Saltar al contenido
El Español

Seguimiento de la crisis en Venezuela

Califique este tema

Publicaciones recomendadas

Español, si es que estamos de acuerdo en la mayor parte de lo que escribes. Como bien dices, no establezco ninguna conclusión teológica respecto a las palabras del Papa en este tema. Lo que pasa es que estoy tomando como  trasfondo el revuelo de las arengas cada vez más fuertes -no hablo del foro sino en el mundillo político,  mediático, etc- sobre una intervención española, de ahí que me agarre más a la no toma de partido del Papa, me identifico más con ellas.

Dicho esto, espero que a esas amistades les sea todo lo más leve posible. Si lo mejor es que caiga Maduro pues ojalá, y sin más sangre.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Y en caso de que Maduro aprovechase la entrada de esa ayuda humanitaria, que también exigía de Prada, para soliviantar a las masas hacia una respuesta violenta, tal como refleja la siguiente noticia ¿Crees que sería necesario igualmente mantenerse al margen y no enviar la ayuda, o piensas que podría considerarse el envío de efectivos que defendiesen el convoy?

Cita

Maduro arma civiles para responder si tropas extranjeras entran en Venezuela con la ayuda humanitaria

 

Freddy Bernal, designado protector del estado de Táchira por el régimen de Nicolás Maduro, inició un recorrido en la frontera colombo venezolana junto a funcionarios de la FAES y la FAN, pocas horas después de anunciar el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó la llegada de ayuda humanitaria al país.

La presencia de Freddy Bernal en las zonas fronterizas, más allá de amedrentar, tiene como principal objetivo el de reclutar civiles y ex militares para que respondan en caso de ser llamados desde Miraflores. Los ‘chavistas’ están armando a civiles para que ejerzan una respuesta inicial en caso de que militares de terceros países entren al territorio nacional para garantizar la entrada del convoy de la ayuda humanitaria.

Bernal, la mano dura de Maduro en la frontera, se ha dejado grabar pidiendo a militares y policías colombianos que no permitan la entrada de la ayuda humanitaria al territorio venezolano, algo que puede ocurrir en las próximas horas. Se ha desplazado hasta la frontera después de que un mando del ejército estadounidense, Craig Faller, se paseara tranquilamente por la zona colombiana de la frontera tras reunirse con representantes de las fuerzas armadas colombianas para hablar del flujo migratorio.

Los ciudadanos, como pasa en gran parte del país, mientras tanto viven ajenos a la realidad de la zona y a los problemas que pueden sufrir en los próximos días para hacer un recorrido que para ellos es habitual. Cruzar el puente de Simón Bolívar, que une las poblaciones venezolanas de San Antonio y San Cristóbal con la colombiana de Cúcuta, es un paseo normal para los que viajan al otro país a comprar algunos alimentos de primera necesidad, pero también para los ‘malantras’ como se conoce en Venezuela a los delincuentes comunes, que usan este tramo del Río Táchira para el contrabando de productos estupefacientes sin mucho control. Pero no es la única actividad ilegal que se realiza en la zona: los guerrilleros del ELN y los paramilitares colombianos también hacen de las suyas.

El estado de Táchira, el más cercano a Colombia y uno de los más perjudicados por la crisis humanitaria, será el primero en recibir la ayuda que llegue al país. E irá destinada a los enfermos. Los hospitales en algunos casos no tienen ni agua ni material sanitario, y se proveerá de ello para atender a los que requieren de atención médica. La gobernadora del estado, Laidy Gómez, se ha significado ya al lado de Juan Guaidó pero se desconoce si el resto de los vecinos y los uniformados seguirán sus pasos y facilitarán la entrada del material humanitario.

Tampoco se sabe quién va a hacer el ingreso de ese material al país. Todo apunta a que será Cruz Roja, junto a Caritas, pero es una de las cuestiones claves para saber cómo va a ser esa entrada del material. La oposición espera que el escenario con la entrada de dicho material sea pacífico y que el puente de Simón Bolívar cumpla el papel desestabilizador como cuando Hungría abrió las puertas al éxodo de alemanes orientales a la entonces Alemania tras la caída del Muro de Berlín, en 1989. Pero eso de momento no es más que un deseo de la oposición, que para que deje de ser una fantasía y se convierta en realidad, necesitan de la complicidad de los militares para que abran las barreras y dejen entrar todo ese material.

Lo cierto es que el escenario es bastante diabólico y como siempre, quién más sufre las consecuencias es el propio pueblo de Venezuela. Por cierto, respecto a lo que veníamos hablando sobre la supuesta postura del Papa, no viene mal recordar que Cáritas, lejos de ser una simple ONG, es la propia Iglesia y por tanto puede considerarse que, si ese convoy cruza la frontera con material administrado por Cáritas, de alguna forma sería el mismo Papa el que la estaría cruzando.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Hay muchos refugiados ya fuera de Venezuela, si de verdad hay voluntad ya se podría estar demostrando.

