Jump to content
Vanu Gómez

Seguimiento a Elvira Roca Barea

Recommended Posts

He terminado el libro de Elvira Roca, del que hago un balance bastante positivo. Hay cosas que no me agradan, pero es imposible encontrar un libro que no produzca ninguna contrariedad.

En las primeras páginas Doña Elvira dice que no es católica y afirma tener antepasados masones. También dice que no comparte el Sermón de la Montaña y da a entender que esta parte del cristianismo pudiera tener algún vínculo con el comunismo, idea muy extendida entre neonazis y en un sector del liberalismo. Esto es con mucho lo más problemático del pensamiento íntimo de Doña Elvira, pero no tiene ninguna importancia en el libro, puesto que lo suelta al principio como pliego de descargo ante la formidable apología de la Iglesia católica que va a desarrollar en páginas posteriores.

Pensaba que el libro se centraría en España y dejaría un poco de lado el catolicismo, pero al final muchas de las páginas están dedicadas a defender las virtudes del catolicismo, lo que habla bien de Doña Elvira. Especialmente notoria es la defensa que hace de los jesuitas, tan atacados por unos y otros. Doña Elvira cree, a mi juicio con acierto, que la expulsión de los jesuitas por Carlos III fue el principio del fin. Los últimos restos del Imperio los perdimos en 1898, pero el Imperio se empezó a perder un siglo antes. Los Borbones nunca entendieron el Imperio y Carlos III intentó convertirlo en un vulgar colonialismo.

Doña Elvira no deja títere con cabeza: protestantes, calvinistas, ilustrados y liberales son machacados sin piedad. Hasta los judíos se llevan algún recadito, pese a que la autora pone de relieve que el antisemitismo se utilizó como arma contra nosotros. El rapapolvo que le pega a Pérez Reverte es de los que hacen época. No veo que Doña Elvira cojee de ningún pie. Por supuesto, sería deseable que Doña Elvira fuese católica y dejase de conceder entrevistas en las que le tira dardos al Papa, pero la defensa de España que hace en el libro no tiene raigambre liberal ni masónica, pues en gran parte está basada en una defensa del catolicismo.

Doña Elvira cree que España no supo responder a la leyenda negra. Los protestantes inventaron la propaganda e hicieron un uso intensivo de las imágenes. España no respondió o, si lo hizo, fue con un extenso tratado en latín en el que se argumentaba punto por punto, dando así demasiado crédito a los acusadores. Creo que Doña Elvira tiene bastante razón en esto. Es bueno responder con argumentos, pero a las imágenes conviene responder con imágenes. Efectivamente, si en los talleres alemanes y holandeses no paraban de imprimir grabados mostrando falsas torturas de la Inquisición, no tiene mucho sentido que sólo respondamos con un extenso tratado en latín. Hay que responder en el mismo plano. No sé hasta qué punto Doña Elvira considera lícita la contrapropaganda y ese podría ser un punto de fricción con ella. La mentira no sería de recibo porque deshonraríamos nuestra fe católica. ¿Dónde poner el límite de la propaganda? Sería un interesante debate.

No me gustan los dos capítulos que Doña Elvira dedica a Estados Unidos y Rusia. Parece que le tiene un particular afecto a estas dos naciones imperiales. Aunque existen paralelismos, creo que esos dos imperios no resisten ninguna comparación con el Imperio español, ni en el fin ni en los métodos. Sí me parece más adecuado el paralelismo que establece con el Imperio romano. La propia autora deja caer en algún momento que el Imperio español es más parecido al de Roma.

De los Estados Unidos llama la atención que los desligue de los fines y los métodos del Imperio inglés, o que los considere antirracistas sólo por unas declaraciones formales que sabemos que son pura hipocresía. Yo habría evitado las menciones favorables a Estados Unidos y Rusia, pero nunca llueve a gusto de todos y en esas menciones no observo ninguna intención aviesa. En ningún momento dice nada que perjudique a España.

No es un libro con pretensiones académicas. Aunque abundan las citas, es un ensayo polémico que utiliza expresiones coloquiales con frecuencia. Casi podríamos decir que es propaganda. Pero propaganda sana y basada en la verdad, de la que nos hace mucha falta en España. A mi juicio sería excelente que este libro se tradujese a otras lenguas, pues cultiva un nivel accesible al gran público. En un mundo que no cree en nada, el enfoque de Doña Elvira es necesario, al margen de que cultivemos otros enfoques más ortodoxos.

