Jump to content
Hispanorromano

iglesia Seguimiento del fenómeno de las críticas y detractores del Papa Francisco

Recommended Posts

Esto es la derecha hoy. El político argentino Javier Milei, invitado de la fiesta de Vox, y al que el "sector católico" de Vox (Fco. Javier Conteras, etc.) tiene como máximo referente, habla así del Papa:

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 12 minutos, Hispanorromano dijo:

Esto es la derecha hoy. El político argentino Javier Milei, invitado de la fiesta de Vox, y al que el "sector católico" de Vox (Fco. Javier Conteras, etc.) tiene como máximo referente, habla así del Papa:

 

En la última entrada de @Mundo Republiqueto veía yo ayer un vídeo de Moreno y Acosta dedicado al leyendanegrismo en la derecha, que no es moco de pavo.

De pasada se hizo referencia a los comentarios leyendanegristas que hizo este personaje, Milei, acerca de la independencia argentina y la administración virreinal, totalmente en la línea del leyendanegrismo anglosajón.

La derecha de las naciones hispánicas está ya en una fase muy avanzada de colonización ideológica.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Lo que se va evidenciando perfectamente es el hecho de que apenas existe ya diferencia sustancial entre izquierdas y derechas, a la hora de atacar a la fe católica, en ambos casos por motivos ideológicos. Aunque desde el punto de vista de la fe, es más grave el ataque que se ejerce desde la derecha supuestamente católica, que la que se hace desde la izquierda atea, ya que en el fondo estos últimos carecen del código moral que se le supone a un católico.

A un animal no se le pueden pedir responsabilidades por sus actos, pero a su amo sí. Y esto le pasa hoy a las izquierdas y derechas convertidas en mulas y muleros del materialismo. Para ellos el Papa carece de cualquier utilidad, en tanto no les sirva a sus propósitos de tener y poseer, ya sea la razón, el poder, la riqueza o la gloria, pues no en vano encarnan aquellas viejas tentaciones reflejadas en el episodio de Jesús en el desierto.

Y así vemos a los comunistas haciendo el animal, después de robarle a la cristiandad la bandera de los pobres y amparar millones de crímenes cometidos en nombre de su ideología, mientras aplauden hipócritamente al Papa cuando este habla de justicia social. O vemos igualmente a los liberales haciendo de cuatreros, después de privar a la cristiandad de su verdadera libertad y amparar la codicia y la usura como exponentes del desarrollo humano, mientras injurian como necios al Papa por llamar a las cosas por su nombre.

En cuanto al tipo ese que aparece en el último video ¿qué se puede esperar de un libertario arrogante que presume de hacer tríos sexuales con hombres y mujeres? Si esos son los referentes de la nueva derecha hispana, casi mejor hacerse comunista. Al menos como animales no se pedirán tantas cuentas como sí se les pedirá a los supuestos valedores del humanismo cristiano.

Ironías aparte, lo cierto es que da mucha vergüenza ajena escuchar esas cosas, u otras muchas que se dicen por ahí en boca de supuestos católicos, que sin embargo sirven descaradamente al anticristo, tal cual hacen inopinadamente ateos o comunistas. Es decir, todos los que se oponen a la justicia y el amor de Cristo.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Como fuera que sirva para entender mejor las múltiples referencias políticas a la Justicia Social que realiza el Santo Padre, tachado por ello de comunista y hereje por la derecha liberal conservadora, recojo un artículo de José María Permuy publicado originalmente en la revista Arbil, y republicado posteriormente por Catholic.net, donde el autor aborda la cuestión del liberalismo y la Doctrina Social de la Iglesia.

Cita

La Doctrina Social de la Iglesia frente al Capital

Frente a algunos liberales doctrinarios, que intentan confundir, pretendiendo compatibilizar el Capitalismo y la DSI, las encíclicas de los Papas dejan bien claro, no sólo su diferencia sino su oposición.

Por: José María Permuy Rey | Fuente: www.arbil.org

Alguien tan poco sospechoso de heterodoxia como el profesor Wilhelmsen ha escrito que en el siglo XIX "el desfile intolerable de damas liberales y de sus maridos que, vestidos de levita y chistera, iban a misa todos los domingos y ultrajaban el sentido de justicia de los desposeídos" ayudó "a la propaganda comunista, que se empeñaba en identificar el liberalismo con el cristianismo" ."Era un cristianismo muy cómodo ".

"El liberalismo ya había borrado lo religioso de la vida pública". "La fe se retiró de los rincones del alma no tocados por la vida pública. La religión se redujo a la beatería, un fenómeno típicamente liberal. Muchas familias, cuyo bienestar dependía del robo de los bienes de la Iglesia, no faltaban nunca a sus devociones en la iglesia, domingo tras domingo. Como la conciencia liberal quería engañarse a sí misma, no es de extrañar que el comunismo, por haberse dado cuenta de esta mala fe, fuera capaz de engañar a las masas. ¡Si esto es el cristianismo, entonces, abajo el cristianismo! Es una lástima tener que decir que aquí el comunismo tenía razón" (Federico D. Wilhelmsem. El problema de occidente y los cristianos. 1964)

Al igual que en el siglo XIX, también hoy la Iglesia corre el grave riesgo de que millones de seres humanos que sufren en el mundo el yugo de la explotación capitalista, se alejen de ella, confundidos por la perniciosa propaganda de algunos partidarios del capitalismo liberal que, en estos momentos en que el liberalismo económico parece imponerse a escala planetaria, están empeñados en querer identificar el liberalismo con el cristianismo, el capitalismo con la Doctrina Social de la Iglesia, a base de interpretaciones retorcidas, de párrafos del Magisterio sacados de contexto, y de medias verdades que suelen ser, realmente, las peores mentiras.

A quienes tal cosa procuran, no les vendría mal releer aquellas duras palabras que, ya en 1873, pronunciara el Beato Pío IX: "No faltan algunos que intentan poner alianza entre la luz y las tinieblas, y mancomunidad entre la justicia y la iniquidad a favor de las doctrinas llamadas católico-liberales.

Los que tal hacen, de todo punto son más peligrosos y funestos que los enemigos declarados porque, encerrándose dentro de ciertos límites, se muestran con apariencias de probidad y sana doctrina para alucinar a los imprudentes amadores de conciliación, y seducir a las gentes honradas que habrían combatido el error manifiesto" . En consecuencia, un año después, el Romano Pontífice animaba a los cristianos a " inculcar en los ánimos todo cuanto esta Santa Sede tiene enseñado contra las perversas o cuando menos falsas doctrinas profesadas en tantas partes, y señaladamente contra el Liberalismo católico, empeñado en conciliar la luz con las tinieblas y la verdad con el error" .

