Saltar al contenido

Califique este tema

Publicaciones recomendadas

De una entrevista de hoy a Rocío Monasterio en ABC:

Cita

Vox no reconoce el matrimonio homosexual. ¿Si es concejal, casaría a una pareja del mismo sexo?

Estaría bien que quien te case lo haga con ilusión. Yo se lo ofrecería a mis compañeros concejales.

Madrid es el epicentro del Orgullo Gay, ¿qué harían con esta fiesta?

En Vox no nos metemos en la cama de nadie. Me da igual la orientación sexual. Nosotros llamamos matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer, el resto son uniones civiles. Respecto a las fiestas, hay ciertos privilegios que se están dando a las fiestas del Orgullo Gay. ¿Por qué se tiene que parar toda la actividad porque se celebre el Orgullo? Colapsan Madrid un mes antes. Yo llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo, que la hemos arreglado y hemos gastado mucho dinero en ello. Así no se bloquearía el centro y no molestaría a nadie.

Rocío Monasterio: «Llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo»

Contrasta esto con lo inflexible que se muestra en las respuestas relacionadas con la inmigración. Seguramente lo de los homosexuales no da muchos votos.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 1 minuto, Hispanorromano dijo:

De una entrevista de hoy a Rocío Monasterio en ABC:

Contrasta esto con lo inflexible que se muestra en las respuestas relacionadas con la inmigración. Seguramente lo de los homosexuales no da muchos votos.

Liberales. Solo quieren que no les molesten ni les cuesten dinero.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Estrategia política. La antiinmigración es el estandarte de las derechas nacionalistas  y navegar a su rebufo da votos, pero los gays son las nuevas vacas sagradas de la politica y manifestarse en su contra te resta votos,  además de que ocupan puestos clave en todos los ámbitos de creación de opinión.


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Recojo la opinión de Javier Garisoain, presidente de la CTC:

Cita

8 de febrero de 2019 3 andalucia / VOX

El mejor Vox de la historia

voxacaballo-1.jpg

Ya está en marcha un nuevo gobierno regional en Andalucía y los que confiaban en la gran alianza del centroderecha para hacer realidad el cambio del cambio del cambio se están llevando disgusto tras disgusto. Algunos ya lo vimos desde el minuto uno de las negociaciones tripartitas. Juan Manuel de Prada, lo denunció con acritud en un artículo titulado “Voxecita”. Sin embargo, en mi opinión, no tiene sentido ser tan duro. Claro que el grado del chasco recibido depende de las espectativas. O sea, que cuando no esperas demasiado no existe demasiado riesgo de resultar decepcionado.

Hace tiempo que vengo diciendo que ya hemos visto el mejor Vox de la historia. Y todo lo que empeore a partir de ahora no será ni porque sean débiles ni especialmente malas personas. Todos sabemos que dentro de Vox hay bellísimas personas. Las mismas buenas gentes que durante décadas han ayudado a apuntalar el malminorismo pepero. Así que su problema no es principalmente de personas -al menos por el momento-. Su error es haber aceptado las reglas del sistema, las premisas del liberalismo y de la constitución. Y en este sistema lo que manda es la hegemonía cultural anticristiana,  antitradicional y antiespañola. Es eso lo que hay que cambiar. Y eso se cambia luchando contra el sistema, no vitoreando a la constitución o al jefe del estado.

No nos extrañemos de que Vox negocie, ceda, haga lo que pueda ni de que intente vender cualquier cosa como el inicio de una nueva “reconquista”. Alegrémonos -con moderación- si consiguen alguna cosita que haga alborotarse a los feministos pero no pidamos peras al olmo.

Hoy por hoy desde la Comunion Tradicionalista no nos planteamos hacer campaña en contra de Vox. Nos alegra que el sistema entre en contradicciones. Nos parece estupendo que se cuestionen el feminismo y la ideología de género, y el desmadre autonómico y separatista y algunas otras cosas. Solo pedimos que nadie se emocione. Porque este no es el inicio de la Reconquista sino tan sólo un bandazo dentro de un mismo sistema revolucionario.

https://www.ahorainformacion.es/blog/el-mejor-vox-de-la-historia/

 

 

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

En efecto, el artículo viene a poner de manifiesto lo que muchas veces hemos hablado por aquí. Lamentablemente se ha instalado en la sociedad cierto mesianismo político que hace que muchos esperen la llegada de algún nuevo caudillo que derribe el sistema de partidos y ponga de nuevo orden sobre las cosas, pero eso es un error.

Lo es porque hace albergar falsas esperanzas en el corazón de muchos que ven en estos nuevos partidos una encarnación de sus ilusiones mesiánicas, cuando en realidad y como bien dice el Sr. Garisoain, solo son nuevos actores de un mismo sistema que por ser divisionario, es la base misma de las injusticias y desilusiones que deseamos superar. Pero lo es sobre todo y principalmente, porque ese mesianismo nos hace olvidar al verdadero Mesías, que ya vino hace mucho y en otro tiempo fue el inspirador de la verdadera España de las Españas. Y ese olvido puede ser mucho más dañino a la larga que el propio sistema actual, pues solo en dicho Mesías se encuentra la llave de la felicidad que en el fondo todos anhelamos cuando vamos a votar o simplemente cuando decimos buenos días a aquellos con quienes convivimos en casa. Se trata del olvido del Amor, de la única fuente capaz de satisfacer el corazón humano.