En resumen, mi valoración del libro es bastante positiva. No observo ninguna intención quintacolumnista. Es una sincera defensa de España y del catolicismo desde la perspectiva que le resulta posible a una persona no católica. Este libro ha servido como catalizador de un revisionismo prohispánico que se manifiesta en diversas iniciativas. Ha renovado el interés en el tema. En las librerías, junto al libro de Doña Elvira se exponen otros libros sobre la leyenda negra, incluida una reedición del clásico de Julián Juderías. Así que, al margen de las pegas que pueda tener el texto, ha tenido un efecto muy beneficioso.

Ah, Doña Elvira ha hablado en un acto de la plataforma que tiene montada Ciudadanos. No sé si eso significa que está vinculada a ese partido. Pero, en el peor de los casos, no creo que eso le reste ningún mérito, pues ya sabemos que la valía de las personas no siempre guarda relación con sus simpatías políticas. Pienso que debemos reconocer la labor de Doña Elvira y aplaudir su libro, aunque eso no quiere decir que aplaudamos todas las opiniones que exponga en entrevistas. El discurso llano que cultiva la hace propensa a errores y malentendidos, un poco como le sucede al Papa. Si Doña Elvira se equivoca en algún punto, señalémoslo, pero sin dejar de reconocer el mérito de su libro. Os recomiendo su lectura. Procuraré traer al foro algunos párrafos que pueden dar pie a debates interesantes.

Share this post


Link to post
Share on other sites

A lo que apunta Elvira (y otro tendría que recogerle el testigo, no todo va a hacerlo ella) es que es necesaria una contrapropaganda, pero yo no la llamaría así, la llamaría simplemente Reevangelización.

Y en toda Evangelización se hace uso profundo de las imágenes.

Una misma catedral gótica con sus infinitas vidrieras muestra el camino que hay que seguir. Las imágenes pueden ser películas, series, pequeños vídeos de YouTube, pinturas, esquemas, cómics, instrucciones sencillas y machaconas, pequeñas piezas al fin y al cabo, "píldoras de Hispanidad y de Catolicismo".

Y tenemos que contribuir todos.

Nuestra mera participación en los foros vale mucho. Simplemente, continuemos.

Edited by Gerión

Share this post


Link to post
Share on other sites

Efectivamente, el término histórico no era ni Imperio Español, ni Monarquía Hispánica, etc, sino como bien dices "Monarquía Católica". Sería conveniente recuperar el término y sacarlo del desuso.

Pérez Vejo lo hace en coherencia con su teoría de conformación de las naciones hispanas en el XIX.

Share this post


Link to post
Share on other sites

El Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón (CT) hace una crítica bastante favorable al libro. Marco en negrita algunos puntos importantes:

Cita

Reseña: Imperiofobia y Leyenda Negra, de María Elvira Roca Barea.

 
1507-1.jpg
Imperiofobia y leyenda negra.
Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio Español.
María Elvira Roca.
Biblioteca de Ensayo Siruela. 479 pp.



«Imperiofobia y leyenda negra» es una obra sobre el fenómeno de las Leyendas Negras, especialmente extrapolado al caso español. Toda la obra gira en torno al concepto de lo que Elvira Roca denomina imperiofobia. En pocas palabras, cuando una nación adquiere una posición dominante o hegemónica sobre las demás —o sea, se convierte en un Imperio— empieza a crearse en torno a ella una serie de tópicos con el propósito de desacreditarla o denigrarla.

En la obra, Elvira Roca examina este fenómeno en diversos casos, que son, como indica el subtítulo, el Imperio Romano, Rusia y Estados Unidos, y traslada las conclusiones al caso español. La tesis principal de este libro es que la Leyenda negra española no es un fenómeno único en la historia, sino que responde a unas características que se repiten a lo largo del tiempo.

Es más, incluso cita una serie de constantes en todos los casos: diversos pueblos agrupados bajo el Imperio, tendencia del Imperio a la autocrítica, naciones conquistadas por el Imperio que lo denigran como medio de resarcirse por la conquista o como medio de afirmación nacional, y ataques por parte de potencias extranjeras que ocultan envidia, temor o pretensiones de sustituirla como potencia hegemónica.

