Jump to content
Gerión

Errores de Francisco

Recommended Posts

Parece claro que hubo un descabezamiento y sustitución de la cúpula española coincidiendo con el afrancesamiento borbónico, de ahí esa brecha tan amplia entre élite y pueblo, que aunque presente en otras naciones, en España adquiere un punto de demasía.

Aparte de eso, es un tema también recurrente el de la famosa teoría de infiltración en la Compañía para destruirla. Esta idea creo que si en principio parece purista puede que igual sea otra estrategia más de los mismos buscando el desprestigio. No lo sé... desde luego hay cosas entre los jesuítas en el último siglo que dejan a uno descolocado y sin explicación fácil (estoy pensando en temas como el etarra, teología de la liberación, etc...)  el caso es que cada vez se ve más opinólogo supuestamente católico que ha asumido discursos clásicos protestantoides, casi fusilados de los ya gastados de tanto usarse. Veo que el próximo brote anticlerical va a ser transversal, tanto de derechas como de izquierdas. Lo que se ve decir desde aquellas filas contra el Papa, contra la Iglesia, el clero, etc... es algo impresionante.

Porfa, sigue contándonos más del tema jesuítico proque tiene miga.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Mi visión de las cosas del tema jesuita.

Los jesuitas son la "Reforma" de la Iglesia desde la propia Iglesia, su entrada con todas las de la ley en el mundo Moderno, que inventa también España, al contrario de lo que creen los carlistas. Es decir, si el luteranismo es una Iglesia nacional de los príncipes protestantes en su territorio, si el anglicanismo es la Iglesia nacional de los reyes ingleses en su isla, el jesuitismo es la Iglesia nacional de la Nación universal cuya cabeza es el Papa. Esta Nación no tiene fronteras, es la única diferencia con las otras naciones. Por eso son tan modernos y sus propuestas tan NWO en nuestros días. En definitiva el jesuitismo no es más que la constitución de la Iglesia como Estado universal y el fin del Imperio, un cesaropapismo interno. En el fondo es, como digo, en coordenadas tradicionalmedievalistas otra herejía moderna, en la cual el Papado asume las labores del Imperio, cosa que no es muy ortodoxa, pero claro se constituye como ortodoxa al darse en el seno de la Iglesia.  Esta "reconstitución heresioortodoxa" es una mecánica genialmente católica, que es que cualquier herejía deja de serlo si se hace con la mayoría del cuerpo. Tampoco es nada raro, ocurre en otras estructuras.

¿Dónde queda la Hispanidad en todo eso? Pues es sencillo, la Hispanidad con los Austrias geopolíticamente no es más que la gran plataforma de lanzamiento de esa Nación católica universal, es decir, el Estado Mundial preparado por los jesuitas. Esto es la Cristiandad Mayor de Elías de Tejada reconvertida en la "Nación Mayor". Esto ya ha ocurrido previamente en otros imperios, no es un fenómeno moderno, sino muy viejo, aquí es donde fallan estrepitosamente los carlistas: miremos la historia de la "Revolución Abbasida" en el Califato islámico, o el famoso Edicto de Caracalla. Los jesuitas representaban la Revolución Abbasida del Imperio español.

El tema de la conquista (espiritual) de China es básico porque su triunfo en Asia hubiera sido la consumación del proyecto, la Segunda gran parte del Imperio español: entregar el poder a los jesuitas (arrancándoselo de los conquistadores), y transformar el proyecto guerrero de "Res publica christiana" (la de Carlos V), en la espiritual "Res publica totius orbis" (la de Vitoria), consumando la entrada de todas las naciones-civilizaciones de Eurasia en el proyecto, España quedando como una más, y sobre todas ellas, el Papado-Imperio, o sea el Estado Mundial. España sería la plataforma sobre la que se constituiría esta magna Nación. El jesuitismo de alguna forma se "eleva" sobre todas las demás órdenes católicas que respondían más a la Res publica christiana que a la Totius Orbis, geopolíticamente aquellas son más "europeas" que globales.

El jesuitismo, al menos el original, de cualquier forma no lo interpreto como antihispánico, igual que el españolismo no es anticastellano, simplemente era una especie de ideal superior, "nuestro NWO", al que se encaminaba España en sacrificio, igual que Castilla se sacrificó para formar España; el Imperio español se iba a sacrificar para formar el Orbe, la Nación universal.

Sin embargo, la buena voluntad misionera no sirve de nada en el Asia y sin España ganando guerras, el proyecto se congela. Finalmente, es con los Borbones cuando esa plataforma hispánica pierde pie por la vinculación a Francia (que no continúa el proyecto, esto es clave), y se derrumba, quedando colgada de los dedos esta Nación mundial católica. Nunca será igual. El jesuitismo, como tecnología desarrollada sobre el Imperio español queda desorientado, como lo quedaría el complejo militar-industrial de los EEUU si los EEUU se derrumban (el jesuitismo: ¿complejo militar-espiritual?). Los proyectos de Nación mundial del hoy son otros, están apoyados en otras plataformas, son tecnologías no hispánicas, por ejemplo la masonería que a su vez hace pie en las construcciones nacionales noreuropeas, en especial Francia; ha habido por tanto un cambio de pedestales y de capiteles y por eso la Iglesia católica está descompuesta y sin rumbo. Y por eso lo de entregarse a los hijos pródigos no tiene ningún sentido, porque ellos ya tienen su propio proyecto universal. Aquí vienen los diálogos con la masonería, el comunismo y otros proyectos intentando mendigar cierto protagonismo, también seducidos por ellos, "vaya, estos funcionan (o parecía que funcionaban), el mío se fue al carajo". 

Con los Borbones España no sólo deja de servir de pedestal sino que se "independiza" de esa Nación Mayor, es decir realmente la Independencia de las Españas (y por tanto, la "Reforma" de las Españas, el Imperio español al completo se "escinde" del Proyecto universal, la Reforma de la Reforma que en sí supone el jesuitismo) no se da en 1810-1825, sino en 1713 con el primer Borbón. Se puede decir que hay un divorcio entre las dos naciones propuestas, entre el Orbe y las Españas. Todos los Reyes y Presidentes que hay desde ahí, por mucho que se denominen católicos, realmente ya no sirven a esa Nación Mayor en construcción, sino a la Nación Menor (es decir, primero al Imperio español, y luego a España, México, Argentina...). Así que tanto Carlos III, como Bolívar, como Franco,  como Fidel Castro son ya patriotas chicos, "nacionalistas menores", hispánicos antes que católicos, por eso desde el catolicismo se les ve con reservas, en el peor de los casos "hispánicos" entre comillas porque muchos de ellos sirven a intereses extranjeros, Bolívar sirve a Inglaterra, Castro a la URSS... porque estas Naciones menores ya no tienen la capacidad de constituirse como universales, ya no son independientes, no como el Estado Mundial católico que preparaban los jesuitas sobre el Imperio español, ese dúo sí era autosuficiente, una continuidad como la que hay de Castilla a España. Las nuevas Españas sirven a otros proyectos globales, hay fallas, no nos los creemos, y así estamos.

