Jump to content
Hispanorromano

Rojos peligrosos I: el programa social de Acción Popular (CEDA)

Recommended Posts

Como he expresado más de una vez, me preocupa la deriva de las derechas españolas hacia posiciones que poco o nada tienen que ver con la derecha tradicional. Uno de estos aspectos es la pérdida del anhelo de justicia social e incluso la descalificación de ese anhelo como algo de "rojos". A lomos de internet, la contaminación ideológica del mundo anglosajón ha hecho que las posturas "libertarias" estén cada vez más implantadas en la derecha española, ignorando el magisterio pontificio y toda la tradición de pensamiento social de la derecha católica, el carlismo y el falangismo. Muchas de las descalificaciones que se dirigen al actual pontífice, Francisco I, parten de esa atroz contaminación libertaria de la derecha española.

Inicio la publicación de una serie de documentos con la que me propongo demostrar que la derecha tradicional tenía un acusado sentido social y defendía posturas que ahora serían tildadas de "socialistas" o de "rojas" por la degradada derecha de hoy en día. El primer documento es un artículo de 1936 en el que se recoge el programa social que Acción Popular y la CEDA habían publicado en 1933.

No me resulta simpática la Acción Popular de Gil Robles y creo que en verdad no tenían la voluntad de llevar a cabo este programa que había elaborado el sector católico-social de dicho partido. Lo cierto es que algún ministro cedista de esta tendencia intentó unas reformas de este tipo en 1935 en torno a la cuestión agraria y se le echó encima buena parte de su partido, incluido Gil Robles, así como la derecha agrupada en el Bloque Nacional.

Indudablemente, muchas gentes de esos partidos de derechas utilizaban la Religión y la Patria como escudo para sus intereses económicos, como denunciase José Antonio, y terminaban anulando al sector idealista y verdaderamente cristiano que había en esas formaciones. Pero el programa social está ahí y tiene gran mérito. A nadie se le ocurrió decir que la CEDA era "roja" por defender, al menos sobre el papel, ese programa social, pues de sobra sabían que era emanación de las encíclicas publicadas por los papas sobre la cuestión social, aunque quizá también hay una pizca de influencia del corporativismo fascista. Sin embargo, en el contexto político actual, muchos de los puntos de ese programa (por ejemplo, los que señalo en negrita) serían calificados de peligrosamente "socialistas" por las nuevas derechas que se han ido implantando en España desde que el mundo es un aldea global.

Cita

Nuestro programa social

La Revolución que padece España, no es de carácter político, sino de hondo sentido social. Las masas trabajadoras, anhelantes de justicia, forman en las filas revolucionarias, en su mayor parte, por nuestra incomprensión egoísta, y también por el abuso que de su ignorancia hacen los que se llaman obreros y se encaraman sobre sus hombros para prosperar y medrar.

Los problemas sociales son, como decía don Severino Aznar, una resultante de causas numerosas; juego de muchas instituciones, obra de mucho tiempo, a veces de siglos, de hábitos viejos, callosos ya, de una mentalidad colectiva que se ha formado como las lagunas en el interior de la montaña, por filtración lenta a través de capas de complicada estructura. Es preciso poner todo nuestro esfuerzo para solucionarlos.

Acción Popular, partido nuevo, libre de las lacras de la antigua política, que ha nacido de la Revolución, recoge todo lo que ésta tiene de ansias de justicia social, sin llevar el espíritu de odio y de destrucción, que hace la vida amarga y aniquila no sólo a los acomodados, sino, a la vez a los humildes. Queremos que el nombre de proletario sea sustituido por el de compatriota y hermano; pues todos, patronos y obreros, tienen un fin común que cumplir, y sus intereses no son opuestos sino concordantes.

Nosotros levantamos frente a la revolución el dique infranqueable de nuestro ideario social, recogido en las Encíclicas de los Pontífices y de los libros de tratadistas cristianos.

Los puntos fundamentales de nuestro programa son los siguientes:

«Rechazamos el principio marxista de la lucha de clases, al que oponemos el de la colaboración entre los factores de la producción.

Admitimos la intervención del Estado en materia económico-social para dirigir vigilar, estimular y castigar, según los casos y las necesidades lo exijan, en pro del bien común.

Economía dirigida a través de la organización corporativa de la economía misma.

Aspiración a una más justa distribución de la riqueza de manera que el mayor número posible de trabajadores lleguen a ser propietarios.

Derecho al trabajo, igual para el hombre que para la mujer. La Sociedad debe organizarse para que todo el que quiera trabajar pueda hacerlo.

Libertad absoluta del obrero para el ejercicio de su trabajo.

Unión entre trabajadores manuales e intelectuales a los que se considera incluidos a los efectos de reivindicaciones sociales.

La organización debe comprender los sindicatos propiamente dichos, la corporación o profesión organizada, la organización interprofesional y la organización cristiana de las clases. La sindicación debe ser libre, pero la corporación obligatoria.