Más reciente, pero no menos clara, es la advertencia de Pablo VI en su Octogesima Adveniens, donde, tras rechazar el marxismo, sigue diciendo: "Tampoco apoya el cristiano la ideología liberal, que cree exaltar la libertad individual sustrayéndola a toda limitación, estimulándola con la búsqueda exclusiva del interés y del poder, y considerando las solidaridades sociales como consecuencias más o menos automáticas de iniciativas individuales y no ya como fin y motivo primario del valor de la organización social ".

Ignorando todas estas reprobaciones, algunos individuos que se declaran católicos y al mismo tiempo fervorosos liberales, han emprendido una especie de "cruzada" propagandística destinada a cantar las excelencias del sistema capitalista y sobre todo su presunta afinidad con el catolicismo.

Los valedores del "capitalismo católico", definen el capitalismo como aquel sistema de organización económica basado en la propiedad privada, incluso de los bienes de producción; que utiliza el mecanismo de los precios como el instrumento óptimo para la eficiente asignación de los recursos; y en el que todas las personas, libremente, pueden decidir las actividades que deben emprender, asumiendo el riesgo del fracaso a cambio de la expectativa de poder disfrutar del beneficio si éste se produce.

Partiendo de tal definición, para demostrar -siempre según ellos- que Juan Pablo II es favorable al capitalismo, echan mano de un párrafo de la encíclica Centesimus Annus (CA), en el que el Papa afirma: " Si por «capitalismo» se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa, del mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, de la libre creatividad humana en el sector de la economía, la respuesta ciertamente es positiva, aunque quizá sería más apropiado hablar de «economía de empresa» «economía de mercado», o simplemente de «economía libre» ".

Lo que no dicen es que, a continuación, el Santo Padre aclara: " Pero si por «capitalismo» se entiende un sistema en el cual la libertad, en el ámbito económico, no está encuadrada en un sólido contexto jurídico que la ponga al servicio de la libertad humana integral y la considere como una particular dimensión de la misma, cuyo centro es ético y religioso, entonces la respuesta es absolutamente negativa ". Por esta razón, advierte el Vicario de Cristo, " se puede hablar justamente de lucha contra un sistema económico, entendido como método que asegura el predominio absoluto del capital, la posesión de los medios de producción y la tierra, respecto a la libre subjetividad del trabajo del hombre.

En la lucha contra este sistema no se pone, como modelo alternativo, el sistema socialista, que de hecho es un capitalismo de Estado, sino una sociedad basada en el trabajo libre, en la empresa y en la participación. Esta sociedad tampoco se opone al mercado, sino que exige que éste sea controlado oportunamente por las fuerzas sociales y por el Estado, de manera que se garantice la satisfacción de las exigencias fundamentales de toda la sociedad ".

Como se ve, la primera definición del Papa parece, aparentemente, muy similar a la dada por los "liberal-católicos". Ahora bien, hay que tener en cuenta que los apologistas del liberalismo económico consideran que el capitalismo vigente en nuestros tiempos a lo largo y ancho del mundo, aunque perfeccionable, responde a ese primer supuesto, es decir, puede encuadrarse dentro de la primera de las afirmaciones del Santo Padre. Y aquí es donde pienso que incurren -consciente o inconscientemente- en la manipulación de las palabras pontificias, ya que la realidad es más bien -a mi juicio y, como veremos más adelante, también según el criterio del Papa- que, por el contrario, el capitalismo de nuestros días coincide con el criticado y condenado en la segunda de las definiciones y, sobre todo, en cuanto se refiere al predominio absoluto del capital sobre el trabajo.

Así, el mismo Juan Pablo II, en la Solicitudo Rei Socialis (SRS), reconoce que actualmente " en Occidente existe, en efecto, un sistema inspirado históricamente en el capitalismo liberal "; y afirma que " se puede hablar hoy día, como en tiempos de la Rerum novarum, de una explotación inhumana "; y que " a pesar de los grandes cambios acaecidos en las sociedades más avanzadas, las carencias humanas del capitalismo, con el consiguiente dominio de las cosas sobre los hombres, están lejos de haber desaparecido; es más, para los pobres, a la falta de bienes materiales se ha añadido la del saber y de conocimientos, que les impide salir del estado de humillante dependencia ". Por todo ello -entre otras razones- " la doctrina social de la Iglesia asume una actitud crítica ante el capitalismo liberal ". Más claro imposible.

Por otra parte, no hay más que comparar lo que los abanderados del "capitalismo católico" entienden por propiedad privada y mercado libre, con el sentido que la Iglesia atribuye a esas mismas palabras, para darse cuenta de que, si bien coinciden los términos, los significados son diametralmente opuestos.

En lo referente al mercado es claro el distanciamiento del Magisterio con respecto a las teorías liberales. Según la Centesimus Annus " existen numerosas necesidades humanas que no tienen salida en el mercado. Es un estricto deber de justicia y de verdad impedir que queden sin satisfacer las necesidades humanas fundamentales y que perezcan los hombres oprimidos por ellas ".

"Es deber del Estado proveer a la defensa y tutela de los bienes colectivos, como son el ambiente natural y el ambiente humano, cuya salvaguardia no puede estar asegurada por los simples mecanismos de mercado ".

"He ahí un nuevo límite del mercado: existen necesidades colectivas y cualitativas que no pueden ser satisfechas mediante sus mecanismos; hay exigencias humanas importantes que escapan a su lógica; hay bienes que, por su naturaleza, no se pueden ni se deben vender o comprar. Ciertamente, los mecanismos de mercado ofrecen ventajas seguras. No obstante, conllevan el riesgo de una «idolatría» del mercado, que ignora la existencia de bienes que, por su naturaleza, no son ni pueden ser simples mercancías ".

Con respecto a la propiedad privada, conviene recordar que la Iglesia no ha dejado de denunciar que, históricamente -y más aún hoy- han sido y son precisamente los partidarios del liberalismo quienes, en virtud de la libre concurrencia por ellos postulada, más han contribuido a destruir la pequeña propiedad que, ante la competencia del gran capital, tiende a desaparecer, a ser absorbida y a concentrarse en manos de unos pocos. En la Mater et Magistra, Juan XXIII, refiriéndose a los tiempos de Pío XI -en sus días y en los nuestros la situación es todavía peor-, escribía: " La libre concurrencia, en virtud de una dialéctica que le era intrínseca, había terminado por destruirse o casi destruirse a sí misma; había conducido a una gran concentración de la riqueza y a la acumulación de un poder económico enorme en manos de pocos, y éstos muchas veces no son ni dueños siquiera, sino sólo depositarios y administradores, que rigen el capital a su voluntad y arbitrio ".

Y es que, como señalábamos más arriba, media un abismo entre el concepto de propiedad liberal y el católico.

Para la Iglesia Católica " la propiedad de los medios de producción, tanto en el campo industrial como agrícola, es justa y legítima cuando se emplea para un trabajo útil; pero resulta ilegítima cuando no es valorada o sirve para impedir el trabajo de los demás u obtener unas ganancias que no son fruto de la expansión global del trabajo y de la riqueza social, sino más bien de su compresión, de la explotación ilícita, de la especulación y de la ruptura de la solidaridad en el mundo laboral.