PD: dentro de Venezuela, por plantear hipótesis se puede hacer hasta donde de la imaginación, incluso que los "maduristas" ataquen a la cruz roja desarmada, ahí ya n o me atrevo a decir.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Mandar un plan de ayuda visible y efectivo a esos refugiados venezolanos bajo esa idea de Cascos Azules hispanos que he comentado serviría para ayudar a todos; a los mismos exiliados, a las naciones receptoras que los ven con malos ojos (por los riesgos de conflicto, utilización de recursos, etc.)... Y no se estaría apoyando al régimen de Maduro, ni siquiera indirectamente. Además serviría para ensayar modelos semipermanentes de coordinación militar y policial entre ejércitos y cuerpos armados de nuestras naciones.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 1 minuto, Gerión dijo:

Mandar un plan de ayuda visible y efectivo a esos refugiados venezolanos bajo esa idea de Cascos Azules hispanos que he comentado serviría para ayudar a todos; a los mismos exiliados, a las naciones receptoras que los ven con malos ojos (por los riesgos de conflicto, utilización de recursos, etc.)... Y no se estaría apoyando al régimen de Maduro, ni siquiera indirectamente. Además serviría para ensayar modelos semipermanentes de coordinación militar y policial entre ejércitos y cuerpos armados de nuestras naciones.

Me extraña que no se esté haciendo. Sería una acción que todo el mundo valoraría y no comprometería a nadie.

A todas esas bolsas de refugiados en países vecinos, que nos consta a todos que lo están pasando mal, se le debería proporcionar una red de asistencia. Ahí sí que España tiene experiencia, voluntad y saber hacer. Es algo a lo que nadie se opondría, ni siquiera los bolivarianos más recalcitrantes de España.

 

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Si se mandasen tropas, aunque fuese vestidas de cascos azules, habría problemas seguro. Los bolivarianos seguirían diciendo que se trata de una injerencia internacional porque no admiten otro tipo de fuerza allí que no sea la de ellos mismos. Es el mismo concepto del pensamiento único que practican pero llevado un paso más allá al término militar.

Ojo que con esto no digo que me parezca mal la idea, sino que disiento en pensar que unos cascos azules hispanos fuesen a cambiar mucho las cosas con respecto al régimen venezolano. El comunismo es así, solo cae por el propio peso de su corrupción y mala administración, como una lapa muerta.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 13 minutos, El Español dijo:

Si se mandasen tropas, aunque fuese vestidas de cascos azules, habría problemas seguro. Los bolivarianos seguirían diciendo que se trata de una injerencia internacional porque no admiten otro tipo de fuerza allí que no sea la de ellos mismos. Es el mismo concepto del pensamiento único que practican pero llevado un paso más allá al término militar.

Ojo que con esto no digo que me parezca mal la idea, sino que disiento en pensar que unos cascos azules hispanos fuesen a cambiar mucho las cosas con respecto al régimen venezolano. El comunismo es así, solo cae por el propio peso de su corrupción y mala administración, como una lapa muerta.

Me refería exclusivamente a los refugiados que están fuera de Venezuela en países vecinos. Ahí no cabe, creo, ningún peligro.

En cuanto al régimen y el interior de Venezuela ya digo que no tengo las ideas muy claras de cómo abordar la coyuntura. En realidad me parece prácticamente inabordable, se sucede casi la misma situación que en tiempos de C.A. Pérez, el amigazo de Felipe.

 

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Aquellos a los que me refería cuando dije que conocía a venezolanos, son familias que conocí en Cáritas que tuvieron que huir de allí por la escasez y la imposibilidad de una vida digna. Y por lo que ellos mismos relataban, las cosas están mucho peor ahora que en tiempos del Gobierno de Andrés Pérez, aunque sin duda estos barros provengan de aquellos lodos.

Desde luego prestar ayuda a los venezolanos desplazados es una cuestión urgente, tanto por ellos como por los mismos países de acogida, sobre todo Colombia que es quien está sufriendo la mayor avalancha de refugiados con todos los desequilibrios que eso conlleva.

Pero lo importante es que Venezuela vuelva a gozar de una cierta estabilidad social y política, y todas esas personas puedan volver cuanto antes a sus casas, además por supuesto de aliviar las miserias de los que viven en Venezuela, que no son mejores que las de quienes han huido. Por eso no se me ocurre actualmente ninguna otra apuesta realista e inmediata sobre el escenario, que prestar apoyo a Guaidó para exigir a través suya unas nuevas elecciones con garantías. Aunque no me guste el personaje y aunque no me gusten tampoco quiénes están detrás, ese hombre es el presidente legítimo de la Asamblea Nacional y por tanto la persona con la que hay que tratar, pues pesan más las necesidades básicas de los venezolanos que las estrategias políticas que puedan haber detrás de cada una de las diferentes posturas.

Lo que no puede hacerse es quedarnos de brazos cruzados lamentándonos por la suerte de Venezuela porque ninguno de los actores nos guste.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 6 minutos, El Español dijo:

Aquellos a los que me refería cuando dije que conocía a venezolanos, son familias que conocí en Cáritas que tuvieron que huir de allí por la escasez y la imposibilidad de una vida digna. Y por lo que ellos mismos relataban, las cosas están mucho peor ahora que en tiempos del Gobierno de Andrés Pérez, aunque sin duda estos barros provengan de aquellos lodos.