Los jesuitas al no poder constituirse como Nación universal también intentan construir sus mininaciones, de ahí su presencia en la América latina, el País Vasco, al más puro estilo "premio de consolación". Es lo mismo que ocurre con el devenir nazi del carlismo: al no poder tomar España, su derivado aranista o catalanista lo intenta en la región paleta de turno. Aunque al reducir la escala, cambia totalmente el esquema. No es lo mismo coordinar a 7000 millones de personas (la Totius Orbis) que a 2 millones (Euskal Herria), hay cambios. Son mecánicas lógicas de naufragio de un buque y salvamento en botes. 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 4 horas, Gerión dijo:

Los jesuitas son la "Reforma" de la Iglesia desde la propia Iglesia, su entrada con todas las de la ley en el mundo Moderno, que inventa también España, al contrario de lo que creen los carlistas. Es decir, si el luteranismo es una Iglesia nacional de los príncipes protestantes en su territorio, si el anglicanismo es la Iglesia nacional de los reyes ingleses en su isla, el jesuitismo es la Iglesia nacional de la Nación universal cuya cabeza es el Papa. Esta Nación no tiene fronteras, es la única diferencia con las otras naciones. Por eso son tan modernos y sus propuestas tan NWO en nuestros días. En definitiva el jesuitismo no es más que la constitución de la Iglesia como Estado universal y el fin del Imperio, un cesaropapismo interno. En el fondo es, como digo, en coordenadas tradicionalmedievalistas otra herejía moderna, en la cual el Papado asume las labores del Imperio, cosa que no es muy ortodoxa, pero claro se constituye como ortodoxa al darse en el seno de la Iglesia.  Esta "reconstitución heresioortodoxa" es una mecánica genialmente católica, que es que cualquier herejía deja de serlo si se hace con la mayoría del cuerpo. Tampoco es nada raro, ocurre en otras estructuras.

¿Dónde queda la Hispanidad en todo eso? Pues es sencillo, la Hispanidad con los Austrias geopolíticamente no es más que la gran plataforma de lanzamiento de esa Nación católica universal, es decir, el Estado Mundial preparado por los jesuitas. Esto es la Cristiandad Mayor de Elías de Tejada reconvertida en la "Nación Mayor". Esto ya ha ocurrido previamente en otros imperios, no es un fenómeno moderno, sino muy viejo, aquí es donde fallan estrepitosamente los carlistas: miremos la historia de la "Revolución Abbasida" en el Califato islámico, o el famoso Edicto de Caracalla. Los jesuitas representaban la Revolución Abbasida del Imperio español.

El tema de la conquista (espiritual) de China es básico porque su triunfo en Asia hubiera sido la consumación del proyecto, la Segunda gran parte del Imperio español: entregar el poder a los jesuitas (arrancándoselo de los conquistadores), y transformar el proyecto guerrero de "Res publica christiana" (la de Carlos V), en la espiritual "Res publica totius orbis" (la de Vitoria), consumando la entrada de todas las naciones-civilizaciones de Eurasia en el proyecto, España quedando como una más, y sobre todas ellas, el Papado-Imperio, o sea el Estado Mundial. España sería la plataforma sobre la que se constituiría esta magna Nación. El jesuitismo de alguna forma se "eleva" sobre todas las demás órdenes católicas que respondían más a la Res publica christiana que a la Totius Orbis, geopolíticamente aquellas son más "europeas" que globales.

El jesuitismo, al menos el original, de cualquier forma no lo interpreto como antihispánico, igual que el españolismo no es anticastellano, simplemente era una especie de ideal superior, "nuestro NWO", al que se encaminaba España en sacrificio, igual que Castilla se sacrificó para formar España; el Imperio español se iba a sacrificar para formar el Orbe, la Nación universal.

Sin embargo, la buena voluntad misionera no sirve de nada en el Asia y sin España ganando guerras, el proyecto se congela. Finalmente, es con los Borbones cuando esa plataforma hispánica pierde pie por la vinculación a Francia (que no continúa el proyecto, esto es clave), y se derrumba, quedando colgada de los dedos esta Nación mundial católica. Nunca será igual. El jesuitismo, como tecnología desarrollada sobre el Imperio español queda desorientado, como lo quedaría el complejo militar-industrial de los EEUU si los EEUU se derrumban (el jesuitismo: ¿complejo militar-espiritual?). Los proyectos de Nación mundial del hoy son otros, están apoyados en otras plataformas, son tecnologías no hispánicas, por ejemplo la masonería que a su vez hace pie en las construcciones nacionales noreuropeas, en especial Francia; ha habido por tanto un cambio de pedestales y de capiteles y por eso la Iglesia católica está descompuesta y sin rumbo. Y por eso lo de entregarse a los hijos pródigos no tiene ningún sentido, porque ellos ya tienen su propio proyecto universal. Aquí vienen los diálogos con la masonería, el comunismo y otros proyectos intentando mendigar cierto protagonismo, también seducidos por ellos, "vaya, estos funcionan (o parecía que funcionaban), el mío se fue al carajo". 

Con los Borbones España no sólo deja de servir de pedestal sino que se "independiza" de esa Nación Mayor, es decir realmente la Independencia de las Españas (y por tanto, la "Reforma" de las Españas, el Imperio español al completo se "escinde" del Proyecto universal, la Reforma de la Reforma que en sí supone el jesuitismo) no se da en 1810-1825, sino en 1713 con el primer Borbón. Se puede decir que hay un divorcio entre las dos naciones propuestas, entre el Orbe y las Españas. Todos los Reyes y Presidentes que hay desde ahí, por mucho que se denominen católicos, realmente ya no sirven a esa Nación Mayor en construcción, sino a la Nación Menor (es decir, primero al Imperio español, y luego a España, México, Argentina...). Así que tanto Carlos III, como Bolívar, como Franco,  como Fidel Castro son ya patriotas chicos, "nacionalistas menores", hispánicos antes que católicos, por eso desde el catolicismo se les ve con reservas, en el peor de los casos "hispánicos" entre comillas porque muchos de ellos sirven a intereses extranjeros, Bolívar sirve a Inglaterra, Castro a la URSS... porque estas Naciones menores ya no tienen la capacidad de constituirse como universales, ya no son independientes, no como el Estado Mundial católico que preparaban los jesuitas sobre el Imperio español, ese dúo sí era autosuficiente, una continuidad como la que hay de Castilla a España. Las nuevas Españas sirven a otros proyectos globales, hay fallas, no nos los creemos, y así estamos.

Los jesuitas al no poder constituirse como Nación universal también intentan construir sus mininaciones, de ahí su presencia en la América latina, el País Vasco, al más puro estilo "premio de consolación". Es lo mismo que ocurre con el devenir nazi del carlismo: al no poder tomar España, su derivado aranista o catalanista lo intenta en la región paleta de turno. Aunque al reducir la escala, cambia totalmente el esquema. No es lo mismo coordinar a 7000 millones de personas (la Totius Orbis) que a 2 millones (Euskal Herria), hay cambios. Son mecánicas lógicas de naufragio de un buque y salvamento en botes. 