Jurisdicción especial para regular los contratos de trabajo y resolver los conflictos sociales dentro de la corporación. Los Jurados serán elegidos, con representación proporcional, por las clases interesadas y de su seno, y serán presididos por un individuo de la Magistratura social, a la que se garantizará una completa independencia.

Estimular la redacción de contratos colectivos de trabajo. Evolución del contrato de trabajo hacia un contrato de sociedad de suerte que los obreros vengan evolutivamente a participar en los beneficios, en la propiedad y en la gestión de las empresas. Salario mínimo justo. Sobresalario familiar según el número de hijos.

Política de seguros sociales e implantación del seguro integral contra vejez, enfermedad y paro. Especial protección al obrero enfermo y creación de preventorios y sanatorios antituberculosos.

Jornada regulada en cada trabajo por los elementos competentes, dejando a salvo siempre las obligaciones religiosas y políticas.

Debe tenderse a que la mujer casada no se vea precisada a trabajar, y, en tanto esto no se realice, a que sea protegida en su trabajo y no tenga que salir de su hogar, fomentando las industrias domésticas.

Formación profesional de los trabajadores a cargo de las corporaciones o sindicatos, y subsidiariamente del Estado. Facilitar el acceso a los hijos de los trabajadores que reúnan condiciones a los centros de enseñanza superior. »

Estos son los acuerdos de la Confederación Española de Derechas Autónomas (C.E.D.A.) tomados en mazo de 1933 en que se constituyó. A llevarlos a la realidad han de tender todos nuestros entusiasmos y nuestra buena fe. Para ello es necesario crear entre todos, patronos y obreros, el ambiente que los acepte y, sobre todo, infiltrar en las conciencias de los ciudadanos y en todas las instituciones de la sociedad, el espíritu cristiano práctico sin el cual nunca tendrá solución la cuestión social. Es preciso buscar primero el reino de Dios y su Justicia, para que todo lo demás nos lo de Él por añadidura.

Y.

Adelante. Órgano de Acción Popular Alavesa (C.E.D.A.), año I, n.º 1, 2 de abril de 1936, p. 8.

programa-social-CEDA.jpg

Share this post


Link to post
Share on other sites

Si uno se va a leer los clásicos del carlismo, mismamente, ve cómo la justicia social es algo consustancial y diría que nuclear. Claro, que como siempre, la terminología nos puede hacer malas pasadas al contrastar lo que hoy se entiende como tal.

El libertarismo anglosajón está haciendo una excesiva influencia en las derechas espannolas. Es terrible echar un vistazo y comprobarlo por doquier.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

También resultan interesantes estos puntos programáticos de la JAP (Juventud de Acción Popular). Aunque hay varios puntos remarcables, señalo en negrita exclusivamente los relacionados con temas sociales, que ahora serían juzgados por muchos derechistas actuales, atrapados en el thatcherismo, como "cosa de rojos":

Cita

Los 18 puntos programáticos de la JAP

1. Espíritu español. Pensar en España. Trabajar por España. Morir por España.

2. Disciplina. Los jefes no se equivocan.

3. Juventud. Fe. Arrojo. Voluntad. Espíritu joven en la política nueva. Derogación de la legislación sectaria, socializante y antiespañola.

4. Familia cristiana frente a modernismo pagano.

5. Fortaleza de la raza. Educación premilitar. Abolición del soldado de cuota.

6. Libertad de enseñanza. Los hijos no son del Estado.

7. El amor de la región, base del amor a España.

8. Especialización. Más preparación y menos discursos.

9. Nuestra revolución es justicia social. Ni capitalismo egoísta ni marxismo destructor.

10. Más propietarios y más justa distribución de la riqueza.

11. Guerra al señoritismo decadente y a la vagancia profesional. Reconocimiento de todas las actividades.

12. Antiparlamentarismo. Antidictadura. El pueblo se incorpora al Gobierno de un modo orgánico y jerárquico, no por la democracia degenerada.

13. Reconstrucción de España. Guerra a la lucha de clases. La economía al servicio de la nación.

14. España fuerte, respetada en el mundo.

15. Primero, la razón. Frente a la violencia, la razón y la fuerza.

16. Prestigio de la autoridad. Poder ejecutivo fuerte. Prevenir mejor que reprimir.

17. Ante los mártires de nuestro ideal: ¡Presente y adelante!

18. Ante todo, España. Y sobre España, Dios.
 
_____________________________________
El Debate, Madrid, 24 de abril de 1934.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Comenté en mensajes anteriores que algunos ministros de la CEDA tenían planteamientos sociales muy avanzados y que uno de ellos había intentado una reforma agraria, pero que se le echó encima la "derecha de intereses". Cito un párrafo de un artículo antiguo del historiador Carlos Seco Serrano en el que explica este hecho, no demasiado conocido:

