Jump to content
BGA

Intelectualidad y Fascismo

Recommended Posts

Esta tarde en TVE2 han puesto un Documental sobre el tortuoso exilio de intelectuales alemanes ante la llegada de Hitler al poder. Las feroces críticas del líder Nazi al "arte corrupto" así como al pensamiento moderno, pusieron en aviso a eso intelectuales de que había llegado la hora de hacer las maletas dejando atrás todo.

La verdad es que se le queda a uno el corazón arrugado. Ver a esos "jóvenes" con un futuro prometedor por delante huyendo de su país por el peligro que suponía para ellos la intolerancia dogmática del nuevo régimen, me hizo pensar. ¿Puede el talento narrativo que se expresa en las artes y en las letras sufrir ningún tipo de contención o amedrentamiento?. ¿Puede esa expresión ser origen de males intolerantes a juicio del censor?. ¿Son conscientes los intelectuales del efecto de sus obras?. ¿Existe legitimidad alguna que procure ponerle vallas al monte de la creatividad humana?. ¿Es posible contemplar la posibilidad de catalogar esas obras según el criterio del bien común o la mera acción de proponerlo sería un atentado contra el derecho a decir lo que se piensa?. ¿Qué atributos especiales tendría que tener el censor o debemos aceptar el principio liberal de que las obras se sometan únicamente al criterio público como si éste fuera el único juez tolerable en una sociedad "abierta"?.

No somos ajenos a la implicación profunda que tiene la obra intelectual en nuestras vidas, como tampoco que existe un mercado interesado por obras que previamente habrán de sufrir criterios comerciales y de éxito, de inversión, en el que los editores y expertos con su buen juicio profesional acaban siempre poniendo las cosas en su punto justo... Peo tampoco ignoramos  la enorme concentración que se está llevando a cabo desde el poder económico de todo lo relativo al arte, al pensamiento, a la literatura y al ocio, y que parece razonable, en una sociedad abierta, que tales conglomerados inversores tenga su propia idea de sociedad y de linea editorial.

Esto nos lleva a la paradoja de que todo intento por parte del estado de intervenir en los flujos culturales nos parecen malos, perversos, fascistas... Pero asumimos de buen grado que las corporaciones que se dedican a la cosa cultural; que nadie las elige y que solo responden a sus intereses y que en modo alguno representan el bien común, se comportan después de todo de manera "democrática" pues su criterio no obedecería a razones de tipo ideológico, sino puramente comercial, y entonces, el valor intrínseco de esas obras no estaría en lo que expresan sino en su aceptación por el público y el "mercado".

Tampoco se nos escapa que ese público que acaba siendo parte del mercado cultural, previamente ha sido instruido en ideas-fuerza y sus preferencias masivas no es posible justificarlas como procesos individuales de maduración intelectual sino como modas, que nunca las propone la gente, salvo gente que encuentra el apoyo económico de esas corporaciones.

El documental acentuaba el aspecto humano de quien se ve perseguido por sus ideas, como si las ideas en sí nunca fueran malas o capaces de causar ningún daño. De repente me vino a la mente la idea de que en el fondo estaban padeciendo en proximidad agobiante el peso del Poder sobre sus hombros amenazando su libertad creativa e incluso su propia vida. Luego sentí pena por ellos y al mismo tiempo comprendía que se veían en una situación como la de los adolescentes arrogantes cuando se dan de bruces con una realidad que los supera. No se, había cierto infantilismo en el sesgo humano del documental como diciendo: mira, eso te pasa cuando el fascismo no quiere que digas la "verdad"...

En fín la cosa puede llegar más lejos y me gustaría saber vuestras opiniones.

Saludos.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

El tema me parece muy interesante y te felicito por traerlo a debate pues tiene bastante sustancia y además estoy seguro que puede dar juego.De todos modos y como planteas una serie larga de interrogantes espesos, permíteme que lo reflexione un poco esta noche y mañana exponga mi opinión con más calma pues no quisiera hacerlo apresuradamente y hoy estoy ya a punto de irme a planchar la amohada. No obstante ya adelanto que yo sí creo que el arte, como cualquier otra actividad humana, debe estar subordinado al bien común.

En cualquier caso y por lo que se refiere concretamente al documental, por dónde dices que lo han emitido y el tono del mismo, lo veo enmarcado en la propaganda antiderechas que los medios públicos se verán ahora obligados a emitir, habida cuenta del sesgo ideológico del gobierno, la mala praxis habitual en todas las administraciones de usar los medios de comunicación con fines partidistas y el auge de la derecha en España. Intuyo pues que ese infantilismo que dices haber percibido, se deba en gran medida a esa "infantilización del pensamiento" que a menudo utiliza la izquierda para crear y mantener los tópicos y dogmas sociales sobre los que se sustenta.

El recurso de apelar al fascismo es harto conocido en la izquierda y adquiere formas de lo más grotescas como esta que planteas de comparar subliminalmente al régimen nazi con la derecha española actual, que por otra parte de fascista tiene lo que yo de monje tibetano pues, desde mi punto de vista, toda ella se resume en una amalgama de liberales de centro derecha más o menos moderada (hablo de los partidos con posibilidades de representación). Lo del fascismo en boca de la izquierda es como aquellos juegos que jugábamos de niños donde se cantaba aquello de "...mariquita el que no bote", pero en este caso mutado a "fascista el que no me vote".  En fin, ahí lo dejo... Mañana trataré de contestar al meollo del tema que como digo, me parece interesante.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Voy a tratar de exponer lo que para mí, como católico, serían las respuestas a las cuestiones que plantea BGA en la exposición del tema.

¿Puede el talento narrativo que se expresa en las artes y en las letras sufrir ningún tipo de contención o amedrentamiento?

Con esta cuestión pienso que entramos de lleno en el terreno de lo que se denomina como "Libertad de expresión" pero antes deberíamos considerar, qué es la libertad.

El concepto de "Libertad" es en esencia muy superior a lo que vulgarmente se entiende hoy por libertad, referida únicamente al ámbito político y económico. El libre albedrío, que está en la base del concepto, contrasta con la significación esclavista que le da el determinismo, principalmente protestante y científico, base del entendimiento moderno actual.