Coincido contigo en algunas cosas, pero sigues pretendiendo descartar a Dios para explicar la historia de la Iglesia y de España, y así no hay forma porque se tergiversa el significado de las cosas. Que la Compañía tenga una aspiración universal, que adquiere de la Iglesia a la que sirve, no la convierte en la propia Iglesia. Los Jesuitas son una orden más, tal como lo son otros cientos de institutos religiosos que hay o ha habido en la historia de la Iglesia, cada cual con su misión particular, pero en el marco todos de un proyecto universal anterior a los Jesuitas.

Ese proyecto para establecer una nación universal, el "Regnum Christi", es el que desde el comienzo tiene encomendado la Iglesia por mandato de Cristo, cuyas potenciales fronteras siempre fueron los propios límites humanos para extender el evangelio. Es decir, el jesuitismo no es la Iglesia nacional de ninguna nación cuya cabeza sea el Papa. La Iglesia es el reino universal de los hijos de Dios cuya cabeza es Cristo, y es mucho más diversa y rica que la Compañía, siendo ésta -en esto sí coincido contigo- un ejército espiritual de siervos de Dios que se alistan con el afán de defender y extender las fronteras espirituales de ese reino.

Acusar al jesuitismo de herejía por haber instituido un supuesto cesaropapismo en la Iglesia, es despreciar la realidad donde aparece la Compañía, que surge precisamente como respuesta a ese cesaropapismo que los francos venían desarrollando en Europa desde Carlomagno, y que con el tiempo llevó a algunos reyes e incluso emperadores del Sacro Imperio a pretender tener más autoridad en materia de fe que el Papa, hasta llegar a episodios tan grotescos como el del Cisma de Occidente. Una corrupción que sin duda influenció la cultura europea ante la que se rebelaría Lutero o el propio san Ignacio cuando guerreaba contra Francia en Navarra antes de fundar la orden. Es ese cesaropapismo corrupto que algunos reyes y emperadores se gastaban para usar de la religión católica en provecho de sus propios intereses terrenales, lo que acaba culminando en la Reforma de Lutero para doblegar el poder de Roma o en el nacimiento de la Compañía de Jesús para defender la ortodoxia romana y disciplinar los reinos católicos. Por tanto, no se trata de ninguna herejía sino precisamente de lo contrario, de una respuesta en justa medida porque lo que se trataba era de defender la ortodoxia católica precisamente de la herejía, y al papado y la Iglesia de las continuas luchas de intereses de los diferentes reyes y príncipes europeos que pugnaban por su dominio.

Los sacrificios que mencionas, de Castilla por la Hispanidad primero, o del Imperio Español por la Cristiandad Mayor después, no son ningún proyecto Jesuita, sino que vienen determinados en los genes mismos de la cristiandad, pues no son otra cosa que la repetición a escala del sacrificio redentor que hizo Cristo por fundar su reino, y que tantos otros discípulos han imitado también dejando sus vidas en el empeño. Porque de lo que se trata, desde el origen, no es de que triunfen la gloria, el poder o la fama de los hombres o naciones de la tierra, sino de morir con todo ello en la cruz cristiana para resucitar después en la gloria y el poder de Cristo y extender así finalmente el Reino de Dios sobre toda la Tierra.

De esta forma, el Imperio español cae como realidad material, porque se separa de ese proyecto de reino universal que compartía con la Iglesia, coincidimos en eso, pero no lo hace empujado por la intriga de los Jesuitas sino por la vanidad de sus propios reyes y señores, y la astucia de sus enemigos, es así de simple. Y luego vino el sacrificio de la Hispanidad, como pueblo, incluido el del carlismo que mencionas, que no es sino una disensión de ese pueblo católico condenado al cadalso, porque por aquella época, la condena a muerte para la Hispanidad estaba ya dictada y el pueblo hispano católico iba a agonizar en la cruz.

Que los Jesuitas de otro lado se tuvieran que refugiar en varios lugares, tal como señalas, no es ningún premio de consolación sino la consecuencia lógica de la persecución a la que fueron sometidos por parte de quienes veían en ellos un peligro para sus pretensiones de poder absoluto. También se refugiaron en la Rusia de Catalina la Grande cuando toda Europa aborrecía de ellos, y gracias a Dios que ocurrió así, porque fue lo que les permitió sobrevivir y volver a resurgir con fuerza, tal como se refugiaron y sobrevivieron los primeros apóstoles.

El binomio España Jesuitas pudiera haber triunfado si no hubiera sido por los palos en las ruedas que los propios Reyes Españoles, en ese momento ya aliados de una Francia que había evolucionado desde el cesaropapismo hacia el absolutismo, le pusieron al proyecto universal que antaño compartieron. Pudo más la ambición política que la resilencia católica y los Jesuitas terminaron desmarcándose, a la fuerza. Pero eso no significa que el proyecto estuviera agotado ni que la Compañía haya sucumbido tras la caída de España. Esa resilencia que en España no triunfó, fue precisamente la que llevó a la orden a refugiarse en los estudios y la estrategia en los lugares donde fueron acogidos cuando Roma suspendió la orden. Resurgiendo más tarde con la misma fuerza y ambición, para tratar como siempre de tender puentes entre culturas y modos de pensar, y llevar así el catolicismo hasta las fronteras más alejadas del reino. El hecho de que el Papa actual sea un Jesuita, que está penetrando en China, por cierto, dice mucho hasta qué punto sigue vivo el proyecto.

También es normal que, en ese proceso de acercamiento, fronterizo si se quiere, con otras culturas y pensamientos, haya habido quienes han flirteado con movimientos o ideologías nada ortodoxas e incluso nada católicas, llegando a caer en la contradicción de abrazar dichos procesos. Eso mismo también le ocurrió a muchos españoles en América, y ha ocurrido siempre en la orden, desde misioneros que viajaron a China y acabaron adoptando aquella cultura, hasta los acercamientos a la teología de la liberación o al mundo etarra que mencionaba Vanu. Es un hecho natural que se da en todo proceso de frontera, como es el de conquistar nuevos territorios del pensamiento para la causa católica.

Ahí está también, como ejemplo de ese esfuerzo de acercamiento por evangelizar el orbe y el pensamiento humano, el trabajo científico del jesuita Teilhard de Chardin por reconciliar Evolución y Creación, que llegó a ser condenado en su día por la Iglesia, aunque posteriormente ha sido nuevamente considerado, llegándose a reconocer que su pensamiento influyó en la Constitución Gaudium et Spes del CVII. Benedicto XVI dijo de él que "tuvo una gran visión, que culmina en una verdadera liturgia cósmica, en la cual el cosmos se convertirá en una hostia viviente", que es exactamente la definición más explícita de la plenitud del proyecto universal cristiano.

La Compañía de Jesús tiene aún mucho que decir, y volvería a ser un error por parte de la España católica despreciarlos, porque si bien nosotros, como nación, hemos apostatado de aquel proyecto que un día nos unió, ellos siguen firmes en su empeño y tienen por cabeza a Dios, como demuestra el hecho de que su Vicario sobre la tierra, sea precisamente un Jesuita.