Este tipo de propiedad no tiene ninguna justificación y constituye un abuso ante Dios y los hombres " (CA). Es por ello que el principio cristiano del derecho a la propiedad, como bien explica la Laborem Exercens (LE), " se diferencia del programa del capitalismo, practicado por el liberalismo y por los sistemas políticos que se refieren a él, en el modo de entender el derecho mismo de propiedad.

La tradición cristiana no ha sostenido nunca este derecho como absoluto e intocable. Al contrario, siempre lo ha entendido en el contexto más amplio del derecho común de todos a usar los bienes de la entera creación: el derecho a la propiedad privada como subordinado al derecho al uso común, al destino universal de los bienes ".

"Además, la propiedad según la enseñanza de la Iglesia nunca se ha entendido de modo que pueda constituir un motivo de contraste social en el trabajo. Como ya se ha recordado anteriormente en este mismo texto, la propiedad se adquiere ante todo mediante el trabajo, para que ella sirva al trabajo. Esto se refiere de modo especial a la propiedad de los medios de producción. Desde ese punto de vista, pues, en consideración del trabajo humano y del acceso común a los bienes destinados al hombre, tampoco conviene excluir la socialización, en las condiciones oportunas, de ciertos medios de producción ".

"Desde esta perspectiva, sigue siendo inaceptable la postura del «rígido » capitalismo, que defiende el derecho exclusivo a la propiedad privada de los medios de producción, como un «dogma» intocable en la vida económica. El principio del respeto del trabajo, exige que este derecho se someta a una revisión constructiva en la teoría y en la práctica.

En efecto, si es verdad que el capital, al igual que el conjunto de los medios de producción, constituye a su vez el producto del trabajo de generaciones, entonces no es menos verdad que ese capital se crea incesantemente gracias al trabajo llevado a cabo con la ayuda de ese mismo conjunto de medios de producción, que aparecen como un gran lugar de trabajo en el que, día a día, pone su empeño la presente generación de trabajadores.

Se trata aquí, obviamente, de las distintas clases de trabajo, no solo del llamado trabajo manual, sino también del múltiple trabajo intelectual, desde el de planificación al de dirección. Bajo esta luz adquieren un significado de relieve particular las numerosas propuestas hechas por expertos en la doctrina social católica y también por el Supremo Magisterio de la Iglesia.

Son propuestas que se refieren a la copropiedad de los medios de trabajo, a la participación de los trabajadores en la gestión y o en los beneficios de la empresa, al llamado «accionariado» del trabajo y otras semejantes. Independientemente de la posibilidad de aplicación concreta de estas diversas propuestas, sigue siendo evidente que el reconocimiento de la justa posición del trabajo y del hombre del trabajo dentro del proceso productivo exige varias adaptaciones en el ámbito del mismo derecho a la propiedad de los medios de producción ".

"El mero paso de los medios de producción a propiedad del Estado, dentro del sistema colectivista, no equivale ciertamente a la «socialización» de esta propiedad. Se puede hablar de socialización únicamente cuando quede asegurada la subjetividad de la sociedad, es decir, cuando toda persona, basándose en su propio trabajo, tenga pleno título a considerarse al mismo tiempo «copropietario» de esa especie de gran taller de trabajo en el que se compromete con todos.

Un camino para conseguir esa meta podría ser el de asociar, en cuanto sea posible, el trabajo a la propiedad del capital y dar vida a una rica gama de cuerpos intermedios con finalidades económicas, sociales, culturales: cuerpos que gocen de una autonomía efectiva respecto a los poderes públicos, que persigan sus objetivos específicos manteniendo relaciones de colaboración leal y mutua, con subordinación a las exigencias del bien común y que ofrezcan forma y naturaleza de comunidades vivas; es decir, que los miembros respectivos sean considerados y tratados como personas y sean estimulados a tomar parte activa en la vida de dichas comunidades ".

Aquí vemos apuntada otra profunda diferencia entre los que postulan el capitalismo y las enseñanzas de la Iglesia.

Aquellos consideran que el fracaso del colectivismo marxista, y su estrepitosa caída demuestra que no existe otra opción económica más justa y eficaz que el liberalismo económico. Para ellos cualquier alternativa al capitalismo tiene que ser irremediablemente un socialismo más o menos encubierto, como el comunismo, la socialdemocracia, o el llamado Estado del bienestar. No conciben otra forma de socialización que aquella que atribuye al Estado la propiedad de los medios de producción, o su control por medio de la presión fiscal.

Sin embargo, el Papa, denuncia esa postura maniquea, advirtiendo que " queda mostrado cuán inaceptable es la afirmación de que la derrota del socialismo deje al capitalismo como único modelo de organización económica ".

"Ingentes muchedumbres viven aún en condiciones de gran miseria material y moral. El fracaso del sistema comunista en tantos Países elimina ciertamente un obstáculo a la hora de afrontar de manera adecuada y realista estos problemas; pero eso no basta para resolverlos. Es más, existe el riesgo de que se difunda una ideología radical de tipo capitalista, que rechaza incluso el tomarlos en consideración, porque a priori considera condenado al fracaso todo intento de afrontarlos y, de forma fideísta, confía su solución al libre desarrollo de las fuerzas de mercado " (CA).

"Tras el derrumbamiento del edificio ideológico del marxismo-leninismo en los antiguos países comunistas, no se detecta tan sólo una pérdida de la orientación, sino también un apego ampliamente extendido al individualismo y al egoísmo que caracterizaban y siguen caracterizando a Occidente. Semejantes actitudes no pueden transmitir al hombre un sentido de la vida y darle esperanza.

Todo lo más, pueden satisfacerlo temporalmente con lo que él interpreta como realización individual. En un mundo en el que ya no existe nada verdaderamente importante, en el que puede hacerse lo que se quiera, existe el riesgo de que principios, verdades y valores trabajosamente adquiridos en el curso de los siglos queden frustrados por un liberalismo que no deja de extenderse cada vez más " (Juan Pablo II, Discurso a los obispos alemanes de las provincias eclesiásticas bávaras en visita "ad limina" 4-12-92).

Es evidente, a la luz de estas últimas palabras, que la indiscutible y evidentemente intrínseca perversidad del comunismo no hace bueno al capitalismo liberal. Y además no hay que olvidar que, como ya dijera Pío XI en su Divini Redemptoris, fue el liberalismo el que preparó el camino al socialismo: " Para comprender cómo el comunismo ha conseguido que las masas obreras lo hayan aceptado sin discusión, conviene recordar que los trabajadores estaban ya preparados por el abandono religioso y moral en el que los había dejado la economía liberal ".

