Jump to content
Español

Seguimiento de la guerra en Ucrania

Corazón Español

Trasladamos a un hilo propio todo lo concerniente a la guerra en Ucrania, por ser merecedor el tema de un espacio propio, dada su afección a todas las naciones occidentales.

Message added by Corazón Español

Recommended Posts

Cambiando un poco el tercio ¿qué os parece lo que está ocurriendo en la frontera rusa con Ucrania?

Cita

Rusia rodea Ucrania con 90.000 soldados y redobla las amenazas contra Kiev

Los analistas consideran que Rusia está testeando de nuevo la determinación de Europa y EEUU de defender al Estado eslavo

 
El presidente ruso, Vladimir Putin.

El presidente ruso, Vladimir Putin. / MIKHAIL METZEL / EFE

 

Marc Marginedas / El Periódico

Entre 90.000 y 103.000 efectivos militares. Desplegados, en esta ocasión, no solo en la frontera oriental de Ucrania con Rusia, sino también en el norte, concretamente en Bielorrusia, aliado del Kremlin; también en el este, en Transdnistria, región rebelde de Moldavia controlada por fuerzas prorrusas; y por último en el sur, en Crimea, península ucraniana anexionada por Moscú en 2014. De nuevo, el Ejército de Rusia se halla en posición de ataque contra Ucrania, su vecino del oeste, despertando gran inquietud entre los líderes de EEUU, la OTAN y la UE. "Si durante la primavera pasada la alerta se podía calificar de 'naranja', en este caso la alerta es roja, porque el posible ataque ruso puede venir de todas direcciones", valora para EL PERIÓDICO desde Kiev Yevhén Fedchenko, director de Stop Fake, una página web ucraniana especializada en desinformación y ataques híbridos desde suelo ruso.

Según informaciones de los servicios de inteligencia estadounidenses compartidos con los aliados de la OTAN, el presidente Vladímir Putin estaría sopesando una invasión en toda regla de la exrepública soviética a principios de 2022, con 100 grupos tácticos de batallones y apoyada desde el aire. De acuerdo con sus cálculos, la mitad de esos casi 100.000 militares ya habría completado el despliegue. Desde la capital rusa, el servicio de inteligencia exterior (SVR) ha negado por completo semejante extremo, pero lejos de rebajar la tensión, continúa haciendo sonar con fuerza los tambores de guerra y comparando la tensión actual con los prolegómenos que provocaron en 2008 una corta guerra de cinco días de duración entre Rusia y Georgia y que terminó amargamente para la pequeña república caucásica.

"Observamos una situación similar en los prolegómenos de los hechos del año 2008: Entonces Saakashvili (el presidente georgiano del momento) pagó un elevado precio", reza un inusual y amenazante comunicado publicado en la página web del SVR.

 

Noticias relacionadas

    En Kiev, los analistas consideran que Rusia está de nuevo testeando la determinación de los aliados de Ucrania a la hora de defenderla, habida cuenta de que el conflicto dura ya ocho años, concretamente desde la revolución de Maidán en 2013-2014, y algunos Estados miembros "podrían estar cansados del precio pagado" en la forma de sanciones por las malas relaciones entre Occidente y el Kremlin, considera Fedchenko. Que el ataque "se materialice o no dependerá de en qué términos y en qué tono hablen los aliados occidentales con Putin", es decir, si demuestran en sus tratos con Moscú estar comprometidos "diplomática y políticamente" con la integridad territorial ucraniana, concluye el especialista ucraniano. "Ucrania no espera que los países occidentales pongan en peligro las vidas de sus soldados", recuerda.

    Pese a las cumbres y a los constantes contactos telefónicos entre los líderes occidentales y el presidente ruso, todo parece indicar que las relaciones con Rusia experimentarán en los próximos meses nuevos picos de tensión con varios frentes abiertos. La crisis migratoria en la frontera con Bielorrusia está lejos de ser resuelta, y este lunes mismo, el presidente Aleksándr Lukashenko exigía que Alemania se hiciera cargo de 2.000 migrantes atrapados en la frontera. Además, Rusia no muestra intención alguna de incrementar los envíos de gas para paliar la crisis energética que está atravesando la UE.

     

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    No sabría decir si Rusia va en serio o esto es de sus típicos movimientos para tantear, amedrentar e ir ganando terreno. El presidente de Ucrania acaba de revelar que se está preparando un golpe de Estado prorruso en Ucrania para los próximos días. Y parece que hace poco asesinaron a su mano derecha. Todo indica, entonces, que va en serio. Pero incluso si fuera una maniobra de tanteo, el hecho de que Rusia sólo se encuentre con paños calientes, y nunca con una respuesta de amenaza militar seria, hará que se vaya creciendo y, si no invade Ucrania en las próximas semanas, lo hará el año que viene.

    Es lo que comentaba en otro hilo sobre la disposición al uso de la fuerza militar. Todo país, por pequeño que sea, debe estar dispuesto a hacer valer en algún momento su fuerza militar, a declarar la guerra aunque el enemigo sea formidable. De lo contrario, estará a merced de lo que quieran hacer con él los países matones. Es lo mismo que si vas por la calle y te pegan. Puedes optar por no responder. Pero si al día siguiente te vuelven a pegar los mismos, y al otro también pero sigues sin responder, creas una dinámica de indefensión en la que lo más probable es que acabes extorsionado y golpeado hasta la muerte por el matón de turno.

    Tengo unos presagios bastante negros de lo que está ocurriendo en la frontera con Ucrania y Polonia, y de lo que en general viene ocurriendo en Europa con la acción de Rusia, el compadreo de Alemania (que ya comentamos aquí hace mucho tiempo) y la ausencia de respuesta, pero al fin y al cabo sólo son presagios y especulaciones que no tienen por qué cumplirse.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Coincido plenamente con tus impresiones. Es más, considero que la política pacifista es perjudicial para las naciones que la practican. Una cosa es optar por la neutralidad en situaciones que afectan a terceros, lo cual puede encuadrarse en la lógica de no extender los conflictos, o de otro modo apostar por la paz en cualquier situación, cosa que siempre es preferible, pero si la nación o la comunidad de naciones donde te relacionas, se ve afectada por la política matonil e injusta de otra nación hostil, como en este caso es Rusia, tienes el deber y obligación de defender a tus gobernados. Y si eso definitivamente implicase un casus belli, hay que recordar que no todas las guerras son injustas y que a veces se hace necesario el uso de la fuerza para garantizar el orden y la dignidad de las personas y las naciones.

