Jump to content

Open Community  ·  45 members  ·  Free

Corazón Puertorriqueño
Vanu Gómez

Guiño desde España a Puerto Rico. Ocurrencia o... puede que no.

Recommended Posts

Volviendo sobre el tema y, reconociendo que España en las actuales circunstancias no puede ni debe hacer algo que signifique sacar los pies del tiesto y exponerse... se me ocurre que habría un gesto simbólico sin implicaciones políticas ni sujeto a sanciones directas.

Se trataría de que, si en Puerto Rico llega a hacerse mayoritario un movimiento hispanista y pro reunificación con España surgiera desde allí una propuesta de reconocimiento al Rey de España como jefe de Estado (aunque sea a título honorífico).

Una respuesta positiva desde la Casa Real y que no implicase de lleno al gobierno de turno ni a la diplomacia sería el gesto perfecto.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

El 24 de junio 2015, festividad de de San Juan Bautista, el gobierno de España aprobó la llamada "Ley de Sefardíes" donde se abría la puerta a que cualquier descendiente de sefardíes españoles, independientemente de su nacionalidad, lugar de residencia, ideología, religión o credo actual, y solo con probar su condición de sefardí originario de España y demostrar una especial vinculación con España, tuviese la oportunidad de solicitar la nacionalidad española. A partir de los 70 años de edad, ni siquiera es necesario que sepan hablar Español o que estén al tanto de la realidad social y política española, tal como se pide a cualquier inmigrante que solicite la nacionalidad. Es decir, se han puesto todas las facilidades posibles para que puedan obtener la nacionalidad.

Desde entonces más de 6000 personas han obtenido la nacionalidad española, y en marzo de este mismo año, el gobierno ha ampliado el plazo de solicitudes un año más, dado que expiraba en octubr de 2018. A la fecha de la ampliación, 6.230 sefardíes habían obtenido ya la nacionalidad, de los cuales 1.708 lo habrían conseguido a través del procedimiento establecido por la ley y el resto, por Real Decreto, según datos del propio Ministerio de Justicia. La mayoría de solicitantes proceden de Israel, Venezuela, Colombia, México, Argentina, Chile, Estados Unidos, Brasil, Turquía y Egipto, entre otros.

Según recogía el diario "La Vanguardia" en un artículo publicado en octubre de 2016, donde se entrevistaba a Hanna Zohar, directora de Zohar Abogados, que es un bufete barcelonés que está tramitando gran parte de los expedientes, los motivos por los que se inician los expedientes de solicitud son de lo más diverso destacando aquellos a quienes no les interesa residir en España, sino disfrutar de los beneficios que, en materia de turismo o inversión, conlleva la tenencia de un pasaporte europeo. También hay gente que solicita la nacionalidad por motivos románticos o de simple sentido de justicia histórica, y por supuesto están aquellos que tienen intención de volver a España o que ya son residentes y desean obtener la nacionalidad.

No está en mi ánimo hacer un juicio sobre esta ley, ni sobre los motivos y trasfondos que esto conlleva pero se me ocurre, al caso de lo que plantea don Fernandito, que si se ha podido hacer esto con los sefardíes, que a fin de cuentas fueron expulsados por motivos justos, y entiendase la palabra justos bajo el sentido de justicia que existía en el S. XV, no sería ninguna banalidad ofrecer la misma posibilidad a aquellos descendientes de Españoles que hoy residen en muchos países del mundo, y que por motivos de guerra o conflictos perdieron su derecho a ser españoles.

Quizás sería una buena forma de hacer justicia y promover el legado hispánico, dando solución además a todas esas pretensiones como la del movimiento puertoriqueño. A fin de cuentas de los sefardíes nos separan cinco siglos pero estos últimos, nuestros bisabuelos llegaron a compartir el mismo cielo y una iniciativa así, tampoco supondría afrenta alguna a aquellos países donde actualmente residen, como no lo ha supuesto en modo alguno con los sefardíes  ¿no os parece?


