Saltar al contenido
Vanu Gómez

Seguimiento a Elvira Roca Barea

Publicaciones recomendadas

hace 2 minutos, Gerión dijo:

Muchos de estos "hispanistas" lo que hacen es estudiar al enemigo para cimentar una Leyenda negra aún más refinada, para contaminar gente a otro nivel educativo y académico, o incluso peor, un sencillo "estudio de fortalezas" como se hace en el mundo empresarial para detectar la geometría de la empresa rival y así desguazarla con mayor efectividad.

Como se ve, el conocimiento (gnosis) no lleva a la salvación. Muchas veces es al contrario, el conocimiento si no va acompañado de una fe en un proyecto, es contraproducente.

Jeje, muy buena la descripción que haces de los "hispanistas" extranjeros.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 19 minutos, Hispanorromano dijo:

Jeje, muy buena la descripción que haces de los "hispanistas" extranjeros.

Así es, y más grave aún es la veneración papanatas con la que se les escucha en España. Un fenómeno digno de estudio.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 13 minutos, don Fernandito dijo:

Así es, y más grave aún es la veneración papanatas con la que se les escucha en España. Un fenómeno digno de estudio.

Además que hasta los que se suponen amigos de España (Stanley Payne, "En defensa de España") luego sueltan perlas como que la Leyenda Negra no existe, mientras por detrás están derribando estatuas de Colón en el centro de una de las grandes ciudades de su país, Los Ángeles.

Otros como Paul Preston son directamente agentes dedicados enteramente a la destrucción de España, no merecen otro calificativo, creadores de nuevas Leyendas Negras.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Uno reciente:

 

 

Como ideas interesantes y nuevas:

-Recuerda la idea del Triángulo de Westfalia como aquellas naciones constituidas por el antihispanismo: el mundo de habla inglesa, francesa y alemana.

-Dice que le entran ganas de fundar una Asociación de Ateos por la recuperación del Catolicismo

-Afirma que las iglesias deberían ser refugios de arte tradicional: música, pintura, arquitectura, y sobre todo, citando a Boadella, que no nos quiten la teatralidad de los antiguos ritos, que están perfeccionados durante siglos.

-Recuerda la hipocresía de derribar a Colón en EEUU (tendencia hispanófoba que según dice, irá a más) mientras se mantienen intactos a Fremont y Stanford, que dan nombre a ciudades y universidades, dos auténticos sanguinarios que exterminaron a los indios de California cuando es anexionada por los anglos, indios que por ese entonces llevaban nombre de misiones españolas (gabrielinos, etc) y estaban en proceso de ser incorporados a la historia y civilización cristiana (enseñanza de la agricultura, por ejemplo). Sin embargo ese proceso se trunca abruptamente tras la agresión y anexión de California. En 50 años no quedó ni uno, exterminados por los Estados Unidos de América.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Con todo el respeto y admiración para doña Elvira, le respondo lo mismo que a los gustavobuenistas. Qué no se puede pretender la cuadratura del círculo, estar en misa y repicando, no se puede pretender que se sostenga un Catolicismo sin creyentes, con la premisa del ciclo infinitésimo de que sea otro el que crea porque es bueno el mundo que se deriva de esa Fe.

Si todos hacen lo mismo -no creer pero querer que el vecino lo haga- tienes justo lo contrario de lo que pretendes.

En definitiva, un absurdo, como intentar sustentarse en el aire tirándose de las greñas.

Ese es el drama de la lógica ateo "católica". Esto...como se suele decir, ella también es parte del problema que quiere resolver. No debería seguir por ese camino que solo le puede llevar al cortocircuito. 

Hace ya una gran labor sencillamente denunciando las falsedades de la leyenda negra.  Pero mejor que no intente "rescatar" una Fe que no alberga.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Hay un punto que me gusta mucho de esa conferencia y es la referencia que hace a la distanía borbónica, en la figura de Luis XIV, como inicio o introducción de la leyenda negra en España para validar el cambio de la dinastía. Creo que es un punto que lo hemos tocado de refilón alguna vez y que tiene una importancia mucho mayor de la que habitualmente se le da. La dinastía reinante supuso el comienzo de la pérdida del imperio y hoy está volviendo a suponer la pérdida de los valores tradicionales que aún quedan en la sociedad.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Su teoría del distanciamiento élite y pueblo en España como consecuencia del cisma introducido por el afrancesamiento leyendanegrista de la nueva corte borbónica está muy bien armada. Tiene todo el sentido y además concuerda con la vieja tendencia espabilado a la autocrítica.