Entre los tópicos de las leyendas negras, se cita la raza impura, el Imperio que se hace o mantiene por mera casualidad (el Imperio inconsciente), el Imperio subordinado a siniestros intereses internacionales (España y EE.UU.), el bajo nivel cultural y el Imperio depredador o genocida que saquea a todos los pueblos que conquista.

Se trata de un libro monográfico, destinado más al análisis de un caso que a la simple literatura apologégica o anti-negrolegendaria, si bien también tiene algunas partes destinadas a analizar los tópicos de la Leyenda negra.

Es un libro ameno y bien construido, y la verdad es que a pesar de la sorpresa inicial de que se haya convertido en un best-seller debido al considerable tamaño utilizado, algo bastante extenso para la simple literatura de divulgación, a la larga es algo que se entiende bastante bien.

La obra se organiza en tres partes: una primera en la que se estudia la imperiofobia en los casos romano, estadounidense y ruso; una segunda en la que se estudia la Leyenda negra y sus tópicos de forma regional, en los países más relacionados con ella (Italia, Alemania, los Países Bajos e Inglaterra, aprovechando también para desmontar algunos de los tópicos más comunes, junto a una sección más larga destinada a América), y finalmente una tercera parte, donde estudia la evolución de la Leyenda negra desde la Ilustración hasta nuestros días.

La sección americana de la segunda parte es de las más interesantes, pues expone la "maquinaría imperial" en América, y su relación con la integración de los indígenas en el "imperio", así como diversos logros que ponen a España por delante de otros países europeos, como son las tesis de autores como Vitoria y Suárez, el Protomedicato de las Indias, las universidades españolas, los pactos con los indígenas, las reducciones y las misiones franciscanas o cómo los mineros de Nueva España eran los mejor pagados de Occidente.

Lo más curioso —y tal vez la principal novedad con respecto a otras obras al uso— es que es la primera vez que se reniega de una forma tan radical de la Ilustración. Se dice, por ejemplo, que Carlos III se pasó el resto de su reinado intentando tapar los agujeros que provocó con la expulsión de los jesuitas en 1767, y se nos cuenta cómo el gran aparato creado en América acabaría desmontado tras las independencias por la influencia del prusiano Alexander von Humboldt. Éste criticó el sistema de sistema de intervencionismo estatal para estabilizar los salarios, desestimó e ignoró el Barroco americano y luego entregó información sobre la América española a Estados Unidos, pues las autoridades españolas le habían permitido libertad de acceso a los documentos; finalmente su influencia trascendió a las autoridades mexicanas, que aplicaron las sugerencias de Humboldt con funestos resultados.

Se hace una defensa implícita de la tradición española frente al legado de la Ilustración, cuyos exponentes menospreciaron el pensamiento clásico español, así como el legado cultural de España en América, de forma que serían relegados al olvido hasta ser redescubiertos por la investigación científica en el siglo XX.

Cabe agradecer a la autora de este libro, Elvira Roca, aunque se confiesa atea y de familia republicana y masona, la pequeña apología del catolicismo que se hace, dónde se enfatiza que, desde el principio de la llamada Reforma, los católicos no recurrieron a la propaganda difamatoria del mismo modo que los protestantes, sino que procuraron recurrir siempre a la verdad, hasta el punto de reunir Felipe II una comisión para defender la actuación de los conquistadores en América. También es de señalar que la cita de Chesterton «cuando se deja de creer en Dios, en seguida se comienza a creer en cualquier cosa» encabeza la tercera parte del libro, dedicada a la Leyenda Negra desde el "Siglo de las Luces" hasta nuestros días.

El pero de este libro es el uso para la Monarquía Católica del término Imperio, inexacto jurídicamente, aunque se entienda su significado de "potencia hegemónica". Otra oega es la alabanza, a la hora de defender España, de la Unión Europea y otros sistemas liberales (como lo que se intuye que es el Estado del Bienestar), con el aparente propósito de defender el sistema español como "moderno", sin embargo, teniendo en cuenta que nos movemos en un marco demócrata y liberal, creo que podemos hacer la vista gorda.

http://reinodegranada.blogspot.com/2018/06/resena-imperiofobia-y-leyenda-negra-de.html

El último párrafo me parece inexacto. Yo no he visto esas alabanzas a la Unión Europea en el libro. Precisamente la autora dedica bastante espacio a criticar el chantaje de la deuda que ejerce Alemania, que se apoya en tópicos de la leyenda negra que presentan a los españoles y a los católicos como derrochones y malos pagadores. Lo único que dice al final es que tal vez por el momento hay que contar con esa UE.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Pues yo creo que está haciendo una gran labor que pocos han hecho , colocar el hispanismo en boca de todos no sólo de hispanistas  , es por eso que deberiamos estar agradecidos , que mete caña a la Iglesia catolica pues si pero son pellizcos de monja comparándolo con la caña que mete al protestantismo.