Cita

Revolución desde arriba

Giménez Fernández constituye un caso extraordinario en nuestra historia contemporánea. Su adscripción a la política se hace inicialmente desde la preocupación cristiano-social de un sector del maurismo, aquel que había deducido de la mano de Ossorio y Gallardo las consecuencias lógicas de la "revolución desde arriba" preconizada por el político mallorquín. Pero es en la II República, y adscrito a la CEDA, donde despliega su esfuerzo y su doctrina -para desgracia suya, y del partido, no identificable siempre con las posiciones tácticas de éste-. Su presencia en la "confederación de derechas autónomas" liderada por Gil Robles supuso un denodado esfuerzo para lograr esa mínima solidaridad entre la izquierda y la derecha, posible sólo a través de una plataforma de auténtico centro; pero la CEDA era centro únicamente en alguno de sus elementos constitutivos, unidos entre sí en la oposición a la izquierda, pero muy distantes luego en sus propios programas. Lo más admirable del esfuerzo de Giménez Fernández -ministro de Agricultura entre octubre de 1934 y marzo de 1935- es que hubo de desplegarse entre la incomprensión de la izquierda y la resistencia suicida de la derecha instalada en su propio partido; si por una parte ponía a prueba la auténtica calidad democrática de la izquierda, por otra dejaba al descubierto la identificación de un amplio sector del cedismo con la pura reacción. Pero él jamás se apartó del camino que se había trazado y que definió ante la Cámara en memorable discurso (noviembre de 1934): "No puedo olvidar que soy catedrático de Derecho Canónico y tengo el concepto canónico deja propiedad. O sea que, como toda propiedad tiene que basarse sobre el concepto de que los bienes se nos han dado como medio para subvenir a la naturaleza humana, todo el uso de los bienes que excede de lo preciso para cubrir estas necesidades para las que la propiedad fue creada puede ser abusivo , y lo es ciertamente cuando éste coincide con un estado de extrema necesidad de otros hermanos nuestros". Todo el proyecto gobernante de Giménez Fernández -desde el vital departamento ministerial de Agricultura- apuntó a "crear el mayor número de propietarios capacitados" y, en definitiva, a conseguir que "aunque muchos que hoy tienen mucho se queden en algo menos, todos lleguen a tener algo".

Se comprende la alarma y la resistencia de los que tenían mucho, para los cuales la política conservadora y cristiana debía cifrarse en preservar sus posiciones sociales y económicas. Es muy conocida la anécdota: un diputado de ultraderecha, Lamamié de Clairac, replicó a GIménez Fernández, cuyos argumentos se respaldaban siempre con la doctrina social católica, que si aquello era lo que exigían los cánones de la Iglesia tendría que ir pensando en hacerse cismático griego. Y lo malo es que muchos cedistas pensaban lo mismo que Lamamié de Clairac; el propio Gil Robles, jefe del partido, se movía de manera fluctuante: aunque en principio apoyaba a su ministro de Agricultura, a la hora de la verdad hacía demasiadas concesiones a los conservaduros de su partido para evitar que éste se escindiera. Uno piensa que aquella "táctica sin estrategía", como la definió Jesús Pabón, era totalmente errónea. Pienso -desde la lejanía histórica en que ya estamos situados y, desde luego, a la vista del documentado estudio de los profesores Tusell y Calvo, que en el trance político definido por la liquidación del segundo bienio republicano Gil Robles hubiera debido afrontar la quiebra de la CEDA identificándose con el justicialismo de Giménez Fernández. Pero, en lugar de ello, separó a éste del Gobierno, bien convencido de que jamás intentaría encabezar una escisión -como se la propuso el propio presidente Alcalá Zamora-, por lealtad a su jefe. Y, para mayor inri, apoyó como nuevo ministro de Agricultura al agrario Velayos, que sacó adelante la Ley de Reforma de la Reforma Agraria, es decir, lo que muy, justamente fue calificado de contrarreforma agraria: negación, pura y simple, de los proyectos acariciados por Giménez Fernández.

Política y ética: el ejemplo de Manuel Giménez Fernández | Cultura | EL PAÍS

Estos diputados cristiano-sociales de la CEDA pertenecían a lo que entonces se denominaba Grupo de la Democracia Cristiana, del que también formaba parte el carlista Severino Aznar. No hay que confundirlos con lo que luego, en la posguerra, se ha conocido como "Democracia Cristiana", conocida por sus claudicaciones y corruptelas. Eran católicos que se inspiraban en la doctrina social formulada por los papas y en el Código Social de Malinas del Cardenal Mercier, del que cité un extracto en este foro. Tenían planteamientos sociales muy avanzados, que sin duda causarían estupor en las libertarias derechas actuales, y no les faltaba pulso patriótico. En la Falange se veía con simpatía a este sector cristiano-social de la CEDA. Por ejemplo, en La Patria Libre del 23 de marzo de 1935, Ramiro Ledesma escribía lo siguiente:

Cita

Parece inminente la organización de un nuevo Partido. Lo dirigirá el Sr. Jiménez Fernández a base de los elementos socialmente más avanzados de la C.E.D.A.

