisis de emoción, mostró que casi no había rastro de felicidad en mi rostro.

Pensando sobre los resultados, me di cuenta de que el software de la emoción tenía razón. Realmente no había sido feliz en absoluto. Yo había tomado el test muy tarde por la noche y estaba exhausta. El ordenador me había visto de una manera en la que no estaba acostumbrada a verme a mí misma. Pensé en algo que el antiguo asesor de la campaña del presidente mexicano Dan Hill, me había dicho. "Las mentiras más grandes en la vida", aseguró, "son las que nos contamos a nosotros mismos".

Elizabeth Svoboda es una escritora de ciencia en San José, California, (EE.UU.) y autora de What Makes a Hero?: The Surprising Science of Selflessness.

https://www.technologyreview.es/s/10467/esta-empresa-espanola-dice-los-politicos-que-sienten-sus-votantes

Por el bien de la Humanidad, espero que todo esto sea humo.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 17 horas, Hispanorromano dijo:

Me ha parecido interesante este artículo sobre las últimas tendencias en propaganda política:

Por el bien de la Humanidad, espero que todo esto sea humo.

Existe un debate filosófico moral sobre la plicación de las nurociencias al ámbito de la comunicación política. Paso un enlace a un extenso artículo donde se repasan las diferentes posturas:

"Debates éticos en torno al neuromarketing político: el avance tecnológico y su potencial incidencia en la formación de la opinión pública"

Cito el punto donde se expone el débate ético que plantea esta disciplina:

Cita

3.2. El debate ético del neuromarketing

Más importante todavía para el presente estudio son las críticas que despierta el neuromarketing político en cuanto a las potenciales consecuencias sociales de su aplicación. El debate ético sobre esta disciplina no parece menor. La pretensión de influir en la conducta del votante en el transcurso de las campañas electorales es evidentemente el objetivo clave y legítimo de la propaganda. Sin embargo, ya hemos remarcado al inicio de este texto como el núcleo moral de la democracia se sustenta precisamente por la autonomía de la ciudadanía. Es sobre este punto donde se concentran muchas de las críticas al neuromarketing.

La posibilidad de activar o descubrir algo como el botón de voto hace que las referencias a Orwell entre los críticos al neuromarketing sean constantes (Belden, 2008). La posible pérdida de autonomía de la ciudadanía se erige como la preocupación central (Tamblay, 2011). En este sentido, las voces críticas se extienden también a grupos de la sociedad civil o asociaciones de consumidores como Comercial Alert que ha llegado a presentar, ante el congreso de los Estados Unidos, una petición para erradicar este tipo de técnicas. Los críticos del neuromarketing plantean dudas sobre las consecuencias de una posible mayor capacidad de persuasión de las campañas de comunicación —tanto comerciales como políticas— (Blakeslee, 2004). Si un experto de la publicidad puede llegar a ser capaz de activar el cerebro emocional —especialmente del sistema límbico— del ciudadano, ¿no estaríamos ante la amenaza de sufrir una significativa pérdida de libertad? (Monasterio, 2005). Las visiones distópicas donde el desarrollo tecnológico amenaza la autonomía de la ciudadanía es una de las imágenes que suele acompañar a las descripciones críticas del neuromarketing. Preocupación a la que se suele sumar otras como la amenaza de los potenciales dominadores –dictadores o personajes políticos poco deseables– de estas técnicas (Wilson, Gaines & Hill, 2008) o las consecuencias que puedan tener sobre la salud pública en su versión de neuromarketing comercial (Herman, 2005).

Las diversas visiones críticas tienen en común, por tanto, la preocupación por la autonomía de la ciudadanía ante el posible poder de manipulación de estas herramientas a la hora de determinar la opinión pública.

