Jump to content

Open Community  ·  61 members  ·  Free

Corazón Mexicano
Vanu Gómez

Refutación académica del mito de la "sociedad de castas" virreinal (y de paso, tema "limpieza de sangre")

Recommended Posts

La profesora Gonzalbo Aizpuru  ha sido la mejor fuente que conozco en cuanto a tratamiento académico del asunto de las castas, que tanta fabulación ha desatado entre ciertos sectores leyendanegristas. Por fin encuentro un vídeo en que entra de lleno y directamente en el tema. Este es mi regalo del día:

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

@Mundo Republiqueto, creo que para los de allá es especialmente interesante.

Si tengo que elegir entre tres hilos que he abierto en COES, este sería uno de los tres con los que me quedaba, aunque de momento pueda pasar un poco desapercibido.

El vídeo es solo un resumen, lo gigantesco es la labor recopilatoria de esta Sennora, con mayúsculas, en archivos, registros parroquiales, etc.

Deja por los suelos toda la basura ideológica que producen por un tubo todos los annos, especialemente en los Yueséi machacando una y otra vez con la "caste Society". Ellos proyectan su mentalidad cuando ven escrita la palabra "castas". Es lo mismo que les pasa con la palabra "negro", proyectan sobre la palabra la mentalidad que esa sociedad tiene. Para ellos no cabe otro significado que el insulto. 

Y por supuesto, los identitarios espannoles no dejan de recurrir a este asunto todo lo que pueden, porque ellos también proyectan sobre las "pinturas de castas" o la simple mención de la palabra sus fantasías de sociedad de castas raciales indoeuropeas, que es su referente.

El estudio académico deja, pues, finiquitadas todas esas ocurrencias.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Gracias por el vídeo, Vanu.

Aporto un artículo de un blog que, si bien no puede considerarse académico como el de esta señora, sí maneja éste y otros temas que aborda con gran rigor y solvencia. El autor se llama Diego Garrote Valero. Me parece que puede ser muy útil a nivel divulgativo, pues no he encontrado otro artículo que explique mejor este tema concreto de las pinturas de castas que tanta confusión produce. Las negritas son del autor del artículo, pero me he permitido subrayar algunos conceptos que considero fundamentales a la hora de entender y explicar este tema. Mi aplauso desde aquí a Diego Garrote Valero por el gran trabajo que ha realizado con este artículo, que demuele con brillantez y rigor todos los mitos asociados a esos cuadros de castas.

Cita

La América española era profundamente racista

La conquista de América por parte del Imperio español es uno de los episodios históricos más tergiversados de la historia moderna. El interés inglés por desacreditar a su archienemigo de la época, así como la necesidad posterior de los anglosajones en desviar la atención sobre su brutal conquista de Norteamérica tejieron un conjunto de relatos que ofrecen una imagen muy negativa de la misma.
 
Esta leyenda negra que cubre la conquista y gobierno del continente americano por parte de los españoles se ha mantenido en el tiempo, a pesar de su evidente falta de rigor histórico. Y, aunque superado en el ámbito académico, muchas personas profanas en historia aún mantienen ideas muy equivocadas sobre este periodo histórico tan decisivo.
 
Hoy os voy a desmentir uno de los múltiples mitos que posee esta leyenda negra, el del racismo español con los indígenas americanos. ¿Os interesa?
 
Antes de comenzar me gustaría dejar clara mi opinión sobre la conquista española. No quiero que alguien pueda pensar que voy a realizar una leyenda rosa en contraposición a la leyenda negra. No tendría ningún sentido. No se puede negar que existieron masacres de pueblos enteros y mucha violencia en la conquista; algo, por otro lado, común en este tipo de sucesos. Ahora bien, tampoco podemos quedarnos con esa cara de la moneda si queremos aproximarnos a la realidad histórica. Los pactos y acuerdos con pueblos indígenas, la voluntad de crear una sociedad nueva y moderna, la mejora en medicina y educación o la equiparación con cualquier otra parte del Imperio español son aspectos frecuentemente olvidados y que también forman parte de la conquista y gobierno de los territorios americanos.
 