La espada cayó hace siglos pero la cruz sigue avanzando, significando como siempre la muerte del hombre viejo, es decir, sus ideas y deseos de poder, para la resurrección del hombre nuevo incardinado en Cristo. Es ahí, en ese proceso de conversión del hombre en Dios, por la Gracia de Cristo, que no sucede sino mediante el sacrificio propio de nuestra ambición humana, que se manifiesta y entiende la aversión a Dios o la guerra contra su Iglesia e instituciones, como viene manifiestándose igualmente la Gloria de Dios en éstas desde el inicio de la era.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Dios o el espiritualismo en general no sólo están con el jesuita. Un poco arrogante pensar lo contrario, ¿no? 

De hecho, si con alguna estructura ha estado Dios, si el espíritu permanece en algún sitio, es en las Españas y en su obra, en los hispanos y sus 800 millones de corazones. Negarlo sería incluso una corrupción de la forma de entender a Dios. El foro se denomina Corazón Español, no Corazón Jesuita.

En cualquier disputa posible, esperemos que las menos, de España contra los Jesuitas, ha de tomarse partido por España. Si ha de destruirse una, la Compañía de Jesús o España, deberá desaparecer la primera y salvarse la segunda. Esto es una regla de oro, una base, un cimiento. Si España amaga con torcerse, la Compañía deberá ablandarse y plegarse a España: Dios recuperará esa España en el futuro y la reconducirá a su debido tiempo. Si la Compañía colabora en la destrucción de España, esta Compañía no trabaja para Dios, sino para los ángeles caídos.

Ante la duda, se deberá trabajar y encontrar justificación teológica y sistémica para defender la posición hispanocatólica (estatuto del foro: "desde la perspectiva universal de la cultura y la tradición hispano católica") y no la jesuitocatólica (o jesuítica a secas).

Esto que digo con los jesuitas puede aplicarse a cualquier otro colectivo que pueda amenazar las Españas. Dios, Patria, Rey, y no Dios, Colectivo "N", Patria, Rey.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Este tema me tiene bastante desubicado. Lo he dicho otras veces, mis dos ejes con los que pienso el mundo, son Dios y España. ¿Vaticanista?. Frente al ataque de terceros, que son además nuestros enemigos como españoles. ¿Más vaticanista que el Papa?. Dependerá del Papa, pero si su labor de arbitrio empiezo a verla injusta, seguiré siendo católico pero me reservaré mis simpatías para otra ocasión. No entiendo que tengamos que arrastrar cadenas por nuestros pecados, pues habiendo sido los más fieles, pareciera que ahora se juzga nuestro desnorte como la mayor traición, la mayor fatalidad, como si otras potencias también católicas no hubieran sido abiertamente hostiles y que hoy, siendo potencias, pareciera que se las aprecia más por que se las teme que por la justicia de hacerlo. En nuestro caso, al parecer, ni una cosa ni la otra.

No puedo ver a Dios en todas las cosas que no entiendo. Veo, eso sí, "hombres" que como tales se equivocan frecuentemente, como nosotros, y para los que siempre ha de estar disponible el perdón y el acercamiento.

Las intervenciones de El Español en su aspecto doctrinal, incluso histórico, me gustan como es habitual, pero en este caso lo eleva todo a un rango espiritual de causa y efecto que presenta en y contra nuestro país una radicalidad que más pienso sea un modo de justificar que un juicio sensato.

Llevo intentando escribir ésto varias horas en diferentes momentos, no encontrando la forma de ser franco y al mismo tiempo evitar tiranteces o suspicacias. En cierto modo me estaba dando una oportunidad a pensar las cosas en frío pero no ha cambiado nada.

Todos tenemos más o menos alguna duda tras las intervenciones del Papa y eso no es bueno que suceda siempre. Él dice que le gusta hablar crípticamente y eso tampoco es bueno, ni que piense hacerlo ni que diga que lo hace, pues atrae sobre sí un protagonismo personal peligroso en un mundo en el que las noticias y sobre todo, las falsas noticias, vuelan, dando pábulo a todo tipo de interpretaciones ajenas a su labor pastoral y más incrustadas en lo mundano que en lo que de la Cabeza de la Iglesia se espera. Aveces pienso que su cargo le viene grande a su humildad, que no duda en exhibir con gestos que parecen autistas y fuera de los modos ordinarios que no se prestan tanto a las intrigas.

Se que las cosas son más que lo que parecen, pero todos somos pecadores y tenemos nuestras debilidades. La mía es España en lo que respecta al mundo y no la vivo ajeno a Dios. Es más si algún día la catolicidad ha de contar con alguien que la defienda, tal vez tengamos que ser nosotros de nuevo.

Luego, cuando los vientos cambien y todo parece volver a empezar en ese ciclo de conquistas y derrotas, se volverán a olvidar de nosotros y encontrarán quien los justifique....

P.D. Vanu Gómez, creo que se ha precipitado en traer gente del otro foro a éste y lo digo no por el contenido, que es estupendo en la expresión de dos sensibilidades distintas, sino en exponerme a mi, que siempre he defendido al Papa contra los enemigos de la Iglesia y que aquí me atrevo a dar opiniones más sinceras pensando que estoy entre amigos. Aveces le puede el entusiasmo y otras una audacia que me resulta bastante difícil interpretar sin que llegue a preocuparme.

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 4/4/2019 a las 4:36, Hispanorromano dijo:

Gerión, comentabas que la entrevista no te produjo mala impresión o por lo menos resultó mucho mejor de lo que esperabas. ¿Puedes ampliar este punto?

El Papa fue muy claro en lo que respecta al aborto y, en cuanto a la homosexualidad, más o menos dijo lo mismo que Fernando Paz, que dista de ser lo óptimo pero que tampoco está mal para los tiempos que corren. Sin embargo, los medios conservadores han obviado esos dos puntos. ¿Por qué lo que en Fernando Paz se considera un gran mérito en el Papa, que hablaba ante una audiencia progre mucho más numerosa, no se destaca?

Si nos atenemos a la prensa conservadora, el Papa es peronista, yihadista, sionista, progre, fascista, podemita, ateo, nacionalcatólico, sorosiano, criptolefebrista, islamista, satánico, judeófobo, antiyanqui y antiespañol. ¿Cómo se puede ser tantas cosas al mismo tiempo?

Tengo conocidos polacos. Hace muchos años, en una de las típicas discusiones de barra de bar, charlábamos sobre el problema de los pederastas infiltrados en la Iglesia. Todo transcurría plácidamente, y con la poca seriedad que caracteriza a estas conversaciones, hasta que se me ocurrió decir que el problema venía en gran parte del pontificado de Juan Pablo II. Entonces noté que todos los polacos presentes giraron el cuello hacia mí, en señal de tensión por haber mentado a su compatriota. La discusión perdió el tono relajado que tenía hasta entonces y terminamos dejando el tema. ¿Por qué no actuamos igual cuando mentan a nuestros compatriotas?