Benedicto XVI lo describía magistralmente en su Encíclica Caritas in Veritate. Un magisterio que recomiendo leer completo y personalmente considero en la cumbre del pensamiento social cristiano, orientado a promover el desarrollo humano integral, en la caridad y en la verdad. Decía así el Papa emérito refiriéndose al amor en la sociedad y la política:

6. «Caritas in veritate» es el principio sobre el que gira la doctrina social de la Iglesia, un principio que adquiere forma operativa en criterios orientadores de la acción moral. Deseo volver a recordar particularmente dos de ellos, requeridos de manera especial por el compromiso para el desarrollo en una sociedad en vías de globalización: la justicia y el bien común.

Ante todo, la justicia. Ubi societas, ibi ius: toda sociedad elabora un sistema propio de justicia. La caridad va más allá de la justicia, porque amar es dar, ofrecer de lo «mío» al otro; pero nunca carece de justicia, la cual lleva a dar al otro lo que es «suyo», lo que le corresponde en virtud de su ser y de su obrar. No puedo «dar» al otro de lo mío sin haberle dado en primer lugar lo que en justicia le corresponde. Quien ama con caridad a los demás, es ante todo justo con ellos. No basta decir que la justicia no es extraña a la caridad, que no es una vía alternativa o paralela a la caridad: la justicia es «inseparable de la caridad»[1], intrínseca a ella. La justicia es la primera vía de la caridad o, como dijo Pablo VI, su «medida mínima»[2], parte integrante de ese amor «con obras y según la verdad» (1 Jn 3,18), al que nos exhorta el apóstol Juan. Por un lado, la caridad exige la justicia, el reconocimiento y el respeto de los legítimos derechos de las personas y los pueblos. Se ocupa de la construcción de la «ciudad del hombre» según el derecho y la justicia. Por otro, la caridad supera la justicia y la completa siguiendo la lógica de la entrega y el perdón[3]. La «ciudad del hombre» no se promueve sólo con relaciones de derechos y deberes sino, antes y más aún, con relaciones de gratuidad, de misericordia y de comunión. La caridad manifiesta siempre el amor de Dios también en las relaciones humanas, otorgando valor teologal y salvífico a todo compromiso por la justicia en el mundo.

7. Hay que tener también en gran consideración el bien común. Amar a alguien es querer su bien y trabajar eficazmente por él. Junto al bien individual, hay un bien relacionado con el vivir social de las personas: el bien común. Es el bien de ese «todos nosotros», formado por individuos, familias y grupos intermedios que se unen en comunidad social[4]. No es un bien que se busca por sí mismo, sino para las personas que forman parte de la comunidad social, y que sólo en ella pueden conseguir su bien realmente y de modo más eficaz. Desear el bien común y esforzarse por él es exigencia de justicia y caridad. Trabajar por el bien común es cuidar, por un lado, y utilizar, por otro, ese conjunto de instituciones que estructuran jurídica, civil, política y culturalmente la vida social, que se configura así como pólis, como ciudad. Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien común que responda también a sus necesidades reales. Todo cristiano está llamado a esta caridad, según su vocación y sus posibilidades de incidir en la pólis. Ésta es la vía institucional —también política, podríamos decir— de la caridad, no menos cualificada e incisiva de lo que pueda ser la caridad que encuentra directamente al prójimo fuera de las mediaciones institucionales de la pólis. El compromiso por el bien común, cuando está inspirado por la caridad, tiene una valencia superior al compromiso meramente secular y político. Como todo compromiso en favor de la justicia, forma parte de ese testimonio de la caridad divina que, actuando en el tiempo, prepara lo eterno. La acción del hombre sobre la tierra, cuando está inspirada y sustentada por la caridad, contribuye a la edificación de esa ciudad de Dios universal hacia la cual avanza la historia de la familia humana. En una sociedad en vías de globalización, el bien común y el esfuerzo por él, han de abarcar necesariamente a toda la familia humana, es decir, a la comunidad de los pueblos y naciones[5], dando así forma de unidad y de paz a la ciudad del hombre, y haciéndola en cierta medida una anticipación que prefigura la ciudad de Dios sin barreras.

Sin embargo, hoy en día se hace difícil ver actores políticos en el ecosistema de partidos, con voluntad de encarnar ese ideal de justicia y bien común que el verdadero cristianismo atesora en el magisterio de su Iglesia. No hay más que dar un repaso a sus programas para entender que todos vienen a ser partes de un mismo principio divisorio y extractivo, que busca la riqueza y el poder como caminos únicos para el desarrollo y la felicidad humana, dejando de lado así el verdadero principio que antaño inspiró a reyes, nobles y vasallos, y propiciando de esta forma el olvido del verdadero Mesías y su promesa de un nuevo mundo para todos: La promesa del amor. Se trata en suma de la usurpación del gobierno de la ciudad del hombre y el olvido de la existencia de la ciudad de Dios, siguiendo un poco la misma metáfora y definición del texto que he citado.

La política consiste y se resume en el arte de organizar la sociedad de forma que las personas y familias puedan alcanzar su plena felicidad pero, ¿pueden estos nuevos partidos ofrecer algún tipo de felicidad que no hayan ya ofrecido los anteriores? ¿Riquezas que el tiempo se lleva, derechos que en realidad no existen? En mi opinión no. Simplemente son escisiones más o menos torcidas  hacia un lado o hacia el otro, de un mismo tronco que se ha mostrado ya incapaz de dar frutos que satisfagan universalmente los más profundos anhelos humanos.

A veces veo en la deriva moderna que está tomando la clase política española, una semejanza clara con el pasado histórico de lo que fuera nuestro Imperio, pasando de tener un solo cuerpo unido en un proyecto universal, a ir fragmentándose poco a poco en nuevos y cada vez más pequeños partidos independientes, que vendrían a ser semejantes a lo que hoy son las diferentes naciones hispanas. Unidades desgajadas de un tronco común, incapaces de acoger ya la sabia de ese tronco. Y el motivo de esto, no me caben dudas, es la pérdida de la identidad y la fe en la comunión católica;  la "común-unidad" basada en la confianza honesta y el respeto mutuo en el amor y la verdad, capaz de llenar de esperanza y sentido universal el corazón de los españoles que en otros tiempos nos caracterizó. Y ahí está el rico y alegre, aunque al mismo tiempo sobrio y profundo legado de nuestra cultura, para dar muestra de aquel pasado. Millones de turistas a lo largo y ancho de la Hispanidad, atestiguan que esto es así.