María Elvira Roca Barea, en su excelente ensayo Imperiofobia y Leyenda Negra (2016) realizaba una interesante reflexión al respecto de la actitud de los conquistadores españoles y anglosajones. Los primeros tuvieron una actitud integradora en multitud de territorios, fuera cual fuese el nivel de desarrollo de los indígenas. En cambio, en Norteamérica, la conquista racista del continente determinó la masacre de los indígenas americanos. La excusa mantenida para ello era que su nivel de civilización era tan bajo que no se podía hacer otra cosa. Una excusa sin fundamento cuando bajamos a los datos concretos.
 
¿Cómo consiguieron entonces los españoles sellar pactos que duraron siglos con tribus indias atrasadas que habitaban en territorios que hoy pertenecen a Estados Unidos? Los pactos llevados a cabo por los españoles con tribus de cazadores recolectores en la provincia de Sonora desmienten la máxima utilizada por los anglosajones para justificar sus masacres ante los indígenas. También lo hace el estudio de los civilizados indígenas iroqueses o los Dakota (Para mayor información os remito a la obra de Roca Barea, Parte II, capítulo 7: América).
 
No quiero entretenerme mucho más en este aspecto. Vayamos al supuesto racismo hispano en la América española.
 
En el siglo XVIII (algunos sitúan el inicio en 1711) aparece en el virreinato de Nueva España un tipo de pintura de género en la que se mostraban a diferentes grupos humanos surgidos de la mezcla entre las tres razas que conformaban el grueso de la población: blanca, indígena y negra. Es lo que se denomina cuadros de castas.
 
La primera vez que vi uno de estos cuadros fue en el Museo de Antropología de Madrid. Este interesante museo posee dos series de estas obras: una proveniente de Perú (única en el mundo) encargada por el virrey del Perú Manuel Amat a un autor desconocido y otra, mexicana, obra de José Joaquín Magón.
 
New%2BPhototastic%2BCollage.jpg
Izquierda: Colección Perú. De mestizo y mestiza, mestiza. Derecha: J.J. Magón. De español e india, mestiza
 
 Igualmente, en el Museo de América de Madrid existe una colección más amplia de este tipo de obras. Merece la pena destacar la colección del pintor Miguel Cabrera. Su serie está desperdigada, conservándose en Madrid 8 ejemplares, tres en Monterrey y otro en los EEUU (dos se encuentran desaparecidos).
 
castiza.%2BMiguel%2BCabrera.%2Bmuseo%2Bam%25C3%25A9rica.jpg
Miguel Cabrera. De Español y mestiza, castiza.
 
Estas pinturas se presentan, habitualmente, en series de dieciséis cuadros en las que aparecen, invariablemente, los dos progenitores, el hijo de ambos y la denominación taxonómica otorgada a tal mezcla racial fruto de aquella reunión.
 
Realizadas en México de casi exclusiva, estos cuadros de castas son puestos como ejemplo evidente del racismo existente en la América española, olvidando dos aspectos fundamentales: su aparición en el tiempo y la existencia misma de los cruces de razas, algo impensable en otras latitudes.
 
El pintor Arellana suele considerarse el impulsor de este género pictórico tan característico. Él configuró el modelo de representación que se repetirá hasta el siglo XIX. La manera que eligió el artista para representar a los indígenas está cargada del idealismo propio de los artistas europeos y proviene de la descripción de Américo Vespucio de 1505. De esta forma se crea un estereotipo que el cultivado europeo es lo que desea encontrar.
 
La aparición de este tipo de obras a inicios del siglo XVIII responde a un contexto cultural concreto. La Ilustración es un momento histórico en el que se sistematizan, y divulgan ampliamente, diversas clasificaciones de todos los seres de la naturaleza (Linneo, Buffon...).
 
Los borbones, influidos por este contexto en el que primaba la razón y un evidente racismo científico, dispusieron diversas ordenanzas con el objetivo de clasificar de esta forma a la población de sus territorios. No es tampoco casualidad que sea ahora cuando comencemos a ver una relación metrópoli-colonia entre España y América que no había existido anteriormente (con los Austrias América formaba parte del Imperio tanto como Castilla).
 
¿Mostraban estos cuadros la situación real de América o era una ilusión que pretendía crear artificialmente separaciones raciales de la población?
 
Resulta paradigmático, para entender esta cuestión, fijarse en las variopintas denominaciones que utilizaron los artistas a la hora de nombrar las diferentes castas. La mayor parte de ellos coinciden al nombrar el fruto de la unión entre españoles e indios, mestizos, castizos, negros y mulatos. Ahora bien, cuando bajamos al resto de mezclas la cosa se complica. Y no por utilizar denominaciones locales, sino porque se trataba, seguramente, de clasificaciones inventadas. Términos pintorescos, que en buena parte proceden de los utilizados para designar animales, en especial de ganadería caballar.
 