El libre albedrío es la facultad personal de determinarse a obrar, es decir, un acto inteligente de la voluntad humana ordenada hacia el objetivo último de su bien personal o comunitario, pues de otro modo contravendría el instinto natural de supervivencia y dejaría así de ser un acto inteligente. La elección del mal es por tanto un defecto propio de la voluntad desordenada, que escoge falsamente como bueno algo que de suyo no lo es. La verdadera libertad se orienta pues a la elección de la verdad y el bien y por ello, sólo existe verdadera libertad cuando esa elección no está determinada por un motivo personal falso o desordenado, como pueden ser los derivados del pecado -ira, codicia, lujuria, soberbia, envidia, avaricia, pereza y gula- o por el miedo, el engaño o la coacción provenientes de una causa externa. En resumen, la libertad es la capacidad moral del hombre para conocer y decidir por sí mismo la verdad y el bien.

En cambio, el determinismo entiende que el hombre carece de dicha libertad pues en última instancia existen fuerzas superiores que determinan su actos y por tanto, todas las elecciones intermedias que pueda realizar a lo largo de su vida, ya están previamente predeterminadas por dichas fuerzas -Dios, la física, la psique, el mercado, etc-. De esta forma, la libertad queda destruida porque, para que exista, el hombre debe poder conocer todas las opciones que le conduzcan hacia el bien último y debe igualmente poder elegir entre ellas, reduciéndose así la moral y la voluntad humana a una simple estrategia para alcanzar bienes eventuales, en un universo de hechos contingentes.

Por tanto y en respuesta a la pregunta, el talento y creatividad humanos, ya sea artístico, narrativo, tecnológico o de cualquier otro tipo, debería siempre estar subordinado a la verdadera libertad, es decir, a la moral lógica que informa al hombre de cuál es el bien último a alcanzar. De otro modo su creatividad podría predeterminar la libertad de otros al producir constructos que les impidieran alcanzar su propio bien.

¿Puede esa expresión ser origen de males intolerantes a juicio del censor?

Desde luego. Si esa moral informante está desordenada o el juicio del censor no se subordina, a salvaguardar y desarrollar la verdadera libertad creativa que encamina al hombre hacia el bien común, sino que se obligan a una serie de intereses particulares como puedan ser los ideológicos, de mercado, etc, la desviación con respecto a la verdad y el bien que pueda tener la lógica del creador o del censor, puede causar grados de intolerancia que les lleven incluso a cometer estragos.

La persecución ideológica de intelectuales, la persecución rigorista de creyentes y paganos, o la persecución intelectual de creyentes, son un claro ejemplo de hasta dónde puede llegar la intolerancia cuando la moral, la libertad o las ideas no se subordinan a la verdad y el bien común de todas las personas.

¿Son conscientes los intelectuales del efecto de sus obras?

Yo creo que en muchos casos no. Son conscientes hasta cierto punto, en la medida que se encuentren más o menos en posesión de la verdad o en el camino de su búsqueda. Pero la verdad no depende de lo que el intelectual diga o haga, sino que le preexiste y por tanto, si la libertad intelectual no está orientada hacia esa verdad, sus consecuencias pueden llegar a ser muy dañinas. Muchos intelectuales buscan la verdad y crean obras que encaminan al hombre hacia su conocimiento, pero también existen otros muchos que se mueven más por intereses políticos, de mercado, vanidad, riqueza, etc. Y estos pueden llegar a ocasionar mucho daño a quienes les siguen.

De otra parte, también estoy convencido que, muchos de esos intelectuales con "rumbo equivocado", en realidad no son conscientes del daño que pueden llegar a producir, dicho esto en términos absolutos y trascendentes pues, de serlo, seguramente caerían de bruces al suelo y tratarían por todos los medios de enmendar sus errores. Nuevamente ahí el predeterminismo tiene un efecto perverso pues se trata de gente cuya trayectoria está orientada por una serie de ideas y conceptos predeterminados equivocados. Por ejemplo, ¿podemos imaginar que hubiera hecho Karl Marx, si hubiera sido consciente de los millones de crímenes que en nombre de sus ideas se han cometido? ¿Hubiera escrito Wagner sus famosas óperas, tal cómo las escribió, si hubiera sido consciente del tipo de atrocidades que iban a inspirar a la élite nazi? Podríamos poner muchos ejemplos similares, pero nunca llegaríamos a saberlo porque la vida trasciende siempre a los personajes, de ahí que sea tan importante que el acto creativo deba estar subordinado a un bien universal, por el propio bien del artista y por supuesto por el bien de la sociedad.

Esa es la garantía que ofrece la moral católica al estar subodinada a la verdad universal del ser humano y el bien común de la humanidad. Garantía que avalan los hechos de la historia y la tradición, frente a la de la moral protestante que depende sobre todo de la interpretación personal que el sujeto haga de su realidad. Paradójicamente, el mundo protestante se ha alzado como adalid de las libertades, cuando en realidad es el católico quién mejor las garantiza ya que el protestantismo se basa en gran medida en supuestos deterministas, que se reflejan a su vez en su arte, cultura y demás producciones artísticas. Lo mismo ocurre con el determinismo musulmán, induísta, budista, científista, etc. El determinismo coarta la libertad y por tanto la verdadera creación artística, dejando al artista en situación de menoscabo con respecto a su obra, y al público en el de dependencia respecto al interés previo que la determina.

¿Existe legitimidad alguna que procure ponerle vallas al monte de la creatividad humana?

Por supuesto, la legitimidad que otorga la posesión de la verdad en la obligación de subordinar la creatividad humana al bien común de la sociedad. Por ejemplo y por absurdo que parezca, cuando legislamos en el derecho criminal que no debemos matar a nuestros semejantes, no lo hacemos como una mera opinión subjetiva dependiente del interés particular de cada país, sino como una verdad objetiva que demuestra el hecho universal de que nadie quiere ser matado y si se permitiera el crimen, las naciones correrían el peligro de desaparecer al sumirse en conflictos bélicos por la supervivencia. Se trata de una verdad absoluta legitimada por la ley natural y por tanto, la creación artística no debería inspirar un deseo contrario.

La legitimidad la otorga la propia ley natural y del mismo modo que por ello se impide que una obra pueda hacer apología, por ejemplo, del terrorismo, debería impedirse igualmente otras manifestaciones artísticas que puedan inspirar otro tipo de deseos desordenados.

Además, el propio significado de la "Creatividad", proviene del hecho de considerar la existencia de la "Creación", que es sinónimo de construcción por lo que, la libre creatividad, para ser considerada como tal, debe ser constructiva y no destructiva.

¿Es posible contemplar la posibilidad de catalogar esas obras según el criterio del bien común o la mera acción de proponerlo sería un atentado contra el derecho a decir lo que se piensa?