La autocrítica es muy buena y necesaria solo que ha de acompañarse de la prudencia necesaria para no ponerte a merced mostrando tus debilidades a quien te odia y quiere hundir.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Sí, la teoría de ataque a lo borbónico no deja de ser, renovado o no, acertado o no, el discurso austracista de toda la vida. Sin embargo hay dos cuestiones, no necesariamente de lo que dice Elvira Roca, sino del austracismo en general, que a mí personalmente no me acaban de cuadrar:

1. Desde el punto de vista mitológico-histórico. La introducción o refuerzo de un sentido de "ruptura" entre "aquello que fue" y "aquello que es" tiene que matizarse mucho, bajo el riesgo de acabar fomentando la idea de que "lo de ahora" se constituye como ruptura con "lo de antes". Sería darle la razón a los liberales radicales e indigenistas: si las naciones de hoy no se constituyen en el seno del Imperio español, se argumenta su no necesidad de revincularse a aquella idea, ya que se constituyen en su contra. En ese sentido los trabajos de Pedro Insua me convencen más, con aquello de establecer una continuidad entre la Hispanidad del hoy y del ayer y de la tesis de que las naciones hispanoamericanas están ya protoformadas en el seno de la Monarquía Hispánica.

De esa forma de "rebote" también entramos en la valoración del Imperio borbónico y acabamos en la potente y orgullosa tesis de "no hay vergüenza ni pena por ningún hecho del pasado". Ni siquiera por las Independencias. Carlos II, que fue un grandísimo rey, entregó el Imperio al francés de una pieza porque si no, se lo hubieran repartido. El lamento del pasado sólo lastra la proyección del futuro. Aquí se puede valorar en distintos rangos, desde lo positivo de la ruina, hasta la negación de la misma ruina. Elvira Roca bascula también entre estas diferentes posiciones, sobre todo ante los que esgrimen cada dos por tres que no vale la pena luchar por lo que está (o se supone) roto y destruido, añorando continuamente los pasados. Iberoamérica, la Hispanidad es un potente ámbito de trabajo de 20 millones de km2 y 700 millones de habitantes. Pena, que la tengan otros.

Además desengañémonos, si no son las naciones hispanoamericanas e hispanas, ¿qué naciones van a retomar la antorcha de lo hispánico? ¿Alemania? ¿Etiopía? Si no son ellas, nadie lo hará.  Realmente creo que ha de establecerse un concepto de abanico de patriotismos, como si se tratara de un equipo de diferentes disciplinas que se encargan de dar "brillo y esplendor" a la Obra y Proyecto, aun con diferentes perspectivas ideológicas y filosóficas. En la mitología marxista no ha habido ningún asco por incorporar ideas patrióticas de naciones tradicionales a la teoría nacional y así con muchas otras. Hay que construir un árbol de mitos para todos.