Además, eran difícilmente relacionables entre sí. Si para el pintor Miguel Cabrera la unión de indio y negro daba como resultado una China cambuja para Andrés de Islas esa misma unión daba lugar a un Lobo. De forma general se denominaba a esta unión zambo.
 
Museo%2BNacional%2Bdel%2BVirreynato.%2BAn%25C3%25B3nimo..jpg
Curioso ejemplo con todos los tipos unidos en una misma obra. Museo Nacional del Virreynato.
 
La pretendida jerarquización social según un sistema de castas en la América española no fue una realidad de ningún modo. Estos cuadros no reflejaban una realidad de abajo hacia arriba, sino que mostraban el deseo de una cúspide, imbuida en el racismo científico, de imponer un modelo social dominado por la desigualdad étnica. Por tanto, este ordenamiento simbólico era más un deseo de la élite que una realidad social.
 
No nos confundamos al pensar que en América no existía discriminación racial. Las élites españolas y criollas (nacidos en América de padres europeos) eran las dominantes y gobernaban férreamente al resto de población. Más que una separación entre razas existía una separación por calidad de sangre. Un concepto, el de la limpieza de sangre, que proviene del medievo español y que, lejos de circunscribirse a la raza, se entiende como una exclusión religiosa. En la América española raza, en sí misma, no era excluyente per se. Otros factores influían en la posición social de los individuos, tales como el nivel socioeconómico, los valores, los vínculos familiares o la percepción social
 
La gran multiplicidad de situaciones de mestizaje, así como la posibilidad de promoción social entre los diversos escalafones (existía la posibilidad de blanquear la raza en tres generaciones) desmienten un sistema de castas cerrado. En verdad, la verdadera discriminación en el siglo XVIII era entre una élite rica (españoles peninsulares y blancos criollos) y el resto de la población, ampliamente entrecruzada.
 
El sistema de castas nunca fue infalible, siendo la mezcla y entrecruzamiento tan notable en la sociedad virreinal que resultaba imposible utilizar términos similares entre los distintos territorios. De ahí las distintas denominaciones dadas por los pintores, frecuentemente influidas tanto por sus gustos como por los del pagador del encargo.
 
Y fue la gran movilidad social existente en aquella sociedad la que terminaría desmoronando el sistema de castas. Se produjo una gran amalgamación y una uniformidad en costumbres e ideas que hacía imposible llevar a cabo cualquier sistema de organización racial.
 
Y fue la pretensión borbónica de anular el poder criollo en América, que pasó de ser un territorio imperial a una colonia, lo que determinó el rechazo de los criollos hacia los europeos y el inicio de los movimientos de independencia. Para lograr sus objetivos se produjo un acercamiento y confluencia entre los criollos y el resto de población (indígenas, mestizos, mulatos…).
 
Ahora bien, estos criollos, imbuidos en el racismo científico de la época y con la experiencia anterior española sobre la limpieza de sangre, pretendieron realizar una especie de colonialismo interno en el que ellos ostentarían la cúspide sustituyendo a los españoles.
 
¿Representan los cuadros de castas de forma fidedigna las distintas razas en la América española de la época?
 
Uno de los aspectos positivos que suelen atribuirse a estas obras es la valiosa información que nos muestra sobre la indumentaria, los adornos personales, el mobiliario o los utensilios utilizados en la época. Igualmente, en otros casos nos sirven para averiguar aspectos sobre la flora local, las costumbres o los oficios representados en ellas. Ahora bien, sobre los tipos humanos que aparecen en ellos las dudas son mayores.
 
Los primeros estudios serios de estos cuadros los realizaron los antropólogos y descubrieron que poco tenían que ver con la realidad social existente. Nicolás León lo expresó perfectamente: “El conjunto y detalles antropológicos son por lo general falsos”.
 
Si nos fijamos en algunas de las obras, ni los españoles eran tan blancos como aparecen representados ni algunos de los indios se correspondían con habitantes existentes entonces en Nueva España.
 
Por tanto, estamos, nuevamente, ante una pista sobre la falta de veracidad de estas obras. No se representaba fielmente la realidad, sino que se ofrecía una visión de lo que deseaba encontrar el europeo foráneo o lo que se deseaba transmitir desde las élites americanas.
 
