Jump to content

Open Community  ·  123 members  ·  Free

Corazón Puertorriqueño
Hispanorromano

Puerto Rico como «Hija predilecta de España» (E. Giménez Caballero)

Recommended Posts

Rescato un artículo de Ernesto Giménez Caballero en el que se refiere a Puerto Rico como «Hija predilecta de España». Dice que los españoles no tendríamos palabras suficientes para agradecerle a los puertorriqueños su constancia y valor. Y repite por todo el artículo, con aire esperanzador, que «Puerto Rico sabe esperar». Creo que lleva razón en todo.

Cita

PUERTO RICO Y ESPAÑA

No tendríamos palabras suficientes los españoles para seguir agradeciendo a Puerto Rico aquella «constancia y valor» hacia nosotros que le reconociera por 1788 su Fray Iñigo Abbad y Lasierra. Desafiando invasiones de franceses, ingleses ,holandeses por defender a España; soportando plagas como aquella de 1521; huracanes y terremotos; enfermedades que les llevamos como la viruela y las bubas, y, sobre todo, resistiendo incitaciones a la rebeldía y el separatismo desde las primerizas de Humacao y Loquillo hasta las ultimizas de Cuba y Nueva York antes de que en 1897 obtuviese pacífica autonomía con el pacto sagastino. Por lo que aquella España —1583 a 1898— la denominó su «Hija predilecta». Y nosotros no sé cómo deberíamos apelarla al constatar por el doctor Molinari, director de los cursos puertorriqueños en el Museo de América, que es el país hispánida con más estudiantes acá y el que con mayor heroísmo sigue exaltando nuestra lengua, levantando por ella guerrillas de lingüistas y escritores, baluartes universitarios y culturales y, ahora, toda una fortaleza con el Instituto Lexicográfico comandado por Fonfrías para combatir el «spanglish», o lo que yo calificara en este mismo ABC: una posible «filipinización».

Pero lo sorprendente —y ejemplar— de Puerto Rico es que, sintiendo apasionadamente la libertad y la independencia, sigue con «valor y constancia» sabiendo esperar. Y aceptando una situación política que podría calificarse de «normativa» para tantos países del mundo. La de «Estado libre y asociado» a la par. ¿Quién no es hoy teóricamente libre y, a la fuerza, asociado bien a la constelación estadounidense (como Puerto Rico) o al bloque soviético (como Cuba) o a esa amalgama europea que se va perfilando? Situación ambigua. De la que no escapan ni los mismos líderes de tales engendros, encadenados ellos mismos a sus «socios» por compromisos tremendos.

Lo extraordinario de Puerto Rico es que no sólo conlleva tal alternancia de libertad y asociación, dándonos así la pauta a los demás, sino que también, lo reitero, sabe esperar. Emproando, entretanto, el corazón hacia nosotros. Con esa «sobra de corazón» que siempre se atribuyó a la tierra borincana. Poseedor de un emblema —su sello— con el haz y el yugo. Y el grito de «¡Jalda, arriba!» Y el suspiro de «¡Ay, bendito!» para recordar aquel paraíso católico que le llevaran los españoles. Y ha de tornar cuando termine el falaz que vivimos ahora, el del desarrollo.

Probablemente fue Puerto Rico el que impulsó a Colón y sus gentes a trasladar del cielo el paraíso sobre la tierra, como ya se había soñado desde la antigüedad. Unas veces en el tiempo como edad de Oro («Saturna regnan auream aetatem») y en el Medievo un Joaquín de Fiore, y otras en el espacio, bien junto a ríos como el Tigris o mesetas como la de Pamir, o bien en repúblicas ideales cual la de Platón. Y «renaciente» tal ilusión, justo en estas décadas cuando Colón llegara a Puerto Rico y descubriera la bondad de los borinqueños y la inocencia de las mujeres desnudas, sin mancha, por tanto, de pecado original, paradisíacas. Como arribado a la «Utopía» que iba a inspirar en 1516 a Tomás Moro, situada en la América colombina como la de Campanella y la de Harrington y la de Moreili, y hasta la de los actuales memnonitas que llegan al Chaco buscando, miltonianamente, el paraíso perdido. Paraíso vio Puerto Rico su propio fundador Ponce de León que, para seguir gozándolo, corrió a renovar su juventud en una utópica fuente florida. Fernández de Oviedo se extasiaba con sus bailes o areytos.

Pero ese paraíso al que Puerto Rico estaba apegado de siglos terminó cuando el vecino yanqui con sus tractores rompemuros del desarrollo derribó a aquel edén prometiéndole la felicidad del Wellfare state, más allá de la insularidad interpretada por Pedreira. Llenándole de máquinas y fábricas, agencias de fomento y planificación y barrios residenciales, y alejándole de la era agrícola y bucólica como señaló María Teresa Babin. Y de la arquitectura españolesca estudiada por Gjessing a la de Miramar y el Condado... Exactamente como en el resto de las viejas ciudades del mundo occidental. Por lo que de allí empezaron a escapar emigrantes como en otros sitios «hippies», juventudes desaladas, aterradas, como ánimas que se las llevaba el diablo o infierno del desarrollo.

Pero Puerto Rico sabe esperar. Y por ello alza nuestra lengua hecha bandera junto a la suya propia y la constelada. Como las egunda posesión de que hablara Gabriela. «El Habla es la segunda posesión nuestra después del alma y tal vez no tengamos otra posesión en el mundo.»

Ernesto GIMÉNEZ CABALLERO

ABC, Madrid, 10 de agosto de 1972, p. 10 [ver en hemeroteca digital de ABC].

Sería interesante encontrar  las palabras que le atribuye a Fray Iñigo Abbad y Lasierra y otras menciones que pueda haber a Puerto Rico como «Hija predilecta».

Iré trayendo artículos sobre estos temas.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Bravo Hispano, gracias por traernos estos cabos, hay que tirar de ellos, a ver si comenzamos a valorar le reciedumbre de ese pueblo ante semejante desventura y olvido del resto.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Caramba, después de echarle un vistazo a la entrada de Wikipedia me encuentro que Giménez Caballero dejó un libro inédito con este título "Bolívar ante España (y sus autonomías)".

Eso tiene que ser una mina, sabes algo del tema, Hispano?

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 3 minutos, Vanu Gómez dijo:

Caramba, después de echarle un vistazo a la entrada de Wikipedia me encuentro que Giménez Caballero dejó un libro inédito con este título "Bolívar ante España (y sus autonomías)".

Eso tiene que ser una mina, sabes algo del tema, Hispano?

No, no conocía ese libro. He leído cinco o seis libros de Giménez Caballero, pero tiene una obra muy vasta que espero leer entera algún día. Parte de su obra trata sobre Hispanoamérica, pues era un asunto que consideraba primordial y además fue durante una larga temporada embajador en Paraguay (el tipo de puestos en el que terminaban los personajes incómodos, aunque él asumió el cargo con enorme entusiasmo y hablaba maravillas de Paraguay en sus libros).

Investigaré lo de ese libro inédito.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Muy honrado y agradecido con ustedes mis hermanos por indagar sobre nosotros. Agradecemos cómo puertorriqueños esto. Sepan que España y Puerto Rico se seguirán uniendo más. Os invitamos aquí a esta America, a mi me parece que la Segunda reconquista de la Hispanidad vendrá de estas Españas, los deseos de reunificación entre hermanos son muchos y cada vez más se están haciendo esos pasos. 
 

Les amamos!!! España madre nuestra!!!