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 8 minutos, El Español dijo:

El 24 de junio 2015, festividad de de San Juan Bautista, el gobierno de España aprobó la llamada "Ley de Sefardíes" donde se habría la puerta a que cualquier descendiente de sefardíes españoles, independientemente de su nacionalidad, lugar de residencia, ideología, religión o credo actual, y solo con probar su condición de sefardí originario de España y demostrar una especial vinculación con España, tuviese la oportunidad de solicitar la nacionalidad española. A partir de los 70 años de edad, ni siquiera es necesario que sepan hablar Español o que estén al tanto de la realidad social y política española, tal como se pide a cualquier inmigrante que solicite la nacionalidad. Es decir, se han puesto todas las facilidades posibles para que puedan obtener la nacionalidad.

Desde entonces más de 6000 personas han obtenido la nacionalidad española, y en marzo de este mismo año, el gobierno ha ampliado el plazo de solicitudes un año más, dado que expiraba en octubr de 2018. A la fecha de la ampliación, 6.230 sefardíes habían obtenido ya la nacionalidad, de los cuales 1.708 lo habrían conseguido a través del procedimiento establecido por la ley y el resto, por Real Decreto, según datos del propio Ministerio de Justicia. La mayoría de solicitantes proceden de Israel, Venezuela, Colombia, México, Argentina, Chile, Estados Unidos, Brasil, Turquía y Egipto, entre otros.

Según recogía el diario "La Vanguardia" en un artículo publicado en octubre de 2016, donde se entrevistaba a Hanna Zohar, directora de Zohar Abogados, que es un bufete barcelonés que está tramitando gran parte de los expedientes, los motivos por los que se inician los expedientes de solicitud son de lo más diverso destacando aquellos a quienes no les interesa residir en España, sino disfrutar de los beneficios que, en materia de turismo o inversión, conlleva la tenencia de un pasaporte europeo. También hay gente que solicita la nacionalidad por motivos románticos o de simple sentido de justicia histórica, y por supuesto están aquellos que tienen intención de volver a España o que ya son residentes y desean obtener la nacionalidad.

No está en mi ánimo hacer un juicio sobre esta ley, ni sobre los motivos y trasfondos que esto conlleva pero se me ocurre, al caso de lo que plantea don Fernandito, que si se ha podido hacer esto con los sefardíes, que a fin de cuentas fueron expulsados por motivos justos, y entiendase la palabra justos bajo el sentido de justicia que existía en el S. XV, no sería ninguna banalidad ofrecer la misma posibilidad a aquellos descendientes de Españoles que hoy residen en muchos países del mundo, y que por motivos de guerra o conflictos perdieron su derecho a ser españoles.

Quizás sería una buena forma de hacer justicia y promover el legado hispánico, dando solución además a todas esas pretensiones como la del movimiento puertoriqueño. A fin de cuentas de los sefardíes nos separan cinco siglos pero estos últimos, nuestros bisabuelos llegaron a compartir el mismo cielo y una iniciativa así, tampoco supondría afrenta alguna a aquellos países donde actualmente residen, como no lo ha supuesto en modo alguno con los sefardíes  ¿no os parece?

Lo que planteas es hoy día delicado. El problema de inmigración que tiene España impide actualmente afrontar esas historias sin enturbiarlas.

Desde luego que yo cambiaba la morisma que tenemos por parte de nietos de españoles que no pudieron serlo, como alguien acertadamente acuñó.

España no está en capacidad de acoger a medio mundo y menos en la forma desordenada y poco previsora que hoy se hace.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Las dos sugerencias que formuláis pueden hacer bien. Lo del rey puede ser un primer paso y lo que plantea El Español tiene también su lógica. Pero quería intervenir más que nada para echaros en cara -cordialmente, como siempre- cierto derrotismo que percibí en el hilo anterior a raíz de un mensaje de BGA.

