Jump to content

Recommended Posts

Tuit de la cuenta oficial de la Coalición ADÑ:

47566938_CoalicionADN.png.d1cdc4432793d7aa75330e89e8b30d76.png

https://twitter.com/ADNcoalicion/status/1048151464579883009

Con este nivelazo, creo que a nadie le puede extrañar que algunos falangistas se inclinen por la abstención (mi caso) o por el voto a otras opciones.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Que pena porque ese tipo de comentarios, lamentablemente reflejan el nivel de reflexión y pensamiento de toda una nueva generación de políticos y votantes, que se suponen deberían representar una esperanza para todos, aunque viendo lo visto no puedo más que reafirmarme en mi postura abstencionista o de voto nulo, por conciencia.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Yo tiendo a hipersimplificar el paisaje de la derecha real en Vox=proisraelíes y ADÑ=promusulmanes, ¿gustavobuenistas (España se forja contra el Islam) y ramiroledesmistas (España se forja con el Islam)?,  perdonando el salto de nivel y salvando las enormes distancias.

Es cierto que no hay capital humano en ADÑ, pero es lógico en una formación que surge desde la pura marginalidad y con el ambiente ahogado por el discurso oficial imperial completamente tomado por el progresismo posmoderno 68ista de izquierdas. Aún así no es excusa para lo que se ve ahí metido.

 

Por lo demás, parece que el acto de VOX ha sido un éxito:

 

 

 

Edited by Gerión

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 5 minutos, Gerión dijo:

Yo tiendo a hipersimplificar el paisaje de la derecha real en Vox=proisraelíes y ADÑ=promusulmanes, ¿gustavobuenistas (España se forja contra el Islam) y ramiroledesmistas (España se forja con el Islam)?,  perdonando el salto de nivel y salvando las enormes distancias.

Bueno, no se yo, los de DN no me parecen muy proislámicos. En general veo esta confluencia como otra corriente más hacia el pantano cenagoso del identitarismo europeo. Personalmente preferiría quedarme solo en una isla que enrolarme en un barco de piratas por mucha riqueza y aventura que prometan, pero me da que no debe haber muy buenos líderes en esas formaciones si permiten esa deriva.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, Gerión dijo:

Yo tiendo a hipersimplificar el paisaje de la derecha real en Vox=proisraelíes y ADÑ=promusulmanes, ¿gustavobuenistas (España se forja contra el Islam) y ramiroledesmistas (España se forja con el Islam)?,  perdonando el salto de nivel y salvando las enormes distancias.

Es cierto que no hay capital humano en ADÑ, pero es lógico en una formación que surge desde la pura marginalidad y con el ambiente ahogado por el discurso oficial imperial completamente tomado por el progresismo posmoderno 68ista de izquierdas. Aún así no es excusa para lo que se ve ahí metido.

 

Por lo demás, parece que el acto de VOX ha sido un éxito:

 

 

 

Pues no creo que tu análisis sea hipersimplificado, más bien al contrario, supones que esos grupos tienen cada uno una doctrina clara -lo cual está lejos de la realidad, especialmente por lo que respecta a los de ADÑ- y que las diferencias entre ellos provienen de esas discrepancias doctrinales.

La realidad es que los que han decidido formar esa coalición, ADÑ, lo hacen precisamente por el miedo oportunista a que VOX se lleve a lo que queda de su militancia. Han estado durante todos estos años perfectamente cómodos instalados en la marginalidad, sin importarles para nada construír algo sólido con opciones.

No han tenido ninguna preocupación en seguir el cacareado organigrama vertical, elitista y aristocrático al que siempre alude (con razón) la derecha dura, porque eso haría peligrar seriamente sus puestos. La regla básica y fundamental es, por lo tanto, rodearse de mediocridad. Y, en estas condiciones, la supuesta doctrina no importa nada.

Hoy criticarán a VOX por ser sionista y capitalista, pero, ¿Qué no veríamos en el caso improbable en que ellos llegaran a pintar algo en política? Ya hemos visto en lo que andan sus socios. Y bueno, el sionismo de VOX es muy malo pero si nos vamos a las relaciones Rusia-Israel... Tiro porque me toca.

Durante décadas ha habido no sé cuantas organizaciones falangistas -con la desorientación que eso provoca de manera inevitable en los simpatizantes de la Falange en sentido amplio- supuestamente peleadas por la pureza de la doctrina nacionalsindicalista... para acabar todos en coalición con Democracia Nacional, que por supuesto son joseantonianos de lo más ortodoxos. Me da a mí que aquí se ha estado tomando el pelo al personal. Y que poco hubiera importado que se unieran antes o no.

Y ante este panorama, en absoluto diferente a los enjuagues de los partidos mayoritarios, sólo cabe concluír que ninguna de esas opciones falangistas es mínimamente decente, si es que no se había concluído ya de tantas otras cosas. Que la extrema derecha es, igual o peor que los otros sectores, farsa y gente viviendo del cuento.

Y sí, a nadie le puede extrañar que la gente de derecha real prefiera a VOX antes que a ellos. Allí hay gente capaz que ha sabido jugar sus cartas y tener paciencia. Han sabido conectar con esa derecha sociológica perpetuamente defraudada por el PP y que no rompía la disciplina del voto útil desde la Transición. Y sin esconderse demasiado en temas muy espinosos como los del Estado de las Autonomías, dogma del Régimen. Los otros, siempre nada.

Así que, el día de las elecciones o me abstengo o voto sin ningunas ganas a VOX si veo el tema autonómico/catalán en una situación muy desesperada. Me unen más cosas con éstos que con DN.

Y ya para acabar, apostillaría que de ningún modo en ADÑ son "promusulmanes". Sólo hace falta que ver el tuit que cuelga Hispanorromano, que no es más que la punta del iceberg. Aunque sobre este tema ya se ha hablado largo y tendido. Por otro lado, lo de Ramiro Ledesma y el Islam creo que es una sola frase en uno de sus escritos (probablemente una salida de tiesto como tantas otras que tuvo), pero que en ningún caso tiene continuidad en su obra, ni mucho menos al nivel que el tratamiento del Islam que Gustavo Bueno hace en la propia.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Efectifavemente, protegido, los borjamaris de VOX han sabido jugar sus cartas y aprovechar los gravísimos errores y descuidos de la teórica derecha que venía jugando con el regalo de un amplio electorado abonado a unas siglas.

Entre los separatistas, podemos y la tibieza de camuflaje pepero... pues me temo que han despertado al león que adoptaron estos de VOX, que conseguirán lo que parecía difícil, no solo aglutinar a la derecha liberal-conservadora sino también al mundillo ese disperson en toda esa constelación de partiduelos que giraban -por lo que deduzco- entorno a algunos cabecillas que hacían de ellos una especie de forma de vida.

Quizás el movimiento este de VOX realice un barrido de la mala hierba por ahí. Y si, como suponemos algunos por aquí, en el fondo este partido represente poco más que ser la agencia de intereses geopolíticos USano-israelitas, tras su vuelta al redil liberal-conservador acabe dejando un espacio para un verdadero patriotismo de auténtico corazón español.

Diría que VOX representaría en política el equivalente a lo que son en la Iglesia esos vaticanistas-conservadores que tan afectos eran a Juan Pablo II por su papel de derribador del comunismo pero que se han vuelto contra Roma en cuanto el Papa ha señalado que la Iglesia no tiene como función el ser coartada o respaldo del sistema liberal-capitalista salvaje.

Lo de manifestarse herederos de valores de humanismo cristiano como especie de bandera o símbolo de lo que ellos llaman civilización occidental -para muchos un eufenismo del liberalcapitalismo al que consideran vinculados sus intereses- parece un indicio de esto. A pesar de que critican al PP de acomplejados y derechita cobarde... diría que en este punto siguen manifestando un claro complejo y los veo escondiéndose mucho en expresiones como "judeocristianismo", etc... antes de reconocerse como CATÓLICOS, o al menos defensores del CATOLICISMO, en tanto que españoles.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

En Alerta Digital se ponen nerviosos porque VOX le quita votos al PP:

Vox solo roba votos al PP y deja al Frente Popular al borde de la mayoría absoluta. ¿Es esto lo que tenemos que celebrar en nombre de España? – Alerta Digital

Noticia a la que no le doy mucha credibilidad, pues cita "fuentes del PP" sin especificar, recurso muy socorrido:

Génova apunta a que Vox se financia de la ultraderecha francesa y alemana

En este pueblo no votan a VOX por ninguno de sus temas estrella (inmigración, etc.):

VOX: Un día en un pueblo gobernado por la extrema derecha | España | EL PAÍS

¿Alguno de vosotros ha visto el vídeo completo de Vistalegre? Me gustaría conocer vuestra opinión. Parece que la inmigración ha ocupado buena parte de los discursos. Según testimonios leídos en internet, todos los oradores mencionaron a Soros.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Recojo una opinión de Luis Pascual, un militante de Pueblo (ex MSR) que es de los más críticos con VOX pero que también es crítico con los que, desde posiciones supuestamente más puras, se presentan como la alternativa a VOX:

Cita
El posibilismo se ha preocupado tanto de derechizar su discurso para ganarse el pepero desengañado que al final no hay mucha diferencia con el programa de Vox.
Es lógico que ante las mismas propuestas, la gente confíe más en Abascal, con más posibilidades.. que con unas candidaturas de un área marginada.