    No soy precisamente belicoso, al contrario, pero tampoco creo que se deba obligar a millones de personas, a vivir humilladas y subordinadas a los intereses de terceros, sobre todo teniendo en cuenta el pasado soviético en esas repúblicas y por tanto, habría que hacer todos los esfuerzos posibles para evitar situaciones similares.

    De otro lado, yo también creo que estamos en un momento de gran incertidumbre, y posiblemente a las puertas de un conflicto bélico en Europa, que podría extenderse como la pólvora por todo el mundo. Hay muchos indicativos que invitan a considerar esa posibilidad, y no observo de otro lado, que se estén realizando todos los esfuerzos posibles para evitarlo, es más, la actual situación de quiebra técnica y consecuente dependencia económica de la deuda exterior, además de la dependencia energética de muchas naciones, lleva a pensar que haya quienes pongan de algún modo su esperanza en una vuelta a las economías y conquistas de guerra, que tantos beneficios generan para algunos, motivo por el que se estaría dejando hacer a Rusia para justificar una situación de guerra posterior, y eso sí sería una guerra injusta.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites
    En 27/11/2021 a las 12:11, Español dijo:

    Coincido plenamente con tus impresiones. Es más, considero que la política pacifista es perjudicial para las naciones que la practican. Una cosa es optar por la neutralidad en situaciones que afectan a terceros, lo cual puede encuadrarse en la lógica de no extender los conflictos, o de otro modo apostar por la paz en cualquier situación, cosa que siempre es preferible, pero si la nación o la comunidad de naciones donde te relacionas, se ve afectada por la política matonil e injusta de otra nación hostil, como en este caso es Rusia, tienes el deber y obligación de defender a tus gobernados. Y si eso definitivamente implicase un casus belli, hay que recordar que no todas las guerras son injustas y que a veces se hace necesario el uso de la fuerza para garantizar el orden y la dignidad de las personas y las naciones.

    No soy precisamente belicoso, al contrario, pero tampoco creo que se deba obligar a millones de personas, a vivir humilladas y subordinadas a los intereses de terceros, sobre todo teniendo en cuenta el pasado soviético en esas repúblicas y por tanto, habría que hacer todos los esfuerzos posibles para evitar situaciones similares.

    De otro lado, yo también creo que estamos en un momento de gran incertidumbre, y posiblemente a las puertas de un conflicto bélico en Europa, que podría extenderse como la pólvora por todo el mundo. Hay muchos indicativos que invitan a considerar esa posibilidad, y no observo de otro lado, que se estén realizando todos los esfuerzos posibles para evitarlo, es más, la actual situación de quiebra técnica y consecuente dependencia económica de la deuda exterior, además de la dependencia energética de muchas naciones, lleva a pensar que haya quienes pongan de algún modo su esperanza en una vuelta a las economías y conquistas de guerra, que tantos beneficios generan para algunos, motivo por el que se estaría dejando hacer a Rusia para justificar una situación de guerra posterior, y eso sí sería una guerra injusta.

    Pensando en este tema, se me ocurre que el asunto es muy complejo porque las naciones y los bloques lo enfocan, no desde la moral y el derecho, sino desde una óptica coste-beneficio en los aspectos meramente tangibles. El coste de cualquier acción de cualquier país europeo -o de la misma 'Unión'- frente a Rusia, es muy elevado -mayor cuanto más contundente sea la acción- y el beneficio tangible estaría por ver y, en todo caso, sería posiblemente de duración temporal hasta el siguiente intento, que se daría tarde o temprano según lo que conocemos de todos los países y bloques con capacidad militar y, además, se daría de una forma mucho más sutil y elaborada y, seguramente, en algún momento, claramente efectiva. La UE no puede enfrentarse ni económica ni militarmente a Rusia (+China), y el bloque occidental (OTAN) tampoco, sin sufrir un coste inasumible. Quizá por la vía del acuerdo y del reparto se llegue a algo más duradero, aunque temporal también, hasta que el egoísmo y el interés geoestratégico inspiren la siguiente jugada.

    Un embargo a Rusia traería un problema económico -otro más- muy grave y de difícil solución a los miembros de la UE -por ejemplo, por la importación de combustibles-, una acción militar, seguramente, traería algo mucho peor. 

    Quizá los servicios de inteligencia y diplomáticos vengan realizando movimientos que desconocemos y que preparen futuros acuerdos...A lo mejor es una interpretación errónea, pero parece que, por el momento, podría pensarse que un enfrentamiento bélico declarado no interesaría a las multinacionales, a las plutocracias y a los asociados de los gobiernos de los principales países. Tienen mucho que perder. Quizá ahí está la clave, o una de ellas, sobre el por qué de la no aparente respuesta. Otra cosa es la táctica de infiltración de quintacolumnistas que luego se levantan como 'población que quiere separarse' (o que exige tal o cual derecho como excusa para realizar movimientos violentos) y que recibe armamento del país que los envía. Como estos movimientos suelen buscar hacerse con el control del territorio que contiene los recursos deseados -en este caso, sobre todo, combustibles y minas-, en este tipo de casos los conflictos suelen tener un carácter regional o nacional a lo sumo. Pero, claro, quién sabe lo que está en la mente de los que dirigen. 

    Un saludo cordial.