De siempre ha habido movimientos en Puerto Rico que buscaban la reunificación con España. No es una cosa del último huracán. No creo que podemos juzgar las intenciones de esa gente. Quizá tengan algún interés material. ¿Pero quién no lo tiene? Todos tenemos intereses materiales, pues no somos ángeles; lo importante es que los subordinemos a otros fines más elevados. España también tenía intereses materiales en la conquista de América. Y también nos interesa materialmente que Puerto Rico vuelva a España.

Por tanto, si los portorriqueños tuviesen algún interés material, no me preocupa en absoluto. Veo con orgullo que haya un movimiento de gente que quiera que Puerto Rico se incorpore a España. ¿Son muchos o pocos? No lo sé, pero España debe acoger esas iniciativas con los brazos abiertos. Y debe apoyar a ese movimiento con todas sus fuerzas.

Algunos creen que eso nos traería más problemas que beneficios. Por el contrario, yo sólo veo beneficios materiales y espirituales:

  1. Nos proporcionaría un excelente enclave en América, un punto de partida desde el que iniciar la reconquista espiritual -y, por qué no, material- de América.
  2. Supondría una victoria moral que le insuflaría vida a nuestra maltrecho espíritu nacional y, con el tiempo, podría llevarnos a otras victorias. Por primera vez en muchas generaciones podríamos entregarles a nuestros hijos una España más grande que la que nos entregaron nuestros padres. Eso por sí solo supondría un cambio de rumbo.
  3. Aunque no consiguiésemos gran cosa, sólo el intentarlo merecería la pena y redundaría en beneficio de España. Al volcarnos en empresas exteriores, dejaríamos de proyectar nuestra agresividad hacia el interior y, milagrosamente, se empezarían a resolver muchos de nuestros problemas internos, empezando por el separatismo. En realidad no tiene nada de milagroso: así es cómo han funcionado siempre las naciones, las sociedades y los individuos. El que no se proyecta hacia el exterior, genera una gran negatividad contra sí mismo que puede acabar autodestruyéndole.

España necesita volcarse en empresas exteriores con urgencia. Sólo podemos salir de la espiral negativa del último siglo proyectándonos hacia el exterior. Si España no tiene proyecto exterior, España se muere. Y no va sólo por lo de Puerto Rico: hay otras muchas empresas que requieren nuestra atención. Pero si hay un gran número de portorriqueños que nos lo ponen en bandeja, sería un error no aprovechar la oportunidad sólo por el miedo a la incertidumbre. Porque quizá sea la última oportunidad. Las cosas no pintan bien en España y cuanto más nos centremos en el interior más se agudizará nuestra depresión. Más que una imprudencia, es una necesidad vital que nos involucremos en empresas exteriores de este tipo.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Hispano, gracias por el zasca porque nos viene bien, esto es corazonespañol y si aquí no le echamos un poco de "palante" a ver dón de...  Cien por cien en lo del vuelvco sobre una misión exterior. Jamás en nuestra historia faltaron fuerzas centrífugas entre nuestras gentes pero al estar presente esa idea misional se compensaron y achicaron dando una resultante mínima.

Y en cuanto a disposición de bienes materiales... jamás en la historia ha habido mayores que las de las últimas generaciones de españoles... y mira lo que hacemos con ella. Es como si la abundancia económica se nos atragantara y en cambio nos creciéramos en estrecheces.

Eso sí, el tema de las migraciones hay que tratarlo con muchísima prudenci.  Andar regalando nacionalidades a granel debe evitarse.

Share this post


Link to post
Share on other sites

En cierto sentido creo que tienes toda la razón Hispanorromano, es hora de mirar hacia fuera y dejar de mirarnos el ombligo. Sin embargo, la prudencia que argüía en el otro tema, era ante la posibilidad, ya no de que hubieran intereses materiales que, como bien indicas, en todo proceso semejante suele haberlas, sino más bien en el sentido de que dichas pretensiones, fuesen realmente sinceras y no una forma de presionar al gobierno USA para obtener más atención, hecho este que nos dejaría en un plano de inferioridad de fuerzas ante un posible conflicto de intereses con EE.UU.