Share this post


Link to post
Share on other sites
Libros antiguos y de colección en IberLibro
Crónica de la Guerra Hispanoamericana en Puerto Rico, narrada y escrita por el Capitán Ángel Rivero Méndez, Capitán de Artillería en Puerto Rico durante la Guerra del ‘98

EL CONSEJO DE SECRETARIOS DEL GOBIERNO INSULAR DE PUERTO RICO
AL PUEBLO DE LA COLONIA:


Por un triste decreto del destino, la implantación del régimen autonómico viene a coincidir con la proximidad, ya visible, de una guerra en que España, en sus territorios de América, luchará, no sólo por sus intereses, que son grandes, sino por su honra y su derecho, que es preciso salvar a toda costa. La amenaza extranjera, la imposición insensata, el alarde de poder, sublevan el espíritu nacional y hacen de cada español un héroe dispuesto a dar la vida por el honor y por la patria.
Miembros del Gobierno Insular de Puerto Rico al estallar el conflicto: Juan Hernández López, José Severo Quiñones, Manuel F. Rossy, Luis Muñoz Rivera, Francisco Mariano Quiñones y Manuel Fernández Juncos.
El pueblo de Puerto Rico demostró siempre que ama la paz; pero demostró también que sabe mantenerse en la guerra digno de su raza y de su historia. Jamás holló nuestros hogares la planta vencedora de un extraño. En nuestros castillos no flameó nunca otra bandera que la bandera bicolor de nuestros padres. Cuando las escuadras enemigas arrojaban a estas costas legiones de combatientes, las matronas portorriqueñas enviaban a sus hijos a pelear y a morir antes que someterse a la infamia de un ultraje o a la vergüenza de una conquista.

El Consejo Insular, esperando que no será preciso renovar antiguas proezas ni reverdecer laureles añejos confía en que, llegada la hora de los sacrificios necesarios, ningún patriota olvidará sus deberes. No somos culpables de la lucha, ni la provocó nuestra tierra, ni le dieron origen nuestros actos. Pero ni la rehuimos ni la tememos, porque sabríamos responder a la fuerza con la fuerza y probar al mundo que en este archipiélago no degenera la sangre que fecundó las campiñas de ambos hemisferios americanos en los gloriosos días de Pizarro y de Cortés.

Si defendimos altivamente a la metrópoli en los tiempos obscuros del sistema colonial, la defenderemos bravamente en los tiempos felices del sistema autonómico. Entonces nos impulsó el afecto; ahora nos impulsan el afecto y la gratitud. Abiertos a la esperanza todos los horizontes, cumplidos en la ley todos los ideales, la generosidad castellana aquilata la lealtad portorriqueña. Y si antes nos pareció un oprobio la tacha de traidores, hoy nos parece un oprobio y una mengua la tacha de traidores y de ingratos.
Al empeñarse la contienda, el Consejo Insular no duda de la victoria. La Armada y el Ejército, fieles a sus tradiciones militares, ocuparán la vanguardia. Y el pueblo, que juega su porvenir en los combates a que se nos provoca, dará sus recursos y sus hombres, su fortuna y su existencia, sin vacilación ninguna, desdeñoso del peligro y satisfecho de ofrecerse en holocausto a los más nobles sentimientos de lealtad y de hidalguía. Vemos desde aquí con orgullo a nuestros hermanos de Europa que se aprestan a vencer o a sucumbir y queremos confundirnos con ellos en el éxito triunfal de las armas españolas.
Colocados por la naturaleza en el centro de las próximas batallas, nuestra energía presente podrá medirse por nuestra eterna templanza. No renunciaremos jamás a la bandera que protegió nuestras cunas y protegerá nuestros sepulcros. Descanse la isla entera en la razón que es toda de España, y dispóngase a secundar con eficacia la acción directora del Gobierno y a sostener con denuedo el nombre augusto y la soberanía indiscutible de la patria.


SAN JUAN DE PUERTO RICO, 22 DE ABRIL DE 1898.- FRANCISCO MARIANO QUIÑONES.- LUIS MUÑOZ RIVERA.- MANUEL FERNÁNDEZ JUNCOS.- JUAN HERNÁNDEZ LÓPEZ.- MANUEL F. ROSSY.- JOSÉ S. QUIÑONES.



Este notable documento, que causó profunda sensación en toda la Isla, fue redactado por el abogado, miembro del Consejo, D. Juan Hernández López, y mereció que todos sus compañeros lo aprobasen sin una sola enmienda.


El 23 de abril publicó el general Macías la siguiente proclama:


«HABITANTES DE PUERTO RICO:


Ha llegado el día de prueba, la hora de las grandes resoluciones y de los grandes heroísmos. La República de los Estados Unidos confiada en sus poderosos recursos materiales y en la impunidad con que ha podido alentar hasta hoy la guerra separatista, ha votado en su Cámara la intervención armada en la Isla de Cuba, rompiendo las hostilidades, hollando los derechos de España y el sentido moral de los pueblos civilizados. Es un hecho la declaración de la guerra, y del mismo modo que sus fuerzas navales encaminan su acción a la Isla de Cuba, se dirigen a Puerto Rico, donde seguramente se estrellarán enfrente de la lealtad y el valor de sus habitantes, que preferirán sucumbir mil veces antes de rendirse a las armas de los usurpadores.
No imaginéis que la metrópoli nos abandona. Sigue con entusiasmo y fe nuestros movimientos y viene en nuestra ayuda. Las escuadras están dispuestas al combate; las fuerzas todas apercibidas y los mismos mares surcados por Colón en sus gloriosas carabelas serán testigos de nuestras victorias. No permitirá la Providencia que en estas tierras descubiertas por la raza hispana dejen de repercutir los ecos de su idioma, desapareciendo el flamear de nuestras banderas.
 
Habitantes de Puerto Rico: ha llegado el momento de los heroísmos y de contestar, fuertes en la razón y la justicia, a la guerra con la guerra.


¡Viva Puerto Rico siempre Español! ¡Viva España!- MACÍAS.»


El país, como un solo hombre, se puso en pie de guerra respondiendo a la llamada del representante de la Corona de España y de sus consejeros insulares.


Hombres, mujeres y hasta niños ofrecieron su vida, su oro y el trabajo de sus brazos. No faltó un solo pueblo; todos formaron guerrillas voluntarias, secciones de macheteros y auxiliares. La Cruz Roja, impulsada desde San Juan por su delegado Manuel Fernández Juncos y por una dama de noble corazón y talento preclaro, Dolores Aybar de Acuña, inteligentemente secundados por los demás miembros de la benéfica Institución, realizó en Puerto Rico un trabajo tan excepcional y efectivo como jamás podrá igualarse en ningún otro tiempo.


La Correspondencia de Puerto Rico, cuyo director y editor Ramón López, liberal de abolengo y hombre considerado como sospechoso por el Gobierno español, publicó el día 23 de abril el siguiente editorial:



¡VIVA ESPAÑA!, ¡VIVA PUERTO RICO ESPAÑOL!

De hora en hora se levanta más el espíritu público en esta capital y en toda la Isla.
LA PATRIA ESTÁ EN PELIGRO, es la voz que se escapa de todos los corazones. y es preciso defenderla hasta el último momento mientras palpite en nuestras venas la noble sangre española que da vida a nuestro organismo.
Puerto Rico, país pacifico por excelencia, tiene que demostrar al mundo que, cuando las circunstancias lo exigen, sabe también, como lo ha hecho otras veces, empuñar el fusil para volar allí donde la patria reclama sus servicios; donde la bandera que cobijó nuestra cuna necesita mantenerse enhiesta, dando sombra al solar que nos legaron honrado nuestros progenitores.


El extranjero nos amenaza y es preciso que nos opongamos al extranjero. Es necesario que recordemos aquellas campañas épicas del siglo pasado y de principios del actual, que nos valieron el título de siempre fieles, que nos colocaron a la altura de los que allá en la madre España nos dieron hasta la saciedad ejemplos de abnegación y de civismo.

¡Viva España!, es la voz que debe salir de nuestros labios.
¡Viva el orden!, debe ser el ideal que persigamos sin tregua al defender la bandera nacional y el terruño querido donde radican nuestros intereses y donde viven nuestras familias.
El camino que debemos seguir está trabado; es el que aconseja la voz del deber y aun la propia garantía personal.
Agrupémonos todos al lado de nuestras autoridades; prestémosles incondicionalmente

nuestro más decidido apoyo, y estas horas de pruebas de hoy se trocarán pronto en horas de glorias, en horas de legítima satisfacción y de ventura.