Edited by Tigre

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 55 minutos, Tigre dijo:

 

Siempre con un poco de prudencia al escuchar a este señor y a algunos otros de la escuela de Bueno.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Estamos en la mismas que en el caso de Doña Elvira , no son de los nuestros pero son por así decirlo aliados.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Pego un fragmento de una entrevista a Elvira Roca que me parece bastante acertado. Se habla también de lo que comentábamos en otro hilo sobre la propaganda.

Cita

Tal vez tiene que ver con su tesis de que la leyenda negra que tenemos tan asumida fue un eslogan más que una realidad.

–Lo triste es cómo llegamos a la asunción de ese planteamiento. Ahora estoy escribiendo sobre los motivos por los que nuestros intelectuales e historiadores, desde la Europa meridional y la tradición católica, asumieron esa manifestación del supremacismo del norte. Hasta cierto punto es razonable que el que se declara superior construya su argumento, pero no que quien es declarado inferior lo acepte sin plantear ni siquiera defensa.

¿Hemos vivido con depresión?

–Las culturas del sur de Europa tienen una relación con la vida mucho más satisfactoria que las del norte. La gente del norte se escapa al sur, mientras que la gente del sur va al norte a trabajar, a escapar jamás. Esa tradición de considerar la vida algo disfrutable no ha desaparecido. Pero sí hay un estado de opinión generalizado de que en las virtudes, como la honradez, el trabajo y la economía, el norte es superior al sur por goleada. Y esta supremacía admite ser discutida.

¿Entonces, más que depresivos, hemos estado acomplejados?

–Los pueblos del sur han visto el protestantismo como algo ajeno y no tienen en su ADN estar observándolo constantemente. Y al revés, sí. La denigración del sur católico está desde Martín Lutero a Max Weber. Ese hábito de sentirse superior no ha tenido una correspondencia en el sur. Y esto ha dejado a los pueblos de cultura católica muy desarmados.

Y además nos ha faltado un buen asesor de imagen.

–Es que la propaganda es también un invento protestante. El católico, en lo que tiene de griego y romano, ha tenido una relación unívoca con la realidad y no construimos conceptos para ocultarla con palabras. Las agencias de información anglosajonas son grandes inventoras de eufemismos, como los daños colaterales para no hablar de los muertos civiles. Eso no se le ocurre a una cabeza católica que a un muerto le dice un muerto.

En cuanto a la hispanofobia, ¿vivimos un repunte o nunca nos ha abandonado?

–Ambas cosas. El alimento de los nacionalismos en España ha sido la leyenda negra que viene de Europa. De hecho, el 'España nos roba' no es de ahora, sino que procede de la propaganda de Guillermo de Orange en los tiempos del cuplé. Y luego lo repitieron hasta morir de éxito los independentistas en América con la idea de que en cuanto se separaran iban a florecer, pero después les fue mal económicamente. Incluso a Holanda.

https://www.diariosur.es/culturas/libros/elvira-roca-pensar-20180715191950-nt.html#ns_campaign=gs-ms&ns_mchannel=diariosur&ns_source=fb&ns_linkname=ltl

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 13 horas, Hispanorromano dijo:

Pego un fragmento de una entrevista a Elvira Roca que me parece bastante acertado. Se habla también de lo que comentábamos en otro hilo sobre la propaganda.

 

Bueno, doña Elvira sabe perfectamente lo que en un mensaje reciente nos explicaba Español que la "propaganda" no es ningún invento protestante sino católico. La propia RAE aporta la etimología de la palabra:

Del lat. mod. [Congregatio de] propaganda [fide] '[Congregación para] la propagación [de la fe]', congregación de la curia romana encargada de las misiones, que fundó Gregorio XV en 1622.

Lo que inventaron los protestantes son la "antipropaganda", la cara de la moneda negativa de la palabra.

Habrá que suponer que fue un lapsus o un error del apuntador. Pero no, la "propaganda" no es un invento protestante. Los países católicos, especialmente el nuestro, lo que han sido históricamente es poco amigos de ese estilo de "antipropaganda".