[...]

Y véase cómo y por cuánto tendremos en España una organización de eso que muchos llaman bolchevismo blanco, y que desde luego nosotros no creemos que merezca apelación tan terrible. Pero volvamos a repetir el gran interés que todo esto tiene. El fenómeno puede ser fecundísimo.

[...]

Síganse los discursos del señor Jiménez Fernández. Cada día más firme y contundente en su afán de esgrimir una bandera social y popular del mejor cuño.

Ramiro Ledesma, ¿Los cristianos-sociales?, La Patria Libre, n.º 6, 23 de marzo de 1935.

Me parece interesante ahondar en estos hechos históricos porque explican algunos problemas del presente. Ya entonces había una derecha refractaria a las enseñanzas sociales de los papas; una derecha que descalificaba como "bolcheviques" a estos diputados de la CEDA que procuraban aplicar esa doctrina social; que hacía lo mismo con la Falange, a la que se referían socarronamente como "la  FAI-lange"; y que puso todo su empeño en impedir la reforma agraria planteada por este diputado cedista, que tal vez habría evitado la Guerra Civil.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Curioso, sabes si ya en aquella época ese sector de "conservaduros" desarrolló discursos acusando a los papas de turno de herejes, bolcheviques o algo similar?

Share this post


Link to post
Share on other sites

Me alegra que cites el caso de D. Manuel, @Hispanorromano, pues el suyo posiblemente sea uno de los mejores ejemplos del compromiso católico en la política en aquellos años, que igualmente a cómo ocurre hoy, fue también, tan utilizado como denostado por los suyos, por abogar por un sentido del orden, la paz y la justicia social, que ni izquierdas ni derechas han practicado apenas realmente pese a proclamarlos a menudo y justificarse tantísimas veces en ellos.

La historia de este hombre, formado en los Jesuitas y de la que algo he leído aunque no conozco en profundidad su biografía, parece la de aquellos que verdaderamente se esforzaron por intentar evitar la tragedia que sobrevendría después con la guerra civil, pero que la inquina de unos y la falsedad de otros, finalmente hizo improductivo sus esfuerzos.

Mencionaba @Vanu Gómez si por aquellos años había en la derecha quienes, también ayer como hoy, acusaban a los Papas de herejes o comunistas por predicar la justicia social, y no sé si se llegó hasta ese punto, pero en el caso de católicos corrientes como el de este hombre sí, llevándole incluso casi al punto de ser ajusticiado por unos falangistas, que si no llega a ser por una carta que conservaba de J. A. Primo de Rivera, de cuando le agradeció la defensa que hizo de su acta de diputado, lo hubieran fusilado. Este es el grave problema de las ideologías y los partidos, que en el fondo se comportan como cajones de sastre de una serie de intereses particulares, que a menudo no tienen que ver con los fines que publicitan, pero que en realidad operan y se promueven en la sociedad al amparo de nobles ideales.

Me parece un muy buen ejemplo de cómo extraer el grano de la paja para poner en valor la obra de quién realmente lo merece.

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 26/3/2021 a las 8:19, Vanu Gómez dijo:

Curioso, sabes si ya en aquella época ese sector de "conservaduros" desarrolló discursos acusando a los papas de turno de herejes, bolcheviques o algo similar?

No he visto nada similar a eso por el momento. Los "conservaduros" hacían caso omiso de la doctrina social de la Iglesia, se referían despectivamente como "bolcheviques" a los que la enarbolaban, o hacían bromitas sobre hacerse "cismáticos griegos", como hemos visto en el ejemplo anterior. Pero en ningún caso he visto que se refiriesen al papa de forma despectiva o con la falta de respeto que hoy es la norma. Y mucho menos le acusaban de "hereje" o de "bolchevique". Me parece algo impensable para aquellos años.

El primer caso que tengo detectado de un "conservaduro" que acaba derivando hacia posturas anticlericales y, peor todavía, profundamente anticristianas, es un noble y monárquico alfonsino que se había ocupado de labores de propaganda durante la Guerra Civil. En esas propagandas se refería a los rojos -y en general a los pobres- como cucarachas a las que había que exterminar. Acabo teniendo problemas con el franquismo y parece que en los años 50 escribió un libro en el que acusaba al cristianismo de haber inoculado el virus rojo, ya con aires totalmente nietzscheanos. Este demente acabó matando a su propio hijo.

Una cosa que quiero aclarar es que los "conservaduros" y la "derecha de intereses" no es patrimonio de un único partido o sector político. Por desgracia, había personajes de ese tipo en todos los partidos contrarrevolucionarios, aunque lógicamente en algunos de esos partidos lograban mayor acomodo. Los había en en la CEDA, los había en el carlismo y, aunque me pese reconocerlo, los había en la Falange, y ya no digamos en la pseudofalange que se organiza después.