Me parece bastante acertado lo que dice. En lo sustancial no percibo grandes diferencias entre VOX,  ADÑ y Respeto. El discurso es prácticamente el mismo. Tienen los mismos referentes europeos. Por tanto, no les ha de extrañar a los de ADÑ que, ante discursos similares, la gente prefiera votar al que tiene más posibilidades de salir, al que llena plazas de toros y no microbuses.

Además, se da el caso de que varios de esos partidos que se presentan como los campeones de la pureza han llamado varias veces a la puerta de VOX, sin que Abascal se dignase a recibirles. En público dicen que VOX es basura y mandan a sus afiliados menos formados a escupirles, pero en privado los líderes intentan llegar a acuerdos con ellos ante la posibilidad de quedarse sin chiringuito. ¿Cómo calificar esa conducta?

Finalizo recogiendo un análisis de VOX realizado por una página del sector errejonista de Podemos. El análisis intenta ser objetivo y por ello le reconoce algunos méritos a VOX. Creo que aporta alguna luz para entender el auge de Abascal y su gente. La verdad es que han sabido organizar la propaganda y esto merece estudiarse al margen del grado de acuerdo que tengamos con los contenidos de esa propaganda.

Cita

¿Cómo entender el auge de Vox?

kikepara.jpg?resize=750%2C452

Por Iago Moreno (@IagoMoreno_Es)

Cuando VOX se presentó a unas elecciones por primera vez, en las europeas de 2014, estuvo realmente a punto de hacer sonar la campanada, pero la subida de la participación impulsada por PODEMOS les dejó fuera del Parlamento Europeo. Sacaron 240 000 votos, y aún así no fue suficiente; se quedaron a las puertas de Bruselas, y pagaron un precio muy alto por ello. A partir de ahí, el efecto PODEMOS eclipsó por completo su llegada a la política y marcó las líneas de una agenda en la que ellos no tuvieron cabida alguna. Ni en los primeros meses, por haberse quedado sin representación, ni en los 2 años siguientes, donde el conflicto se centró en la competición a dos niveles entre el Partido Popular, Podemos, el Partido Socialista y Ciudadanos. Para las elecciones Generales pasadas, las de 2016, VOX ya se había convertido en una fuerza política aparentemente irrelevante, sacando poco más de 40 mil votos. La llegada de Ciudadanos, la presión de una posible victoria del bloque progresista, y la sombra de las decepciones anteriores pesaron enormemente sobre sus hombros. Pero el Otoño catalán ha dado un vuelco a la política Española a todos los niveles, brindando una segunda oportunidad a VOX para intentar lo que antes parecía imposible: conseguir que Abascal y los suyos entren a las instituciones y determinen, con mayor o menor fuerza, lo que pase en el espacio político de la derecha. Este extenso artículo intenta exponer una radiografía básica de lo que ha pasado y de lo que está pasando. Un análisis más profundo sobre el reciente auge de VOX que contextualice su vuelta, desentrañe sus estrategias y presente las posibles consecuencias de ello.

 

“Una travesía por el desierto”

Las imágenes del domingo resultan brutalmente impactantes. La plaza de Toros de Vistalegre a rebosar, miles de personas a las puertas sin haber podido entrar… Parece imposible recordar que hablamos del mismo estadio que vio “nacer” a Podemos (y aquí hay que recordar que Podemos nunca fue capaz de llenarlo). Por eso es importante poner un poco de claridad a los hechos y pensar cómo hemos llegado hasta aquí. Hace justo un año, el 7 de octubre de 2017, la respuesta a la movilización independentista del 1 de Octubre tomaba las calles de este país en dos formas distintas. Por un lado, la convocatoria “Hablemos-Parlem”, impulsada por movimientos cívicos y plataformas sociales cercanas al bloque del cambio; por el otro, la convocatoria de DENAES (“Asociación para la Defensa de la Nación Española”) a la que VOX se sumó. Hablemos convocó a concentraciones delante de todos los ayuntamientos del país. DENAES en las plaza Colón de Madrid, intentando desbordar  la concentración hasta la plaza colindante (la Plaza Margaret Thatcher) donde por entonces tenía su sede el Hogar Social Madrid. Las concentraciones de Hablemos movilizaron a miles de personas por todo el país reclamando “diálogo”. La de DENAES  apelaba directamente a la confrontación, y terminó con un discurso incendiario de Santiago Abascal jurando hacer todo lo posible por pasar a la acción. Hoy en día, de esas dos propuestas, una se ha difuminado y convertido en humo. La otra ya sale en las encuestas y es difícil cuestionar que que además de conseguir representación institucional, marcará con relativa fuerza el debate de la derecha.

santiago.jpg?resize=750%2C420

 

Durante este último año la dirección de VOX ha hecho de todo menos perder el tiempo. Mientras Podemos se permitía el lujo de poder pasar, por ejemplo, dos meses sin reunir a su ejecutiva y pivotaba de un discurso a otro, VOX decidió pasar a la acción y remangarse las mangas de la camisa. Se abrió una agenda de actos amplia para permitir a sus figuras principales (Santiago Abascal, Javier Ortega y Rocío Monasterio) recorrer España de punta a punta. Provocó polémicas premeditadas para hacerse ver en la prensa y las redes sociales. Buscó nuevas formas de activar a la base social de la derecha. Trabajó por reforzar la lealtad de los medios de comunicación la derecha más tajante (EsRadio, LibertadDigital, Intereconomía). Pero sobretodo, se preparó para aprender de sus errores y dar forma a una estrategia nueva. Y eso es lo verdaderamente peligroso. VOX nació como un chantaje a la derecha Sorayista que pensaba que la mejor forma de sobrevivir a la crisis política del régimen del 78 era concentrar todas sus fuerzas en defender los consensos de los tres partidos “constitucionalistas”; unificar ese espacio político “constitucionalista” para dejar a sus contestantes como “un enemigo común”. Esta estrategia, que obligaba al Partido Popular a mantener un perfil bajo sobre cuestiones como el aborto, el feminismo, los derechos de las personas LGTBI, o intentar seducir al PNV a seguir siendo lo lo que siempre fue Convergencia (un partido bisagra comprometido con el pacto del 78). Eso no era plato de buen gusto para una parte muy importante de la derecha, al menos la que miraba al Partido Popular como sus siglas de referencia. Y el nacimiento de VOX intentó exprimir ese descontento creando una plataforma que reclamase una especie de “vuelta a los valores comunes de la casa de la derecha”. Pero en estos últimos 4 años VOX se ha dado cuenta de que eso no es suficiente, que la crisis política de este país es mucho más profunda, y que su ventana de oportunidad se ha ido haciendo más grande. La incapacidad y la impotencia del Partido Popular y Ciudadanos para frenar la desobediencia del procesismo a la legalidad del Estado y la constitución les ha abierto un espacio mucho más amplio para la acción. ¿Pero cómo van a aprovecharlo? La estrategia que siguen, como este artículo intenta explicar, se basa en una combinación de tres cosas: 1) abrazar una forma de hacer política comunicativamente inteligente, dispuesta a marcar hitos motivantes que hagan a sus seguidores sentirse parte de una historia importante y trascendente. Asumir la tarea de crear relatos fuertes que den sentido a lo vivido durante estos cuatro años, discursos que trascienden al “marketing electoral” de propuestas programáticas y exploten los anhelos, las demandas y las frustraciones de la base social a la que apelan 2) Aprender del resto de partidos emergentes de la derecha populista y acercarse a ellos 3) Replantearse cómo reactivar la base social de la derecha sentando las bases para una competencia virtuosa entre PP, VOX y C’s, y buscar fallas o contradicciones que les permitan disputar votantes transversalmente en otros espacios.

1- VOX ¿Un podemos de derechas?

Cuando Podemos se lanzó a por su primera campaña electoral, escogió un lema que dejó a la izquierda española entre perpleja y anonadada. “¿Cuándo fue la última vez que votaste con ilusión?” Recuerdo bien la respuesta: ¡Pero si eso no significa absolutamente nada! “¿Contestar a una política vacía de propuestas vaciando más el mensaje?” Pero este lema tenía una intención clara y concreta: politizar el desencanto, llamar a romper con la resignación, llamar a reilusionarse. Iglesias y Errejón habían entendido que existía un espacio social amplio, abierto por  agotamiento de la confianza en los partidos tradicionales que dejaba margen a una fuerza política nueva para crecer; al menos si conseguía romper el descontento y la resignación. Si lograba apelar e ilusionar a esa gente que se sentía defraudada e indignada, pero que no veía en el resto de opciones de voto una alternativa fiable para hacer valer sus demandas. VOX ha entendido lo mismo: que la política de la gran coalición neoliberal, igual que deja a mucha gente progresista descontenta con los partidos tradicionales, también deja a mucha gente conservadora descontenta con sus opciones de voto tradicionales. Que hay mucha gente que se ha ido sintiendo cada vez menos representada y que estos cuatro años de expectativas de cambio frustradas (también para la derecha) ha agrandado ese espacio. VOX es perfectamente consciente de eso y por eso entiende que “su momento” es particularmente ahora; donde tiene una posición privilegiada para intentar hacer lo que otros antes aprendiendo de sus errores y aciertos, y a la vez un espacio mucho más amplio para conquistar que antes (donde muchísimas esperanzas estaban volcadas en C’s como nueva opción para la derecha).