2. Desde el punto de vista político. La existencia de autonomismos regionales, algo defendido por el discurso austracista, no debe ser presentada como la única geometría posible de una organización imperial de corte católico, sino como algo temporal y dimensionado para cierta escala tecnológica e industrial.  Lo que hubo en el Imperio español podría entenderse como una transición diríamos "mal hecha" (la negación de la ruina diría que no, que se hizo como debía hacerse y que 22 países suman más que 1) entre un conjunto político que estaba aunado por la Fe, a uno que debería haberse aunado por la idea terrenal de la Nación. Otros imperios lo hicieron, no hay más que ver al Brasil. Brasil niega todas las tesis austracistas y ofrece un marco de cómo podría haber sido la conversión del Imperio español en una Federación única. También, conversiones más duras y profundas ha sufrido por ejemplo, el Imperio ruso en la URSS y ésta en la Rusia de hoy. Es decir, podría haberse cimentado una nación transcontinental de corte liberal en algún momento y entrar en el XIX con todas las garantías. Pero es que ni siquiera eso, también podría haberse establecido una Federación Nacionalcatólica con menos o ninguna estructura regional y unificación y adecuación a la escala industrial del XIX y XX. Yo sí creo que la actualización "industrial" de las escalas exigía, en la práctica, una laminación de las estructuras regionales. Es de notar el fin implosivo del Imperio Austrohúngaro, que no consiguió ofrecer suficiente resistencia a las tensiones de la modernidad. Es decir, hay que poner rápidamente a la geometría política como algo subsidiario del concepto de Comunión universal y la laminación de las subestructuras debe ser algo admisible en caso de puesta en riesgo de dicha Comunión. Y los que se aferran a la geometría regional frente a la idea de la Comunión deben ser entendidos como herejes, incluyendo todos los que defienden el separatismo catalán, párrocos y curas independentistas incluidos.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Quería matizar que me cuadra bastante la postura de Elvira en cuanto a la explicación del desprecio en un sector relativamente amplio de la élite por la esencia hispánica y el consiguiente distanciamiento del pueblo. No creo que ella diga -en ese caso no estaría yo de acuerdo- que ello laminase la España nuclear. Ni siquiera lo está completamente hoy tras más de dos siglos.

Pero la brecha entre pueblo y élites es más que pronunciada. Es lo que pone a nuestros países tan fácilmente a merced de los populismos. La brutal acción de ingeniería social de los últimos años solo se explica por ese distanciamiento, la fuerte reacción que se va a dar -probablemente mal dirigida por lo que empezamos a intuir- también se entiende por la idea de que España es mucho más dura de lo que sus enemigos pretenden.

 

 

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 15 horas, Gerión dijo:

Sí, la teoría de ataque a lo borbónico no deja de ser, renovado o no, acertado o no, el discurso austracista de toda la vida. Sin embargo hay dos cuestiones, no necesariamente de lo que dice Elvira Roca, sino del austracismo en general, que a mí personalmente no me acaban de cuadrar:

Es que ese es el gran error que, a mi modo de ver la cosas, distorsiona todo el estudio y comprensión de nuestra historia: dividir España entre Austracistas y Borbones o, más modernamente, entre las diferentes facciones que pugnan o han pugnado por su gestión. Divisiones.

Hay que entender que no se trata de poner en la balanza dos imperios, el de los Austrias frente al de los Borbones, sino de estudiar la gestión y el curso del primer y único imperio Católico que ha existido. La Hispanidad es eso, el fruto de una proyección social, económica y territorial basada en la común unión (comunión) de la fe católica. Lo de la sucesión dinástica solo es un simple, aunque muy importante, cambio administrativo en el modelo de gestión de ese proyecto común que, a diferencia de otros imperios, tiene puesto sus fundamentos y destino en la propia metafísica de la cristiandad verdadera. Fuera de esa concepción, toda otra consideración da lugar a divisiones y parcializaciones de la realidad que conducen a subjetivizar el análisis y no entender la Hispanidad. Es como lo que ocurre cuando se pone en valoración la España constitucional frente a la del Caudillo, dando pie al absurdo planteamiento de entender que la historia de España comienza en 1978 cuando resulta obvio que no es así. El ser sustancial de España tiene su origen muchísimos siglos antes de acaecer esos u otros sucesos históricos.

El de la Hispanidad es un ser único, como la vida de una persona, fundamentado en el ideal católico de unidad que tradicionalmente ha cohesionado y garantizado la Corona. Y los diferentes Austrias, Borbones u otros gestores, a nivel histórico solo han sido eso: meros gestores de una institución que aúna lo divino y lo humano en la persona, si se quiere jurídica, de la patria. Desde ese punto de vista, que duda cabe que los Austrias fueron mejores gestores que los Borbones y supieron encarnar mejor que estos el espíritu católico de la Comunión de las gentes y los pueblos ya que, para los católicos, Dios crea al hombre y le dota del libre albedrío, y esa misma libertad es la que, escalarmente, representa la gestión territorial y administrativa de los Austrias.