Desde luego prestar ayuda a los venezolanos desplazados es una cuestión urgente, tanto por ellos como por los mismos países de acogida, sobre todo Colombia que es quien está sufriendo la mayor avalancha de refugiados con todos los desequilibrios que eso conlleva.

Pero lo importante es que Venezuela vuelva a gozar de una cierta estabilidad social y política, y todas esas personas puedan volver cuanto antes a sus casas, además por supuesto de aliviar las miserias de los que viven en Venezuela, que no son mejores que las de quienes han huido. Por eso no se me ocurre actualmente ninguna otra apuesta realista e inmediata sobre el escenario, que prestar apoyo a Guaidó para exigir a través suya unas nuevas elecciones con garantías. Aunque no me guste el personaje y aunque no me gusten tampoco quiénes están detrás, ese hombre es el presidente legítimo de la Asamblea Nacional y por tanto la persona con la que hay que tratar, pues pesan más las necesidades básicas de los venezolanos que las estrategias políticas que puedan haber detrás de cada una de las diferentes posturas.

Lo que no puede hacerse es quedarnos de brazos cruzados lamentándonos por la suerte de Venezuela porque ninguno de los actores nos guste.

Bueno, yo comprendo que hay temas en los que se llega a unas posiciones que no llegan a coincidir y este parece ser uno de ellos. Tampoco pasa nada si coincidimos en lo fundamental que es el bien de los venezolanos dejando de lado simpatías por ningún interés de potencias extranjeras y también coincidimos en que Maduro es un cáncer para aquel país. Luego, pues también me da un poco de corte mostrar esta aparente "fría equidistancia" cuando hay gente que vive aquello o tiene a los suyos metidos en aquella ratonera e igual me mandarían a freir espárragos. Así que como tampoco puedo aportar gran cosa me parece lo más prudente echarme atrás en un tema tan sensible en el que sería muy complicado en semejante coyuntura argumentar fríamente mi excepticismo y las posibilidades a corto-medio plazo que veo de mejorar la situación general en aquel país sin una acción conjunta en todo el ámbito hispánico . Llevará  mucho tiempo construir ese espacio. Soy consciento de que sonaría cruel referirme a semejante escala temporal cuando lo feo está sucediendio ya mismo.

Ojalá el tipo opte por largarse sin provocar un baño... pero puede pasar de todo. Sin más elementos de juicio... en verdad me estoy pasando de palabrería. Sea como sea, nada impediría ayudar ya a los que están fuera, igual es que no me he enterado pero me extraña que no se hable de una acción internacional conjunta al respecto.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Con el avispero que siempre es la política española, que anda todavía "buscando su sitio" y nuestros políticos, que también andarían buscando el suyo -que no es el España...- me extrañaría que fuéramos capaces y de serlo, que nos dejaran adquirir la notoriedad que supondría liderar acciones en Venezuela, que por otro lado, y esto es ya muy descacharrante, nos exigirían todos, los que no nos dejan para que nos pongamos medallas y los que internamente "quieren" pero no consiguen ponerse de acuerdo.

Creo que estaría bien hacer una relación de oportunidades que tiene nuestro país en el contexto internacional y las crisis internas que casi al mismo tiempo acaban apareciendo. El traslado de empresas con sede en UK por el Brexit y la nueva "política social" del gobierno de Sández... podría dar motivo a alguna conjetura en este sentido.

A favor de España o e n su contra, los participantes de este peculiar enfrentamiento están demostrando que ambas posturas no deja de ser muy españolas. Hay un "españolcentrismo" que en sus dos versiones opuestas rezuman ese ombliguismo tan patrio. Ese siempre mirar afuera buscando referencias que debemos incorporar como si la vida nos fuera en ello, paradójicamente no trata de ir adquiriendo de otros sus mejores experiencias sino de flagelarnos como si no hubiera mañana. Será la famosa soberbia que decía el inglés...

El aspecto prosaico de los interese partidista ideológicos lo dejo al margen, no porque no sea muy importante, sino que me mueve el entender la psique de nuestro pueblo y como diría Enrique el raner... aquí hay tema.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 9 minutos, don Fernandito dijo:

Bueno, yo comprendo que hay temas en los que se llega a unas posiciones que no llegan a coincidir y este parece ser uno de ellos. Tampoco pasa nada si coincidimos en lo fundamental que es el bien de los venezolanos dejando de lado simpatías por ningún interés de potencias extranjeras y también coincidimos en que Maduro es un cáncer para aquel país. Luego, pues también me da un poco de corte mostrar esta aparente "fría equidistancia" cuando hay gente que vive aquello o tiene a los suyos metidos en aquella ratonera e igual me mandarían a freir espárragos. Así que como tampoco puedo aportar gran cosa me parece lo más prudente echarme atrás en un tema tan sensible en el que sería muy complicado en semejante coyuntura argumentar fríamente mi excepticismo y las posibilidades a corto-medio plazo que veo de mejorar la situación general en aquel país sin una acción conjunta en todo el ámbito hispánico . Llevará  mucho tiempo construir ese espacio. Soy consciento de que sonaría cruel referirme a semejante escala temporal cuando lo feo está sucediendio ya mismo.