abas.jpg?resize=750%2C422

Para enfrentarse a esta difícil tarea, ha entendido que ilusionar depende de la construcción de hitos que hagan a la gente sentirse protagonista y de relatos históricos que den sentido a sus campañas y a su propia existencia como opción de voto y como partido político. Y por eso se ha empeñado en buscar hacer de cada paso que da un día reseñable, un momento que grabar como “un episodio más” de una gran historia que, hoy, quiere hacer pensar que es ya imborrable. El 7 de octubre fue un ensayo de eso. VOX sabía que era su oportunidad para señalar a lo que ahora llama “la veleta naranja” y “la derechita cobarde”, de impugnar la respuesta caótica y errática del gobierno y Ciudadanos a la movilización independentista del 1 de Octubre. Era su oportunidad para señalar a los partidos de la derecha como “una casta” irresponsable, divorciada de los intereses de “la gente” e incapaz de responder “a los problemas más fundamentales de la nación española”. Y por eso se empeñó en singularizarse lo máximo posible en la concentración del 7 de octubre en Colón subiendo a Santiago Abascal a hablar ante las decenas de miles de personas como si fuese literalmente un mitin suyo, mientras Casado (por entonces eclipsado a la interna del Partido Popular por el Sorayismo) rebuscaba unas migajas entre el público, sacándose selfies o buscando micrófonos a la desesperada. Ahí comenzó el cambio para VOX, y ya lleva un año. Un año en el que ha entendido que tiene que construir un discurso que no gire en torno a cuestiones programáticas simples sino en relación a lo que pasa en el país, y que le ha llevado a, desde entonces, esmerarse en pensar cómo activar a la base social de la derecha construyendo relato. El intento más ambicioso hasta ahora ha sido el de gestar la idea de “la revolución de los balcones”, que Casado ha intentado apropiarse haciéndolo uno de los centros discursivos de su campaña en las primarias. VOX entendió que la respuesta de la derecha social al 1 de Octubre era claramente mucho más contundente que la de los partidos de la derecha, e intentó construir un relato a su favor que señalase la impotencia del gobierno y de las fuerzas del 78 y presentase a la contra derechista al independentismo “por fuera de los partidos de siempre” como la única resistencia real. Una forma de poner a la base social de la derecha activamente en contra de PP y C’s y capitalizar su descontento señalandolos como partidos impotentes y titubeantes que no habían sido leales a lo que dijo el Rey (entendiendo la autoridad que tiene su figura para esta parte de la sociedad) ni habían sido conscientes de lo que estaba en juego. Relato, relato, relato. Construcción de sentido. Un trabajo paulatino por delinear unos contornos claros de un espacio político que se viese como necesario para  “poner orden y romper tabúes”.

Hoy VOX afronta las elecciones europeas intentando aprender mientras corre de todo lo que ha pasado estos últimos años, confeccionando estrategias concretas para enfrentarse a cada reto concreto. Y ahí el hito de Vistalegre les parece fundamental. Saben que son vistos como un partido de segundo plano, que para mucha gente la calculadora pesa más que las razones y que tienen que conseguir ser vistos como una opción real más capaz de conseguir representación. El desencanto de las Europeas les persigue. Y por eso, más que una simple demostración de fuerza y apoyos, Abascal ve el acto de Vistalegre como “un bautismo político, un ascenso a primera división”. Así lo explicaba en Interconomía el pasado jueves, y así lo afirmaba el domingo Ortega Lara en su discurso. “Vox ha alcanzado su mayoría de edad, y este acto lo demuestra. Ahora nos toca consolidarnos a nivel nacional”, afirmó. Las encuestas son poco convincentes en los tiempos que vivimos, sobretodo para una derecha que ha tenido que vivir una y otra vez falsas esperanzas con Ciudadanos; hace falta un momento hito que sirva para ilustrar y convencer de ese “Paso a la madurez”. Y con 10 000 personas en las gradas de Vistalegre cantando el “a por ellos” mientras Santiago Abascal se daba un baño de masas, lo han conseguido. ¿Pero ha acabado de verdad “la travesía en el desierto”  de 4 años a la que se refería el líder de VOX?

2- VOX y la Hidra Populista de Le Pen, Salvini y Bannon

La hidra política del populismo de derechas sigue creciendo a costa de la crisis política de la Unión Europea. Le Pen, Salvini y Bannon lo saben y por eso se exprimen la cabeza intentando pensar cómo afrontar las siguientes elecciones europeas. Las fuerzas de derecha y anti-establishment del populismo son muy diferentes entre sí y saben que hacer confluir todas en una “internacional xenófoba” es extremadamente complicado. En primer lugar porque los dextropopulismos  mediterráneos tienen puesta la austeridad en el punto de mira de su discurso, y en el norte muchas de esas fuerzas, como VOX no acaban de comprar esa parte del discurso. En segundo, por que quien más se parece ideológicamente o políticamente a ellos no es necesariamente su mejor aliado nacional. En Hungría, sin ir más lejos, muchos piensan que los populistas de Jobbik (33 escaños) representan algo más parecido a lo que es el Frente Nacional o Alternativa por Alemania que FIDESZ, la candidatura de Viktor Orban. Pero Orban es un presidente de una nación y tiene mayoría absoluta en el parlamento húngaro. No es cómo en el caso Austriaco, donde los populistas tienen solo 10 diputados menos que el Partido Popular Austriaco y están en coalición. Es mucho más exagerado, y eso pesa.

Un dilema parecido se presenta en españa, donde como el periodista de CTXT y El Confidencial Guillermo Fernández ha remarcado en varias ocasiones, aún no está muy claro con quién se van a ir de la mano a Bruselas.  VOX se pelea contra viento y marea por intentar ser visto como parte de ese cambio transnacional para generar expectativas alrededor suya, pero a Bannon no le acaba de convencer esto, no están muy a la par con Le Pen y su crítica a la austeridad. Además, en VOX no pueden ni ver a Salvini. De hecho, Abascal no duda en remarcar cada vez que puede que Salvini ha apoyado a los independentistas catalanes y vascos, y de esta forma intenta evitar que la Lega se vuelva en una referencia para la extrema derecha española. Todo se complica a mayor por la presencia de Pablo Casado, que para liquidar a la interna y a la externa al Sorayismo ha adoptado muchos tintes populistas en su discurso, apelando a “representar a la España de los balcones” que se sintió defraudada el 1 de Octubre, adoptando posiciones abiertamente xenófobas en materia migratoria y echando un cable a Orban en las votaciones del Parlamento Europeo, donde por muchos eurodiputados que VOX consiga, el PP tendrá bastantes más. A los populistas de derecha les importa mantener una sinceridad pragmática en relación a sus posibilidades reales, y Mischaël Modrikamen, socio de Bannon lo ha dejado claro: “Hay mucha gente que es más mayoritaria y que no están lejos de nuestras convicciones, como Pablo Casado en España”. Es difícil saber qué pasará en las próximas semanas (Fernandez es la persona más confiable para enterarse de ello), pero no pinta nada fácil.

hidra.jpg?resize=750%2C421

Lo que pasa es que aún careciendo de su apoyo directo y formal, Santiago Abascal y su equipo se están esmerando muchísimo en aprender cuanto más sea posible de la experiencia de estas fuerzas políticas. Sobretodo a la hora de construir su discurso. Como en La Trivial explicamos muchas veces, el populismo no es una ideología, es una forma de construcción de lo político. Esta forma, ya sea en el caso de los populismos de izquierda o de derechas, entiende que el sentido más profundo de lo que significa pertenecer a una comunidad nacional, a un pueblo, no está dado, y trata de significarlo a su manera. Trata de construir un “nosotros”, de (re)fundar un pueblo, de construir una hegemonía social y popular nueva en la que los intereses de una parte de la sociedad (ya sean los populistas xenófobos de Salvini o los patriotas de izquierda de Mélenchon) sean vistos como representantes de toda la sociedad como tal, de la gente. Y esto, para hacerse, necesita de una frontera clara, de un enemigo común; “una casta”, “un establishment” al que señalar. VOX ha encontrado en la incompetencia de C’s y el PP durante el Otoño Catalán, la política de perfil bajo del PP durante el Sorayismo en cuestiones sociales y el constante cambio de posiciones de C’s una razón pública para señalar a los partidos de la derecha como parte de un establishment político incapaz de responder a los problemas de España. Y a partir de eso, ha levantado un discurso en el que enfrenta “La España viva” frente al PP, C’s y PSOE como un bloque unido. Ese discurso emplea una operación ideológica básica del populismo, lo que Laclau llama “cadena de equivalencias”. Entendiendo que las demandas sociales que se encuentran son muy diferentes entre sí y que necesita una forma de hilvanarlas, conecta todas las demandas de la base social de la derecha, defraudada y descontenta, no en relación al contenido de las demandas como tal, a su particularidad propia, sino a través de lo que comparten verdaderamente: un enemigo común que se niega a atajarlas y rechaza atenderlas. Eso permite a VOX construir una bomba política capaz de movilizar cosas tan diferentes como el enfado machista frente al auge del feminismo, las demandas de contundencia frente al independentismo de gran parte de la derecha, el control de fronteras, o las demandas de dejar de financiar partidos y sindicatos con dinero público. Lo articula como la lucha contra un enemigo común, lo sintetiza como una expresión de una supuesta lucha entre “España” y una especie de casta política divorciada de los intereses o de los valores de la gente que ellos ven como representativa de España.  Una lucha entre la nación de a pie y quien se le pone en medio.