Pero no se trata de volver al pasado pues no puede un hombre viejo volver a hacerse joven, y las estructuras políticas de antaño, en su mayoría, no tendrían cabida en las sociedades modernas. Aunque sí de recuperar aquel espíritu de "común-unidad" que nos llevó a forjar un gran Imperio. Sin embargo, estos nuevos partidos, o los anteriores, desgraciadamente han hecho voto explícito de querer permanecer al margen de la voluntad de dicho espíritu, y sin voluntad para amar no hay forma humana de construir y mantener unido nada bueno y perdurable.

En la medida que vayan apareciendo nuevos partidos, cuyas banderas sigan siendo las de la oposición a los demás, extrayéndose así de la unidad principal que forma el corazón de todos los españoles, iremos fragmentándonos cada vez más hasta llegar a abrazar ese individualismo solitario que caracteriza a los psicópatas más desgraciados, pues en definitiva se trata de un proceso de descomposición. La unidad de la patria o el diálogo social, que son las banderas de enganche actuales de derechas e izquierdas, no significan mantener unidos una serie de territorios y riquezas, o abrazar cualquier idea por descabellada que sea para obtener el favor y voto de sus promotores. Significa en cambio "mantener unido el corazón" de los españoles y fomentar un diálogo constructivo orientado hacia un proyecto universal de país que tenga en cuenta todas y cada una de las esperanzas de felicidad que albergan los españoles.

Esa es la verdadera riqueza y poder de una nación. Significa trabajar unidos aquí en la construcción de la ciudad del hombre, preparando con ello la llegada de la ciudad de Dios hacia la que todos aspiramos en nuestras vidas terrenales, aunque no tengamos siquiera ya consciencia de ello. Esencia y trascendencia. Pero lamentablemente ahí, no veo trabajando a ningún partido hoy en día pues la propia estructura de partidos es opuesta a ese ideal, y en muchos aspectos incluso ajena a esa fe que podríamos denominar, España.

 

 


No te preguntes si lo que haces es pecado, pregúntate si al hacerlo estás amando.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Si lo miramos con pesimismo, está todo por hacer. Si por el contrario lo miramos con optimismo, está todo por hacer...

El ser humano es acomodaticio y salvo que se vea empujado por la necesidad o por la fuerza de los hechos -el relato fantástico de un progreso siempre en dirección a la felicidad- trata de vivir dentro de los márgenes que conoce, pues no existe la ambición generalizada que el "capitalismo regenerador" impone como meta al hombre nuevo. De hecho, no me gusta nada el término "emprendedor" tal como se usa refiriéndose a un modelo de hombre siempre a la conquista de algo, como si la conquista o el descubrimiento debiera siempre ir forzado en un más allá que tan por delante va del grado de asimilación colectiva, acaba siendo un viaje a ninguna parte o a todas y a ninguna en particular. Y ya sabemos que cuando el emprendedor de base quiere llegar a un sitio que no conoce, las fuerzas que dirigen el mundo acaban dirigiéndolo a alguna parte...

Dicen que debemos nuestro progreso actual al hecho revolucionario; que sin las revoluciones viviríamos mismamente en la Edad Media (siempre la Edad Media), como si una sociedad como la cristiana occidental careciera de alguna fuerza capaz de superar esa acomodación. Este pensamiento es muy sectario y en mi opinión, el mundo avanzaría más lento y seguramente mejor orientado, pues las ideas, la ciencia, la tecnología, se irían infiltrando en la cultura popular progresivamente, sin necesitar del manido discurso revolucionario como coadyuvante de un progreso imposible sin sus recursos rompedores...

Imaginen un planeta en rotación a su estrella. Parece que no se mueve o la hace muy lentamente. Pero se mueve y el tiempo deja su huella en cambios de clima y ecosistemas. Sin embargo, las prisas revolucionarios consiguen transmitir la idea de que por fin el planeta se ha movido de verdad cuando por explosión de su unidad, cada parte sale disparada hacia el exterior sin que importe si alguna vez sus trozos puedan llegar a formar parte del mismo cuerpo.

Y esta manera de progresar, haciendo explotar en fragmentos un cuerpo entero, y que acaba enfrentándose a la realidad de que ya no existe unidad que merezca la pena y que cada trozo querrá aumentar de tamaño en la idea de que su gravedad atraiga hacia sí los otros trozos dispersos y de menor tamaño.

Reconstruir el rompecabezas en que se ha convertido el mundo, quizás muy parecido a la confusión de lenguas en la construcción de la Torre de Babel, será muy complicado sin que esté presente, como la sabia que alimenta al árbol, un flujo continuo y no disimulado de pensamiento grande y poderoso que nos recuerde cómo fuimos abortados de un modo de concebir la humanidad muy amplio, tanto como universal... desde cuya "oscuridad" fuimos paridos a la "luz".

Y como cambiamos perezosamente por la terquedad de los hechos que rompen nuestras ensoñaciones, quizás no esté lejos que la frustración causada por una promesa incumplida y que sigue aferrándose al poder de la promesa y de la buena voluntad, acabemos mirando atrás intentando comprender en qué momento al crecimiento natural siguió un proceso canceroso que llamamos" crecimiento", "progreso", y siempre algo nuevo que no estaba prometido y apenas sospechado.

