Jump to content
Español

Seguimiento de la crisis en Venezuela

Recommended Posts

Retomo el tema a tenor de una noticia difundida hoy en la que se informa que, los obispos de Venezuela, piden la elección de un nuevo Presidente y el cese igualmente de la Asamblea Constituyente.

Cita

Venezuela: Los obispos piden la elección de un nuevo Presidente de la República

“Ante la realidad de un gobierno ilegítimo y fallido”

(ZENIT – 12 julio 2019).- “La renovación ética y espiritual del país es tarea de todos”, exhortan los obispos venezolanos al término de la CXII Asamblea Ordinaria de la Conferencia Episcopal, celebrada del 7 al 12 julio, coincidiendo con la reunión en Bridgetown, Barbados, de las delegaciones del Gobierno y de la oposición, negociaciones impulsadas por Noruega.

“Ante la realidad de un gobierno ilegítimo y fallido, Venezuela clama a gritos un cambio de rumbo, una vuelta a la Constitución”. Ese cambio “exige la salida de quien ejerce el poder de forma ilegítima y la elección en el menor tiempo posible de un nuevo Presidente de la República”.

 

Condiciones indispensables

Para que sea realmente libre y responda a la voluntad del pueblo soberano, dicha elección postula algunas condiciones indispensables tales como: un nuevo Consejo Nacional Electoral imparcial, la actualización del registro electoral, el voto de los venezolanos en el exterior y una supervisión de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea, entre otras; igualmente el cese de la Asamblea Nacional Constituyente, denuncian los obispos.

obispos-Venezuela-367x275.jpg

Los obispos llaman a “favorecer la educación en principios y valores”, a desterrar de la vida social “la mentira como instrumento de manipulación”, y a “erradicar la corrupción administrativa y el aprovechamiento de los bienes públicos”, al tiempo que agradecen al Papa y a todas las comunidades católicas y políticas su apoyo, y piden oraciones por el reestablecimiento del orden social y el bien común, sin olvidar a los hermanos indígenas, de cara al próximo Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica.

De igual forma, piden que se construyan “adecuados mecanismos para superar la violencia familiar y social” y convocan a todos los sectores e instituciones a la realización de un “proyecto de reconstrucción democrática” del país en la justicia, la libertad y la paz, guiado por metas claras y tareas concretas.

DSC1905053-e1557334596289-552x533.jpg

 

Futuro de esperanza

Con las negociaciones en Barbados –finalizadas el pasado 10 de julio de 2019 en un clima de discreción por las dos partes– “se busca una salida pacífica, electoral y condicional”.

La Iglesia “es mediadora y pacificadora” en este proceso de búsqueda de soluciones, “es la que piensa en la población, piensa en la gente, piensa fuera de sí”, –dijo el cardenal Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de Mérida, administrador apostólico de la arquidiócesis de Caracas– y “no en los intereses de cada uno de los grupos, que son los que obstaculizan que haya una solución real y  efectiva, para beneficio de todos los venezolanos”.

 

Muerte de Acosta Arévalo

Los pastores hacen referencia al reciente Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con fecha del 4 de julio de 2019, poniendo en evidencia que existen abundantes casos de detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos por parte de organismos del Estado (n°. 41-46) y sobre el uso excesivo de la fuerza y muertes causadas en el contexto de operativos de seguridad (n° 47-52).

Aseguran que ejemplo de estas violaciones al estado de derecho son las recientes actuaciones de órganos del Estado que condujeron a la muerte del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo y la pérdida de la visión del joven Rufo Chacón.

Venezuela-413x275.jpg

 

Éxodo de más de 12% de la población

Más de un 12% de la población venezolana, anotan los prelados, salen del país, otro rasgo “muy significativo”. “Una generación de niños y niñas no han visto a sus padres durante meses”, advierten. Si la situación económica y social continua en deterioro, “el país puede perder en los próximos meses parte importante de su población”, advierten.

En esta crisis, “van ganando terreno el deterioro moral de la sociedad con sus secuelas de violencia, mentira, corrupción e irresponsabilidad, y la desesperanza y el miedo de la ciudadanía”, situación que rechaza “la inmensa mayoría de los habitantes del país”.

 

Decisiones urgentes 

Ante la “emergencia humanitaria” en la que el sistema económico y político vigente ha sumido a toda la población, “es urgente que se permita la entrada masiva y distribución de la ayuda de alimentos y medicinas, con participación y supervisión internacional, y deslastrada de las diatribas partidistas y del flagelo de la corrupción”.

La Iglesia Católica, a través de sus instituciones, y particularmente las Caritas parroquiales, diocesanas y nacional, renueva su compromiso de participar, junto a otras organizaciones, en la recepción y distribución de esta ayuda humanitaria.

Los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, los órganos policiales y el Ministerio Público, en el cumplimiento de sus deberes constitucionales, deben obrar “conforme a la justicia y la verdad, y no al servicio de una parcialidad política”.

El Papa saluda a mujeres indígenas © Vatican Media

 

Sínodo sobre la Amazonía

Los prelados piden la oración de todos ante la próxima Asamblea especial del Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica, que tiene como tema “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral”, y que se realizará en Roma del 6 al 27 de octubre, pedimos la oración de todos.