Sí creo que quepa esa posibilidad, de hecho, creo que lo que no tiene cabida es un derecho tal que ampare la posibilidad de producir el mal. Esto es así porque todo derecho dimana de una obligación, y en el caso de la creatividad, de la obligación de crear el bien. En suma, la creatividad humana debe estar orienta hacia el bien común y la ley debe procurar que ésta no atente contra los bienes mayores como pueden ser la verdad o la vida.

¿Qué atributos especiales tendría que tener el censor o debemos aceptar el principio liberal de que las obras se sometan únicamente al criterio público como si éste fuera el único juez tolerable en una sociedad "abierta"?

El atributo principal de todo juez: la justicia. El censor no debe impedir el ejercicio de la creatividad cuando esta produce un bien para la sociedad, pero de igual modo debería impedir toda manifestación pública de aquellas obras que priven al hombre del conocimiento de la verdad, el cultivo de la virtud o el disfrute en suma del bien y la paz.

Cuando el criterio público es el del simple interés especulativo del mercado, la vanidad del artista o el interés político e ideológico, que son los que a menudo tasan hoy la producción artística, se produce el efecto perverso de que el arte queda sometido al capricho de dichos intereses predeterminados y por tanto deja de ser libre.

En definitiva resulta que el artista, como creador no es un ser absoluto que cree algo desde la nada sino que siempre basa su obra en una creación y un Creador previamente dados. El artista es creador pero también es creyente al mismo tiempo y su función es la de trasladar su fe al público a través de su obra, por tanto, cuando esa fe es contraria al orden de la Creación a la que todos pertenecemos, la vida, la obra del artista deja de ser arte para convertirse en atentado.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 13 horas, El Español dijo:

Voy a tratar de exponer lo que para mí, como católico, serían las respuestas a las cuestiones que plantea BGA en la exposición del tema.

¿Puede el talento narrativo que se expresa en las artes y en las letras sufrir ningún tipo de contención o amedrentamiento?

Con esta cuestión pienso que entramos de lleno en el terreno de lo que se denomina como "Libertad de expresión" pero antes deberíamos considerar, qué es la libertad.

El concepto de "Libertad" es en esencia muy superior a lo que vulgarmente se entiende hoy por libertad, referida únicamente al ámbito político y económico. El libre albedrío, que está en la base del concepto, contrasta con la significación esclavista que le da el determinismo, principalmente protestante y científico, base del entendimiento moderno actual.

El libre albedrío es la facultad personal de determinarse a obrar, es decir, un acto inteligente de la voluntad humana ordenada hacia el objetivo último de su bien personal o comunitario, pues de otro modo contravendría el instinto natural de supervivencia y dejaría así de ser un acto inteligente. La elección del mal es por tanto un defecto propio de la voluntad desordenada, que escoge falsamente como bueno algo que de suyo no lo es. La verdadera libertad se orienta pues a la elección de la verdad y el bien y por ello, sólo existe verdadera libertad cuando esa elección no está determinada por un motivo personal falso o desordenado, como pueden ser los derivados del pecado -ira, codicia, lujuria, soberbia, envidia, avaricia, pereza y gula- o por el miedo, el engaño o la coacción provenientes de una causa externa. En resumen, la libertad es la capacidad moral del hombre para conocer y decidir por sí mismo la verdad y el bien.

En cambio, el determinismo entiende que el hombre carece de dicha libertad pues en última instancia existen fuerzas superiores que determinan su actos y por tanto, todas las elecciones intermedias que pueda realizar a lo largo de su vida, ya están previamente predeterminadas por dichas fuerzas -Dios, la física, la psique, el mercado, etc-. De esta forma, la libertad queda destruida porque, para que exista, el hombre debe poder conocer todas las opciones que le conduzcan hacia el bien último y debe igualmente poder elegir entre ellas, reduciéndose así la moral y la voluntad humana a una simple estrategia para alcanzar bienes eventuales, en un universo de hechos contingentes.

Por tanto y en respuesta a la pregunta, el talento y creatividad humanos, ya sea artístico, narrativo, tecnológico o de cualquier otro tipo, debería siempre estar subordinado a la verdadera libertad, es decir, a la moral lógica que informa al hombre de cuál es el bien último a alcanzar. De otro modo su creatividad podría predeterminar la libertad de otros al producir constructos que les impidieran alcanzar su propio bien.

¿Puede esa expresión ser origen de males intolerantes a juicio del censor?

Desde luego. Si esa moral informante está desordenada o el juicio del censor no se subordina, a salvaguardar y desarrollar la verdadera libertad creativa que encamina al hombre hacia el bien común, sino que se obligan a una serie de intereses particulares como puedan ser los ideológicos, de mercado, etc, la desviación con respecto a la verdad y el bien que pueda tener la lógica del creador o del censor, puede causar grados de intolerancia que les lleven incluso a cometer estragos.

La persecución ideológica de intelectuales, la persecución rigorista de creyentes y paganos, o la persecución intelectual de creyentes, son un claro ejemplo de hasta dónde puede llegar la intolerancia cuando la moral, la libertad o las ideas no se subordinan a la verdad y el bien común de todas las personas.

¿Son conscientes los intelectuales del efecto de sus obras?

Yo creo que en muchos casos no. Son conscientes hasta cierto punto, en la medida que se encuentren más o menos en posesión de la verdad o en el camino de su búsqueda. Pero la verdad no depende de lo que el intelectual diga o haga, sino que le preexiste y por tanto, si la libertad intelectual no está orientada hacia esa verdad, sus consecuencias pueden llegar a ser muy dañinas. Muchos intelectuales buscan la verdad y crean obras que encaminan al hombre hacia su conocimiento, pero también existen otros muchos que se mueven más por intereses políticos, de mercado, vanidad, riqueza, etc. Y estos pueden llegar a ocasionar mucho daño a quienes les siguen.

De otra parte, también estoy convencido que, muchos de esos intelectuales con "rumbo equivocado", en realidad no son conscientes del daño que pueden llegar a producir, dicho esto en términos absolutos y trascendentes pues, de serlo, seguramente caerían de bruces al suelo y tratarían por todos los medios de enmendar sus errores. Nuevamente ahí el predeterminismo tiene un efecto perverso pues se trata de gente cuya trayectoria está orientada por una serie de ideas y conceptos predeterminados equivocados. Por ejemplo, ¿podemos imaginar que hubiera hecho Karl Marx, si hubiera sido consciente de los millones de crímenes que en nombre de sus ideas se han cometido? ¿Hubiera escrito Wagner sus famosas óperas, tal cómo las escribió, si hubiera sido consciente del tipo de atrocidades que iban a inspirar a la élite nazi? Podríamos poner muchos ejemplos similares, pero nunca llegaríamos a saberlo porque la vida trasciende siempre a los personajes, de ahí que sea tan importante que el acto creativo deba estar subordinado a un bien universal, por el propio bien del artista y por supuesto por el bien de la sociedad.