El mundo pertenece a los mercaderes que venden de todo. Las ideas son mercaderías, las ilusiones se compran y se venden, y todo gira entorno al progreso material que nos asfixia por sobredosis o por inanición. Retomar el pasado para continuarlo por una senda distinta de aquella que la revolución tomó en "nombre de la humanidad", sería hacer lo correcto y a pesar de la complejidad, se debería adaptar a ese pensamiento matriz como una nueva forma de avanzar en lo concreto que no es aquello concreto frente a ésto concreto, sino a lo que sabemos que es concreto de nuestra condición humana, a nivel particular como a nivel social.

España, Hispanidad, Imperio... Cuando cae el Imperio, caen en este orden la Hispanidad y luego España. Por eso es necesario y lógico que desde España recuperemos España, y desde ella curar la Hispanidad y desde ella, resucitar el Imperio, que no es ya el español, sino otra cosa... Mucho mejor.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

Hmm... BGA, respecto a la última frase tengo mis dudas. A ver si encuentro un rato para comentarlo. La inspiración para ello me la dieron, primero, Hispanorromano con su visión acerca de la cuestión de Puerto Rico tratada en el correspondiente fuero y, también, Pérez Vejo en su visión de las conformación de las naciones hispánicas modernas.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios
hace 20 horas, Vanu Gómez dijo:

Hmm... BGA, respecto a la última frase tengo mis dudas. A ver si encuentro un rato para comentarlo. La inspiración para ello me la dieron, primero, Hispanorromano con su visión acerca de la cuestión de Puerto Rico tratada en el correspondiente fuero y, también, Pérez Vejo en su visión de las conformación de las naciones hispánicas modernas.

Cuando me refería a "curar" la Hispanidad, no trataba de dar a entender que tal empiece desde España como condición sine qua non. Comparto que es un tema en el que todos deben colaborar desde la situación de cada país. Pero la hipotética caída de España, como elemento coadyuvante, supondría un revés que posiblemente no pueda ser igualado en sus efectos con cualquier otra caída, incluso tratándose de México. A fin de cuentas, sin una madre común a la que poder remitirse, todas las repúblicas huérfanas encontrarían más fácil competir entre ellas que asociarse en una reconstrucción del espacio hispano frente a otros espacios imperiales.

Compartir esta publicación


Enlace a la publicación
Compartir en otros sitios

  • Contenido similar

    • Por elprotegido
      Pues sin duda puede decirse que VOX ha salido ganando, y mucho, de las negociaciones en Andalucía:
      - Ha conseguido aparecer como un partido sosegado y dispuesto a hablar, frente a las demonizaciones y "cordones sanitarios". Ha logrado finalmente un acuerdo, o al menos simularlo (lo cual es lo de menos).
      - Si bien es cierto que el acuerdo alcanzado con el PP ignora muchos puntos clave para VOX, a mi juicio eso no es un fracaso diplomático como algunos pretenden ver. A VOX no le interesa que el PP acceda (en este momento) a sus exigencias, ni que gobierne de manera parecida a como lo harían ellos, pues eso podría frustrar su ascenso y disminuir el trasvase de votos de PP a VOX. Ya negociarán en escenarios más importantes y con un equilibrio de fuerzas más ventajoso para VOX. Si VOX no va a estar en el gobierno es preferible (para ellos) que no se adopten sus medidas estrella con intensidad.
      - VOX tiene justificación segura ante sus votantes. Han permitido que no haya gobierno rojo (algo bien visto por sus votantes) y a la vez pueden vetar todas las iniciativas gubernamentales que no convengan. Pueden protestar si el gobierno mantiene intacto el legado socialista.
      - Han retratado a Cs como partido de izquierdas, con complejos severos e inconfesables, lo que previsiblemente influirá en la percepción del votante de derechas. Más allá de los intereses de VOX, creo que conviene que se intensifique hasta cierto punto la deriva izquierdista de Cs, lo que puede servir para influír en el PSOE y que así, al menos, la izquierda menos radical tenga cierta idea de España. Idea tibia y fundamentada esencialmente en una lectura lábil de la Constitución del 78, como si España hubiera nacido -Dios nos libre- en ese momento. Pero algo es algo.
      Por lo demás, por hacer crítica negativa, no me está gustando demasiado el discurso de VOX con respecto al feminismo y la ideología de género. Pareciera que el único problema es gastar dinero público en organizaciones públicas feministas y similares. Aunque bien es cierto que cortando esas subvenciones se avanzaría en la solución del problema y se golpearía al enemigo (a la vez que se aliviaría el bolsillo del currante español), no se ataja el mal de raíz si se rehúye el debate real. Aún así, reitero que cerrar estos chiringuitos ya sería un gran avance, aunque no habría que parar allí la confrontación ideológica. También reconozco que los dogmas del feminismo son muy difíciles de criticar, y que el que los ataque va a ser violentamente embestido por los medios. Es lo que le ha pasado a VOX por desplazarse tangencialmente sobre el asunto.
      Tampoco veo muy claro lo de la "ley de violencia intrafamiliar". Hay miedo a derogar leyes de la izquierda (siendo supuestamente preferible "mejorarlas" o "ampliarlas") a pesar que se hayan demostrado perniciosas y/o netamente inútiles para su supuesto propósito. De todos modos, entiendo que la propuesta de VOX sería una mejora con respecto a la situación actual si esta ley que proponen garantiza la presunción de inocencia, ayuda suturar la fractura social entre hombres y mujeres creada por el feminismo y no es excesivamente intrusiva.
      También parece asomar la tentación de presentarse como la opción de los "gays de derecha", de moda entre la derecha alternativa europea y estadounidense. Huelga decir que no me gustan nada esos movimientos, y que desgraciadamente no cabe esperar que esta tendencia en VOX se revierta.
    • Por El Español
      Video: DIOS, PATRIA, FUEROS, REY
      Descipcción:
      "Excepcional entrevista a D. Javier Barraycoa, politólogo y sociólogo español que nos introduce magistralmente en la esencia y realidad del CARLISMO tan propio de ESPAÑA y de los ESPAÑOLES que aman y defienden a DIOS y a su PATRIA por encima de cualquier otro bien. La juventud española de nuestros dias ha de ver en el CARLISMO el movimiento español por antonomasia, movimiento que reune el ser de nuestra patria y su misión, y ha de apoyarlo y amarlo como algo propio. El CARLISMO resolvería, actualmente, los problemas que hacen sangrar a nuestra amada ESPAÑA. "
      Con esta entradilla describe Javier Navascués la entrevista que con el título " Dios, Patria, Fueros, Rey", le hace a Javier Barraycoa al objeto de dar a conocer y definir la esencia e historia del Carlismo en España. Aparte del valor divulgativo que sin duda tiene todo el contenido de la entrevista, quiero traerla al foro como punto de partida para contrastar el tradicionalismo español con el auge del populismo representado en opciones como Vox, que con indiscutible acento liberal y jacobino, y por tanto antitético de los principios tradicionales que defiende el carlismo, sin embargo está aunando en torno a sí el voto y el favor de muchas personas que se consideran tradicionalistas católicos.
      La frase "Vox es un partido de extrema necesidad", en respuesta a la acusación que se la hace de ser un partido de extrema derecha, se ha hecho viral gracias a la propaganda de la formación en las redes pero ¿Realmente el programa de Vox es de extrema necesidad para España o se trata de un lema propagandístico para ocultar otros viejos vicios enemigos de la tradición?  ¿Tiene actualmente el carlismo, y por extensión el tradicionalismo, algo que responder a propuestas como las que se plantean desde Vox u otros partidos similares en Europa? ¿Puede ser compatible el tradicionalismo español con opciones políticas como las que representan esos partidos? ¿Es el partido de Abascal un intento de retorno político hacia posiciones más tradicionales o se trata en cambio de una nueva vuelta de tuerca del liberalismo burgués, al que secularmente se ha enfrentado el tradicionalismo, al objeto de confundir y aglutinar en torno a sí el favor de su ancestral enemiga, la ideología liberal?
      Dejo ahí esas preguntas u otras que se nos puedan ocurrir y os invito a participar en este interesante debate que me parece de suma importancia en un momento como el actual donde, de cara a las próximas elecciones y en medio de la corriente internacional de supuesto auge de posiciones conservadoras, Vox aparece como el último bastión que le queda a la defensa de la España tradicional.

