Jump to content
Hispanorromano

Carta abierta a los hermanos hispanos de Estados Unidos (Guillermo Fesser)

Recommended Posts

El humorista Guillermo Fesser publica por entregas en Twitter una carta a los hermanos hispanos de Estados Unidos que yo creo que merece reunirse en un hilo. Aunque al principio exagera un poco el tema de la conquista, lo que dice está en plena sintonía con lo que defendemos en COES, y también hay que tener en cuenta a qué público se dirige. Me parece que es el tono adecuado para dirigirse a un español de América.

Cita
Carta abierta a todos los hermanos hispanos de Estados Unidos
 
Harto de tener que navegar continuamente entre lo español y lo hispano, como si fueran realidades distintas, como si la una debiese de invitar a la vergüenza y la otra al orgullo, me decido a escribir estas líneas.
 
En primer lugar, quiero aclarar que odiar a España por su papel en la conquista, me parece a mi, no es bueno, ni malo, ni todo lo contrario. Solamente quisiera estar seguro de que ese odio está fundamentado y no es objeto de manipulación.
 
Para empezar quisiera compartir el dato histórico de que España (entonces Castilla) nunca consideró ningún territorio de América colonia, sino una nueva provincia. Esto no exime de culpas a las terribles atrocidades cometidas por carniceros, con mentalidad del siglo XVI
que realizaron todo tipo de vergonzosos ultrajes contra los nativos de América; pero está plenamente documentado que los Reyes Católicos extendieron los derechos de que gozaban los habitantes de la península a los territorios de ultramar y que trataron de perseguir a quienes no mantuvieran tales principios. Otra cosa es que lo consiguieran, en una época en que (con la población diezmada por las hambrunas, la peste, y las continuas guerras con Europa) mandar “policía” a America resultaba harto complejo.
 
Basta una rápida comparación con el supuesto imperio británico (que nunca fue un verdadero imperio, pues los imperios, como hizo el Romano con Hispania, anexionaban las culturas conquistadas a su cultura, mientras que, los británicos, simplemente se limitaron a exterminarlas). En Mexico, en Guatemala, o en el Perú de 2019, vive mucha gente con rasgos indígenas o mezclados. En Nueva York, es imposible ver a nadie. Algunos, muchos españoles, exterminaron indígenas; pero muchos más les respetaron.
 
Respeto, ojo, con la mentalidad de lo que significaba respeto en el siglo XVI que, tristemente, consistía básicamente en catolizarles. La gran pregunta cuando uno revisa la historia no es cómo de justos fueron sus protagonistas de acuerdo a la visión actual sino cuán justos fueron respecto al pensamiento de su época. Es muy bonito ser feminista en el siglo XXI, pero hasta el XIX ibas a la hoguera si te atrevías a comentarlo. Los valientes de hoy no necesariamente hubieran sido tan valientes en el pasado.
 
Dicho esto, quisiera expresar mi más profunda convicción de que las guerras de independencia de los territorios de España en América no fueron en absoluto guerras de independencia. ¿Ganaron acaso Montezuma o Atahualpa?
 
No fue ni mucho menos una guerra de liberación de los indígenas americanos de sus invasores españoles. Las independencias americanas no fueron otra cosa que una guerra civil entre españoles. Entre los que querían seguir pagando impuestos al rey en la metrópoli y los que...
preferían quedarse el dinero para ellos mismos. Ganaron, en nombre de los indígenas, los que querían quedarse con el dinero para ellos; las mismas familias, descendientes de españoles, que hoy siguen negándoles el pan y la sal a los indígenas.
 
Vencedores que, para justificar ante la historia que estaban del lado de los justos (cuando sólo estuvieron y continúan estando del lado propio) demonizaron a sus hermanos españoles perdedores. Narrativa a la que sumaron los estadounidenses para darles la puntilla
y justificar así la anexión imperialista de Puerto Rico, Cuba, Guam y Filipinas. Ojalá llegue un día en que todos los hispanos, descendientes de uno y otro bando, entendamos que este estúpido enfrentamiento entre nosotros solamente beneficia a los canallas. Rufianes que nos enseñaron a avergonzarnos de nuestra historia común, mostrando a Cristóbal Colón como un genocida, cuando en realidad deberíamos estar orgulloso del emprendedor que cambió la fisonomía del mundo inventando el primer internet.
 
Lo que ocurre es que entonces Google era el inmenso océano, el ratón se apellidaba Pinzón, y a Amazon lo llamaban el galeón de Manila. Gracias a la hazaña de Colón, se conectaron por vez primera los humanos de los diferentes continentes.La caña de azúcar pasó de Asia a España y, de España, a Cuba. Los biombos del Japón llegaron a Mexico y, de ahí, a Holanda y al imperio austriaco. Cambiaron las expectativas del mundo con Colón tanto o más que con el alunizaje de Neil Armstrong.
 