 

Bueno, tan sencillo como que simplemente me esperaba algún punto de "compadreo" con el cutre discurso gastado del follonero, vi que no y me alegré. Los progres no valoraron positivamente la entrevista, o no hicieron muchos comentarios, así que lo considero como un pequeño triunfo. A la vez vi que el Papa no representa una intelectualidad o liderazgo brillante, por lo que si hay alguien manejando hilos, al menos puedo entender que no es él.

Creo que son tiempos convulsos donde es difícil apostar por un bando "ganador". Lo digo por la estrategia general de la Iglesia. Aunque sea por prudencia. A lo mejor Occidente estalla en varios trozos y la Iglesia necesita varios discursos en paralelo. La Hispanidad ídem, por cierto. Podemos encontrarnos con México y Venezuela en el lado chino, y el resto en el usano. ¿Cómo coordinar esos pedazos arrancados por varias potencias?

A mí me de todas formas me veréis una y otra vez acometiendo (o intentándolo) el mismo problema con múltiples perspectivas, casi como una hidra.

No me puse "Gerión" por capricho, este monstruo tenía un solo cuerpo y muchas cabezas. Actúo igual. Un buen día hablaré de masonería católica y otro los pondré de satanistas. Ídem con todos los grupos y estructuras. Izquierdas, derechas, extranjeros, compatriotas... Creo que más que el punto donde esté cada uno, lo importante es ver si el "vector" de movimiento va hacia lo hispánico o si se aleja. De ahí que de múltiples puntos, salgan múltiples estrategias y discursos, pero siempre apuntando hacia un sitio. Puedo encontrar espacios de identidad en todo el trayecto. Entendedme teniendo en cuenta esto.

A Polonia por otro lado creo que le conviene el "capote" hispano. Polonia al estar en un "sándwich" geográfico necesita salvamento. Puede hacerlo por "puente aéreo" (entregarse a los anglos) o "puente terrestre": a través de los Balcanes, Italia y de ahí el Mediterráneo y lo hispano. No olvidemos la idea por ejemplo del "Intermarium", del Báltico al Mediterráneo.

Forman parte de esa "Europa olvidada", la Europa "pobre", los desplazados de la Historia, que conceptualiza también Elvira Roca.

Está claro que ellos tienen más problemas con Rusia que los hispanos, simplemente por proximidad, así que ése es un punto de fricción. Pero en la gestión y cuestionamiento del liderazgo francoalemán, estarían con nosotros.

Resultado de imagen de intermarium

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 7 horas, Gerión dijo:

Dios o el espiritualismo en general no sólo están con el jesuita. Un poco arrogante pensar lo contrario, ¿no? 

De hecho, si con alguna estructura ha estado Dios, si el espíritu permanece en algún sitio, es en las Españas y en su obra, en los hispanos y sus 800 millones de corazones. Negarlo sería incluso una corrupción de la forma de entender a Dios. El foro se denomina Corazón Español, no Corazón Jesuita.

En cualquier disputa posible, esperemos que las menos, de España contra los Jesuitas, ha de tomarse partido por España. Si ha de destruirse una, la Compañía de Jesús o España, deberá desaparecer la primera y salvarse la segunda. Esto es una regla de oro, una base, un cimiento. Si España amaga con torcerse, la Compañía deberá ablandarse y plegarse a España: Dios recuperará esa España en el futuro y la reconducirá a su debido tiempo. Si la Compañía colabora en la destrucción de España, esta Compañía no trabaja para Dios, sino para los ángeles caídos.

Ante la duda, se deberá trabajar y encontrar justificación teológica y sistémica para defender la posición hispanocatólica (estatuto del foro: "desde la perspectiva universal de la cultura y la tradición hispano católica") y no la jesuitocatólica (o jesuítica a secas).

Esto que digo con los jesuitas puede aplicarse a cualquier otro colectivo que pueda amenazar las Españas. Dios, Patria, Rey, y no Dios, Colectivo "N", Patria, Rey.

He aquí el motivo por el que siempre me he manifestado reacio a aceptar el término «ateocatólico», como adjetivo descriptivo de la identidad cultural. Aunque uno se pueda considerar católico en términos culturales, no se puede obviar que dicha cultura se sustenta a su vez, en base a la fe en la existencia de un Dios concreto, que tiene el grupo social que la ha desarrollado. Por tanto, al descartar a Dios se descarta el fundamento propio de la cultura a la que se pertenece, y se abre la puerta a la introducción en ella de elementos que le son ajenos y pueden ocasionar su transformación en otra cosa o incluso su desaparición. En términos llanos, nadie puede afirmar su condición humana, negando la existencia de sus padres humanos.

Por tanto, dado que para mí ateo y católico son términos contradictorios, a partir de ahora permíteme que te considere simplemente ateo, español o hispano. Cosa que me parece muy legítima, pero que indudablemente no sirve para estructurar una defensa de lo católico, si acaso de lo hispano. Máxime cuando esa defensa se orienta a poner en cuestión la legitimidad de la propia estructura jerárquica de la Iglesia Católica o sus instituciones.

Como muy bien has dicho, el estatuto de este foro señala que su finalidad es "promover la concordia y el bien común, desde la perspectiva universal de la cultura y la tradición hispano católica". Pero yo no veo que aquí se esté buscando esa finalidad, ya que este hilo se inicia precisamente para defender una postura discordante con la tradición y el bien común de la Iglesia Católica como es su unidad. Si acaso se trata de la postura discordante de un español ateo respecto de la Iglesia, pero hasta ahí.

Aclarados esos matices, trataré de responder a otros puntos de tu planteamiento que me parecen igualmente incorrectos.

Desde la perspectiva católica, Dios es una cosa y el espiritualismo otra, que puede incluso a llegar a ser herética en la medida que niega el dogma de fe católico.

Yo no he dicho en ningún momento que Dios solo esté con los jesuitas. Lo arrogante es poner en mi boca opiniones que no son mías ni tampoco comparto.

Como católico creo que sí en alguna estructura y de manera plena, está presente Dios, esta es sin duda la Iglesia Católica. Amén de que, por supuesto permanezca también, aunque de manera imperfecta, en la propia estructura de la humanidad, sea ésta española o incluso china, que es el país más ateo del mundo. Lo corrupto por incierto es pensar que Dios es una creación española o que actualmente esté más presente en el corazón de España que en cualquier otro lugar del mundo, sobre todo si tenemos en cuenta los índices actuales de religiosidad.

Efectivamente este foro se denomina Corazón Español y, dado que los Jesuitas surgen en el seno de la historia de España, en el corazón de unos españoles que durante siglos extienden su obra por el mundo en simbiosis con la obra de la Monarquía Católica, me parece muy legítimo defender a la Compañía de Jesús del ataque de otros españoles que, pasados los siglos han perdido esa fe y desde esa perspectiva tratan ahora de poner en cuestión su legitimidad. El sentido que tuvieron las cosas en la historia es el que es, y no el que ahora nosotros queramos darle.