Pero además, Juan Pablo II propugna -como acabamos de leer-, frente al reduccionismo, escepticismo y desconfianza de los liberales, la invención y adopción de modelos de socialización que asignen la propiedad de la empresa y de la tierra, no exclusivamente al capital o al Estado, sino al trabajador; es decir, modelos de socialización que no sólo no atentan contra la propiedad privada, sino que contribuyen a su difusión y universalización; sitúan al trabajo en una posición de prioridad frente al capital, dejando de ser una mera mercancía para pasar a ser el protagonista de la economía; y tienden a sustituir el salariado por la participación de los trabajadores en los beneficios, la gestión y la propiedad de la empresa en la que aportan su esfuerzo físico, intelectual o directivo. Postulados, todos estos, reiteradamente recomendados por la Iglesia Católica desde León XIII.

Pío XII - y aquí también se puede apreciar una honda divergencia entre liberalismo y catolicismo en cuanto al papel del Estado en la economía- no tenía reparo en enseñar que " el Estado puede, en el interés común, intervenir para reglamentar su uso, [el uso de la propiedad] o incluso, si no se puede proveer equitativamente de otro modo, decretar la expropiación, dando la indemnización conveniente. Para idéntico fin, deben ser garantizadas y fomentadas la pequeña y media propiedad en la agricultura, en las artes y oficios, en el comercio y en la industria; las uniones cooperativas deben asegurarles las ventajas de la gran hacienda; donde la gran empresa aun hoy se manifiesta más productiva, debe ofrecerse la posibilidad de suavizar el contrato de trabajo con un contrato de sociedad ".

"Por otra parte, -según Juan XXIII en la Mater et Magistra (MM)- la acción de los poderes públicos en favor de los artesanos y los cooperativistas halla su justificación, además, en el hecho de que unos y otros son portadores de genuinos valores humanos y contribuyen al progreso de la civilización ".

"Además, moviéndonos en la dirección trazada por Nuestros Predecesores, también Nos consideramos que es legítima en los obreros la aspiración a participar activamente en la vida de las empresas, en las que están incorporados y trabajan ".

"Una concepción humana de la empresa debe, sin duda, salvaguardar la autoridad y la necesaria eficacia de la unidad de dirección; pero no puede reducir a sus colaboradores de cada día a la condición de simples silenciosos ejecutores, sin posibilidad alguna de hacer valer su experiencia, enteramente pasivos respecto a las decisiones que dirigen su actividad ".

"Conviene, por último, recordar que el ejercicio de la responsabilidad, por parte de los obreros, en los organismos de producción, responde a las legítimas exigencias propias de la naturaleza humana".

"No basta afirmar el carácter natural del derecho de propiedad privada, incluso de los bienes de producción, sino que también se ha de propugnar insistentemente su efectiva difusión entre todas las clases sociales ".

¿Estarían dispuestos los "católicos" liberales a proponer a los empresarios capitalistas que ofrezcan a sus trabajadores la posibilidad de asociarse como copropietarios de la empresa? ¿Qué mejor forma de defender la propiedad y la libre iniciativa? ¿Cómo reaccionarían si el Estado, -que según ellos no debe apenas intervenir en la economía más que creando un marco jurídico adecuado para el funcionamiento del sistema- arbitrase los medios conducentes a ofrecer dicha posibilidad a los trabajadores, como sugería Pío XII?

Por último, en su Exhortación Apostólica Ecclesia in America, Juan Pablo II condena severamente el neoliberalismo con estas palabras: " Cada vez más impera un sistema conocido como «neoliberalismo»; sistema que haciendo referencia a una concepción economicista del hombre, considera las ganancias y las leyes del mercado como parámetros absolutos en detrimento de la dignidad y del respeto de las personas y los pueblos. Dicho sistema se ha convertido, a veces, en una justificación ideológica de algunas actitudes y modos de obrar en el campo social y político, que causan la marginación de los más débiles. De hecho, los pobres son cada vez más numerosos, víctimas de determinadas políticas y de estructuras frecuentemente injustas ".

Dos décadas antes Pablo VI ya había dado la voz de alarma ante las primeras manifestaciones de este "nuevo" liberalismo: " Se asiste a una renovación de la ideología liberal. Esta corriente se apoya en el argumento de la eficiencia económica, en la voluntad de defender al individuo contra el dominio cada vez más invasor de las organizaciones, y también frente a las tendencias totalitarias de los poderes políticos. Ciertamente hay que mantener y desarrollar la iniciativa personal.

Pero los cristianos que se comprometen en esta línea, ¿no tienden a su vez a idealizar el liberalismo, que se convierte así en una proclamación de la libertad? Ellos querrían un modelo nuevo, más adaptado a las condiciones actuales, olvidando fácilmente que en su raíz misma el liberalismo filosófico es una afirmación errónea de la autonomía del individuo en su actividad, sus motivaciones, el ejercicio de su libertad. Por todo ello, la ideología liberal requiere también, por parte de los cristianos, un atento discernimiento " (Carta Apostólica Octogesima adveniens).

En conclusión; como dicen las Orientaciones para el Estudio y Enseñanza de la Doctrina Social de la Iglesia, de la Congregación para la Educación, el catolicismo " no se deja dominar por las implicaciones socio-económicas de los dos principales sistemas, capitalismo y socialismo, sino que se abre a una nueva concepción ".

Por eso no es admisible la pretensión de unos pocos de querer justificar su incoherencia, su acomplejamiento, su falta de imaginación personal o la desesperada salvaguardia de oscuros privilegios e intereses privados, tergiversando a su antojo el Magisterio de la Iglesia para acercarlo a sus particulares planteamientos político-económicos. Hay que tener en cuenta, según la Congregación para la Educación, que " el análisis sociológico no siempre ofrece una elaboración objetiva de los datos y de los hechos, en cuanto que, ya en el punto de partida, puede encontrarse sujeto a una determinada visión ideológica, o a una estrategia política bien precisa ".

Es lo que ocurre con el análisis marxista, pero " éste peligro de la influencia ideológica sobre el análisis sociológico existe también en la ideología liberal que inspira el sistema capitalista; en él los datos empíricos están frecuentemente sometidos, por principio, a una visión individualista de la relación económico-social, en contraste con la concepción cristiana ".

"No se puede encerrar ciertamente el destino del hombre entre estos dos proyectos históricos contrapuestos, pues sería contrario a la libertad y a la creatividad del hombre ".

Es evidente, pues, que la Doctrina Social de la Iglesia no sólo no es favorable al capitalismo sino que, como bien decía el Breviario de Pastoral Social de la Comisión Episcopal de Doctrina y Orientación Social en 1959, "la Iglesia lo ha reprobado como contrario al derecho natural".