De otro lado, yo no se hasta que punto España podría permitirse entablar una disputa territorial con una nación como la estadounidense en estos momentos, dado que ni siquiera somos capaces de gestionar el tema interno de Gibraltar con cierto éxito. Dudo que tuviésemos ningún apoyo internacional de peso en nuestro entorno, y que dentro de la propia España haya fuerza y espíritu suficiente como para mantener un pulso de semejante calibre. No se hasta que punto eso supondría un resurgimiento nacional de nuestro espíritu o el clavo definitivo que cerrase la tapa del ataud de nuestra historia.

No lo entiendas como una postura derrotista, ya que no lo es. Es una cuestión de simple prudencia y sentido común, ya que mirar hacia afuera, también es algo como aquello que refiere el Señor en el Evangelio: «¿Qué rey, cuando sale en campaña contra otro, no se sienta antes a considerar si con diez mil hombres puede enfrentar al que viene contra él con veinte mil?» Hoy por hoy, me temo que esa diferencia de fuerzas sería mucho mayor aún, y una imprudencia considerar otra cosa.

Como la propia cita refiere un poco más adelante: «cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo», por lo que pienso que España, antes de embarcarse en una empresa tal con cierta garantía de éxito, debería realizar un profundo acto de reflexión interna que le llevase a renunciar a todo aquello que no pertenece al reino de Dios, y que hoy por hoy lastra nuestro espíritu y nuestra historia, por los caminos donde transitamos.

No creo que estemos donde estamos porque la pérfida Albión nos haya vencido en la historia, o porque la conspiración judeo masónica sea de tal calibre que nada ni nadie pueda derrotarla. Creo en el destino universal de nuestra nación y en que las puertas del infierno no prevalecerán. Pero también creo que hemos llegado al punto en el que estamos, porque en general España ha perdido la fe que otrora movió sus destinos, y mientras eso no se recupere, cualquier otra empresa es inutil y un ejercicio de vanalidad impropio de una nación católica.

La primera misión que debiera tener España es la de recuperar su fe, pues solo desde ésta es posible luego recuperar otras cosas. Y la fe no se recupera a base de darnos de leñazos entre nosotros o de obligar al hermano a hincar su rodilla ante un Dios que no conoce; la fe se recupera a base de refrescar la memoria de quienes somos, por medio de un lenguaje y una economía que sean inteligibles para los interlocutores, y sobre todo a fuerza del sacrificio propio y la misericordia generosa con quién tenemos enfrente. Todo ello,  memoria, entendimiento y voluntad, que son las potencias del alma, junto a algún que otro milagro, de vuelta al servicio de Dios y de la Patria. Si pudiésemos recuperar esa fe, aunque solo fuese en la medida de un grano de mostaza, entonces sí podríamos después emprender empresas como la de reconquistar América y lo que se nos pusiera por delante, para mayor gloria de Dios. Mientras tanto la prudencia es lo que toca, no sea que acabemos perdiendo hasta lo poco que nos queda.

 

 


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Desde luego hay que medirse y ver en qué se embarca España. Pero aquí todos sabemos que desde el gobierno de España no se va a hacer nada que pudiera soliviantar mínimamene los humores del amo.

Yo me refiero a alentar la idea, tomársela en serio y propagarla donde se pueda.

Hipano tiene razón en la idea de que hace falta un triunfo moral del que carecemos desde hace demasiado tiempo, dejando de lado la "gloriosa" gesta de Perejil.

Estamos en tiempos muy convulsos y puede pasar de todo si no se gestiona certera y firmemente la crisis Puigdemont en Alemania.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Yo sigo viendo muy improbable cualquier triunfo moral si previamente no hay un aumento de la fe, llámale si quieres confianza. Como católico tengo muy claro en quién debo depositar mi fe, pero también entiendo que no todos los españoles son católicos y por tanto, como español, debo procurar que mi fe mueva mis obras de forma que ésta se contagie. Por eso hablaba de que es necesario un nuevo lenguaje y una nueva economía, una nueva forma de ser y de entender que alcance, especialmente a aquellos que han perdido la fe o nunca la han conocido. Una nueva forma de hacer las cosas, que nos permita a todos recuperar la confianza en ese destino universal que tenemos como nación.