@Español, no conocía ese episodio que relatas, pero no me extraña nada y me parece muy bien que lo hayas comentado. Amplío el relato del episodio que amenazó la vida de Giménez Fernández a partir de un artículo académico, porque me parece del mayor interés:

Cita

Durante la defensa de sus decretos y proyectos de ley agrarios, Gil Robles no le prestó ni el apoyo público ni la asistencia a la que su ministro tenía indudable derecho. Por contra, permitió que un grupo de diputados reaccionarios de la propia CEDA, miembros también de la influyente Agrupación Nacional de Propietarios de Fincas Rústicas, lo acosasen de continuo, consintiendo lo que Malefakis calificó en su día de “repugnantes” maniobras de los conservaduros, que tenían como única finalidad zancadillear y dilatar la aprobación de sus iniciativas. Finalmente, en abril de 1935 Giménez Fernández, apodado por los sectores más reaccionarios como “un bolchevique blanco, a sueldo de las izquierdas”, fue descabalgado del ministerio, básicamente por la inquina de sus propios correligionarios y en especial de los diputados cedistas sevillanos Adolfo Rodríguez Jurado, Jaime Oriol y Luis Alarcón de la Lastra, este último futuro ministro de Franco.

En vísperas de las elecciones de 1936 su falta de apoyos en el seno de su partido, a pesar de las simpatías que su figura suscitaba entre las Juventudes y la sección obrera (Acción Obrerista), volvió a manifestarse en la inhibición del jefe ante los vetos impuestos por las organizaciones de la CEDA en Sevilla, Badajoz y Madrid a que Giménez Fernández figurase en sus candidaturas. No obstante, el exministro acabó siendo incluido a última hora en las listas por Segovia por la mediación personal del marqués de Lozoya. Reelegido diputado, Giménez Fernández asumió incluso durante algunas semanas —por delegación de un deprimido Gil Robles, incapaz de digerir la derrota electoral— la dirección de la minoría popular, intentando durante los meses del Frente Popular evitar, en la medida de sus posibilidades, una guerra civil que sentía aproximarse. En junio del 36, abatido y profundamente descorazonado, abandonó Madrid y se trasladó a Cádiz, a su casa de Chipiona. Su despedida no pudo ser más patética: “me cabe la satisfacción de haber agotado todos los recursos para evitar la catástrofe que se avecina. Suspendo la actividad política y me marcho a mi casa (...), donde esperaré a que unos u otros vayan allí para cortarme el cuello…”.

LA GUERRA CIVIL. Las semanas que siguieron al 18 de julio de 1936, sin llegar a alcanzar las consecuencias trágicas y dramáticas que sufrirían tantos españoles de uno y otro bando, fueron especialmente duras para Giménez Fernández. Hay testimonios de que a pesar de adherirse desde los primeros momentos a la sublevación encabezada por los militares, el exministro padeció no tan sólo la marginación, el repudio o la persecución de las nuevas autoridades, sino que en Chipiona estuvo a punto de ser paseado al menos en dos ocasiones por sendos grupos de “incontrolados”; primero por unos señoritos de Jerez, afiliados a la Falange y que completamente ebrios casi lo asesinan en su propio domicilio; y posteriormente, en agosto, por unos requetés que tras conducirlo a rastras hasta la playa de Regla desecharon la idea de pegarle un tiro en la nuca tras escucharle rezar el padrenuestro, último deseo que el exministro pidió que le concedieran antes de asesinarle.

Buscando una protección que muy pocos estuvieron dispuestos a ofrecerle y con su hermano Luis —republicano y simpatizante del partido de Martínez Barrio— encarcelado, en octubre de 1936 consiguió que el general Queipo de Llano diera la orden de respetar su vida y de poner fin a las sanciones que, en calidad de “desafecto”, pensaban imponerle. En contrapartida, Giménez Fernández tuvo que empeñar su palabra de honor de apartarse de toda actividad política y, muy especialmente, de cortar toda comunicación con José María Gil Robles, exiliado y después confinado en Portugal, sin la autorización expresa de Queipo.

LEANDRO ÁLVAREZ REY, El profesor Manuel Giménez Fernández (1896-1968). Desde el exilio interior, Andalucía en la historia, n.º 49 [Ver PDF]

A continuación, pongo las amables cartas que intercambiaron José Antonio Primo de Rivera y Manuel Giménez Fernández, en exclusiva para el foro:

Cita

Cárcel Modelo, 4 de junio de 1936.

     Excmo. Sr. D. Manuel Giménez Fernández.

     Mi querido amigo:

     Mil gracias por su defensa elocuente, briosa... e inútil de mi acta. Una vez más el régimen parlamentario, en el que usted cree y yo no, ha consumado una tropelía. ¿Lo ve usted? El parlamentarismo es la tiranía de la mitad mas uno sin norma superior que se acate, ni cabeza individual visible que responda. Yo no entiendo por qué ha de ser preferible a la dictadura de un hombre, la de doscien­tas cincuenta bestias con toga legislativa. Con el aditamento que no es una dicta­dura que se ejerza al servicio del bien público, o del destino patrio, sino al servi­cio de la blasfemia y de la ordinariez.