Ojalá el tipo opte por largarse sin provocar un baño... pero puede pasar de todo. Sin más elementos de juicio... en verdad me estoy pasando de palabrería. Sea como sea, nada impediría ayudar ya a los que están fuera, igual es que no me he enterado pero me extraña que no se hable de una acción internacional conjunta al respecto.

Si estuviéramos cien por cien de acuerdo en todo, esto no sería un foro sino un blog. Que no coincidamos en los enfoques es normal pues cada uno tiene su propia posición con respecto al tema, y por tanto lo ve desde su propio punto de vista. Pero sí creo que es importante que expresemos esos enfoques de manera constructiva, porque puede haber gente que nos lea y con ellos, quizás, enriquecerse. Ojalá más personas participasen y así pudiéramos también enriquecernos nosotros.

De todos modos y como muy acertadamente has expresado, yo también creo que en lo fundamental todos estamos de acuerdo. Es un privilegio poder intercambiar impresiones, opiniones y experiencias con vosotros, aunque a veces podamos disentir en algún tema.

Dios quiera que Venezuela recobre cuanto antes su camino y pueda vivir en paz y con dignidad.

hace 15 minutos, BGA dijo:

Con el avispero que siempre es la política española, que anda todavía "buscando su sitio" y nuestros políticos, que también andarían buscando el suyo -que no es el España...- me extrañaría que fuéramos capaces y de serlo, que nos dejaran adquirir la notoriedad que supondría liderar acciones en Venezuela, que por otro lado, y esto es ya muy descacharrante, nos exigirían todos, los que no nos dejan para que nos pongamos medallas y los que internamente "quieren" pero no consiguen ponerse de acuerdo.

Creo que estaría bien hacer una relación de oportunidades que tiene nuestro país en el contexto internacional y las crisis internas que casi al mismo tiempo acaban apareciendo. El traslado de empresas con sede en UK por el Brexit y la nueva "política social" del gobierno de Sández... podría dar motivo a alguna conjetura en este sentido.

A favor de España o e n su contra, los participantes de este peculiar enfrentamiento están demostrando que ambas posturas no deja de ser muy españolas. Hay un "españolcentrismo" que en sus dos versiones opuestas rezuman ese ombliguismo tan patrio. Ese siempre mirar afuera buscando referencias que debemos incorporar como si la vida nos fuera en ello, paradójicamente no trata de ir adquiriendo de otros sus mejores experiencias sino de flagelarnos como si no hubiera mañana. Será la famosa soberbia que decía el inglés...

El aspecto prosaico de los interese partidista ideológicos lo dejo al margen, no porque no sea muy importante, sino que me mueve el entender la psique de nuestro pueblo y como diría Enrique el raner... aquí hay tema.

Ese es el gran problema de Venezuela, de España y en general de toda la Hispanidad. Una clase política, por lo general más ocupada e interesada en lo suyo que en el bien común de sus administrados. Es decir, totalmente ajena a ser propio de la Hispanidad.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Toda la polémica suscitada por Abascal y Blas de Lezo me temo que va en el sentido de que los españoles no nos vengamos arriba y empecemos a mirar a nuestra política con "otros ojos". El patrioterismo hispanoamericano tiene que hacer un salto mental de cuatro siglos para enlazar dos identidades desde las que presumir ser algo, pero que ni ellos se creen del todo. Tiene abuelos y hermanos pero no re-conocen a sus padres...

En España se opera en crear un conflicto sin fin entre lo que fuimos y queremos ser, siendo incapaces de aceptar lo que fuimos y de pactar lo que podamos ser.

Todo redunda en un enorme desarraigo que gracias a los catalanista puede ponernos en vías de solución, o al menos de polémica social en vez de ese silencio forzado de una parte y le control absoluto del relato por la otra.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 10 minutos, BGA dijo:

Toda la polémica suscitada por Abascal y Blas de Lezo me temo que va en el sentido de que los españoles no nos vengamos arriba y empecemos a mirar a nuestra política con "otros ojos". El patrioterismo hispanoamericano tiene que hacer un salto mental de cuatro siglos para enlazar dos identidades desde las que presumir ser algo, pero que ni ellos se creen del todo. Tiene abuelos y hermanos pero no re-conocen a sus padres...

En España se opera en crear un conflicto sin fin entre lo que fuimos y queremos ser, siendo incapaces de aceptar lo que fuimos y de pactar lo que podamos ser.

Todo redunda en un enorme desarraigo que gracias a los catalanista puede ponernos en vías de solución, o al menos de polémica social en vez de ese silencio forzado de una parte y le control absoluto del relato por la otra.

Sí, sí, sí y ese conflicto es el que nos lleva a sacudidas tan peligrosas. El siguiente bandazo podría producirse con la candidatura del mariscal Ortega a la alcaldía de Barcelona. Menudo choque de trenes que se puede dar ahí. No vamos a ganar para tilas...