Pero con los Borbones vino la ilustración y el absolutismo, que es de alguna forma la encarnación en la figura del Rey, de la propia divinidad. El libre albedrío de las gentes se pierde y de alguna manera la realeza pasa de encarnar la unidad de lo terreno que pertenece a Dios, guardando las cosas como Dios las ha dispuesto, a pretender encarnar directamente lo divino a quién pertenecen los hombres y las cosas, produciéndose así ese distanciamiento de las élites que bien comentaba don Fernandito y que está en la base misma de la descomposición posterior del imperio.

Con los Austrias existía una concepción más noble y religiosa de la realeza, como administradores de las pertenencias de Dios en la tierra, que cambia drásticamente con los Borbones al pasar  a ser estos los poseedores directos de dichas pertenencias. El Rey deja de tener la misión divina de velar y extender el reino de Dios encarnado en el pueblo, para acoger la de velar y extender sus propias posesiones, adaptando así su gobierno a la geopolítica de la época. Esto con el tiempo acaba dando pie a una situación tan grotesca como la actual en la que, el propio Rey católico prescinde de la significación católica en su título, es decir, de aquello que originalmente le da sentido y significado a su propia existencia real como regente de la Corona Católica.

hace 15 horas, Gerión dijo:

De esa forma de "rebote" también entramos en la valoración del Imperio borbónico y acabamos en la potente y orgullosa tesis de "no hay vergüenza ni pena por ningún hecho del pasado". Ni siquiera por las Independencias. Carlos II, que fue un grandísimo rey, entregó el Imperio al francés de una pieza porque si no, se lo hubieran repartido. El lamento del pasado sólo lastra la proyección del futuro.

Como decía, no se puede hablar del imperio borbónico frente al de los Austrias, como no se puede hablar de dos personas diferentes cuando un cristiano peca y pasa a vivir al modo que marcan los intereses del mundo. Se trata de la misma persona; del mismo imperio aunque dirigido con diferentes voluntades. La de los primeros intentando expandir el poder de Dios sobre la tierra y la de los segundos intentando expandir su propio poder por la legitimidad divina depositada en la Corona Real. El hecho mismo de hacer esa valoración, es lo que justifica después los diferentes discursos nacionalistas que dan pie a las independencias, y que tan torticeramente está insertado incluso en las propias reclamaciones actuales del independentismo catalán.

No, ni se puede hablar de dos imperios, ni se puede hacer el planteamiento que expones en el párrafo anterior, en el marco de una conciencia católica ya que, sería como asumir la ética protestante donde no existe confesión y arrepentimiento de los pecados ya que el destino de las personas ha sido predeterminado por Dios de antemano, y en ese caso lo que se busca es el poder terrenal que le muestre a todos el destino glorioso de uno.

Por supuesto que en el marco de todo lo católico debe haber vergüenza y pena por los errores y malas acciones cometidas en el pasado, de otra forma no seríamos siquiera cristianos y dificilmente podríamos mejorar. Y lo mismo que vale para una persona, vale también para entender y proyectar una comunidad de personas unidas en torno a la fe como lo fue el Imperio Español.

El lamento del pasado es precisamente lo que mantiene viva la voluntad de cambio pues, sin arrepentimiento no hay conversión y sin ésta es imposible que exista el ser cristiano y mucho menos una corona como la Católica. Lo he dicho muchas veces, apelar al catolicismo desde las coordenadas puramente materiales del poder terrenal que proporcionan las cosas es un profundo error. El Católico encarna el espíritu de un Ser superior al que deben sometérsele todas las cosas y desde esa conciencia del ser es como se entiende y proyecta todo proyecto que venga a llamarse católico, cuanto más un imperio. Ojo, se trata de someter las cosas y no a las personas, lo cual es el error de base que a mi juicio está en la gestión de los Borbones.