¿Cuál fue el origen real de estas obras?
 
Mucho se ha discutido sobre ello y, a pesar de los ríos de tinta vertidos, nadie logra llegar a un consenso sobre esta cuestión.
 
Por un lado, se encuentra la opinión de que estas obras tenían como objeto mostrar una curiosidad a los europeos sobre las indumentarias, mezclas raciales y oficios existentes en Nueva España. Las ingeniosas clasificaciones eruditas de las razas y el orden jerarquizado son aspectos que cuadran muy bien con la curiosidad ilustrada de las élites del siglo XVIII. Además, los lienzos estaban realizados para enrollarse y ser transportados fácilmente. Sabemos que la serie realizada por Joaquín Magón fue llevada a Toledo por el arzobispo Francisco Antonio Lorenzana y acabó en el gabinete de historia natural.
 
Siguiendo este hilo conductor, algunos añaden la intención de clasificar las distintas razas con el objeto de mostrar las diferencias entre las élites gobernantes y el resto de población colonial. Este instrumento de propaganda política tendría dos objetivos: el de consolidar a una élite gobernante en base a la raza y el de combatir una idea ilustrada racista muy en boga en la época, el del debilitamiento de las razas puras debido a la mezcla con razas consideradas inferiores. En este sentido, estos cuadros pudieron tener un valor reivindicativo, mostrando que, a pesar de la diversidad, aquella sociedad estaba perfectamente ordenada, y su mezcla había originado un fruto vigoroso y espléndido.
 
Si bien siempre se pensó que este tipo de obras provenían y tenían un final enmarcado en las élites gobernantes peninsulares, algunos autores ponen el acento en las élites criollas. Las reformas borbónicas que limitaron el acceso a los cargos públicos a todos los criollos provocaron que este grupo social buscara otros medios para legitimarse. En el contexto de la Ilustración fue evidente empezar a crear una conciencia criolla identitaria.
 
Esta conciencia como grupo cerrado se creó en base a un racismo interno respecto a la población afroamericana y amerindia. En el imaginario social que deseaban crear los criollos, ellos componían una élite bastante diferenciada del resto de cruces raciales. Es decir, combaten el racismo impuesto por los borbones con otro similar en el que pretenden sustituir a los españoles en la cúspide. Realizan un llamado colonialismo interno en el que ellos, junto a los españoles, conforman lo más granado de la sociedad. Los mestizos, mezcla español e indio, son colocados en un escalafón intermedio, siendo plausible mejorar su condición si se mezclan con la jerarquía superior. En cambio, en el peldaño inferior sitúan a los negros. En estos casos, los retratos muestran los oficios más humildes y las costumbres o moralidad más bajas, potenciando visualmente ese concepto racista que deseaban imponer.
 
MAMF00053_P.JPG
Fíjese en la violencia de la escena. Anónimo. De español y negra, mulata. Museo de América de Madrid.
 
 
Por tanto, estas pinturas podrían ilustrar, más que un proceso de mezcla racial, las fronteras sociales según el proyecto social de nación que deseaban crear los criollos una vez sacudida la dominación española. Que la práctica totalidad de pintores que conocemos de este tipo de obras sean criollos no debe parecernos una casualidad.
 
Sea como sea, lo cierto es que este tipo de obras nos muestra, indirectamente y lejos del discurso que deseaba inculcar, la realidad de una diversidad racial y cultural amplia y enriquecedora. Son claros testimonios de una sociedad en la que la integración entre los distintos pobladores abrió múltiples perspectivas enriquecedoras. Hoy vemos este tipo de sociedades como algo dinámico y positivo, pues estamos alejados (la mayor parte de nosotros) de los conceptos racistas de siglos anteriores.
 
Y es esta realidad la que debemos tener en cuenta a la hora de comparar las situaciones entre las sociedades americanas. Resulta totalmente inadecuado cargar las tintas sobre el supuesto racismo racial en la América Española, cuando la mezcla y la diversidad se abrió paso a pesar de la legislación y las ideas ilustradas, y equiparar, ocultar o minimizar ese racismo con el existente en la conquista anglosajona del continente. En el norte no existió mezcla con los indígenas, no existieron pactos ni convivencia, no se mejoraron las condiciones de vida de la población, no se llevó progreso, sino destrucción. Esa diferencia se debió al distinto momento de la conquista, pues en el norte se vivía un concepto racial en el que los nuevos territorios eran colonias legitimadas a explotar y sus habitantes inferiores carne de esclavización. Uno de los resultados de ese concepto de conquista fue la creación de una sociedad profundamente racista que, aún hoy, y a pesar de las guerras y enfrentamientos existentes por ello, mantiene latente ese problema social en multitud de estados.
 