De otra parte, quiero que quede claro una cosa, yo no soy Jesuita ni defiendo ciegamente todo lo que haga ese instituto, simplemente trato de hacer un análisis y una defensa católica de lo que para mí ha sido y es la historia de España y de la Iglesia, donde está inserta la propia historia de la Compañía. Y aunque pueda equivocarme en mi discernimiento, cosa de la que nadie está exento, no puedo tolerar que desde el ateísmo se pretenda hacer un supuesto juicio católico de una parte de la Iglesia y de la propia España católica, orientada a deslegitimar la autoridad de la Iglesia a la que pertenezco, y a la que durante siglos se mantuvo leal España en sus mejores tiempos.

Permíteme por tanto que no comparta tu regla de oro pues, para mí, como católico y ante cualquier disputa que pueda haber entre España y los Jesuitas, o entre cualesquiera dos posturas enfrentadas, yo tomaré parte siempre por la verdad como es de justicia, aunque eso suponga en algún momento estar en contra de España o de una parte de los españoles. Esa es mi regla de oro: La verdad por encima de todo, también de los nacionalismos. Así que, si hay que destruir algo, que tampoco sé porque traes ese concepto al debate, que sean destruidas la falsedad y la insidia allá donde se encuentren.

Presuponer que todo lo español o hispano es bueno por si mismo y como tal hay que defenderlo, porque es con nuestra fuerza que alcanzamos la virtud, es pelagianismo puro y duro y por tanto herético. Otra postura que tampoco encaja con el espíritu católico del foro.

Finalmente, espero que este debate se reconduzca hacia posiciones más amables y sensatas, de lo contrario me disgustaría mucho tener que seguir emplando conceptos fuertes frente a quienes durante tiempo he considerado como amigos.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 10 horas, BGA dijo:

Este tema me tiene bastante desubicado. Lo he dicho otras veces, mis dos ejes con los que pienso el mundo, son Dios y España. ¿Vaticanista?. Frente al ataque de terceros, que son además nuestros enemigos como españoles. ¿Más vaticanista que el Papa?. Dependerá del Papa, pero si su labor de arbitrio empiezo a verla injusta, seguiré siendo católico pero me reservaré mis simpatías para otra ocasión. No entiendo que tengamos que arrastrar cadenas por nuestros pecados, pues habiendo sido los más fieles, pareciera que ahora se juzga nuestro desnorte como la mayor traición, la mayor fatalidad, como si otras potencias también católicas no hubieran sido abiertamente hostiles y que hoy, siendo potencias, pareciera que se las aprecia más por que se las teme que por la justicia de hacerlo. En nuestro caso, al parecer, ni una cosa ni la otra.

No puedo ver a Dios en todas las cosas que no entiendo. Veo, eso sí, "hombres" que como tales se equivocan frecuentemente, como nosotros, y para los que siempre ha de estar disponible el perdón y el acercamiento.

Las intervenciones de El Español en su aspecto doctrinal, incluso histórico, me gustan como es habitual, pero en este caso lo eleva todo a un rango espiritual de causa y efecto que presenta en y contra nuestro país una radicalidad que más pienso sea un modo de justificar que un juicio sensato.

Llevo intentando escribir ésto varias horas en diferentes momentos, no encontrando la forma de ser franco y al mismo tiempo evitar tiranteces o suspicacias. En cierto modo me estaba dando una oportunidad a pensar las cosas en frío pero no ha cambiado nada.

Todos tenemos más o menos alguna duda tras las intervenciones del Papa y eso no es bueno que suceda siempre. Él dice que le gusta hablar crípticamente y eso tampoco es bueno, ni que piense hacerlo ni que diga que lo hace, pues atrae sobre sí un protagonismo personal peligroso en un mundo en el que las noticias y sobre todo, las falsas noticias, vuelan, dando pábulo a todo tipo de interpretaciones ajenas a su labor pastoral y más incrustadas en lo mundano que en lo que de la Cabeza de la Iglesia se espera. Aveces pienso que su cargo le viene grande a su humildad, que no duda en exhibir con gestos que parecen autistas y fuera de los modos ordinarios que no se prestan tanto a las intrigas.

Se que las cosas son más que lo que parecen, pero todos somos pecadores y tenemos nuestras debilidades. La mía es España en lo que respecta al mundo y no la vivo ajeno a Dios. Es más si algún día la catolicidad ha de contar con alguien que la defienda, tal vez tengamos que ser nosotros de nuevo.

Luego, cuando los vientos cambien y todo parece volver a empezar en ese ciclo de conquistas y derrotas, se volverán a olvidar de nosotros y encontrarán quien los justifique....

P.D. Vanu Gómez, creo que se ha precipitado en traer gente del otro foro a éste y lo digo no por el contenido, que es estupendo en la expresión de dos sensibilidades distintas, sino en exponerme a mi, que siempre he defendido al Papa contra los enemigos de la Iglesia y que aquí me atrevo a dar opiniones más sinceras pensando que estoy entre amigos. Aveces le puede el entusiasmo y otras una audacia que me resulta bastante difícil interpretar sin que llegue a preocuparme.

Que estés entre amigos no deberías ponerlo en duda, al menos por lo que a mi respecta, que ya nos conocemos del otro foro desde hace años.

Que existan opiniones encontradas respecto a las cosas que suceden en el mundo o en la Iglesia, tampoco creo que sea algo malo en la medida que refleja los diferentes puntos de vista de cada persona. Ahora bien, que hagas una crítica abierta contra la máxima institución católica, en un foro católico, sin hacer concreción del motivo de la crítica, y que te sorprendas de recibir una respuesta en consecuencia por mi parte, conociéndome como me conoces y tildándola de justificación insensata, la verdad, no lo entiendo.

Dime qué es lo que te parece insensato de mi exposición y trataré de aclarártelo. E igualmente qué es lo que te parece un ataque injusto del Papa contra España y lo dialogamos, pero hombre, no lances el concepto sin justificar el motivo porque entonces no hay manera de abordarlo.

Como ya he dicho muchas veces, yo no veo en este Papa nada que me haga pensar que actúa en contra de la doctrina y frente a los intereses y fundamentos legítimos de la Iglesia y de las naciones. Tendrá su forma de ser, que nos puede gustar más o menos, pero más allá de su carisma, no veo esa peligrosa insidia anticatólica que algunos le atribuyen. Ahora bien, si lo hubiera, no veo mal e incluso creo que es nuestro deber como católicos, denunciarlo y discutirlo.

En cuanto a los juicios históricos sobre la catolicidad de España, pues hombre, es obvio que España ha perdido la fe en gran medida, y eso ha supuesto una serie de consecuencias que han variado su realidad respecto a la que hubo en el pasado. No creo que afirmar eso sea postularse como contrario a los intereses de España, sino simplemente hacer un relato descriptivo de la realidad desde una perspectiva católica y crítica.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Vaya, veo que este hilo está resultando toda una especie  de bomba disruptiva. Gerión, tienes que comprender que estás diciendo cosas muy fuertes que generan tensiones como las que ya tuvimos en su día en BBJ. No por expresarlas con palabras más o menos romas dejan de tener filo  de corte muy anticatólico.

