Jump to content
Hispanorromano

El americanismo, máquina de guerra contra la tradición católica

Recommended Posts

Difundo un artículo muy necesario de Javier de Miguel, el dueño del canal que nos recomendaba @ICTHYS. El artículo es lo mejor que he leído en español sobre el tema del americanismo y explica a la perfección por qué, tanto en el ámbito religioso como en el político, esta idea es radicalmente contraria a la Tradición católica y a la Hispanidad.

Deben tomar nota de este brillante artículo los católicos y los derechistas que andan subyugados por la política estadounidense y que incluso tienen la osadía de poner a esta nación por delante de España en todos sus juicios. El artículo de Javier de Miguel viene en el momento más idóneo, pues la dependencia de Estados Unidos por parte la derecha, y en general de la sociedad española, llega ya a niveles asfixiantes. No hay una sola consigna de las que maneja la derechita española que no la hayan importado de Estados Unidos. El tema no es sólo político sino que tiene profundas implicaciones religiosas, como explica Javier, pues el americanismo supone renunciar a la implantación de un orden social católico y perseguir a todo aquel que lo pretenda. La cosa pasa de castaño oscuro cuando vemos que el principal impulso para derribar al Papa actual viene de esa nación iluminista, que Javier retrata acertadamente como una "máquina de guerra contra la tradición católica".

Le pido a don Javier que me disculpe por haber destacado en negrita algunas frases distintas de las que él había destacado.

Cita

El americanismo, máquina de guerra contra la tradición católica

La denominada “revolución americana”, para ellos, no es más que un perfeccionamiento de la francesa.

Javier de Miguel
17/02/2019
 
2019-02-17-america.jpg

León XIII, en su carta Testem benevolentiae, advirtió contra aquellos que “quieren una Iglesia distinta en América de la que existe en todas las demás regiones”. Apreciaba el Papa con gran clarividencia cómo el espíritu de la “nueva sociedad” de los Estados Unidos de América, fundada en principios totalmente contrarios al orden social católico propuesto por la Iglesia desde sus inicios, amenazaba con contaminar las mentes de los propios católicos estadounidenses.

Lo que León XIII quiso combatir fue precisamente lo que hoy, comúnmente, y en sentido más amplio, conocemos por “americanismo”, que, trasladado a nuestro mundo actual, no es más que la influencia global del poder y principios sociales que sustentan a los Estados Unidos de América. Ensoberbecidos por los principios que inspiraron la construcción de la Estatua de la Libertad, en la firme creencia de que se estaba fundando un nuevo mundo sobre los principios de la verdadera libertad, no se estaba haciendo otra cosa que otorgar carta de naturaleza a la filosofía racionalista liberal aplicada a la política, con el inestimable apoyo del protestantismo y la masonería, núcleo duro de la filosofía de sus adorados “padres fundadores”.

La consecuencia inmediata de esta ideología fue la llamada “doctrina Monroe”, que pretendía establecer una tabla rasa de diferenciación y de definitiva emancipación de los valores de la “new society” respecto de cualquier condicionamiento procedente del exterior del continente. Muchos pueden entender este planteamiento como meramente geopolítico, pero efectivamente no es así, sino que tiene un alcance más amplio. No olvidemos que esta “doctrina” fue fundada en la fase final de la mal llamada “emancipación” de las provincias españolas de Ultramar, y por tanto, no puede entenderse sino en el contexto de la “des-hispanización” de Hispanoamérica, a la vez promovida por criollos burgueses y masones, como bien demuestra Ramiro de Maeztu en su “Defensa de la Hispanidad”. Se trataba pues, del primer plan de ingeniería social ejecutado por la entonces recién alumbrada nación, y que sirvió de paso para dar el toque de gracia al ya más que decadente imperio hispano, que no había representado sino el baluarte contra Lutero y el martillo de los antepasados de quienes siglos después desembarcaron para construir su “sueño americano”.

Casi doscientos años después, la “doctrina Monroe” ha cruzado sus propias fronteras, y parece haberse reformulado tácitamente en algo así como “el mundo para los americanos”. La influencia social y cultural de los Estados Unidos, especialmente tras su confirmación como primera potencia tras la Primera Guerra Mundial, es indiscutible. Pero, ¿en qué consiste esa influencia? ¿en qué principios se asienta?