Recordemos que el orden y la moralidad, que son en todo tiempo la principal base social, son hoy, más que nunca, un deber ineludible de la ciudadanía.


Olvidemos todas nuestras disensiones políticas domésticas. Es preciso el concurso de todos los ciudadanos, de todos los españoles para conseguir el ideal común:


La integridad nacional.
La defensa de esta patria tan amada. ¡Viva España!

¡Viva Puerto Rico eternamente español! ¡Viva el orden!

Los demás periódicos llenaban sus columnas con escritos de igual forma y tendencia. Toda la Prensa, sin ninguna excepción, plegó sus banderas partidarias y clavó en sus redacciones una sola: la de España, y, hasta los sacerdotes, desde los púlpitos, pronunciaban verdaderas arengas marciales.
¡Tal vez el apóstol Santiago, patrón de España, quien, según las crónicas, en la batalla de Clavijo, librada contra los musulmanes, peleó del lado español, cabalgue otra vez en su blanco corcel y descienda a los campos de Borinquen repartiendo tajos y estocadas entre las apretadas filas de los voluntarios norteamericanos!

Después del Tratado de París, muchos hombres de los que en 1898 formaron en la vanguardia de los adalides de España trataron de desvirtuar los hechos que, entonces, realizaron al solo impulso de sus libres voluntades. No es ese el camino.

Los que hasta el fin cumplieron sus deberes y sus juramentos sin flaquezas y sin disimulos, deben sentirse satisfechos; lo que hicieron es prenda que responde a lo que harán en el porvenir.

Los dos puntos extremos, el que marca el nacer y el que señala la vida están unidos por una línea recta. Tal es el único camino que deben recorrer en la vida los que, siendo hombres de honor, luchan para alcanzar el engrandecimiento y libertades de su Patria.


http://edicionesdigitales.info/bibli...guerrahisp.pdf
Edited by Michael

Share this post


Link to post
Share on other sites

Fenomenales textos, Michael, es importante mostrar y demostrar que la etiqueta de "leal" asociada a Puerto Rico encuentra sustento en la historia incluso hasta los últimos días antes de la capitulación a la que se veio conducida Espanna.

Recordemos que los textos corresponden a miembros de la oligarquía nativa de la isla.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Col Méndez del villar

Col. Rafael Conti

 

 

 

 

 

Aguadillanos se defienden de piratas y bucaneros en los siglos XVII-XIX

Haydée E. Reichard de Cancio Ph.D.

 

 

 

El extenso territorio que componía el antiguo Partido San Francisco de Asís de la Aguada para el siglo XVI, comprendía desde el Rio Camuy hasta

el Rio Grande de Añasco.

 

Desde 1586 La Corona había dispuesto mediante una real cedula, que el Virreinato de Nueva España enviaría una renta o "situado" a la isla de Puerto Rico para ayudar at mantenimiento de las fortificaciones y sus soldados. El "situado" no era nada seguro y en ocasiones fue capturado por los piratas y corsarios que se dedicaban al saqueo de los barcos españoles.

 

Los forajidos, aventureros, piratas y bucaneros se establecieron desde la parte oeste de La Española, la isla de Tortuga hasta Santa Cruz, San Eustaquio y Vieques. La isla de Puerto Rico, muy en especial el antiguo puerto de la Aguada de San Francisco, se convirtió en lugar preferido de estos bucaneros y piratas...

 

Durante el mes de noviembre de 1595 Sir Francis Drake tuvo conocimiento que en la Capital de Puerto Rico se encontraban depositados dos millones de pesos, en oro y plata que iban a ser llevados a Sevilla, procedente de México. El audaz marino ingles quiso tomar el puerto de San Juan, el cual fue defendido valerosamente. Al tener que huir de la Capital, el 25 de noviembre se acero al puerto de la Aguada, donde según don Salvador Brau: "a mansalva pudo desembarcar, incendiando la ranchería...y haciendo gran provisión de ganado vacuno."

 

Desde 1532 se encuentran referencias sobre el puerto y la bahía de La aguada, (Aguadilla -Aguada) como lugar para provisión de agua y reparación de navíos, y punto donde hacían escalas galeones armados. Existía para esa fecha en la zona conocida como el Espinal y el Higüey rancherías y puesto de trato.

 

El historiador Walter Cardona nos relata un ataque por bucaneros franceses. "Entre octubre - noviembre de 1673, llego la armadilla de D´ Ogerón al Puerto de San Francisco, zona Aguada - Aguadilla, donde desembarcaron varios emisarios demandando la libertad de los presos de Arecibo, o si no que los tomaría por la fuerza." D´Ogegrón no tuvo éxito en su empresa al ser rechazado por los vecinos armados huyo a la isla de Tortuga.

 

Ante la amenaza de piratas y bucaneros el gobernador Juan Robles Lorenzana, en 1678, pone al Capitán Juan López de Segura al mando de una batería junto a la Boca del Culebrinas, por Carrizales. No es hasta 1737, cuando ya se hacia la aguada por el Rio Chico, que se planifica construir otras defensas en esta bahía.

 

Desde 1665 encontramos en el Derrotero del Capitán y Piloto Juan García que la primera aguada de la Isla se encuentra en el Puerto de San Francisco, frente del "rio pequeño" (ojo de agua). En 1737 don Francisco Fernández Valdelomar, ingeniero militar, había hecho un estudio de lugares donde se podían y debían tener fortines o baterías para defender las aguadas. Sin embargo, no es hasta que se funda Aguadilla que se construyen las dos baterías, una en el barrio Tamarindo y otra en el Cerro Marín.

 

En la Instancia de 1736 al Rey de España por don Pedro de Arce, para fundar y fortificar en el puerto de San Francisco de la Aguada una nueva ciudad (Aguadilla), el peticionario escribe: "suplicarle se designe de mandar hacer algún Castillo o fortaleza con que se defienda así el puerto..." Añade; "siendo este puerto el más apropiado para escala o reformar la Aguada, abastimientos por estar en el paso de carrera, se asegura la conveniencia de tener todo pronto a Vuestra Armada, flotas, galeones y demás naves de esta carrera (ruta) surtos con defensa de la tierra. Y la de cruzarse con seguridad estos mares en los que parecen nuestros vasallos, porque siendo el paso de este paraje en él se mantienen naves enemigas, haciendo destrozos...ha habido corsarios enemigos...haciendo estragos en el mar y también en el puerto".

En 1759 un Capitán inglés que se encontraba en este Puerto buscando agua y leña fue herido por el Capitán Francisco Herrero, de la raza negra. El inglés huyo y días mas tarde regreso en su fragata St. George al puerto de La Aguada, cerca de Madre Vieja, y en represalia por la acción cometida hacia él, disparo contra la rústica batería militar y la destruyó totalmente.

 

El febrero de 1775, la Villa del Ojo se constituyo en pueblo independiente de San Francisco de la Aguada. "El anclaje más valioso de su distrito (Aguada) paso casi integro a la Guadilla (Aguadilla), solamente le quedó la sección entre Guayabo y el Rio Culebrinas-zona de restricciones marítimas -como vestigio de su vasto dominio costero;" escribe el historiador Walter Cardona Bonet su libro; "Aguada: Notas para la Historia".

 

Cuatro años después de su fundación, el día primero de agosto de 1779, fondearon en el puerto de Aguadilla cuatro navíos ingleses y permanecieron anclados por dos días. Aunque no se verificaron actos de violencia, la guarnición de cuatro compañías pidió ayuda a Moca y a San Antonio de la Tuna (hoy Isabela). Apunta don José Genaro del Valle en su monografía "Por Aguadilla" en 1897, que existe un documento firmado por don Bernardo Sosa, Teniente y Capitán de la Villa, relacionado con los gastos ocasionados con motivo del arribo de la flota británica.