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

  • Contenido similar

    • Por Hispanorromano
      El error histórico de 1898: lucharon más cubanos por España que por su independencia
      Algunos historiadores como John Lawrence Tone afirman que la mayor parte de los soldados que se alistaron en las tropas independentistas, «lo hicieron en el último mes de la contienda, cuando los españoles declararon el alto el fuego»
      Israel Viana
      Actualizado:14/11/2018 20:32h
      «La patria ha sido defendida con honor. La satisfacción del deber cumplido deja nuestras conciencias tranquilas, con solo la amargura de lamentar la pérdida de nuestros queridos compañeros y las desdichas de la patria», escribía el almirante Cervera en el parte de guerra de la batalla naval de Santiago de Cuba. Aquella derrota, acaecida el 3 de julio de 1898, era el episodio final del conflicto en el que España perdió sus últimas colonias de ultramar, tan solo un mes antes de que se firmara el armisticio con Estados Unidos.
      Desde entonces, la Guerra de Cuba ha generado ríos de tinta, con interpretaciones de lo más variopintas y partidistas a uno y otro lado del Atlántico. En la historiografía cubana, por ejemplo, se ha tendido a minimizar, salvo algunas excepciones, el papel de España a causa del escaso uso que ha hecho esta de los archivos españoles. En su literatura de la isla se muestra a todos los oficiales de la península como monstruos y a los hombres que mandaban como instrumentos «desvalidos» de una monarquía casi feudal, como si fueran una masa informe. Y, además, muchos de sus estudiosos retratan a los insurrectos cubanos de una manera unidimensional: todos son heroicos, amigos de los campesinos pobres y de los trabajadores castigados por los españoles, además de, por supuesto, hombres dispuestos a dar su vida por una Cuba independiente. Pero, ¿cuánto hay de cierto en esta imagen transmitida en algunos libros sobre la guerra del 98?
      Si atendemos a las cifras, la más importante en el plano militar es que España realizó, en cuatro años, el segundo mayor desplazamiento de soldados de la historia después del protagonizado por los estadounidenses, en la Segunda Guerra Mundial, para luchar contra los nazis. Hablamos de 200.000 españoles que cruzaron el Atlántico para enfrentarse en Cuba a los 40.000 hombres del Ejército libertador. Pero aquí hay que tener en cuenta lo que apunta John Lawrence Tone en «Guerra y genocidio en Cuba, 1895-1898» (Turner, 2008): la mayor parte de los que se alistaron en las tropas independentistas «lo hicieron en el último mes de la contienda, una vez que los españoles declararon el alto el fuego». Un movimiento el de estos desertores realizado por «mera supervivencia, ante el derrumbe inminente del poder español, puesto que sus familias e intereses estaban en Cuba».
      Entre 60.000 y 80.000 voluntarios
      Fernando J. Padilla, de la Universidad de Bristol, cifra a los desertores en una quinta parte de los voluntarios que lucharon bajo la bandera de España. Cuando se firmó la rendición, el 13 de agosto de 1898, se calcula que este cuerpo estaba formado por 60.000 hombres. Otras fuentes dicen que llegaron a los 80.000. De estos, habrían muerto durante el conflicto cerca de 2.000, de los cuales el 40% eran naturales de Cuba según las listas de fallecidos consultados por este historiador y publicadas por el Ministerio de la Guerra.

      Soldado de la Guerra de Cuba, en 1895- ABC
      Si extrapolamos este porcentaje al total de integrantes de esta milicia, resultaría que unos 32.000 cubanos llevaron el uniforme de los voluntarios y combatieron a favor de seguir manteniendo los lazos con el Gobierno de Madrid. Si a este número sumamos los bomberos «negros», los criollos que se alistaron al Ejército y los más de 30.000 guerrilleros originarios de la isla que lucharon contra los separatistas, se puede concluir con seguridad que, como defiende Tone, entre 1895 y 1898 hubo más cubanos luchando por España que por la independencia.
      Recordemos que los separatistas nunca superaron los 40.000 combatientes, aunque el historiador americano Donald H. Dyal los rebaja hasta los 30.000 en «Historical Dictionary of the Spanish American War» (1996). De ahí que solo empezaran a vislumbrar la posibilidad real de ganar la guerra cuando recibieron el apoyo de Estados Unidos a principios de 1898, tras la falsa acusación del hundimiento del famoso acorazado Maine.
      Voluntarios a favor de España
      Este importante cuerpo de Voluntarios —creado en 1855 para aligerar de carga al Ejército regular y reforzar la defensa de la isla frente a los ataques de Estados Unidos, empeñados estos en anexionarse la isla— tuvo una importancia capital para el devenir de los diferentes episodios de la Guerra de Cuba. A pesar de ello, la atención que han recibido de los historiadores ha sido escasa. En el siglo XIX, autores como José Joaquín Ribó y Luis Otero Pimentel analizaron su papel en la Guerra de los Diez Años (1868-1878) en diferentes obras. «La mayoría son ciudadanos de modesta fortuna, que viven de su profesión o trabajo corporal, del cual depende también la subsistencia de sus familias», escribía este último en 1876, cifrándolos en 18.000 solo en La Habana. En épocas más recientes se han publicado otros estudios, no muchos, sobre el tema, como el de la española María Dolores Domingo (1996) y el de su homóloga cubana Marilú Uralde Cancio (2011).