      Fecha de publicación: 2019-01-05
      Categoría: Actualidad y mundo contemporáneo
      Publicado por: El Español
       
       

       
    • Por El Español
      Aunque el tema que a continuación paso a exponer, bien podría haberlo integrado en otros abiertos al efecto del seguimiento de conocidos grupos políticos, he preferido dedicarle un tema aparte por la relación que tiene con el estado actual de cosas en nuestra sociedad, cada vez más dividida, polarizada y en suma destruida de sus principios y valores fundamentales.
      También podría haberlo titulado haciendo alguna referencia a las técnicas del populismo para extender su mensaje en la sociedad, pero pienso que es más adecuado generalizarlo en el orden de la propaganda política ya que creo que la dinámica que a continuación se retrata, no es exclusiva del populismo, sino que ya es ampliamente utilizada por todas las formaciones políticas que aspiran a alguna forma de gobierno o presencia en la sociedad.
      Para exponerlo voy a utilizar un artículo que publica hoy el digital "El Confidencial.es", acerca de los métodos que utiliza Vox para propagarse en la redes, aunque me gustaría que lo tratásemos de manera general, referida a todos los partidos y movimientos que aspiran a mejorar la sociedad -resalto en negritas lo que me parece interesante para apoyar el tema-:
      De todos es conocida la extendida costumbre que tienen los partidos de izquierdas, de dividir y polarizar la sociedad para alcanzar el poder. No basan su existencia en ningún esfuerzo conjunto por un alcanzar un ideal superior sino en la ruptura de los ideales que dan sentido y unidad a las cosas del bien común existente. De hecho, el propio movimiento de los indignados del 15M, que supuso el renacer del comunismo renovado en España, aparte de encontrar su justificación material en las corruptelas políticas de PP y PSOE, la crisis económica o los recortes de prestaciones sociales, debe también sin duda su existencia ideológica a dicha polarización, astutamente utilizada por lo que después pasó a denominarse "Podemos", cuya denominación refleja como ninguna la verdadera aspiración de ese movimiento, que no es otra que la del poder pretendido para destruir lo creado y organizar desde sus ruinas una nueva sociedad a imagen y semejanza de sus líderes, como bien ha demostrado ya la historia en cada ocasión donde han alcanzado el poder absoluto, y con ello la propia ruina o destrucción del ser humano integrado en esa unidad que es la comunidad social donde vive y se identifica.
      No vamos a descubrir nada si decimos que la generación de tensiones y divisiones es lo que tradicionalmente ha alimentado y mantenido viva a la izquierda, desde la más antigua revolucionaria lucha de clases, pasando por la división entre bandos, hasta llegar a la más moderna guerra de sexos donde, el hombre y la mujer han dejado de ser potencialmente la unidad humana para dividirse y convertirse así en dos potencias enfrentadas. Se trata en suma del lema "Divide et impera", tan antiguo como el mundo y aplicado en su más perversa expresión para dominar al propio ser humano que pretende liberar.
      Desde la persona humana, pasando por la familia, el clan, el gremio, el municipio, la nación o la patria y así hasta llegar a la metafísica de la Comunión, todas las estructuras que mantienen vivas y unidas nuestras sociedades se sustentan sobre unidades fundamentales formadas por elementos complementarios, que se multiplican generando nuevas unidades: cuerpo y alma, hombre y mujer, amigos, vecinos, paisanos, fieles, etc. El propio ser nacional y en nuestro caso, la democracia, se sustenta sobre esa realidad. La propia ley natural tiene esa forma de estructura. 
      La raíz cristiana de nuestras sociedades se fundamenta también en buena medida, en aquel milagro de la multiplicación de los panes y los peces donde, lo milagroso no fue hacer aparecer el alimento de la nada sino convertir el corazón egoísta de los que allí estaban invitándoles a compartir sus propios bienes para que de esta forma se multiplicase el bien de todos. Ese milagro de la multiplicación ha sido el que los españoles han sabido reproducir mejor por el mundo, dando origen a aquella comunión de pueblos y naciones que fuera nuestro imperio, y sentando las bases de la actual hegemonía occidental.
      De otro lado, la existencia de las derechas en nuestro marco político, desde su origen en la revolución francesa representando la defensa del orden tradicional frente al veto real de los revolucionarios, hasta llegar a la más moderna "ultraderecha" reclamando la supuesta vuelta a los valores tradicionales, no se entiende sino como una fuerza de contraposición necesaria para conservar la unidad social sobre la que constantemente atenta la división del progreso de la izquierda, y que configura el bien común. Así, izquierdas y derechas vendrían a ser la manifestación social de las expresiones matemáticas de la división y la multiplicación respectivamente pues, de alguna forma la izquierda representa siempre ese proyecto privativo de "lo nuestro" que trata de dividir y repartir el "bien de todos", y que pretendidamente trataría de conservar y multiplicar la derecha.