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Hoy ha tenido lugar el encuentro entre el papa Francisco y el presidente de Estados Unidos Joe Biden. Los temas tratados han sido los esperados, sin sorpresas, y las reacciones de los medios de siempre más de lo mismo. Sigo pensando lo mismo: estos encuentros, debido a la sociedad mediatizada de hoy, acaban enterrando muchas veces el verdadero magisterio del papa, y dan pie a interpretaciones torcidas de su ministerio. Basta ver el eco que tendrá esta noticia en comparación con el que puedan tener, por poner un ejemplo de algo que se hemos comentado en otro hilo, sus recientes catequesis sobre los Gálatas. Éstas últimas tienen, a mi modo de ver, un mayor peso para los católicos que el encuentro con un político, sin embargo, pasarán completamente desapercibidas para la mayoría.

https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2021-10/dialogo-entre-el-papa-y-biden-clima-migrantes-covid-y-libertad.html

Reacción de Carlos Esteban, columnista de INfovaticana, el cual se queja de que en el encuentro no se ha tratado el tema del aborto:

https://infovaticana.com/2021/10/29/el-papa-y-biden-hablan-de-casi-todo-salvo-del-aborto/

Share this post


Link to post
Share on other sites

De la infobaticueva de víboras no puede salir nada bueno. Esa página y los medios afines a su  línea no tienen como misión propagar la buena nueva del evangelio, sino sembrar cizaña a costa del evangelio y en beneficio de la camarilla política y empresarial que les ampara. Son la beatería liberal que denunciara Wilhelmsen. De ahí que la mayoría de noticias que publican sea sobre escándalos y supuestas corrupciones en el seno de la Iglesia. No están ahí para informar a los católicos, sino para envenenar la mente y la conciencia de los católicos.

En cuanto al tema de la reunión entre Biden y el Papa, resulta evidente entender que en esas reuniones solo se tratan aquellos asuntos que ambos interlocutores han pactado previamente y están dispuestos a abordar, y resulta evidente también pensar, que a Biden no creo que le interese abordar el tema del aborto, aunque las víboras lo achaquen a la voluntad del Papa. Si Francisco abordase el tema de motu propio, en contra de la voluntad de su interlocutor, además de generar un conflicto diplomático, predispondría a muchos católicos estadounidenses contra Roma por interferir en su política interna, y le daría alas al sector anticatólico de aquel país por el mismo motivo. El Pontífice construye puentes, no los dinamita.

De otro lado, resulta absurdo a estas alturas dudar de las intenciones del Papa respecto a este tema, dada la abundante profusión de manifestaciones en contra, que hay en su haber. De hecho, no hace ni dos semanas que el Papa se refirió al aborto como asesinato y dijo que la humanidad estaba siendo sacrificada a los ídolos del consumo y el beneficio. ¿Dejará de conocer Biden lo que el Papa piensa y enseña respecto al aborto? ¿No será que a las viboras, lo que les molesta es la enseñanza del Papa acerca del consumo y el beneficio?

El Papa: el aborto es un asesinato, la objeción de conciencia denuncia la injusticia

Share this post


Link to post
Share on other sites

El tema de la derecha y el aborto ya huele a distancia. Es obvio que sólo lo usan como arma dialéctica en su 'batalla cultural'. Hace poco, Eric Zemmour, que tiene encandiladas a las derechas españolas y en especial a las que presumen de católicas, ha dicho que el aborto es un derecho intocable (y eso que el muy cínico habla a todas horas del 'Gran Reemplazo'). Ni una sola crítica de la derecha a estas declaraciones. Siguen pidiendo el voto para Zemmour con entusiasmo. Y así siempre. Porque nunca les ha importado el aborto.

Le echan en cara al Papa que no habló del aborto con Biden, pero no le echan en cara que tampoco habló del aborto cuando se reunió con otros dos gobernantes abortistas, como Trump y Orbán. Sólo utilizan este tema del aborto cuando el gobernante es de izquierdas y últimamente para sacudir al Papa. Hay que denunciar ya esta farsa. O esta gente va a conseguir acabar con el catolicismo.

Por cierto, el que firma eso, Carlos Esteban, no es católico a mi entender.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Creo que has dado la clave, a mi entender. Puede ser discutible si se debe abordar esta cuestión en estas reuniones... Yo mismo pienso que el diálogo auténtico debe versar también sobre los asuntos que dividen, como es este caso. Pero lo que no se puede pretender, como bien dices, es tener una doble vara de medir. Y sobre todo, me uno a tu crítica a estos personajes que pueden sofocar el auténtico espíritu. Dejar el cuidado y defensa de la tradición en manos de esta gente supone su demolición. 

En cuanto a las diferencias Biden-Trump, para mí son caras de la misma moneda, dos gestores de la caída del imperio yanqui, una caída que lleva mucho tiempo gestándose, y que no parece por el momento que se pueda revertir.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Joe Biden, con esta declaración sobre la reunión con el Papa, le echa más leña al fuego:

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=41854

Cita

En un principio no hubo extensos comunicados, pero Jeff Mason, de la agencia Reuters preguntó al presidente Joe Biden si el tema del aborto se trató durante su encuentro con el Papa Francisco, y el presidente de los EEUU manifestó que:

«No, no se trató. Solo hablamos del hecho de que yo estaba feliz, que era un buen católico y que debo seguir recibiendo la Comunión», habría dicho el mandatario según la agencia internacional.

 

Edited by Gmartos

Share this post


Link to post
Share on other sites

Aunque no es la primera vez que lo hace, ya que lleva tiempo arengando a sus seguidores contra el Papa, y no son pocos, recojo un nuevo ataque, esta vez desde España, de parte del conocido economista, escritor, profesor, tertuliano y también youtuber, Juan Ramón Rallo.

Defensor de la escuela liberal austríaca, a quién parece que Francisco ha molestado al calificar como genocidas sus ideales económicos y políticos, y por ello le acusa de mentir respecto del capitalismo.

Aunque en el video expone las supuestas bondades de la globalización capitalista, para fundamentar su acusación de mentir que le hace al Papa, el problema no es tanto eso, que podría rebatirse presentando las muchas otras consecuencias negativas que dicha globalización ha provocado, sino el hecho de tratarse de un personaje popular y televisivo al que siguen miles de personas, por lo general obnubiladas por su retórica y verbo fácil, que aún manifestándose católicas, se suman al linchamiento público de Francisco, solo porque lo que dice el profesor, y muchos otros, les invita a ello. Los innumerables comentarios al video son mayoritariamente favorables a Rallo y despectivos contra el Papa. Otro ejemplo más de la falacia populista que comentábamos en el otro hilo.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Y en cuanto al frente de la guerra que sucede en el interior de la Iglesia contra el Papa, recientemente también hemos tenido noticias de un nuevo episodio, protagonizado de nuevo por los habituales generales contra Francisco (Brandmüller, Burke, Viganò, Schneider, etc.), que en esta ocasión cuentan con el inestimable apoyo español de Juan Manuel de Prada, quién se distingue oficialmente así por pasar a formar parte del bando antifrancisco.

Se trata de la publicación del libro "From Benedict's Peace to Francis's War",  que recoge una colección de ensayos y artículos escritos por algunos cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, que responden y reprochan el motu propio del Papa, Traditionis Custodes.