El papel del independentismo y de la inmigración musulmana en el marco del discurso de VOX se fija también en la hidra dextropopulista. Para el discurso de “los verdes”, ambos representan  “peligros fundamentales” o “amenazas existenciales” a la nación que habría que extirpar o desterrar, como pasa con la llamada “inmigración masiva” en el discurso populista de derechas de fuerzas como AfD en Alemania o el Frente Nacional Francés. Señalan ese supuesto “peligro” o “amenaza” como algo radicalmente contaminante, intrusivo, perturbador, como algo que pone en cuestión a la propia nación en sí, pero que es imposible “arrancar” o “expulsar” sin vencer antes al Establishment o obligarle a ponerse “en orden”. Reproducen en un discurso eso que Lacan (como también Jorge Alemán recuerda), llamaba la “lógica masculina”. En sus cuadernos, Lacan habla de una “lógica masculina” (no en referencia al género, sino en general) que estaría marcada a todos los niveles por la imposibilidad de alcanzar su propia plenitud. Un sujeto incompleto, atormentado por la experiencia perturbadora de una “parte – no parte” que impediría al ser alcanzar su plenitud, “ser” en sí mismo, y que por lo tanto el ser rechaza y opone como un peligro, como una amenaza a su propia existencia. Los populismos de derechas europeos lo hacen frente a la inmigración. Intentan instalar en el imaginario común la idea de que nuestros países viven atormentados por la presencia perturbadora de un “otro” extraño y extranjero que desordena nuestras vidas, que arruina nuestra convivencia, que nos impide progresar. Por eso señalan como un peligro la existencia de Europa como tal, afirmando como por ejemplo el Frente Nacional que en 2050 “la mitad de la población francesa será Musulmana” y echando la culpa a los migrantes de la criminalidad.  Es importante entender que este discurso no funciona por sus conexiones con la experiencia real de la gente. De hecho, como habrá que explicar en otro artículo, la relación entre porcentaje de voto a partidos populistas de derechas y densidad de población inmigrante suele ser indirectamente proporcional. Pero esta xenofobia “masculina” (en términos Lacanianos, no de género) sirve como un catalizador muy potente para conducir el conjunto de descontentos y frustraciones de la gente en contra del establishment político.

VOX extiende el catálogo de “Enemigos de la patria” a una lista considerablemente mayor que la del resto de fuerzas dextropopulistas. En parte, porque usa una lista ya confeccionada heredada del aznarismo, formada por décadas de señalamiento de cualquier rival de la derecha como “la anti-España”. Este concepto fue puesto en circulación por la maquinaria propagandística del bando sublevado de la guerra civil pero continuó usado por la derecha después de 1975. No porque la derecha española sea una simple continuación del Franquismo -afirmar eso a la ligera dista mucho de la realidad- sino porque, en la práctica, es una forma de construir el discurso que da un resultado muy fructuoso a la derecha. Sobretodo cuando los 40 años de gobierno de Francisco Franco le dieron a la derecha un monopolio/patrimonio de la idea de nación que les permitía adoptar esa postura con facilidad. En el listados de “enemigos de la patria” que VOX asume  entran movimientos que amenazan la unidad de la nación española como tal, como es el secesionismo procesista, el independentismo vasco y los resquicios del apoyo social y político a la banda terrorista ETA. Pero también los nacionalismos periféricos no independentistas, la izquierda tradicional, las fuerzas patrióticas-democráticas como Podemos, y el feminismo. Estos últimos movimientos y actores no serían, para cualquier soberanista o populista de izquierdas, parte de los enemigos de la nación sino nodos centrales de su revitalización. Pero es evidente que el proyecto de país que VOX quiere construir no se parece en nada al de los populistas de izquierdas españoles. Ahora bien, a estos segundos, para ganar, les conviene recapacitar y asumir que el levantamiento popular del 15 de Mayo hace mucho que dejó de servir como “vacuna” frente al populismo de derechas. Además de que la construcción de un relato nacional distinto, “progresista, “popular”, “democrático”, “feminista” y “plurinacional”, ha avanzado muchas posiciones, pero aún no las suficientes. El resurgimiento de VOX va a abrir debates muy intensos en el seno de sus movimientos políticos, y sólo fijarse en los ejemplos de Mélenchon y Corbyn podría salvarles. Al fin y al cabo, a espera de ver los frutos de la estrategia de Sahra Wagenknecht en Alemania, han sido los únicos capaces de frenar el surgimiento de estas fuerzas dextropopulistas. Desestimar la fuerza de el discurso de VOX no es nada aconsejable. En las condiciones sociales, políticas y culturales que atraviesa nuestro país es sumamente poderoso y puede hacerle avanzar posiciones con facilidad, y eso es algo que hay que asumir cuanto antes.

3- VOX, “la veleta naranja” y “la derecha blandita”

VOX entiende que para crear una base electoral sólida y crecer tiene que mantener una discurso duro frente a Ciudadanos y el Partido Popular, incluso después de ver al Sorayismo derrotado. Por eso se ha dedicado a pensar como señalar las fallas y las contradicciones que molestan a la base social de la derecha. En el caso de Ciudadanos, su falta de constancia y coherencia a la hora de posicionarse y su torpe ambigüedad a la hora de hablar de temas que, en los círculos a los que VOX pretende movilizar, pesan enormemente. En el caso del Partido Popular, el haber abandonado los valores de la derecha durante más de 10 años de retroceso en sus posiciones políticas clave; la “huída al centro” de Soraya y Mariano. Por eso a Ciudadanos le llaman “la veleta naranja” y al Partido Popular “la derecha blandita”; y por eso se esmeran tanto en poner esos apodos en circulación hasta hacerlos resonar por cuantos más círculos y niveles posibles. Es una batalla clave para ellos. Como la de hacerles ver como impotenetes e incapaces. Necesitan explotar la idea de que cada uno por una razón, resultan inútiles como herramientas para defender a lo que ellos consideran amenazas fundamentales (e.g. “la ideología de genero”, “la inmigración masiva”, “el auge de la extrema izquierda”… y un largo etcétera).

De esta necesidad de confrontar a las dos grandes fuerzas de la derecha Española, surge un problema fundamental: si VOX se centrase meramente en buscar como erosionar o deteriorar a ambos partidos para rescatar algo de sus ruinas, el espacio político de la derecha se contraería y saldrían perdiendo a la larga. Por eso han descubierto, aunque no lo sepan aún poner en práctica, que también han de asumir la tarea de compaginar esta dureza con el resto de fuerzas de la derecha con una “competencia virtuosa” (como diría Errejón)  por ampliar el espacio de la derecha. Esto es algo que Casado también entiende; de hecho durante su campaña en las primarias repitió hasta la saciedad que su proyecto no iba a dedicarse meramente de representar a la derecha ya existente, ni a moderarse hacia el centro, sino a ampliar el espacio que él representaba desbordando lo que és. Ahora toca ver el grado de destreza que muestran unos y otros para ponerlo en práctica. VOX se juega mucho con esto; si permanece en una mera posición beligerante y de desafío sin pensar estratégicamente en desplazar los temas de debate, los registros y los códigos de la derecha hacia su terreno, se suicidará políticamente; o al menos se tendrá que resignar a sacar un resultado mucho peor del que potencialmente pudieran tener. Conviene recordar que de momento, es una de las dos cosas más importantes que están sobre la mesa para VOX, aparte de la de conseguir ser visto como capaz de entrar a las instituciones y determinante para formar alcaldías y gobiernos (al menos el de la comunidad de Madrid). VOX no va a hacer un sorpasso mágicamente pasando de la irrelevancia a la vanguardia de la derecha española solo por haber llenado Vistalegre, esto es algo claramente evidente. Pero si que podría determinar las líneas de muchos debates gracias a su inercia, su actividad bulliciosa y el foco de la prensa. Están por el momento en esa fase, la misma que vivió Podemos tras las Europeas. Y aunque no está claro cómo de bien lo van a hacer, podrían sacarle mucho provecho. Amanecer Dorado en Grecia, el Frente Nacional en Francia, o UKIP en Reino Unido ya lo han vivido también en sus momentos; cuando no puedes marcar la política del gobierno, lo más inteligente que puedes hacer es marcar los términos del debate. Y eso es lo que van a intentar.