En cuanto al mensaje de Español estoy cien por cien de acuerdo, solo matizaría que al hablar de un conflicto entre "España y los Jesuítas" hablaría mejor de "poder de España".  Por ejemplo, el actual Gobierno de España es algo difícil de Defender en hipotéticos conflictos. Ahora, por ejemplo, me viene a la cabeza la agitación que se está haciendo con el tema de la eutanasia.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 2 minutos, Español dijo:

Que estés entre amigos no deberías ponerlo en duda, al menos por lo que a mi respecta, que ya nos conocemos del otro foro desde hace años.

Que existan opiniones encontradas respecto a las cosas que suceden en el mundo o en la Iglesia, tampoco creo que sea algo malo en la medida que refleja los diferentes puntos de vista de cada persona. Ahora bien, que hagas una crítica abierta contra la máxima institución católica, en un foro católico, sin hacer concreción del motivo de la crítica, y que te sorprendas de recibir una respuesta en consecuencia por mi parte, conociéndome como me conoces y tildándola de justificación insensata, la verdad, no lo entiendo.

Dime qué es lo que te parece insensato de mi exposición y trataré de aclarártelo. E igualmente qué es lo que te parece un ataque injusto del Papa contra España y lo dialogamos, pero hombre, no lances el concepto sin justificar el motivo porque entonces no hay manera de abordarlo.

Como ya he dicho muchas veces, yo no veo en este Papa nada que me haga pensar que actúa en contra de la doctrina y frente a los intereses y fundamentos legítimos de la Iglesia y de las naciones. Tendrá su forma de ser, que nos puede gustar más o menos, pero más allá de su carisma, no veo esa peligrosa insidia anticatólica que algunos le atribuyen. Ahora bien, si lo hubiera, no veo mal e incluso creo que es nuestro deber como católicos, decirlo y discutirlo.

En cuantos a los juicios históricos sobre la catolicidad de España, pues hombre, es obvio que España ha perdido la fe en gran medida, y eso ha supuesto una serie de consecuencias que han variado su realidad respecto a la que hubo en el pasado. No creo que afirmar eso sea postularse como contrario a los intereses de España, sino simplemente hacer un relato descriptivo de la realidad desde una perspectiva católica.

Cuando el Papa pidió perdón en Bolivia creó una bomba de relojería que está ya dando sus frutos en la polémica suscitada por el presidente de México, pues si se entiende que la Iglesia pida perdón, se sobreentiende que debería también hacerlo su brazo armado, en aquel caso España. ¿Porqué pedir perdón si la obra de Dios fue puesta en marcha en un nuevo continente y al pedirlo, asume errores -abusos tal como se traducen hoy en día-  desmarcándose de España?. Inmediatamente después de pedir ese perdón, dijo también que "sobreabundó la gracia", pero ya sabemos que esa parte fué liquidada en todos los noticieros cuya línea editorial es que siempre llueva sobre mojado al respecto de la Iglesia y de España?.

¿Quiere ésto decir que "me opongo al Papa" o suscito animadversión contra él y en consecuencia contra la cabeza visible de la Iglesia de Cristo?. No lo veo así. ¿Ven al Papa Francisco aclarando puntos conflictivos o creando nuevos donde ya se sobreendendían los matices?.

Amigo, llevo tiempo observándolo -al Papa- y tengo la sensación personal que la obra de España la mira con más recelo que aplauso y su obligación como jefe de la Iglesia y del Estado Vaticano, es disponer de la información más veraz y articular su acción desde ella, no ofreciendo a los enemigos la carnaza que necesitan aunque no fuera esa su intención. Decir la Verdad está lejos de mencionar unos aspectos de la misma con más intensidad que sobre otros aspectos. A la Iglesia, por Fe siquiera, se le perdonan en el ámbito católico, cosas que no se perdonan con la misma caridad y comprensión a quien no es Iglesia y además fuera un Estado y un Imperio.

Y decir "toda la Verdad" acaba siendo un modo de desmarcarte dejando a "tus socios" a los pies de los caballos. El indigenismo americano cuya sustancia es anticahispana y anticatólica, acaba siendo una manifestación festiva de reconciliación de la Iglesia con el mundo que se cobra como víctima propiciatoria, como sacrificio, una nación que por sus particulares ambiciones y modos, no ha de contar con el mismo perdón, en un momento histórico en el que nuestro país necesita toda la ayuda posible, siquiera de quienes fueran en cierto modo sus viejos aliados.

Eso no quiere decir, en modo alguno, que La Iglesia nos deba nada... salvo un punto de lealtad que no habrá de privilegiarnos pero si echarnos un capote en un momento de mucha necesidad.

Y aquí entran los "ateo católicos" que cara al público generalista están haciendo más que nadie en una doble dirección: poner en valor el pensamiento católico cuando todo el mundo tiene la "sospecha" que es la causa de nuestra desgracia como comunidad hispánica, y poner coto al relato leyendanegrista al que no es ajeno la propia Iglesia.

Lo he dicho otras veces: podemos caminar juntos hasta donde cada cual considere su punto de llegada. Mientras el que se quede satisfecho no reproche o ataque a quien continúa adelante, amigos para siempre. Creo que algunos jesuitas compartirán esta consideración.

¿Peligro de que los ateos católicos se hagan dueños del discurso hispano-católico?. Es posible, pero le digo una cosa: quien busca la Verdad y ya está impregnado del pensamiento católico, será más fácil que siga adelante o al menos reconozca que no le interesa sin que ello les lleve a declararnos ninguna guerra. A fin de cuentas, la Fe no es solo una preferencia personal y es en realidad un regalo. Reprochar a quien carece de ella estando en lo demás de nuestro lado, me parece una postura finalista sin contacto con la realidad y con los hombres.

Mi idea de España está totalmente coordinada con Dios; es una idea "espiritual" materializada en una nación y sus gentes. La Espada es una expresión de la naturaleza humana, un error humano, que adquiere una dimensión superior poniendo a Dios por medio. Pedir perdón por la espada sería los mismo que pedir perdón por Dios en el antiguo testamento. ¿Cómo sabe que la voluntad de Dios no se expresa en el hombre a sabiendas de las imperfecciones y veleidades del hombre?.

Y eso de pedir perdón sin un compromiso de resarcimiento... ¿No es lo mismo que hacerlo cuando con ello se gana popularidad sin verse obligado a purgar de manera manifiesta tales culpas?.