     

     

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites
    hace 15 minutos, david dijo:

    Pensando en este tema, se me ocurre que el asunto es muy complejo porque las naciones y los bloques lo enfocan, no desde la moral y el derecho, sino desde una óptica coste-beneficio en los aspectos meramente tangibles. El coste de cualquier acción de cualquier país europeo -o de la misma 'Unión'- frente a Rusia, es muy elevado -mayor cuanto más contundente sea la acción- y el beneficio tangible estaría por ver y, en todo caso, sería posiblemente de duración temporal hasta el siguiente intento, que se daría tarde o temprano según lo que conocemos de todos los países y bloques con capacidad militar y, además, se daría de una forma mucho más sutil y elaborada y, seguramente, en algún momento, claramente efectiva. La UE no puede enfrentarse ni económica ni militarmente a Rusia (+China), y el bloque occidental (OTAN) tampoco, sin sufrir un coste inasumible. Quizá por la vía del acuerdo y del reparto se llegue a algo más duradero, aunque temporal también, hasta que el egoísmo y el interés geoestratégico inspiren la siguiente jugada.

    Un embargo a Rusia traería un problema económico -otro más- muy grave y de difícil solución a los miembros de la UE -por ejemplo, por la importación de combustibles-, una acción militar, seguramente, traería algo mucho peor. 

    Quizá los servicios de inteligencia y diplomáticos vengan realizando movimientos que desconocemos y que preparen futuros acuerdos...A lo mejor es una interpretación errónea, pero parece que, por el momento, podría pensarse que un enfrentamiento bélico declarado no interesaría a las multinacionales, a las plutocracias y a los asociados de los gobiernos de los principales países. Tienen mucho que perder. Quizá ahí está la clave, o una de ellas, sobre el por qué de la no aparente respuesta. Otra cosa es la táctica de infiltración de quintacolumnistas que luego se levantan como 'población que quiere separarse' (o que exige tal o cual derecho como excusa para realizar movimientos violentos) y que recibe armamento del país que los envía. Como estos movimientos suelen buscar hacerse con el control del territorio que contiene los recursos deseados -en este caso, sobre todo, combustibles y minas-, en este tipo de casos los conflictos suelen tener un carácter regional o nacional a lo sumo. Pero, claro, quién sabe lo que está en la mente de los que dirigen. 

    Un saludo cordial.

     

     

    Tiene toda la razón, David, y sí, posiblemente ocurra tal como lo describe. Sin embargo, los problemas que le veo a esto son esencialmente dos. Por un lado, el aspecto moral del asunto, el cual parece estar relegado a un segundo plano al primar sobre todo la lógica pragmática. Según eso, lo útil viene a ser lo único verdadero y como ahora Rusia puede ser útil para abastecer de energía a Europa, y además un conflicto puede salirnos caro, pues vaya, que si Putin financia un golpe de estado en Ucrania, tampoco vamos a tirarnos de los pelos. A fin de cuentas los ucranianos son también medio rusos (dicho con ironía).

    Y por otro lado veo también el aspecto realista. Y es que estamos hablando de unas potencias que se han puesto por objetivo su supremacía, Rusia en Europa y China en Asia, y a pesar de toda la historia recorrida que llevamos, no parece que le hagan ascos a lograr su objetivo, por la vía militar si hiciese falta. Quizás sea una exageración lo que voy a decir, pero no encuentro muy lejano aquel tiempo en el que la Alemania Nazi comenzó a invadir territorios europeos, mientras la comunidad europea asistía pasiva al avance, y cuando fueron a hacer algo, ya era demasiado tarde. Eso ayer, porque la Europa de hoy se encuentra en una situación aún más compleja y débil que la de entonces. Con lo que no entiendo muy bien, incluso hablando en términos pragmáticos, que se siga dejando hacer a Rusia como se le está dejando.

    No sé cuál sería le mejor solución. Sin duda, alguna que fuese pacífica, pero si por mantener la paz tenemos que ir permitiendo que poco a poco nos "rusifiquen" o "sinifiquen", y esto último ya está ocurriendo en algunos aspectos de la economía y las relaciones laborales, como expresaba, no sé yo si esa paz nos conviene tanto. Por supuesto, esto es solo una opinión personal, porque el tema es desde luego complejísimo.

    Un cordial saludo.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Tal como hablábamos en noviembre, parece que la amenaza de Rusia sobre Ucrania se ha ido concretando hasta el punto de que sus tropas rodean a Ucrania y muchos dan por segura una invasión.

    ¿Cómo lo veis vosotros?

    De temas militares entiendo poco. Pero no me parece que sea un "farol" para negociar, dado el masivo despliegue de efectivos militares rusos en la frontera con Ucrania, los ataques a Finlandia, Polonia y otros países, el desplazamiento de submarinos rusos a los nodos de comunicaciones mundiales, y la violencia verbal de los dirigentes rusos, incluso amenazando abiertamente con tirar bombas nucleares.

    Si todo esto quedase en un farol, la imagen de Putin quedaría dañada y no se tomarían en serio sus amenazas de aquí en adelante. Eso me hace pensar que es muy posible la intervención militar rusa salvo que se le haga una concesión bien grande.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Coincido contigo. A mí también me preocupa mucho el cariz que está tomando este asunto, que no creo que se quede en simple bravata. O Putin está loco o la lógica me dice que el coste de sus maniobras es excesivo como para tratarse de un farol. En cualquier caso, la retórica empleada por ambos bandos indica a las claras que estamos ante situación muy grave, aunque en muchos medios aún se empeñen en poner el acento sobre temas domésticos de mucha menor trascendencia. Si ayer fue Rusia la que hablaba de guerra nuclear, hoy es EEUU la que responde hablando de Guerra Mundial:

    Biden urge a los americanos a abandonar Ucrania “cuanto antes” ante el riesgo de “una guerra mundial”

    No es, desde luego, santo de mi devoción, pero hace unos días ley un artículo en prensa firmado por Esteban González Pons, que en líneas generales y salvando su tendencia ideológica, me pareció bastante ecuánime y acertado, tanto en su análisis del problema como en las posibles consecuencias. Lo comparto a ver qué os parece y remarco en negritas algunas ideas que me parecen interesantes.