Mientras sigamos siendo un pueblo subyugado al crédito internacional y a los intereses de la deuda, mientras cada español se siga teniendo que levantar cada mañana para partirse la cara por alcanzar unas moneditas con las que pagar las deudas, y siga teniendose que enfrentar al vecino de enfrente por defender una siglas políticas que le permitan seguir pidiendo prestado, podremos tener mucha recuperación económica o muchos sueños vanos de tener y poseer esto o aquello, pero no dejaremos de ser un pueblo sometido, incapaz de emprender ninguna empresa más allá de la que ya de por sí nos ocupa cada día.

Decías muy bien en otro tema que España es tierra de Mísión, y esa misión no es otra que la de recuperar la fe perdida, mediante la cual es posible todo lo demás. Especialmente ahora en estos tiempos tan convulsos.


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Pues nos quedamos en ese impasse... una activación de la cuestión podría revitalizar el debilitado corazón español pero como éste está débil es peligroso movilizarlo.

Un dilema, salvando las distancias, parecido al del depredador fatigado que tiene que decidir si lanzarse a una presa y agotar sus últimas fuerzas o esperar una oportunidad mejor... cuando tampoco dispone de mucho tiempo.

caramba... menuda encrucijada.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Un ejemplo del tipo de propaganda que hace este grupo reunificacionista:

Dc1nlqdWsAACTF-.jpg

Al margen de que sea factible la reunificación, ésta es una propaganda fabulosa para España. Para España y para la obra católica de España. Si yo tuviese alguna responsabilidad en el Ministerio de Asuntos Exteriores, haría fluir una riada de millones hacia estos grupos.

En cuanto al símbolo que utilizan, el corazón con la bandera de Puerto Rico, España y Europa, no veo ningún problema. Yo no pondría la bandera de Europa, pero no veo ningún problema en que esta gente la utilice. España a día de hoy está en la Unión Europea; por lo tanto, es normal que si se reunifican con España también formen parte de la UE, con las ventajas que pueda tener para ellos.

Recuerdo que un símbolo parecido se ha visto en las concentraciones españolistas, como "la gran cena española" en la que han participado los de Somatemps:

cena-3.jpg

Si los catalanes que pelean por la españolidad de su tierra admiten ese símbolo, no veo qué problema hay en que lo usen unos puertorriqueños que quieren unirse con la madre patria y que quizá no estén al tanto de algunas inmundicias de la UE. Yo tengo un concepto muy concreto de España, pero admito otros conceptos aunque no los suscriba. Creo que en esto no conviene ser sectarios. Con la patria hay que tener un corazón grande que admita diversas sensibilidades. Si la persona que ama a España es liberal o socialista, dejémosle que exprese su amor a España a su manera. Ya les explicaremos por qué el liberalismo y el socialismo son equivocados en cuanto les pillemos por banda, pero aceptemos con gratitud su testimonio de amor a la patria y no lo juzguemos de menor valía que el nuestro. Vamos a necesitar muchos apoyos. Es preciso dejar la patria al margen de ciertas querellas ideológicas.

En cuanto a lo que comenta El Español de que es preciso recuperar la fe católica antes de lanzarse a otro tipo de empresas, la idea tiene sentido y me parece un debate muy interesante. Resumo por qué esa reserva me parece equivocada en este caso:

1) La fe y las obras van unidas. Si tengo fe haré buenas obras. Pero si hago buenas obras puedo recuperar la fe. Es más, creo que si no empiezo a hacer ya buenas obras, será muy difícil que recupere la fe. La fe católica y la tarea histórica de España no sólo no son excluyentes sino que se complementan. Puedo empezar a trabajar por la recuperación de España aunque no todos nuestros compatriotas tengan fe. Los primeros éxitos contribuirán a que muchos de esos españoles recuperen la fe. Son objetivos complementarios: puedo intentar recuperar la fe al tiempo que voy poniendo mi granito de arena para que España recupere su grandeza histórica. Ambos objetivos se potencian mutuamente y no hay ninguna razón por la que reintegrar Puerto Rico me distraiga de mi vuelta a la fe católica.