La diferencia es que el astronauta es un héroe entre los suyos ... y nosotros renegamos profundamente del nuestro. Hermanos hispanos, se nos ningunea, se nos desprecia, se abusa de nosotros, y no hallamos respuesta porque permanecemos divididos. Es tiempo de revisar la historia y decidir, de verdad, si es cierto que este odio que nos profesamos está basado en algo irremediable, o podemos encontrar common ground y juntar una fuerza definitiva que nos ayude a conseguir una vida mejor para todos.
 
Como árboles, cada uno hemos desarrollado una copa diferente, con distintas ramas y follajes, pero nuestro bosque, nos guste o no, permanece anclado en las mismas raices. ¿No podríamos empezar a disfrutarlo plantándole cara a la xenofobia y la manipulación que nos separa? Ojalá.
 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Cualquier iniciativa que vaya encaminada a tender puentes y derribar los muros que construyeron las naciones europeas, con Inglaterra a la cabeza, para dividir a la gran familia hispana y hacerse con sus riquezas, por mi parte tiene todo el apoyo más allá de los puntos matizables que puedan haber.

Hay un aspecto que me parece muy positivo en esa carta como es el hecho de mirar a los pueblos indígenas, también como a hermanos víctimas de la misma 'enfermedad' que aqueja a toda la Hispanidad. Muy bien por este hombre pues, esa y no otra es la perspectiva universal, católica, que le dieron nuestros antepasados a aquellas gentes que habitaban el continente americano, más allá de las irregularidades o abusos que algunos, en su propio nombre, pudieran cometer.

Es muy frecuente en la actualidad, encontrar a supuestos 'defensores' de la tradición española, cargar sin misericordia contra los pueblos indígenas actuales a causa del indigenismo extendido en aquellas regiones. Sin embargo esa no es la manera en que tradicionalmente España trató a aquellos pueblos. Más allá de eso, la verdadera conquista se hizo en el plano humano, social, cultural y teológico, defendiendo a aquellos pueblos de sus enemigos, protegiéndolos frente al abuso de los buscadores de riqueza y enriqueciendo en definitiva su cultura, de manera tal que ellos mismos acababan sumándose voluntariamente a la gran familia hispana, a diferencia de los procesos de conquista, expolio y exterminio que llevaron a cabo otras potencias europeas, de nuevo con Inglaterra e hijos a la cabeza.

Es cierto que España no tenía colonias sino provincias, como lo es también el hecho de que ninguna otra nación del mundo por aquel entonces, llegó a plantearse siquiera la duda moral sobre la licitud de la conquista y si aquellos pueblos originarios debieran tener los mismo derechos y libertades que cualquier otro español de la época, o debieran en cambio ser sometidos y tutelados por los conquistadores. Nadie, salvo España, llegó a detener su proceso de conquista para dilucidar sobre aquellas cuestiones morales, que fueron el germen del derecho internacional y dieron lugar a leyes de carácter proteccionista para los indígenas, que a la larga y buena medida propiciaron su supervivencia hasta nuestros días. No hay más que ver donde quedaron muchos otros pueblos exterminados por los inmorales europeos del norte.

En toda esta historia de la conquista de América y la Leyenda Negra, siempre hay un poso de maldad que, por una parte les hace a sus defensores ver en lo español a una especie de criminal salvaje movido por la codicia, y a algunos detractores de la leyenda, ver en todos los indígenas a otra especie de salvajes caníbales necesitados de la mano dura y excelsos dones de los españoles. Pero seamos francos, ni la Leyenda Negra, ni la Rosa son ciertas. La verdad siempre suele ser más compleja que lo que denuncian esos extremos.

Lo cierto es que hubo abusos, como así lo demuestra el hecho de que se tuvieran que promulgar las leyes de protección de las indias o que el propio Colón fuera depuesto como virrey y traído de vuelta a Europa por Bobadilla, encadenado y apresado para ser juzgado en audiencia real por abusos. Como también es cierto que existía una voluntad real de evangelizar y tratar a aquellas gentes con el respeto, el cariño y la libertad que debe prevalecer en cualquier reino cristiano.

Es decir, había dos mentalidades bien diferenciadas, aquella que movía la voluntad de la Corona, los misioneros y muchas buenas gentes que fueron a América con la voluntad de evangelizar y civilizar aquellas tierras, para hacerlas iguales en condición a cualquier otra provincia española, y la de quienes sin embargo se embarcaban en los viajes con el mismo afán de medrar y hacer riqueza que motivó al resto de las coronas europeas. Y todos ellos se encontraron igualmente con dos clases de indígenas, aquellos que eran pacíficos y recibían de buen grado la llegada de los europeos, aceptando voluntariamente su enseñanza cristiana y amparo real, y otros que directamente practicaban toda clase de carnicerías y costumbres salvajes contra otros pueblos que consideraban inferiores. En realidad, y salvo por el grado de civilización que diferenciaba a indígenas de europeos, la realidad humana era la misma tanto en unos como en otros, sociedades formadas por buenos y malos corazones. Vamos, como ocurre hoy en día o en cualquiera que sea el momento de la historia humana que se observe.