santiago-abascal-y-albert-rivera-juntos-

Aun así, está claro que ningún partido populista de derechas, populista o no, ha crecido limitándose a competir en el espacio conservador. Intuyo que por eso VOX aspira a abrir pequeñas brechas en los electorados de otros partidos (inclusive los progresistas) y deshielar en la medida que pueda la abstención hablando de temas como la inmigración y las fronteras que todos los grandes partidos han optado por ignorar, o tomando posiciones contra el feminismo o las autonomías. A diferencia de otros partidos populistas de derechas, VOX no puede jugar la carta estatista de reivindicar un mayor control de la economía nacional, retomar una vía proteccionista o confrontar la desigualdad social multiplicada por la estafa de 2008. Es, en el fondo y la forma, un partido liberal en lo económico, y entonces tiene que buscar en otros frentes la forma de romper la cartografía izquierda y derecha a algunos niveles en busca de votantes más allá de su propio terreno. Arrinconado, ha pensado encontrar la solución por ejemplo en la explotación de un sentimiento por ahora minoritario de “virilidad nacional” que se pudiera sentirse cuestionado ante el auge del feminismo, hablando de las “denuncias falsas” en términos alarmistas y cuestionando “la ideología del género” en líneas discursivas parecidas a las de Jordan Peterson, como si el feminismo en sí mismo se tratase de una ideología radical y peligrosa para la sociedad occidental. Este discurso antifeminista se aprovecha de muchos resentimientos o miedos de una parte de la población masculina que ve con preocupación, ira o vértigo el auge que el feminismo tiene desde el 7N de 2015, y se extiende también a otros niveles del debate. Se ve por ejemplo en la contestación al independentismo, que muchas veces es pintado como un desafío a la “hombría del estado” y su autoridad. Algo que a la derecha americana, como explica la autora Bonnie Mann, ya le ha funcionado contra la insurgencia islámica cuando la representó como un ataque al “national manhood”, la posición de Estados Unidos como patriarca mundial. Más allá de lo que piense uno de este discurso en términos morales, se basa en una estrategia que se ha mostrado profundamente efectiva en el resto de países de occidente donde fuerzas populistas de derechas han saltado a la palestra, y en algunos casos, no solo han saltado a la palestra si no que han salido de la marginalidad para convertirse en “el nuevo mainstream”. El poder en las calles “la España feminista” que se vió el 8 de Marzo tiene uno de los mayores potenciales políticos de nuestro país. Pero eso no “vacuna” a España de la posibilidad de enfrentarse a un auge de fuerzas nítidamente antifeministas y populistas de derecha. Para acabar con esa posibilidad la nueva hegemonía social del feminismo tendría que ser capaz de colocar a los populistas de derechas como una excepción amenazante y no como algo verdaderamente representativo del ser nacional. Es decir, elevarse a una posición verdaderamente hegemónica en la que reivindique para sí una imagen actualizada de país en la que lo contrario a la normalidad, lo contrario al sentido común, sea el discurso de VOX. Pero instalar esa idea en el imaginario colectivo es una tarea complicada que consumirá mucho tiempo y esfuerzo a quienes tienen una idea distinta de España.

http://latrivial.org/como-entender-el-auge-de-vox/

Como decía en el anterior mensaje, si alguien tiene el tiempo y las ganas de ver en vídeo el acto de Vistalegre, me gustaría conocer sus impresiones.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Recojo un comentario de BBJ que me ha parecido bastante acertado. Es del forero Cesare$pada:

Cita

Más coherencia de los partidos patriotas, les arden las cuentas de Twitter con Vox desde el mitin de Vistalegre, si Vox es un partido liberal conservador y ellos en teoría no ocupan ese espacio político su ascenso debería preocuparles lo mismo que el de Ciumamamos o Porremos..., lo curioso es que esas mismas cuentas de twitter se dedican a vender las bondades de Putin, Orban o últimamente Bolsonaro, que todo el mundo sabe que son nacional revolucionarios anticapitalistas, antisionistas que dejarían en moderado a Ramiro Ledesma...

https://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/1087794-partidos-patriotas-han-hecho-ridiculo-vox.html

Efectivamente, si estos partidos patriotas están todo el día aplaudiendo a Orbán, Trump y Bolsonaro, no entiendo por qué se extrañan de que la gente vote a Vox, que también toma como modelo a esos políticos de derechas, especialmente a Orbán.

Entre los que rechazan a Vox no todo es trigo limpio. Pongo un ejemplo del mismo foro:

Cita

Un identitario español nunca votara a un partido con una cubana,un negro,un judio y un monton de gitanos como cabezas de lista en ayuntamientos de toda España...¿Te enteras?

Todo el que vote a VOX es un jodido vendido al capital y la juderia internacional.

https://www.burbuja.info/showpost.php?p=22973907&postcount=102

Y no creáis que es un argumento raro. En las redes sociales los patriotas que simpatizan con ADÑ con frecuencia le han achacado a Vox que quiere llenar España de "panchitos", o que tiene negros y gitanos en su partido. Recuerdo que montaron en cólera cuando Rocío Monasterio participó en un acto provida en el que se premiaba a varias madres, entre ellas una madre hispanoamericana con la tez no del todo blanca; esto les dio pie a que acusasen a Vox de ser parte activa del "plan Kalergi" para "genocidar a la raza blanca".

También han hecho circular con profusión una foto en la que Abascal le daba la mano a un transeúnte musulmán. Según estos guardianes de la pureza, darle la mano a un musulmán te hace cómplice de la islamización de Europa; el único comportamiento posible con un musulmán es escupirle, como mínimo. No han caído en la cuenta de que Salvini -al que la mayoría adora- con frecuencia se fotografía dándole a la mano a musulmanes y negros. Son tan estúpidos y marginales y están tan alejados de la realidad que hacen que Salvini parezca una persona razonable. No debe extrañar que vayan de fracaso en fracaso.

En resumidas cuentas, cuidado con Vox pero cuidado también con algunos anti-Vox que casi son peores. Yo no votaré a Vox porque hay varios de sus postulados que resultan incompatibles con mi manera de pensar, pero jamás se me ocurriría recriminarles que tengan a una cubana y a un negro en el partido. Por sus argumentos los conoceréis.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Bueno, pues parece ya meridianamente claro que VOX es un cliente más del tal Bannon este y que este partido no se va a caracterizar por una especial inventiva y personalidad propia. Voy a no empezar a llamarlos cipayuelos pero, bueno, que van a puntando maneras.

He aquí el discurso de Abascal el otro día:

 

He aquí la idea original en que parece basarse:

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

El problema de los populismos siempre es el mismo que, por debajo de los discursos apelativos a los sentimientos, hay intereses que habitualmente no se ven reflejados en la dialéctica social que generan. Por ejemplo, en la discursiva de VOX se hace una continua apelación al tema migratorio, cuando en España actualmente, el flujo de inmigrantes no supone un problema de la magnitud que puede tener en otros países. Simplemente se esgrime ese discurso porque permite extender las siglas a rebufo de las corrientes de pensamiento que llegan desde Europa, y de esta forma extender igualmente otros intereses subterráneos, que son los que verdaderamente deberían importar a la hora de valorar las promesas. Leyendo la lista de las cien propuestas políticas que VOX presentó en Vistalegre, puede encontrarse la siguiente medida que aparece enterrada en mitad de la lista:

"Liberalizar el suelo. Convertir en suelo apto para ser urbanizado todo el que no deba estar necesariamente protegido por motivos de interés público convenientemente justificados. El mercado del suelo es especialmente rígido su regulación provoca una escasez artificial que eleva su precio."

Esta medida de marcado carácter ultra liberal, es muy parecida a la modificación de la Ley del Suelo que hizo Aznar, y supuso el inicio del proceso que tiempo después llevó a las familias y posteriormente al Estado, a la quiebra encubierta que hemos acabado pagando mediante préstamos pedidos a Europa, perdiendo si cabe aún más nuestra soberanía, por no hablar de la pérdida de nuestra banca pública que eran las cajas de ahorro desaparecidas en beneficio principalmente de la banca alemana. Las implicaciones e intereses económicos que puede haber detrás de una medida así, justificarían sobradamente la puesta en marcha de un partido político y su impulso desde sectores que suelen quedar al margen de la escena pública, y son los que deberían interesar en lo económico cuando uno estudia las propuestas de una formación, más allá de los sentimientos que muchas promesas puedan despertar y que, por estar hechas en clave política, no suelen luego cumplirse la mayoría de ellas.

Por no hablar de la promoción de cierto sentimiento "nacional-egoísta" que suelen conllevar estos discursos populistas, donde se fomenta la primacía de los intereses personales de los votantes por encima del espíritu o bien común de la Patria. Puedo aceptar muchas de esas medidas, es más, algunas las suscribiría ahora mismo pero, no termino de ver por ninguna parte un verdadero espíritu de comunidad que justifique el voto por este partido, y como ser humano que soy, para mí el espíritu de las cosas es lo que más importa ya que es lo que me diferencia de los animales y mueve mis actos.

Me ocurre lo mismo que cuando escucho hablar a la gente de la izquierda llenándoseles la boca de denuncias sociales y desigualdades, pero cuando te pones a escudriñar lo que verdaderamente importa, por encima de las injusticias que denuncian, te das cuenta de la oquedad de las denuncias y que, lo que les mueve en realidad, sigue siendo un deseo de poder sobre la gente, que les lleva a esa suma de intereses personales que se constituyen por encima de la verdad y del bien común de todos los españoles, y que luego se manifiestan en forma de subvenciones y prebendas que aseguran el dominio de sus líderes sobre las masas sociales durante décadas. Las democracias liberales se basan en esas sumas relativas, más allá de la consideración de una verdad y un bien absoluto que deberían orientar la marcha de las naciones.

Lamentablemente, esa línea divisoria entre el egoísmo y el idealismo de la que hablábamos el otro día, sigue soterrada en las propuestas y discursos de las diferentes formaciones políticas, haciendo muy difícil la diferenciación entre lo superfluo y lo que importa, e incluso entre lo bueno y lo malo. Pero hay una cosa que siempre ha estado clara en la historia de las derechas y las izquierdas, y es que, en las primeras, ese egoísmo se ha manifestado en un, a veces desmedido, afán de riqueza mientras que, en las izquierdas, dicho egoísmo suele manifestarse mayormente en afán de poder político. Pero a fin de cuentas ambas cosas sirven al mismo propósito de dominación sobre las personas, y por tanto no dejan de ser caminos convergentes que llevan alternativamente al gobierno de las sociedades que se rigen por sus estándares.