2) Lo mejor es enemigo de lo bueno. No estamos en la mejor situación para recuperar Puerto Rico, de acuerdo. Pero nunca se dará una situación ideal, siempre habrá algún pero, y ese tipo de pensamiento que busca la perfección antes de lanzarse a una empresa resulta paralizante. Lo digo por propia experiencia: es un pensamiento muy habitual en mí que me ha ocasionado grandes disgustos a largo plazo. Que la situación sea imperfecta no debe ser una traba para actuar. Es preferible actuar aunque la situación no sea la idónea. La acción es capaz de cambiar la dinámica del pensamiento. Cuando un individuo está deprimido, el médico le recomienda que se mueva y emprenda actividades. Cuando una patria está deprimida, es bueno que se lance a empresas exteriores. Cuando España finalizó la Reconquista y se lanzó a la conquista de América, pocos años antes se encontraba en grandes apuros y sometida a todo tipo de luchas internas. Una visión más prudente habría aconsejado no lanzarse a esas empresas sin pacificar antes la situación interna. De la misma forma, podríamos pensar que, mientras España no recupere su fe católica, no tiene mucho sentido pelear por la unidad de la patria que ahora se ve amenazada en Cataluña. Sin embargo, todos nos damos cuenta de que esto sería un grave error y a la larga nos quedaríamos sin patria y sin fe.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Muy bueno, Kontra. Desde luego, lo que no tendría sentido es estar hablando de "Tabarnia" y luego echarnos atrás ante la idea de reintegrar a Puerto Rico.

No tendría ningún sentido.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Me ha gustado mucho tu disertación sobre la fe y las obras, Hispano. Creo que tienes toda la razón.

No obstante quisiera hacer una salvedad. Cuando argüía lo de que antes de lanzarnos a empresas semejantes era necesario recuperar la fe o la confianza, no lo decía tanto a nivel de españoles comprometidos con dicha causa como a nivel de instituciones, refiriéndome al planteamiento del inicio del tema. En una nación como actualmente es la nuestra, cuyas instituciones están en manos generalmente de políticos y traidores que juzgan el bien o el mal en función del rendimiento económico o electoral que obtienen, emprender la tarea de reunificar pueblos antaño unidos, desembocaría sin duda en hechos similares a aquel que llevó al almirante Cervera a sacrificar la armada en la batalla de Santiago de Cuba, pretendiendo después presentarlo en España casi como responsable de la derrota y perdida de nuestras últimas posesiones en ultramar. ¿Estaríamos hoy hablando de todo esto sin el debate y las presiones políticas que entonces llevaron al almirante a tomar aquella decisión? ¿Hasta que punto el «guerra o deshonor» de Sagasta respondía verdaderamente a intenciones nobles y sinceras? Está claro que lo del Maine fue una maniobra sucia de los yankis para entrar en guerra, pero si en España hubiésemos tenido una estirpe de políticos, al menos con la mitad del honor que tenían nuestros militares, quizás las cosas hubieran sido de otro modo. A esa desconfianza hacia quienes dirigen nuestras instituciones por un lado, y a la falta de una fe verdadera en el bien común que oriente sus actos por otro lado, es a lo que me refería.

