Saltar al contenido
Hispanorromano

geopolítica La diversificación de la propaganda rusa: PACMA, Podemos y ultraderecha

Publicaciones recomendadas

Me ha parecido muy interesante esta noticia que publica la revista Jara y Sedal:

Cita

La maquinaria pro-rusa empieza a promocionar a PACMA para las elecciones

6 marzo, 2019
 
Una página pro-rusa de Facebook dispara su actividad a sólo dos meses de las generales para promocionar a PACMA. Fue creada en 2012 para apoyar a Le Pen en Francia y dio su apoyo a Podemos en las elecciones de 2015. Además se dedica a difundir la ideología de minorías antisistema tanto de derecha como de izquierda.

4/3/2019 | Redacción JyS

PACMA-RUSIA.jpg Algunas de las publicaciones de la página pro-rusa que apoya a PACMA.  

«Despierta España – Despierta Europa», así se llama la página de noticias pro-rusa que está promocionando al partido animalista PACMA a través de Facebook. Fue creada en 2012 y ha sido en la actualidad -precisamente a tan sólo dos meses de las elecciones generales y a tres de las europeas, autonómicas y municipales- cuando ha disparado su actividad en la famosa red social. Sus primeras publicaciones fueron destinadas a promocionar a Le Pen en las elecciones presidenciales de Francia, en 2012, aunque en la actualidad ha recuperado e intensificado su presencia dando difusión a la propaganda electoral de PACMA.

«Allá vamos, adelante como siempre, por los animales, el medio ambiente y la justicia social», señalaba, por ejemplo, en un vídeo que su presidenta, Silvia Barquero, publicó el pasado 19 de febrero. Normalmente comparten las publicaciones del propio partido animalista, aunque también enlazan a medios de comunicación. Es el caso de El Plural o La Vanguardia.

Una estrategia utilizada en otras elecciones para desestabilizar al país

La página «Despierta España – Despierta Europa» tiene otras publicaciones en las que ensalza a Putin y a Rusia, y difunde al mismo tiempo contenidos de extrema izquierda y de extrema derecha, dando voz a mensajes con una aparente ausencia de criterio. Aunque todas tienen algo en común: promocionan minorías antisistema. Se trata de una estrategia que coincide con las atribuidas a la maquinaria de noticias falsas rusa que se han utilizado en las eleccciones de otros países. En una de sus publicaciones llegan a asegurar: «La Rusia de hoy, y el gobierno de Vladimir Putín es el único gobierno verdaderamente soberano de Europa, porque no recibe instrucciones de Washington, ni del FMI ni de Goldmans Sach, ni de George Soros. Pese a la propaganda difundida por los medios del entertaiment al servicio de los intereses de la carroña mundialista, la realidad es que lo que se juega actualmente en Ucrania es la contención de esa repugnante hidra que ha sembrado de bombas y lágrimas el mundo entero. (…) Por eso, pon en la foto de tu perfil en las redes sociales la bandera de Rusia e invita a tus amigos a que lo hagan. Haz que la bandera de Rusia sea, hoy el estandarte de los que amamos una Europa libre, soberna e independiente. 
¡La hora de Rusia: La hora de Europa!»

También promocionó a Podemos en las generales de 2015

La página fue creada bajo el nombre original de «Españoles por una Europa identitaria y orgullosa» el 5 de febrero de 2012; posteriormente, se cambió el nombre a «Despierta España – Despierta Europa» el 26 de septiembre de 2012. Desde entonces ha promocionado a formaciones minoritarias como Somos Identitarios.

Entre otras, han publicitado contenidos como este número monográfico dedicado a Euskal Herria en el año 2013, esta quema de la bandera de EEUU, publicaciones del Partido Nacional Republicano, imágenes de campañas electorales en España y de apoyo a Podemos en las elecciones de 2015. Ahora le toca el turno a PACMA.

pacma-podemos-.jpg Publicaciones realizadas con motivo de las eleccions de 2015 en apoyo a Podemos.

Su actividad se ha intensificado

La actividad de la página de «Despierta España – Despierta Europa» se ha disparado hace dos meses, coincidiendo con las semanas previas a las elecciones autonómicas y generales de España. Como se puede ver en el gráfico elaborado por Jara y Sedal, la página pro-rusa ha despertado de su letargo compartiendo un gran número de publicaciones, entre las que se encuentran una veintena de mensajes de apoyo al PACMA, único partido al que están mostrando apoyo en esta ocasión. De hecho, en una de sus publicaciones un usuario reprocha a la página el apoyo a este partido político y les pregunta por qué lo promocionan si «sigue siendo un partido de izquierdas y abierto a todas las mafias del globo homo». La página le responde: «Apoyamos al PACMA porque apoyamos la causa animalista».

PACMA

Número de publicaciones de esta página de Facebook desde 2012 hasta la actualidad. / Jara y Sedal

https://revistajaraysedal.es/maquinaria-pro-rusa-pacma-elecciones/

Se podría pensar que es alguien que va por libre. El logotipo que usa el perfil es el de la asociación identitaria y pagana Tierra y Pueblo. Sin embargo, el hecho de que apoye a formaciones tan dispares como el PACMA, Podemos, Partido Republicano y Front National, apunta a que esto no es obra de un particular al que se le ha ido la olla. Esto tiene que venir de más arriba, de un Estado, y debe formar parte de un plan concienzudo.

El estudio de estas cuentas de propaganda es muy útil para conocer las intenciones del Gobierno ruso. Lamento que sólo informe de esto la revista Jara y Sedal, y más que nada por el tema del PACMA. Al parecer nadie en España se toma en serio la intoxicación rusa, ni la intoxicación alemana...

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Podéis ver el perfil en cuestión aquí:

https://www.facebook.com/Despierta-España-Despierta-Europa-272303466168010/

Algunas cosas que he observado en un vistazo muy superficial:

  • Muchas cosas de Pueblo y del entorno MSR, aunque no faltan de FE-JONS.
  • Cosas de Hispanismo y de Somatemps, aunque sólo de la parte identitaria estas páginas y nunca de la parte españolista.
  • Bar España, chemtrails, etc
  • Publican varias veces el artículo de Prada sobre Cataluña como "nación de naciones".
  • Referencias al separatista neonazi Enrique Ravello y a Eduardo Núñez. Probablemente la autoría de la página no ande muy lejos de este último.
  • Pro PACMA y pro Podemos.
  • Apoyan al Partido de Anglada (SOMI) y critican a los españolistas de PxC que se han integrado en Vox.
  • Propaganda nazi (viva Hitler, etc.) y nazbol.
  • Propaganda a favor de Maduro y de Irán.
  • Ataques frecuentes a Vox.
  • La página se actualiza a un ritmo endiablado, por lo que tiene que haber alguien que se dedique a ella a tiempo completo.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Parece claro que la maquinaria rusa de desestabilización comienza a calentar motores. Si se trata de una estrategia dependiente de un estado, seguramente comenzarán a incrementar su actividad pequeñas cuentas en redes sociales como esa, comentaristas aparentemente independientes en foros y diarios, blogers anónimos, y videoblogs de esos con voz sintética, y en general todo lo que aparentemente propague la idea de que se trata de un verdadero movimiento social que se extiende, para a continuación sumarse los grandes medios y páginas informativas afines a la estrategia, que obviamente tratarán de hacer creer que recogen un estado de cosas que no ha sido creado sino por los mismos gestores. Es todo bastante sucio y desde luego necesita de una gran organización y puesta en marcha de recursos que no pueden venir sino de un estado.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Una de las tristes consecuencias del mundo multipolar es que en vez de estar sometidos a un solo polo, vamos a tener ataques día sí, día también, del resto de polos. Se avecinan tiempos interesantes.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Es interesante lo del PACMA. En Burbuja se viene hablando bastante de ellos últimamente. Bien podría ser propaganda encubierta.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 22 horas, elprotegido dijo:

Es interesante lo del PACMA. En Burbuja se viene hablando bastante de ellos últimamente. Bien podría ser propaganda encubierta.

Sin duda. En una de las publicaciones de la cuenta prorrusa que ha informado Hispanorromano, publicitan un artículo de ESDIARIO donde se habla de las posibilidades de que el PACMA saque algún eurodiputado y representantes en las próximas elecciones. A la publicación responde un usuario, un tal Manuel Rodríguez, diciéndoles lo siguiente:  

"Por qué apoyáis a Pacma desde esta página? Sigue siendo un partido de izquierdas y abierto a todas las mafias del globo homo. Y sobre su defensa de los animales quedó bastante clarito que les importa 3 cominos cuando montan en cólera por el toro de la Vega y sudan a cuatro manos de los miles de corderos degollados cruelmente en las fiestas musulmanas oficiales de Ceuta y Melilla. No me fío un pelo de esa gente."