Perdone usted esta modesta escapada especulativa, disculpable en un preso un poco maniático. En realidad esta carta sólo tenía por objeto darle las gracias, cosa que hago sinceramente.

Como siempre se reitera suyo aftm.° y amigo q. e. s. m.

José Ant° Primo de Rivera
[rubricado]

 

__________________________________________________

 

Regla, Chipiona, II de junio de 1936.

     Sr. D. José Antonio Primo de Rivera.

     Mi querido amigo:

     Hasta ayer no he recibido su afectuosa carta fecha 4, que no quiero dejar de contestar, para agradecerle su atención. Ciertamente al defender su acta en Cuenca, no he hecho más que cumplir con mi deber de español, y de demócrata, sin que tam­poco tenga por qué ocultarle mi satisfacción suplementaria, hoy incrementada en su carta, al abogar por un amigo particular, admirado y apreciado en sus no comunes dotes, de firme convicción, valor y espíritu de sacrificio; admiración y aprecio, nacidos ciertamente a una convivencia política, gracias a esa democracia parlamentaria, en la que Vd. no cree y yo sí. No niego que actos como los de la mayo­ría el 2 de junio podrían quebrantar mis creencias en la democracia, como elemento necesario en todo régimen político. Pero yo que coincido sustancialmente con Vd. en la necesidad de justicia social y en la primacía de los valores espirituales sobre la materia, no puedo acompañarle en la total eliminación de la opinión pública, como elemento básico de un buen régimen de gobierno. Si una dictadura au­toritaria puede ser necesario recurso, su prolongación le apartaría del asentimiento popular y haría inevitable el desorden demagógico. Y contra ella no hay más que la educación ciudadana por el con­vencimiento, o por los desastres como el actual. Perdone también por la disgresión y cuente siempre con el personal afecto de su buen amigo q. e. s. m.

Manuel Giménez

------------------------------

José Antonio Primo de Rivera, Obras completas. Edición del centenario, Plataforma 2003, tomo II, p. 1496.

 

Carta-de-Jose-Antonio-a-Gimenez-Fernande

También es interesante esta carta que le escribió Giménez Fernández a Gil Robles, citada en el artículo académico antes mencionado, donde le advierte de las maniobras de los monárquicos juanistas y de los sucios intereses económicos que hay detrás de esas maniobras.

Cita

Carta de Manuel Giménez Fernández a José María Gil Robles, 25 de junio de 1943.

Temo, querido José María, y conmigo muchos amigos, que se quiera explotar tu nombre, tu limpia historia, y tu prestigio, hoy mayor que nunca en España, como barricada política tras la cual, resellados como fieles cortesanos de una Monarquía restauradora de la paz civil, unos cuantos eludan el justo castigo de sus asesinatos, y muchísimos ladrones puedan gozar tranquilos del producto de sus robos, estafas y cohechos, cuyo importe se cifra para no pocos de ellos en millones.

Nada tengo que oponer, dentro de nuestro accidentalismo en cuanto al régimen político, a tu noble aceptación de la Monarquía en Don Juan de Borbón, como forma externa de un Estado nacional que intente esa fundamental moderación, estabilizadora de las leyes y usos políticos, que la República no pudo lograr por culpa de los extremismos marxista y conservaduro (...). Pero mucho me temo que para casi todos los monárquicos de antes, y para no pocos de los de ahora, la Monarquía no sea más que la garantía del impunismo que necesitan (...). Son los mismos de siempre; monárquicos que primero desacreditaron y luego abandonaron cobardemente a Alfonso XIII; ex entusiastas de prohombres republicanos, a cuyo amparo obtuvieron situaciones, incrementadas hoy por sus últimos entusiasmos falangistas; caciques agrarios disfrazados de cedistas porque codiciaban el mangoneo de los gobiernos civiles, aunque abominaban de nuestras leyes cristianas; abogados de ricachos provincianos; profesionales de toda laya, a sueldo de financieros sin escrúpulos; y todos aquellos de quienes dijo Mella que cortan el cupón, se comen el capón y se llevan el copón...”.

LEANDRO ÁLVAREZ REY, El profesor Manuel Giménez Fernández (1896-1968). Desde el exilio interior, Andalucía en la historia, n.º 49 [Ver PDF]

Share this post


Link to post
Share on other sites

Hispano, me agrada y considero muy apropiado, tu vía de rescatar material epistolar de las hemerotecas. Quizás fuese acertado ahondar en esa´línea, nos ayuda no solo a entender los antecedentes de problemas presentes sino también a ver reflejados los actuales en el pasado pues hay constantes que parecen no cambiar nunca.

Gracias, de nuevo.