Por el contrario, España sigue siendo, con todo, el país del mundo con mayor número de misioneros. Auténticos propagandistas con su obra.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 3 horas, don Fernandito dijo:

Bueno, doña Elvira sabe perfectamente lo que en un mensaje reciente nos explicaba Español que la "propaganda" no es ningún invento protestante sino católico. La propia RAE aporta la etimología de la palabra:

Del lat. mod. [Congregatio de] propaganda [fide] '[Congregación para] la propagación [de la fe]', congregación de la curia romana encargada de las misiones, que fundó Gregorio XV en 1622.

Lo que inventaron los protestantes son la "antipropaganda", la cara de la moneda negativa de la palabra.

Habrá que suponer que fue un lapsus o un error del apuntador. Pero no, la "propaganda" no es un invento protestante. Los países católicos, especialmente el nuestro, lo que han sido históricamente es poco amigos de ese estilo de "antipropaganda".

Por el contrario, España sigue siendo, con todo, el país del mundo con mayor número de misioneros. Auténticos propagandistas con su obra.

Es cierto lo que comentas. No obstante, Doña Elvira se refiere a lo que generalmente hoy entendemos por propaganda: un estilo agresivo para propagar las propias ideas, no siempre basado en la verdad y generalmente con un uso intensivo de las imágenes para demonizar al enemigo. Eso es patrimonio de los protestantes.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 16 horas, Hispanorromano dijo:

Es cierto lo que comentas. No obstante, Doña Elvira se refiere a lo que generalmente hoy entendemos por propaganda: un estilo agresivo para propagar las propias ideas, no siempre basado en la verdad y generalmente con un uso intensivo de las imágenes para demonizar al enemigo. Eso es patrimonio de los protestantes.

Pues llamémosle lo que es--> antipropaganda, difamación.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Entrevista que concedió Elvira Roca a la diócesis de Málaga:

María Elvira Roca: «La Inquisición evitó grandes barbaridades» · PÁGINA DE INICIO · Diócesis de Málaga : Portal de la Iglesia Católica de Málaga

Le duele que la Iglesia no se defienda:

Cita

O sea, que los católicos pecamos de no conocer nuestra historia.

Aunque yo no sea creyente, llevo a mis hijos a la catequesis y tengo mis discusiones con el cura del barrio. Le digo: «vamos a terminar siendo los agnósticos y ateos de buena voluntad los que tengamos que limpiar el nombre de la Iglesia porque ustedes tienen una pasividad absolutamente incomprensible». A quitarse esa costra hay que ponerse; porque es falsa y porque perjudica a todos, a los católicos practicantes y a todos los demás. Este es un país de cultura católica. Eso es irremediable, se sea creyente o no. La Iglesia tendría que haberse puesto de manera un poco activa a limpiar su buen nombre y no esperar a que venga un señor como Stephen Haliczer, de la Universidad de Illinois, a publicar un trabajo de investigación sobre la Inquisición y a decirnos: «vamos a ver, ¡pero si esta institución era ejemplar en su tiempo! ¡Si el uso de la tortura era absolutamente limitado! ¡Si las cárceles suyas eran más benignas! ¡Si los juicios tenían más garantías que todos los demás! ¿No cree usted que la Iglesia tendría que haber dicho algo?

Si lo ha dicho, quizá ha encontrado poco eco o demasiada oposición.

Pero es que esa actitud de que “hemos perdido la batalla cultural” no se puede tener. Hay que reaccionar, porque no es solo perjudicial para los católicos, creyentes o no creyentes, sino para el mundo que la iglesia católica ha engendrado. Esa actitud que la Iglesia adopta de borrego degollado a mí me resulta muy molesta. Yo la Iglesia la he visto desde fuera toda mi vida. No he tenido contacto con ella más allá de la costumbre y del trato social para no ser muy raro. Y por eso me resultó siempre tan chocante, desde que estaba en la Universidad, que cualquiera fuera bueno para venir a meterse con la Iglesia. Y la Iglesia, ¿no contesta? ¿No se defiende? ¿Porqué no se defiende? Porque la Iglesia de Roma no es la ramera de Babilonia como decía Lutero. Tiene en su haber logros muy importantes, cosas muy buenas que ha hecho por el mundo y por la sociedad. ¿Por qué no enseña esa parte de sí misma que es hermosa y que merecería ser mejor conocida?