Comenzando por la segunda cuestión, hay que decir que la denominada “revolución americana”, para ellos, no es más que un perfeccionamiento de la francesa: el traslado a sus últimas consecuencias, de los principios ilustrados. Para el americanista, el gran error de la revolución francesa fue su deriva totalitaria, el Leviathan administrativo que engendró, anulando despóticamente la viva organización social que le precedió para instaurar el germen de lo que más recientemente ha venido a llamarse por algunos el “neodirigismo tecnocrático”, es decir, la política como pura administración de un ingente aparato mecanicista, que es el Estado. La revolución americana, por el contrario, habría conseguido mejor que nadie plasmar socialmente esos ideales ilustrados de libertad e igualdad. Así, los americanistas consideran el gobierno de la voluntad general como otra forma tiránica, heredera de la monarquía absoluta, pero sin renunciar a los principios ilustrados e iluministas que inspiraron a 1789, y se inclinan por la división de poderes, en el marco de una sociedad estrictamente individualista y de laissez faire.

En cuanto a la primera cuestión, esa influencia consiste en la exportación, a escala global, de esa filosofía profundamente individualista, economicista, pragmática, pelagiana y auto-suficiente. Sin vínculos de sangre, sin más méritos que la iniciativa individual y el afán constante de progreso material. Además, muchos liberales conservadores, entre ellos católicos, que ven sin disgusto ese espíritu materialista, se maravillan contemplando la idea de que Estados Unidos es, a la vez, la “nación religiosa”, tierra donde se armonizan perfectamente la libertad (liberal) con la moral. Pero para superar esta falacia, es necesario comprender la significación que tiene esa mención a lo religioso en relación al enfoque de las logias americanas respecto de las europeas. La masonería americana es deísta, mientras que la europea, comandada por la francesa, es generalmente atea y anticlerical. Luego la significación que tiene el término “dios” o “religión” en uno y otro contexto, en el fondo vienen a significar lo mismo, porque en realidad son la misma esencia traspuesta sobre dos estructuras diferentes. Y esa esencia es la negación sistemática de los principios católicos tradicionales en relación al orden social y político que tan brillantemente se plasmaron en la Cristiandad, así como la persecución de todo aquél que luche por implantarlos en el ámbito público. En el mejor de los casos, para el americano, la religión es una cuestión interna, de conciencia, en la que el Estado no debe inmiscuirse, pero nunca un asunto de Estado, donde sigue rigiendo el racionalismo político ultramoderno.

Ante estas dos cuestiones, muchos católicos piensan también que, puesto que el sistema político estadounidense, por su configuración minimalista del Estado, respeta la conciencia individual a priori más que los sistemas políticos europeos, más inspirados en el totalitarismo revolucionario francés, coronado por una influencia neo-marxista gramsciana mucho más escasa al otro lado del charco, este modelo es el más adecuado para la convivencia de la Iglesia con la sociedad. O, lo que es lo mismo, la doctrina de la “Iglesia libre en el Estado libre”. Reformulado en términos más llanos: la irrelevancia social es el precio que la Iglesia debe pagar a cambio de que el Estado mantenga en su “burbuja” a los católicos, y no les incomode en el ejercicio de sus derechos y deberes ciudadanos, fundamentalmente desde el despliegue de amplios mecanismos jurídicos de objeción de conciencia, frente a las ya de por sí escasas intromisiones estatales en asuntos morales. Pues bien, esta tesis, además de contraria al Magisterio de la Iglesia, que constantemente a lo largo de los siglos ha enseñado la grave obligación de los gobernantes para con Dios y la Iglesia, es un síntoma de contagio de la mentalidad liberal americanista. Desde esta perspectiva tenemos el terreno sembrado para el comunitarismo clerical, que no es sino una especie dentro del individualismo, a saber, una auto-limitación de los efectos de la vida cristiana al ámbito de los iguales en la fe, solo que en este caso, el ente “individuo” se ensancha analógicamente a la “comunidad cristiana”.

Para acabar, dos reflexiones que nos han de servir para ubicar este tema en las coordenadas de la más rabiosa actualidad: la primera, la situación venezolana, que no es (y sin que esto sirva para justificar un ápice el sangriento narco-régimen de Maduro) sino otro reflejo del afán de dominio estadounidense sobre los puntos geoestratégicos, otro experimento como el de las “primaveras árabes”, con el agravante de la situación geográfica en el continente americano, pero al que se puede vaticinar idéntico resultado a que a otras revueltas propiciadas por ellos, y después vendidas al mundo como “acciones de liberación”: caos, anarquía y más sufrimiento para la población civil; la segunda reflexión trata acerca del estupor generado por la aprobación, en el estado de Nueva York, de la ley que permite el aborto hasta el momento inmediatamente anterior al nacimiento (último paso antes de la legalización del infanticidio). “En el país de la libertad”, “en la ciudad de la estatua”, esto no puede ocurrir, se dicen muchos. Como si esta ley fuese una traición al espíritu americano de libertad, y no lo que realmente es: otra muestra del camino al que conduce la sociedad regida por la libertad entendida como el ejercicio de las pulsiones interiores del individuo. Que no es otro el leit motiv del liberalismo, y de su derivado, del americanismo.