La contestación que da el administrador de la página Despierta España - Despierta Europa al usuario que les interroga acerca del apoyo al PACMA, es la siguiente:

Apoyamos al PACMA porque apoyamos la causa animalista. Lo que dices es mentira. PACMA denuncia TODAS las formas de maltrato animal sin excepciones, y ha denunciado el Halal en su web, en su perfil de facebook, y en comunicados públicos en numerosas ocasiones, pidiendo su prohibición. Es al revés, son otros los que atacan al Halal sólo por ser una fiesta musulmana y no por el maltrato animal pues callan ante otros festejos igualmente dañinos y reprobables.

Pero no se trata de una respuesta ilógica ya que en el mundillo identitario, también existe una cierta conciencia animalista, heredada de la concepción naturalista del nacional-socialismo, contando incluso con organizaciones similares al PACMA, que difunden esa ideología y llevan años intentando recuperar las posiciones que, históricamente habían perdido en la sociedad, como consecuencia del surgimiento del ambientalismo moderno a partir de los pasados años 70.

En España, organizaciones como PECTA (Patriotas Españoles Contra la Tortura Animal), de inspiración nacionalsocialista, o DANR (Defensa Animal Nacional Revolucionaria) que se definen como “Cristianos Tradicionalistas”,  y están vinculadas con la Nueva Derecha, serían las más activas actualmente aunque no sean las únicas, por ejemplo, esa misma cuenta de Facebook que da origen a este hilo, lleva en su avatar el logotipo de una de esas organizaciones, montada sobre una bandera rusa. Dicha organización es "Resurgir", de corte nacionalista carpetano (http://terracarpetana.blogspot.com/). En Europa existe igualmente un nutrido grupo de organizaciones animalistas de ultraderecha.

Aunque el naturalismo tenga su origen histórico en la Grecia clásica y vuelva a resurgir en el Renacimiento, no es hasta la interpretación que se le da al en el ámbito de la ilustración, que comienza a tomar la forma que tiene actualmente. En España concretamente en tiempos de Carlos III, cuyo legado más importante en ese sentido es el Real Jardín Botánico de Madrid. Y desde entonces ha sufrido varios cambios y evoluciones que han llegado hasta nuestros días en la forma actual que conocemos.

Hay que entender que, actualmente, la mayor parte de estas organizaciones surgen como reacción al liderazgo que las organizaciones de inspiración progresista, le dan a la ecología ambientalista a partir de los años sesenta y setenta del pasado siglo, cuando se funda el Club de Roma, y posteriormente se celebra "La Cumbre de la Tierra" en la Conferencia de las Naciones Unidas de Estocolmo en 1972, dando inicio al ecologismo moderno y sentando las bases del neomalthusianismo actual.

En aquellos años surgen tres corrientes de pensamiento ambiental: Los conservacionistas, los institucionalistas y los radicales. Esencialmente, los primeros son los más cercanos al conservadurismo político y defienden la idea de que debe existir un equilibrio entre ecologismo y capitalismo, asumiendo la necesidad de proteger la naturaleza por motivos éticos y estéticos, y estableciendo para ello principalmente y desde los propios gobiernos, reservas naturales y medidas económicas, que impidan el desequilibrio ambiental.

Los segundos, es decir los institucionalistas, tienen una orientación política de carácter más progresista y son la fuente principal del ecologismo moderno. Defienden la idea de que, para proteger la naturaleza, hacen falta instituciones independientes que operen por encima de los intereses económicos y políticos de poder, que de alguna forma la desequilibran. Su objetivo es defender y proteger el medio ambiente, realizando campañas de concienciación social que obliguen a adoptar políticas de protección medioambiental. De ellos nace lo que posteriormente sería todo el mundo de las ONG´s ecologistas que hoy conocemos: Greenpeace, Ecologistas en Acción, SEO Birdlife, Amigos de la Tierra, WWF, etc.

En España, esta corriente es la que coge las riendas del ambientalismo, gracias a un movimiento de oposición a un proyecto franquista de finales de los 60, que pretendía convertir Doñana en un inmenso arrozal para fomentar el desarrollo económico de Andalucía. Es entonces cuando surge ADENA, que inicialmente se compone de reconocidos naturalistas, científicos y empresarios de la época quienes, ayudados y promovidos por el WWF, logran finalmente detener el proyecto y reconducirlo hasta convertir Doñana en un Parque Nacional. Poco a poco, tras la muerte del dictador y gracias también al apoyo que reciben de la Corona en época socialista, WWF/Adena irá asumiendo un papel protagonista en España y adoptando posiciones cada vez más progresistas, aunque se trata de la institución que mejor ha logrado posicionarse a caballo entre el conservacionismo y el institucionalismo, derecha e izquierda.

No obstante el propio WWF tiene su origen entre las élites y la nobleza anglo-holandesa y hay teorías que apuntan a que se trata de una institución, que dichas élites crean para proteger sus intereses en los países donde opera. Hablamos, como no, de la Corona de Inglaterra ya que el príncipe Felipe de Edimburgo fue uno de los socios fundadores. De la dinastía de los Oranje-Nassau, pues el Príncipe Bernardo de Holanda fue otro socio fundador del WWF, además de fundar también el Rotary International o el Club Bilderberg. De la mismísima familia Rockefeller pues, el propio Godfrey Anderson Rockefeller estaba igualmente entre los fundadores del Fondo Mundial para la Naturaleza. Además de otros personajes curiosos como el reconocido eugenista británico Julian Huxley, hermano de Aldous Huxley; Del también hermano del explorador de la Antartida Sir Robert F. Scott,  que fue el creador del conocido logotipo del oso panda, Peter Scott; O de los ornitólogos británicos Edward Max Nicholson y Guy Mountfort. Como puede verse, todo entronca directamente con el pensamiento eugenista y con un "ambiente" que nada tiene que ver con el "perroflautismo melenudo" actual del movimiento ecologista de calle, que todos más o menos conocemos. Si hiciéramos una exposición del origen y composición de los grupos ecologistas de mayor renombre internacional, nos quedaríamos sorprendidos, aunque basta con citar a este para hacernos una idea.

Finalmente existe una tercera corriente de pensamiento que surge en aquellos años, y son los radicales. Tienen su origen básicamente en grupos anarquistas y de la izquierda radical, que comienzan a organizarse en grupos, en principio para realizar acciones de protesta, aunque poco a poco van tomando derroteros paramilitares, casi siempre con objetivos de sabotaje y acciones violentas contra intereses capitalistas. Fue la base de lo que comúnmente se conocen como grupos ecoterroristas, que sobre todo en EEUU han tenido mucha actividad y de la que Earth First fue uno de los más conocidos e importantes. De estos inicios surgieron posteriormente varias corrientes, de entre las que destacaría el Movimiento por la Liberación Animal, que es la base sobre la que se sustentan los diferentes grupos y partidos animalistas que hoy conocemos, algunos radicalizados y otros institucionalizados como el caso de PACMA.

En definitiva, el vínculo que une todo esto es el eugenismo capitalista, capaz de articular, si se quiere, una pinza roji-parda en la que aparentemente confluyen intereses divergentes de ultraizquierda y ultraderecha, aunque curiosamente con la meta última de "conservar" el status quo que está ocasionando la destrucción de la Creación, es decir, la continua destrucción de los valores morales sobre los que el hombre se arma de fuerza para dominar la tierra y mantener el equilibrio natural de las cosas.

 


Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente

No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Sensacional mensaje, Español. Como bien dices, la argumentación de PACMA abarca tanto el tema taurino, caza, etc, como el tema contra el halal/kosher y demás. Por tanto no es del todo acertado acudir a reproches del tipo que hizo el tipo en el comentario de opinión.

El tema animalista es mucho más gordo y de más calado de lo que mucha gente supone. No debe subestimarse y estimo que será un huracán tanto o mayor que el del feminismo, incluso con los coletazos tan radicales que está mostrando este. El caldo de cultivo en esta sociedad está servido, ya tenemos generaciones completas crecidas en un mundo que propicia que este tipo de ideologías prosperen. Es ideal como receptor de votos de cabreo y, peor aún, tiene una imagen bastante más elegante, culta y comedida de la que han tenido hasta la fecha los hippi perrofláuticos.

Preveo un hueso bastante duro de roer. Sé que no se me comprenderá a primera vista... pero en estos temas sí que veo en el foralismo una barrera de contención contra delirios que puedan afectar mayoritariamente a las poblaciones urbanas.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 5 horas, Vanu Gómez dijo:

El tema animalista es mucho más gordo y de más calado de lo que mucha gente supone. No debe subestimarse y estimo que será un huracán tanto o mayor que el del feminismo, incluso con los coletazos tan radicales que está mostrando este.

Así es, de hecho, el feminismo es junto al ecologismo, una de las dos teorías desde la que toman fuerza todas esas corrientes críticas en la sociedad de los años sesenta, década en la que despunta también el "género" como teoría social de la izquierda.

