Jump to content
Hispanorromano

Antecedentes históricos del problema en el Sáhara, Marruecos, Argelia y Canarias

Recommended Posts

Hablábais en otro hilo de los problemas en el Sáhara, que incluyen el reciente reconocimiento por parte del Gobierno de Estados Unidos de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara. Los fans de Trump que lo vendieron y lo siguen vendiendo como el mejor presidente para España deberían dar muchas explicaciones, aunque evidentemente no las van a dar, como tampoco las dan sobre el apoyo de Trump a AMLO.

No obstante, lo que pretendo aportar aquí es una serie de antecedentes históricos, por lo general muy poco conocidos en España, por los que el Gobierno español de aquel entonces, que ya había reconocido el derecho a la autodeterminación del Sáhara años antes (a principios de los años 70, cuando Franco no estaba postrado en la cama), prefirió que en último término esta región quedase bajo la influencia de Marruecos antes que bajo la influencia de Argelia. Para explicar estos antecedentes históricos del problema traigo un fragmento de un artículo académico del historiador Xavier Casals. En concreto el capítulo que habla sobre el patrocinio del terrorismo saharaui e independentista canario por parte de Argelia, que llegó a hacer peligrar la pertenencia de Canarias a España en los años 70. Incluyo también el inicio del capítulo en el que se habla sobre la estrechas relaciones de Argelia con ETA, pero sólo como apunte; si queréis leer el arículo completo de Casals, lo podéis leer siguiendo el enlace que facilito al final.

No pretendo suplantar el citado hilo que abristéis sobre los sucesos actuales en el Sáhara, que haréis bien en proseguir, sino dejar aquí este capítulo de la historia reciente de España, que quizá pueda servir para entender lo que viene sucediendo en esa zona en las últimas décadas. Las negritas son mías.

Cita

2. Argelia y su apoyo al nacionalismo saharui y canario

Argelia también estuvo presente en violencia política española, al brindar apoyo instrumental al nacionalismo saharaui y canario. En este aspecto, Argel fue la base logística del Movimiento por la Autodeterminación e In­dependencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), liderado por Antonio Cubillo. Este abogado, exmiembro del Partido Comunista de España (PCE) y vinculado al movimiento nacionalista canario, se instaló en Argelia en 1963 con el beneplácito de su gobierno y teorizó un nacionalismo canario inserto en un marco «africano y colonialista» (Cabrera & López 233-239; Pomares & Pérez 2017, 3-4). No obstante, conservó elementos america­nistas visibles en su atención por la Cuba castrista y por las guerrillas de liberación de Venezuela.5 De este modo, Cubillo constituyó el MPAIAC en 1964 e hizo bandera de la africanidad de las Canarias, lo que no era nove­doso, pues en 1960 el delegado soviético en la ONU planteó que España tenía tres colonias: «Ifni, Sáhara y Canarias». Dado que la Argelia recién independizada era un faro revolucionario del llamado Tercer Mundo, Cu­billo se relacionó allí con líderes africanos como Amílcar Cabral, Sékou Turé o Kwame Nkrumah. En enero de 1968 logró su «éxito más sonado» consiguiendo que el Comité de Liberación de la Organización de la Uni­dad Africana (OUA), reunido en Argel, apoyase una resolución favorable a descolonizar las Canarias.6 Asimismo, Cubillo valoró «crear un frente armado canario-sahariano que lograse emancipar a estos dos territorios del "colonialismo español"», en sintonía con el proyecto de los estrategas argelinos de impulsar un estado saharaui y otro canario que «abrirían paso a Argelia hacia el Oeste» (Utrera 1996, 4, 22, 26 y 52).