Que los populismos se sostengan sobre la exaltación de los sentimientos tiene una base lógica, pues se estructuran sobre la base biológica donde la territorialidad y los deseos primarios rigen las leyes de la conducta animal. Pero es que nosotros somos algo más que animales preocupados por defender su territorio, o porque el líder jerárquico coma más carne que nosotros, discursos habituales de derechas e izquierdas. De hecho, si somos algo es porque nos diferenciamos del resto de los vivientes por nuestra espiritualidad intrínseca y exclusiva, y las leyes que rigen la conducta humana son más morales que biológicas, sin que esto suponga que ninguna de ellas tenga que ser despreciada por la otra. Por eso es que la mayoría populismos, suelen alejarse de concepciones religiosas que puedan entroncar con la espiritualidad humana y acabar contraponiendo los intereses amorales que con frecuencia promueven, situándose en el lado amable del espectro laicista, promoviendo una falsa concepción religiosa, o directamente manifestándose contrarios a la religión como le ocurre a gran parte de las denominadas izquierdas.

En efecto, si somos algo más que simios es porque tenemos un espíritu que nos anima a dominar nuestro instinto de territorialidad o de carne, y porque nuestra ley fundamental no está grabada en los genes sino en el corazón de las tradiciones que nos han legado dicha ley moral, fundamental para entender y tratar al ser humano y comprender el fundamento de su propia identidad.

Aún espero la llegada de una formación política, que sepa ver esas injusticias y desmanes que denuncian unos y otros, y proponga verdaderas medidas que con firmeza aseguren el bien de la patria y la dignidad de todos, hayan o no nacido dentro de los diferentes territorios. Hoy es el día de la Hispanidad y para mí esto sigue significando la pertenencia a una raza espiritual, que se fundamenta en algo mucho más profundo, universal y trascendente que todos estos sentimientos nacionalistas de menor o mayor alcance sobre el que se construyen los populismos, y bajo una promesa moral de esperanza mucho más rica que la que pueda ofrecer cualquier tipo de liberalismo económico o social. Pero no me canso de esperar.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Algunas noticias y apuntes relacionados con VOX.

Público cita estas palabras de Javier Garisoain, líder de la CTC, en un tendencioso artículo:

Cita

Quiso el destino que en CTC estén pensando, por activa o por pasiva, en este nuevo partido de extrema derecha, con el que comparten algunos temas a nivel de ideario ultraconservador. “Hay algunos puntos en los que coincidimos. No le daremos nuestro respaldo de manera oficial, pero otra cosa es que como mal menor algunos simpatizantes o afiliados decidan finalmente votarle”, dice Garisoain mientras ultima detalles para el congreso de este fin de semana largo.

De hecho, en esta pequeña formación carlista está bastante arraigada la creencia de que si en las pasadas elecciones europeas Vox no consiguió un parlamentario fue, precisamente, porque CTC, el Partido Familia y Vida y Alternativa Española (un grupo ultraderechista liderado por el yerno de Blas Piñar) consiguieron 17 mil votos. Dicho de otra manera, porque esos apoyos fueron para la coalición “Impulso Social” que integraban esos tres partidos ultras en detrimento de Vox, que bebe de la misma fuente electoral.

Olvídense de que eso vuelva a ocurrir. En la conversación mantenida con Público, Garisoain dejó meridianamente claro que no piensa volver a presentarse a unas elecciones, al menos no a corto plazo. “Somos muy críticos con el sistema de partidos, hay que romperlo y funcionar de otra manera”, afirmó. ¿Qué significa concretamente eso? Sin terminar de precisarlo, el hasta ahora secretario general de los carlistas –se prevé que en el congreso delegue su cargo en otra persona, aunque seguirá ocupando un puesto en la dirección- dice que él y los suyos son de la idea de promover “otros medios de participación”.

Vox: Carlistas de ultraderecha valoran apoyar a Vox: “es un mal menor” | Público

Luis Alfonso de Borbón tiene amistad con los líderes de Vox:

Luis Alfonso de Borbón, azote de homosexuales y próximo a los líderes de Vox | Famosos

Liberales excomulgaron a Vox:

'Un obispo antes que Rallo' | Análisis diario - Instituto Juan de Mariana

Promocionan a Vox en la prensa húngara afín a Orbán:

DpTM8HAWsAYZqoh.jpg:large

Traducción automática de la entrevista (menciona a Salvini): https://tinyurl.com/y9df9oh4

Abascal siempre ha dicho que su modelo es Orbán. Más noticias:

Expedientado un militar en activo por intervenir en un mitin de Vox | España | EL PAÍS

Ferreras llama a Verstrynge para que advierta del peligro de VOX, pero el gurú podemita le chafa la tarde: "No son extrema derecha" | Periodista Digital

Esta noticia es antigua:

VOX propone que las familias tengan un voto más por cada hijo

Y me parece una idea genial pero no sé si se mantiene en el programa actual. Por otra parte, al matrimonio homosexual sólo pretenden cambiarle el nombre:

Cita

¿Qué haría con la ley del Aborto?

Derogaría la actual ley.

¿Y con la ley de matrimonio homosexual?

Sustituirla por una ley de uniones civiles. El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer.

Abascal (Vox): «En política europea admiro a la Reina Isabel la Católica»

Juan Manuel de Prada critica a Vox desde ABC: Voxeando

Los argumentos me parecen un poco extraños y no son demasiado coherentes con sus artículos previos. Lo que Prada y otros no acaban de entender es que si se pasan el día elogiando a Orbán, Trump, Salvini y Putin, la traslación directa de eso a la realidad española es Vox. ¿Cómo era esto de "tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias"?

Por lo que he visto, VOX tiene tres ejes fundamentales (por este orden): Unidad de España - Inmigración - Crítica al feminismo.

Mientras que los ejes de ADÑ serían más bien: Salida de la UE - Inmigración.

VOX no es un partido que pretenda gobernar. A lo sumo podría conseguir 1-4 escaños. Tan sólo aspira a hacerse un pequeño hueco en el parlamento para ir promoviendo un desplazamiento a la derecha de la sociedad y de la política.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Quién me iba a decir que iba a ver carlistas en un medio tan vulgar (en el peor sentido de la palabra) y extendido como Público en octubre del 2018. Hay cierto paralelismo con el 36, cuando surgieron de debajo de las piedras ideologías que se suponían muertas y enterradas ante el acelerón metido por la Antiespaña.

El nivel de todas formas es de parvulario. Para mí sería fácil destruir cualquier pretensión carlista (con la cual de cualquier forma simpatizo por ser garante de esencias) exigiéndole un plan para la gestión de la realidad megaurbana actual, al menos ésa sería mi línea de ataque (no existen ciudades tradicionalistas, la megaciudad es moderna y antihumana de por sí). Sin embargo los progres de Público se estrellan contra los puntos fuertes del carlismo, como es la familia, la identidad real de género y demás. Y con el asustaviejas de "ultraderecha" para recordar al lector lo que debe pensar.

Como pollos sin cabeza.