Si el ecologismo bebe de conservacionistas e institucionalistas, que a su vez representan a conservadores y socialistas en el campo de la política, el animalismo por su parte bebe de los radicales, que representan a anarquistas y movimientos anticapitalistas de derechas e izquierdas, pero ambas concepciones tienen una base común y tienden a su vez a una sola teoría unificadora llamada ecofeminismo, cuyo objetivo principal es el control del capital.

El ecologismo actual, como movimiento social, nace alrededor de la segunda mitad de los sesenta, cuando el superpetrolero de la British Petroleum, Torrey Canyon, encalla frente las costas del sur de Inglaterra y provoca un desastre natural sin precedentes que afectó a también a Francia. Es en ese momento cuando, divulgada la catástrofe por los cada vez más poderosos medios de comunicación, surge la necesidad de articular una necesaria respuesta ante el riesgo de posibles catástrofes ulteriores, provocadas por el fuerte desarrollo industrial que estaban teniendo los dos modelos económicos en pugna por aquella época, libre mercado y comunismo.

La izquierda política, auspiciada entonces por la URSS, vio en aquel desastre un filón y se puso a trabajar a marchas forzadas para instrumentalizar políticamente el naturalismo. Puede decirse que si el nacional-socialismo fue el padre ideológico, la URSS fue la madre que parió al ecologismo actual, al ser la fuente de las corrientes de pensamiento que trataban de demonizar la tecnología nuclear para frenar el desarrollo de occidente y crear así un nuevo orden de dependencia energética, especialmente en Europa, que saciara a su vez las necesidades de financiación soviéticas.

Como consecuencia de este nuevo ataque ideológico de procedencia soviética, Occidente responde fundando el Club de Roma, del que ya he hablado anteriormente, y que básicamente consistía en una organización no gubernamental, cuyo supuesto objetivo era el de mejorar a largo plazo el mundo futuro, desde una perspectiva holística e interdisciplinar, aunque ya es bien sabido que, tras ese bonito discurso, se ocultaban otros intereses no tan nobles como los de la industria energética.

El Club de Roma lo fundan en la citada capital italiana, el empresario italiano gerente de la FIAT, Aurelio Peccei, y un científico escoces miembro de la Real Orden del Imperio Británico llamado Alexander King, quienes con la financiación de David Rockefeller y junto a una treintena de científicos, economistas e industriales europeos, en el marco de la política geoestratégica de los EEUU, que entendía como un problema grave el crecimiento poblacional de los países comunistas, logran poner en marcha el proyecto elaborando un primer informe que se encarga al MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), publicado en 1972 con el título "Los límites al crecimiento". La consecuencia de la publicación de aquel informe, fue la puesta en marcha ese mismo año de "La Cumbre de la Tierra”, la primera gran Conferencia de Naciones Unidas sobre medio ambiente, celebrada en Estocolmo y origen de las políticas ambientales internacionales que se han seguido hasta la actualidad. A continuación vino la primera crisis del petróleo.

De los orígenes y evolución del feminismo ya hemos hablado en otras ocasiones y no creo que haga falta sobreabundar en ellos pero, como vemos hoy con sus políticas del gas y del petróleo de los que ya hemos hablado también en otros temas, los intereses de Rusia siempre andan tras las bambalinas de muchas de las ideologías que abundan y aparentemente nada tienen que ver con esa nación en Occidente.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Sensacionales los dos últimos mensajes de El Español sobre el ecologismo. Pienso que habría que hacer una síntesis de ambos mensajes y pasarla a portada, aunque no sé con qué título. ¿Quién se atreve? :)

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

No he estudiado a fondo el asunto, pero me parece que los Verdes siguen siendo un activo ruso. Por ejemplo, según esta noticia de hoy, una eurodiputada verde, Heidi Hautala, ha bloqueado una resolución contra la corrupción ("ley Magnitsky") que afecta a los intereses de Rusia. Heidi Hautala es nada menos que vicepresidente del Parlamento europeo y tiene un largo historial de apoyo a los intereses rusos:

Top Green EU Lawmaker Heidi Hautala Accused of Being ‘On the Kremlin’s Leash’ For Blocking Anti-Putin Sanctions Resolution

Curiosamente, esta eurodiputada ha estado trabajando recientemente para que se permitiese en la Eurocámara un acto de Puigdemont y en cambio se prohibiese el de Vox:

Una vicepresidenta de la Eurocámara apunta al PP, PSOE y Cs por el veto a Puigdemont

Los Verdes piden a la Eurocámara los informes de seguridad que avalan el veto al acto de Puigdemont y no al de VOX

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

La conexión entre el Partido Verde Europeo, al que pertenece la Liga Verde finlandesa de la que fue presidenta esa eurodiputada, y la Rusia de Putin es directa. 

En 2009 surgió en Rusia un movimiento ecologista que se denominó "Alternativa Verde", que tres años después se asoció al Partido Verde Europeo, y se constituyó como partido político en Rusia con el nombre de "Alianza de los Verdes - Partido Popular". Un par de años más tarde nació una plataforma entre verdes y socialdemócatas rusos que acabó llamándose "Alianza Verde", dirigida por un tal Alexander Sakondyrin, quién llevó al partido a formar una coalición con el Frente Popular Panruso, que es uno de los bloques que apoyan a Putin.

El Partido Verde Europeo es una de las conexiones que mantiene Rusia con Europa. Actualmente a través de partidos políticos que defienden las mismas políticas en Rusia y en la UE, y sirven de alguna forma de cadenas de transmisión pero antiguamente, en sus orígenes, a través de la URSS pues se trata de un movimiento político que surgió en Alemania Oriental, en el ámbito del institucionalismo ecológico y en el marco de la injerencia soviética en las políticas del bloque liberal.

Os dejo un artículo que tengo recopilado sobre la historia de los verdes, en el que se puede ver claramente el origen de ese movimiento y resulta útil para enmarcarlo dentro de la historia moderna de la política y el ecologismo.

Cita

Los Verdes: la historia de un partido que iba a cambiar las cosas

Había una vez un partido que decía que iba a cambiar las cosas de verdad. Asambleario, ecologista, a favor de la redistribución de la riqueza, feminista y defensor de las minorías sexuales, antibelicista y contrario a la OTAN. Un partido que venía a corregir, decían, los errores de la vieja izquierda. Cuyos miembros causaban furor e indignación en los parlamentos por su manera de presentarse, renunciando al traje y la corbata y apostando por los jerséis de punto, los pantalones vaqueros y las zapatillas deportivas. Este partido era Los Verdes, que este 14 de mayo cumple su 25 aniversario como resultado de la fusión con Bündnis 90, una alianza de partidos de Alemania oriental con la defensa de los derechos civiles como denominador común. El partido que fue y ya no es celebrará este aniversario con discreción. No lo hará tanto por sus proyecciones en las encuestas de intención de voto —en torno a un respetable 13%—, sino porque recuerda unos orígenes que muy poco tienen que ver con la actualidad.

Jutta Ditfurth (Würzurg, 1951) fue una de las fundadoras de aquel partido. También fue una de las primeras en abandonarlo, en 1991, en medio de un escándalo sobre financiación irregular y cuando una mayoría decidió suprimir la limitación de mandatos y el principio de rotación de cargos. Hoy es una de sus críticas más conocidas en Alemania, y su libro Krieg, Atom, Armut. Was Sie reden, was sie tun. Die Grünen [Guerra, energía nuclear, pobreza: lo que dicen y lo que hacen Los Verdes] (Rotbuch, 2011) es uno de los documentos más demoledores sobre el partido que mejor llegó a representar a la nueva izquierda postsesentayochista.


De la fundación al enfrentamiento entre “fundamentalistas” y “radicales”

El congreso fundacional de Los Verdes se celebró en Karlsruhe tres años después del “otoño alemán”, el 12 y 13 de enero de 1980, con una asistencia de mil personas. El objetivo era crear un partido a partir de las listas de la izquierda alternativa que existían ya en Hamburgo, Hesse y Berlín occidental, a las que se sumaron desde campesinos y pacifistas cristianos hasta militantes de la izquierda comunista y autónoma. Los ecologistas conservadores y hasta de ultraderecha —que los había, y los sigue habiendo— abandonaron rápidamente Los Verdes, que dejó de ser un partido transversal para ser uno netamente de izquierdas. “Los Verdes no querían ministerios, sino que querían cambiar la política de manera definitiva: clausurar las centrales nucleares de inmediato, impedir el estacionamiento de misiles en Alemania, salir de la OTAN, limitar el crecimiento económico cuantitativo, viviendas humanas, jornadas de trabajo más cortas, equiparación salarial”, enumera Ditfurth.


De la naturaleza de Los Verdes en sus orígenes da cuenta que algunos de sus miembros llegaron a recaudar fondos para que la guerrilla en El Salvador pudiese comprar armas. El nuevo partido había de ser “una opción más a nuestra actividad extraparlamentaria”, que la autora define como “la columna” de Los Verdes, y su función, “ganar tiempo”, conquistar “espacios para debates clave” y abrir “nuevas posibilidades políticas”. Su objetivo, “modificar la sociedad de posguerra de manera radical”. Y todo ello siendo conscientes, en todo momento, de los “mecanismos de integración” que conlleva la actividad parlamentaria.