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 30/3/2021 a las 3:26, Hispanorromano dijo:

@Español, no conocía ese episodio que relatas, pero no me extraña nada y me parece muy bien que lo hayas comentado. Amplío el relato del episodio que amenazó la vida de Giménez Fernández a partir de un artículo académico, porque me parece del mayor interés:

Yo tampoco conocí el episodio hasta no hace mucho, cuando estuve leyendo sobre la biografía y la obra de algunos políticos católicos de aquellos años, y la verdad es que me impresionó. Por eso lo comenté, aunque también es cierto que, según las fuentes donde me informé, fue la carta de José Antonio lo que le salvó y no el rezo del padrenuestro. No sé si esa otra versión será una concesión piadosa en favor de aquellos falangistas, o si en realidad la concesión fue en favor de J. Antonio.  En cualquier caso tampoco importa mucho, matices aparte, lo fundamental es que denota que el bien y el mal no dependen de la ideología de cada cual, y que tras cualquier bandera puede haber tanto asesinos como hacedores de vida, independientemente del color que ostenten. Pero sobre todo, que las ideologías acaban corrompiendo hasta los ideales más nobles, cuando se ponen al servicio de nuestros intereses y fobias particulares, y el bien común se deja a un lado.

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 4/4/2021 a las 13:37, Español dijo:

Yo tampoco conocí el episodio hasta no hace mucho, cuando estuve leyendo sobre la biografía y la obra de algunos políticos católicos de aquellos años, y la verdad es que me impresionó. Por eso lo comenté, aunque también es cierto que, según las fuentes donde me informé, fue la carta de José Antonio lo que le salvó y no el rezo del padrenuestro. No sé si esa otra versión será una concesión piadosa en favor de aquellos falangistas, o si en realidad la concesión fue en favor de J. Antonio.  En cualquier caso tampoco importa mucho, matices aparte, lo fundamental es que denota que el bien y el mal no dependen de la ideología de cada cual, y que tras cualquier bandera puede haber tanto asesinos como hacedores de vida, independientemente del color que ostenten. Pero sobre todo, que las ideologías acaban corrompiendo hasta los ideales más nobles, cuando se ponen al servicio de nuestros intereses y fobias particulares, y el bien común se deja a un lado.

Lo que tú comentaste es perfectamente compatible con lo que relata ese artículo, ya que ahí se habla de dos episodios distintos: uno, el que tú comentaste, de unos falangistas pendencieros que probablemente cambiaron de opinión al ver la carta de José Antonio, y otro posterior, de unos requetés, que cambiaron de idea al escucharle rezar el padrenuestro:

Cita

Hay testimonios de que a pesar de adherirse desde los primeros momentos a la sublevación encabezada por los militares, el exministro padeció no tan sólo la marginación, el repudio o la persecución de las nuevas autoridades, sino que en Chipiona estuvo a punto de ser paseado al menos en dos ocasiones por sendos grupos de “incontrolados”; primero por unos señoritos de Jerez, afiliados a la Falange y que completamente ebrios casi lo asesinan en su propio domicilio; y posteriormente, en agosto, por unos requetés que tras conducirlo a rastras hasta la playa de Regla desecharon la idea de pegarle un tiro en la nuca tras escucharle rezar el padrenuestro, último deseo que el exministro pidió que le concedieran antes de asesinarle.

En todas las ideologías o doctrinas se mete gentuza a la que conviene depurar sin contemplaciones. Eso de perdonarles las cosas a "los tuyos" porque son "los tuyos" es un grave error, por desgracia muy común. Si supuestamente son de los "míos", lo que debo hacer es ser todavía más implacable en el juicio y castigo de esas conductas. Como dice la frase que se atribuye a Edmund Burke, "para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada".

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Similar Content

    • By Hispanorromano
      Continúo publicando esta serie en la que trato de mostrar que algunos planteamientos económicos que hoy son considerados de rojos por la derecha posmoderna, de inspiración libertaria o thatcheriana, en realidad son planteamientos católicos que asume la Doctrina Social de la Iglesia y que defendieron las antiguas derechas, modernas o premodernas.
      La cosa va hoy del Padre Mariana, del que precisamente se tratan de apropiar algunos liberales y libertarios. Por comodidad, me valgo de algunos memes que he visto en Twitter, pero si alguien tiene interés se pueden buscar estos pasajes en su contexto.
      ¿Impuestos progresivos? ¡Cosa de rojos!

      ¿Control de precios pasando por encima de las sacrosantas "leyes del mercado"? ¡Típico de bolivarianos que quieren convertir España en Venezuela!

      ¿Crítica a los poderosos y a los ricos? ¿Pedirles que socorran a los pobres? ¡Sucios comunistas que quieren repartir la pobreza!

      ¿Algunos bienes son propiedad de todos? ¿El derecho de propiedad es relativo? ¡Esto sólo se le ocurre a rojos como el Papa Francisco! ¡Jesuitas tenían que ser él y el Padre Mariana!