Entre los autores se encuentran las firmas de algunos españoles, como la del citado escritor Juan Manuel de Prada, el filósofo Ramón Peretó o el investigador José Antonio Ureta.

El libro, enteramente en inglés, recoge mayormente textos que ya han sido publicados en prensa y redes, aunque también contiene algunos otros inéditos hasta ahora, como es el caso de los artículos de Prada.

Según el editor:

Cita

Publisher’s Description:

Already on July 16, 2021, the reactions to Pope Francis’s severe restrictions on the traditional Latin Mass in Traditionis Custodes were like a river in full flood: articles, essays, interviews, podcasts—everywhere and from every point of view. An emotional, spiritual, intellectual dam had broken and the waters of discourse poured forth across the world. The sheer volume of writing occasioned by Traditionis Custodes is unlike anything seen in the history of papal documents—testimony to a neuralgic subject on which arguments proliferate and passions run high.

The two-month period following the release of the motu proprio gave proof that the traditionalist movement was no fringe phenomenon, but something that had gained significant strength and sympathy during the relatively peaceful years from 2007 to 2021 (the “Pax Benedictina” to which the book’s title refers). The purpose of this volume is to gather in one convenient place some of the finest and most appreciated essays and articles published in the period from mid-July through September of this fateful year, 2021—not only from America and England (although these predominate), but also from other nations: France, Germany, Switzerland, the Netherlands, Italy, Spain, Argentina, Poland, Kazakhstan, and China.

This book is not, and makes no pretense of being, a presentation of “both sides of the argument.” It offers a variety of critiques of this profoundly unwise and unpastoral decree, which suffers from incoherent doctrinal foundations, grave moral and juridical defects, and impossible ecclesiological implications.

Angelico Press is profoundly grateful for the many prominent authors the world over who have permitted us to publish their contributions. We wish to underline that the inclusion of any contribution does not imply the author’s approval of the opinions of others published in the book, or of the editorial decisions made by Angelico Press, including the title, which remain the responsibility of Angelico Press alone.

To Order:

From Benedict’s Peace to Francis’s War: Catholics Respond to the Motu Proprio Traditionis Custodes on the Latin Mass. Edited by Peter A. Kwasniewski. Brooklyn, NY: Angelico Press, 2021. 406 pp.  |  Paperback: $22.95  |  Hardcover: $32  |  (Kindle forthcoming)

Available at Amazon and Barnes & Noble—or request it from your local bookseller.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 6 horas, Español dijo:

Y en cuanto al frente de la guerra que sucede en el interior de la Iglesia contra el Papa, recientemente también hemos tenido noticias de un nuevo episodio, protagonizado de nuevo por los habituales generales contra Francisco (Brandmüller, Burke, Viganò, Schneider, etc.), que en esta ocasión cuentan con el inestimable apoyo español de Juan Manuel de Prada, quién se distingue oficialmente así por pasar a formar parte del bando antifrancisco.

Se trata de la publicación del libro "From Benedict's Peace to Francis's War",  que recoge una colección de ensayos y artículos escritos por algunos cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, que responden y reprochan el motu propio del Papa, Traditionis Custodes.

Entre los autores se encuentran las firmas de algunos españoles, como la del citado escritor Juan Manuel de Prada, el filósofo Ramón Peretó o el investigador José Antonio Ureta.

El libro, enteramente en inglés, recoge mayormente textos que ya han sido publicados en prensa y redes, aunque también contiene algunos otros inéditos hasta ahora, como es el caso de los artículos de Prada.

Según el editor:

 

 

Pues ya lo lamento. En fin, qué pena da esta situación. 

Share this post


Link to post
Share on other sites

En lo que respecta a algunos de los nombres que aparecen en el citado libro, considero que no podemos adjudicarles a todos ellos la misma etiqueta. En mi opinión existen entre ellos distintos grados de rechazo al papa. Por un lado, tenemos el caso de Robert Sarah, que para mí es el cardenal más comedido o prudente de todos los que se mencionan; creo sinceramente que Sarah, a pesar de ser un claro "conservador" tiene una gran espiritualidad y guarda gran respeto por el papa, simplemente sus preocupaciones y sensibilidades puede que no sean las mismas que están tan marcadas en este pontificado.

Por otro lado tenemos cardenales más abiertamente críticos, como Muller y Burke. Creo que estos cardenales se prestan a emitir críticas que dañan mucho la unidad. Al tratarse de cardenales de peso, sus juicios negativos dan pie a que los medios de comunicación interesados en incrustar sus garras en la Iglesia ataquen sin piedad al papa. Basta ver su participación reiterada en EWTN y demás medios estadounidenses. Sinceramente, creo que estos cardenales no lo hacen con mala voluntad, pero parece claro que en su aparente disconformidad subyace una visión de la Iglesia demasiado aburguesada. Les molesta que Francisco sea un paradigma de pastor libre que se deja guiar por el espíritu, no por la comodidad de una teoría o una costumbre.

Por último, obispos como Vigano son tema aparte. Este señor me recuerda por momentos a Trump,  son gente cabreada consigo mismos y con el mundo, lo que los lleva a convertirse en opositores claros al papa. Opositores porque son opuestos en sus caracteres: si el papa, como dije arriba, es una persona libre, estos personajes, una vez perdida la fe, se han convertido en esclavos de las ideologías. Acusan al papa de centrarse en lo político, pero lo cierto es que sus discursos muchas veces se confunden con los de Trump y compañía, y cuando hablan de cuestiones de fe lo hacen como lo haría un disco rayado, con palabras y argumentos precocinados, sosos, tristes: son incapaces de irradiar luz y de llevar a nadie a la fe. 

Share this post


Link to post
Share on other sites

A propósito de lo comentado en el post anterior, comparto esta noticia reciente de VidaNueva, que prueba que entre los desertores y críticos con el papa no todos están en el mismo saco, entre ellos el cardenal Sarah.

Fuente: https://www.vidanuevadigital.com/2021/11/03/el-cardenal-sarah-se-desmarca-del-ultimo-libro-contra-el-papa/

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Coincido contigo. No todos rechazan del mismo modo al Papa o a su predicación. De hecho, esa misma distinción es útil para distinguir a los diferentes personajes que se suceden en el ámbito de la crítica.

Algunos se manifiestan claramente críticos con alguna o diversas enseñanzas del Papa, y eso por sí mismo no es malo, mientras no se quebrante el dogma de la infalibilidad papal. Es más, cuando la crítica es constructiva, nos ayuda a todos a entender mejor el depósito de fe, y supongo que también al propio Francisco para encaminar  mejor su ministerio. Pero luego hay otros que a menudo se presentan como abanderados de la tradición y críticos con la persona del Papa, y suelen promover todos estos arrebatos de gente que infamia y blasfema al papa por las redes y los medios de comunicación, y eso tiene mucho de cismático a mi juicio.