La Hispanidad no necesita construir ningún árbol de mitos para proyectarse, le basta con recuperar sus propios principios y valores universales enraizados en la fe católica para hacer valer su propia identidad. En todo caso siempre ha sido el mundo ateo el que ha necesitado de mitos para identificrase y significarse, al carecer de la identidad y significado de la persona humana que proporciona la filiación divina. La única vía que tiene la Hispanidad para mantenerse y proyectarse de nuevo, no está ni en su lengua ni en su cultura, ni en sus hechos gloriosos que no son sino consecuencias de una forma de ser, sino en los fundamentos mismos de esas realidades que no son otros que los de la fe, los del ser Católico. Sin esto, por más cábalas que queramos hacer o más libros, estudios, conferencias o estrategias que se quieran plantear, no será posible recuperar el alma de la Hispanidad: su memoria, su entendimiento y su voluntad católicas.

El imperio Español, como encarnación del alma de la cristiandad sigue existiendo. Está presente de forma latente en su cultura y en su lengua pero, si no recupera su vocación y voluntad católicas, no podrá volver a ser ni una sombra de lo que fue. Desde mi punto de vista lo tengo muy claro: Conversión o muerte, no porque nadie vaya a matar a nadie sino por que cuando falta la voluntad de vida, la muerte es lo que con el tiempo acontece. Por eso se ha esforzado tanto el imperio anglo protestante en difundir y mantener viva la leyenda negra, porque a la larga supone la muerte por inanición de su mayor rival. Y digo inanición porque, de la misma manera que si uno no alimenta su cuerpo con alimentos materiales, tarde o temprano se muere, si no alimenta su alma con alimentos espirituales, tarde o temprano esa misma alma desaparece, tal y como ocurre en nuestras sociedades.

Y se trata de una desaparición real, no figurada ni metafórica, como bien se puede comprobar en una sociedad como la nuestra que, al abandonar su fe católica y lanzarse al lodo del materialismo, está viendo como sus generaciones envejecen opulentas pero sin descendencia, enfrascadas en disputas y corrupciones y teniendo que ser sustituidas por inmigrantes de otras culturas que finalmente heredarán la tierra que un día fue nuestra. Y entiéndase que digo inmigrantes en sentido espiritual y no solo terrenal es decir, gentes procedentes del exterior de nuestro ser sustancial. Extranjeros de otras tierras pero sobre todo de otras culturas, aunque hayan nacido y tengan ocho apellidos españoles.

Más Evangelio y menos estrategia. Mas conversión y menos disputas. Ese es nuestro sino lo queramos aceptar o no. Conversión o muerte.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Ojo, más Evangelio y más estrategia. La primera división contra la Comunión universal es cercenar el hecho del ejercicio imperial del cuerpo católico y relegarlo a la esfera de índole místico-espiritual. La sola fide es hereje. Y para ese ejercicio se tomó la espada, no una sino muchas veces. El Mundo lo exige.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Me refiero al orden de las prioridades. Cuando se prioriza la forma sobre el fondo, al final lo que queda es una forma vacía. La cristiandad no se entiende sin su fundamento dado en el Evangelio, cuando priorizamos éste es cuando surge la buena estrategia. Eso mismo es lo que ocurrió con nuestro imperio y la llegada de los Borbones que, la forma -la nueva forma- se impuso sobre el fondo.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Artículo de hace pocos días. El western como extensión de la Leyenda Negra y un nuevo puyazo a la Histeria antihispánica que se está viviendo en los EEUU.

https://elpais.com/cultura/2019/01/08/actualidad/1546958387_643634.html

 

Cita

El indio Gerónimo hablaba español

Las mentiras de las películas del Oeste conectan con otra maniobra de distracción: la que tapa a los responsables del exterminio nativo de EE UU

Es bastante fácil encontrar a un español o un mexicano que, si le preguntas quién es Gerónimo, no acierte a contestar algo. Esto con independencia de su nivel cultural o de que tenga estudios superiores. Como mínimo sabrá decir que es un indio que sale en las películas de vaqueros. O algo así. Pero va a ser muy difícil tropezar con alguien en uno u otro país que sepa que Gerónimo hablaba español y que conozca siquiera aproximadamente la verdadera historia de este apache y los bendokes, su tribu; de Cochise y los chiricaguas, de Mangas Coloradas, Victorio, Pósito Moragas, Irigoyen, Ponce… Todos ellos jefes indios en las guerras apaches contra Estados Unidos, uno de los conflictos más sangrientos en la historia de este país en su conquista del Oeste. Aunque en realidad la insurrección apache había comenzado antes, tras la independencia de México. Parece que en la época virreinal no hay conflictos destacables y que los apaches vivían razonablemente integrados dentro del imperio.