      Digo pretendidamente porque por supuesto, el factor humano es clave en ese análisis de izquierdas y derechas ya que, no se puede afirmar que todos los afectos a las izquierdas y derechas operen en sentido estricto al que orienta su ideología: ni todos los afines de la izquierda pretenden dividir la sociedad, ni todos los de la derecha pretenden conservar y multiplicar el bien común. Es más, por mi propia experiencia casi que me atrevería a afirmar que, por lo general, existe una gran masa invertida en ambos bandos, unos creyendo ingenuamente que mediante la división van a lograr la igualdad deseada y otros actuando astutamente a sabiendas que de la multiplicación van a obtener un beneficio que les sitúe por encima de los demás, pero así de torpe es la condición humana.
      Lo importante y curioso en ambos casos es que, tanto las izquierdas como las derechas, aunque operen a conciencia y honestamente, tratan en teoría de lograr una unidad que podríamos definir como bien común, sin embargo, el camino que hoy emprenden ambos extremos dominados por el populismo, es el de la generación de tensiones y la división constante que imposibilitan la construcción y conservación de un bien común y con ello la de la propia identidad nacional y dignidad humana.
      ¿Por qué partidos de izquierdas, como Podemos que, pretendidamente apuestan por la igualdad o la solidaridad, emplean para sus fines la división constante entre bandos, sexos o regionalismos, o buscando el favor de grupos separatistas que procuran en definitiva la ruptura del bien común, generando así mayor insolidaridad y desigualdad entre todos? ¿Por qué partidos de derechas como Vox, que pretendidamente claman por preservar la unidad y libertad nacional atacadas por la izquierda, emplean esa misma técnica incendiaria de la división social, generando de esta manera una mayor desunión y tiranía entre los sujetos que componen la nación, y en definitiva con ello procurando también la ruptura del actual bien común?
      Sé que no vivimos en la sociedad perfecta y que a día de hoy estamos muy lejos de alcanzar ese ideal pero ¿Se trata en ambos casos de proyectos y actuaciones legítimas, surgidas desde la sociedad y para el bien de todos, en función dicho esto de los deseos y promesas expresados por todas esas formaciones en sus respectivos mítines y programas, o en cambio responden a otros intereses superiores que, por encima de ellos mismos y valiéndose del populismo que mueve hoy toda la política, buscan dividir, tensionar y destruir el bien social para hacerse así con el dominio de nuestras vidas? ¿Todo lo que hay es en realidad lo que se ve, o lo que se ve en cambio está ahí para ocultar la realidad? Porque, tan contradictorio e hipócrita me parece clamar por la justicia social, empobreciendo y privando aún más al pobre de sus propios bienes humanos y materiales, como pretender la unidad y la concordia nacional al mismo tiempo que se paga a unos pirómanos para incendiar la sociedad.
      Por ejemplo, me he leído varias veces las cien propuestas de Vox para el gobierno y pese a estar conforme con la inmensa mayoría, no tolero de ninguna manera el uso que se hace del tema de la inmigración pues, de igual forma que la izquierda no puede abrir de par en par las puertas de las fronteras si se quiere mantener la paz y el orden en la sociedad, la derecha tampoco puede abrir la puerta de la xenofobia por el mismo motivo pues, en ambos casos de cosifica y deshumaniza a la persona hasta convertirla en simple materia de voto y presupuesto, sin tener en cuenta la dignidad humana y necesidades básicas de los que vienen y de quienes los reciben. Es decir, al igual que lo que comentaba anteriormente, la vía del orden no puede ser generar un mayor desorden. La tolerancia, solidaridad y acogida que caracterizan a los españoles, es una virtud conquistada durante siglos que no podemos permitirnos perder por seguirle el juego a un puñado de intereses políticos y económicos, sean de izquierda o de derecha. Seamos rebaño pero no borregos.
      Por todo esto y otras cosas me declaro a menudo objetor de conciencia en materia de voto, cada día más consciente, porque no entiendo como todos esos grupos que supuestamente pretenden mejorar esta sociedad, son incapaces de entender que, sus dinámicas de funcionamiento se orientan a empeorarla. El fin no puede justificar los medios y si se carece de un proyecto ilusionante, capaz de movilizar el voto y aunar voluntades en pos de un futuro mejor para todos, antes de unirse al bando de los incendiarios, es preferible seguir defendiéndo honradamente la casa y quedarse esperando a ver como pasa por delante el cadaver de tu enemigo pues, sin duda en esta vida, todo pasa.
      Yo de momento me seguiré absteniendo, y ojalá fueran millones los que lo hiciesen pues así entenderían nuestros políticos que, para construir una sociedad mejor, es más efectivo y humano sacrificarse uno mismo que andar promoviendo el sacrificio de los demás. El origen cristiano de nuestra civilización así nos lo demuestra.
       