Esos últimos son los peligrosos, pues no dudan en utilizar para su causa, cualquier crítica que buenamente pueda hacérsele a Francisco, aunque se haya hecho de buena fe. Por eso entiendo que lo mejor es no prestarse a la crítica pública. A aquellos con verdadera capacitación para realizar una crítica o corrección a la enseñanza del Papa, no les faltan canales seguros para hacérsela llegar al Santo Padre, sin que por ello se vean envueltos en la llamada guerra cultural.

Cuando leí el elenco de colaboradores que han contribuido al libro, al principio me quedé un poco extrañado yo también con la presencia del cardenal Sarah, que siempre se ha destacado por su rectitud. Por eso evité nombrarlo entre los promotores, ya que me parecía extraño que se prestase a algo así. Ahora y tras hacer público su desmarque respecto al libro, entiendo que lo más probable es, que haya sido utilizado para prestar solvencia al recopilatorio. Y probablemente no sea el único.

No obstante, casos como el del conocido escritor español, no me parece que estén en esa tesitura. Por lo que pude leer se trata de artículos inéditos traducidos al inglés, por lo que el propio autor habrá tenido que evaluar la traducción y prestar su consentimiento, y teniendo en cuenta quiénes promueven el libro, por lo menos a mí me queda claro que está conforme con el quehacer de dichas personas y su colaboración con ellas.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Similar Content

    • By ICTHYS
      Hemos iniciado nueva serie en nuestro canal. En esta ocasión, un tema claramente bíblico: los cuatro sentidos de la Escritura.
      Los cuatro sentidos de la Escritura.
       
    • By ICTHYS
      El libro del profeta Jeremías (Jr 17,5-7) nos presenta una imagen de la acedia como apercepción ante el bien. Es decir, como una ceguera, como algo que impide darse cuenta de cuál es el bien de Dios. Esa ceguera nace de poner la confianza en el hombre y en la carne en lugar de ponerla en Dios. Esta actitud es frecuentísima e identificable en situaciones cotidianas, y nos hace perder grandes oportunidades de disfrutar de los bienes mayores.
       
      Hemos publicado primero un vídeo introductorio titulado "¿La tristeza es pecado?". Continuamos ahora con este primer vídeo de nuestra serie sobre la acedia diabólica.
      https://www.youtube.com/watch?v=Oc8CosDFxvU
      Original source: https://www.youtube.com/watch?v=Oc8CosDFxvU
    • By Español
      El Papa Francisco ha advertido hoy sobre el peligro de los fundamentalismos en la Iglesia. En su catequesis de esta semana, ha hecho una reflexión sobre la tentación que suponen "los nuevos fundamentalistas", que se encuadran en una vida guiada solo por preceptos y tradiciones, buscando así seguridades en ellos mismos, en lugar de buscar la seguridad de Dios abriéndose a la libertad y a la novedad de su amor, que es el único que puede traer la paz y la alegría a la vida humana. Para evitar esta distorsión de la fe, El Papa ha pedido "volver a lo esencial".
       
    • By Español
      Era el año 40 de nuestra era, cuando Jacobo de Zebedeo, tambien llamado Santiago el Mayor, uno de los discípulos dilectos y más cercanos a Cristo, junto a su hermano Juan y Pedro, recorría la Hispania Romana difundiendo el mensaje de su maestro, tras la Resurrección. Cuenta la tradición que en la noche del 2 de enero, el discípulo se encontraba acampado en la ribera del río Ebro, en las inmediaciones de la ciudad romana de Caesaraugusta, actual Zaragoza, acompañado de un pequeño grupo de seguidores y apenado por la poca repercusión que había tenido su predicación entre las gentes de aquella vieja Hispania romana.
      Según recogen las antiguas crónicas, documentadas en el "códice Moralia sive Expositio in Job", que se conserva en el archivo de la catedral de Zaragoza, y que fijaba en 1297 por escrito la tradición oral de la venida de la Virgen,
      "Santiago el Mayor, hermano de Juan, hijo del Zebedeo, por revelación del Espíritu Santo, recibió un mandato de Cristo para que viniese a España a predicar la palabra de Dios. Él se dirigió inmediatamente a la Virgen, le besó las manos y le pidió con piadosas lágrimas la licencia y bendición. La Virgen le dijo: “Ve, hijo; cumple el precepto de tu Maestro, y por el mismo te ruego que en una ciudad de España, donde convirtieres mayor número de hombres a la fe, edifiques una iglesia en memoria mía, como te mostraré que lo hagas”. Saliendo, pues, Santiago de Jerusalén, anduvo predicando por España, llegando finalmente a la España Menor, que se llama Aragón, en aquella región que se dice Celtiberia, donde está situada Zaragoza, a orillas del río Ebro.
      Aquí predicó Santiago muchos días, logrando convertir para Cristo a ocho hombres. Con ellos se entretenía a diario acerca del reino de Dios, y por la noche se iba a una era cerca del río, donde se echaba en la paja. A los pocos días, estando el Apóstol con los fieles sobredichos, cansados de la oración hacia la media noche, y durmiendo ellos, oyó Santiago voces de ángeles que cantaban: “Ave Maria, gratia plena”. Él, arrodillándose en seguida, vio a la Virgen, madre de Cristo, entre dos coros de millares de ángeles, colocada sobre un pilar de mármol.
      El piísimo semblante de la bienaventurada Virgen María llamó a sí dulcísimamente al santo Apóstol, y le dijo: “He aquí, hijo mío, Santiago, el lugar designado y deputado para mi honor. Mira este pilar en que asiento. Sabe que mi Hijo, tu Maestro, lo ha enviado desde lo alto por mano de los ángeles. Alrededor de este sitio colocarás el altar de la capilla. En este lugar obrará la virtud del Altísimo prodigios y milagros admirables por mi intercesión y reverencia a favor de aquéllos que imploren mi auxilio en sus necesidades. Y el pilar estará en este lugar hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad adoradores de Cristo”. Entonces el apóstol Santiago, lleno de alegría, dio innumerables gracias a Cristo y también a su madre. Luego aquel ejército de ángeles, tomando a la Señora de los cielos, la restituyó a Jerusalén y la colocó en su celda. Gozoso el bienaventurado Santiago con tal visión y consolación, empezó inmediatamente a edificar allí la iglesia, ayudándole los que había convertido a la fe."
      El Apóstol Santiago junto a los ocho testigos del prodigio, conocidos como los "varones apostólicos", se apresuraron entonces a edificar el templo que la Virgen les había pedido, siendo esto motivo de muchas conversiones. Pero antes que estuviese terminado, Santiago ordenó presbítero a uno de aquellos primeros discípulos hispanos para el servicio del templo, consagrándolo y dándole el título de "Santa María del Pilar", que llegaría a ser el primer templo mariano del mundo dedicado en honor a la Virgen Santísima, antes de regresar a Judea donde acabaría siendo martirizado por Herodes Agripa I, alrededor del año 44 de nuestra era.
      Finalizada su construcción, se ofició la primera eucaristía en Santa María del Pilar, un día 12 de octubre, motivo por el que en el siglo XVIII, el papa Inocencio XIII estableció este día en el calendario, como conmemorativo de la Virgen del Pilar para toda la cristiandad, si bien durante siglos fue celebrado en El Pilar. La Virgen del Pilar es invocada como refugio de pecadores, consoladora de los afligidos y madre de España.
      Tal día como un doce de octubre, pero del año 1492, el marinero llamado Rodrigo de Triana, que en aquel entonces servía como vigía de la carabela "La Pinta", dio el aviso más esperado durante semanas para la expedición liderada por Cristóbal Colón: ¡¡¡Tierra!!! anunció Rodrigo al divisar el islote Guanahaní, que posteriormente sería bautizado como San Salvador, convirtiéndose así en la primera tierra ganada para la cristiandad en el continente americano. La Madre de España, posiblemente quiso así patrocinar también la mayor gesta de sus hijos en la historia, dando paso a lo que con el concurso de la fe y de los siglos, llegaría a ser la Hispanidad. La mayor comunión de pueblos y naciones del mundo, hermanados por la fe, la lengua y la cultura.
      ¡Viva la Virgen del Pilar!
      ¡Viva España!
      ¡Viva la Hispanidad!
      ...hasta el fin del mundo.

      Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
    • By Corazón Español
      Era el año 40 de nuestra era, cuando Jacobo de Zebedeo, tambien llamado Santiago el Mayor, uno de los discípulos dilectos y más cercanos a Cristo, junto a su hermano Juan y Pedro, recorría la Hispania Romana difundiendo el mensaje de su maestro, tras la Resurrección. Cuenta la tradición que en la noche del 2 de enero, el discípulo se encontraba acampado en la ribera del río Ebro, en las inmediaciones de la ciudad romana de Caesaraugusta, actual Zaragoza, acompañado de un pequeño grupo de seguidores y apenado por la poca repercusión que había tenido su predicación entre las gentes de aquella vieja Hispania romana.
      Según recogen las antiguas crónicas, documentadas en el "códice Moralia sive Expositio in Job", que se conserva en el archivo de la catedral de Zaragoza, y que fijaba en 1297 por escrito la tradición oral de la venida de la Virgen,
      "Santiago el Mayor, hermano de Juan, hijo del Zebedeo, por revelación del Espíritu Santo, recibió un mandato de Cristo para que viniese a España a predicar la palabra de Dios. Él se dirigió inmediatamente a la Virgen, le besó las manos y le pidió con piadosas lágrimas la licencia y bendición. La Virgen le dijo: “Ve, hijo; cumple el precepto de tu Maestro, y por el mismo te ruego que en una ciudad de España, donde convirtieres mayor número de hombres a la fe, edifiques una iglesia en memoria mía, como te mostraré que lo hagas”. Saliendo, pues, Santiago de Jerusalén, anduvo predicando por España, llegando finalmente a la España Menor, que se llama Aragón, en aquella región que se dice Celtiberia, donde está situada Zaragoza, a orillas del río Ebro.
      Aquí predicó Santiago muchos días, logrando convertir para Cristo a ocho hombres. Con ellos se entretenía a diario acerca del reino de Dios, y por la noche se iba a una era cerca del río, donde se echaba en la paja. A los pocos días, estando el Apóstol con los fieles sobredichos, cansados de la oración hacia la media noche, y durmiendo ellos, oyó Santiago voces de ángeles que cantaban: “Ave Maria, gratia plena”. Él, arrodillándose en seguida, vio a la Virgen, madre de Cristo, entre dos coros de millares de ángeles, colocada sobre un pilar de mármol.
      El piísimo semblante de la bienaventurada Virgen María llamó a sí dulcísimamente al santo Apóstol, y le dijo: “He aquí, hijo mío, Santiago, el lugar designado y deputado para mi honor. Mira este pilar en que asiento. Sabe que mi Hijo, tu Maestro, lo ha enviado desde lo alto por mano de los ángeles. Alrededor de este sitio colocarás el altar de la capilla. En este lugar obrará la virtud del Altísimo prodigios y milagros admirables por mi intercesión y reverencia a favor de aquéllos que imploren mi auxilio en sus necesidades. Y el pilar estará en este lugar hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad adoradores de Cristo”. Entonces el apóstol Santiago, lleno de alegría, dio innumerables gracias a Cristo y también a su madre. Luego aquel ejército de ángeles, tomando a la Señora de los cielos, la restituyó a Jerusalén y la colocó en su celda. Gozoso el bienaventurado Santiago con tal visión y consolación, empezó inmediatamente a edificar allí la iglesia, ayudándole los que había convertido a la fe."
      El Apóstol Santiago junto a los ocho testigos del prodigio, conocidos como los "varones apostólicos", se apresuraron entonces a edificar el templo que la Virgen les había pedido, siendo esto motivo de muchas conversiones. Pero antes que estuviese terminado, Santiago ordenó presbítero a uno de aquellos primeros discípulos hispanos para el servicio del templo, consagrándolo y dándole el título de "Santa María del Pilar", que llegaría a ser el primer templo mariano del mundo dedicado en honor a la Virgen Santísima, antes de regresar a Judea donde acabaría siendo martirizado por Herodes Agripa I, alrededor del año 44 de nuestra era.
      Finalizada su construcción, se ofició la primera eucaristía en Santa María del Pilar, un día 12 de octubre, motivo por el que en el siglo XVIII, el papa Inocencio XIII estableció este día en el calendario, como conmemorativo de la Virgen del Pilar para toda la cristiandad, si bien durante siglos fue celebrado en El Pilar. La Virgen del Pilar es invocada como refugio de pecadores, consoladora de los afligidos y madre de España.
      Tal día como un doce de octubre, pero del año 1492, el marinero llamado Rodrigo de Triana, que en aquel entonces servía como vigía de la carabela "La Pinta", dio el aviso más esperado durante semanas para la expedición liderada por Cristóbal Colón: ¡¡¡Tierra!!! anunció Rodrigo al divisar el islote Guanahaní, que posteriormente sería bautizado como San Salvador, convirtiéndose así en la primera tierra ganada para la cristiandad en el continente americano. La Madre de España, posiblemente quiso así patrocinar también la mayor gesta de sus hijos en la historia, dando paso a lo que con el concurso de la fe y de los siglos, llegaría a ser la Hispanidad. La mayor comunión de pueblos y naciones del mundo, hermanados por la fe, la lengua y la cultura.
      ¡Viva la Virgen del Pilar!
      ¡Viva España!
      ¡Viva la Hispanidad!
      ...hasta el fin del mundo.
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Current Donation Goals

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • Thank you (1 positive)
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
      • 105 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Bingbot(5)
    • Chrome(4)
    • YandexBot(1)
×