Por esta razón Argelia también socorrió el nacionalismo saharaui, y en 1970 el servicio de información militar español señaló que Cubillo podría haberlo apoyado enviando un activista al Sáhara (Rodríguez Jiménez 2015, 163). El primer líder nacionalista fue Basiri (Bassir Mohamed uld Hach Brahim uld Lebser), que dirigió el Movimiento de Vanguardia para la Li­beración del Sáhara; las fuentes disponibles indican que los militares es­pañoles lo asesinaron en junio de aquel año. Cuando en 1973 se constituyó el Frente Popular de Liberación de Seguía el Hamra y Río de Oro (Frente Polisario), un autoproclamado movimiento de liberación saharaui que seguía la estela del anterior, Argelia lo apoyó igualmente. España conoció entonces en el Sáhara una diminuta guerra sin nombre de contornos ar­gelinos, pues Madrid evitó reconocer allí un conflicto armado (recorde­mos que Francia nunca reconoció la existencia de una guerra en Argelia) y sus tropas recibieron consignas de no hacer prisioneros, ejecutando su­mariamente a guerrilleros saharauis (Bárbulo 2002, 66-93 y 224-225; Ro­dríguez Jiménez 2015,163-164 y 245-246; Reinlein 2002, 80-82). Sin embargo, esta casuística se ignora en el análisis de la violencia política de la Transición, pese a que el Sáhara era oficialmente una provincia española. A la vez, allí —al igual que en la Guerra de Argelia— se conformó un lo­bby antiabandonista de civiles peninsulares y militares «muy reticente a todo cambio y la mayoría de sus componentes estaban ciegamente con­vencidos de que España iba a eternizar su presencia en el Sáhara», con­formando un metafórico «búnquer de arena» (De Dalmases 2010, 102).7

Pero lo que aquí nos interesa destacar es que el apoyo argelino al Fren­te Polisario marcó el destino del Sáhara, pues impulsó las pretensiones de Marruecos sobre el territorio, al temer Madrid que un estado saharaui independiente favorecería el expansionismo de Argel y, asociado a él, el influjo de Cubillo. La CIA elevó un informe intimidador en este sentido al presidente Carlos Arias: «Una República independiente del Polisario, apoyada por Argelia, haría que se extendiera la influencia del MPAIAC» (Soto-Trillo 2011, 73). Así las cosas, en noviembre de 1975 —en plena ago­nía de Franco— se precipitó el abandono español del Sáhara mediante un acuerdo con Mauritania y Marruecos, mientras que el Frente Polisarío proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) con apoyo argelino e inició un conflicto con Marruecos aún inacabado.

Concluida la descolonización del Sáhara de modo abrupto, el conten­cioso de las Canarias se complicó en 1976, al crear el MPAIAC las Fuerzas Armadas Guanches (FAG), que impulsaron una campaña de propaganda armada, la «guerra de las pulgas» (Luis León 2016: 256-272). Estas se die­ron a conocer públicamente el 1 de noviembre de ese año, al estallar un artefacto casero en la fachada de Galerías Preciados de Las Palmas. Hasta enero de 1979 el colectivo protagonizó setenta acciones violentas, general­mente con explosivos artesanales (Baby 2012, 134). Pero una de ellas tuvo un colofón sanguinario inesperado el 27 de marzo de 1977. Ese día explotó una bomba en una floristería del aeródromo de Gran Canaria que causó nueve heridos. Al anunciar el MPAIAC la existencia de otro artefacto, las autoridades desviaron el tráfico aéreo al Aeropuerto de Los Rodeos y dos aviones que cambiaron de aeródromo chocaron allí, lo que produjo 583 muertes, que el Tribunal Supremo vinculó al MPAIAC en 2014 por haber colocado el mencionado artefacto en el aeropuerto de Gran Canaria. Tras la tragedia el grupo continuó sus acciones armadas. Era difícil de desarti­cular, ya que carecía de organización (Pomares & Pérez 2017,2), y cuando afluyeron a sus filas integrantes con antecedentes por delitos comunes, Cubillo lo justificó invocando precisamente la trayectoria del FLN:

Alí Lapointe, héroe de la batalla de Argel, había sido procesado más de 20 veces por delitos comunes cuando sólo tenía 21 años. Las principales calles de Argel llevan nombres de luchadores que fueron delincuentes comunes durante la colonización. El delincuente es un rebelde contra una situación social injus­ta. El MPAIAC prefiere delincuentes patriotas que intelectuales esbirros de la clase dominante. (citado en Utrera 1996, 94)