Esa es la garantía que ofrece la moral católica al estar subodinada a la verdad universal del ser humano y el bien común de la humanidad. Garantía que avalan los hechos de la historia y la tradición, frente a la de la moral protestante que depende sobre todo de la interpretación personal que el sujeto haga de su realidad. Paradójicamente, el mundo protestante se ha alzado como adalid de las libertades, cuando en realidad es el católico quién mejor las garantiza ya que el protestantismo se basa en gran medida en supuestos deterministas, que se reflejan a su vez en su arte, cultura y demás producciones artísticas. Lo mismo ocurre con el determinismo musulmán, induísta, budista, científista, etc. El determinismo coarta la libertad y por tanto la verdadera creación artística, dejando al artista en situación de menoscabo con respecto a su obra, y al público en el de dependencia respecto al interés previo que la determina.

¿Existe legitimidad alguna que procure ponerle vallas al monte de la creatividad humana?

Por supuesto, la legitimidad que otorga la posesión de la verdad en la obligación de subordinar la creatividad humana al bien común de la sociedad. Por ejemplo y por absurdo que parezca, cuando legislamos en el derecho criminal que no debemos matar a nuestros semejantes, no lo hacemos como una mera opinión subjetiva dependiente del interés particular de cada país, sino como una verdad objetiva que demuestra el hecho universal de que nadie quiere ser matado y si se permitiera el crimen, las naciones correrían el peligro de desaparecer al sumirse en conflictos bélicos por la supervivencia. Se trata de una verdad absoluta legitimada por la ley natural y por tanto, la creación artística no debería inspirar un deseo contrario.

La legitimidad la otorga la propia ley natural y del mismo modo que por ello se impide que una obra pueda hacer apología, por ejemplo, del terrorismo, debería impedirse igualmente otras manifestaciones artísticas que puedan inspirar otro tipo de deseos desordenados.

Además, el propio significado de la "Creatividad", proviene del hecho de considerar la existencia de la "Creación", que es sinónimo de construcción por lo que, la libre creatividad, para ser considerada como tal, debe ser constructiva y no destructiva.

¿Es posible contemplar la posibilidad de catalogar esas obras según el criterio del bien común o la mera acción de proponerlo sería un atentado contra el derecho a decir lo que se piensa?

Sí creo que quepa esa posibilidad, de hecho, creo que lo que no tiene cabida es un derecho tal que ampare la posibilidad de producir el mal. Esto es así porque todo derecho dimana de una obligación, y en el caso de la creatividad, de la obligación de crear el bien. En suma, la creatividad humana debe estar orienta hacia el bien común y la ley debe procurar que ésta no atente contra los bienes mayores como pueden ser la verdad o la vida.

¿Qué atributos especiales tendría que tener el censor o debemos aceptar el principio liberal de que las obras se sometan únicamente al criterio público como si éste fuera el único juez tolerable en una sociedad "abierta"?

El atributo principal de todo juez: la justicia. El censor no debe impedir el ejercicio de la creatividad cuando esta produce un bien para la sociedad, pero de igual modo debería impedir toda manifestación pública de aquellas obras que priven al hombre del conocimiento de la verdad, el cultivo de la virtud o el disfrute en suma del bien y la paz.

Cuando el criterio público es el del simple interés especulativo del mercado, la vanidad del artista o el interés político e ideológico, que son los que a menudo tasan hoy la producción artística, se produce el efecto perverso de que el arte queda sometido al capricho de dichos intereses predeterminados y por tanto deja de ser libre.

En definitiva resulta que el artista, como creador no es un ser absoluto que cree algo desde la nada sino que siempre basa su obra en una creación y un Creador previamente dados. El artista es creador pero también es creyente al mismo tiempo y su función es la de trasladar su fe al público a través de su obra, por tanto, cuando esa fe es contraria al orden de la Creación a la que todos pertenecemos, la vida, la obra del artista deja de ser arte para convertirse en atentado.

Impresionante. Algunas preguntas eran retóricas porque "algo" me dice que la respuesta era la que nos ofreces. Sin embargo, llegar tan lejos como tu lo haces y con esa claridad expositiva, es algo que estaba fuera de mi alcance.

Más tarde escribiré algo.

Aprovecho la ocasión para sugerir un hilo sobre apologética católica en el que debatir asuntos de candente actualidad.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 4 horas, BGA dijo:

Impresionante. Algunas preguntas eran retóricas porque "algo" me dice que la respuesta era la que nos ofreces. Sin embargo, llegar tan lejos como tu lo haces y con esa claridad expositiva, es algo que estaba fuera de mi alcance.

Más tarde escribiré algo.

Aprovecho la ocasión para sugerir un hilo sobre apologética católica en el que debatir asuntos de candente actualidad.

 

Por supuesto, amigo BGA. Entendí que mayormente se trataba de preguntas retóricas, pero quise darles una respuesta para aquellos que puedan leer el tema y enriquecerse así con una mayor comprensión de nuestros motivos para pensar como pensamos. De todas maneras, acabo de releerlas y creo que me han quedado un poco espesas, por lo que no sé si habré enriquecido la sopa o me habré pasado de sal.

En cuanto a la idea de dedicar un espacio a la apologética católica, me parece fenomenal. A menudo te encuentras con gente que entiende que, nuestro razonamiento, manifestaciones o comentarios responden sobre todo al seguimiento dogmático e ininteligible de una doctrina religiosa que a ellos les parece trasnochada o sin fundamento. También existen muchos católicos que tienen poco conocimiento de su propia razón de fe, por pereza o por no haber recibido una buena educación en la materia. Lamentablemente, el romanticismo y el racionalismo científico desplazaron la lógica cristiana a un segundo plano, seudotransformando nuestra fe en una especie de sentimentalismo emocional carente de verdadera lógica, que nos ha llevado a crear nuestros propios dioses y religiones personales, que en ocasiones poco o nada tienen que ver con lo original. Si además sumamos a eso, que se ha apartado su estudio de las aulas y escuelas, hasta convertirla en poco más que una mera asignatura cívica con muchos dibujitos en los libros y algunas soflamas políticas en la prensa, pero realmente con poca sustancia y contenido en el programa educativo, salvo en algunos colegios de enseñanza religiosa, nos encontramos con una realidad donde la fe católica en España comienza a ser algo desconocido e ininteligible para mucha gente. De ahí que fuerzas externas como el identitarismo, el liberalismo o el gnosticismo, estén campando a sus anchas por tierras católicas sin gran oposición por parte de los creyentes.