      Creo muy necesario dar a conocer estos textos por una sencilla razón: por su capacidad de reptar, la serpiente libertaria se está introduciendo en cada vez más lugares.


      Parece mentira, pero esta estúpida ideología que sólo podían haber partido los yanquis viene ganando adeptos en España. Unos de forma abierta, paseando la serpiente satánica sin rubor, y otros de forma solapada, presentándose como católicos pero asumiendo los planteamientos de la serpiente. Internet ha hecho maravillas a la de hora expandir esta corriente de pensamiento, porque en Internet todo gira en torno a Anglolandia. Pero también han trabajado concienzudamente el terreno Losantos, César Vidal y otros telepredicadores de la derecha posmoderna, así como el Aguirrismo que domina el PP de la Comunidad de Madrid.
      Episodios anteriores de esta serie:
      Rojos peligrosos I: el programa social de Acción Popular (CEDA)
      Rojos peligrosos II: Eduardo Dato, Maura y otros conservadores
    • By Hispanorromano
      En los últimos tiempos se habla mucho de la izquierda posmoderna, término con el que se alude a algunos sectores de esa izquierda que defenderían diversas causas contradictorias con sus postulados iniciales. O que, al prestar excesiva atención a esas otras causas que no estaban en el paquete inicial, han descuidado la idea central de redimir a los trabajadores. Y algo de eso hay. Es verdad que algunos izquierdistas han desarrollado gran afición por causas extrañas que, si bien no entran necesariamente en contradicción con sus ideas iniciales, sí les desvían en cierto modo de sus metas o les hacen perder crédito ante su masa de votantes.
      Sin embargo, no se habla nada de que en la derecha se da un fenómeno similar e incluso más acusado. No se habla de que también hay una derecha posmoderna que hace mangas y capirotes de sus ideas iniciales, que está presta a acoger cualquier novedad en abierta contradicción con sus supuestos principios, que acoge con los brazos abiertos a cualquier personaje que dice ser de los suyos, y que cada vez defiende ideas y causas más extrañas, algunas de marcado cuño izquierdista.
      Abro este hilo para reflexionar sobre este fenómeno de la derecha posmoderna, para aportar ejemplos que ayuden a entender en qué consiste esta derecha y, si procede, juzgar esos casos concretos y el fenómeno en general. En principio no tengo la idea de insertar largas reflexiones sino de ir comprendiendo y delimitando el fenómeno con breves fogonazos. Pero en cualquier momento se puede hacer una reflexión más amplia o una recapitulación. Y el hilo también está abierto a los que discrepen de la existencia de esa derecha posmoderna o de la validez los ejemplos que se vayan aportando.
      Empiezo aportando un vídeo filmado por dos militantes homosexuales de Vox que ayer hizo furor en Twitter. Lo compartió la cuenta oficial de Vox:
      La derecha posmoderrna es sodomítica pero también es racista.
      Quizá se hicieron racistas a fuer de sodomitas, por lo que comentan en el vídeo, o quizá el racismo (que es una forma de heterofobia) les llevó a la homofilia.
      En cualquier caso, ni el racismo ni la sodomía son causas tradicionales de la derecha, al menos de la derecha más o menos católica que se dio en España, sino más bien del otro lado del espectro. No quiero ni imaginar lo que pensarían los líderes derechistas del pasado si viesen planteamientos como los de este vídeo.
    • By Hispanorromano
      La Comunión Tradicionalista inauguró recientemente la publicación digital LA ESPERANZA, subtitulada Periódico católico-monárquico. Aunque lleva poco tiempo en línea, el pasado 6 de noviembre publicó un lúcido y valiente artículo sobre el papel viene desempeñando la derecha española en la yanquización de España, en su sometimiento y desolación. El artículo parte del hecho observado en días pasados de que una parte de nuestros compatriotas estaba en un sinvivir por la suerte de Trump a miles de kilométros. Se atreve a cuestionar el mito de Trump dentro de la derecha y esboza una crítica integral de esta dependencia de Estados Unidos, en una línea que estimo parecida a la de Francisco Rubio en su artículo Trump y la orfandad de la derecha. Aquí va  el artículo de Roberto Moreno, que espero que me perdone el que haya destacado en negrita algunos pasajes:
      A decir verdad, un número no desdeñable de carlistas (o sedicentes carlistas) están perfectamente inmersos en la realidad que describe el artículo. También falangistas, conservadores y otras familias políticas. Nadie esta libre de ese pecado. Precisamente por eso tiene gran mérito el artículo: es el primero en muchos años que, desde una organización política, se atreve a denunciar esta triste realidad. Y es un artículo sincero, que parte de la entraña española y católica, no una simple repetición de formulismos copiados de la izquierda. Desde aquí mi aplauso a este grito patriótico y contrarrevolucionario que muchos estábamos esperando.
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 103 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Chrome(3)
    • Bingbot(6)
    • Googlebot(1)
×