“Que esta Asamblea sea una ocasión para impulsar la evangelización y atención pastoral, reflexionar y evaluar la protección y cuidado de los pueblos indígenas y del ambiente en una ecología integral, que garantice las fuentes de agua y de otras riquezas naturales que son necesarias para nuestro país”, ruegan.

En este contexto, los obispos también denuncian que “los pueblos indígenas venezolanos son objeto de graves violaciones de sus derechos individuales y colectivos”.

 

Apoyo del Papa y de la Iglesia

Los obispos han expresado el apoyo brindado por el Papa Francisco, así como la Iglesia y los gobiernos de otros países, y, especialmente de sus vecinos, y agradecen y felicita a los sacerdotes, diáconos, religiosas y laicos, el esfuerzo que realizan cada día para “mantener viva la esperanza y profundizar la evangelización del pueblo venezolano”.

Los obispos aseguran su oración en todas las comunidades. En varias ocasiones, además, han apoyado y promovido también múltiples iniciativas de oración y ayuno para implorar a Dios por las necesidades de nuestro país y para que podamos resolver en paz los problemas que hoy nos aquejan.

 


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Pues hemos llegado al punto de inflexión. Si salen los obispos a escena tenemos ya casi todos los elementos para que se precipite el cambio.

En el subforo de la España por venir -lo que nos gustaría o debería ser de España y la Hispanidad- pondría que  semejante tipo de eventos serían un toque de llamada a asamblea de la confederación de naciones hispánicas para acordar una reacción en bloque y así condicionar que el futuro de Venezuela no fuese determinado por los intereses de las potencias geopolíticas de turno.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Hace tiempo que no comentamos el tema, pero lo retomo a tenor de una información que publica hoy La Razón, según la cual, EEUU estaría estudiando imponer sanciones económicas a España por haber apoyado al régimen de Maduro, pese a haber reconocido a Guaidó, y estar sirviendo de puente financiero para permitir a Venezuela saltarse las sanciones norteamericanas y comerciar con el tandem ruso-chino.

El Banco de España parece que niega esas acusaciones aunque esto no ha impedido que los norteamericanos estén valorando qué sanciones imponernos, pasadas las elecciones. Si no queríamos sopa, aquí vienen dos tazas.

Cita

 

EE UU estudia sanciones contra España por apoyar a Maduro

Washington considera que el Banco de España ha intermediado para que Caracas sorteara las sanciones

 
Madrid.

Estados Unidos está estudiando sanciones financieras contra España por el supuesto respaldo ofrecido por instituciones públicas españolas al régimen de Caracas para sortear las sanciones impuestas por Washington.

En concreto, el departamento del Tesoro estadounidense presiona para aplicar sanciones al Banco de España y otras instituciones que habrían servido de refugio a capitales venezolanos y de puente para acuerdos posteriores con empresas chinas y rusas, sorteando las sanciones internacionales, según ha informado Bloomberg. Las sanciones contra el Gobierno de Sánchez se comunicarían, en cualquier caso, después de las elecciones del próximo 10 de noviembre, según las fuentes consultadas por Bloomberg.

Según la información difundida por Bloomberg, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, habría mantenido una reunión con las autoridades españolas en Madrid recientemente, aunque no se abordaron las sanciones, aunque Abrams sí que habría presionado para que el Gobierno de Sánchez tomara más medidas concretas contra el dinero del régimen venezolano, incluyendo la congelación de todos los activos en España relacionados con Maduro y su Gobierno.

Sin embargo, las autoridades españolas replicaron que las entidades bancarias y el propio Banco de España se limitarían a su labor habitual de monitorizar los flujos de capitales para evitar el blanqueo.

Un funcionario estadounidense a favor de las sanciones citado por ‘Bloomberg’ aseguró que Madrid es tan culpable de ayudar a Maduro como Rusia o China. También subrayó que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, es el responsable directo de que la Unión Europea no tome represalias contra el régimen venezolano.

Los miembros de la Administración Trump en contra de las sanciones defienden que España reconoció a Juan Guaidó como presidente legítimo, así como que la embajada española en Caracas es actualmente la residencia del opositor venezolano Leopoldo López.

El Banco de España negó el pasado de septiembre “cualquier irregularidad” en el uso de la cuenta del Banco Central de Venezuela, cuya operativa es “muy reducida, tanto en número de operaciones como en su importe, y no presenta variaciones significativas en los últimos años”.

El organismo presidido por Pablo Hernández de Cos respondía de este manera a otra información publicada por ‘Bloomberg’ en la que se señalaba que el régimen de Maduro está utilizando el Banco de España para realizar pagos a proveedores en el exterior y así esquivar las sanciones impuestas por Washington.

 

 


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

En principio, las razones que aduce EEUU para imponer sanciones a España no me parecen fundamentadas. No creo que España esté apoyando a Maduro.

Me parece una treta más de Trump, que no tiene especial interés en cambiar las cosas en Venezuela pese a las bravatas. El objetivo es España más que Maduro.

Pero incluso en el caso de que fuese cierto que España estuviese apoyando a Maduro de alguna forma, reclamaría el derecho de mi nación a hacer lo que considere oportuno sin interferencias de Yanquilandia. En consecuencia, me opondría a cualquier sanción que quisiera imponer EEUU a España y apoyaría al Presidente español, se apellide Sánchez o Abascal, en esta ofensiva. Aunque no por ello vería con buenos ojos a Maduro.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sobre el «Delcygate»

@Español, en relación con lo que comentabas en el hilo sobre la izquierda, no estoy de acuerdo en la crítica a Borrell por este tema y no entiendo la que se ha montado con el "Delcygate". No pasa nada, no podemos estar de acuerdo en todo, pero te comento mi opinión. Uso este hilo porque parece más propio al tratarse aquí de Venezuela.