Realmente existe un gran desconocimiento de la fe, que otrora fuera capaz de construir nada menos que un imperio transcontinental que ha durado siglos y sentado las bases de muchos de los valores de la sociedad moderna actual, pero es que, al mismo tiempo y en algunos ámbitos, se ha instaurado también cierta concepción tradicionalista de la misma que ha desfigurado igualmente su conocimiento vivo, escorándola hacia posiciones rigoristas que explican poco y mal sus verdaderos motivos, principios y fundamentos. Un tradicionalismo, a veces incluso algo fanático, que defiende con uñas y dientes la tradición, pero olvida el contenido y finalidad de la misma, convirtiendo así al creyente en un adorador de la copa que en realidad desconoce el sabor del vino, y como todos sabemos, un vino que no se consume, tarde o temprano se avinagra.

En definitiva, me parece que es necesario conocer a fondo la propia fe para poder dar razón de ella a otras personas, sean o no creyentes pero sobre todo para afianzar los propios convencimientos o corregir aquellas ideas que podamos tener equivocadas pues una fe que no se conoce y se vive, al final se agota. Por eso me sumo a la idea de dedicar un espacio a la apologética donde también podamos recoger y publicar documentos o estudios de otros autores que refuercen el contenido de los temas.

Yo no soy ningún experto en el tema, pero en lo que esté en mi mano, trataré de participar lo mejor que sepa. Quizás un fuero dedicado, ahora que en el listado principal de temas aparece todo junto, sería lo más adecuado. No sé qué pensáis los demás.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 5 horas, El Español dijo:

Por supuesto, amigo BGA. Entendí que mayormente se trataba de preguntas retóricas, pero quise darles una respuesta para aquellos que puedan leer el tema y enriquecerse así con una mayor comprensión de nuestros motivos para pensar como pensamos. De todas maneras, acabo de releerlas y creo que me han quedado un poco espesas, por lo que no sé si habré enriquecido la sopa o me habré pasado de sal.

En cuanto a la idea de dedicar un espacio a la apologética católica, me parece fenomenal. A menudo te encuentras con gente que entiende que, nuestro razonamiento, manifestaciones o comentarios responden sobre todo al seguimiento dogmático e ininteligible de una doctrina religiosa que a ellos les parece trasnochada o sin fundamento. También existen muchos católicos que tienen poco conocimiento de su propia razón de fe, por pereza o por no haber recibido una buena educación en la materia. Lamentablemente, el romanticismo y el racionalismo científico desplazaron la lógica cristiana a un segundo plano, seudotransformando nuestra fe en una especie de sentimentalismo emocional carente de verdadera lógica, que nos ha llevado a crear nuestros propios dioses y religiones personales, que en ocasiones poco o nada tienen que ver con lo original. Si además sumamos a eso, que se ha apartado su estudio de las aulas y escuelas, hasta convertirla en poco más que una mera asignatura cívica con muchos dibujitos en los libros y algunas soflamas políticas en la prensa, pero realmente con poca sustancia y contenido en el programa educativo, salvo en algunos colegios de enseñanza religiosa, nos encontramos con una realidad donde la fe católica en España comienza a ser algo desconocido e ininteligible para mucha gente. De ahí que fuerzas externas como el identitarismo, el liberalismo o el gnosticismo, estén campando a sus anchas por tierras católicas sin gran oposición por parte de los creyentes.

Realmente existe un gran desconocimiento de la fe, que otrora fuera capaz de construir nada menos que un imperio transcontinental que ha durado siglos y sentado las bases de muchos de los valores de la sociedad moderna actual, pero es que, al mismo tiempo y en algunos ámbitos, se ha instaurado también cierta concepción tradicionalista de la misma que ha desfigurado igualmente su conocimiento vivo, escorándola hacia posiciones rigoristas que explican poco y mal sus verdaderos motivos, principios y fundamentos. Un tradicionalismo, a veces incluso algo fanático, que defiende con uñas y dientes la tradición, pero olvida el contenido y finalidad de la misma, convirtiendo así al creyente en un adorador de la copa que en realidad desconoce el sabor del vino, y como todos sabemos, un vino que no se consume, tarde o temprano se avinagra.

En definitiva, me parece que es necesario conocer a fondo la propia fe para poder dar razón de ella a otras personas, sean o no creyentes pero sobre todo para afianzar los propios convencimientos o corregir aquellas ideas que podamos tener equivocadas pues una fe que no se conoce y se vive, al final se agota. Por eso me sumo a la idea de dedicar un espacio a la apologética donde también podamos recoger y publicar documentos o estudios de otros autores que refuercen el contenido de los temas.

Yo no soy ningún experto en el tema, pero en lo que esté en mi mano, trataré de participar lo mejor que sepa. Quizás un fuero dedicado, ahora que en el listado principal de temas aparece todo junto, sería lo más adecuado. No sé qué pensáis los demás.

Esa es la cuestión. No tanto la de nuestras colaboraciones como una asunto interno de los participantes en ellas, como la de aportar al lector puntos de vista que complementen lo que hayan leído en otras fuentes. En este sentido, el poder participar añadiendo dudas o ideas por su parte, sin duda enriquecerá a todos y al propio foro.

Lo más complicado es romper la inercia "relativista" por la cual, cualquiera que diga "busco la verdad", es considerado poco menos que de loco y llevado al terreno del espiritualismo más o menos atrevido, 'por iluminado o falto de una vida de verdad.

Se entiende que la ciencia busque la verdad y aunque exista cierta conciencia -elitista por otro lado- de sus limitaciones al respecto, la gente entiende que todo está por descubrir. Pero no es consciente de que esa seguridad se aplica solo a la materia y nada al aspecto espiritual. En el fondo, es como que la sociedad ha aprendido a ser materialista en lo común y espiritual o espiritualista en lo privado. Esta idea enlaza a la perfección con tu comentario del dominio aplastante del pensamiento protestante, en el sentido de que lo común, lo puramente sensorial, es algo bautizado por un espíritu objetivo del que aún sabemos poco, pero el aspecto espiritual, privado y vivido en la intimidad, obedecería siempre a un espíritu subjetivo y toda voz salida de esa privacidad no tiene más valor que el de mero testimonio personal, y por tanto subjetivo de raíz.