No estoy haciendo una crítica abierta contra la institución sino contra la persona bajo la corona de esa institución. Y en todo caso no es una crítica a la totalidad que es lo que me parece se desprende de su comentario, sino con el caso que nos ocupa. Cuando se quiere quedar a bien con todos, suelen salir mal parados los más fieles, que por serlo, parece que nadie tiene la urgencia de pedirles perdón también a ellos, o al menos no involucrarlos en un sindios para el que en su condición de parte interesada tiene mala defensa tras el ejemplo dado por una organización superior que está por encima del bien y del mal... y de las cosas rupestres.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 18 minutos, BGA dijo:

Cuando el Papa pidió perdón en Bolivia creó una bomba de relojería que está ya dando sus frutos en la polémica suscitada por el presidente de México, pues si se entiende que la Iglesia pida perdón, se sobreentiende que debería también hacerlo su brazo armado, en aquel caso España. ¿Porqué pedir perdón si la obra de Dios fue puesta en marcha en un nuevo continente y al pedirlo, asume errores -abusos tal como se traducen hoy en día-  desmarcándose de España?. Inmediatamente después de pedir ese perdón, dijo también que "sobreabundó la gracia", pero ya sabemos que esa parte fué liquidada en todos los noticieros cuya línea editorial es que siempre llueva sobre mojado al respecto de la Iglesia y de España?.

¿Quiere ésto decir que "me opongo al Papa" o suscito animadversión contra él y en consecuencia contra la cabeza visible de la Iglesia de Cristo?. No lo veo así. ¿Ven al Papa Francisco aclarando puntos conflictivos o creando nuevos donde ya se sobreendendían los matices?.

Amigo, llevo tiempo observándolo -al Papa- y tengo la sensación personal que la obra de España la mira con más recelo que aplauso y su obligación como jefe de la Iglesia y del Estado Vaticano, es disponer de la información más veraz y articular su acción desde ella, no ofreciendo a los enemigos la carnaza que necesitan aunque no fuera esa su intención. Decir la Verdad está lejos de mencionar unos aspectos de la misma con más intensidad que sobre otros aspectos. A la Iglesia, por Fe siquiera, se le perdonan en el ámbito católico, cosas que no se perdonan con la misma caridad y comprensión a quien no es Iglesia y además fuera un Estado y un Imperio.

Y decir "toda la Verdad" acaba siendo un modo de desmarcarte dejando a "tus socios" a los pies de los caballos. El indigenismo americano cuya sustancia es anticahispana y anticatólica, acaba siendo una manifestación festiva de reconciliación de la Iglesia con el mundo que se cobra como víctima propiciatoria, como sacrificio, una nación que por sus particulares ambiciones y modos, no ha de contar con el mismo perdón, en un momento histórico en el que nuestro país necesita toda la ayuda posible, siquiera de quienes fueran en cierto modo sus viejos aliados.

Eso no quiere decir, en modo alguno, que La Iglesia nos deba nada... salvo un punto de lealtad que no habrá de privilegiarnos pero si echarnos un capote en un momento de mucha necesidad.

Y aquí entran los "ateo católicos" que cara al público generalista están haciendo más que nadie en una doble dirección: poner en valor el pensamiento católico cuando todo el mundo tiene la "sospecha" que es la causa de nuestra desgracia como comunidad hispánica, y poner coto al relato leyendanegrista al que no es ajeno la propia Iglesia.

Lo he dicho otras veces: podemos caminar juntos hasta donde cada cual considere su punto de llegada. Mientras el que se quede satisfecho no reproche o ataque a quien continúa adelante, amigos para siempre. Creo que algunos jesuitas compartirán esta consideración.

¿Peligro de que los ateos católicos se hagan dueños del discurso hispano-católico?. Es posible, pero le digo una cosa: quien busca la Verdad y ya está impregnado del pensamiento católico, será más fácil que siga adelante o al menos reconozca que no le interesa sin que ello les lleve a declararnos ninguna guerra. A fin de cuentas, la Fe no es solo una preferencia personal y es en realidad un regalo. Reprochar a quien carece de ella estando en lo demás de nuestro lado, me parece una postura finalista sin contacto con la realidad y con los hombres.

Mi idea de España está totalmente coordinada con Dios; es una idea "espiritual" materializada en una nación y sus gentes. La Espada es una expresión de la naturaleza humana, un error humano, que adquiere una dimensión superior poniendo a Dios por medio. Pedir perdón por la espada sería los mismo que pedir perdón por Dios en el antiguo testamento. ¿Cómo sabe que la voluntad de Dios no se expresa en el hombre a sabiendas de las imperfecciones y veleidades del hombre?.

Y eso de pedir perdón sin un compromiso de resarcimiento... ¿No es lo mismo que hacerlo cuando con ello se gana popularidad sin verse obligado a purgar de manera manifiesta tales culpas?.

No estoy haciendo una crítica abierta contra la institución sino contra la persona bajo la corona de esa institución. Y en todo caso no es una crítica a la totalidad que es lo que me parece se desprende de su comentario, sino con el caso que nos ocupa. Cuando se quiere quedar a bien con todos, suelen salir mal parados los más fieles, que por serlo, parece que nadie tiene la urgencia de pedirles perdón también a ellos, o al menos no involucrarlos en un sindios para el que en su condición de parte interesada tiene mala defensa tras el ejemplo dado por una organización superior que está por encima del bien y del mal... y de las cosas rupestres.

 

BGA, el Papa no puede dejar de pedir perdón por los pecados en el contexto de una afirmación de la superioridad de las virtudes solo por el hecho de que los enemigos de la Iglesia vayan a resaltar lo que él valora como menor y acallar lo que el categoriza como mayor. Ese mecanismo es el que venimos viendo empleado por los alimentadores de la Leyenda Negra.

Si el Papa no tiene intención de que sean manipuladas sus palabras y sean empleadas como carnaza por los difamadores... es difícil echarle a él la culpa.

El mismo año del discurso del Papa en Bolivia referido -donde recordemos que Francisco afirmó la superioridad de las virtudes sobre los pecados- España se DISCULPA INTERNACIONALMENTE ante los sefarditas con una ley de facto que reconoce la nacionalidad a una gente que salió de España hace los mismos siglos. Sin un solo gesto de mencionar razones o virtudes en aquel edicto de expulsión o buscar contextualizar, mientras que descendientes de los puertorriqueños que tuvieron de facto nacionalidad española en los últimos años del XIX no pueden acceder a ella, sin haber hecho nada ni haber tomado ninguna decisión de marcharse, etc, etc.

De hecho, este tema sefardita es el más esgrimido por el gobierno de AMLO para justificar su petición, incluso más allá del discurso del Papa en Bolivia.

De todos modos, yo sí que soy reacio a los famosos perdones de actos cometidos por otros y en otros tiempos.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Y vuelvo aquí sobre los pasos que nos ha marcado Hispano varias veces. ¿Por qué se le critica al Papa Francisco de forma desproporcionada a otros papas por asuntos donde ha actuado de forma similar? ¿Qué tiene él que no tengan los otros dos? Veamos aquí citas de él y de Juan Pablo II o Ratzinger:

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

En cuanto a Gerión, no creo que se le reproche su ateísmo, sino que se advierte de lo fallido de su intento por juzgar  una institución en la que la Fe es su sentido fundamental... dejándola fuera de la ecuación.

(y aquí ya me he extralimitado al tratar de interpretar a Español, probablemente pueda él explicarse mejor, aunque creo que lo dejó claro en algún mensaje).

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Popular Now

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 17 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • Thank you (1 positive)
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
      • 67 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Bingbot(3)
    • Googlebot(4)
    • Chrome(3)
×