Ciertamente, no es que Europa esté mejor, pero lo que está claro es que plantear en términos americanistas la resolución del conflicto religión-sociedad moderna (conflicto que lleva más de un siglo pululando por los despachos vaticanos, sínodos y Concilio incluido), no hace sino agravar el problema, es decir, continuar alejando al mundo moderno de Dios. La Iglesia, custodia del Derecho natural (en otro tiempo denominado “derecho de gentes”), sencillamente no puede abdicar, tampoco en el orden social, de la lucha por “Instaurare Omnia in Christo”. La Iglesia no tiene que comprar su libertad, sino liberar al mundo de la esclavitud del pecado, hodiernamente, del pecado liberal y sus múltiples adyacentes. Y eso no se consigue construyéndole un safe harbour para su supervivencia, ni una open society para el “desenvolvimiento de su personalidad”. Se consigue restaurando las cosas en la Verdad, la única que nos hace libres. Pues no hay imagen que represente más la libertad que la cruz de Cristo.

El americanismo, máquina de guerra contra la tradición católica - Tradición Viva

Share this post


Link to post
Share on other sites

Javier de Miguel me pregunta si podría colaborar escribiendo en esta web. Supongo que sí, pero lo pregunto.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Meto un inciso relacionado en lo costumbrista con el tema principal del hilo. La yanquización/europeización/modernización de nuestro país está aniquilando un ecosistema social que creaba formas de ser que, a pesar de lo diversas por no estar muy estandarizadas, no dejaba de tener un patrón común de autenticidad. Traigo esto a colación de una entrevista que estaba viendo a Carlos Iglesias, el de 1 franco, 14 pesetas:

PD: por cierto, la entrevista data del 2014 pero al tratar de la "dura crisis" podríamos aplicarle al cuento a lo de ahora.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 3 horas, ICTHYS dijo:

Javier de Miguel me pregunta si podría colaborar escribiendo en esta web. Supongo que sí, pero lo pregunto.

Sería un honor contar con él.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Miguel Ayuso tiene una idea parecida a la de Javier de Miguel con respecto a la revolución americana:

Cita

«Desde el punto de vista teorético, la laicidad a la americana es mucho más disolvente de la religión y del estado que la laicidad a la francesa» ~ Miguel Ayuso.

https://twitter.com/UnSixtino/status/1383453798086049802

Añade Pedro Soulinake:

Cita

En Francia el abandono estatal de la religión hace que la Iglesia sea más activa, pero en EEUU el sincretismo protestante/masónico adormece las almas y las aparta de la búsqueda de la Verdad.

Y apostilla Iñaki Lizasoain:

Cita

La laicidad americana es deista y la creencia en una deidad es vista de modo positivo. Esto crea un supermercado de creencias donde cada uno elige lo que quiere y gusta.

Aborda el tema en coordenadas parecidas John Rao, del que traje en su día al foro un artículo precisamente sobre este tema:

El americanismo como religión civil - Debate de actualidad - Corazón Español

Pero, ya digo, me parece que Javier de Miguel expresa todo esto con mayor acierto, con matices propios y enteramente originales que hacen que su artículo sea ideal para dar a conocer el tema a la derecha española, tan desnortada en los últimos tiempos. Ilustro este desnortamiento con un tuit que vi ayer de unos de los autores que anda promoviendo un conservadurismo antilibertario (iniciativa que en principio me pareció loable y por ello le dediqué un hilo):

proyanqui.png

Si este es el tipo de conservadurismo que promueven en España, conmigo que no cuenten.

Me gustaría subir el artículo de Javier de Miguel a portada, pero como se ha registrado igual prefiere hacerlo él y darle el matiz que crea conveniente.