    Cita

    Donde Putin dice "Ucrania" pongan "Sudetes"

    No parece que vaya a producirse una guerra con Rusia, sino un reajuste de equilibrios territoriales entre grandes potencias con Europa de escenario

    Por Esteban González Pons - 08/02/2022 - 02:00

    No habrá guerra con Rusia, al menos mientras duren los Juegos Olímpicos en China, al menos no una guerra como la Segunda Guerra Mundial; ni la quiere Rusia ni la quiere la OTAN. Como me dijo un alto cargo de la Alianza Atlántica: “Nadie se va a meter en una guerra nuclear por Ucrania”. ¿A qué asistimos pues? No lo duden: a un reajuste de equilibrios territoriales entre potencias mundiales con Europa de escenario. Dejando a un lado la defensa de la democracia, que en este caso tampoco está entre los argumentos que enarbolan los Estados Unidos, los dos actores de la Guerra Fría vuelven a medirse sobre nuestro suelo. Se trata de un duelo ritual al viejo estilo para fijar las áreas de influencia de cada uno.

    Para nosotros, lo más lamentable de todo es corroborar hasta qué punto la Unión Europea resulta un sujeto irrelevante en política internacional, ¡incluso cuando la política internacional sucede en Europa! En esta crisis ha cobrado valor lo que cada uno de los socios europeos hace por separado —Francia, Alemania, Hungría…—, pero a nadie parece importarle qué dice la UE como conjunto. Esta semana, por ejemplo, mientras Emmanuel Macron viaja a Moscú y Kiev y Olaf Scholz a Washington, Ursula von der Leyen se irá a Senegal a publicitar en persona un programa de ayuda humanitaria, lo que está muy bien, aunque podría hacerlo cualquier comisario. Además, esos viajes —Moscú, Kiev, Washington y Senegal (¡?)— carecen por completo de coordinación.

    En el caso de Scholz, el viaje sale al cruce de las críticas que está recibiendo en Alemania por su bajo perfil durante la crisis. En el caso de Macron, la foto de Moscú, tras los pasos de Orbán, tiene un claro tono electoralista; veremos cómo responde si vuelve con las manos vacías. Y en el caso de Von der Leyen… Bueno, esa salida a África no tiene explicación en estos momentos.

    A mayor abundamiento, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha permitido que, en plena crisis, se anuncie que para septiembre ya tiene un nuevo trabajo como gobernador del Banco de Noruega, haciendo patente su provisionalidad y la impresión de que las decisiones de verdad se están tomando por los que en septiembre seguirán en la Casa Blanca.

    Si la UE fuera alguien en el mundo, no consentiría que la OTAN y Rusia convirtieran su casa en el bar de la próxima riña tumultuaria. Se defendería sola, negociaría por sí misma y no admitiría soluciones en las que acabara siendo perjudicada. Pero ocurre lo contrario: la UE necesita que vengan a defenderla, que negocien en su nombre y al final, sin comerlo ni beberlo, puede verse seriamente dañada por la resolución del conflicto.

    Imaginemos que, de un modo u otro, por sí o, más probablemente, por fuerza interpuesta, Rusia, tras los Juegos Olímpicos chinos —ojo, la invasión de Crimea iniciada el 27 de febrero de 2014 vino tres días después de la clausura de los Juegos Olímpicos de Sochi—, acabase ocupando o desestabilizando Ucrania: ¿cuál sería nuestra respuesta? Solo podrían ser dos, dado que no estaríamos ante un supuesto de los del artículo 5 —principio de defensa colectiva— del Tratado del Atlántico Norte:

    Una, más sanciones económicas para Rusia que conllevarían sanciones recíprocas para la UE. A los EEUU no les afecta un corte de suministro del gas ruso, pero a la economía alemana podría ponerla al borde del colapso.

    Y dos, despliegue de armas y fuerzas de disuasión en los países de Europa del Este. Esto es convertir una buena parte del terreno de la UE en zona militarizada o amenazada.

    O sea, que la UE pagaría el pato. Si ya nos costaba meternos en la carrera de las grandes potencias —China y EEUU—, sin gas ruso o con nuevos misiles de la OTAN instalados en Polonia, Rumanía o las repúblicas bálticas, nos iba a costar mucho más.

    Dicho esto, no cabe engañarse sobre quién es el único responsable de lo que sucede: Vladimir Putin. Mientras su régimen liberticida perdure, Europa será un territorio inseguro, aún más de lo que lo fue en tiempos de la URSS —recordemos que esta tensión en Ucrania comenzó con una invasión de emigrantes impulsados desde Bielorrusia—. El presidente ruso no actúa al azar. Es a propósito que esta escalada bélica tenga lugar en invierno, cuando se hace más evidente la dependencia europea del gas ruso, con un Gobierno todavía en pañales y sin Merkel en Alemania, con una Francia centrada en las próximas elecciones presidenciales y con el líder de la oposición democrática rusa, Alekséi Navalni, encarcelado. Y, por cierto, encendiendo ahora mismo la alarma también sorprende a la Administración Biden muy debilitada en política exterior, tras el fiasco que supuso la retirada de Afganistán, y replegada en Europa por decisión estratégica de Donald Trump.

    El objetivo de Putin no es entrar en Ucrania, puesto que ya hace tiempo que está ahí dentro y cómodamente instalado en el Dombás. Le costaría poco, por tanto, provocar una guerra civil ucraniana u observar cómo los niños saludan con banderitas a sus tanques en según qué región. Atenazado por la debilidad de su economía nacional, lo que el dictador ruso busca es un enemigo externo con que distraer a su dominada opinión pública, la división de la UE y la definitiva retirada de los EEUU del escenario europeo.

    Respecto a la UE, es cierto que nos ve como lo que somos, una federación a medio construir, con demasiadas cuitas internas y con nula capacidad de actuar unidos. Pero hemos logrado ser un polo de atracción para los territorios del este. Aunque aquí no nos conmueva en absoluto, en Bielorrusia, en Ucrania, en Georgia o incluso en repúblicas más exóticas como Moldavia, Armenia o Azerbaiyán hay quienes defienden su legítimo derecho a aspirar al modo de vida europeo. Y no hablamos solo de ingresar en la UE, sino de cosas más básicas como poder votar en elecciones libres o tener un Estado de derecho que funcione.

    Putin no teme nuestros tanques. Teme nuestra prosperidad, nuestras urnas y nuestra prensa libre. El Kremlin cree que a la URSS no la derrotaron los misiles sino los coches, las televisiones y las lavadoras.