    • Por Hispanorromano
      A veces el enemigo nos proporciona en su propaganda y sin quererlo las claves de su pensamiento íntimo. Este artículo de Rafael Bardají (Vox) en La Gaceta de Ariza nos revela algunas claves de la movida identitaria que está funcionando en Europa y que probablemente empezará a ganar peso en España. Marco en negrita lo que me parece llamativo e Intento leer entre líneas al final:
      Más allá de que pudiera tener razón en algún aspecto, por ejemplo en la reivindicación de la soberanía de las naciones, me parecen interesantes algunas claves que revela:
      — Promueve el nacionalismo, cosa hasta ahora inédita en estas formaciones. Hace una crítica de los "valores" instaurados tras la Segunda Guerra Mundial. Quiere salir de la UE a toda costa.
      — Elogia el orden de Westfalia porque puso fin a las guerras de religión. Ya se sabe, las religiones son la causa de las guerras, mejor nos iría sin ellas.
      — Dice que Hitler, lejos de ser nacionalista, era un imperialista y que Stalin era un universalista antinacionalista. Quiere asociar todo lo negativo con la concepción imperial.
      — Habla despectivamente de la "supuesta comunidad hispánica" entre España y "América Latina" (nótese la elección del término). Está claro que niega esa comunidad. A renglón seguido se refiere despectivamente a la "retórica imperial" del franquismo y a la "visión universalista" de la Iglesia católica. Es claro su desprecio por las concepciones patrióticas que el franquismo toma de la Falange y el carlismo. No quiere la UE, pero tampoco quiere ningún acercamiento a Hispanoamérica.
      — Le molesta que se celebre el Día de la Hispanidad y preferiría que se celebrase la "victoria militar sobre los moros" en consonancia con los nuevos aires que vienen de Europa. Ésta es una reivindicación identitaria clásica. Es un devoto de Santiago pero sólo en lo que respecta a su aparición en la batalla de Clavijo. Lo que tenga que ver con la Religión le interesa menos o directamente lo desprecia.
      — Detesta a los inmigrantes musulmanes porque son "incompatibles con nuestros valores, instituciones y formas de vida". Prefiero no saber qué valores y formas de vida son ésas.
      — Tampoco le caen nada bien los hispanos. Los intenta equiparar con los musulmanes mencionándolos en el mismo contexto, aprovechando el en parte justificado recelo que hay hacia los musulmanes para ampliar el rechazo popular a todos los inmigrantes. Los únicos inmigrantes que le caen bien son los chinos.
    • Por Hispanorromano
      Lo encierro entre interrogaciones por ser cauto. Ayer publicaba Santiago Abascal este tuit:

       
      El mensaje de Abascal no tiene nada de malo: lo suscribo y lo suscribe el propio Papa. Hay que acabar con los pederastas de raíz. El problema es que ya desde la primera respuesta (publicada por una tal Chus, que en su perfil aparece como militante de VOX) la cosa se mezcla con el islam y con el bulo que acusa al Papa de pedir a las europeas que se casen con musulmanes, orientándose en ese sentido anticlerical los mensajes sucesivos, sin que Abascal ni sus lugartenientes intervengan para poner un poco de cordura o para reconducir la conversación. Con lo que podemos suponer que VOX de alguna manera tolera y hasta fomenta ese tipo de pensamientos. Luego voy al estercolero burbujil y veo que un sodomita que milita en VOX está utilizando ese mensaje de Abascal para atacar a la Iglesia.
      De alguna manera parece que se trata de utilizar las recientes investigaciones sobre casos de pederastia eclesial en EEUU contra el Papa actual, cuando todos sabemos que esos repugnantes hechos ocurrieron durante el pontificado de Juan Pablo II, un papa al que, por cierto, veneran los críticos con Francisco. Todo celo contra los pederastas y los que les amparan es poco, pero parece que en este caso se está utilizando el tema interesadamente para golpear al papa actual, cuando es el que menos responsabilidad tiene. Entonces, más que celo contra los pederastas, parece una vil utilización del tema por parte de personas que siempre se han dedicado a encubrirlos.
      Me da la impresión de que VOX empieza a tocar registros anticlericales sin ningún pudor. Tal como están las cosas, cualquier día salen diciendo que a Francisco lo puso Soros para llevar a cabo el plan Kalergi o alguna cosa parecida. ¿Qué opináis vosotros? ¿Hay para mosquearse?
  • Corazón Español es una comunidad de foros fundada en octubre de 2017, orientada a promover la concordia y el bien común desde la perspectiva universal de la cultura y la tradición hispano católica. El registro de una cuenta personal es público y gratuito, y permite participar en los foros generales, crear comunidades de foros, y disfrutar de diferentes servicios de acuerdo con las normas de participación. Regístrese ahora si aún no tiene su cuenta de usuario.