Para que el lector se ubique es necesario que sepa que más de un tercio de lo que hoy es Estados Unidos fue en algún momento de su historia parte del imperio español. Estados Unidos ocupó en 1848 el 52% del territorio mexicano. Estamos hablando de más de dos millones de kilómetros cuadrados, o sea, la superficie de España multiplicada por cuatro. En esa franja aproximadamente estaba la Apachería, que es como se denomina la región en la que se asentaron los apaches cuando atravesaron las fronteras del imperio español en el siglo XVIII buscando protección frente a las feroces incursiones de los comanches. Es una pena, pero el paraíso indígena no ha existido nunca más que en los libros. El primer documento que menciona la existencia de los apaches se escribió en Taos en 1702. En 1720 llega allí una embajada apache solicitando permiso para asentarse en el territorio, permiso que es concedido por el gobernador español. Sigue un largo y difícil proceso para acomodar a los apaches en una región donde ya había otros pueblos que no sentían mucha simpatía hacia ellos (El silencio tiene un precio, E. Roca, Revista de Occidente,septiembre de 2018).

Todo esto va dicho para explicar que la puesta en escena mil veces repetida en el wéstern según la cual los blancos avanzan con sus carretas desde el oeste, por territorio inexplorado y habitado por tribus hostiles que nunca han tenido contacto con el hombre blanco, es completamente falsa, porque obvia la existencia de la verdadera realidad con la que el blanco protestante se tropezó conforme ocupaba la mayor parte de los territorios: un mundo hispanomestizo donde había pueblos y se hablaba español, entre otras lenguas. Más o menos lo mismo que había en Arizpe (hoy, en el Estado mexicano de Sonora), donde Gerónimo nació el 1 de junio de 1821. La localidad fue fundada por el jesuita Jerónimo del Canal, por eso el nombre era frecuente entre los bendokes. Estaban bautizados Gerónimo y sus padres, y se conservan las partidas de bautismo recientemente descubiertas (Apaches. Fantasmas de Sierra Madre, M. Rojas, 2008). Eran sedentarios y productivos, es decir, no se dedicaban a las correrías depredatorias. Eso vino después, cuando entre las autoridades mexicanas y las estadounidenses no les dejaron otra opción para sobrevivir.

Acaba de publicarse en España Ahora me rindo y esto es todo (Anagrama), del mexicano Álvaro Enrigue. A medio camino entre la reivindicación y el homenaje, Enrigue intenta rescatar del olvido la vida de la Apachería, asombrado de haber descubierto un buen día que Gerónimo era “más mexicano que la salsa verde”. El novelista en cambio no parece asombrarse ni preguntarse por qué ha llegado a la edad adulta desconociendo esta parte de la historia mexicana, que yace en el olvido más profundo. No por casualidad. Se limita a culpar a los yanquis y al wéstern por haber ofrecido, popularizado y exportado una versión completamente falsa de la realidad. Y es cierto: el wéstern es una falsificación, desde La diligencia (1939) hasta Django Unchained (2012), pasando por Kung-Fu. Pero las razones por las cuales Enrigue y la inmensa mayoría de los mexicanos no sabe nada de Gerónimo ni de la verdadera historia de la Apachería no están solo en Estados Unidos. También están en el mismo México y tienen mucho que ver con la persecución implacable a que sucesivos Gobiernos mexicanos sometieron a estas gentes (véase Ignacio Almada Bay y Norma de León Figueroa, Las gratificaciones por cabellera. Una táctica en el combate a los apaches, 1830-1880, Intersticios Sociales 11, 2016, páginas 1-29 —muy interesante—) después de la independencia.