 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Interesante nuevo aporte, Hispano, le tengo especial aprecio a este hilo aunque haya sido de los últimos y no se extienda demasiado. Pero no tengo duda de que puede ser un referente en la red ya que hay mucha nebulosa en este asunto, que está claramente contaminado por la visión que la historiografía angloamericana proyecta en su febril pulsión publicadora. Comenten continuamente el error de trasladar sus traumas internos sobre la historia de todas las Américas.

Exhorto a los lectores que se tomen el tiempo de escuchar ver o al menos escuchar el vídeo de esta profesora, ya más mexicana que espannola. Porque si alguien tiene revisada documentación virreinal, es gente como ella, gracias a la corriente a la que se sumó de investigar y publicar sobre la vida cotidiana en las diferentes épocas.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 5 horas, Mundo Republiqueto dijo:

Una cosa interesante es que al parecer los Españoles lograron establecer la paz con los Apaches, algo que ni los gringos ni Mexicanos lograron jamás.

Mariano Alonso Baquer -teniente general del ejército de tierra espannol en la reserva- tiene documentado el asunto en tesis doctoral de la que sale su libro "espanoles, apaches y comanches"... especialmente interesante la anécdota con los navajos que comenta.

 

Cuando se desarrolle un conglomerado audiovisual hispánico potente quedará el tratamiento del asunto realizado por Hollywood y demás a la altura del mismísimo barro. La verda, de momento, se mantiene en archivos y documentaciones.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Muy buenos los aportes que habéis incluido.

Tirando del mensaje que abre el hilo, ayer encontré esta magnífica entrevista a la profesora Gonzalbo Aizpuru que es toda una joya pues en ella detalla acerca  de cómo vivían las gentes en el imperio. Esté centrado en la historia de México pero creo que puede ser perfectamente extrapolable al resto de los territorios ya que la administración era muy similar.

Destacable sobre todo cuando habla del papel de las castas o el de las mujeres, sobre todo cuando aborda la violencia contra las mujeres y las libertades que tenían, muy superiores a las que luego les dío el liberalismo tras las independencias. O del papel de la Iglesia en su defensa cuando eran persistentemente maltratadas. 

Es una joya de entrevista de principio a fin que os recomiendo escuchar completa.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Yo me he dado atracones con vídeos de esta excelentísima Sra., me ha dado un poco corte inundaros con vídeos en la esperanza de que sucediera lo que tú has hecho, que tiráseis del hilo, a lo cual animo al resto. Ya digo, si tuviera que elegir entre los hilos que he abierto este sería uno de los tres de los que más satisfecho estaría.

Esta mujer salió de Espanna en una época muy dura y a pesar de todo no la ves hablar una mala palabra, me parece sencillamente admirable, una Donna con todas las letras.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, Vanu Gómez dijo:

Yo me he dado atracones con vídeos de esta excelentísima Sra., me ha dado un poco corte inundaros con vídeos en la esperanza de que sucediera lo que tú has hecho, que tiráseis del hilo, a lo cual animo al resto. Ya digo, si tuviera que elegir entre los hilos que he abierto este sería uno de los tres de los que más satisfecho estaría.

Esta mujer salió de Espanna en una época muy dura y a pesar de todo no la ves hablar una mala palabra, me parece sencillamente admirable, una Donna con todas las letras.

Pues no puedo más que agradecértelo porque, para mi ha sido todo un descubrimiento. No conocía a esta Señora pero es que, tanto los temas en los que está especializada, la vida cotidiana, como el periodo de la historia que ha investigado, el periodo colonial, para mi son de un gratísimo interés pues revela la verdad de cómo eran las cosas, más allá de ideologías y leyendas negras o rosas.

Imagino que con lo de atracón te refieres a las tertulías de historiadores, amén de algunos otros videos que hay por la red, y lo cierto es que me uno a tu invitación a otros foreros para que tiren del hilo porque, sin duda esta mujer es un tesoro andante de conocimientos y buen hacer, que merece la pena descubrir.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 45 minutos, Español dijo:

Pues no puedo más que agradecértelo porque, para mi ha sido todo un descubrimiento. No conocía a esta Señora pero es que, tanto los temas en los que está especializada, la vida cotidiana, como el periodo de la historia que ha investigado, el periodo colonial, para mi son de un gratísimo interés pues revela la verdad de cómo eran las cosas, más allá de ideologías y leyendas negras o rosas.