De entrada reconozco que no estoy siguiendo mucho las noticias en torno al "Delcygate" por falta de tiempo, con lo que quizá se me escape algún aspecto importante.

¿Puede un representante del Gobierno español reunirse con una representante del Gobierno venezolano? En mi opinión, puede, y en algunos casos, debe; por ejemplo, para mediar entre el Gobierno real de Maduro y Guaidó -que sería lo ideal, aunque probablemente la conversación de Ábalos no haya versado sobre eso-, pero también para salvaguardar los intereses de España y de los muchos españoles que residen en Venezuela. No creo que España deba aceptar imposiciones en este aspecto, ni de la UE ni mucho menos de Estados Unidos.

Un país serio no puede cortar la comunicación con el Gobierno de otro país en el que tiene múltiples intereses, y mucho menos por presiones de terceros que no tienen nada que perder. ¿Qué hace Rusia? Apoya claramente a Maduro -es su principal apoyo-, pero al mismo tiempo mantiene abierta alguna vía de comunicación con Guaidó. Sabiendo que la situación en Venezuela es inestable, sería estúpido que Rusia se lo jugase todo a la carta de Maduro. De la misma forma, sería un poco suicida que nos la jugásemos todo a la carta de Guaidó.

Ya he comentado anteriormente que creo que conviene tomar partido por Guaidó, en contra de lo que está haciendo la derecha extraparlamentaria, que dice que no toma partido ni por uno ni por otro pero que, en la práctica, está tomando partido por uno de ellos al dedicarse a repetir como un lorito en los últimos meses que Guaidó es masón con cuernos y rabo. Por tanto, soy partidario de apoyar a Guaidó, pero no creo que debamos romper la comunicación con el régimen venezolano por imposición de terceros. Son muchos los intereses que tenemos allí: espirituales, morales, geopolíticos y económicos; con lo que no podemos permitirnos romper las vías de comunicación con el gobierno de turno en Venezuela.

Así veo yo la cuestión y, por lo tanto, no entiendo todo lo que se ha montado en torno al fugaz paso de Delcy Rodríguez por Madrid. En cuanto a la postura de Borrell, me parece que el ABC está distorsionando un poco el asunto. Acudo a a la página del Parlamento Europeo que recoge una transcripción del debate:

Debates - Infracción de la Decisión (PESC) 2017/2074 del Consejo relativa a medidas restrictivas habida cuenta de la situación en Venezuela - entrada ilegal en el territorio de un Estado miembro de una persona incluida en la lista de sanciones (debate) - Martes 11 de febrero de 2020

Y veo que de lo que se trata es de abrir un procedimiento de infracción o de sanción contra España (no contra el PSOE) por la reunión de un representante español con Delcy Rodríguez. Por ejemplo ésta es la intervención de Hermann Tertsch, diputado de Vox, que alude al procedimiento abierto hace tiempo por la UE contra Hungría o Polonia:

Cita

Hermann Tertsch, en nombre del Grupo ECR.–  Señor presidente, la verdad es que tiene guasa, señor Borrell, que nosotros —el Parlamento, la Comisión, el Consejo—, que estamos haciendo injerencias permanentemente en todas partes, resulta que es una injerencia que reaccionemos a la violación de una decisión de la Unión Europea de imponer sanciones a una serie de criminales que gobiernan en esa mafia comunista y narcotraficante de Venezuela. Tiene guasa que ante eso resulta que nosotros no podemos hacer nada, cuando nos estamos metiendo en la educación de los húngaros, nos estamos metiendo en la justicia de los polacos, etcétera, etcétera.

Y, por otra parte, por Dios, no digamos que esto es un debate español. Esto es un debate sobre el respeto de las reglas de la Unión Europea, que han sido violadas groseramente por un gobierno socialcomunista que tenemos en España desde hace un mes y que ya ha hecho una cita clandestina con un régimen criminal en territorio español, quién sabe para qué, quién sabe con qué condiciones y quién sabe con qué razones oscuras.

Lo que dice Borrell -entiendo yo- es que esto es un asunto que le corresponde decidir a España, no a la UE, con lo que esta última no debería abrir un procedimiento de infracción contra España:

Cita

Josep Borrell Fontelles, Vicepresidente de la Comisión / Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Señor presidente, en efecto, se trata de sanciones europeas. Pero, de acuerdo con las normas europeas, la implementación de estas sanciones y la vigilancia de las mismas corresponde a los Estados miembros. Eso también es una norma europea. ¿O no lo es? Para cambiarla haría falta cambiar el Tratado.

Ustedes saben —o deberían saber perfectamente— que esta clase de restricciones a los viajes son decisiones del Consejo y, por lo tanto, no caen bajo el control de la ley europea, no son Union law. Puede que a un ciudadano normal, un ciudadano que no es un experto en estas cuestiones, le pueda sorprender, pero a ustedes no les debería sorprender. ¿Por qué les sorprende? Es la decisión del Consejo y, como tal, no es Union law. Y, en consecuencia, la Comisión no tiene ningún papel en controlar su aplicación y no puede iniciar un procedimiento de infracción.