Los Verdes se mantuvieron fieles a estos principios de manera imperfecta y por algún tiempo. Como relata Jutta Ditfurth, fueron irónicamente quienes procedían del maoísmo, la izquierda comunista y la izquierda autónoma, y con una mayor inclinación al radicalismo verbal, encabezados por Daniel Cohn-Bendit y Joseph ‘Joschka’ Fischer, quienes más se esforzaron en llevar a Los Verdes a posiciones pactistas e incluso oportunistas, recurriendo, si hacía falta, a toda suerte de maniobras partidistas para ganar votaciones en los congresos. Con ello el partido se fue escorando paulatinamente a la derecha.

La división entre “realistas” (o “Realos”) —partidarios de una integración en el sistema de partidos alemán— y “fundamentalistas” (o “Fundis”) —defensores de mantener los principios fundacionales—, se fue profundizando hasta que, en 1988, los “Realos” denunciaron a la dirección del partido, copada de izquierdistas, por supuestas irregularidades financieras. La denuncia encontró repercusión rápidamente en los medios de comunicación y afectó a Los Verdes de raíz, creando inseguridad entre sus militantes, muchos de los cuales acabaron apoyando a los “Realos” ante la acusación.

Finalmente, en diciembre de 1988 la mayoría votó en un congreso federal contra la dirección —en la que se encontraba Ditfurth—, que presentó en bloque su dimisión. Un año después se demostró que no había habido ninguna irregularidad en las cuentas, pero para entonces el partido estaba ya bajo el control de quienes defendían un capitalismo verde y pactar con los cristianodemócratas si era necesario.

“Entre 1990 y 1991 abandonaron el partido alrededor de 10.000 miembros, la mayoría activistas de izquierda (ecosocialistas, feministas, ecologistas radicales), entre ellos mis amigos y yo misma —afirma Ditfurth—, pero también conservadores que no querían ceder contenidos del programa a cambio de formar coaliciones”. “Siguieron acuerdos tácticos entre los Realos del entorno de Fischer y gente como Jürgen Trittin y Ludger Volmer del Foro de Izquierdas sobre cómo llenar el vacío surgido y cómo embaucar a los votantes para que, en el futuro, Los Verdes pudieran presentarse como un partido de izquierdas poseedor de diferentes corrientes”, continúa.

“Con la caída de la dirección federal izquierdista se cerró el camino de Los Verdes”, lamenta la autora. Y describe los desarrollos subsiguientes como sigue: “Los debates sobre un proyecto emancipatorio y relativamente de izquierdas de Los Verdes se terminaron, el programa y las estructuras democráticas de base fueron desmanteladas pieza a pieza, la composición social se modificó: en Los Verdes entraron personas que podrían haberse afiliado al FDP (liberales). A este proceso se superpuso la caída del Muro de Berlín y la llamada Reunificación, con la cual ‘defensores de los derechos humanos’ —y esto no puede más que entrecomillarse— entraron en Los Verdes y asumieron cargos de manera transitoria hasta que se integraron, se marcharon o se afiliaron a la CDU. Al final el proceso de realpolitización de Los Verdes quedó culminado”.


Las zapatillas de Joschka Fischer como programa: ‘Just Do It’

Como no podía ser de otro modo, Jutta Ditfurth hace especial hincapié en su libro en la figura de Joseph ‘Joschka’ Fischer (Gerabronn, 1948), acaso el mejor y más conocido representante de ese proceso de realpolitización. Fischer fue el primer miembro de Los Verdes en asumir una cartera en un gobierno alemán, concretamente la de Medio Ambiente de Hesse en 1985. En la ceremonia de toma de posesión del cargo asistió con pantalones vaqueros y zapatillas deportivas, lo que fue considerado ampliamente por los medios como una falta de respeto a la institución. El año anterior Fischer ya se había dirigido al vicepresidente de la cámara insultándolo y llamándolo “gilipollas”.

De este tipo de boutades, muy del gusto de algunos de los primeros políticos de Los Verdes y que de vez en cuando aún se rememoran como gamberradas de juventud, lo dejó todo dicho ya Wolfgang Harich en su Crítica de la impaciencia revolucionaria (1969) al escribir que la neoizquierda “reproduce la manía de todos los viejos movimientos radicales de malinterpretar la revolución como un asunto de estilo de vida y de aspecto externo. Y cuenta de buen grado al vestido y a la moda de peluquería entre las instituciones a ‘desestabilizar’, sin sospechar que la historia ha superado hace ya tiempo tales chiquillerías: Bebel, Mehring, Lenin, Trotsky, Liebknecht padre y Liebknecht hijo, todos ellos se vistieron como ciudadanos normales y corrientes de su tiempo; Plejánov hasta se arreglaba como un grand seigneur; cuando iba a una asamblea obrera, Rosa Luxemburg se ponía su más elegante sombrero de plumas de avestruz, y Clara Zetkin reservaba para esas ocasiones su mejor vestido de seda. Si quiere retrocederse más en el tiempo, piénsese que ya el más grande y consecuente de los sans-culottes no era nada sans-culotte en lo que a asuntos de moda respecta: ni siquiera en el año del Terror, en 1793, dejó Maximilien Robespierre de llevar su trenza y su chorrera de puntillas, y no porque diera especial valor a esos atributos de caballero rococó, sino, al revés, porque le traían tan sin cuidado que ni siquiera se le ocurrió prescindir de ellos. Como corresponde a un revolucionario, Robespierre tenía cosas más importantes que hacer: llevar a los enemigos del pueblo a la guillotina, por ejemplo”.

Poseedor de una buena oratoria y de un olfato mejor desarrollado, Fischer fue ascendiendo en la cadena trófica de la política alemana hasta convertirse en vicecanciller y ministro de Exteriores en los dos gobiernos federales (1998-2005) en los que Los Verdes participaron en coalición con el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). “La burguesía aburrida estaba fascinada con la idea de que Joseph ‘Joschka’ Fischer, un antiguo ‘manifestante violento’ y taxista, se convirtiese en ministro de Exteriores”, observa Ditfurth. “En primer lugar, la cosa era casi tan romántica como la historia del lavaplatos que se convierte en millonario, y en segundo lugar, tenía su propio lustre: ¿no eran de repente los alemanes tremendamente valientes y poco convencionales?”.

Es más, cuando desde la prensa alemana se expresaron dudas sobre si EE UU no sería reacia a aceptar a Fischer como ministro, el Departamento de Estado estadounidense declaró que no era ninguna “sorpresa”. Como señala la autora, son numerosos los miembros de Los Verdes que han participado en cursos de formación de instituciones atlantistas, atrayéndoselos. The New York Times fue incluso más lejos y escribió de Fischer que “su poco apego a las corbatas se equilibra con su creciente respeto a la OTAN: su máxima es ‘nada de aventuras’”.

Y a fe que la cumplieron. Desde el Gobierno federal en Berlín, Los Verdes contribuyeron a todo aquello contra lo que aseguraron haber luchado durante años. En la flamante coalición con el SPD, ironiza Ditfurth, el canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder, ofició de “cocinero”, mientras que el ministro verde hizo de “camarero”. Esta jerarquía interna del Ejecutivo funcionó a la perfección y el “camarero” sirvió los platos diligentemente y evitando las quejas de los comensales. En otras palabras: Los Verdes vaciaron las calles de Alemania de contestación social.


La consolidación del imperialismo humanitario

El Gobierno rojiverde fue el primero en romper un tabú de la sociedad alemana y aprobar la participación del Bundeswehr en una operación militar en el extranjero. Lo hizo en 1999, con el bombardeo de la OTAN contra Yugoslavia, una acción de la OTAN que se llevó a cabo sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU y bajo el pretexto de poner fin al supuesto genocidio de la población albano-kosovar a manos de los serbios. El detonante fue un incidente en circunstancias poco claras acaecido en el municipio de Račak entre las fuerzas de seguridad yugoslavas y la oscura guerrilla kosovar de la UÇK.


En su campaña aérea de 78 días, la OTAN arrojó un total de 9.160 toneladas de bombas en Yugoslavia, causando la muerte a 1.200 personas, según cifras oficiales del Gobierno yugoslavo. El bombardeo se justificó en Alemania con el fin de evitar otro Auschwitz, y desde los medios se recurrió a las comparaciones con la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil española que desde entonces forman parte del repertorio de lo que Jean Bricmont ha descrito justamente como imperialismo humanitario. El reportaje de la televisión pública alemana Comenzó con una mentira desmontó hace tiempo algunos de aquellos argumentos utilizados para convencer a la opinión pública alemana de la necesidad de entrar en guerra. “En el futuro veo un significativo peligro en que el Gobierno federal, la coalición y los generales, utilizando la táctica del salami, busquen, y consigan, motivos para levantar los obstáculos que todavía existen en la política exterior de la Alemania reunificada, y que utilicen como vehículo cuestiones humanitarias y de derechos humanos”. Son palabras de Fischer en 1994. Y como no deja la oportunidad de destacar Ditfurth, describe el mismo método que cuatro años después emplearía como ministro de Exteriores.