    A los EEUU, por su parte, les reprocha que la OTAN haya invadido su área de influencia militar al seguir expandiéndose hacia el este y también ser responsables del desmembramiento de la antigua Yugoslavia. Para los rusos, los serbios son un pueblo eslavo de hermanos ortodoxos. Cuando las bombas caían sobre Belgrado o cuando se consintió la separación de Kosovo, muchos rusos sintieron que también a ellos los estaban humillando.

    Por otra parte, aunque ahora nuestros ojos estén puestos en Kiev y en Minsk, no debemos olvidar que la amenaza de Putin a Europa va más allá de las frías estepas ucranianas y los densos bosques bielorrusos. En los últimos años, el presidente ruso ha buscado extender su influencia formando un círculo alrededor de nosotros, desde Latinoamérica hasta Medio Oriente y la región subsahariana de África.

    Su atención —¿y por qué la nuestra no?— se fija en el continente africano, donde una serie de conflictos inconclusos ha generado la oportunidad perfecta para la interferencia rusa. Comenzó con la República Centroafricana, luego vinieron Sudán y Libia, y lo último son esos 'asesores militares' rusos activos en Malí.

    El caso de Malí es significativo. En los últimos siete años, la gran región del Sahel ha sido el epicentro de una operación militar encabezada por Francia contra los insurgentes islamistas radicales. Malí es uno de los países que han vivido un conflicto más extenso y una presencia militar francesa más activa dentro de sus fronteras. Pero con la reciente ruptura entre el presidente Macron y el gobernante militarista y autocrático de Malí, el coronel Assimi Goïta, el Gobierno interino de Bamako parece estar en proceso de formar nuevas alianzas con otros países, alejándose de la esfera occidental. Una oportunidad perfecta para Putin.

    Las tropas de una nación se van, las de otra entran. La tricolor francesa es reemplazada por la rusa.

    Los cambios de poder geopolíticos que están ocurriendo actualmente en Malí, y en el área general del Sahel, indican que Rusia tiene intención de impulsar su tenaza más allá de las fronteras del Viejo Continente. La idea es muy perturbadora por sí sola: nos está rodeando.

    ¿Hemos oído hablar de Wagner? El Grupo Wagner está oficialmente etiquetado como una empresa militar privada rusa, una agencia donde sus empleados, militares sin bandera, son contratados para participar en conflictos alrededor en todo el mundo.

    Si bien el Grupo Wagner se presenta a sí mismo como una empresa privada independiente, su verdadero propósito es operar como una extensión del Ejército ruso, participando en conflictos en los que el Gobierno ruso niega cualquier participación. Mencionemos otra vez a Crimea. El Kremlin obviamente desmiente todo vínculo con Wagner, pero las informaciones de los servicios de Inteligencia apuntan a lo contrario. Pues actualmente los mercenarios de Wagner, bajo el eufemismo de 'asesores rusos', han sido contratados por el Gobierno de Malí para ayudar a 'estabilizar' el país.

    Del hecho de que haya tropas francesas y europeas operando en la misma región que estos paramilitares rusos no puede derivarse nada bueno. Podría ser que el primer choque entre los ejércitos rusos y europeos no lo veamos en Ucrania, sino en una devastada república africana.

    Atención a esto: si Rusia consigue ser el árbitro en el Sahel tendrá el control del grifo que abre y cierra la emigración ilegal hacia el sur de Europa, un supuesto de guerra híbrida de manual.

    A la UE no le queda otra que la estabilidad, la unión y la firmeza. Estabilidad, unión y firmeza, insisto. O sea, lo contrario de lo que estamos viendo. A mí, qué quieren que les diga, los viajes de Orbán y Macron a Moscú me recuerdan mucho al de Neville Chamberlain a Múnich en 1938. Y tal vez sea porque los discursos sobre la Rusia original, la artificialidad de Ucrania, la población rusa marginada en ese país, la necesidad de recuperar “espacio vital” o lo de “las últimas reclamaciones y ya” me recuerdan demasiado a otros discursos que casi habíamos olvidado. Donde Putin dice “Ucrania” pongan “Sudetes” o “Checoslovaquia” y ya verán, todo cuadra.

    En todo caso, yo no estoy muy convencido de que la cosa pueda quedarse solo en un conflicto local de reequilibrio de poder en Europa del Este. Algo así puede preverse como comienza, pero no cuándo y cómo acabaría. Una guerra así, en el corazón de Europa y con participación activa de la OTAN, con Rusia enfrente como enemigo directo, puede extenderse fácilmente a todo el continente, y merced a las alianzas de cada bando, a todo el mundo.

    Y bajando al terreno de nuestro caso particular, en el caso de un conflicto internacional, actualmente no tenemos ni la disposición ni la posibilidad de quedarnos al margen, en situación de neutralidad, como ocurrió hace poco más de ochenta años. Tampoco podemos olvidar la presencia de importantes bases y cuarteles de la OTAN en España, que en caso de guerra, pasarían a ser objetivos militares de primer orden. Y por suerte o desgracia añadidas, no parece que en el marco de la actual geopolítica internacional, nuestro gobierno tenga la menor relevancia frente a los actores principales, a pesar de ser el séptimo contibuyente neto de la Alianza Atlántica. Si a todo eso le sumamos el clima general en Europa que describe G. Pons en su artículo, y que podría resumirse en lo que decía un amigo a propósito de la política local, cuando la describía como "aquí todo el mundo va la suya menos yo, que voy a la mía", no parece que el futuro esté muy claro.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Parece que aún hay motivos para no perder la esperanza:
     

    Cita

    Rusia abre una ventana de esperanza y habla de "posibilidades de acuerdo" para evitar 'in extremis' la guerra en Ucrania

    EUROPA PRESS 14.02.2022 - 14:34h

    El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, informó este lunes al presidente de Rusia, Vladiímir Putin, de que hay posibilidades de un acuerdo con Estados Unidos y la OTAN sobre "asuntos clave" de las garantías de seguridad que demanda Moscú, y anunció que continuarán los contactos.

    "Me parece que nuestras capacidades no están agotadas de ningún modo. Por supuesto, no deberíamos continuar de manera indefinida, pero en esta etapa propongo que las conversaciones continúen y aumenten", ha señalado en una reunión con Putin.