Esta crítica supone una enmienda a la totalidad de esta disciplina y es contestada por parte de los defensores del neuromarketing que señalan que si bien la eficacia de los procesos de comunicación puede mejorar, este no es su fin único o principal y que, además, tampoco es posible llegar a alcanzar tal nivel de influencia. Los promotores del neuromarketing se defienden a su vez señalando que esta disciplina puede contribuir al mejor conocimiento de cómo actúa la ciudadanía política y que puede ayudar incluso a ahorrar recursos y evitar el malgasto en vastas campañas de comunicación infructuosas (Martín Salgado, 2002; Ortiz Cabeza, 1983). También es común oír, por parte de los defensores del neuromarketing, la reivindicación de esta disciplina como un terreno científico legítimo y necesario para conocer mejor cómo funcionamos los seres humanos en nuestra relación con la política o, en general, en nuestros procesos de toma de decisiones (Lee et al., 2007). Este tipo de argumentaciones apelan, por tanto, a una concepción amplia del neuromarketing político, no centrada exclusivamente en su aplicación persuasiva. Este planteamiento nos lleva a relacionar el concepto de neuromarketing con el de neuropolítica, noción con la que queda emparentada y con la que presenta potenciales puntos de coincidencia.

En este otro enlace se puede acceder a una organización que ofrece masters en neuropolítica

http://aenene.org/neuropolitica/

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Similar Content

    • By Español
      Recojo una entrevista que publicó recientemente El Mundo, realizada a Michel Desmurget, un neurocientífico francés autor de una "vasta obra científica y de divulgación que ha colaborado en reconocidos centros de investigación como el MIT o la Universidad de California", que recientemente ha publicado  el libro "La fábrica de cretinos digitales", reconocido con el  premio Femina de las letras francesas.
      En su libro, Desmourget plantea los peligros que supone el uso de las nuevas tecnologías (smartphones, ordenadores, tabletas, etc) en las nuevas generaciones, y expone la necesidad urgente que tenemos de separar los intereses de la industria, de la realidad y necesidades de la educación.
      "Con solo dos años de edad, el consumo medio se sitúa en torno a las tres horas. De los ocho a los doce, la media se acerca a las cinco horas. En la adolescencia, la cifra se dispara casi a siete horas, lo que supone más de dos mil cuatrocientas horas al año en pleno desarrollo intelectual. En contra de lo que la prensa y la industria han difundido hasta ahora, el uso de la tecnología, lejos de ayudar al desarrollo de los niños y estudiantes, produce graves complicaciones de toda índole: sobre el cuerpo (obesidad, problemas cardiovasculares, reducción de la esperanza de vida), sobre las emociones (agresividad, depresión, comportamientos de riesgo) y sobre el desarrollo intelectual (empobrecimiento del lenguaje, concentración, memoria…)."
       
      Leí el libro no hace mucho y aunque no comparto el sesgo cientifista del autor, debo decir que en su obra presenta verdades de peso importantes, que atañen al buen futuro de las sociedades y se están convirtiendo ya en una nueva realidad humana, absolutamente distópica en muchos casos con respecto a la realidad humana que durante milenios hemos conocido, e igualmente distinta de lo que a menudo se nos vende como parabienes de la era digital. Me parece una obra que resulta interesante de leer como complemento de apoyo al discurso frente al transhumanismo, pues de alguna forma entiendo que toda esa tecnologización que denuncia el autor, no es sino parte de ese mismo proceso deshumanizador.
    • By Hispanorromano
      Recojo una noticia que me ha parecido muy interesante. Ya hace tiempo que Google integra textos e imágenes que toma de otras webs (sin ninguna retribución a cambio) en su propia página de resultados, con el fin de que no salgas salgas de su buscador y no pinches en ningún enlace que te saque de ahí. Es la táctica de crear cotos cerrados, de fragmentar internet en aplicaciones privadas para que no te salgas del correspondiente redil, que tan buen resultado les ha dado a las redes sociales. En realidad es una «balcanización» de internet que ya lleva en marcha unas décadas, solo que es vez de por razones políticas se hace por intereses comerciales.
       