Ustedes son eurodiputados. Ustedes deben saber eso, ¿no? ¿Les sorprende? Les sorprende. Pues tendrán ustedes que estudiar un poco más, porque no les debería sorprender. Que una decisión del Consejo no es Union law, eso lo saben ustedes de sobra, y, por lo tanto, la Comisión Europea no puede intervenir ni puede iniciar un procedimiento de infracción. Y también, de acuerdo con nuestras normas, hemos dicho que son los Estados miembros quienes tienen que vigilar su implementación.

Entonces, se trata de una norma europea que tiene que aplicar un Estado miembro y cuya aplicación tiene que ser controlada a nivel del Estado miembro. ¿Dónde está el fallo lógico en mi argumento? Porque, si yo no tengo fallo lógico, lo tienen ustedes.

Puede que, en el fondo, Borrell defienda eso porque es lo que le conviene al PSOE y porque simpatiza con el Gobierno venezolano más que con Guaidó. ¡A saber lo que pasa por la cabeza de Borrell! Pero en principio su postura parece más lógica y más acorde con los intereses de España -en definitiva, más patriótica- que la de los grupos de derechas que desde hace unas semanas sólo hablan del "Delcygate" y ahora pretenden dirimir en la UE un asunto que sólo le concierne a España y a las naciones hispánicas. Eso no quiere decir que Borrell no se equivoque; por ejemplo, me parece que se equivocó hace poco al restarle importancia a los movimientos de Rusia y también se equivoca al no impugnar a Pedro Sánchez.

Insisto, no he seguido los pormenores del caso y no sé si esta Delcy es una asesina en serie, pero me parece que todo esto se ha salido de madre. Me conecto a la cuenta de Santiago Abascal y a otras cuentas oficiales de Vox y veo que en los últimos días sólo hablan de este tema, mientras que del procedimiento que se ha iniciado el otro día para legalizar la eutanasia no hay ningún tuit. Creo que la principal oposición al Gobierno de Sánchez debería concentrarse en ese tema de la eutanasia, que es un asunto verdaderamente grave.

Pienso que España debe reconocer a Guaidó pero tampoco debe romper toda comunicación con el Gobierno de Venezuela ni en general con ningún país hispánico. Y menos por presiones de terceros países que tienen poco que perder y mucho que ganar. Finalmente, me parece un error que políticos españoles le pidan a la UE que abra un procedimiento de infracción contra España, además por un tema relacionado exclusivamente con el mundo hispánico. Entiendo, no obstante, que tengáis otra visión del asunto, pues me falta información y además es un tema enteramente discutible.

Share this post


Link to post
Share on other sites

En línea con lo que dices, Hispano, he de decir que me preocupa mucho la especie de alabanza que cierta derecha o derechita española está haciendo de la presión que Trump y la administración USana estarían ejerciendo sobre este gobierno. Como que se alegran de la posabilidad de miembros del gobierno español siendo llamados a declarar a los EE.UU. o incluso aplaudir que fuese emitida una orden en caso de que se negasen.

De dementes... patriotas o supuestos patriotas delegando en terceros el que metan en cintura al gobierno de su país o, lo que es peor, que un país tercero se dedique a coartar la política exterior del tuyo.

Esto no es cuestión de estar a favor o en contra del régimen X o del gobierno español, sino de una cuestión de la tan cacareada "soberanía nacional".

Share this post


Link to post
Share on other sites

Por supuesto que podemos discrepar en este u otros temas, Hispanorromano, faltaría más que pretendiésemos pensar igual en todo. No pasa nada por ello.

Entiendo tu opinión y en parte la comparto, pero mi crítica no la hice movido solamente por la inercia de las noticias de ABC sino por haber estado siguiendo, aunque ya digo que no en profundidad, todas las noticias sobre el tema que han ido apareciendo en diferentes medios. Y recuerdo que en una de aquellas noticias, se hablaba de cierta filtración que había habido desde el CNI, donde se destapaba parte de los asuntos que supuestamente se habían tratado en aquella reunión, en la que por cierto también participó el Sr Sánchez telefónicamente, entre los que destacaba el requerimiento de Venezuela para que el gobierno español boicotease a Guaidó cuando visitó España.

Esto lo uní inmediatamente a todo el asunto reciente de Bolivia y la presión que desde diferentes medios y grupos de la derecha, se está haciendo para destapar la trama de acuerdos y compromisos entre aquellos gobiernos bolivarianos y los mandamases de Podemos, hoy aliados del PSOE y resueltamente imprescindibles para su gobierno. La idea que saqué es que era muy probable que de alguna forma se estuviera presionando al gobierno español, en favor de Maduro, para que retirara su apoyo a Guaidó, bajo la idea de que si cae Maduro y se destapan finalmente todos los vínculos del bolivarianismo con los socios actuales de Sánchez y el propio PSOE -recordemos que Zapatero sigue por allí haciendo lo suyo-, el propio gobierno español de Sánchez e Iglesias, probablemente iría detrás. Aunque lo de los vínculos con Venezuela es cosa sabida desde hace años, aún falta sin embargo la constatación jurídica y documental que pueda poner en evidencia la ilegitimidad de esa gente, incluso entre muchos votantes de izquierda.