    Lavrov ha añadido que "usted y otros representantes de Rusia han dicho que nosotros advertimos de que no es admisible negociar eternamente sobre asuntos que exigen solución hoy. Pero siendo el titular de Exteriores debo decir que siempre hay posibilidades", dijo Lavrov al jefe del Kremlin.

    Agregó que, en su opinión, las posibilidades de Rusia "están lejos de agotarse". Las negociaciones, subrayó, "no deben prologarse eternamente, pero en esta etapa yo propondría continuarlas e intensificarlas".

    "Está bien", consintió Putin, que preguntó a su ministro si estaba preparada la respuesta a las contestaciones de EEUU y la OTAN a las demandas de garantías de seguridad, entre las que se cuenta el compromiso de que nunca Ucrania ni ninguna otra antigua república soviética formará parte de la OTAN.

    Lavrov replicó que el documento de respuesta, de diez páginas, ya ha sido redactado. Agregó que Rusia continuará esperando respuesta a sus legítimas preocupaciones sobre la indivisibilidad de la seguridad en Europa de cada uno de los países del espacio de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

    Esta reunión, que fue parcialmente transmitida por la televisión pública rusa, Lavrov indicó al jefe del Kremlin que Rusia seguirá buscando respuestas a los problemas de seguridad en Europa. 

    Mientras, sobrevuela la idea de si Ucrania estaría dispuesta a renunciar a entrar en la OTAN sobrevuela, una hipótesis que Moscú vería con buenos ojos y que Kiev rechaza.

    Así, la Presidencia ucraniana recordó que la vía euroatlántica para que Ucrania se convierta en miembro de la OTAN está consagrada en la Constitución del país y es una prioridad "incondicional", después de unas polémicas declaraciones del embajador ucraniano ante el Reino Unido.

    Sergii Nykyforov, el portavoz del presidente, Volodímir Zelenski, afirmó a la agencia ucraniana UNIAN que "el camino euroatlántico sigue siendo una prioridad incondicional" para Ucrania.

    En unas declaraciones a la BBC, el embajador ucraniano ante el Reino Unido, Vadym Prystaiko, indicó que su país sería "flexible" sobre su objetivo de sumarse a la alianza militar occidental y recalcó que Ucrania es un país "responsable", después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, amenazase con un conflicto armado si eso llegase a concretarse.

    Por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha dado por buena la información facilitada por Estados Unidos respecto a la situación en la frontera de Ucrania y los planes de Rusia, insistiendo una vez más en que aún se puede evitar el conflicto y en que es Moscú quien tiene ahora mismo en su mano la desescalada.

    "España no va a escatimar ningún esfuerzo y va a invertir todo el capital político que pueda en apostarle al diálogo porque esa es la vía para la paz", ha recalcado, asegurando una vez más que "la guerra no es algo inevitable", ha añadido. 

     

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Dejo un artículo de opinión del escritor J.M. de Prada que me ha parecido interesante recoger por dos motivos. El primero porque aporta un análisis sobre la situación, del que no se suele hablar mucho, como es la necesidad estadounidense de mantener la hegemonía económica del dólar, que es posiblemente lo único que impide que aquella nación salte por los aires, dada su inmensa deuda pública. Por otro lado, me llama mucho la atención (o quizás ya no a estas alturas), la servidumbre del escritor a la propaganda rusa, empleando incluso su mismo lenguaje cuando define como "campaña de intoxicación mediática"  e histeria, las advertencias occidentales sobre la posible invasión rusa de Ucrania. Como si no hubieran más de cien mil soldados en la frontera rusa con Ucrania, y como si del lado ruso no hubiera igualmente otra campaña de intoxicación mediática con intenciones de desestabilizar Europa desde hace largo tiempo.

    Me parece bien que se denuncien y pongan de relieve los posibles oscuros intereses estadounidenses en este u otros conflictos, especialmente cuando afectan a España, dada la historia que compartimos. Yo no soy pro americano, pero creo que por ello no se puede caer en el otro lado para aplaudir como un bobo todo lo que diga o haga Rusia ¿o es que olvidamos la otra historia? En efecto, los EEUU y en general el mundo anglosajón que impregna el espíritu de la OTAN, representan al liberalismo, enemigo clásico de la tradición y la catolicidad españolas, que no ha tenido escrúpulos en hacernos la guerra cuando les ha interesado, propiciando incluso lo que fue el mayor declive de España en su historia. Y en esta ocasión, como en otras, es evidente que para ellos seguimos siendo solo un títere, interesante quizás por nuestra ubicación geográfica aunque probablemente nada más.

    Pero recordemos que para Rusia no somos tampoco mucho más, y que esta ha representado igualmente otra de las bestias apocalípticas enemigas de la catolicidad, la del hombre alienado y deshumanizado, que también fue principal protagonista de la mayor tragedia que ha sufrido nuestra nación. O que en general, Rusia lleva tiempo actuando contra intereses españoles, como lo hizo en el pasado siglo, por lo que no le veo mucho sentido a esa afiliación rusa que se gasta el autor y muchos otros que piensan como él. Nuestros amores e intereses quizás deberían mirar hacia otro lado, distinto al interés de esos dos "buitres" que han hegemonizado el mundo en el último siglo, carroñeando durante ese tiempo el cadáver de lo que fue la mayor obra constructiva de la cristiandad, liderada entre otros por España durante los siglos previos.

    Que EEUU esté intentando mantener su hegemonía y área de influencia europea, aún a costa de embarcarnos a todos en una nueva guerra, es algo bastante obvio a poco que se mire la situación y se conozca algo la historia, pero que lo mismo puede decirse de Rusia, también es obvio, como lo es igualmente su cercanía a China y en general a un mundo, el asiático, que dista mucho más del nuestro de lo que puede hacerlo el norteamericano.