Un partido putativamente pacifista y ecologista justificó lo que de acuerdo con el derecho internacional fue en toda regla una agresión militar, una en la que, a mayor abundamiento, se utilizaron hasta diez toneladas de bombas de uranio empobrecido que son la causa de numerosos casos de cáncer en la zona y contaminan el suelo casi veinte años después del bombardeo. Los aviones de la OTAN también bombardearon en Pančevo, Novi Sad, Kragujevac y Bor instalaciones químicas y refinerías de petróleo —para evitar su bombardeo el Gobierno yugoslavo había proporcionado a la Alianza Atlántica su localización, y ésta utilizó la información como un mapa de objetivos—, liberando importantes cantidades de fosgeno, mercurio, zinc, cadmio y plomo al medio ambiente.

“Si la guerra contra Yugoslavia la hubiese declarado Helmut Kohl, las calles de Alemania se hubieran colapsado de manifestantes por la paz —escribe Jutta Ditfurth—. La neoburguesía verde se hubiera reído a carcajada limpia si Guido Westerwelle, como ministro de Exteriores, hubiese aparecido con rostro grave y contrito, y afirmado que los quería llevar a la guerra”.

Además de la participación del Ejército alemán en el bombardeo contra Yugoslavia, desde el Gobierno de Los Verdes dieron luz verde al polémico proyecto de Eurofighter, así como a la fabricación de otros vehículos militares, y autorizaron la venta de dragaminas y tanques Leopard-2 y submarinos a Turquía e Israel respectivamente. “Entre el movimiento antimilitarista y vosotros no hay diferencias de opinión sino una oposición insuperable”, sentenció un activista de la plataforma Burö für antimilitaristische Maßnahmen (BamM) en un acto de Los Verdes en el año 2000.

“¿Alguien ha oído que Los Verdes, a quienes tanto gusta hablar de ‘moral’ en política, hayan aceptado su responsabilidad en la destrucción de Yugoslavia y por la dictadura en el Estado-mafia de Kosovo?”, se pregunta Ditfurth. “En vez de eso libran nuevas guerras en otros lugares con nuevas coartadas sobre derechos humanos, y sus votantes y simpatizantes no son mucho mejores, ya que no quieren ser confrontados con las consecuencias inhumanas de sus políticas”, lamenta.


La utopía de un capitalismo verde

“Como segunda generación, no nos interesa cómo habéis hecho las paces con la economía social de mercado. Lo principal es que ha sido así. No nos planteamos la cuestión del sistema porque siempre lo tuvimos claro: decimos sí a este sistema”. Sin mucho margen a la duda, en 1999 un grupo de militantes de Los Verdes —entre ellos Tarek Al-Wazir, Matthias Berninger, Cem Özdemir, Katrin Göring-Eckardt y Manuela Rottman— constataba de este modo los cambios ideológicos del partido. Allí donde gobiernan, sostiene Ditfurth, Los Verdes llevan a cabo un proceso de “segmentación social y guetificación mental”. La mayoría de sus cargos, añade, son “representantes de una clase media afluente, que puede permitirse comida saludable, separa los residuos, lleva a menudo a sus hijos a escuelas privadas, tiene suficiente tiempo y dinero para viajes en avión nada ecológicos”. En otras palabras, personas que son “ecologistas” porque se lo pueden permitir cuando los productos y servicios ecológicos y de consumo justo se han convertido ya en un nicho de mercado y no, como se pretendía originalmente, en una alternativa que impugnase el modo de producción capitalista en su totalidad. En consecuencia, con los cambios en la composición del partido, Los Verdes reflejan en su discurso y programa las ideas y preocupaciones de sus votantes, también en lo social.


Para Los Verdes la llamada Agenda 2010 fue en lo social el equivalente al bombardeo de Yugoslavia en materia de política exterior. Sin entrar en detalle, quede aquí apuntado que esta batería de medidas incluyó facilitar el despido, la ‘flexibilización’ del trabajo y las conocidas como reformas Hartz, que han llevado a la precarización del mercado laboral eliminando todas las limitaciones contractuales hasta entonces existentes al trabajo temporal y a la estigmatización de los parados de larga duración. Y lo mismo vale para la sanidad pública, donde la ministra verde Andrea Fischer (1998-2001) aprobó medidas que empeoraron el acceso a la atención médica y los medicamentos a aquella parte de la población con menos recursos.

Todas estas medidas crearon en efecto un ejército de working poor en Alemania que aumentó la división entre los trabajadores, concretamente entre quienes están dispuestos a asumir el mismo empleo por salarios inferiores y peores condiciones laborales y quienes temen perder su puesto de trabajo a manos de los anteriores. Gracias a las leyes aprobadas por el Gobierno rojiverde la cifra de trabajadores temporales pasó de los 200.000 en 1997 a los 731.000 en junio de 2007. Para el año 2000 Manpower anunció que Alemania ya contaba con más de un millón de trabajadores temporales.


El giro a la derecha consumado

Ditfurth recuerda cómo, a diferencia de otros partidos, el archivo de Los Verdes fue destruido a finales de los ochenta, cuando los Realos se hicieron con el poder: “Cuando alguien pregunta hoy por los orígenes de Los Verdes, los funcionarios del partido reinterpretan su historia para adaptarla al turbio presente. Del ‘cierre inmediato de todas las centrales nucleares’ se pasó a distinguir entre manifestantes buenos y malos contra la energía nuclear. Del ‘¡Nunca más Auschwitz! ¡Nunca más guerra!’ a nuevas guerras imperialistas con coartada humanitaria. De ‘fronteras abiertas’ a la selección de inmigrantes según su utilidad económica. De un feminismo de izquierdas al gender mainstream y programas de promoción para mujeres burguesas. Y finalmente, del reconocimiento de que el capitalismo destruye al hombre y a la naturaleza por igual al Green New Deal, que no es más que un acuerdo verde para la desigualdad social y una tecnocracia destructora de la naturaleza y el medio ambiente”.

Los Verdes, a quienes la autora describe como expertos en el arte de la traición, siguen manteniendo parte de su atractivo debido a su estrategia de ambigüedad y silencios calculados. Lo resume bien Ditfurth al escribir que “cuanto menos claras son las propuestas, mayor es la superficie de proyección, incluso para propuestas diferentes y hasta opuestas”. Ello los convierte, gracias también a una cuidada estética, en un partido simpático, transmitiendo la ilusión de ser un partido “medio de izquierdas, ecologista y de algún modo todavía social”, que mantiene con ese mismo fin a una pequeña corriente de izquierdas en su seno “mientras no molesten en las decisiones de gobierno”. Lo mismo en cuanto a los movimientos sociales, que Los Verdes acostumbran a tener en cuenta tanto “como necesitan para llegar al Gobierno”.

En suma, Los Verdes son ya “un partido como cualquier otro, pero más hábiles que el resto a la hora de aparentar lo que no son”. En contra de la imagen de partido inexperto que siguen en buena medida teniendo, “en los 59 años que han participado en gobiernos” Los Verdes se han “vuelto conservadores y en ocasiones hasta reaccionarios”.

Significativamente, en las últimas elecciones arrojaron por la borda los equilibrios internos en la dirección y eligieron como candidatos a dos representantes de su ala derecha, Cem Özdemir y Katrin Göring-Eckardt. En unos comicios muy reñidos y marcados por la irrupción de Alternativa para Alemania (AfD), Los Verdes obtuvieron finalmente un 8,9% de los votos. Özdemir y Göring-Eckardt encabezaron inmediatamente después las negociaciones con la CDU de Angela Merkel y el FDP para formar un gobierno de coalición hasta que, el 19 de noviembre de 2017, el presidente del partido liberal, Christian Lindner, las dio por fracasadas, probablemente en un intento estratégico por bloquear por la derecha el ascenso de AfD.

Este mes de mayo veremos probablemente muchos artículos sobre el mayo del 68 francés y, probablemente también, muy pocos de ellos desde una perspectiva genuinamente crítica. La trayectoria de Los Verdes, que encarnó el programa de la nueva izquierda surgida del 68 y los acontecimientos posteriores, debería llevar a la reflexión: Los Verdes no frenaron, y menos aún impidieron, el avance del capitalismo, sino que terminaron por ampliar sus espacios de acción, haciéndolo más diverso, convirtiéndose, en palabras de Jutta Ditfurth, en un auténtico “motor del rollback neoconservador”. Los partidos de la “novísima izquierda”, o de la “nueva política” —si así se la quiere llamar, o si así se quiere llamar a sí misma—, surgidos de las protestas contra las medidas de austeridad en Europa, harían bien en echarle un vistazo. De fabula te narratur.

