Jump to content
Español

La Leyenda negra y el mito de Galileo

Recommended Posts

Galileo1.jpg

Mucho hemos hablado y seguro que hablaremos en el foro, acerca de la leyenda negra antiespañola, pero existe otra leyenda si cabe aún más negra, que discurre paralela a esta, reforzándola en ocasiones, y debilitando lo que en general puede considerarse la fe que ha dado forma al mundo durante los últimos dos mil años. Se trata de la leyenda negra de la Iglesia.

En realidad, La leyenda negra de la Iglesia, enemiga de la ciencia para muchos, o leyenda negra de la Inquisición, puede considerarse como otra variante principal de una misma Leyenda Negra, que es a la vez anticatólica y antiespañola. Un mito generado principalmente en Inglaterra en el transcurso de las luchas de poder entre la España imperial y la Inglaterra de los Tudor, que tiempo después se extendió por toda Europa gracias al concurso de la ilustración francesa.

En aquella época, el antihispanismo llegó a ser parte integral del pensamiento inglés, y por supuesto de la política de esa nación. De ello se deriva que diversos escritores y libelistas ingleses se esforzaran tanto en inventar todo tipo propaganda, que demostrara la vileza y perfidia española, para difundir en Europa la idea de que España era la sede de la ignorancia y el fanatismo, incapaz de ocupar un puesto en el concierto de las naciones modernas.

Tal idea se generalizó más tarde por la Europa secularizada y petulante del oscurantismo ilustrado y enciclopedista de entonces, que señalaba a la Iglesia como causa principal de semejante degradación cultural española. Una idea que finalmente no tardó en trasladarse a América, donde tuvo gran acogida en el ámbito anglosajón, y aún hoy forma parte del pensamiento común de millones de personas.

 Como decía anteriormente, mucho se ha hablado de la vertiente de la leyenda negra antiespañola, que a Dios gracias está sufriendo hoy duros embates por parte de varios historiadores y escritores, cansados de escuchar las innumerables mentiras con las que el cínico panfletismo anglosajón, ha ocultado sus propias miserias achacándoselas a España.  Sin embargo, sobre la leyenda negra de la Iglesia sigue existiendo mucha oscuridad, y lamentablemente no abundan tanto las obras que reparen su memoria, pese a haber algunas buenas.

Por ello y a continuación, recojo el tema del mito de Galileo, extraído del libro "Leyendas negras de la Iglesia", de Vittorio Messori, pues pienso que es uno de los bastiones en los que mucha gente aún se refugia para no tener que librar la batalla personal de romper sus propios prejuicios. Es duro tener que romper las paredes de tu propio refugio mental, sobre todo cuando vas de rebelde por la vida, pero si son otros los que te las derriban, al menos queda la esperanza de  buscar otro refugio, y quién sabe si la verdad no será entonces el mejor refugio que se pueda encontrar. Así que vamos al lío y que Dios reparta martillos.

Según una encuesta del Consejo de Europa, realizada entre estudiantes de ciencias de todos los países de la Comunidad europea, casi el treinta por ciento tiene el convencimiento de que Galileo Galilei fue quemado vivo en la hoguera por la Iglesia. Y de estos, el noventa y siete por ciento están igualmente convencidos de que fue sometido a torturas.

Los que creen conocer algo más sobre el científico pisano, recuerdan la histórica frase "Eppur si muove!", supuestamente atribuida a Galileo, que espetaría titánicamente contra los inquisidores, después de la lectura de su sentencia, dictada bajo el convencimiento de poder detener el movimiento de la Tierra con anatemas teológicos.

Todos estos estudiantes se sorprenderían al saber que creen en falsedades propagadas a lomos de la leyenda negra. Hoy estamos en la afortunada situación de poder datar con precisión, tanto la muerte de Galileo como el falso detalle de la «frase histórica», que fue inventada en Londres en 1757 por Giuseppe Baretti, un periodista tan brillante como a menudo muy poco fehaciente.

La verdad es otra. El 22 de junio de 1633, en Roma, en el convento dominicano de "Santa María sopra Minerva", después de oír la sentencia, Galileo Galilei dio las gracias a los diez cardenales que conformaban el tribunal, por una pena tan moderada. Además de porque, entre estos, había tres cardenales que habían defendido sus tesis, también porque era consciente de haber hecho lo posible para indisponer al tribunal, entre otras cosas intentando tomarles el pelo a esos jueces, entre los cuales había hombres de ciencia de su misma envergadura, asegurando que en realidad, en el libro impugnado, que se había impreso con una aprobación eclesiástica arrebatada con engaño, había sostenido lo contrario de lo que se podía creer.

Es más, en los cuatro días de discusión, sólo presentó un argumento a favor de su teoría de que la Tierra giraba en torno al Sol. Y era un argumento erróneo. Galileo mantuvo que las mareas eran provocadas por la «sacudida» de las aguas, a causa del movimiento de la Tierra. Una tesis risible a la que sus jueces colegas, que Galileo juzgó «de imbéciles» durate el juicio, oponían otra que sin embargo era la correcta. Esto es, que el flujo y reflujo del agua del mar se debe a la atracción de la Luna. Tal como decían precisamente aquellos inquisidores a los que el pisano insultaba también con desprecio.