Share this post


Link to post
Share on other sites

  • Similar Content

    • By Hispanorromano
      En primicia para este foro, voy a ir recogiendo algunos pasajes que me llaman la atención del libro Santiago Abascal: España vertebrada que acaba de publicar Fernando Sánchez Dragó. El libro es básicamente es una entrevista de Dragó a Abascal en la que a veces interviene Kiko Méndez Monasterio.
      Dragó somete a Abascal a un intenso acoso y derribo para que apoye a Rusia, pero Abascal se resiste:
      También Dragó presiona a Abascal para que adopte políticas ultraliberales en economía. Pero Abascal se revuelve contra estas dos cosas:
      Mi juicio sobre estos dos fragmentos (y otros similares que hay repartidos por el libro) es favorable a Abascal. Pero hay otros asuntos que me parecen negativos. Ya los iré recogiendo.
      He pensado que sería mejor publicarlo en un hilo separado, ahora que es de máxima actualidad este tema.
    • By elprotegido
      Pues sin duda puede decirse que VOX ha salido ganando, y mucho, de las negociaciones en Andalucía:
      - Ha conseguido aparecer como un partido sosegado y dispuesto a hablar, frente a las demonizaciones y "cordones sanitarios". Ha logrado finalmente un acuerdo, o al menos simularlo (lo cual es lo de menos).
      - Si bien es cierto que el acuerdo alcanzado con el PP ignora muchos puntos clave para VOX, a mi juicio eso no es un fracaso diplomático como algunos pretenden ver. A VOX no le interesa que el PP acceda (en este momento) a sus exigencias, ni que gobierne de manera parecida a como lo harían ellos, pues eso podría frustrar su ascenso y disminuir el trasvase de votos de PP a VOX. Ya negociarán en escenarios más importantes y con un equilibrio de fuerzas más ventajoso para VOX. Si VOX no va a estar en el gobierno es preferible (para ellos) que no se adopten sus medidas estrella con intensidad.
      - VOX tiene justificación segura ante sus votantes. Han permitido que no haya gobierno rojo (algo bien visto por sus votantes) y a la vez pueden vetar todas las iniciativas gubernamentales que no convengan. Pueden protestar si el gobierno mantiene intacto el legado socialista.
      - Han retratado a Cs como partido de izquierdas, con complejos severos e inconfesables, lo que previsiblemente influirá en la percepción del votante de derechas. Más allá de los intereses de VOX, creo que conviene que se intensifique hasta cierto punto la deriva izquierdista de Cs, lo que puede servir para influír en el PSOE y que así, al menos, la izquierda menos radical tenga cierta idea de España. Idea tibia y fundamentada esencialmente en una lectura lábil de la Constitución del 78, como si España hubiera nacido -Dios nos libre- en ese momento. Pero algo es algo.
      Por lo demás, por hacer crítica negativa, no me está gustando demasiado el discurso de VOX con respecto al feminismo y la ideología de género. Pareciera que el único problema es gastar dinero público en organizaciones públicas feministas y similares. Aunque bien es cierto que cortando esas subvenciones se avanzaría en la solución del problema y se golpearía al enemigo (a la vez que se aliviaría el bolsillo del currante español), no se ataja el mal de raíz si se rehúye el debate real. Aún así, reitero que cerrar estos chiringuitos ya sería un gran avance, aunque no habría que parar allí la confrontación ideológica. También reconozco que los dogmas del feminismo son muy difíciles de criticar, y que el que los ataque va a ser violentamente embestido por los medios. Es lo que le ha pasado a VOX por desplazarse tangencialmente sobre el asunto.
      Tampoco veo muy claro lo de la "ley de violencia intrafamiliar". Hay miedo a derogar leyes de la izquierda (siendo supuestamente preferible "mejorarlas" o "ampliarlas") a pesar que se hayan demostrado perniciosas y/o netamente inútiles para su supuesto propósito. De todos modos, entiendo que la propuesta de VOX sería una mejora con respecto a la situación actual si esta ley que proponen garantiza la presunción de inocencia, ayuda suturar la fractura social entre hombres y mujeres creada por el feminismo y no es excesivamente intrusiva.
      También parece asomar la tentación de presentarse como la opción de los "gays de derecha", de moda entre la derecha alternativa europea y estadounidense. Huelga decir que no me gustan nada esos movimientos, y que desgraciadamente no cabe esperar que esta tendencia en VOX se revierta.
    • By Español
      Video: DIOS, PATRIA, FUEROS, REY
      Descipcción:
      "Excepcional entrevista a D. Javier Barraycoa, politólogo y sociólogo español que nos introduce magistralmente en la esencia y realidad del CARLISMO tan propio de ESPAÑA y de los ESPAÑOLES que aman y defienden a DIOS y a su PATRIA por encima de cualquier otro bien. La juventud española de nuestros dias ha de ver en el CARLISMO el movimiento español por antonomasia, movimiento que reune el ser de nuestra patria y su misión, y ha de apoyarlo y amarlo como algo propio. El CARLISMO resolvería, actualmente, los problemas que hacen sangrar a nuestra amada ESPAÑA. "
      Con esta entradilla describe Javier Navascués la entrevista que con el título " Dios, Patria, Fueros, Rey", le hace a Javier Barraycoa al objeto de dar a conocer y definir la esencia e historia del Carlismo en España. Aparte del valor divulgativo que sin duda tiene todo el contenido de la entrevista, quiero traerla al foro como punto de partida para contrastar el tradicionalismo español con el auge del populismo representado en opciones como Vox, que con indiscutible acento liberal y jacobino, y por tanto antitético de los principios tradicionales que defiende el carlismo, sin embargo está aunando en torno a sí el voto y el favor de muchas personas que se consideran tradicionalistas católicos.
      La frase "Vox es un partido de extrema necesidad", en respuesta a la acusación que se la hace de ser un partido de extrema derecha, se ha hecho viral gracias a la propaganda de la formación en las redes pero ¿Realmente el programa de Vox es de extrema necesidad para España o se trata de un lema propagandístico para ocultar otros viejos vicios enemigos de la tradición?  ¿Tiene actualmente el carlismo, y por extensión el tradicionalismo, algo que responder a propuestas como las que se plantean desde Vox u otros partidos similares en Europa? ¿Puede ser compatible el tradicionalismo español con opciones políticas como las que representan esos partidos? ¿Es el partido de Abascal un intento de retorno político hacia posiciones más tradicionales o se trata en cambio de una nueva vuelta de tuerca del liberalismo burgués, al que secularmente se ha enfrentado el tradicionalismo, al objeto de confundir y aglutinar en torno a sí el favor de su ancestral enemiga, la ideología liberal?
      Dejo ahí esas preguntas u otras que se nos puedan ocurrir y os invito a participar en este interesante debate que me parece de suma importancia en un momento como el actual donde, de cara a las próximas elecciones y en medio de la corriente internacional de supuesto auge de posiciones conservadoras, Vox aparece como el último bastión que le queda a la defensa de la España tradicional.

      Fecha de publicación: 2019-01-05
      Categoría: Actualidad y mundo contemporáneo
      Publicado por: El Español
       
       

       
    • By Español
      Aunque el tema que a continuación paso a exponer, bien podría haberlo integrado en otros abiertos al efecto del seguimiento de conocidos grupos políticos, he preferido dedicarle un tema aparte por la relación que tiene con el estado actual de cosas en nuestra sociedad, cada vez más dividida, polarizada y en suma destruida de sus principios y valores fundamentales.
      También podría haberlo titulado haciendo alguna referencia a las técnicas del populismo para extender su mensaje en la sociedad, pero pienso que es más adecuado generalizarlo en el orden de la propaganda política ya que creo que la dinámica que a continuación se retrata, no es exclusiva del populismo, sino que ya es ampliamente utilizada por todas las formaciones políticas que aspiran a alguna forma de gobierno o presencia en la sociedad.
      Para exponerlo voy a utilizar un artículo que publica hoy el digital "El Confidencial.es", acerca de los métodos que utiliza Vox para propagarse en la redes, aunque me gustaría que lo tratásemos de manera general, referida a todos los partidos y movimientos que aspiran a mejorar la sociedad -resalto en negritas lo que me parece interesante para apoyar el tema-:
      De todos es conocida la extendida costumbre que tienen los partidos de izquierdas, de dividir y polarizar la sociedad para alcanzar el poder. No basan su existencia en ningún esfuerzo conjunto por un alcanzar un ideal superior sino en la ruptura de los ideales que dan sentido y unidad a las cosas del bien común existente. De hecho, el propio movimiento de los indignados del 15M, que supuso el renacer del comunismo renovado en España, aparte de encontrar su justificación material en las corruptelas políticas de PP y PSOE, la crisis económica o los recortes de prestaciones sociales, debe también sin duda su existencia ideológica a dicha polarización, astutamente utilizada por lo que después pasó a denominarse "Podemos", cuya denominación refleja como ninguna la verdadera aspiración de ese movimiento, que no es otra que la del poder pretendido para destruir lo creado y organizar desde sus ruinas una nueva sociedad a imagen y semejanza de sus líderes, como bien ha demostrado ya la historia en cada ocasión donde han alcanzado el poder absoluto, y con ello la propia ruina o destrucción del ser humano integrado en esa unidad que es la comunidad social donde vive y se identifica.
      No vamos a descubrir nada si decimos que la generación de tensiones y divisiones es lo que tradicionalmente ha alimentado y mantenido viva a la izquierda, desde la más antigua revolucionaria lucha de clases, pasando por la división entre bandos, hasta llegar a la más moderna guerra de sexos donde, el hombre y la mujer han dejado de ser potencialmente la unidad humana para dividirse y convertirse así en dos potencias enfrentadas. Se trata en suma del lema "Divide et impera", tan antiguo como el mundo y aplicado en su más perversa expresión para dominar al propio ser humano que pretende liberar.
      Desde la persona humana, pasando por la familia, el clan, el gremio, el municipio, la nación o la patria y así hasta llegar a la metafísica de la Comunión, todas las estructuras que mantienen vivas y unidas nuestras sociedades se sustentan sobre unidades fundamentales formadas por elementos complementarios, que se multiplican generando nuevas unidades: cuerpo y alma, hombre y mujer, amigos, vecinos, paisanos, fieles, etc. El propio ser nacional y en nuestro caso, la democracia, se sustenta sobre esa realidad. La propia ley natural tiene esa forma de estructura. 
      La raíz cristiana de nuestras sociedades se fundamenta también en buena medida, en aquel milagro de la multiplicación de los panes y los peces donde, lo milagroso no fue hacer aparecer el alimento de la nada sino convertir el corazón egoísta de los que allí estaban invitándoles a compartir sus propios bienes para que de esta forma se multiplicase el bien de todos. Ese milagro de la multiplicación ha sido el que los españoles han sabido reproducir mejor por el mundo, dando origen a aquella comunión de pueblos y naciones que fuera nuestro imperio, y sentando las bases de la actual hegemonía occidental.
      De otro lado, la existencia de las derechas en nuestro marco político, desde su origen en la revolución francesa representando la defensa del orden tradicional frente al veto real de los revolucionarios, hasta llegar a la más moderna "ultraderecha" reclamando la supuesta vuelta a los valores tradicionales, no se entiende sino como una fuerza de contraposición necesaria para conservar la unidad social sobre la que constantemente atenta la división del progreso de la izquierda, y que configura el bien común. Así, izquierdas y derechas vendrían a ser la manifestación social de las expresiones matemáticas de la división y la multiplicación respectivamente pues, de alguna forma la izquierda representa siempre ese proyecto privativo de "lo nuestro" que trata de dividir y repartir el "bien de todos", y que pretendidamente trataría de conservar y multiplicar la derecha.
      Digo pretendidamente porque por supuesto, el factor humano es clave en ese análisis de izquierdas y derechas ya que, no se puede afirmar que todos los afectos a las izquierdas y derechas operen en sentido estricto al que orienta su ideología: ni todos los afines de la izquierda pretenden dividir la sociedad, ni todos los de la derecha pretenden conservar y multiplicar el bien común. Es más, por mi propia experiencia casi que me atrevería a afirmar que, por lo general, existe una gran masa invertida en ambos bandos, unos creyendo ingenuamente que mediante la división van a lograr la igualdad deseada y otros actuando astutamente a sabiendas que de la multiplicación van a obtener un beneficio que les sitúe por encima de los demás, pero así de torpe es la condición humana.
      Lo importante y curioso en ambos casos es que, tanto las izquierdas como las derechas, aunque operen a conciencia y honestamente, tratan en teoría de lograr una unidad que podríamos definir como bien común, sin embargo, el camino que hoy emprenden ambos extremos dominados por el populismo, es el de la generación de tensiones y la división constante que imposibilitan la construcción y conservación de un bien común y con ello la de la propia identidad nacional y dignidad humana.
      ¿Por qué partidos de izquierdas, como Podemos que, pretendidamente apuestan por la igualdad o la solidaridad, emplean para sus fines la división constante entre bandos, sexos o regionalismos, o buscando el favor de grupos separatistas que procuran en definitiva la ruptura del bien común, generando así mayor insolidaridad y desigualdad entre todos? ¿Por qué partidos de derechas como Vox, que pretendidamente claman por preservar la unidad y libertad nacional atacadas por la izquierda, emplean esa misma técnica incendiaria de la división social, generando de esta manera una mayor desunión y tiranía entre los sujetos que componen la nación, y en definitiva con ello procurando también la ruptura del actual bien común?
      Sé que no vivimos en la sociedad perfecta y que a día de hoy estamos muy lejos de alcanzar ese ideal pero ¿Se trata en ambos casos de proyectos y actuaciones legítimas, surgidas desde la sociedad y para el bien de todos, en función dicho esto de los deseos y promesas expresados por todas esas formaciones en sus respectivos mítines y programas, o en cambio responden a otros intereses superiores que, por encima de ellos mismos y valiéndose del populismo que mueve hoy toda la política, buscan dividir, tensionar y destruir el bien social para hacerse así con el dominio de nuestras vidas? ¿Todo lo que hay es en realidad lo que se ve, o lo que se ve en cambio está ahí para ocultar la realidad? Porque, tan contradictorio e hipócrita me parece clamar por la justicia social, empobreciendo y privando aún más al pobre de sus propios bienes humanos y materiales, como pretender la unidad y la concordia nacional al mismo tiempo que se paga a unos pirómanos para incendiar la sociedad.
      Por ejemplo, me he leído varias veces las cien propuestas de Vox para el gobierno y pese a estar conforme con la inmensa mayoría, no tolero de ninguna manera el uso que se hace del tema de la inmigración pues, de igual forma que la izquierda no puede abrir de par en par las puertas de las fronteras si se quiere mantener la paz y el orden en la sociedad, la derecha tampoco puede abrir la puerta de la xenofobia por el mismo motivo pues, en ambos casos de cosifica y deshumaniza a la persona hasta convertirla en simple materia de voto y presupuesto, sin tener en cuenta la dignidad humana y necesidades básicas de los que vienen y de quienes los reciben. Es decir, al igual que lo que comentaba anteriormente, la vía del orden no puede ser generar un mayor desorden. La tolerancia, solidaridad y acogida que caracterizan a los españoles, es una virtud conquistada durante siglos que no podemos permitirnos perder por seguirle el juego a un puñado de intereses políticos y económicos, sean de izquierda o de derecha. Seamos rebaño pero no borregos.
      Por todo esto y otras cosas me declaro a menudo objetor de conciencia en materia de voto, cada día más consciente, porque no entiendo como todos esos grupos que supuestamente pretenden mejorar esta sociedad, son incapaces de entender que, sus dinámicas de funcionamiento se orientan a empeorarla. El fin no puede justificar los medios y si se carece de un proyecto ilusionante, capaz de movilizar el voto y aunar voluntades en pos de un futuro mejor para todos, antes de unirse al bando de los incendiarios, es preferible seguir defendiéndo honradamente la casa y quedarse esperando a ver como pasa por delante el cadaver de tu enemigo pues, sin duda en esta vida, todo pasa.
      Yo de momento me seguiré absteniendo, y ojalá fueran millones los que lo hiciesen pues así entenderían nuestros políticos que, para construir una sociedad mejor, es más efectivo y humano sacrificarse uno mismo que andar promoviendo el sacrificio de los demás. El origen cristiano de nuestra civilización así nos lo demuestra.
       