Así, lo material es esencialmente objetivo en tanto que lo espiritual es esencialmente subjetivo.

Bajo esta horma mental, esa Matrix que para tantos es la anti-Matrix de la Matrix, cualquier idea que surja de la reflexión metafísica y religiosa, queda al albur de las fobias o filias de contrarios o simpatizantes. Se nos ofrecen entonces dos cánones para esas dos inclinaciones humanas, la material y la espiritual, que deberían confluir en un mismo destino por dos caminos convergentes, el conocimiento por la vía de los sentidos y la experimentación científica y el conocimiento empírico y racional a posteriori de sucesos, digamos, inmateriales. De este modo, todo lo que no sea considerado científico, es de suyo subjetivo, y toda regla u opinión nacida de lo que es aceptado como subjetivo, nunca puede llegar a ser objetivo...

La trampa perfecta.

Hablar de "Ley Natural", suena entonces a rancio, a posesivo compulsivo, a mesiánico, a inquisidor...  Y no suena así tras un proceloso camino de adquisición de conocimiento, de experimentación y de compromiso personal. Suena así porque el hilo musical de fondo suena así. Acaba siendo algo parecido a como se daría en una conversación entre un perdido en alta mar sobre una balsa y una voz que le diga que efectivamente existe tierra firme. Diría, tu estás loco, mi balsa es una mierda, tengo anquilosadas las piernas, estoy harto de comer pescado y pasarlas p.... para llevarme al gaznate unas gotas de agua dulce, pero es mi balsa, la única certeza de que puedo caminar sin hundirme en el océano.

En fin, será difícil, más que explicar que existe una Ley Natural y todo lo demás que va ligado a esa existencia, que la opinión de la gente rompa con esa Matrix entendiendo que no es nada más que la libertad adquirida por cambiar de casa a otra más pequeña...

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 10 horas, Vanu Gómez dijo:

Vaya par de figuras, jeje.

Me tienes loco con tu "identidad"....😂

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, BGA dijo:

Esa es la cuestión. No tanto la de nuestras colaboraciones como una asunto interno de los participantes en ellas, como la de aportar al lector puntos de vista que complementen lo que hayan leído en otras fuentes. En este sentido, el poder participar añadiendo dudas o ideas por su parte, sin duda enriquecerá a todos y al propio foro.

Lo más complicado es romper la inercia "relativista" por la cual, cualquiera que diga "busco la verdad", es considerado poco menos que de loco y llevado al terreno del espiritualismo más o menos atrevido, 'por iluminado o falto de una vida de verdad.

Se entiende que la ciencia busque la verdad y aunque exista cierta conciencia -elitista por otro lado- de sus limitaciones al respecto, la gente entiende que todo está por descubrir. Pero no es consciente de que esa seguridad se aplica solo a la materia y nada al aspecto espiritual. En el fondo, es como que la sociedad ha aprendido a ser materialista en lo común y espiritual o espiritualista en lo privado. Esta idea enlaza a la perfección con tu comentario del dominio aplastante del pensamiento protestante, en el sentido de que lo común, lo puramente sensorial, es algo bautizado por un espíritu objetivo del que aún sabemos poco, pero el aspecto espiritual, privado y vivido en la intimidad, obedecería siempre a un espíritu subjetivo y toda voz salida de esa privacidad no tiene más valor que el de mero testimonio personal, y por tanto subjetivo de raíz.

Así, lo material es esencialmente objetivo en tanto que lo espiritual es esencialmente subjetivo.

Bajo esta horma mental, esa Matrix que para tantos es la anti-Matrix de la Matrix, cualquier idea que surja de la reflexión metafísica y religiosa, queda al albur de las fobias o filias de contrarios o simpatizantes. Se nos ofrecen entonces dos cánones para esas dos inclinaciones humanas, la material y la espiritual, que deberían confluir en un mismo destino por dos caminos convergentes, el conocimiento por la vía de los sentidos y la experimentación científica y el conocimiento empírico y racional a posteriori de sucesos, digamos, inmateriales. De este modo, todo lo que no sea considerado científico, es de suyo subjetivo, y toda regla u opinión nacida de lo que es aceptado como subjetivo, nunca puede llegar a ser objetivo...

La trampa perfecta.

Hablar de "Ley Natural", suena entonces a rancio, a posesivo compulsivo, a mesiánico, a inquisidor...  Y no suena así tras un proceloso camino de adquisición de conocimiento, de experimentación y de compromiso personal. Suena así porque el hilo musical de fondo suena así. Acaba siendo algo parecido a como se daría en una conversación entre un perdido en alta mar sobre una balsa y una voz que le diga que efectivamente existe tierra firme. Diría, tu estás loco, mi balsa es una mierda, tengo anquilosadas las piernas, estoy harto de comer pescado y pasarlas p.... para llevarme al gaznate unas gotas de agua dulce, pero es mi balsa, la única certeza de que puedo caminar sin hundirme en el océano.

En fin, será difícil, más que explicar que existe una Ley Natural y todo lo demás que va ligado a esa existencia, que la opinión de la gente rompa con esa Matrix entendiendo que no es nada más que la libertad adquirida por cambiar de casa a otra más pequeña...

A ver si abrimos ese fuero de apologética y le metemos mano al tema de cómo la lógica del protestantismo ha ido permeando  nuestra sociedad hasta hacer de España en la práxis, otra nación protestante. Y no me refiero solo a las tradiciones importadas de fuera como Hallowen, etc, sino a la lógica interna del pensamiento protestante que se ha instalado en nuestro razonamiento común y abarca desde lo religioso hasta lo social, político o económico. Es un tema muy interesante al que se presta poca atención.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Hace unos años leí un artículo que describía cómo había progresado en España la colonización cultural y de costumbres angloamericanas en España. Lamento profundamente no haberlo guardado en su día porque no sé siquiera quién lo escribio. Hablaba de modos y formas que en otros años en España solo se veían en las películas pero jamás en las calles... pero que con los años han ido propagándose e integrándose en nuestra sociedad hasta verlas normales.