 

 

El General don Ramón de Castro luego del ataque inglés de 1797 a Aguadilla ordenó al ingeniero don Ignacio Mascaró y Homar, levantar piano del pueblo y su puerto y poner un oficial de Graduación en calidad de Comandante General de las costas del norte. El gobernador de Castro escogió al Brigadier D. Benito Pérez. Luego de un minucioso estudio "el proyecto el estado de defensa del puerto de Aguadilla, por ser el más frecuentado de las Presas y otros Buques que por su situación local arriban a él; a cuyo efecto había yo (de Castro) dispuesto la construcción de una Batería para su defensa y remitido dos cañones..."(Reserva #9 Santo Domingo 2316).

 

En cerro Marín y en el montículo del Barrio Santa Bárbara, que colinda con el Barrio Tamarindo de Aguadilla, se fabricaron dos pequeñas baterías de dónde se dominaba toda la costa. Sus cañones por ser de corto alcance, cuando eran disparados ocasionaban incendios en el pueblo. Para evitar mayores desastres, ya que la seguridad de la población estaba en peligro, a principios del siglo XIX el gobierno español construyó en el Barrio Tamarindo frente al player la Batería de San Carlos.

Don Pedro Tomás de Córdova en el Tomo II, Pág.169., nos relata lo siguiente: “Está sujeta en la parte militar al Departamento de la Aguada y el Comandante reside en Aguadilla. Hay comandante de cuartel y una compañía de milicia reglada. La batería es una de las mejores obras que se han construido en este pueblo, en ella hay un famoso cuartel y hospital para destacamento de veteranos que se mantiene en aquel punto.”

 

Siendo el Comandante el Sr. Coronel Ramón Méndez del Villar Comandante Principal del Departamento y Jefe del tercer batallón de milicias trabajó en la reconstrucción de la batería que desde l830 se conoció como Fuerte de la Concepción. Esta tenía a su alrededor un foso, apenas visible en nuestros días

Don Manuel Ubeda y Delgado en su estudio en l878sobre LA lSLA DE PUERTO

RICO, decribiendo a la Villa del Ojo en su informe escribe:”Fuerte de la Concepción está situado al extremo norte de la población, artillado con conce piezas: hay alojados en él un destacamento de artillería, compuesto de un oficial y veinte y cinco individuos de tropa y otro de infantría.

 

"Con fecha 26 del corriente mes (1797) me dio este aviso de que a las doce del día, hora en que me daba parte, acababan de dar fondo un navío y una Fragata y que se hallaban a la vela con rumbo al mismo Puerto, un Bergantín y una Goleta; que por no haber enarbolado Pabellón les tiro algunos cañonazos por elevación, y de resultas izaron el Inglés rompiendo fuego contra la Batería de 2 cañones de a 16 y otra de 2 de a 4 con algunos otros Cañones mas de un Corsario Francés..." Francia para esa época estaba aliada a España, y en contra de Inglaterra.

 

Según el informe que estamos citando, del Gobernador al Rey, el ataque se había cometido por lo siguiente. "Los enemigos incitados por las noticias que tenían de que los franceses habían introducido en aquel Puerto (Aguadilla) algunas presas era represarlas y llevárselas; pero en virtud de las disposiciones que anticipadamente tenía yo dadas per haber previsto este caso ya sus cargamentos estaban en tierras."

Los aguadillanos rechazaron el desembarco inglés. El obispo Zengotita quien se encontraba en visita pastoral en la Villa escribía al Gobernador.

 

"A la verdad., nadie podía esperar que un reducido pueblo que no tiene más murallas ni mas castillos que los nobles y valerosos pechos de sus vecinos, y por puerto rada abierta que por toda defensa tenía dos baterías provisionales de paredes aun no concluidas, con solo cuatro cañones, mal habitados, podría resistir por más de tres horas el terrible fuego de tres buques de guerra..." Al caer la tarde los buques enemigos, destrozados por el fuego certero de los cañones aguadillanos, cortaron sus amarras y se desaparecieron. La alegría retorno al pueblo que, aun en llamas, se acerco a la Iglesia con el Obispo a dar gracias a Dios y a Nuestra Señora de la Victoria, co-patrona del pueblo.

 

Se distinguieron en este ataque ingles don Rafael Conti, frente a las Baterías; don Andrés de la Rosa, Ministro interino de Matrícula; el comisario Juan de Arce; don Nicolás De Cardona, cadete retirado de las Milicias disciplinadas y los capitanes de presas De Granje y Hachar y dos sacerdotes y algunos ciudadanos franceses.

 

Don Eduardo Neumann Gandia, en su interesante libra, BENEFACTORES Y HOMBRES NOTABLES DE PUERTO RICO, apunta que con fecha 12 de enero de 1798, otro navío inglés fue rechazado por los aguadillanos con vivo fuego de canon y descargas de fusilería.

 

Encontramos en comunicación escrita al Gobernador Intendente y Capitán General de Puerto Rico don Ramón de Castro, donde el Capitán de infantería don Rafael Conti de la Batería de San Carlos de Aguadilla le informa: "En la tarde del 19 de mayo de 1798 una Goleta Francesa se acerco al puerto huyendo de un navío Ingles que la venían baleando... procure defender al Francés con mi fuego, cuando de repente la que huía viro como para varar en las piedras, paraje al norte de este Pueblo, pero antes que lo consiguiere, por el escaso viento, llegaron bote, y lanche del Navío, a hacerle fuego, también, y mediante, cuya tripulación, se arrojo al mar abandonado la Goleta, que se llevaron los Enemigos".

 

Dos años más tarde estando en el puerto dos goletas españolas, una cargada de harinas para la Capital, y la otra de paso para Costa Firme, retorno el enemigo. La fragata de don Francisco Girona, que estaba cargada de harinas, fue abordada por los hombres de cuatro lanchas inglesas, que ya adentro quisieron cortar sus cables. Sin embargo, el fuego de las metrallas y el rechazo por parte del capitán de la goleta, y su tripulación, que se encontraba en la Villa, apostada en tierra con fusiles y trabuco hizo que los invasores huyeran dejando hombre suyos a bordo de la goleta. Según consta en documento oficial del capitán de la Batería de San Carlos, don Rafael Conti, al Mariscal de Campo don Ramón de Castro, con fecha 14 de junio de 1800.

 

El 15 de octubre de ese mismo año el corsario francés Juan Alís llego a este puerto con un barco americano que había apresado. Se le pidió que se hiciese a la vela dentro del término de 24 horas, pero el solicito para descargar por encontrarse una fragata inglesa sobre la costa. Permiso que el Capitán de puerto autorizo.

 

Al año siguiente el 26 de junio de 1801 otra fragata inglesa se presenta en el puerto y opera un desembarco en la costa. Otra vez los aguadillanos derrotan a los ingleses distinguiéndose en el combate el hijo de esta Villa del Ojo, Francisco Fronteriz.

El 20 de diciembre de 1819 una balandra y un bergantín con insurgentes atacaron a Aguadilla. El sargento primero del regimiento de Granada José Reyes, con su tropa y don José Domenech, vecino inmediato de la batería, con sus domésticos resistió el ataque. Rechazados en el pueblo, desembarcaron en Punta de Borinquen, cerca al Faro, pero los vecinos y la tropa los obligaron a precipitada fuga.

 

El último ataque al puerto de Aguadilla del cual tengamos constancia fue el 20 de diciembre de 1825, cuando unos buques de insurgentes colombianos fondearon frente en el desembarcadero de la Picona, frente a la Batería en el barrio Tamarindo, y se dirigieron a la tierra en varias lanchas En el silencio de de la noche entraron al fuerte y dieron muerte a un cabo y cuatro artilleros dejando a otros heridos. Además, inutilizaron diez cañones, enterrándolos, y retornaron a sus buques con idea de regresar.

 

Don José María Velarde desenterró los cañones y cuando los insurgentes trataron de desembarcar por diferentes lugares de la bahía, confiados que los cañones estaban inservibles, los militares dirigidos por el capitán don Pedro Esteves, y los vecinos del pueblo, rechazaron valientemente a los atacantes, distinguiéndose en el asalto el sargento Juan Reina.