En enero de 1978 la conferencia de ministros de Exteriores de la OUA en Trípoli, en la que Cubillo tenía el apoyo de cuarenta y siete países y solo dos en contra, definió a las Canarias como «territorio africano no autónomo» con derecho a independizarse y aconsejó ayudar al MPAIAC (Cabrera & López 2011, 240). Asimismo, pidió al ejecutivo español que una comisión de la ONU viajara al archipiélago para analizar su eventual situación colonial. Suárez se negó a ello (Arconada et al. 2019, 282-284) y desplegó esfuerzos para contrarrestar el discurso de Cubillo y Argelia, pues la africanidad de Canarias se debatiría en la cumbre de la OUA de Jar­tum en julio: allí la ratificación de lo acordado en Trípoli «suponía trasla­dar el "caso Canarias" al Comité de Descolonización de Naciones Unidas» (Utrera 1996,285). En marzo un explosivo del MPAIAC mató a un policía (Luis León 2016, 267). En este contexto, Cubillo fue víctima de un inten­to de asesinato en Argel el 5 de abril del mismo 1978, apuñalado por dos individuos pocos días antes de que planteara el derecho de las Canarias a la autodeterminación en la Asamblea General de la ONU. Según Cubillo, su éxito allí (que era posible, al apoyarle cincuenta y un países entre los que figuraban China y la URSS) podía ser «el último paso para que la ONU exigiera a España un calendario de descolonización». A su juicio, estas cir­cunstancias precipitaron el atentado contra él (Cubillo 2012). El crimen tuvo éxito político, porque, si bien Cubillo no murió, este y el MPAIAC «fueron incapaces de recuperarse de este ataque, que minó a ambos y ter­minó por provocar un declive progresivo» (Cabrera & López 2011, 240) y sus FAG cesaron de actuar (Luis León 2016, 268).

Aunque el atentado tensó las relaciones hispano-argelinas, sus impor­tantes lazos comerciales se impusieron. A la vez, la reivindicación de la africanidad de Canarias perdió fuelle con la Operación África, que or­questó el Gobierno español: organizó una gira de diplomáticos y polí­ticos por ese continente en busca de apoyos, con vistas a la cumbre de Jartum (Pomares & Pérez 2017, 2; Arconada et al. 2019, 285). No obstante, el ejecutivo español se inquietó en la vigilia de aquel evento, al anunciar Cubillo que «poseía "zonas liberadas" en el archipiélago». Este mensaje hizo temer que militantes del MPAIAC ocupasen las islas canarias de Lo­bos y la Graciosa con ayuda del Frente Polisario, pero nada de ello ocurrió (La Vanguardia 1978). En Jartum Argelia fracasó en su intento de hacer triunfar la tesis de la africanidad del archipiélago, y la muerte del presi­dente argelino Houari Boumédin en enero de 1979 abrió el camino de la normalización de las relaciones del país con España. Su sucesor, Chadly Bendjedid, fue receptivo a la propuesta de Suarez de visitar oficialmente Argelia si se suspendían las emisiones de radio de Cubillo, lo cual se hizo. Después del periplo presidencial, la africanidad de las Canarias empezó a eclipsarse en la agenda argelina. Además, el rey también hizo un viaje por África. De ese modo, en la cumbre de la OUA que se celebró en Mon­rovia en julio de ese año ya no se debatió la africanidad de las Canarias. En suma, la espinosa cuestión se eclipsó por la vía que Madrid había in­tentado evitar: una encuesta de una comisión de la OUA. Esta se realizó en el archipiélago canario en junio de 1981 por el secretario general del ente, Edem Kodjo, y tres delegados. Tras entrevistarse con portavoces de parti­dos isleños y una delegación independentista, Kodjo acudió a la cumbre de la OUA de aquel mes en Nairobi y puso fin al problema, al explicitar que «aunque Canarias está geográficamente en África, no cabe duda de la españolidad de las islas». La normalización definitiva de las relaciones españolas con Argelia llegó en 1982 con el Gobierno de Felipe González, pues envió un aviso claro cuando debía negociar una abultada factura de gas con el país del Magreb: daría por zanjadas las negociaciones si Argel apoyaba al MPAIAC (Utrera 1996,329-355).