Cosas como un tipo entrando en un bar simplemente a tomarse unas copas de güisqui en un bar donde no conoce a nadie y se dedica a mirar al techo, estar consigo mismo en silencio. En fin, sé que con esta referencia poco me puede ayudar nadie a encontrarlo.

No descartaría que el tipo fuera falangista. El caso es que lo enlazo con un comentario que creo le escuché a Ayuso referido a la vieja "normalidad" de costumbres española de convivencia en el mismo pueblo, en el mismo barrio o hasta en el mismo edificio de gentes de absoluta diferencia de clase. Frente a ello la nueva moda de "evacuación" de los que van "pogresando" socioeconómicamente hacia barrios residenciales donde buscan rodearse de gente de "su" estatus, dejando atrás a la "plebe". Algo que tiene mucha pinta de ser moda de importación extranjera y recordaba también, yéndonos a los territorios esclavistas americanos, del espanto que a los angloamericanos les producía la costumbre de los dueños de esclavos españoles de vivir en la misma casa o pegados a las de sus esclavos.

Perdonadme que me vaya de tema pero en algún lado lo tenía que meter.

¿Sería posible ir identificando esos pasos mediante los cuales hemos ido separándonos del camino viejo español para "homologarnos" a la modernidad difusa a la que con cada vez más fuerza confluímos? Uno a uno no se ve pero cuando se contemplan varios seguidos... a España no la conoce ni la mare que la parió.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sí, también tiene que ver con lo que veníamos hablando. A fin de cuentas la cultura de un país se va construyendo en base a la lógica de sus gentes,  y la lógica depende a su vez de aquello en lo que creen por lo que, si cambia la fe lo hace también la lógica y como consecuencia, la cultura y las costumbres. Desde luego es un tema que deberíamos abordar en bloque para ir viendo todas sus facetas e implicaciones, y cómo la adopción de sistemas políticos importados ha tenido mucho que ver en ese cambio.  

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Similar Content

    • By Hispanorromano
      No me suele gustar lo que escribe Juan Soto Ivars, pero en este caso creo que acierta de pleno y merece compartirse en el foro su artículo, que no sólo habla de los viejos y de los desprecios que sufren.
      También habla de los eufemismos y de cómo sirven para detectar a grupos discriminados (en el momento que aparece un eufemismo es porque la sociedad siente repulsión ante lo que designa la palabra); de la idolatría de la juventud por razones consumistas; de cómo el desprecio por los viejos tiene mucho de desprecio por los pobres y de huida de la muerte; de cómo esta necesidad de estar siempre joven, para mantenerse dentro del "mercado", impone un yugo terrible sobre la sociedad.
    • By Hispanorromano
      Propongo un pequeño juego:
      ¿Quién crees que escribió estas palabras? ¿Que orientación política crees que tiene?
      Más adelante solucionaré la incógnita y añadiré alguna información más.
      Enigma solucionado: ver referencia bibliográfica más arriba e información adicional en el siguiente mensaje.


      Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
    • By Isaac Peral
      Abro este hilo para no seguir desviando el de la inmigración. Cito a @Español
      Incluso en ese caso ese trabajador al menos ha podido elegir su profesión en bases sus capacidades, méritos e intereses, y no le ha venido impuesta. Es lo bueno de tener un sistema educativo, que permite esa selección de la población en base a sus resultados, el que tenemos ahora podría funcionar muchísimo mejor y así era hace unas cuantas décadas, pero aún así es mejor que no tenerlo.
      Además sigue existiendo el horario laboral de 8 horas, la negociación colectiva, los contratos con los colegios profesionales,es decir el empresario tiene que respetar un mínimo y no puede hacer lo que le de la gana.
    • By Hispanorromano
      Creo que merece la pena rescatar y comentar este texto que dejó un lector anónimo de un blog tradicionalista católico:
      Creo que tiene razón en varias cuestiones.
      Aunque rechacemos algunos aspectos de la modernidad, todos somos modernos en cierta medida. Los que presumen de estar al margen de la modernidad con frecuencia son tan modernos como los otros y en algunos casos puede que sean más modernos.
      El contraste entre esa pureza antimoderna que invocan algunos y la realidad ofrece numerosos ejemplos desternillantes: curas sin sotana que sacuden al Papa Francisco por moderno, mujeres tradicionalistas con minifalda que sin embargo consideran el velo un complemento chic, impugnadores de la misa moderna que terminan por no ir a ninguna misa y prefieren dedicar el domingo a las habituales sesiones de onanismo en internet, fieros guerreros contra el mundo moderno que lucen tatuajes y argollas y que se dedican profesionalmente al porno, acérrimos críticos del Concilio Vaticano II que hacen gala de su homosexualidad en internet, personas que claman contra el aborto sólo si el que lo practica no es de su tribu ideológica, lefebvristas fanáticos que consideran sagradas e intocables las peores innovaciones en materia familiar de Pablo VI, tradicionalistas antimasónicos que se entregan al gnosticismo con escasa vergüenza, furibundos antiliberales que creen que la religión y la sexualidad son un asunto privado, sedicentes reaccionarios que sacralizan la libertad de expresión y que no reconocen más  autoridad que sus propias apetencias, que por lo general cambian al son de las modas en internet.
      Los ejemplos son inagotables. Pero lo importante es que se atisba en muchos antimodernos un perfecto acople con el siglo (además, en sus manifestaciones más perversas) y un espíritu subversivo muy similar al de los anarquistas. La invocación a lo tradicional no pasa de ser un grito romántico o una elección estética sin ninguna concreción en la vida real. Al final es una especie de juego de rol, una forma de jugar a las tribus en el ámbito urbano de las muchas que ofrece el capitalismo sin Dios.
      Así que cuidado con los que se presentan como "antimodernos" y con los que sólo muestran apego a las formas externas de la tradición, aunque por lo general también adulteran y convierten en un esperpento esas formas externas. Ni en ese aspecto externo son capaces de ser tradicionales. Pero en particular muchísimo cuidado con los que utilizan expresiones contradictorias como "revuelta contra el mundo moderno", que están sacadas de Giulio Evola, un gnóstico demoníaco que decía que el cristianismo destruyó el "mundo tradicional", es decir, la pederastia y otras costumbres precristianas que le resultaban gratas a dicho "pensador". El peor espíritu subversivo adora vestirse con ropajes tradicionales, quizá porque así camufla mejor sus intenciones.
      Pero no quiero terminar mi escrito con una diatriba contra otras personas, lo que sería quizá un tanto moderno. Reconozco que yo también he incorporado algunos aspectos poco tradicionales a mi vida que intento moderar: excesiva dependencia de internet, poca vida familiar, tendencia a opinar de demasiadas cosas, cierto desprecio por la autoridad junto con una tendencia a glorificar a los rebeldes, ausencia de práctica religiosa durante algunas temporadas, ideologización de cuestiones políticas, sociales y religiosas en las que no debería entrar la ideología. Entre muchas.
    • By Español
      Recojo un interesante artículo que publica ABC donde se da cuenta de las mentiras que informan el mito fundacional del Día Internacional de la Mujer para ocultar el origen comunista de la reivindicación.
       