 

Es para esa fecha que el Gobierno hace los trámites para comprarle a don Antonio Díaz su residencia en el pueblo por su ventajosa situación al lado de la Batería. Que según reza en legajo 615 Caja 392, del Archivo de Puerto Rico, describe la ventajosa situación de la Batería de esta forma: "sirve de apoyo y defensa interior, de manera que flanqueándose se sostiene y hace el punto defendible al extremo de evitar cualquier correría del enemigo en aquella parte. Ya que el pueblo y el puerto de Aguadilla cada día cobra más importancia". Para l887 se llevo a cabo una remodelación y construcción del Fuerte de La Concepción. Los planos que existen muestra la batería con once cañones, cuarteles para los soldados, oficinas, hospital militar, polvorín foso y aunque no era un Fuerte como San Gerónimo fuera de la Capital era el de mayor importancia en la Isla.

 

Don Eduardo Neumann en 1890 escribía sobre los intrépidos aguadillanos que se habían distinguido en la defensa de su pueblo; "Por estos repetidos y hazañosos actos deben brillar a la cabeza de los pueblos Aguadilla, por su reconocido patriotismo; bien merecido tiene el titulo de villa invicta que en 1860 el gobierno le concedió, atendiendo quizás a estas circunstancias, y a la crecida suma con que contribuyó para las atenciones de África".

 

Con el arribo de los norteamericanos el Fuerte se convertido en su Cuartel militar, pero muy pronto al irse las tropas se estableció una escuela que llegó a ser la Escuela Superior Lafayette de Aguadilla. El 11 de octubre de 1918, un terremoto hizo lo que ningún inglés pudo, destruirlo aunque no en su totalidad, ya que del segundo edificio del Fuerte, quedaron en pie las gruesas paredes, ya que el techo se desplomó con el sismo. En l925 se techó con zinc y se hizo un piso en cemento, habilitando salones para la Aguadilla High, luego pasó a ser la Escuela Intermedia Rafael Del Valle y Rodríguez . Hoy sólo queda un pequeño edificio que fue utilizado como salón y vestigios de la muralla que daba al mar.

 

Me parece que es hora que como aguadillanos tratemos de conservar este patrimonio aguadillano y puertoriqueño. Se dice que van a eliminar la hoy escuela intermedia Rafael del Valle, yo les pido a ustedes ingenieros y conocidos en esta materia que hagamos los necesario para poder levantar el vetusto Fuerte que tanto honor y honra le dio a muestro pueblo.

 

BIBLIOGRAFIA

Fuentes Primarias

Archive General de Indias en Santo Domingo, Reservada #9, expediente2316.

Archive General de Puerto Rico, Fondo de Gobernadores Españoles; Municipio de Aguadilla, Entrada 235, Caja 390, Caja 392, Iegajo615.

Fuentes Secundarias

Añeses Morell, Ramón, “Apuntes para la historia de Aguadilla,” Impresos Falcón, Rio Piedras, Puerto Rico, 1949.

Brau, Salvador, “Historia de Puerto Rico,” D. Appletonn y Co., New York, 1904.

Cardona Bonet, Walter, “Aguada: Notas para su Historia”, San Juan, 1985.

Coll y Toste, Cayetano, “Boletín Histórico de Puerto Rico,”

Tomos#7-8, Tip. Cantero, San Juan, Puerto Rico 1920.

De Cordova, Pedro Tomas, Memorias, Geográficas, Históricas, Económicas y Estadísticas de la Isla de Puerto Rico (1831), Instituto de Cultura Puertorriqueña, San Juan, 1968.

Del Valle, José Genaro, "Por Aguadilla", Lealtad y heroísmo de la Isla de Puerto Rico", Junta de Autoridades del Primer Centenario de la Defensa de San Juan de Puerto Rico en 1797, San Juan.

Esteves Volckers, Guillermo. “Apéndice al Tarjetero Histórico”, E. Sánchez

Sánchez Leal, S.A. de Artes Graficas, Madrid, 1964.

Neumann y Gandía, Eduardo, “Monografía Histórica sobre la fundación de Aguadilla y su desarrollo urbano,” Tip. El Criollo, Aguadilla, 1910.

-------------------- 1 Benefactores y Hombres Notables de

Puerto Rico,

Imprenta del "Listín Comercial", Ponce, Puerto Rico, Vol. lyll, 1899.

Reichard de Cancio, Haydee E., Memorias de mi pueblo Aguadilla, Imprenta San Rafael, Quebradillas, Puerto Rico, 1989.

Reichard Esteves, Herman,” De historia y literatura puertorriqueña,” Editorial Datum, Ramey, Puerto Rico, 1992.

 

Reichard de Cancio,Haydée. MEMORIAS DE MI PUEBLO AGUADILLA, Imprenta San Rafael, Quebradillas, 1989.

Reichard de Cancio, Haydée, TERTULIAS AGUADILLANAS, Aguadilla Printing, 1993

 

 

 

Edited by Michael

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 21 horas, Vanu Gómez dijo:

Fenomenales textos, Michael, es importante mostrar y demostrar que la etiqueta de "leal" asociada a Puerto Rico encuentra sustento en la historia incluso hasta los últimos días antes de la capitulación a la que se veio conducida Espanna.

Recordemos que los textos corresponden a miembros de la oligarquía nativa de la isla.

Mi gran amigo me alegro que te hayan gustado. Así es la Isla siempre se mantuvo fiel a su Madre Patria por los lazos que le unían a ella. Como se puede ver en el texto. Los puertorriqueños apoyaron a la Madre Patria, y como se puede apreciar en otro hilo, aún en 1929 hacían la jura de la Bandera. Es correcto, esto fue redactado por locales, Ángel Rivero Méndez, era puertorriqueño

Edited by Michael

Share this post


Link to post
Share on other sites

  • Similar Content

    • By Latino I
      Fuentes: https://www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/speeches/2008/september/documents/hf_ben-xvi_spe_20080912_parigi-cultura.html
                      Brague, Rémi (2021): Manicomio de verdades: Remedios medievales para la era moderna. Madrid: Encuentro
       