    • By Hispanorromano
      A veces el enemigo nos proporciona en su propaganda y sin quererlo las claves de su pensamiento íntimo. Este artículo de Rafael Bardají (Vox) en La Gaceta de Ariza nos revela algunas claves de la movida identitaria que está funcionando en Europa y que probablemente empezará a ganar peso en España. Marco en negrita lo que me parece llamativo e Intento leer entre líneas al final:
      Más allá de que pudiera tener razón en algún aspecto, por ejemplo en la reivindicación de la soberanía de las naciones, me parecen interesantes algunas claves que revela:
      — Promueve el nacionalismo, cosa hasta ahora inédita en estas formaciones. Hace una crítica de los "valores" instaurados tras la Segunda Guerra Mundial. Quiere salir de la UE a toda costa.
      — Elogia el orden de Westfalia porque puso fin a las guerras de religión. Ya se sabe, las religiones son la causa de las guerras, mejor nos iría sin ellas.
      — Dice que Hitler, lejos de ser nacionalista, era un imperialista y que Stalin era un universalista antinacionalista. Quiere asociar todo lo negativo con la concepción imperial.
      — Habla despectivamente de la "supuesta comunidad hispánica" entre España y "América Latina" (nótese la elección del término). Está claro que niega esa comunidad. A renglón seguido se refiere despectivamente a la "retórica imperial" del franquismo y a la "visión universalista" de la Iglesia católica. Es claro su desprecio por las concepciones patrióticas que el franquismo toma de la Falange y el carlismo. No quiere la UE, pero tampoco quiere ningún acercamiento a Hispanoamérica.
      — Le molesta que se celebre el Día de la Hispanidad y preferiría que se celebrase la "victoria militar sobre los moros" en consonancia con los nuevos aires que vienen de Europa. Ésta es una reivindicación identitaria clásica. Es un devoto de Santiago pero sólo en lo que respecta a su aparición en la batalla de Clavijo. Lo que tenga que ver con la Religión le interesa menos o directamente lo desprecia.
      — Detesta a los inmigrantes musulmanes porque son "incompatibles con nuestros valores, instituciones y formas de vida". Prefiero no saber qué valores y formas de vida son ésas.
      — Tampoco le caen nada bien los hispanos. Los intenta equiparar con los musulmanes mencionándolos en el mismo contexto, aprovechando el en parte justificado recelo que hay hacia los musulmanes para ampliar el rechazo popular a todos los inmigrantes. Los únicos inmigrantes que le caen bien son los chinos.
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Popular Now

  • Our picks

    • Antes que nada quería remarcar que me estoy refiriendo al contexto de estado liberal que disfrutamos/padecemos.

      Soy uno de esos que en su día cayeron en la moda de meter en el mismo saco a todos los funcionarios y hacerlos deudores de los más diversos agravios.

      Pero he ido modificando mi opinión y llegado a la conclusión de que  gran parte de lo decente en nuestro país ha entrado bajo ese manto y, en buena parte, está dormitando por desmotivación pero que seguro podrían ser, de forma relativamente sencilla, reactivados y recuperados para el bien de España.

      Os pongo aquí un video a una conferencia de un tipo al que le tengo bastante respeto, Alfonso Nieto, un gran experto en derecho administrativo (sé que no os tragaréis la conferencia pero ahí lo dejo y me gustaría hacer unos extractos de la misma con algunas observaciones que me parecen interesantes).

       





        • Correct (3 positives and 1 improvement point)
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 8 replies
    • Post in Observatorio contra la Hispanofobia y la Leyenda Negra
      Ataque hispanófobo esta vez desde México.

      López Obrador olvida la fundación hispánica del país y vuelve a caer en el indigenismo más ramplón que lleva arrasando el país desde hace ya un par de siglos.¿Quiere volver a sacar a la extracción de corazones a lo azteca, a miles y en vivo?

      El presidente cae definitivamente como opción hispánica.

      Hay que decir que muchísimos mexicanos se están manifestando en las redes sociales en contra de esta estupidez. Aguanta, México.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
    • El terrorismo estocástico y el atentado de Nueva Zelanda
      El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera.

      (...)Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. 
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 3 replies
    • Masacre en Nueva Zelanda ¿Son las redes sociales culpables?
      Como imagino que todos sabréis ya, ayer se produjo una matanza en Christchurch, una pequeña población de Nueva Zelanda donde, un supremacista blanco entró armado con rifles y escopetas en dos mezquitas y comenzó a disparar a todos los que se encontraban dentro, ocasionando 49 muertos y otros tantos heridos de bala, entre ellos mujeres y niños.

      Lo más grave del asunto es que el tipo retransmitió en directo su salvajada a través de Facebook, como si fuera un stream de un videojuego, logrando viralizarse a los pocos minutos de comenzar la matanza. Fue la policía la que tuvo que pedir a esa red social que cortase la emisión ya que durante casi veinte minutos, el asesino estuvo emitiendo impunemente sus crímenes.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Excellent (100 positive and improvement points)
      • 16 replies
    • La diversificación de la propaganda rusa: PACMA, Podemos y ultraderecha
      La maquinaria rusa de desestabilización política parece que comienza a calentar motores de cara a las próximas citas electorales. Analizamos algunas cuentas en Facebook, bajo bandera de Rusia, que estarían apoyando toda la amalgama de ideologías y movimientos radicales, desde el animalismo hasta la extrema derecha.





        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 12 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Bingbot(5)
    • Chrome(5)
×