 


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

El Animalismo se puede entender con una ideología con varios objetivos:

1. Desviar el canal de afectividad de las familias, hombres y mujeres hacia los animales en vez de hacia sus semejantes y sus hijos. Tirando así por la borda este importante motor afectivo vital y destruyendo los vínculos de la sociedad, además de reducir la demografía.

2. Reducir nuestra confianza como especie. Obligarnos a seguir así un perfil "bajo" frente a otras especies, limitando de forma general, filosófica incluso, nuestra capacidad de proyección en su más amplio sentido. Esto se representa como una vuelta al Neolítico y a los dioses con cabeza de animal.

3. Destruir la capacidad productiva (agroganadera) de las Naciones. Se me ocurre que este es un ataque especialmente grave contra países con grandes cabañas de ganado como Argentina o Brasil.

4. Plantear una moral degenerada. Si el animal es la norma, los comportamientos irracionales, tribales (la jauría) y sanguinarios serán la norma y así está justificada la depredación de todo tipo.

5. Plantear también una corporeidad degenerada. Con la norma estética animal, los cuernos, los rabos, los cerebros de pequeño tamaño, y en general las cualidades no humanas se presentan como opcionales o incluso superiores. Esto me recuerda a la Máquina del Tiempo de Wells y la conversión del hombre en dos especies degeneradas; una inteligente pero físicamente animaloide y monstruosa; otra físicamente humana pero intelectual, moral y culturalmente reducida a algo peor que roedores.


Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Os dejo un video de una entrevista que le hicieron hace un par de años a Álex Lachhein, quien es uno de los tipos en España que más controla acerca de los entresijos del ecologismo y el animalismo. Independientemente de que en ciertas cosas podamos no coincidir con su forma de pensar, lo cierto es que este hombre no se caracteriza por tener pelos en la lengua ni dejarse llevar por el correctismo político. Merece la pena ver todo el video pues desgrana muchas de las mentiras y peligros que esconden estas corrientes de pensamiento.

 


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

  • Contenido similar

    • Por Hispanorromano
      El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera.
      El pasado viernes, Brenton Tarrant asesinó a 49 personas en una mezquita de Nueva Zelanda. El terrorista grabó la acción en vídeo y la difundió junto con un manifiesto identitario en el que incidía en las mismas teorías de la conspiración que hace tiempo son moneda común en internet, entre otras razones, por la febril actividad de los medios rusos y de sitios ligados a la cultura de internet, como 4chan. Muchos internautas han aplaudido, justificado o banalizado la acción terrorista en foros y redes sociales. En cierto foro que todos conocéis el que ha condenado el atentado ha sido la excepción.

      Meme con el que celebraban el atentado de Nueva Zelanda en 4chan
      Atentados de este tipo no son nuevos en Estados Unidos y en el podrido mundo anglosajón, donde abundan los chalados con inclinaciones racistas. Pero parece que se están acelerando los ciclos y hay tres novedades importantes:
      1) hay un importante sector de occidentales que aplaude o justifica estas acciones;
      2) los terroristas se radicalizan a través de internet y están abonados a determinadas teorías de la conspiración que causan furor en los ambientes derechistas;
      3) las acciones se orientan sobre todo contra los musulmanes y se pretende que sean parte de una guerra a sin cuartel de los cristianos contra el islam en la estela del manifiesto de Breivik, y esto a pesar de que los terroristas profesan creencias paganas en su mayoría.
      En mi opinión, también hay un factor geopolítico importante. El manifiesto de Tarrant contiene alusiones positivas a Rusia mientras que acusa a la OTAN y a la UE de apoyar a los islamistas. El que mandó las cartas bomba a Soros y demás personas también publicaba mensajes rusófilos en las redes sociales. Por otra parte, las teorías de la conspiración que tienen absorbida la mente de los terroristas son difundidas día y noche por los medios rusos, los oficiales y los extraoficiales.
      Pero si queréis nos olvidamos de ese factor geopolítico —que entra en el terreno de la conjetura— y nos centramos en lo más tangible: cada vez con más frecuencia, están cometiendo atentados terroristas personas que creen en determinadas teorías de la conspiración y que frecuentan ciertos lugares de la Red. ¿Hasta qué punto los atentados no son provocados por los que crean y difunden estas teorías? Si alguien cree de verdad que se está produciendo una invasión musulmana para acabar con la Cristiandad y con la raza blanca, lo normal sería que tome las armas. Y es un hecho que han tenido que prever los que crearon esas teorías de la conspiración, de la misma manera que quien creó los Protocolos de los Sabios de Sión previó que produciría matanzas de judíos.
      Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. 
      En 4chan resumían así su propia trayectoria:

    • Por Hispanorromano
      El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera.
      El pasado viernes, Brenton Tarrant asesinó a 49 personas en una mezquita de Nueva Zelanda. El terrorista grabó la acción en vídeo y la difundió junto con un manifiesto identitario en el que incidía en las mismas teorías de la conspiración que hace tiempo son moneda común en internet, entre otras razones, por la febril actividad de los medios rusos y de sitios ligados a la cultura de internet, como 4chan. Muchos internautas han aplaudido, justificado o banalizado la acción terrorista en foros y redes sociales. En cierto foro que todos conocéis el que ha condenado el atentado ha sido la excepción.

      Meme con el que celebraban el atentado de Nueva Zelanda en 4chan
      Atentados de este tipo no son nuevos en Estados Unidos y en el podrido mundo anglosajón, donde abundan los chalados con inclinaciones racistas. Pero parece que se están acelerando los ciclos y hay tres novedades importantes:
      1) hay un importante sector de occidentales que aplaude o justifica estas acciones;
      2) los terroristas se radicalizan a través de internet y están abonados a determinadas teorías de la conspiración que causan furor en los ambientes derechistas;
      3) las acciones se orientan sobre todo contra los musulmanes y se pretende que sean parte de una guerra a sin cuartel de los cristianos contra el islam en la estela del manifiesto de Breivik, y esto a pesar de que los terroristas profesan creencias paganas en su mayoría.
      En mi opinión, también hay un factor geopolítico importante. El manifiesto de Tarrant contiene alusiones positivas a Rusia mientras que acusa a la OTAN y a la UE de apoyar a los islamistas. El que mandó las cartas bomba a Soros y demás personas también publicaba mensajes rusófilos en las redes sociales. Por otra parte, las teorías de la conspiración que tienen absorbida la mente de los terroristas son difundidas día y noche por los medios rusos, los oficiales y los extraoficiales.
      Pero si queréis nos olvidamos de ese factor geopolítico —que entra en el terreno de la conjetura— y nos centramos en lo más tangible: cada vez con más frecuencia, están cometiendo atentados terroristas personas que creen en determinadas teorías de la conspiración y que frecuentan ciertos lugares de la Red. ¿Hasta qué punto los atentados no son provocados por los que crean y difunden estas teorías? Si alguien cree de verdad que se está produciendo una invasión musulmana para acabar con la Cristiandad y con la raza blanca, lo normal sería que tome las armas. Y es un hecho que han tenido que prever los que crearon esas teorías de la conspiración, de la misma manera que quien creó los Protocolos de los Sabios de Sión previó que produciría matanzas de judíos.
      Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. 
      En 4chan resumían así su propia trayectoria:


      Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
    • Por Gerión
      El Animalismo se puede entender con una ideología con varios objetivos:
      1. Desviar el canal de afectividad de las familias, hombres y mujeres hacia los animales en vez de hacia sus semejantes y sus hijos. Tirando así por la borda este importante motor afectivo vital y destruyendo los vínculos de la sociedad, además de reducir la demografía.
      2. Reducir nuestra confianza como especie. Obligarnos a seguir así un perfil "bajo" frente a otras especies, limitando de forma general, filosófica incluso, nuestra capacidad de proyección en su más amplio sentido. Esto se representa como una vuelta al Neolítico y a los dioses con cabeza de animal.
      3. Destruir la capacidad productiva (agroganadera) de las Naciones. Se me ocurre que este es un ataque especialmente grave contra países con grandes cabañas de ganado como Argentina o Brasil.
      4. Plantear una moral degenerada. Si el animal es la norma, los comportamientos irracionales, tribales (la jauría) y sanguinarios serán la norma y así está justificada la depredación de todo tipo.
      5. Plantear también una corporeidad degenerada. Con la norma estética animal, los cuernos, los rabos, los cerebros de pequeño tamaño, y en general las cualidades no humanas se presentan como opcionales o incluso superiores. Esto me recuerda a la Máquina del Tiempo de Wells y la conversión del hombre en dos especies degeneradas; una inteligente pero físicamente animaloide y monstruosa; otra físicamente humana pero intelectual, moral y culturalmente reducida a algo peor que roedores.
    • Por Hispanorromano
      Recojo una noticia sobre las interferencias desde Estados Unidos:
      El Instituto Gatestone del que habla es fundamental y está fundado por una millonaria judía, Nina Rosenwald. Surte de contenidos de odio (bulos incluidos) a sectores políticos muy divergentes: derecha moderada y extrema derecha, derecha atlantista y derecha prorrusa (RT, Katehon, Geopolitika), derecha projudía y antijudía (por ejemplo, en la Tribuna de España, donde presumen de amigos de los palestinos y de antijudíos, cuelan periódicamente los "artículos" del Gatestone, lo mismo que en Alerta Digital y resto de portales cutres de la ultraderecha). En Somatemps -por citar un ejemplo más- también difunden religiosamente los artículos que vienen de este think-tank, lo mismo que en foros hispanistas. Alguna vez les he avisado del origen de esta propaganda pero les da igual: si sacude a los musulmanes les vale todo. El tema es que también van contra Europa, contra el Papa, etc. Ahora mismo el Gatestone tiene en un enorme influencia en lo que piensa la derecha europea.
    • Por Español
      En una de las publicaciones de la cuenta prorrusa de la que informó Jara y Sedal, publicitan un artículo de ESDIARIO donde se habla de las posibilidades de que el PACMA saque algún eurodiputado y representantes en las próximas elecciones. A la publicación responde un usuario, un tal Manuel Rodríguez, diciéndoles lo siguiente:  
      "Por qué apoyáis a Pacma desde esta página? Sigue siendo un partido de izquierdas y abierto a todas las mafias del globo homo. Y sobre su defensa de los animales quedó bastante clarito que les importa 3 cominos cuando montan en cólera por el toro de la Vega y sudan a cuatro manos de los miles de corderos degollados cruelmente en las fiestas musulmanas oficiales de Ceuta y Melilla. No me fío un pelo de esa gente."
      La contestación que da el administrador de la página Despierta España - Despierta Europa al usuario que les interroga acerca del apoyo al PACMA, es la siguiente:
      Apoyamos al PACMA porque apoyamos la causa animalista. Lo que dices es mentira. PACMA denuncia TODAS las formas de maltrato animal sin excepciones, y ha denunciado el Halal en su web, en su perfil de facebook, y en comunicados públicos en numerosas ocasiones, pidiendo su prohibición. Es al revés, son otros los que atacan al Halal sólo por ser una fiesta musulmana y no por el maltrato animal pues callan ante otros festejos igualmente dañinos y reprobables.
      Pero no se trata de una respuesta ilógica ya que en el mundillo identitario, también existe una cierta conciencia animalista, heredada de la concepción naturalista del nacional-socialismo, contando incluso con organizaciones similares al PACMA, que difunden esa ideología y llevan años intentando recuperar las posiciones que, históricamente habían perdido en la sociedad, como consecuencia del surgimiento del ambientalismo moderno a partir de los pasados años 70.
      En España, organizaciones como PECTA (Patriotas Españoles Contra la Tortura Animal), de inspiración nacionalsocialista, o DANR (Defensa Animal Nacional Revolucionaria) que se definen como “Cristianos Tradicionalistas”,  y están vinculadas con la Nueva Derecha, serían las más activas actualmente aunque no sean las únicas, por ejemplo, esa misma cuenta de Facebook que da origen a este hilo, lleva en su avatar el logotipo de una de esas organizaciones, montada sobre una bandera rusa. Dicha organización es "Resurgir", de corte nacionalista carpetano (http://terracarpetana.blogspot.com/). En Europa existe igualmente un nutrido grupo de organizaciones animalistas de ultraderecha.
      Aunque el naturalismo tenga su origen histórico en la Grecia clásica y vuelva a resurgir en el Renacimiento, no es hasta la interpretación que se le da al en el ámbito de la ilustración, que comienza a tomar la forma que tiene actualmente. En España concretamente en tiempos de Carlos III, cuyo legado más importante en ese sentido es el Real Jardín Botánico de Madrid. Y desde entonces ha sufrido varios cambios y evoluciones que han llegado hasta nuestros días en la forma actual que conocemos.
      Hay que entender que, actualmente, la mayor parte de estas organizaciones surgen como reacción al liderazgo que las organizaciones de inspiración progresista, le dan a la ecología ambientalista a partir de los años sesenta y setenta del pasado siglo, cuando se funda el Club de Roma, y posteriormente se celebra "La Cumbre de la Tierra" en la Conferencia de las Naciones Unidas de Estocolmo en 1972, dando inicio al ecologismo moderno y sentando las bases del neomalthusianismo actual.
      En aquellos años surgen tres corrientes de pensamiento ambiental: Los conservacionistas, los institucionalistas y los radicales. Esencialmente, los primeros son los más cercanos al conservadurismo político y defienden la idea de que debe existir un equilibrio entre ecologismo y capitalismo, asumiendo la necesidad de proteger la naturaleza por motivos éticos y estéticos, y estableciendo para ello principalmente y desde los propios gobiernos, reservas naturales y medidas económicas, que impidan el desequilibrio ambiental.
      Los segundos, es decir los institucionalistas, tienen una orientación política de carácter más progresista y son la fuente principal del ecologismo moderno. Defienden la idea de que, para proteger la naturaleza, hacen falta instituciones independientes que operen por encima de los intereses económicos y políticos de poder, que de alguna forma la desequilibran. Su objetivo es defender y proteger el medio ambiente, realizando campañas de concienciación social que obliguen a adoptar políticas de protección medioambiental. De ellos nace lo que posteriormente sería todo el mundo de las ONG´s ecologistas que hoy conocemos: Greenpeace, Ecologistas en Acción, SEO Birdlife, Amigos de la Tierra, WWF, etc.
      En España, esta corriente es la que coge las riendas del ambientalismo, gracias a un movimiento de oposición a un proyecto franquista de finales de los 60, que pretendía convertir Doñana en un inmenso arrozal para fomentar el desarrollo económico de Andalucía. Es entonces cuando surge ADENA, que inicialmente se compone de reconocidos naturalistas, científicos y empresarios de la época quienes, ayudados y promovidos por el WWF, logran finalmente detener el proyecto y reconducirlo hasta convertir Doñana en un Parque Nacional. Poco a poco, tras la muerte del dictador y gracias también al apoyo que reciben de la Corona en época socialista, WWF/Adena irá asumiendo un papel protagonista en España y adoptando posiciones cada vez más progresistas, aunque se trata de la institución que mejor ha logrado posicionarse a caballo entre el conservacionismo y el institucionalismo, derecha e izquierda.
      No obstante el propio WWF tiene su origen entre las élites y la nobleza anglo-holandesa y hay teorías que apuntan a que se trata de una institución, que dichas élites crean para proteger sus intereses en los países donde opera. Hablamos, como no, de la Corona de Inglaterra ya que el príncipe Felipe de Edimburgo fue uno de los socios fundadores. De la dinastía de los Oranje-Nassau, pues el Príncipe Bernardo de Holanda fue otro socio fundador del WWF, además de fundar también el Rotary International o el Club Bilderberg. De la mismísima familia Rockefeller pues, el propio Godfrey Anderson Rockefeller estaba igualmente entre los fundadores del Fondo Mundial para la Naturaleza. Además de otros personajes curiosos como el reconocido eugenista británico Julian Huxley, hermano de Aldous Huxley; Del también hermano del explorador de la Antartida Sir Robert F. Scott,  que fue el creador del conocido logotipo del oso panda, Peter Scott; O de los ornitólogos británicos Edward Max Nicholson y Guy Mountfort. Como puede verse, todo entronca directamente con el pensamiento eugenista y con un "ambiente" que nada tiene que ver con el "perroflautismo melenudo" actual del movimiento ecologista de calle, que todos más o menos conocemos. Si hiciéramos una exposición del origen y composición de los grupos ecologistas de mayor renombre internacional, nos quedaríamos sorprendidos, aunque basta con citar a este para hacernos una idea.
      Finalmente existe una tercera corriente de pensamiento que surge en aquellos años, y son los radicales. Tienen su origen básicamente en grupos anarquistas y de la izquierda radical, que comienzan a organizarse en grupos, en principio para realizar acciones de protesta, aunque poco a poco van tomando derroteros paramilitares, casi siempre con objetivos de sabotaje y acciones violentas contra intereses capitalistas. Fue la base de lo que comúnmente se conocen como grupos ecoterroristas, que sobre todo en EEUU han tenido mucha actividad y de la que Earth First fue uno de los más conocidos e importantes. De estos inicios surgieron posteriormente varias corrientes, de entre las que destacaría el Movimiento por la Liberación Animal, que es la base sobre la que se sustentan los diferentes grupos y partidos animalistas que hoy conocemos, algunos radicalizados y otros institucionalizados como el caso de PACMA.
      En definitiva, el vínculo que une todo esto es el eugenismo capitalista, capaz de articular, si se quiere, una pinza roji-parda en la que aparentemente confluyen intereses divergentes de ultraizquierda y ultraderecha, aunque curiosamente con la meta última de "conservar" el status quo que está ocasionando la destrucción de la Creación, es decir, la continua destrucción de los valores morales sobre los que el hombre se arma de fuerza para dominar la tierra y mantener el equilibrio natural de las cosas.
      *  *  *
      El feminismo es junto al ecologismo, una de las dos teorías desde la que toman fuerza todas esas corrientes críticas en la sociedad de los años sesenta, década en la que despunta también el "género" como teoría social de la izquierda.
      Si el ecologismo bebe de conservacionistas e institucionalistas, que a su vez representan a conservadores y socialistas en el campo de la política, el animalismo por su parte bebe de los radicales, que representan a anarquistas y movimientos anticapitalistas de derechas e izquierdas, pero ambas concepciones tienen una base común y tienden a su vez a una sola teoría unificadora llamada ecofeminismo, cuyo objetivo principal es el control del capital.
      El ecologismo actual, como movimiento social, nace alrededor de la segunda mitad de los sesenta, cuando el superpetrolero de la British Petroleum, Torrey Canyon, encalla frente las costas del sur de Inglaterra y provoca un desastre natural sin precedentes que afectó a también a Francia. Es en ese momento cuando, divulgada la catástrofe por los cada vez más poderosos medios de comunicación, surge la necesidad de articular una necesaria respuesta ante el riesgo de posibles catástrofes ulteriores, provocadas por el fuerte desarrollo industrial que estaban teniendo los dos modelos económicos en pugna por aquella época, libre mercado y comunismo.
      La izquierda política, auspiciada entonces por la URSS, vio en aquel desastre un filón y se puso a trabajar a marchas forzadas para instrumentalizar políticamente el naturalismo. Puede decirse que si el nacional-socialismo fue el padre ideológico, la URSS fue la madre que parió al ecologismo actual, al ser la fuente de las corrientes de pensamiento que trataban de demonizar la tecnología nuclear para frenar el desarrollo de occidente y crear así un nuevo orden de dependencia energética, especialmente en Europa, que saciara a su vez las necesidades de financiación soviéticas.
      Como consecuencia de este nuevo ataque ideológico de procedencia soviética, Occidente responde fundando el Club de Roma, del que ya he hablado anteriormente, y que básicamente consistía en una organización no gubernamental, cuyo supuesto objetivo era el de mejorar a largo plazo el mundo futuro, desde una perspectiva holística e interdisciplinar, aunque ya es bien sabido que, tras ese bonito discurso, se ocultaban otros intereses no tan nobles como los de la industria energética.
      El Club de Roma lo fundan en la citada capital italiana, el empresario italiano gerente de la FIAT, Aurelio Peccei, y un científico escoces miembro de la Real Orden del Imperio Británico llamado Alexander King, quienes con la financiación de David Rockefeller y junto a una treintena de científicos, economistas e industriales europeos, en el marco de la política geoestratégica de los EEUU, que entendía como un problema grave el crecimiento poblacional de los países comunistas, logran poner en marcha el proyecto elaborando un primer informe que se encarga al MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), publicado en 1972 con el título "Los límites al crecimiento". La consecuencia de la publicación de aquel informe, fue la puesta en marcha ese mismo año de "La Cumbre de la Tierra”, la primera gran Conferencia de Naciones Unidas sobre medio ambiente, celebrada en Estocolmo y origen de las políticas ambientales internacionales que se han seguido hasta la actualidad. A continuación vino la primera crisis del petróleo.
      De los orígenes y evolución del feminismo ya hemos hablado en otras ocasiones y no creo que haga falta sobreabundar en ellos pero, como vemos hoy con sus políticas del gas y del petróleo de los que ya hemos hablado también en otros temas, los intereses de Rusia siempre andan tras las bambalinas de muchas de las ideologías que abundan y aparentemente nada tienen que ver con esa nación en Occidente.
  • Corazón Español es una comunidad de foros fundada en octubre de 2017, orientada a promover la concordia y el bien común desde la perspectiva universal de la cultura y la tradición hispano católica. El registro de una cuenta personal es público y gratuito, y permite participar en los foros generales, crear comunidades de foros, y disfrutar de diferentes servicios de acuerdo con las normas de participación. Regístrese ahora si aún no tiene su cuenta de usuario.