    • By Hispanorromano
      La noticia la da Hispanidad.com, de Eulogio López, aunque si se busca una información más neutra se puede acudir a El País:
      No he estudiado la cuestión a fondo aunque a primera vista me parece monstruosa. Pero aquí lo chocante es la presencia de la Universidad privada de los kikos en estos experimentos.
      Eulogio López se equivoca en una cosa: los kikos no son progres. Son progres en liturgia pero políticamente suelen ser muy conservadores. El famoso juez Serrano de Vox es uno de ellos. Y en Infocatólica hay un kiko que tiene mucha influencia y que hace tiempo cogió al Papa como saco de boxeo.
      ¿Será por eso que Infocatólica andan publicando artículos neutralistas que parecen blanquear estas tecnologías?
      Bioético responde a la aprobación de Japón de la investigación híbrida humano-animal - Infocatólica
      Antes de emitir un juicio definitivo me gustaría escuchar más opiniones.
    • By Hispanorromano
      La televisión está mal vista y con razón. Cuando en España sólo existían dos canales estatales, todavía se podían encontrar programas de cierta calidad, que no buscaban darle al público lo que quería, o lo que halagaba sus bajos instintos, sino lo que se consideraba un contenido de calidad. Con la llegada de las cadenas privadas la cosa fue degenerando hasta la televisión perfectamente prescindible que conocemos hoy.
      La televisión es ideal para manipular y para transformar la sociedad, generalmente a peor. La imagen ofrece un mayor potencial de manipulación que los textos escritos o hablados. Siempre ha sido el vehículo ideal de la propaganda porque apela al aspecto más irracional del ser humano. Al leer un texto todavía conservas cierta capacidad crítica y de reflexión, pero la imagen va directa al corazón, a los estratos inferiores del cerebro, y te golpea sin dejarte tiempo para reflexionar. La imagen en movimiento tiene todavía mayor capacidad para sugestionar a las masas y para transformar nuestras creencias y costumbres.
      Muchas personas están muy contentas de haber dejado atrás la nefasta televisión gracias a internet, donde supuestamente eligen lo que quieren ver. ¿Pero acaso Youtube no sigue siendo televisión? Sí, Youtube también es televisión, es decir, imágenes trasmitidas a distancia. La tele convencional del pasado se transmitía por ondas o por cables; la tele de hoy se trasmite por fibra óptica. El núcleo del asunto sigue siendo el mismo. Los vicios que tenía la televisión de antaño, en cuanto a su potencial para engañar, manipular y transformar hábitos y costumbres, los hereda igualmente Youtube.
      Ahora bien, yo sostengo que Youtube no sólo hereda esos vicios de la televisión convencional de antaño sino que los potencia en grado sumo y los dota de una capacidad destructiva global que era inimaginable en un pasado. Ilustro el tema con breve artículo de hace tiempo que explica qué tipo de vídeos recomienda Yotutube y por qué los contenidos singularmente tóxicos son inherentes a este nuevo tipo de televisión:
      El artículo menciona varios tipos de contenido tóxico que premia el algoritmo de Youtube:
      a) Vídeos sobre conspiraciones imaginarias, cuanto más absurdas, mejor.
      b) Con frecuencia ligado a lo anterior, vídeos sobre el mundo del misterio y sobre la habitual panoplia de temáticas gnósticas y ocultistas, alrededor de las cuales se forman verdaderas sectas.
      c) Contenido extremista, o incluso terrorista, en el plano político y religioso. Cuanto más divida, cuanto más enfrente, cuanto más promueva el odio, mejor para Youtube.
      d) Contenido basura, engañoso o que busca clicks fáciles; el tipo de contenido en el que no debería perder un segundo ninguna persona razonable.
      e) Propaganda radicalmente manipuladora de las grandes potencias, aunque parece que Rusia es la que se maneja con más habilidad en este ámbito digital.
      f) Todo tipo de contenido estúpido y, sobre todo, extremo (incluso pedofilia si se tercia), porque es el que más captura la atención de la gente y, por tanto, el que más ingresos les genera a los pérfidos dueños de Youtube. Se están haciendo billonarios a base de bombear basura, odio y división en la sociedad. Intoxican nuestras mentes e intoxican nuestras sociedades. Es su modelo de negocio.