Ahora bien, si desde el pueblo surgen movimientos, como parece que es este de los reunificacionistas, que presionan a los administradores a emprender acciones que en un futuro puedan llevarnos a algún tipo de reunificación, bienvenido sea. Todo con la prudencia propia de saber que por ejemplo, en el caso de Puerto Rico habrá quienes utilicen dichos movimientos para alcanzar un mejor estatus dentro de EEUU sin intención cierta de querer volver a ser parte de España, y que dentro de la propia España habrá quienes utilicen dicho debate para obtener igualmente rendimientos personales, sin que en realidad les importe un carajo el bien común de ambos pueblos. Lamentablemente esto es así y en nuestro país lo vemos a diario: cuando son los políticos quienes abanderan las causas que mueven al pueblo, las cosas no suelen salir bien, hay demasiada miseria humana apalancada en en amplios sillones y grandes despachos, y demasiadas ansias de ocupar un lugar preferente en dichos ámbitos. Personalmente y como ya he dicho en otros comentarios, a mi la idea de algún tipo de reunificación, con todas las prudencias necesarias, me parece bien. Lo que no tengo tan claro es quiénes deben abanderar dicha idea y qué motivos reales pueden moverles a ello, tanto aquí como allí porque sinceramente, viendo el panorama político, miedo me da que muchos de esos personajes que hoy supuestamente nos representan, puedan ser quienes abanderen o discutan el futuro de una empresa semejante, con todas las consecuencias de todo tipo que eso conllevaría.

Bajando ya a nivel de calle y centrándonos en lo que a nosotros se refiere, quizás algún tipo de contacto con aquella gente invitándoles a participar y compartir aquí planteamientos y debate, podría resultar interesante y sin duda ayudaría a conocernos mejor y propagar la idea.

 


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Español, eso que dices siempre va a haber, como ya también admite Hispano. También sabemoos que muchos de los que se envuelven en la bandera española ante los desafíos separatistas en realidad está más motivados con cuestiones de poder y cartera que por otros... y eso no nos impide a los demás ser partidarios de la unidad de España. Puerto Rico también es un asunto que trata de la unidad de España.

La cuestión es estimular la otra parte e incluso hacer que los que se muevan solo por interés también vean interesante sumarse a ese hipotético proyecto reunificador.

Volviendo sobre la excepcionalidad de ese país sobre cualquier otro... ese hecho diferencial radica en que siendo con Cuba y Filipinas (dejo las demás islas menores) un territorio conformante de los territorios del estado moderno español, SE DIFERENCIA DE LOS ANTERIORES en que:

1- jamás albergó movimiento importante separatista.

2- por esa razón y por el posterior devenir histórico NO HA DESARROLLADO UN DISCURSO VICTIMISTA ANTIESPAÑOL COMOO MITO JUSTIFICANTE.

Aunque duela y quisiéramos otra cosa, lamentablemente Cuba sí que sería un hueso mucho más difícil de digerir. Otra canción sería si se alcanzase a reunificar Puerto Rico exitosamente... bufff, ahí podría darse un salto exponencial en el refuerzo de España.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Estamos de acuerdo y si relees mi anterior mensaje, verás que yo mismo propongo invitar a participar aquí a personas de allí que defienden ese discurso. Como he dicho, creo que este tipo de cosas debe surgir como una necesidad demandada  por el pueblo, más que como una propuesta que surja de las instituciones. Pero permíteme  en todo caso que mantenga mis prudencias pues no creo que lo que he dicho esté equivocado, ni que la prudencia sea una mala consejera además, paso por un periodo de mi vida en el que no albergo confianza alguna en los políticos ni en la política que mueve a los partidos y movimientos afines.


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Popular Now

  • Our picks

    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 57 replies
    • Una crítica a "La opción benedictina"
      Lo mismo que señalo algunas cosas que me disgustan de Prada, no tengo inconveniente en reconocer sus aciertos. Publica una interesante crítica a la "La opción benedictina", libro de un converso a la ortodoxia y militante del Partido Republicano que extrañamente se viene promocionando en ambientes católicos. La crítica de Prada está muy inspirada en argumentos desarrollados previamente por el profesor Miguel Ayuso.
        • Thank you (1 positive)
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 15 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

×