Los blancos que avanzaban con carretas no se encontraron con tribus hostiles sino con un mundo hispanomestizo

Puede parecer una exageración considerar que el wéstern forma parte de la leyenda negra, pero con ella comparte dos características esenciales. Primeramente falsifica la realidad histórica por medio de la ficción literaria (cinematográfica en este caso) y la propaganda, y además oculta lo que verdaderamente sucedió operando una gigantesca maniobra de distracción. En realidad, la leyenda negra es eso: una maniobra de distracción, simplona, pero tremendamente eficaz. En este sentido el wéstern conecta con lo que está sucediendo en California, donde le quitan las estatuas a Colón y destrozan las de fray Junípero Serra, una maniobra de distracción WASP (blanco, anglosajón, protestante, por sus siglas en inglés) para tapar a los verdaderos responsables del exterminio de las poblaciones nativas, que no fueron ni Colón ni fray Junípero ni los españoles, como prueba de manera irrefutable una investigación que acaba de ser publicada en la Universidad de Yale (An American Genocide. The United States and the California Indian Catastrophe [Un genocidio americano. Los Estados Unidos y la catástrofe india de California], Benjamin Madley, 2016). El trabajo de Madley es demoledor. Los grandes hombres cuya memoria se venera y se enseña a respetar en las escuelas son los verdaderos culpables. Al día siguiente de haberse incorporado a California a la Unión, el coronel John Frémont, uno de los padres del Estado californiano (tiene calle, plazas, escuelas y hasta una ciudad a la que nadie le quitará el nombre), presentó ante el Senado de Estados Unidos 10 proyectos legales cuyo objetivo era “transferir vastas extensiones de terreno californiano indio a no indios y al nuevo Gobierno estatal” y declaró allí (y así está registrado en el correspondiente diario de sesiones): “La ley española, de manera clara y absoluta, aseguraba a los indios sedentarios derechos de propiedad sobre la tierra que ocupaban. Esto está más allá de lo que este Gobierno puede permitir en sus relaciones con nuestras tribus domésticas” (página 163).

La verdadera tragedia hoy es que la población hispana compra esta mercancía averiada. Los WASP, cada vez más preocupados por la potencia demográfica hispana que pronto los dejará en minoría en el territorio (el muro de Trump no evitará esto), la fabrican para tapar fechorías y para hacer que estas caigan sobre otros. No es muy distinto de lo que ocurrió en otros siglos. Tiene la ventaja de que, como está sucediendo en vivo y en directo delante de nuestros ojos, quizás ayude a comprender a los que hablan español a un lado y otro del Atlántico cómo se falsifica la historia. Quizás.

 
 
 
 
 

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 3 horas, Gerión dijo:

En este sentido el wéstern conecta con lo que está sucediendo en California, donde le quitan las estatuas a Colón y destrozan las de fray Junípero Serra, una maniobra de distracción WASP (blanco, anglosajón, protestante, por sus siglas en inglés) para tapar a los verdaderos responsables del exterminio de las poblaciones nativas, que no fueron ni Colón ni fray Junípero ni los españoles, como prueba de manera irrefutable una investigación que acaba de ser publicada en la Universidad de Yale (An American Genocide. The United States and the California Indian Catastrophe [Un genocidio americano. Los Estados Unidos y la catástrofe india de California], Benjamin Madley, 2016). El trabajo de Madley es demoledor. Los grandes hombres cuya memoria se venera y se enseña a respetar en las escuelas son los verdaderos culpables.

Podéis descargar ese libro de aquí:

An American Genocide: The United States and the California Indian Catastrophe, 1846-1873 | Benjamin Madley | download

Igual podría ser una buena fuente de citas para los memes de Hispanicball.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

  • Corazón Español es una comunidad de foros fundada en octubre de 2017, orientada a promover la concordia y el bien común desde la perspectiva universal de la cultura y la tradición hispano católica. El registro de una cuenta personal es público y gratuito, y permite participar en los foros generales, crear comunidades de foros, y disfrutar de diferentes servicios de acuerdo con las normas de participación. Regístrese ahora si aún no tiene su cuenta de usuario.

    Corazón Español

  • Popular ahora

  • Temas relevantes

    • El terrorismo estocástico y el atentado de Nueva Zelanda
      El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera.