      No toco el tema de otras plataformas gratuitas de televisión en internet, como las dedicadas específicamente a la pornografía (cuanto más extrema y degenerada, mejor), a asesinatos reales (al final, el mito de las películas snuff se hizo realidad sin que nos diéramos cuenta), a la promoción del terrorismo y a lo más abyecto que uno pueda imaginar.
      No niego que en Youtube haya contenidos decentes, positivos o útiles. Pero el sistema está concebido y programado para favorecer el tipo de contenidos extremos o estúpidos que acabo de relatar, con lo que impulsa a la sociedad a la estupidez, a la locura, al enfrentamiento y a su propia autodestrucción. A lo mejor una persona empieza haciendo vídeos decentes sobre cuestiones históricas, pero si ve que le reportan muchas más visitas (y, por tanto, beneficios) los vídeos sobre conspiraciones, terminará haciendo ese tipo de vídeos. Quizá alguien empiece hablando sobre cuestiones políticas con gran sabiduría y respeto, pero si ve que gana mucho más dinero insultando a sus oponentes políticos y crispando el ambiente, se inclinará por esa vía. El sistema tiende al mal.
      Además, con Youtube se ha dado carta de naturaleza a toda clase de propagandistas de las causas más turbias, ya procedan de sectas, de grupos de presión o de grandes potencias que tienen los recursos necesarios para lavar el cerebro a grandes sectores de la población. Y ya no es como antes, que poníamos un par de horas la tele en el cuarto de estar por las noches; ahora la tele nos acompaña a todas partes con nuestro smartphone, con lo que estamos las veinticuatro horas a merced de la propaganda en forma de vídeos e imágenes que quieran bombear en nuestras cabezas. No hay escapatoria. La tele convencional la podías apagar. Internet no lo puedes apagar. Solamente ese detalle debería hacernos reflexionar.
      Mi conclusión es que Youtube es un tipo de televisión mucho más destructiva para la sociedad que la televisión convencional de antaño. No hay degeneración que no esté recogida en Youtube, mientras que en la tele convencional el catálogo de degeneraciones está mucho más acotado. El mejor contenido de la televisión convencional siempre será superior al mejor contenido producido exclusivamente para Youtube. El peor contenido de la tele convencional siempre será infinitamente superior al peor contenido producido para Youtube. Y es probable que los peores contenidos de la tele convencional superen en calidad a los vídeos más vistos de Youtube. Lo poco que alberga de valor Youtube generalmente lo ha robado de la televisión convencional, donde hay unos profesionales que cobran su salario al margen de los clicks que reciban. La manipulación de la tele convencional se queda chiquita al lado de la manipulación de las almas que es posible ejercer a través de Youtube. La mentira y el odio reinan en Youtube en mucha mayor medida que en la televisión convencional. En la tele convencional era posible escuchar el consejo de que apagases la tele e hicieses algo más enriquecedor. En Youtube no encontrarás nunca el consejo de que apagues internet (porque, de hecho, no se puede) y mandes al guano a Youtube. La caja tonta, como la llamaban nuestros profesores de EGB, nunca ha sido más tonta que con Youtube. La nueva televisión de Youtube es una receta segura para la degeneración, el enfrentamiento y el caos dentro de nuestras sociedades.
      Es posible que alguien tenga una visión muy diferente del tema: para eso estamos, para debatir amigablemente :)
    • By Hispanorromano
      Comparto una entrevista sobre el tema de la Inteligencia Artificial que aclara algunas cuestiones menos conocidas de su funcionamiento. No requiere conocimientos técnicos para entenderlo y creo que es de interés general. He subrayado algunos pasajes.
       
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • Correct (3 positives and 1 improvement point)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 105 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • YandexBot(8)
    • Googlebot(3)
    • Chrome(3)
×