    En esta crisis España tiene oportunidad de jugar una baza importante, dada nuestra proximidad al gas africano y nuestra gran infraestructura gasística, que podría convertirnos en una de las principales plataformas de distribución de gas a Europa, provenientes de África y América, si se corta el grifo ruso. Y eso podría suponer a medio y largo plazo, que fuéramos tenidos mucho más en cuenta en la UE y en EEUU por intereses obvios. Por lo que, solo por eso, nuestros intereses estarían ahora mismo en el lado opuesto al de los rusos. Por no hablar del interés en mantenernos cercanos a los norteamericanos, dada su influencia en Marruecos y nuestra situación actual con el vecino del sur.

    Ya sé que todo esto puede sonarle a algunos, quizás excesivamente pragmático, pero nuestra realidad es la que tenemos y afecta a nuestras vidas, y no las ideas románticas de escritores que se deben más al bolsillo y ensoñación de sus lectores que a la realidad. Y por cierto, hablando de ensoñaciones románticas, tampoco viene mal comentarles a todos estos que suelen esgrimir la cristiandad ortodoxa rusa, como cebo de enganche para la filiación de los católicos en favor de Rusia, que los ortodoxos rusos no son tal como nosotros los vemos a ellos. La nuestra es una espiritualidad que tiene mucho de universal y tendemos a ver la cristiandad como un todo, pero a menudo la de ellos, es más nacionalista que otra cosa, y no tienen problemas en expulsar de sus comunidades a aquellos que no comulgan con los intereses de su nación, por muy cristianos que sean. Aquí en Alicante, por ejemplo, los ortodoxos rusos han expulsado de sus templos a los ucranianos, y estos se han tenido que refugiar en parroquias católicas que les ha prestado la diócesis, para que puedan realizar sus cultos. Así que muy cristianos estos rusos no parece que sean, si se trata de un "prójimo ucraniano".

    En fin, voy a ponerme la sinfonía número 13 de Shostakóvich mientras leo a Juan Manuel de "Pravda" y veo como las familias se preparan en Kiev para la invasión.

    Cita

    Juan Manuel de Prada - El ángulo oscuro

    ¿Qué guerra de Ucrania?

    Las colonias europeas han cometido errores; ninguno tan grave como arrojar a Rusia a los brazos de China.

    Actualizado:14/02/2022 10:02h

    Estados Unidos es, en todos los órdenes, una potencia en bancarrota que necesita arrastrar en su degradación moral y económica a sus colonias europeas. Para lograrlo, les exporta toda su bazofia ideológica ‘woke’ y trata de convertirlas en rehenes de su debacle financiera. La mastodóntica e incontrolada deuda pública de los Estados Unidos necesita mantener a toda costa el dólar como divisa de las transacciones internacionales. Pero recientemente China y Rusia han suscrito una declaración conjunta por la que se comprometen a prestarse apoyo mutuo; y han alcanzado un acuerdo energético por el que garantizan el suministro de gas y petróleo rusos a China durante treinta años, en transacciones que se realizarán en euros. Este ataque a la hegemonía del dólar acaba definitivamente con la supremacía mundial de los Estados Unidos, que no puede hacer -por razones obvias- lo mismo que hizo (ayudada lacayunamente por sus colonias europeas) con Irak, Libia o Siria, por atreverse a suscribir pactos semejantes. China y Rusia, unidas, se convierten en indestructibles.

    Pero, para evitar su definitiva ruina, Estados Unidos puede en cambio provocar una guerra en Ucrania que sacrifique a sus colonias europeas. Rusia, desde luego, no tiene ningún interés en invadir Ucra­nia; pero no puede admitir que una nación inventada que en gran medida forma parte de su territorio histórico se sume a la OTAN, tampoco que se incumplan alegremente los acuerdos de Minsk -reconocidos por Francia y Alemania-, donde se contemplaba la concesión de autonomía a las regiones de Donestk y Lugansk. Estados Unidos ha encontrado en el incumplimiento de estos acuerdos y en la incorporación de Ucrania a la OTAN la mecha del conflicto que le permita mantener sometidas a sus colonias europeas, enfrentándolas a Rusia. Sería una guerra sin apenas coste de vidas para Estados Unidos; y, entretanto, además, consigue que las colonias europeas se abastezcan a precios astronómicos de gas americano, provocando una inflación monstruosa en sus economías.

    Paralelamente, Estados Unidos monta una campaña de intoxicación mediática, asegurando histéricamente que Rusia pretende invadir Ucrania, con el evidente propósito de que sus colonias entierren la interlocución con Rusia, renunciando a su autonomía estratégica y también a su horizonte humano. ¿Alguien en su sano juicio puede creer que la nación que prohijó a Chaikovski y Shostakóvich, a Dostoievski y Tolstoi, a Eisenstein y Tarkovski, no forma parte de Europa? En su sumisión a los Estados Unidos, las colonias europeas han cometido muchos errores; ninguno tan grave como arrojar a Rusia a los brazos de China. Mientras Europa se suicida, el gigante asiático es el gran triunfador de esta crisis insensata provocada por una potencia que chapotea en la degradación y que se consuela arrastrando consigo a sus lacayos. Recordemos, una vez más, la profecía de Filoteo; «Bizancio es la segunda Roma; la tercera será Moscú. Cuando esta caiga, no habrá más».

    Fuente: https://www.abc.es/opinion/abci-juan-manuel-prada-guerra-ucrania-202202132245_noticia.html#vca=mod-sugeridos-p1&vso=que-guerra-de-ucrania&vli=noticia.opinion.opinion

     

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Muy buen análisis, me ha gustado. 

    Una pena el destino histórico de naciones como la ucraniana, la polaca o la lituana... con los vecinos y mentalidad que les rodea. 

     

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Pues sí, es una verdadera pena, especialmente la historia de Ucrania. Una nación en constante conflicto desde el tiempo de los cosacos.

    Acabo de saber que Putin ha reconocido Donetsk y Lugansk como repúblicas independientes, lo que no augura nada bueno pues imagino que puede servir de excusa para meter definitivamente su ejército en Ucrania de manera oficial. Ya veremos cómo se desarrolla lo cosa, pero no pinta nada bien y mientras aquí, todo el país entretenido con los juegos sucios del PP.