      (...)Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. 
      • 2 respuestas
    • Masacre en Nueva Zelanda ¿Son las redes sociales culpables?
      Como imagino que todos sabréis ya, ayer se produjo una matanza en Christchurch, una pequeña población de Nueva Zelanda donde, un supremacista blanco entró armado con rifles y escopetas en dos mezquitas y comenzó a disparar a todos los que se encontraban dentro, ocasionando 49 muertos y otros tantos heridos de bala, entre ellos mujeres y niños.

      Lo más grave del asunto es que el tipo retransmitió en directo su salvajada a través de Facebook, como si fuera un stream de un videojuego, logrando viralizarse a los pocos minutos de comenzar la matanza. Fue la policía la que tuvo que pedir a esa red social que cortase la emisión ya que durante casi veinte minutos, el asesino estuvo emitiendo impunemente sus crímenes.
        • Gracias (1 positivo)
      • 13 respuestas
    • La diversificación de la propaganda rusa: PACMA, Podemos y ultraderecha
      La maquinaria rusa de desestabilización política parece que comienza a calentar motores de cara a las próximas citas electorales. Analizamos algunas cuentas en Facebook, bajo bandera de Rusia, que estarían apoyando toda la amalgama de ideologías y movimientos radicales, desde el animalismo hasta la extrema derecha.





        • Correcto (3 positivos y 1 punto de mejora)
        • Me gusta lo que dices (5 positivos y 3 puntos de mejora)
      • 12 respuestas
    • Publicación  en JM de Prada continúa su descarrilamiento: ""
      Prada critica el 155. Dice que es arbitrario y en general da a entender que el Estado español se está excediendo en la represión.

      Por eso decía que la explicación que ofreció a su anterior artículo es insuficiente. Dijo que el hablaba de la nación en sentido cultural, pero ese hecho no explicaría por qué se opone al encarcelamiento de los organizadores de la revuelta separatista o por qué le parece excesivo el 155. Tampoco explicaría la comparación que hizo de Cataluña con Kosovo, ni la afirmación de que los "poderes internacionales" ya habían decidido que Cataluña no fuese independiente.

      En su página oficial de Facebook se refirió a los que criticaron sus declaraciones a La Vanguardia como "alimañas" y "fachas paulovianos". Y, lo que es más preocupante, apareció por ahí un tradicionalista dando a entender que, en el fondo, Oriol Junqueras era un patriota español, y Prada pareció suscribirlo.

      Creo que algunos carlistas están incurriendo en la ideologización que suelen denunciar en otros. Parece como si, por llevar la contraria a los liberales, estuviesen cayendo en esquemas ideológicos igual de cerrados e irreales. Tal vez deberían someter el foralismo a una revisión crítica. No digo que lo abandonen, pero podrían adaptarlo a las circunstancias actuales, que no son las mismas que en el siglo XIX o en la Reconquista, que es cuando tenía sentido conceder privilegios a los territorios que se fuesen incorporando.

      Una vez que media Cataluña ha mostrado su voluntad de separarse de España, no tiene mucha aplicación el esquema foralista ni cabe esperar que esos catalanes vayan a recuperar el amor a España porque se les hable de fueros o se les reconozcan sus rasgos diferenciales. Si no hay lealtad, sería suicida ahondar en el reconocimiento de las diferencias.
        • Un aplauso agradecido (10 positivos y 5 puntos de mejora)
        • Me gusta lo que dices (5 positivos y 3 puntos de mejora)
    • La tesis del complot del 11-M que promueve Villarejo
      Desde hace semanas el comisario Villarejo, encerrado por graves delitos, promueve una teoría de la conspiración sobre el 11-M que, en los titulares de Pedro J. Ramírez, apuntaba primero a Marruecos y luego a Francia. Al principio no se le dio mucho crédito en las redes sociales, pero en los últimos días, por la cercanía con el 11 de marzo, está cobrando fuerza en los canales de intoxicación habituales. Explico por qué la tesis carece, en mi opinión, de fundamento y es un ataque contra el pueblo español.
        • Me gusta lo que dices (5 positivos y 3 puntos de mejora)
      • 9 respuestas
  • Navegando aquí recientemente

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

  • Quién está conectado (Ver lista completa)

    • Bingbot(3)
    • Chrome(4)
    • Googlebot(1)
    • YandexBot(1)
×