    Corazón Español

  • Popular ahora

  • Temas relevantes

    • El terrorismo estocástico y el atentado de Nueva Zelanda
      El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera.

      (...)Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. 
        • Excelente (100 puntos positivos y de mejora)
        • Un aplauso agradecido (10 positivos y 5 puntos de mejora)
      • 2 respuestas
    • Masacre en Nueva Zelanda ¿Son las redes sociales culpables?
      Como imagino que todos sabréis ya, ayer se produjo una matanza en Christchurch, una pequeña población de Nueva Zelanda donde, un supremacista blanco entró armado con rifles y escopetas en dos mezquitas y comenzó a disparar a todos los que se encontraban dentro, ocasionando 49 muertos y otros tantos heridos de bala, entre ellos mujeres y niños.

      Lo más grave del asunto es que el tipo retransmitió en directo su salvajada a través de Facebook, como si fuera un stream de un videojuego, logrando viralizarse a los pocos minutos de comenzar la matanza. Fue la policía la que tuvo que pedir a esa red social que cortase la emisión ya que durante casi veinte minutos, el asesino estuvo emitiendo impunemente sus crímenes.
        • Excelente (100 puntos positivos y de mejora)
        • Un aplauso agradecido (10 positivos y 5 puntos de mejora)
      • 13 respuestas
    • La diversificación de la propaganda rusa: PACMA, Podemos y ultraderecha
      La maquinaria rusa de desestabilización política parece que comienza a calentar motores de cara a las próximas citas electorales. Analizamos algunas cuentas en Facebook, bajo bandera de Rusia, que estarían apoyando toda la amalgama de ideologías y movimientos radicales, desde el animalismo hasta la extrema derecha.





        • Gracias (1 positivo)
        • Un aplauso agradecido (10 positivos y 5 puntos de mejora)
      • 12 respuestas
    • Publicación  en JM de Prada continúa su descarrilamiento: ""
      Prada critica el 155. Dice que es arbitrario y en general da a entender que el Estado español se está excediendo en la represión.

      Por eso decía que la explicación que ofreció a su anterior artículo es insuficiente. Dijo que el hablaba de la nación en sentido cultural, pero ese hecho no explicaría por qué se opone al encarcelamiento de los organizadores de la revuelta separatista o por qué le parece excesivo el 155. Tampoco explicaría la comparación que hizo de Cataluña con Kosovo, ni la afirmación de que los "poderes internacionales" ya habían decidido que Cataluña no fuese independiente.

      En su página oficial de Facebook se refirió a los que criticaron sus declaraciones a La Vanguardia como "alimañas" y "fachas paulovianos". Y, lo que es más preocupante, apareció por ahí un tradicionalista dando a entender que, en el fondo, Oriol Junqueras era un patriota español, y Prada pareció suscribirlo.

      Creo que algunos carlistas están incurriendo en la ideologización que suelen denunciar en otros. Parece como si, por llevar la contraria a los liberales, estuviesen cayendo en esquemas ideológicos igual de cerrados e irreales. Tal vez deberían someter el foralismo a una revisión crítica. No digo que lo abandonen, pero podrían adaptarlo a las circunstancias actuales, que no son las mismas que en el siglo XIX o en la Reconquista, que es cuando tenía sentido conceder privilegios a los territorios que se fuesen incorporando.

      Una vez que media Cataluña ha mostrado su voluntad de separarse de España, no tiene mucha aplicación el esquema foralista ni cabe esperar que esos catalanes vayan a recuperar el amor a España porque se les hable de fueros o se les reconozcan sus rasgos diferenciales. Si no hay lealtad, sería suicida ahondar en el reconocimiento de las diferencias.
        • Un aplauso agradecido (10 positivos y 5 puntos de mejora)
        • Me gusta lo que dices (5 positivos y 3 puntos de mejora)
    • La tesis del complot del 11-M que promueve Villarejo
      Desde hace semanas el comisario Villarejo, encerrado por graves delitos, promueve una teoría de la conspiración sobre el 11-M que, en los titulares de Pedro J. Ramírez, apuntaba primero a Marruecos y luego a Francia. Al principio no se le dio mucho crédito en las redes sociales, pero en los últimos días, por la cercanía con el 11 de marzo, está cobrando fuerza en los canales de intoxicación habituales. Explico por qué la tesis carece, en mi opinión, de fundamento y es un ataque contra el pueblo español.
        • Un aplauso agradecido (10 positivos y 5 puntos de mejora)
        • Me gusta lo que dices (5 positivos y 3 puntos de mejora)
      • 9 respuestas
  • Navegando aquí recientemente

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

  • Quién está conectado (Ver lista completa)

    • Bingbot(4)
    • Chrome(5)
    • Googlebot(1)
    • YandexBot(4)
    • Vanu Gómez
×