Imagino que con lo de atracón te refieres a las tertulías de historiadores, amén de algunos otros videos que hay por la red, y lo cierto es que me uno a tu invitación a otros foreros para que tiren del hilo porque, sin duda esta mujer es un tesoro andante de conocimientos y buen hacer, que merece la pena descubrir.

No solo ella sino también los contertulios que participan en esas charlas. Y es como dices, que más allá de las grandes gestas, la política a alto nivel... lo que nos muestra la realidad virreinal son justamente estos asuntos  de la vida cotidiana, más demoledores de leyendanegra que algunos ladrillos que al final nadie lee.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Por lo que he podido ir sacando en claro de videos donde participa esta gran señora, parece que la picaresca, tipícamente atribuida a los españoles peninsulares, quizás no era tan propia de esta parte del Atlántico como pensaba. Llama mucho la atención, cómo el situarse en uno u otro grupo social, castas, en función de la conveniencia propia para evadir pagos o trabajos comunitarios, era algo bien extendido, al menos en el virreinato de Nueva España.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 15 minutos, Español dijo:

Por lo que he podido ir sacando en claro de videos donde participa esta gran señora, parece que la picaresca, tipícamente atribuida a los españoles peninsulares, quizás no era tan propia de esta parte del Atlántico como pensaba. Llama mucho la atención, cómo el situarse en uno u otro grupo social, castas, en función de la conveniencia propia para evadir pagos o trabajos comunitarios, era algo bien extendido, al menos en el virreinato de Nueva España.

Bueno... hay que pensar que en realidad podía haber grandes diferencias entre ser juzgado o no por la Inquisión, pagar o no según qué impuestos, etc, etc. 

La Corona tuvo que establecer un orden de forma rápida y al mismo tiempo buscar un sistema para evitar el abuso contra los indígenas. La complejidad de las nuevas sociedades sobrepasó el asunto y todo sucedió más rápido de lo que se  podía reaccionar. 

Vamos, que para según qué faltas o delitos al mestizo le convenía más ser indio, para otras igual les convenía pasar por espannol (lo del autodefinirse como blanco no tenía sentido para nuestros compatriotas en aquel tiempo, esto es algo como muy anglogermánico o mejor dicho moderno).

Al final resultó que las categorías no eran biológicas, como pretenden los racistas, sino jurídicas según origen. Que puede parecer lo mismo pero no lo es. 

En el último vídeo de MR, el nicaragüense que habla nos comenta el grandísimo problema que tienen los angloamericanos, los gringos, para diferenciar entre raza y etnia y de cómo tienen su percepción hiperracialiazada.

Así que los estudiosos de este asunto en los USA tienen problemas para no impregnar con su visión los análisis que hacen. De ahí que sean tan importantes trabajos como los de esta Sra. y otros que se hacen en la UNAM. Y claro, una vez entra en juego el elemento ideológico "indigenista" volvemos a entrar en aguas turbias.

En fin, el resultado es todo un campo de batalla ideológica. Por eso considero importante abordar este tema dentro de nuestro hispanismo en su amplio sentido porque es cosa manipulada o malinterpretada una y otra vez.

 

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Pego de nuevo este enlace por considerarlo en línea con el tema del hilo, con un respaldo arqueológico de las afirmaciones de Gonzalbo acerca de la realidad cotidiana que ella estudia en Nueva Espanna, aunque en este caso de excavaciones en Panamá. Por cierto, el Video incluído es tan interesante que lo enlazo por separado para que no se pier

 

 

https://www.abc.es/cultura/abci-mujeres-mestizos-amuletos-arqueologos-rompen-mitos-sobre-elite-inicio-imperio-espanol-202005100152_noticia.html

 

Cita

Donde solo debía haber «mala gente» de la elite blanca (o sea, españoles rabiosos) resulta que aquello está lleno de mulatas que se supone que ricas y de mestizos cargados de plata (del Perú).

Primera conclusión: ese imperio español que retratan tan estático y represor tenía una espectacular movilidad social. También geográfica.

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 17 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 67 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

×