Tienes razón en que hay que ser patriota pero, para mí lo patriota es buscar el bien de la patria, independientemente de en qué orden de ideas se mueva cada uno. La cuestión es que sea bueno para todos los españoles aunque, ahora mismo pienso que el peor enemigo que tiene la patria, es aquel con la posibilidad y voluntad de romperla, lo que desgraciadamente me lleva a concluir que, ese enemigo es el actual gobierno español, dados los socios que tiene y las dependencias que mantiene, abiertamente declaradas enemigas de la unidad española y de los principios morales más elementales, léase comunistas y sobre todo independentistas. Y la prueba más concluyente es que en apenas un mes y medio, ya han salido temas como la eutanasia o la mesa de negociación en Cataluña, ahí es nada.

Por todo ello a mi no me parece mal que frente a este embate, la oposición busque apoyos y alianzas fuera de España, entre los socios europeos, a fin de cuentas formamos parte importante de esa comunidad e incluso pienso que a Europa le conviene que España no caiga en un pozo sin salida.

Y con respecto a Venezuela, entiendo que el gobierno español debe mantener también sus relaciones con el de Maduro, pero eso no puede hacerlo a costa de romper el consenso internacional, que trata de restablecer allí cierto orden, aunque no sea el más óptimo para aquel país. Y ni mucho menos deben ponerse las presiones que puedan hacer los bolivarianos, que tienen un pie metido en la gobernanza española a través de Podemos, por encima de los legítimos intereses españoles y de su soberanía.

Todos esos son los motivos que me llevaron a pinar como lo hice, aunque entiendo y respeto vuestra opinión. Para mí, que no soy amigo ni de unos ni de otros, es una simple cuestión de prioridades, y creo que la mayor está ahora en desactivar la fuerza que se ha hecho con el gobierno de nuestro país, aunque sin dejar por ello que entren de otro lado, fuerzas que considero igualmente peligrosas, pero cada cosa a su tiempo.

 


«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 14/2/2020 a las 16:10, Español dijo:

para mí lo patriota es buscar el bien de la patria, independientemente de en qué orden de ideas se mueva cada uno.

y una mierda. un verdadero patriota español JAMAS aplaudira lo que haga un rojo no se de donde te sacas eso. 

pero tu has visto lo que dice esta gente? como les dejemos cuatro años luego vendran otros cuatro y otros y otros y otros, hasta que acabemos con una dictadura comunista como en ese pais que tienen que buscar en la basura para comer.

Es que cuanto mas os leo mas me convenzo de que no estais bien del cholo o sois unos falsos.

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 17/2/2020 a las 23:53, Otto dijo:

y una mierda. un verdadero patriota español JAMAS aplaudira lo que haga un rojo no se de donde te sacas eso. 

pero tu has visto lo que dice esta gente? como les dejemos cuatro años luego vendran otros cuatro y otros y otros y otros, hasta que acabemos con una dictadura comunista como en ese pais que tienen que buscar en la basura para comer.

Es que cuanto mas os leo mas me convenzo de que no estais bien del cholo o sois unos falsos.

Por supuesto que un patriota español aplaudirá lo que haga un rojo si lo que ese rojo hace está bien. Punto.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Me parece que algunos confunden la patria con la ideología, y así entienden que lo patriota es ser de derechas o de izquierdas, despreciando a todos aquellos que por ser de otro bando, no los consideran como a paisanos.

El problema es que la cosa es al revés. Patriota no es quien ama las ideas nacionales y políticas de un grupo de personas que piensan igual a él o votan a un mismo partido, sino el que ama a toda su nación, incluidos aquellos que no piensan como él. Porque la patria es el ser y el estar terrenal de todos y amarla, no es solo envolverse en la bandera o emocionarse con el himno, sino también razonar e intentar comprender el porqué de las miserias del otro, emocionarse y llorar con su desgracia, agradecer cuanto de bueno aporte al bien común y sobre todo, luchar hasta dar tu vida por la de todos. Porque ser patriota es ofrecer tu vida, tus dones, tu memoria, tu inteligencia, tu voluntad para el bien de todos aquellos que comparten contigo la patria que te vio nacer. Y tratar de que a través de tus palabras y tu ejemplo, se unan a esa misma noble causa que debería ser la de todos, en lugar de andar generando conflictos, odios y divisiones que al final acaban destruyendo aquello que más amas: Tu propia vida.

Amar la patria no significar imponer tu ideología y despreciar al otro, no, sino precisamente procurar para todos cuanto de bueno y verdadero hay en ella. Valorar y agradecer lo que todos aportaron antes y ahora para el bien común, y sobre todo agradecer el sacrificio de aquellos que, de buena fe, dieron su vida o lucharon y se esforzaron por defender y engrandecer la patria que hoy disfrutamos, aunque en algunos casos fuese en un bando equivocado. Ser patriota es compartir una misma carne y un mismo espíritu, que se esfuerza unido por el bien de todos.


Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente

«Amor es aquello que nunca cambia, amor es aquello que no tiene fin, amor es Dios»

Share this post


Link to post
Share on other sites

Buenísima reflexión, Español. Has explicado perfectamente lo que es un patriota. Hay que procurar aplicar ese espíritu a todo lo que hacemos, aunque a veces, como humanos que somos, nos dejemos llevar por la ideología o por otros ídolos mundanos.