    ACTUALIZO

    Como temo, acabo de leer en RT el siguiente titular de urgencia, aunque todavía la noticia carece de contenido:

    Putin instruye a las Fuerzas Armadas de Rusia garantizar el mantenimiento de la paz en Lugansk y Donetsk

    Tiene toda la pinta de estar fabricando la excusa para meter el ejercito en Ucrania.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Aunque ya lo sabréis a estas horas, Rusia está bombardeando Kiev y otras ciudades ucranianas. Putin ha hecho una declaración de guerra (grabada el día 21, según indican los metadatos) en la que dice que va a "desnazificar" Ucrania.

    La va a "desnazificar" con la ayuda del Grupo Wagner:

    FMSo9ynXMAA8nQB?format=jpg&name=medium

    FMSTq1UXoAIYZl0?format=jpg&name=large

    FMU7DZBXMAIMik4?format=png&name=small

    Y también con la ayuda de crematorios móviles:

    Russia deploys mobile crematoriums to follow its troops into battle

    Ayer dijo que iban a tomar los oblast completos, no sólo la parte ya ocupada. Pero parece que el plan podría ser tomar toda Ucrania o dar un golpe de Estado, porque armar todo este lío sólo para reconocer dos territorios que ya era suyos de facto no tiene mucho sentido. Hay que tener en cuenta que ya se ha anexionado Bielorrusia de facto.

    No se sabe dónde parará, porque va moviendo la frontera hacia Occidente y no hay ninguna respuesta significativa más allá de sanciones económicas que le importan un bledo. Sería tonto si parase. En estas últimos meses varios periodistas, intelectuales y opinadores españoles (unos de la quinta columna y otros tontos útiles) se encargaron de decir que Rusia no quería invadir Ucrania y que si sostenías lo contrario eras un warmonger otanista que estaba deseando que corriese la sangre. Así resumía esta sucesión de mentiras de la propaganda rusa y autoengaños occidentales un periodista español que no es precisamente de derechas:

    Cita

    Hemos pasado de [2014] "no lo llaméis invasión, que no tienen tropas allí" a [2022] "no lo llaméis invasión, que ya estaban allí". Occidente es la rana relajándose en el agua a punto de hervir.

    Y no parece que vaya a cambiar la cosa. Porque siguen con el mismo discurso y nadie se lo afea. Y nadie se plantea parar el lavado de cerebro de RT/Sputnik en Occidente. Hay que respetar la libertad del expresión de un Estado te quiere aniquilar.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Es tremendo lo que está ocurriendo. Asistimos a unos acontecimientos y una retórica que no se veían en Europa desde la última gran guerra. Anoche estuve siguiendo de cerca las noticias hasta la madrugada y esta mañana a las seis me he levantado con la angustia de ver lo que estaba ocurriendo, y aunque de alguna forma, ya desde anoche se sabía que el ataque era inminente, no podía dar crédito a las imágenes de la gente escapando de las ciudades mientras sonaban las alarmas antiaéreas y caían los misiles. He estado siguiendo por radio las noticias todo el día, pues me encuentro fuera haciendo un trabajo, y tengo una sensación de angustia que no puedo quitármela de encima.

    Ese tipo está completamente loco, y flaco favor hacen quienes se ríen del conflicto, lo jalean, o en el mejor de los casos lo presentan como algo lejano que no nos va a afectar mucho. Estamos ante un acontecimiento histórico gravísimo y de primera magnitud, que va a cambiar el mundo que conocemos, lo queramos o no. Hace un par de días dió a entender en el discurso que dio a su nación, que su objetivo era recuperar toda el área de influencia perdida de la extinta ex URSS, y ha amenzado con represalias nucleares a las naciones que traten de hacerle frente. La cosa está así aunque siga habiendo mucha gente que piense que todo esto no son más que exageraciones, seguramente la misma gente que pensaba que era imposible que ocurriese lo que ya está ocurriendo.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites
    hace 13 horas, Hispanorromano dijo:

    Y nadie se plantea parar el lavado de cerebro de RT/Sputnik en Occidente.

    Afortunadamente, eso podría estar cambiando. En la lista de sanciones internacionales a personas concretas, figura el nombre de la directora general de RT, y hoy el senado francés ha pedido también que se suspendan inmediatamente las licencias de emisión de RT. Si la solicitud prospera y el ejemplo cunde, es posible que algo se logre por esa vía, aunque siempre le quedará a Rusia la opción de emitir en internet  desde países próximos a Moscú, como es el caso de Venezuela, cuyo presidente ya ha declarado su apoyo incondicional a Putin, como no podía ser de otra manera.

    El Senado pide la suspensión “inmediata” del canal Russia Today en Francia (noticia en francés)

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites
    hace 13 horas, Hispanorromano dijo:

    Y también con la ayuda de crematorios móviles

    Cuando un hombre inmoral, asesorado además por un satanista, está al mando de una bestia armada como es ahora mismo Rusia, y pone a esa bestia a combatir, se puede esperar cualquier cosa. Ya lo vimos en gran medida en la Europa de la IIGM, y desgraciadamente me temo que todavía nos queda mucho por ver, si Dios no lo remedia antes.

    Share this post


    Link to post
    Share on other sites

    Create an account or sign in to comment

    You need to be a member in order to leave a comment

    Create an account

    Sign up for a new account in our community. It's easy!

    Register a new account

    Sign in

    Already have an account? Sign in here.

    Sign In Now

    • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

       

      Spanish Heart

    • Popular Now

    • Current Donation Goals

    • Our picks

      • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

        Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

        Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

        Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

        Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

        Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

        Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

         





          • Excellent (25 positive and improvement points)
        • 32 replies
      • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
          • An applause (10 positives and 5 improvement points)
          • Extraordinary (100 positive and improvement points)
      • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

        Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

        Señalo algunos hechos que llaman la atención:

        1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

        2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

        3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

        4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

        Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
          • I like (5 positives and 3 improvement points)
          • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

        Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

        Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

        Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

        El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

        Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

        Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
          • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • Una teoría sobre las conspiraciones
        ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
          • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • 105 replies
    • Recently Browsing

      No registered users viewing this page.

    • Who's Online (See full list)

      • YandexBot(6)
      • Bingbot(3)
      • Googlebot(1)
    ×