Pero lo que es cierto por encima de todo, es que la voluntad real, y digo real por ser la que motivaba a la Corona católica y por tanto a toda la empresa española, era la de convertir los corazones indígenas a la fe de Cristo y hacerlos así súbditos de la Corona, y castigar a aquellos hombres que obraran mal, según ese orden moral, ya fueran españoles peninsulares como americanos, al objeto de extender el Reino de Dios y su justicia sobre toda la Tierra. Pero hoy parece que muchos olvidan aquella empresa y en nombre de no se sabe bien qué España o qué moral católica, tradicionales, arrecian en sus críticas contra la Iglesia y contra los indígenas actuales, sus discursos o sus costumbres, como si fueran vulgares protestantes del siglo XVI o como si aquel histórico objetivo universal que motivó a nuestros antepasados hubiera desaparecido de la historia o nunca hubiera existido.

Esto lo hemos podido ver muy notablemente en la burla y el escarnio público que muchos supuestos católicos han hecho recientemente contra el Papa y sus obispos o contra aquellos pueblos a causa del sínodo de la Amazonía o de las reiteradas peticiones de perdón por parte de los Papas, cuando en realidad la Iglesia está intentando recuperar aquel espíritu de evangelización que llevó a su Majestad la Reina Isabel la Católica, a ordenar «tratar a dichos indios muy bien y con cariño, y abstenerse de hacerles ningún daño, disponiendo que ambos pueblos debían conversar e intimar y servir los unos a los otros en todo lo que puedan».

Debemos recuperar aquella nobleza y espíritu universal que motivó a nuestros antepasados a emprender una de las mayores gestas de la humanidad, organizando un imperio de orden y justicia como pocos han habido en la historia moderna. Y eso pasa por dar el valor debido a las cosas que ocurren y se denuncian, vengan de un indígena americano, catalán o de Valladolid,  porque solo cuando nos sentimos escuchados y valorados verdaderamente por el otro, nos ponemos en disposición de abrir nuestro corazón a su realidad y edificar conjuntamente una nueva realidad mejor para todos. No se trata de favorecer el diálogo diplomático pero vacuo de nuestras democracias modernas, que en el fondo solo buscan el interés de parte, ni tampoco de exaltarnos en ese populismo carente de trascendencia que ahora parece que las incendia, sino de propiciar el verdadero encuentro humano capaz de edificar pueblos, naciones y civilizaciones donde imperen la verdad, el orden y la justicia para todos.

Y eso puede que resulte de poner en práctica, una de las enseñanzas que el actual Papa no se cansa de repetir, como es articular ese encuentro a través de los cuatro verbos fundamentales que hacen posible esa realidad humana, a saber, “acoger, proteger, promover e integrar” al otro. Acogerlo con todas sus diferencias tal como España acogió a aquellos pueblos americanos que encontró en las Indias; Protegerlo como se protegió a aquellas gentes de los abusos y realidades destructivas que dificultaban sus vidas; Promoverlo como persona humana merecedora de toda su dignidad, igual que se promovió el desarrollo y evangelización de aquellas gentes por considerarlas también hijos de Dios; Y finalmente integrarlo en una estructura socieconómica que haga posible ese imperio universal de la verdad, el orden y la justicia, tal cual España integró en su seno a tlaxcaltecas, totonacas, incas, guaraníes o chiricaguas entre muchos otros pueblos, e hizo posible así la existencia de aquel imperio durante varios siglos.

Ser español, es o debiera ser sinónimo de ser católico, es decir, UNIVERSAL. Y esa es la mejor tarea a la que como españoles debiéramos dedicar nuestros mayores esfuerzos, tratando de universalizar de nuevo, no solo nuestra cultura sino también y sobre todo nuestro espíritu cristiano de orden, convivencia y justicia.

 


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Share this post


Link to post
Share on other sites

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Popular Now

  • Our picks

    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 55 replies
    • Una crítica a "La opción benedictina"
      Lo mismo que señalo algunas cosas que me disgustan de Prada, no tengo inconveniente en reconocer sus aciertos. Publica una interesante crítica a la "La opción benedictina", libro de un converso a la ortodoxia y militante del Partido Republicano que extrañamente se viene promocionando en ambientes católicos. La crítica de Prada está muy inspirada en argumentos desarrollados previamente por el profesor Miguel Ayuso.
        • Thank you (1 positive)
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 15 replies
    • Pieza movida: Discusión sobre la Iglesia procedente del tema "Pregunta al Lector silente"
      Debate de alcance sobre la posición de la Iglesia en el mundo actual y el liderazgo del Papa Francisco al frente de la misma.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 64 replies
    • Post in El fenómeno VOX
      Yo diría que en VOX pesa más el discurso migratorio que cualquier otra consideración. Esto se podía intuir antes de las últimas elecciones. Pero lo de este verano ha sido de traca: he procurado conectarme todos los días al Twitter de Abascal y básicamente ha sido una recopilación de delitos protagonizados por inmigrantes. No han hablado de otra cosa en este último verano.
        • Excellent (100 positive and improvement points)
  • Current Donation Goals

  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

×