Share this post


Link to post
Share on other sites

@ICTHYS, ¿sabes si a @Javier de Miguel le importaría que subamos su artículo sobre el americanismo a portada? Quitaría mi comentario introductorio y dejaría únicamente su artículo. A lo mejor sería un atrevimiento por nuestra parte al haberlo publicado inicialmente don Javier en otro medio, medio con el que hemos sido muy críticos. Por eso lo pregunto. Me gustaría difundir este artículo de don Javier pero no quiero hacer nada que vaya en contra de sus intereses.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Estimados, muchas gracias por haber compartido este artículo. Efectivamente, y por los motivos por los que imagino disiente con el medio en que publiqué este artículo, dejé de colaborar directamente con él. Si quiere, le puedo facilitar un formato word que le sirva de base para difundir el artículo sin que quede constancia del medio en que se publicó originalmente.

A su disposición para colaborar con este medio.

Un saludo en Cristo Rey, 

Javier de Miguel


Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente

Share this post


Link to post
Share on other sites

Pues aparte de enriquecedor será una alegría contar contigo en este recogido espacio. Yo he quedado muy positivamente impresionado por los vídeos y escritos que he ido viendo en la red a raíz de que Hispano te refiriese por aquí,

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 8 horas, Javier de Miguel dijo:

Estimados, muchas gracias por haber compartido este artículo. Efectivamente, y por los motivos por los que imagino disiente con el medio en que publiqué este artículo, dejé de colaborar directamente con él. Si quiere, le puedo facilitar un formato word que le sirva de base para difundir el artículo sin que quede constancia del medio en que se publicó originalmente.

A su disposición para colaborar con este medio.

Un saludo en Cristo Rey, 

Javier de Miguel


Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente

He pasado el artículo a portada con las negritas que llevaba originalmente. Al ir el artículo a su nombre, creo que puede editarlo o cambiar la imagen que he elegido para ilustrarlo, que alude al "supermercado de las religiones".

De todas formas, si no pudiese editarlo por algún tema de "permisos", como el administrador no ha podido conectarse últimamente por motivos de trabajo (y es el que entiende de eso), usted me puede indicar qué cambio desea y yo lo aplicaré.

Gracias a usted, Javier, por el artículo, que explica perfectamente el tema y que resulta muy necesario en estos tiempos de americanización de la política, de las costumbres y de la religión. Una americanización que también afecta a los católicos y a los que se supone que deberían preservar las esencias hispánicas (como denunciaba La Esperanza en su artículo Colgados del gringo). Y gracias también por permitirnos amablemente que difundamos su artículo desde esta humilde comunidad.

A mí me interesa mucho el tema de la americanización o yanquización de la costumbres, que siempre preocupó mucho a las derechas españolas antes de los años cincuenta. Lamento que se haya perdido esa preocupación. También le dediqué un hilo a la, en mi opinión, corrosiva influencia del cine yanqui en la sociedad española. Nos faltaba la perspectiva religiosa que usted expone de forma brillante en su artículo.

Aprovecho para felicitarle por su canal. De momento sólo he visto tres vídeos, peros los tres me han parecido muy acertados en el fondo y en la forma. Como les decía a mis compañeros, se nota que la biblioteca que figura al fondo no es de atrezzo, sino que usted ha leído y ha trabajado esos libros a fondo, cosa que es rara en Youtube, donde predominan los charlatanes y los maestros ciruela.

¿Tiene usted algún blog o se plantea escribir un libro sobre estas cuestiones?

Es un honor contar con su presencia en el foro y ojalá se anime a comentar sobre algún tema de los que aquí tratamos habitualmente o sobre lo que usted quiera.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Buenos días,

Efectivamente, el "aburguesamiento" de las costumbres (que creo es un tema más amplio que la mera "americanización") es un tema sobre el que estoy trabajando, y en breve publicaré material en Internet.

Un cordial saludo en Cristo Rey.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 15 horas, Javier de Miguel dijo:

Buenos días,

Efectivamente, el "aburguesamiento" de las costumbres (que creo es un tema más amplio que la mera "americanización") es un tema sobre el que estoy trabajando, y en breve publicaré material en Internet.

Un cordial saludo en Cristo Rey.

Pues será un placer leer lo que escriba sobre esos temas.

El escritor Julio Camba tiene un libro sobre su viaje por Estados Unidos ("La ciudad automática") en que el que realiza una ácida crítica de las costumbres vigentes en ese país, que al cabo de unas décadas se exportarían al resto del mundo.

En la prensa católica se hablaba mucho de la americanización, pero también más en general de la sociedad del confort, que es una manera de referirse al aburguesamiento.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 103 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Bingbot(8)
    • Chrome(2)
    • Googlebot(3)
×