Aparte de esta explicación errónea, Galileo no supo ni pudo aportar otros argumentos experimentales comprobables, a favor de la centralidad del Sol y del movimiento de la Tierra. De otro lado, tampoco hay motivo para maravillarse, pues el Santo Oficio no se oponía en absoluto a la evidencia científica en nombre de un oscurantismo teológico. La primera prueba experimental e indiscutible de la rotación terrestre, data de 1748, más de un siglo después. Y para «ver» esta rotación, hubo que esperar hasta 1851, con el péndulo de Foucault.

En aquel año 1633 del proceso a Galileo, el sistema ptolemaico que propugnaba que el Sol y los planetas giraban en torno a la Tierra, y el sistema copernicano que propugna en cambio que la Tierra y los planetas giran en torno al Sol, eran dos hipótesis que tenían el mismo peso, y en las que forzosamente había que apostar sin evidencias ni pruebas científicas. Por ejemplo, muchos religiosos católicos estaban a favor del «innovador» Copérnico, condenado, en cambio, por Lutero.

Por otra parte, Galileo no sólo se equivocaba al referirse a las mareas, sino que ya había incurrido en otro grave error científico cuando, en 1618, habían aparecido en el cielo unos cometas. Basándose en apriorismos relacionados con su «apuesta» copernicana, había afirmado con insistencia, que sólo se trataba de ilusiones ópticas, y así había arremetido duramente contra los astrónomos jesuitas del observatorio romano, quienes afirmaban, en cambio, que estos cometas eran objetos celestes reales.  Más tarde volvería a equivocarse con la teoría del movimiento de la Tierra y la fijeza absoluta del Sol, cuando en realidad, éste también se mueve en torno al centro de la galaxia.

Así es que nada de inasumibles descubrimientos y frases titánicas para remarcar la gloria de un mártir de la ciencia. El mito de Galileo se ha construido en gran medida, sobre la base de las mentiras que los ilustrados primero, y los marxistas después (véase Bertolt Brech), crearon deliberadamente para montar un caso útil a una propaganda, sobre todo política, que entre otras cosas quería y aún lo pretende, demostrar la incompatibilidad entre la fe y la razón, cuando en realidad sabemos que es por la primera que se alcanza la comprensión de la segunda.

¿Torturas? ¿Cárceles de la Inquisición? ¿Hoguera? Aquí también los estudiantes europeos del sondeo se llevarían una gran sorpresa, pues Galileo no pasó ni un solo día en la cárcel, ni tampoco sufrió ningún tipo de tortura ni violencia física. Es más, cuando fue llamado a Roma para el proceso, se alojó a cargo de la Santa Sede en una vivienda de cinco habitaciones con vistas a los jardines del Vaticano y servicio personal. Después de la sentencia, fue alojado en la maravillosa Villa Medici en el Pincio.

Desde allí, el «condenado» se trasladó, en condición de huésped, al palacio del arzobispo de Siena, que era uno de los muchos insignes eclesiásticos que le apoyaban y ayudaban, a los que había dedicado sus obras. Finalmente llegó a su elegante villa en Arcetri, cuyo significativo nombre era «Il gioiello» («La joya»).

Galileo6.jpgNo perdió la estima o la amistad de obispos y científicos, muchas veces religiosos. Ni se le impidió nunca proseguir con su trabajo, cosa que aprovechó para continuar con sus estudios y publicar el libro "Discursos y demostraciones matemáticas sobre dos nuevas ciencia" que fue su obra maestra científica. Tampoco se le prohibio recibir visitas, así que los mejores colegas de Europa a menudo iban a verle para discutir con él.

Pronto le levantaron la prohibición de alejarse a su antojo de la villa donde residia, y sólo le quedó una obligación, la de rezar una vez por semana los siete salmos penitenciales, pena que cumplió a los tres años, pero que él  continuó libremente cumpliendo como creyente católico que era.

El hombre que había sido el benjamín de los Papas durante larga parte de su vida, en lugar de erigirse en defensor de la razón contra el oscurantismo católico, tal como afirma la leyenda negra, pudo escribir con verdad al final de su vida: «In tutte le opere mie non sarà chi trovar possa pur minima ombra di cosa che declini dalla pietà e dalla riverenza di Santa Chiesa». (En todas mis obras no habrá quien pueda encontrar la más mínima sombra de algo que recusar de la piedad y reverencia de la Santa Iglesia).

Galileo Galilei, pese a lo que muchos siguen creyendo erróneamente, murió el 8 de enero de 1642 a los setenta y ocho años, en su cama, con la indulgencia plenaria y la bendición del Papa. Una de sus hijas, religiosa, que fue testigo del momento de su partida, recogió su última palabra, y esta fue: «¡Jesús!».

A decir verdad, más que con los «eclesiásticos», Galileo tuvo problemas con los «laicos», o sea, con sus colegas de las universidades, que por envidia o conservadurismo, blandiendo a Aristóteles más que la Biblia, lo intentaron todo para quitarlo de en medio y reducirlo al silencio. Así es que el verdadero mito de Galileo, y esto no es contrapropaganda sino hechos documentados, es que la Iglesia fue quien tuvo que defender a Galileo de la ofensa previa que le vino de la universidad.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Current Donation Goals

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 105 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Chrome(3)
    • Bingbot(4)
    • Googlebot(1)
    • YandexBot(2)
×