En relación con el tema de Venezuela y la última crisis del "Delcygate", comparto con vosotros un artículo del que me gustaría conocer vuestra opinión:

Las X del caso Ábalos

Más o menos, el artículo sostiene que Delcy Rodríguez venía a entrevistarse con alguien de Podemos o, más probablemente, con el expresidente Zapatero. Y que Pedro Sánchez, alertado por este movimiento, que le creaba un problema en el frente interior y en el frente exterior, mandó a Ábalos a resolver la papeleta y en definitiva a sacar a Delcy Rodríguez de territorio español cuanto antes.

¿Os parece que podría ser eso lo que ocurrió?

Share this post


Link to post
Share on other sites

Hay que reconocer que los estrechos contactos entre el chavismo y la izquierda española existen desde mucho antes de que Pedro Sánchez fuera un personaje relevante. Por lo tanto, sería concebible que estos contactos le incomodaran, pero que no pudiera hacer demasiado por tratarse de un legado de sus predecesores.

Sin embargo, Sánchez es continuador entusiasta de la línea de izquierda extrema que Zapatero hizo mayoritaria dentro del PSOE -a pesar de todo, el PSOE de los 80-90 era algo más moderado en líneas generales- e incluso la ha llevado más lejos, coaligándose con los impresentables de Podemos. Por lo tanto, no puede hacerse una disociación clara entre las posturas y actitudes de Zapatero/Podemos y las de Sánchez.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Similar Content

    • By Hispanorromano
      El error histórico de 1898: lucharon más cubanos por España que por su independencia
      Algunos historiadores como John Lawrence Tone afirman que la mayor parte de los soldados que se alistaron en las tropas independentistas, «lo hicieron en el último mes de la contienda, cuando los españoles declararon el alto el fuego»
      Israel Viana
      Actualizado:14/11/2018 20:32h
      «La patria ha sido defendida con honor. La satisfacción del deber cumplido deja nuestras conciencias tranquilas, con solo la amargura de lamentar la pérdida de nuestros queridos compañeros y las desdichas de la patria», escribía el almirante Cervera en el parte de guerra de la batalla naval de Santiago de Cuba. Aquella derrota, acaecida el 3 de julio de 1898, era el episodio final del conflicto en el que España perdió sus últimas colonias de ultramar, tan solo un mes antes de que se firmara el armisticio con Estados Unidos.
      Desde entonces, la Guerra de Cuba ha generado ríos de tinta, con interpretaciones de lo más variopintas y partidistas a uno y otro lado del Atlántico. En la historiografía cubana, por ejemplo, se ha tendido a minimizar, salvo algunas excepciones, el papel de España a causa del escaso uso que ha hecho esta de los archivos españoles. En su literatura de la isla se muestra a todos los oficiales de la península como monstruos y a los hombres que mandaban como instrumentos «desvalidos» de una monarquía casi feudal, como si fueran una masa informe. Y, además, muchos de sus estudiosos retratan a los insurrectos cubanos de una manera unidimensional: todos son heroicos, amigos de los campesinos pobres y de los trabajadores castigados por los españoles, además de, por supuesto, hombres dispuestos a dar su vida por una Cuba independiente. Pero, ¿cuánto hay de cierto en esta imagen transmitida en algunos libros sobre la guerra del 98?
      Si atendemos a las cifras, la más importante en el plano militar es que España realizó, en cuatro años, el segundo mayor desplazamiento de soldados de la historia después del protagonizado por los estadounidenses, en la Segunda Guerra Mundial, para luchar contra los nazis. Hablamos de 200.000 españoles que cruzaron el Atlántico para enfrentarse en Cuba a los 40.000 hombres del Ejército libertador. Pero aquí hay que tener en cuenta lo que apunta John Lawrence Tone en «Guerra y genocidio en Cuba, 1895-1898» (Turner, 2008): la mayor parte de los que se alistaron en las tropas independentistas «lo hicieron en el último mes de la contienda, una vez que los españoles declararon el alto el fuego». Un movimiento el de estos desertores realizado por «mera supervivencia, ante el derrumbe inminente del poder español, puesto que sus familias e intereses estaban en Cuba».
      Entre 60.000 y 80.000 voluntarios
      Fernando J. Padilla, de la Universidad de Bristol, cifra a los desertores en una quinta parte de los voluntarios que lucharon bajo la bandera de España. Cuando se firmó la rendición, el 13 de agosto de 1898, se calcula que este cuerpo estaba formado por 60.000 hombres. Otras fuentes dicen que llegaron a los 80.000. De estos, habrían muerto durante el conflicto cerca de 2.000, de los cuales el 40% eran naturales de Cuba según las listas de fallecidos consultados por este historiador y publicadas por el Ministerio de la Guerra.