      Un grupo de médicos extraen una bala máuser a un soldado de San Quintín, en la Guerra de Cuba (1896)- ABC
      De estos últimos trabajos, solo algunos se han replanteado la visión que tradicionalmente se tenía de la milicia de voluntarios y guerrilleros. Entre ellos está el citado John Lawrence Tone, que se ocupó, a mediados de la década pasada, de analizar su papel como defensores de España en la última guerra. En ellos se aporta un punto de vista novedoso: el españolismo más militante en Cuba no fue fenómeno surgido o desarrollado únicamente en las áreas urbanas ni, tampoco, protagonizado exclusivamente por personas llegadas de la Península. Entre los voluntarios había una importante representación de hombres nacidos en Cuba e, incluso, algunos de los llamados «de color» entre ellos. Es decir, negros y mulatos —o «pardos y morenos», según el lenguaje de la época— sin ningún lazo de sangre con España o Europa.
      Baste como ejemplo un dato aportado por Joan Casanovas Codina. Entre los 2.932 voluntarios de Matanzas contabilizados por este historiador catalán, 710 eran cubanos, lo que confirma, efectivamente, que no fueron solo españoles los que combatieron en el Instituto de Voluntarios durante la Guerra de los Diez Años. De la misma forma que otros muchos isleños participaron también en la guerra del 95 del lado de España. Su contribución a este Ejército fue del 25% de los oficiales y el 30% de las tropas aportadas por la Península, Baleares y Canarias, a los que habría que sumar, como defendía Tone, los guerrilleros, criollos y bomberos.
      Las «tropas de color» del Ejército español
      Según estimaba también el historiador militar y biógrafo del capitán general Weyler en 1997, Gabriel Cardona, hubo más de 80.000 cubanos, entre voluntarios y soldados de reemplazo, en el Ejército español. También se alistaron por iniciativa propia a favor de Madrid algunos otros combatientes sin ningún lazo con la península, como una serie de batallones puertorriqueños.

      El acorazado Maine visto por popa, en 1895
      El jefe del imbatido regimiento de caballería Pizarro, el general Figueroa, por ejemplo, era cubano de nacimiento. También lo eran los 30 «bomberos negros» que formaban la escolta de Weyler, con los que el general quiso recuperar la fidelidad que esta raza había mantenido con España en la Guerra de los Diez Años, formando la «unidad de élite de voluntarios de Valmaseda». El mismo capitán general de Cuba entre 1896 y 1897 dedicó una serie de párrafos muy elogiosos en sus memorias, reeditadas en 2004 por la editorial Destino, a estos voluntarios cubanos: «A los pocos días de mi llegada a la isla, fui designado para organizar un batallón y un escuadrón de voluntarios. La recluta se hizo rápidamente, acudiendo a ella un buen número de cubanos blancos y de color, así como algunos extranjeros de diversos países de Europa [...]. Todos estos soldados se batían con gran valor, sin excepción alguna [...]. Era tan intenso el espíritu de ofensiva de aquellos voluntarios, y tanta su fe y confianza en el mando, que ni uno solo flaqueó en el ataque. Su bravura de aquel día me ha dejado imperecedero recuerdo, constituyendo la confirmación más plena del alto concepto que formé entonces de las tropas de color. Justo es consignar que, a mi gratitud y confianza, correspondieron siempre con inquebrantable lealtad».
      Lo que no cuenta Weyler es que, en la parte oriental, durante los años 60 y 70 del siglo XIX, el papel de estos voluntarios no era solo el de proteger a las poblaciones de los cada vez más incipientes ataques de mambises, sino también aterrorizar desde el principio a los partidarios de la independencia para mantener un férreo control de las ciudades.
      Después de la Guerra de los Diez Años, más concretamente entre 1890 y 1893, las principales revistas de temática militar, como «Ejército» y «El Correo Militar», publicaron una serie de artículos donde se proponía convertir a estos voluntarios en una especie de reserva colonial del Ejército, como había ocurrido en Australia, Nueva Zelanda y Argelia, con el objetivo de rebajar la tensión que este cuerpo había mantenido con las autoridades españolas en años anteriores. Esto, sin embargo, no habría cambiado mucho el papel que desempeñaban desde su creación en 1855: reforzar el sistema defensivo de la isla con la ayuda de los civiles. En 1889, también se planteó la posibilidad de otorgarles el voto, pero fue rechazada por las Cortes.
      Los lazos entre los voluntarios y Madrid
      Estos amplió el desencuentro que en otros años se había producido entre estas personas ajenas al Ejército que daban su vida a cambio de nada y el Gobierno español. Hombres que, además, se encontraban con el problema de compaginar la obligada formación militar con sus propios trabajos —los que realmente daban de comer a sus familias— como comerciantes, cocheros o campesinos. Esa marginación política durante el periodo de entreguerras minó la cohesión que debía haber entre los 60.000 voluntarios que había en ese momento y el capitán general que debía dirigirlos. una situación que podría acarrear muchos problemas si tenemos en cuenta que los soldados regulares eran entonces de tan solo 15.000.
      La explosión del Maine en La Habana y la entrada de Estados Unidos en la guerra contra España, en abril de 1898, aceleró el final del conflicto. Durante las ocho semanas que restaron de campaña se incrementaron las deserciones de voluntarios, sobretodo de los naturales de Cuba. Esto convirtió la cifra de cubanos luchando por la independencia en mayor de lo que realmente había sido en los cuatro años anteriores. Y es que, a pesar del tono triunfalista de la prensa española en el verano del 98, pocos se creían ya las posibilidades reales de triunfo de Madrid frente al poderío naval del gigante del norte.
      https://www.abc.es/historia/abci-verdad-incomoda-1898-lucharon-mas-cubanos-espana-independencia-201811120204_noticia.html
    • Por Hispanorromano
      Rescato un artículo del escritor portorriqueño Luis Llorens Torres en la Revista de las Españas. No se si puede incluir en la categoría de hispanistas que no tienen ninguna reserva hacia España, pero desde luego sí en la de hispanomericanistas. En el artículo lamenta olvido al que se ha sometido a Puerto Rico, pero también plantea que este país es o puede ser la vanguardia de la América hispana frente a la América anglosajona. Me parece que esta idea es muy válida.
       