      Aparte de la mentira de la fábrica incendiada con las mujeres dentro para que no protestaran, resulta también curioso constatar que, en realidad las primeras celebraciones de este día se iniciaron en la Europa protestante un 19 de Marzo, de alguna forma buscando suplantar la celebración de la solemnidad de San José, que desde el S. XV conmemora en el orbe católico al esposo de la Virgen María, considerado patrono de la Iglesia a partir del S.XVIII y con mucha devoción entre las clases obreras del S. XIX, cuya celebración se convertiría posteriormente en la del Día del Padre a partir del S.XX.
      Vivimos bajo infinitas capas de mentiras que sostienen los mitos fundacionales modernos que permiten las alternancias izquierdas-derechas en el poder, como este del día de los derechos de la mujer. Por cierto, una pequeña apostilla. La celebración del día del Padre el 19 de marzo en los países católicos, se establece por ser San José el buen esposo, padre y protector de la Sagrada Familia durante la infancia de Jesús. Sin embargo, el origen de la celebración surge en Estados Unidos donde se celebra el tercer domingo de junio, debido a que la Sra. Sonora Dodd propuso la idea en 1909 para honrar la memoria de su padre, un veterano de la guerra civil estadounidense que enviudó al morir su esposa en el parto de su sexto hijo.

      La devoción de la hija hacia su padre por el gran esfuerzo y sacrificio que había tenido que realizar en solitario para sacar adelante a su familia tras el fallecimiento de la madre, le llevó a proponer la celebración de un día dedicado a la memoria de los padres que comenzó a celebrarse en junio de 1910 en Washington, extendiéndose durante los siguientes años a otras ciudades y estados norteamericanos hasta que en 1924, el presidente Calvin Coolidge declaró la celebración de carácter nacional y el presidente Lyndon Johnson la fijó en el tercer domingo de junio en el año 1966.
      En cambio, en muchos países con gran tradición católica como España, se prefirió celebrar el día del padre el 19 de marzo, curiosamente en nuestro caso a raíz de que en el año 1948, la profesora madrileña Manuela Vicenta Ferrero, pidiese establecer ese día debido a las constantes peticiones que algunos grupos de padres pedían en las escuelas para igualarse con las madres que ya contaban con su "Día" desde mucho tiempo atrás pues, por aquel entonces se celebraba la maternidad el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción. Así y siguiendo con la estela anglosajona, la maestra Ferrero escribió un artículo donde animaba a las escuelas españolas a conmemorar el Día del Padre que, por ser nuestra nación oficialmente católica en aquellos años, se propuso celebrar el 19 de marzo día de San José.
      También es curioso conocer como en Rusia, el Día del Padre comenzó a celebrarse el 23 de febrero del calendario juliano que, como se dice en ese artículo, en aquel tiempo se correspondía con nuestro 8 de marzo del calendario gregoriano, aunque posteriormente al hacer la transición de calendarios en aquel país, siguió celebrándose igualmente el 23 de febrero. Pero el dato más curioso es que, tanto con el viejo como con el nuevo calendario, a ese día en Rusia se le conoce como el “Día del Defensor de la Patria”, en memoria de los miles de padres que se sacrificaron por la madre patria en los frentes de batalla de la Segunda Guerra Mundial.
      Es decir, por donde uno mire no ve más que intentos de socavar el fundamento y la noción patriarcal de la sociedad para suplantarla por una impostada ideología feminista, que además aborrece de la idea de maternidad como complemento inseparable de la paternidad. Una ideología que por lo demás, como en el caso del satanismo, busca en último término destruir el vínculo con lo trascendente, "Dios Padre, creador y dador de vida", que ha dado origen y forma a nuestra cultura y modo de vida occidental, para imponer una falsa cultura de autodeterminación vital en la que uno mismo se erige en creador y ejecutor de la propia vida y la de los demás. No está demás recordar que uno de los principios fundamentales del satanismo, defiende específicamente el derecho inviolable de la mujer sobre su propio cuerpo.
      En esta entrevista al fundador de la organización "El Templo de Satán", se pueden encontrar numerosas similitudes entre los postulados del satanismo y las ideas que predica la nueva corriente feminista y laica que hoy recorre buena parte de las naciones occidentales:
      https://www.elmundo.es/sociedad/2016/08/18/57a9ec27e5fdea8e088b4681.html
      Por ejemplo, cuando le preguntan al fundador por las mujeres, éste reposnde:
      "¿Por qué la mujeres son tan importantes para la comunidad satanista? Pienso, por ejemplo, en la Iglesia de Satán (organización religiosa oficial fundada en 1966 por Anton Szandor LaVey [el Papa Negro]) que fue la primera en tener a mujeres al frente.
      Sí que estamos por la igualdad de derechos para las mujeres y somos muy activos en el tema del derecho a elegir. Uno de nuestros principios defiende específicamente el derecho de la mujer sobre su propio cuerpo, y que este derecho es inviolable. En estos momentos estamos implicados en dos juicios para garantizar ese derecho para las mujeres."
      En este otro artículo publicado originalmente en una revista italiana, se ofrece una reseña del estudio académico "Feminismo satánico", realizado por un investigador sueco que analiza el origen satanista de la ideología de género y el entronque histórico e ideológico del satanismo con buena parte de los postulados y posiciones que encarna el feminismo moderno:
       
      Parafraseando al Papa Francisco cuando aún era cardenal, hoy miles de mujeres saldrán a la calle a manifestarse por sus derechos, siguiendo las consignas de sus líderes políticos, confundidas por una mentira acerca del origen de este día y animadas en gran medida por la astucia de "el padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios".  O como dice también la tradición católica, engañadas por Satanás cuyo mayor triunfo es "hacernos creer que no existe".
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 17 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 67 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Chrome(5)
    • Bingbot(16)
    • YandexBot(3)
×