      Soldado de la Guerra de Cuba, en 1895- ABC
      Si extrapolamos este porcentaje al total de integrantes de esta milicia, resultaría que unos 32.000 cubanos llevaron el uniforme de los voluntarios y combatieron a favor de seguir manteniendo los lazos con el Gobierno de Madrid. Si a este número sumamos los bomberos «negros», los criollos que se alistaron al Ejército y los más de 30.000 guerrilleros originarios de la isla que lucharon contra los separatistas, se puede concluir con seguridad que, como defiende Tone, entre 1895 y 1898 hubo más cubanos luchando por España que por la independencia.
      Recordemos que los separatistas nunca superaron los 40.000 combatientes, aunque el historiador americano Donald H. Dyal los rebaja hasta los 30.000 en «Historical Dictionary of the Spanish American War» (1996). De ahí que solo empezaran a vislumbrar la posibilidad real de ganar la guerra cuando recibieron el apoyo de Estados Unidos a principios de 1898, tras la falsa acusación del hundimiento del famoso acorazado Maine.
      Voluntarios a favor de España
      Este importante cuerpo de Voluntarios —creado en 1855 para aligerar de carga al Ejército regular y reforzar la defensa de la isla frente a los ataques de Estados Unidos, empeñados estos en anexionarse la isla— tuvo una importancia capital para el devenir de los diferentes episodios de la Guerra de Cuba. A pesar de ello, la atención que han recibido de los historiadores ha sido escasa. En el siglo XIX, autores como José Joaquín Ribó y Luis Otero Pimentel analizaron su papel en la Guerra de los Diez Años (1868-1878) en diferentes obras. «La mayoría son ciudadanos de modesta fortuna, que viven de su profesión o trabajo corporal, del cual depende también la subsistencia de sus familias», escribía este último en 1876, cifrándolos en 18.000 solo en La Habana. En épocas más recientes se han publicado otros estudios, no muchos, sobre el tema, como el de la española María Dolores Domingo (1996) y el de su homóloga cubana Marilú Uralde Cancio (2011).

      Un grupo de médicos extraen una bala máuser a un soldado de San Quintín, en la Guerra de Cuba (1896)- ABC
      De estos últimos trabajos, solo algunos se han replanteado la visión que tradicionalmente se tenía de la milicia de voluntarios y guerrilleros. Entre ellos está el citado John Lawrence Tone, que se ocupó, a mediados de la década pasada, de analizar su papel como defensores de España en la última guerra. En ellos se aporta un punto de vista novedoso: el españolismo más militante en Cuba no fue fenómeno surgido o desarrollado únicamente en las áreas urbanas ni, tampoco, protagonizado exclusivamente por personas llegadas de la Península. Entre los voluntarios había una importante representación de hombres nacidos en Cuba e, incluso, algunos de los llamados «de color» entre ellos. Es decir, negros y mulatos —o «pardos y morenos», según el lenguaje de la época— sin ningún lazo de sangre con España o Europa.
      Baste como ejemplo un dato aportado por Joan Casanovas Codina. Entre los 2.932 voluntarios de Matanzas contabilizados por este historiador catalán, 710 eran cubanos, lo que confirma, efectivamente, que no fueron solo españoles los que combatieron en el Instituto de Voluntarios durante la Guerra de los Diez Años. De la misma forma que otros muchos isleños participaron también en la guerra del 95 del lado de España. Su contribución a este Ejército fue del 25% de los oficiales y el 30% de las tropas aportadas por la Península, Baleares y Canarias, a los que habría que sumar, como defendía Tone, los guerrilleros, criollos y bomberos.
      Las «tropas de color» del Ejército español
      Según estimaba también el historiador militar y biógrafo del capitán general Weyler en 1997, Gabriel Cardona, hubo más de 80.000 cubanos, entre voluntarios y soldados de reemplazo, en el Ejército español. También se alistaron por iniciativa propia a favor de Madrid algunos otros combatientes sin ningún lazo con la península, como una serie de batallones puertorriqueños.