    • Por Hispanorromano
      Cuando explicamos la obra de España en América uno de los argumentos que utilizan los detractores son las pinturas de castas. Ejemplo:

      Este argumento es recurrente en los ambientes identitarios. Al mostrar estas pinturas donde se clasifica a las personas y su descendencia por el aspecto físico, los identitarios pretenden demostrar que el Imperio español era racista y que no toleraba el mestizaje. Lo que les viene muy bien para hacer burla de las posiciones que sobre este asunto sostienen carlistas y falangistas.
      Esas pinturas no tienen por qué demostrar ese tratamiento racista que alegan los identitarios. Pero hay un detalle que creo que hasta ahora se nos ha escapado. Esas pinturas podrían tener un origen ilustrado. Es decir, lejos de representar la España eterna de los Reyes Católicos, Carlos I y Felipe II, esas pinturas serían un producto de la Ilustración y de su afán por clasificar los seres vivos desde presupuestos exclusivamente racionales. Estos ilustrados con frecuencia eran poligenistas, esto es, negaban el origen único del hombre, en abierta contradicción con la Biblia, y pretendían explicar el hombre desde una perspectiva naturalista que luego dio paso al darwinismo. Cito parcialmente un artículo que, aunque de manera deficiente y en un tono demasiado coloquial, lo explica:
      Como decía, el artículo es muy limitado y utiliza un tono coloquial que lo desacredita un poco, pero cita abundante bibliografía. Y por lo demás esta hipótesis encaja perfectamente con un importante sector de la Historia y de la Sociología que considera que el racismo tuvo su origen en la Ilustración. Antes existía la xenofobia -un rechazo del extranjero que, en dosis limitadas, puede ser hasta necesario- y en general el prejuicio contra el diferente, que parece existir en todas las sociedades, por desgracia. Pero bueno, ése sería otro debate. El caso es que esas pinturas de castas no serían obra de la mejor España sino de la España ilustrada, que ya era decadente en muchos aspectos. Por lo que no tenemos necesidad de encajar estas pinturas en nuestra argumentación cuando las saquen a relucir los detractores de la obra de España en América. Simplemente estas pinturas pertenecían a una España que no es nuestro modelo.
      ¿Qué os parece la hipótesis?
  • Corazón Español es una comunidad de foros fundada en octubre de 2017, orientada a promover la concordia y el bien común desde la perspectiva universal de la cultura y la tradición hispano católica. El registro de una cuenta personal es público y gratuito, y permite participar en los foros generales, crear comunidades de foros, y disfrutar de diferentes servicios de acuerdo con las normas de participación. Regístrese ahora si aún no tiene su cuenta de usuario.

    Corazón Español

  • Popular ahora

  • Temas seleccionados

    • El Papa sobre el invierno demográfico europeo
      El mayor drama de la Europa contemporánea es, sin duda, el llamado ‘invierno demográfico’. Casi ningún país de Europa – excepto Suecia, y es gracias a su nutrida población islámica – tiene la tasa de fecundidad necesaria para garantizar el reemplazo generacional, lo que implica unas consecuencias fácilmente deducibles.

      Tras esta crisis demográfica subyacen, en verdad, dos causas: una social y otra económica. La social está ligada a cuestiones tan perceptibles como el desmembramiento familiar, el repudio del sacrificio o la inversión de las prioridades. La económica, mientras, tiene su origen en la pérdida del poder adquisitivo y en la consecuente erosión de las clases medias.

      Se trata de una cuestión que preocupa especialmente al Papa Francisco, quien nunca desperdicia la oportunidad de referirse a ella. Así lo hizo en la conferencia de prensa posterior a su viaje a Panamá, en el avión de vuelta a Roma: ‘He visto cómo levantaban a los niños, como diciendo éste es mi orgullo, mi fortuna. En el invierno demográfico que estamos viviendo en Europa, ¿cuál es el orgullo? ¿El turismo, la casa, el perrito? ¿O levantar a un niño? Pensemos en ello’.
      • 4 respuestas
    • Observatorio contra la Hispanofobia y la Leyenda Negra
      Contrariamente a lo que afirmaba hace poco el hispanista Stanley Payne, la Leyenda Negra y la hispanofobia (es decir, el odio contra lo hispánico, los hispanos, españoles e hispanoamericanos, las naciones hispanas, su historia, componentes, constitución, unidad y una lucha, consciente o inconsciente, por aniquilar sus proyectos de futuro), no están remitiendo.