Algo de razón tiene. Lo que pasa es que ella lo ve desde una perspectiva un tanto mundana.

Le concede un importante papel a la Iglesia y a los jesuitas:

Cita

Pero no sólo fue guerra y violencia lo que llevaron los españoles.

Nos empeñamos en la destrucción, ¿y la construcción? En eso la Iglesia tuvo mucho que ver. Una parte grande de la integración se debió al trabajo de los misioneros. Existe la idea tradicional de que los españoles llegaron allí y fue fácil la conquista porque las poblaciones estaban sedentarizadas y vivían en ciudades. Sí, algunos sí, pero otros muchos no. Había tremendas zonas de selva y poblaciones de gente nómadas, seminómadas, puros cazadores y recolectores. Ahí la Iglesia hizo un trabajo absolutamente asombroso. Yo le dediqué un capítulo a uno de esos asombros que es el fenómeno de la conservación de la música barroca en el Amazonas. El trabajo que hicieron los jesuitas en la zona de Chiquitos y Moxos ha permitido conservar un patrimonio de música barroca que es capaz de competir con el que existe en Europa. Y era todo población india. Hoy siguen siendo músicos extraordinarios y han conservado este legado después del destrozo que provocó la expulsión de la compañía de Jesús, que fue una cosa increíble. Increíble que los prejuicios ilustrados hicieran a Carlos III pegarse aquel tiro en el pie porque la Compañía de Jesús era útil y era necesaria y de ella dependían infraestructuras educativas que no tenían sustitución y fue un desastre. ¿A usted qué más le da que fueran jesuitas? En este imperio son muy útiles y extraordinariamente eficaces en su trabajo y no están provocando muerte, destrucción ni pobreza para nada ¿Por qué? Es una cosa muy difícil de explicar que el puro prejuicio es simplemente porque son jesuitas.

En la película la Misión aparece muy reflejado cómo contribuyeron los jesuitas al desarrollo social y humano…

Fueron capaces de controlar territorios verdaderamente imposibles, la zona de los Moxos es una zona de la Amazonia verdaderamente difícil, y consiguieron un nivel de integración y de asimilación de las poblaciones indígenas asombroso hasta el punto de convertirlos en músicos excepcionales. Comunidades muy prósperas y hasta ricas que no le costaban dinero al imperio para nada, generaban beneficios, comerciaban con la vainilla y exportaban. Los jesuitas fueron los que descubrieron el uso de la quinina y la convirtieron en un medicamento de uso corriente en Europa. ¿Es que eso no vale nada sólo por el hecho de que los que lo hacían eran jesuitas?

Sobre la forma de responder a la propaganda anticatólica:

Cita

En su libro habla de una inmensa operación propagandística.

Cuando uno estudia la época álgida de las guerras religiosas, se percata de la producción torrencial de folletos y de imágenes infamantes y atroces en el lado protestante. Y luego ve los folletos con los que los católicos se promocionaban en la época de la Contrarreforma, su idea del mundo y tal, y dan pena. Frente a la agresividad que se muestra en el otro lado, la pasividad con que en el lado de acá se acepta que, bueno, que nosotros no nos defendemos. ¡Pero es que uno no puede defenderse como uno quiere, uno tiene que defenderse en función de cómo es atacado lo quiera o no! Si te atacan con armas químicas, ¿tú que haces con un tirachinas en la mano? Absolutamente nada. Y la Iglesia no lo ha hecho nunca, ni los países católicos, ni España. La Iglesia intentó dialogar, intentó hablar... pero se nos ha quedado en la memoria esa historia de que Martín Lutero no tuvo más remedio que romper con la Iglesia porque la Iglesia era intolerante. No, ellos eran intolerantes. Los príncipes protestantes obligaron a las conversiones forzosas. Si no te mataban, te confiscaban los bienes. Si no te marchabas, te tenías que convertir. ¿Que los católicos no toleraban a los protestantes? Bien, pero los protestantes toleraban todavía menos.

Doña Elvira cree que la defensa debe ser del mismo tenor que al ataque. En eso lleva razón. Si te atacan con imágenes, no puedes responder con sesudos tratados en latín. Pero creo que es un poco problemática la idea de utilizar los mismos medios que el enemigo. Algunos medios no serían lícitos, en mi opinión.