      En otros hilos hemos tratado el asunto de la geopolítica y los bloques que existen hoy en el mundo, y también cómo deben posicionarse los países hispanos ante esta situación. Relacionado con este tema, hemos hablado de la batalla cultural que se puede llevar a cabo desde el mundo hispánico. Me parece que además de considerar de manera estratégica (geopolítica) las opciones que los países hispanos tienen a la hora de formar un "bloque" independiente de los que hoy dominan el mundo, tenemos que partir del concepto de cultura que está en el centro del catolicismo. Y no creo que haya mejor fuente para revisar dicho concepto que el discurso que Benedicto XVI pronunció en el College des Bernardins en París en el año 2008.
      En ese discurso, Ratzinger se refirió al período histórico de derrumbe del Imperio Romano, una época de "confusión en la que nada parecía quedar en pie"; se trataba de un mundo que estaba siendo aniquilado, como el actual. Por aquel entonces, los monjes se retiraban a los monasterios, no con la intención de preservar una cultura o de crear una nueva, sino que lo hacían simplemente para buscar a Dios ("quaerere Deum"). El papa desglosó con maestría y con su característico estilo límpido y bello los elementos que eran inherentes a dicha búsqueda, a saber, el cultivo de la palabra (en la que debemos incluir el canto) y el trabajo. La propia naturaleza de la fe católica, que es a su vez universal, empujaba a los monjes al estudio de la gramática y al trabajo manual.
      Uno de los participantes en aquel encuentro del mundo de la cultura con el papa fue el filósofo de la Sorbona Rémi Brague, que en un reciente volumen titulado "Manicomio de verdades: remedios medievales para la vida moderna", editado por Encuentro, hace un análisis extraordinario del concepto de cultura partiendo de esta conferencia a la que había acudido como oyente. Brague se refiere a la cultura como "subproducto", en la línea de lo que Benedicto XVI hacía en la conferencia, es decir, como el resultado final de un proceso ajeno a la propia cultura: en nuestro caso, la búsqueda de Dios por parte de los monjes.
      Afirma Brague lo siguiente: "El ejemplo que el papa Benedicto sitúa en el foco de su meditación es, como observé al principio, bastante sorprendente: la vida monástica en la Edad Media. Según el papa Benedicto, la intención de los monjes medievales no era, definitivamente, la de crear cultura, ni siquiera la de preservar una cultura anterior. Ahora bien, lo que sucede es que lograron – y de una forma espléndida – algo que no pretendían obtener. En términos históricos, sus actividades culturales fueron asimismo subproductos."
      Retomando la propia naturaleza de la fe católica de los primeros cristianos, y comentando acerca de la nueva relación que se estableció entre los conceptos "fe" y "cultura", escribe Brague que "tanto los judíos como los paganos tenían sistemas de cultura completamente desarrollados, integrados en una sola religión. Pero san Pablo provocó un cambio radical. Separó la cultura de la religión, en contra de la paideia griega y la halaja judía." Esto contrasta claramente con otras culturas de diversos periodos históricos y áreas geográficas, en las que se puede producir una identidad religión-cultura bastante claro. Y esto se demuestra de manera clara cuando nos fijamos en las materializaciones concretas de ciertos "elementos culturales: vemos que existe una moda musulmana, pero no cristiana; lo mismo pasa con la gastronomía, no existe una cocina cristiana. El papa, en su discurso, explicaba esto aludiendo a la universalidad de Dios y de la razón que se encontraban en el centro de las motivaciones de los monjes: para ellos "la fe no pertenecía a las costumbres culturales, diversas según los pueblos, sino al ámbito de la verdad que igualmente tiene en cuenta a todos."
      Me parece interesante todo esto que comento por el tema de la batalla cultural que hoy está tan de moda. Si no existe, propiamente hablando, una cultura cristiana, sino que ella es un subproducto de algo más, el punto de partida de dicha batalla no pueden ser leyes o alianzas geoestratégicas, pues sin ese “quaerere Deum” que mencionaba el papa todo lo demás es vano. De ahí lo vació de propuestas culturales que hemos tratado en otros hilos, como pueden ser la escuela de Oviedo o el falso tradicionalismo de partidos políticos como Vox.
      Otro elemento esencial, a mi modo de ver, es el hecho de que los monjes de entonces, en su búsqueda de Dios, no preservaron solo la literatura y los escritos cristianos, sino que custodiaron también obras claramente paganas. Esto nos enseña hoy que no podemos rechazar “en bloque” los elementos culturales que han producido los distintos imperios que diariamente criticamos (americanos, chinos, rusos…) En nuestros días, estas “estructuras” o “productos” son la naturaleza sobre la que tiene que actuar la gracia. Escribe Brague algo que tiene que ver con esto cuando dice:
      “Cuando el cristianismo entró en la escena del mundo antiguo, el contenido de esa infraestructura era lo que estaba disponible en el mercado de la civilización antigua grecorromana. Pero este mismo marco bien podría llenarse con otros contenidos. Más tarde, las costumbres germánicas y eslavas, las leyendas celtas, la ciencia y los saberes árabe y persa concurrieron con el crisol. Los misioneros jesuitas no se opusieron a dar luz verde a la entrada de las costumbres chinas en el siglo XVII, pero su intento, como es bien sabido, lamentablemente fracasó. Puede que en el futuro veamos este fracaso solo como algo provisional. Nos encontramos aquí con una paradoja: la cultura cristiana no está hecha de elementos cristianos.”
      Me llama la atención que Brague afirme el fracaso de la inculturación china como algo provisional: ¿no será utópico pensar que el recipiente de la cultura china actual tenga el potencial de ser el depósito material de la fe cristiana en el tercer milenio?
       
      Sea como sea, he querido llamar la atención sobre este texto de Benedicto XVI porque me parece un escrito de enorme valor, tanto por su erudición como por su belleza. En este sentido, es también sintomático el olvido al que se ha relegado al papa emérito, tanto en su etapa actual como durante su pontificado; solo ha sido objeto de atención con motivo de escándalos ajenos a su figura, una figura constantemente caricaturizada, atacada y menospreciada. Y sin embargo, en su obra nos ha legado auténticos tesoros. Ojalá este discurso se convierta en un punto de referencia para todos aquellos defensores de la Hispanidad que buscan un punto de referencia cuando se trata de clarificar el concepto de “batalla cultural”.
      Original source: https://www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/speeches/2008/september/documents/hf_ben-xvi_spe_20080912_parigi-cultura.html
    • By Latino I
      Entre las figuras de peso del tradicionalismo hispánico, el profesor Miguel Ayuso aparece como uno de sus más importantes teóricos en la actualidad. Como llevo poco tiempo en el foro, desconozco si se ha hablado de él en el pasado en alguno de los hilos, pero de todas formas comparto esta entrevista en la que aborda temas de diversa índole y que sirve como una buena introducción a sus posturas. Personalmente, me parece un representante brillante en muchos aspectos, desde su defensa de la auténtica tradición hasta su crítica del liberalismo. La parte con la que quizás no estéis muy de acuerdo es en su análisis del Concilio Vaticano II y del rumbo tomado por la Iglesia desde entonces. Tendría curiosidad por saber qué opinión le merece el actual papa, pero no he encontrado nada al respecto. 
      Copio algunos de los fragmentos de la entrevista, ya que es bastante extensa, y dejo el enlace a la misma aquí, para los que queráis leerla en su integridad.
      Entrevista al completo / Fuente: https://lasoga.org/miguel-ayuso-torres-cuando-uno-ve-la-politica-los-estados-unidos-secundada-la-union-europea-la-impresion-sigue-la-estrategia-del-gobierno-medio-del-caos/
       