La amenaza que este grupo representaba desapareció definitivamente cuando Cubillo regresó a España en 1985, donde fundó el Congreso Na­cional de Canarias (CNC), un partido testimonial. En 1986 este aboga­do presentó una denuncia contra el confidente policial Luis Espinosa, al creerle responsable de su atentado, e implicó en el episodio al ex minis­tro de Interior Rodolfo Martín Villa. Este último se querelló contra Cubi­llo, y en julio de 1987 el abogado canario fue procesado por un presunto delito de calumnias del que fue absuelto en 1990. Aquel año la Audiencia Nacional condenó a Espinosa a veinte años de cárcel como inductor del fallido asesinato, aunque quedó en libertad en 1996. La sentencia consi­deró probado que Espinosa y otras personas «pertenecientes al aparato policial español de aquella época» decidieron asesinar al líder del MPAIAC y «actuaron desde las mesas de sus despachos». Cubillo habría sido, así, la única víctima de terrorismo de Estado durante la Transición reconocida en España, y reclamó una indemnización concedida en 2003 que ascen­día a 150.253 euros (Casals 2016, 453).

En síntesis, sin el papel que tuvo Argelia no se explica la descoloniza­ción traumática del Sáhara, ni la amenaza exterior más importante de la Transición que gravitó sobre España; una eventual pérdida de las Ca­narias, a la que se ha atribuido potenciales consecuencias catastróficas:

Esta cuestión [el debate sobre la africanidad de las Canarias] supuso una ame­naza para la dictadura franquista, para el Gobierno de Unión de Centro De­mocrático y, en definitiva, para la propia unidad nacional, ya que pudo haber supuesto el fracaso tanto de la descentralización territorial como, paralela e indisolublemente, de la Transición a la democracia que estaba teniendo lugar. (Arconada et al. 2019, 289)

3. Argelia: referente de ETA y germen de la guerra sucia anti-ETA

Una paradoja del influjo argelino en la violencia política de la Transición es que se hizo patente tanto en el terrorismo etarra como en la «guerra sucia» que desde determinadas esferas del Estado se desplegó como res­puesta. De este modo, sin Argelia es imposible explicar la historia de ETA: sus primeros integrantes buscaron inspiración en la lucha del FLN contra Francia y posteriormente este país ofreció un refugio a sus activistas. A la vez, elementos de la OAS refugiados en España se hallarían en los orígenes de la lucha contraterrorista parapolicial contra ETA y habrían integrado sus comandos durante largo tiempo, como exponemos a continuación.

Notas:

5. Cubillo contó con apoyos en Venezuela (Pomares & Pérez 2017, g) y a inicios de los años ochenta quisieron entrenar militarmente allí elementos del MPAIAC (Rodríguez 2015).
6. Ello no era una novedad, pues esta cuestión se debatió ya en 1956 en el seno de la ONU (Arconada et al. 2019, 271-273).
7. Cuando se cedió el territorio a Marruecos un comandante puso explosivos en el parador de El Aaiún «para hacerlos estallar cuando entrasen los oficiales marroquíes». Las autoridades militares los quitaron al conocerlo (Reinlein 2002,144-145).

Podéis encontrar el artículo completo de Xavier Casals aquí:

(PDF) "LA INFLUENCIA DE ARGELIA EN LA VIOLENCIA POLÍTICA DE LA TRANSICIÓN ESPAÑOLA (1975-1982)" [2020] | Xavier Casals Meseguer - Academia.edu

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 100 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Bingbot(9)
    • Chrome(4)
    • Googlebot(1)
×