      Todo lo contrario: conforme las naciones hispanas van levantando tímidamente la cabeza (España se recupera de la crisis, México y Latinoamérica en general empiezan a escalar poco a poco posiciones en el concierto de las naciones del mundo), se detecta que la Leyenda Negra y la hispanofobia están sufriendo un impulso relanzador y renovador. De esta manera, las potencias e imperios rivales, así como las tendencias traidoras y derrotistas de todos nuestros países, que actúan como una quinta columna enemiga, vuelven a usarla, como la usaron siempre, para luchar por su objetivo común: la destrucción del presente y el futuro de las naciones hispanas.

      En este hilo iré recopilando todas las noticias de ataques hispanófobos y negrolegendarios destinados a este menoscabo de la memoria, historia, unidad, conformidad, proyectos de futuro y orgullo de las naciones hispánicas. No serán pocos.

      Servirá por tanto de Observatorio Permanente contra la Hispanofobia.





      • 3 respuestas
    • El Tercer Reich fue el precursor y sentó las bases del animalismo actual: "Das Tierschutzgesetzt"(1933)
      Empujado por una sospecha, creo que bien fundada, y buscando los orígenes del moderno fenómeno fanático entorno a la protección del lobo y la supuesta defensa de la vida animal un día me encontré con un artículo de una revista cultural finesa en la que se afirma que el primer caso registrado de defensa activa del lobo se produjo bajo el Tercer Reich.

      No me he leído aquella ley -todo a su tiempo- pero se deduce que dicha protección se encontraría bajo la revolucionaria ley nazi de protección de los animales, das Tierschutzgesetzt (1933).

      Revolucionaria porque sería la primera ley de la historia que reconocería los derechos de los animales por sí mismos dejando de  lado las necesidades o sentimientos humanos hacia ellos, abole la distinción entre animal doméstico y salvaje, y los reconoce como sujetos legales.

      Es asombroso cómo al adentrarnos en los planes que aquella gente tenía para su Reich estaban ya presentes la mayor parte de aspiraciones del movimiento animalista de hoy en día (derechos animales, prohibición de comer carne en la Europa dominada por los arios, etc.).

      Algo que debiera preocuparnos en este contexto -si la inspiración nazi y su continuidad con el movimiento animalista pudiera probarse un día- es que podemos esperar que la pirámide de jerarquías que estableció aquel movimiento entre los seres animados podría haber sido plenamente asumida por los animalistas modernos. Es decir, habría una minoría de seres humanos superiores bajo el que estarían los animales, los cuales a su vez estarían por encima en derecho sobre los llamados "subhumanos", que sería la mayoría "no predestinada/no iniciada".
      • 7 respuestas
    • Portugal se suma a la histeria antiespañola: quiere borrar al Imperio Español y a Elcano de la primera vuelta al mundo
      El quinto centenario de la primera vuelta al mundo, entre el 20 de septiembre de 1519 y el 6 de septiembre de 1522, ha visto cómo Portugal se afana en sacar adelante la Ruta Magallanes como Patrimonio de la Humanidad reconocido por la Unesco. Pero la expedición de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, que fue financiada por la Corona española, ha quedado reducida en su propuesta a una iniciativa portuguesa, cuando partió de Sanlúcar de Barrameda y finalizó en esta misma población de la provincia de Cádiz.

      Ni rastro del marino vasco en los documentos oficiales presentados por el Gobierno del país vecino, o mejor dicho sí, pero solo para citar que comandó el viaje de regreso porque el navegante luso había fallecido en Filipinas un año antes. Nada más. En ningún momento se plantea a la Unesco un reconocimiento patrimonial conjunto que contemple tanto a España como a Portugal en armonía.
      • 12 respuestas
    • Seguimiento de la crisis en Venezuela
      Imagino que todos estaréis al tanto de lo que está ocurriendo en Venezuela, con la autoproclamación del lider de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como Jefe de Estado del país, con el reconocimiento expreso de USA y el rechazo manifiesto del gobierno de Putin que ha calificado de golpe de estado ilegitimo la situación.

      Aquí en España y como no podía ser de otra forma, Chávez ha cosechado el apoyo de Podemos y el rechazo de PP y Ciudadanos, que apuestan por forzar en Europa el reconocimiento de Guaidó, con un PSOE que no tiene clara su postura y prefiere esperar acontecimientos -intuyo que en buena medida por no dañar el apoyo de Podemos-. 

      En líneas muy generales esa es la situación aunque en cualquier medio puede encontrarse más información al respecto. En todo caso abro el hilo con la intención de que podamos ir compartiendo impresiones acerca del futuro de Venezuela tras estos acontecimientos,  asi como nuestras opiniones sobre lo que puede haber detrás de los diferentes apoyos y rechazos que han recibido los distintos protagonistas.

      ¿Qué os parece a vosotros? 





      • 72 respuestas
  • Navegando aquí recientemente

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

  • Quién está conectado (Ver lista completa)

    • Chrome(3)
    • Bingbot(6)
×