      El acorazado Maine visto por popa, en 1895
      El jefe del imbatido regimiento de caballería Pizarro, el general Figueroa, por ejemplo, era cubano de nacimiento. También lo eran los 30 «bomberos negros» que formaban la escolta de Weyler, con los que el general quiso recuperar la fidelidad que esta raza había mantenido con España en la Guerra de los Diez Años, formando la «unidad de élite de voluntarios de Valmaseda». El mismo capitán general de Cuba entre 1896 y 1897 dedicó una serie de párrafos muy elogiosos en sus memorias, reeditadas en 2004 por la editorial Destino, a estos voluntarios cubanos: «A los pocos días de mi llegada a la isla, fui designado para organizar un batallón y un escuadrón de voluntarios. La recluta se hizo rápidamente, acudiendo a ella un buen número de cubanos blancos y de color, así como algunos extranjeros de diversos países de Europa [...]. Todos estos soldados se batían con gran valor, sin excepción alguna [...]. Era tan intenso el espíritu de ofensiva de aquellos voluntarios, y tanta su fe y confianza en el mando, que ni uno solo flaqueó en el ataque. Su bravura de aquel día me ha dejado imperecedero recuerdo, constituyendo la confirmación más plena del alto concepto que formé entonces de las tropas de color. Justo es consignar que, a mi gratitud y confianza, correspondieron siempre con inquebrantable lealtad».
      Lo que no cuenta Weyler es que, en la parte oriental, durante los años 60 y 70 del siglo XIX, el papel de estos voluntarios no era solo el de proteger a las poblaciones de los cada vez más incipientes ataques de mambises, sino también aterrorizar desde el principio a los partidarios de la independencia para mantener un férreo control de las ciudades.
      Después de la Guerra de los Diez Años, más concretamente entre 1890 y 1893, las principales revistas de temática militar, como «Ejército» y «El Correo Militar», publicaron una serie de artículos donde se proponía convertir a estos voluntarios en una especie de reserva colonial del Ejército, como había ocurrido en Australia, Nueva Zelanda y Argelia, con el objetivo de rebajar la tensión que este cuerpo había mantenido con las autoridades españolas en años anteriores. Esto, sin embargo, no habría cambiado mucho el papel que desempeñaban desde su creación en 1855: reforzar el sistema defensivo de la isla con la ayuda de los civiles. En 1889, también se planteó la posibilidad de otorgarles el voto, pero fue rechazada por las Cortes.
      Los lazos entre los voluntarios y Madrid
      Estos amplió el desencuentro que en otros años se había producido entre estas personas ajenas al Ejército que daban su vida a cambio de nada y el Gobierno español. Hombres que, además, se encontraban con el problema de compaginar la obligada formación militar con sus propios trabajos —los que realmente daban de comer a sus familias— como comerciantes, cocheros o campesinos. Esa marginación política durante el periodo de entreguerras minó la cohesión que debía haber entre los 60.000 voluntarios que había en ese momento y el capitán general que debía dirigirlos. una situación que podría acarrear muchos problemas si tenemos en cuenta que los soldados regulares eran entonces de tan solo 15.000.
      La explosión del Maine en La Habana y la entrada de Estados Unidos en la guerra contra España, en abril de 1898, aceleró el final del conflicto. Durante las ocho semanas que restaron de campaña se incrementaron las deserciones de voluntarios, sobretodo de los naturales de Cuba. Esto convirtió la cifra de cubanos luchando por la independencia en mayor de lo que realmente había sido en los cuatro años anteriores. Y es que, a pesar del tono triunfalista de la prensa española en el verano del 98, pocos se creían ya las posibilidades reales de triunfo de Madrid frente al poderío naval del gigante del norte.
      https://www.abc.es/historia/abci-verdad-incomoda-1898-lucharon-mas-cubanos-espana-independencia-201811120204_noticia.html
    • By Hispanorromano
      Rescato un artículo del escritor portorriqueño Luis Llorens Torres en la Revista de las Españas. No se si puede incluir en la categoría de hispanistas que no tienen ninguna reserva hacia España, pero desde luego sí en la de hispanomericanistas. En el artículo lamenta olvido al que se ha sometido a Puerto Rico, pero también plantea que este país es o puede ser la vanguardia de la América hispana frente a la América anglosajona. Me parece que esta idea es muy válida.
       
    • By Hispanorromano
      Cuando explicamos la obra de España en América uno de los argumentos que utilizan los detractores son las pinturas de castas. Ejemplo:

      Este argumento es recurrente en los ambientes identitarios. Al mostrar estas pinturas donde se clasifica a las personas y su descendencia por el aspecto físico, los identitarios pretenden demostrar que el Imperio español era racista y que no toleraba el mestizaje. Lo que les viene muy bien para hacer burla de las posiciones que sobre este asunto sostienen carlistas y falangistas.
      Esas pinturas no tienen por qué demostrar ese tratamiento racista que alegan los identitarios. Pero hay un detalle que creo que hasta ahora se nos ha escapado. Esas pinturas podrían tener un origen ilustrado. Es decir, lejos de representar la España eterna de los Reyes Católicos, Carlos I y Felipe II, esas pinturas serían un producto de la Ilustración y de su afán por clasificar los seres vivos desde presupuestos exclusivamente racionales. Estos ilustrados con frecuencia eran poligenistas, esto es, negaban el origen único del hombre, en abierta contradicción con la Biblia, y pretendían explicar el hombre desde una perspectiva naturalista que luego dio paso al darwinismo. Cito parcialmente un artículo que, aunque de manera deficiente y en un tono demasiado coloquial, lo explica:
      Como decía, el artículo es muy limitado y utiliza un tono coloquial que lo desacredita un poco, pero cita abundante bibliografía. Y por lo demás esta hipótesis encaja perfectamente con un importante sector de la Historia y de la Sociología que considera que el racismo tuvo su origen en la Ilustración. Antes existía la xenofobia -un rechazo del extranjero que, en dosis limitadas, puede ser hasta necesario- y en general el prejuicio contra el diferente, que parece existir en todas las sociedades, por desgracia. Pero bueno, ése sería otro debate. El caso es que esas pinturas de castas no serían obra de la mejor España sino de la España ilustrada, que ya era decadente en muchos aspectos. Por lo que no tenemos necesidad de encajar estas pinturas en nuestra argumentación cuando las saquen a relucir los detractores de la obra de España en América. Simplemente estas pinturas pertenecían a una España que no es nuestro modelo.
      ¿Qué os parece la hipótesis?
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • Thank you (1 positive)
        • Correct (3 positives and 1 improvement point)
      • 57 replies
    • Una crítica a "La opción benedictina"
      Lo mismo que señalo algunas cosas que me disgustan de Prada, no tengo inconveniente en reconocer sus aciertos. Publica una interesante crítica a la "La opción benedictina", libro de un converso a la ortodoxia y militante del Partido Republicano que extrañamente se viene promocionando en ambientes católicos. La crítica de Prada está muy inspirada en argumentos desarrollados previamente por el profesor Miguel Ayuso.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
      • 15 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Chrome(4)
    • Facebookexternalhit(1)
×