      Original source: https://lasoga.org/miguel-ayuso-torres-cuando-uno-ve-la-politica-los-estados-unidos-secundada-la-union-europea-la-impresion-sigue-la-estrategia-del-gobierno-medio-del-caos/
    • By Hispanorromano
      Quizá hayáis leído en los últimos días un artículo de El Confidencial con este titular sensacionalista e irrespetuoso:
      El último chute de José Antonio: morfina, cognac y los yonkis de la Guerra Civil
      El artículo se hace eco de un libro recién publicado sobre el uso de drogas en la Guerra Civil. Aunque el tema es interesante, no es ninguna novedad. Es bien sabido que en las guerras del siglo XX los combatientes hicieron un uso frecuente de fármacos psicotrópicos, ya fuesen relajantes, como la morfina y otros derivados del opio, o estimulantes, como la cafeína y la anfetamina. No creo que eso les reste valor a los combatientes, aunque desde luego es una práctica peligrosa que puede generar una toxicomanía al finalizar el conflicto.
      Ahora bien, aquí se trata de otra cosa. Se trata de acusar de «cobarde» a José Antonio por haber recibido una inyección (supuestamente de morfina, aunque en otro lugar se habla de cafeína, que tiene justamente el efecto contrario) para afrontar sus últimas horas de vida. En definitiva, se trata de derribar el «mito» de José Antonio, de ensuciar su recuerdo, de desactivar sus ideas.
      Esta acusación de la inyección es un bulo, evidentemente, pues los muy variados testimonios directos que existen sobre la muerte de José Antonio no avalan esa idea. Lo que tampoco quiere decir que debamos mitificar la figura de este político y creerla ajena a los sentimientos y vacilaciones propias de todo hombre. ¿Pero de dónde sale ese bulo? ¿Quizá salió de la propaganda republicana en su día? ¿O se lo habrán inventado el periodista o el autor del libro al calor de la peculiar «memoria histórica» que impulsan el PSOE y Podemos? Aunque titule de forma sensacionalista, el periodista de El Confidencial no se ha sacado de la manga el asunto: el bulo existió en su día, y su creador o propagador fue nada menos que el general Franco. Ramón Serrano Suñer recuerda el hecho, con indignación, en sus memorias:
      A Franco, el culto a José Antonio, la aureola de su inteligencia y de su valor, lo mortificaban. Recuerdo que un día, en la mesa, me dijo muy nervioso: «Lo ves, siempre a vueltas con la figura de ‘ese muchacho’ (se refería a José Antonio) como cosa extraordinaria y Fuset* acaba de suministrarme una información del Secretario del Juez o Magistrado que le instruyó el proceso en Alicante, que dice que para llevarle al lugar de ejecución hubo que ponerle una inyección porque no podía ir por su pie». Y lo decía con aire de desquite bien visible. Yo con amargura —pues me dolía profundamente que la persona a la que estaba sirviendo con afecto y lealtad pudiera recoger aquella despreciable referencia— y con energía negué que eso pudiera ser verdad: «es mentira inventada por algún miserable, eso es imposible». Otra persona que estaba en la mesa, por entonces especialmente afectuosa conmigo y agradecida a mi entrega incondicional, destempladamente, me dijo: «¿Y tú qué sabes si no estabas allí?» «Pues porque lo conozco bien y tengo certeza moral, porque eso es un infundio canallesco», contesté.
      Ramón Serrano Suñer, Entre el silencio y la propaganda, la historia como fue. Memorias. Barcelona, Editorial Planeta, 1977, pp. 170-171.
      *Nota mía: Lorenzo Martínez Fuset era teniente coronel jurídico militar y fue el artífice de la represión legal en los primeros años del franquismo. Según testimonio del tradicionalista Eugenio Vegas Latapie en el segundo tomo de sus memorias, Fuset era masón reconocido antes y después de la Guerra. Creo fidedigno este testimonio porque Eugenio Vegas no es de los que lanzan la acusación de masón alegremente y sin pruebas, a diferencia de lo que es costumbre en cierto antimasonismo irracional que aquí hemos criticado. De hecho, creo que solamente se refiere como masones a Fuset y a una persona más en su libro. Es decir, no reparte alegremente la acusación de «masón» a todo el que le cae mal.
      Ya que se ha publicado ese artículo en El Confidencial y ha tenido cierta repercusión en las redes sociales, he creído interesante citar el origen de esta acusación. Que también nos puede revelar algunos aspectos de la historia reciente de España y del guerracivilismo crónico que padecemos.
    • By Hispanorromano
      El Concilio Vaticano II visto por un falangista: «La crisis está en nosotros»
      Indagando en una hemeroteca digital, encontré algunos números de la revista SP, quizá la única publicación de nervio falangista durante el franquismo. Creada y dirigida por Rodrigo Royo, falangista formado en el Frente de Juventudes y más tarde voluntario en la División Azul. Rodrigo no formó parte de la Falange fundacional, pero asume en buena medida su espíritu. Se destaca por su antimericanismo y desde el principio presiente que el Régimen de Franco se está disolviendo por su propia voluntad para dar paso a un régimen de tipo occidental. En SP mantiene una actitud crítica con el franquismo y con esa deriva liberal, lo que lleva al cierre, por asfixia, de esa publicación.
      El artículo que me llamó la atención es de Tomás Salvador, también falangista y divisionario, posteriormente vocal de la Hermandad Nacional de la División Azul. Fue un escritor de cierto éxito y pionero de la novela de ciencia-ficción en España, otro de los olvidados injustamente. El artículo habla sobre el Concilio Vaticano II. Después de hacer un repaso por las vicisitudes de la Iglesia, Tomás Salvador reconoce que la Cristiandad está en una profunda crisis de la que no escapa la Iglesia, pero afirma que la culpa de esta crisis no es de la Iglesia sino nuestra, de los cristianos, por habernos alejado de Dios para entregarnos a los vicios y a las comodidades modernas. ¡Menuda diferencia con las jeremiadas integristas que nunca reconocen ninguna culpa propia! Tomás Salvador reconoce la crisis, pero lejos de echar balones fuera, asume la parte que le toca, aunque quizá sea de los que menos culpa tengan. Pero ésa es la actitud normal en un cristiano, la de analizar los males con honradez, sin soberbia y sin buscar chivos expiatorios, asumiendo la parte de culpa que cada uno tiene. «La crisis está en nosotros» se titula el artículo de Tomás Salvador, y es la pura verdad. Culpar a la Iglesia de la crisis y de los males que afligen a nuestras sociedades, como se ha puesto de moda en algunos sectores católicos tan «puros» como los cátaros, no sólo es una necedad sino que demuestra que esas personas están cada vez más alejadas de la Iglesia de Cristo y con su actitud, entre blasfema y destructiva, tienen una importante responsabilidad en la crisis.
      Como escritor que cultiva la literatura prospectiva, Tomás Salvador está habituado a barruntar lo que nos puede deparar el futuro y por ello en su artículo, escrito en 1962, anticipa varios de los males que hoy nos golpean con toda su fuerza: el consumismo alienante; la sustitución de la cultura por el entretenimiento; la hipersexualización; la diversión como único horizonte vital; la desaparición de los mediadores, que conduce a un retorno de los brujos y los charlatanes; la proliferación de sucedáneos religiosos, drogas incluidas; el dominio de la propaganda; la aglomeración en urbes-colmena donde no hay lugar para el espíritu, sofocado por las comodidades y por la creciente tecnificación de todos los aspectos de la vida. 
      El artículo es también muy interesante desde esa perspectiva de anticipación. Y si Tomás Salvador puede anticipar esos males no es porque tuviese una bola de cristal sino porque era un fino observador y aquellos males ya estaban de alguna manera presentes en aquella sociedad que algunos creen tan tradicional. Lo que encaja perfectamente con el análisis que hace de la crisis de la Iglesia, tan distinto de los que solemos escuchar y a mi juicio mucho más acertado. Por esa razón traigo este artículo al foro.
      ————————————————
       