Doña Elvira pide una catequesis para agnósticos:

Cita

Católicos y protestantes estamos ahora en un proceso de diálogo muy fructífero. Usted misma ha experimentado la apertura al diálogo de la Iglesia con creyentes o no…

Yo le digo al párroco que le pida al obispo una catequesis para agnósticos y ateos de buena voluntad, a ver si os quitáis toda esta mugre que os han echado encima. Es el punto cateto de pensar que si actúas contra el catolicismo eres un moderno, sin darte cuenta de que te estás matando a ti mismo, seas creyente o no. Porque estás renegando de tu pasado y de tus antepasados, y esos son los cimientos que nos sostienen. Y sin ellos, nos venimos abajo. Y si nosotros nos venimos abajo, otros se quedan arriba. ¿Me explico?

La idea no es mala. Pero más que nada demuestra que esta mujer no es anticatólica ni alberga malas intenciones con respecto a la Iglesia. Desde su agnosticismo con simpatías hacia el catolicismo, le duele que la Iglesia no se defienda o no sepa defenderse. Nosotros, como católicos, tenemos una impresión parecida. Pero al creer en Cristo quizá nuestra forma de abordarlo difiera en algunos puntos.

Toda la entrevista es muy interesante, por lo que animo a leerla entera. He extractado los puntos que guardaban más relación con lo que veníamos tratando.

Share this post


Link to post
Share on other sites

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • Antes que nada quería remarcar que me estoy refiriendo al contexto de estado liberal que disfrutamos/padecemos.

      Soy uno de esos que en su día cayeron en la moda de meter en el mismo saco a todos los funcionarios y hacerlos deudores de los más diversos agravios.

      Pero he ido modificando mi opinión y llegado a la conclusión de que  gran parte de lo decente en nuestro país ha entrado bajo ese manto y, en buena parte, está dormitando por desmotivación pero que seguro podrían ser, de forma relativamente sencilla, reactivados y recuperados para el bien de España.

      Os pongo aquí un video a una conferencia de un tipo al que le tengo bastante respeto, Alfonso Nieto, un gran experto en derecho administrativo (sé que no os tragaréis la conferencia pero ahí lo dejo y me gustaría hacer unos extractos de la misma con algunas observaciones que me parecen interesantes).

       





        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 8 replies
    • Post in Observatorio contra la Hispanofobia y la Leyenda Negra
      Ataque hispanófobo esta vez desde México.

      López Obrador olvida la fundación hispánica del país y vuelve a caer en el indigenismo más ramplón que lleva arrasando el país desde hace ya un par de siglos.¿Quiere volver a sacar a la extracción de corazones a lo azteca, a miles y en vivo?

      El presidente cae definitivamente como opción hispánica.

      Hay que decir que muchísimos mexicanos se están manifestando en las redes sociales en contra de esta estupidez. Aguanta, México.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
    • El terrorismo estocástico y el atentado de Nueva Zelanda
      El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera.

      (...)Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. 
        • Thank you (1 positive)
        • Excellent (100 positive and improvement points)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 3 replies
    • Masacre en Nueva Zelanda ¿Son las redes sociales culpables?
      Como imagino que todos sabréis ya, ayer se produjo una matanza en Christchurch, una pequeña población de Nueva Zelanda donde, un supremacista blanco entró armado con rifles y escopetas en dos mezquitas y comenzó a disparar a todos los que se encontraban dentro, ocasionando 49 muertos y otros tantos heridos de bala, entre ellos mujeres y niños.

      Lo más grave del asunto es que el tipo retransmitió en directo su salvajada a través de Facebook, como si fuera un stream de un videojuego, logrando viralizarse a los pocos minutos de comenzar la matanza. Fue la policía la que tuvo que pedir a esa red social que cortase la emisión ya que durante casi veinte minutos, el asesino estuvo emitiendo impunemente sus crímenes.
        • Excellent (100 positive and improvement points)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 16 replies
    • La diversificación de la propaganda rusa: PACMA, Podemos y ultraderecha
      La maquinaria rusa de desestabilización política parece que comienza a calentar motores de cara a las próximas citas electorales. Analizamos algunas cuentas en Facebook, bajo bandera de Rusia, que estarían apoyando toda la amalgama de ideologías y movimientos radicales, desde el animalismo hasta la extrema derecha.





        • Thank you (1 positive)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 12 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Chrome(6)
    • Bingbot(6)
    • Hispano
    • Safari(1)
    • YandexBot(1)
×