      A LA LUZ DEL CONCILIO VATICANO
      LA CRISIS ESTA EN NOSOTROS
      Por TOMÁS SALVADOR
       
      A cuatrocientos años de Trento, dos mil quinientos príncipes de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana están reunidos en Concilio. El II Vaticano hace el número veinte de los celebrados por la Iglesia. Veinte en dos mil años de historia, el último hace sesenta y dos años. Los Concilios son algo muy raro en el ritual de nuestra Iglesia. Un tanto curioso me he entretenido en hacer un balance comparativo. Los ocho primeros se celebraron dentro del primer milenio y todos ellos en Oriente: Meca, Constantinopla, Efeso y Caledonia. El siglo que ha presenciado más fue el XIII, igualando la cifra del anterior. Malos tiempos corrían para la unidad de las Iglesias cristianas. Dividida la cristiandad en dos imperios, Oriente y Occidente, la pugna entre los dos por la primacía jerárquica duró varios siglos. Bizancio representa el cesaropapismo, el tópico que ha quedado de «discusiones bizantinas», neofisistas, iconoclastas, nestorianos, focenses, herexiarcas y, finalmente, la bula de excomunión que los legados de Roma depositan sobre el altar mayor de Santa Sofía. El cisma de Oriente costó a la Iglesia cien millones de fieles y, aunque Constantinopla dejó de ser cristiana en 1452, la desunión continúa.
      En Occidente, la Iglesia continúa su marcha ascendente. La Edad Media representa el triunfo de las comunidades religiosas: el Cluny, el Cister, la Cartuja, las Órdenes mendicantes, grandes vasallos que hacen un gran Señor, el Papado romano. Pero en ello estaba también el peligro. El subjetivismo de Occam, los nominalistas, nuestro Raimundo Lulio, convierten las universidades y los grandes monasterios en brillantes centros de cultura, de discusiones. La Teología se eleva a Arte Magna, pero se olvida la misión, el proselitismo. El pueblo tiene que contentarse con las prédicas de frailes no siempre a la altura de las circunstancias. Cuando el Renacimiento eleva el nuevo Humanismo a la categoría de una religión artística, se hace evidente la necesidad de una Reforma. La piden los espíritus más puros.
      Pero son Huss, Zwinglio, Lutero y Calvino los que, en vez de reformar, destruyen. Cuando el fraile agustino Martín Lutero fija en la iglesia universitaria de Wittenberg los noventa y cinco puntos de su tesis, el 31 de octubre de 1517, la desunión de los príncipes cristianos, la ambición y el resentimiento la convierten pronto en una autentica revolución moral social y económica. Los príncipes alemanes, deseando la secularización de los bienes religiosos, Enrique VIII aprovechándola para sus fines políticos, Francia y España, indecisos en cuanto a su pugna particular, hacen que prospere el gran cisma de Occidente. Por su parte, Oriente ve llegar otro cisma. La Iglesia Ortodoxa rusa, en 1590, no acepta la primacía del patriarca de Constantinopla y eleva al de Moscú a la categoría de tercera Roma.
      No es posible resumir aquí dos mil años de Historia. Bástenos conocer estas dos fechas: 1054, cisma de Oriente y 1517, cisma de Occidente. La gran familia cristiana dividida. De ellas, la única que ha conservado la unidad ha sido la Iglesia Romana. La nación de la reforma protestante está dividida en no menos de trescientas sectas, aunque sólo media docena de ellas: luteranos, calvinistas, anglicanos, presbiterianos, baptistas y cuáqueros sean importantes. Los orientales, entre maronitas,  grecortodoxos, armeniortodoxos y rusortodoxos, continúan en la misma línea.
      En resumen, cálculos aproximados vienen a decirnos que existen actualmente en el mundo 500 millones de católicos: 250 millones en Europa, 90 en América del Norte y Central, 110 millones en América del Sur, 30 en Asia, 15 en África y el resto en Oceanía. Ese total de millones representa la sexta parte de la población total de la Tierra. Si a ellos unimos 225 millones de protestantes y 130 de cismáticos griegos, tenemos un total de 855 millones de cristianos, enorme cifra para las estadísticas, pero escasa para nuestro sentir íntimo. Doblamos el número de musulmanes, de hinduistas, de confucionistas y triplicamos el de otras confesiones; pero aún así no conviene olvidar que tras dos mil años de expansión religiosa, únicamente la cuarta parte de la población humana es cristiana. Y cristiana dividida, que es lo más triste.
      Algunas veces se ha planteado la pregunta, vistas las anteriores cifras, ¿ha fracasado el cristianismo? No. Hemos fracasado nosotros, los cristianos. Otro día hablaremos de ello. Hoy, con la tristeza del que ve escasos sus saberes, hablemos de la emoción que este Concilio suscita en nosotros. Su Santidad ha hablado con una claridad meridiana: estarnos en crisis, la crisis está en nosotros, los cristianos. La sociedad moderna está abocada a la más importante revolución social de toda la Historia y en ella los cristianos no debemos perder el papel preponderante que siempre hemos tenido en los avatares históricos. O nos unimos o deberemos conformarnos con un papel secundario como fuerza moral.
      ¿Cuáles son los peligros? Juan XXIII los anuncia: el progreso, la técnica, el poder acumulado en pocas manos, el egoísmo, la comodidad, el ateísmo. Hagamos un breve resumen: Los poderes centrales —gobiernos— se están fortaleciendo. En consecuencia, cada vez se tiende más a una minoría ejerciéndose y relevándose en los cargos públicos. El pueblo eleva su nivel de vida, pero se aparta de las creaciones sociales. Vamos de cara a una nueva Edad Media, pero sin vigor espiritual. Vamos al «renacimiento de los brujos» y esto es así porque vamos prescindiendo de la «mediedad», o sea, del equilibrio, del colchón amortiguador entre las altas y las bajas esferas.
      Tendremos cada vez más comodidades, pero menos espíritu; más códigos o reglamentos para el castigo «a posteriori», pero menos códigos morales para la conducta «a priori». La minoría gobernará a base de diversiones. El pueblo será sobornado, desvirtuado, encenagado en diversiones: la percepción sublimal, la propaganda elevada a categoría de arte; la televisión, los espectáculos, el sexo, el turismo, serán las brújulas del mañana. Una industria colosal, que necesitará colocar sus productos, sumergirá al mundo en una marea de objetos que la propaganda nos hará creer imprescindibles. Nos convertiremos en esclavos de las neveras, automóviles, televisores, viajes a «forfait» y aparatos musicales. Un mundo de compra-lo-todo, disco-maníacos, tele-locos, analfabetos de chistes y libros de dibujos, de ciudades monstruosas que albergarán colmenas de seres defraudados en su espíritu y que buscarán los sucedáneos de las diversiones artificiales, drogas incluidas, se avecina.
      Esta no es ninguna exageración. Está llegando, lo tenemos encima. Hay ciertamente, un renacimiento de la fe. Las iglesias se llenan de hombres y mujeres jóvenes. Pero también se llenan los estadios, los cines, las salas de baile, los estudios de radio. Y encima, la técnica, los sabios elaborando armas mortales que son acaparadas por los estados, amenazando al contrario..., hasta que el otro las posee a su vez y entonces todo queda pendiente de un cerebro megalomaníaco. Esta es la crisis, como ha visto muy bien Su Santidad: la deshumanización del individuo, la pérdida de sus valores morales. Por eso los que nos llamarnos cristianos debemos estar unidos. La desunión es un escándalo, hermosa palabra que la Iglesia utiliza con frecuencia como sinónimo de dolor, de vergüenza, de pecado.
      Sí, la Iglesia está firme. Lo que está en crisis es la sociedad, nosotros, los cristianos que vamos siendo sobornados por la propaganda, por la industria que nos incita a comprar de todo, por la comodidad, por los instintos sexuales hábilmente explotados por unos cuantos canallas. Estos son los peligros y para luchar contra ellos es necesaria la unidad de los hermanos cristianos. Nuestra ferviente oración para que el Espíritu Santo ilumine a los príncipes de la Iglesia en su búsqueda de una fórmula noble y justa, ecuménica, en una palabra.
      SP, n.º 199, 1 de diciembre de 1962, pp. 67-68.
    • By Hispanorromano
      En el hilo dedicado al Presidente de México comentábamos la última salida de este personaje, que después de bajarse los pantalones con Trump insistía por enésima vez en que España y la Iglesia debían pedirle perdón:
      López Obrador todavía espera que el Rey o el Papa se disculpen por la Conquista de México
      La buena noticia es que cada vez se oyen más voces contrarias a este discurso falaz en México, incluso en el propio partido del Presidente (MORENA). En una publicación digital de esta formación (Reforma), el senador Germán Martínez Cázares escribía hace un par de días una columna que es una excelente refutación de esas tonterías de López Obrador. La columna está detrás de un muro de pago y la traigo a este foro en exclusiva, porque creo que merece la pena:
      Recuerdo que también los revolucionarios zapatistas del EZLN le pegaron un enorme rapapolvo a López Obrador hace unos días. Por más que citen a referentes de izquierdas y que su discurso esté un tanto lastrado por la retórica revolucionaria, sus palabras me parecen muy emotivas y estimo de gran valor que se refieran en esos términos a España y a la Iglesia, por mucho que no le haya gustado al gustavobuenista, voxiano e intereconómico Iván Velez. Vuelvo a citar las palabras del EZLN:
      Creo que sería un error rechazar este capote que le echan los zapatistas a España y a la Iglesia sólo porque citen a referentes progres, como Almodóvar o Serrat, que no son de nuestro agrado. De la misma forma, el artículo del senador de MORENA cita a Azaña y a otros personajes cuestionables. Pero hay que estar por encima de estas cosas. Y hay que respetar que la gente viva la Hispanidad a su manera. Cuando habla la Patria, deben callar las ideologías.
      ¡Viva la Hispanidad!
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 32 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 105 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • YandexBot(1)
    • Bingbot(1)
    • Chrome(4)
×