    Corazón Español

  • Popular ahora

  • Temas seleccionados

    • El Papa sobre el invierno demográfico europeo
      El mayor drama de la Europa contemporánea es, sin duda, el llamado ‘invierno demográfico’. Casi ningún país de Europa – excepto Suecia, y es gracias a su nutrida población islámica – tiene la tasa de fecundidad necesaria para garantizar el reemplazo generacional, lo que implica unas consecuencias fácilmente deducibles.

      Tras esta crisis demográfica subyacen, en verdad, dos causas: una social y otra económica. La social está ligada a cuestiones tan perceptibles como el desmembramiento familiar, el repudio del sacrificio o la inversión de las prioridades. La económica, mientras, tiene su origen en la pérdida del poder adquisitivo y en la consecuente erosión de las clases medias.

      Se trata de una cuestión que preocupa especialmente al Papa Francisco, quien nunca desperdicia la oportunidad de referirse a ella. Así lo hizo en la conferencia de prensa posterior a su viaje a Panamá, en el avión de vuelta a Roma: ‘He visto cómo levantaban a los niños, como diciendo éste es mi orgullo, mi fortuna. En el invierno demográfico que estamos viviendo en Europa, ¿cuál es el orgullo? ¿El turismo, la casa, el perrito? ¿O levantar a un niño? Pensemos en ello’.
      • 4 respuestas
    • Observatorio contra la Hispanofobia y la Leyenda Negra
      Contrariamente a lo que afirmaba hace poco el hispanista Stanley Payne, la Leyenda Negra y la hispanofobia (es decir, el odio contra lo hispánico, los hispanos, españoles e hispanoamericanos, las naciones hispanas, su historia, componentes, constitución, unidad y una lucha, consciente o inconsciente, por aniquilar sus proyectos de futuro), no están remitiendo.

      Todo lo contrario: conforme las naciones hispanas van levantando tímidamente la cabeza (España se recupera de la crisis, México y Latinoamérica en general empiezan a escalar poco a poco posiciones en el concierto de las naciones del mundo), se detecta que la Leyenda Negra y la hispanofobia están sufriendo un impulso relanzador y renovador. De esta manera, las potencias e imperios rivales, así como las tendencias traidoras y derrotistas de todos nuestros países, que actúan como una quinta columna enemiga, vuelven a usarla, como la usaron siempre, para luchar por su objetivo común: la destrucción del presente y el futuro de las naciones hispanas.

      En este hilo iré recopilando todas las noticias de ataques hispanófobos y negrolegendarios destinados a este menoscabo de la memoria, historia, unidad, conformidad, proyectos de futuro y orgullo de las naciones hispánicas. No serán pocos.

      Servirá por tanto de Observatorio Permanente contra la Hispanofobia.





      • 3 respuestas
    • El Tercer Reich fue el precursor y sentó las bases del animalismo actual: "Das Tierschutzgesetzt"(1933)
      Empujado por una sospecha, creo que bien fundada, y buscando los orígenes del moderno fenómeno fanático entorno a la protección del lobo y la supuesta defensa de la vida animal un día me encontré con un artículo de una revista cultural finesa en la que se afirma que el primer caso registrado de defensa activa del lobo se produjo bajo el Tercer Reich.

      No me he leído aquella ley -todo a su tiempo- pero se deduce que dicha protección se encontraría bajo la revolucionaria ley nazi de protección de los animales, das Tierschutzgesetzt (1933).

      Revolucionaria porque sería la primera ley de la historia que reconocería los derechos de los animales por sí mismos dejando de  lado las necesidades o sentimientos humanos hacia ellos, abole la distinción entre animal doméstico y salvaje, y los reconoce como sujetos legales.

      Es asombroso cómo al adentrarnos en los planes que aquella gente tenía para su Reich estaban ya presentes la mayor parte de aspiraciones del movimiento animalista de hoy en día (derechos animales, prohibición de comer carne en la Europa dominada por los arios, etc.).

      Algo que debiera preocuparnos en este contexto -si la inspiración nazi y su continuidad con el movimiento animalista pudiera probarse un día- es que podemos esperar que la pirámide de jerarquías que estableció aquel movimiento entre los seres animados podría haber sido plenamente asumida por los animalistas modernos. Es decir, habría una minoría de seres humanos superiores bajo el que estarían los animales, los cuales a su vez estarían por encima en derecho sobre los llamados "subhumanos", que sería la mayoría "no predestinada/no iniciada".
      • 7 respuestas
    • Portugal se suma a la histeria antiespañola: quiere borrar al Imperio Español y a Elcano de la primera vuelta al mundo
      El quinto centenario de la primera vuelta al mundo, entre el 20 de septiembre de 1519 y el 6 de septiembre de 1522, ha visto cómo Portugal se afana en sacar adelante la Ruta Magallanes como Patrimonio de la Humanidad reconocido por la Unesco. Pero la expedición de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, que fue financiada por la Corona española, ha quedado reducida en su propuesta a una iniciativa portuguesa, cuando partió de Sanlúcar de Barrameda y finalizó en esta misma población de la provincia de Cádiz.

      Ni rastro del marino vasco en los documentos oficiales presentados por el Gobierno del país vecino, o mejor dicho sí, pero solo para citar que comandó el viaje de regreso porque el navegante luso había fallecido en Filipinas un año antes. Nada más. En ningún momento se plantea a la Unesco un reconocimiento patrimonial conjunto que contemple tanto a España como a Portugal en armonía.
      • 12 respuestas
    • Seguimiento de la crisis en Venezuela
      Imagino que todos estaréis al tanto de lo que está ocurriendo en Venezuela, con la autoproclamación del lider de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como Jefe de Estado del país, con el reconocimiento expreso de USA y el rechazo manifiesto del gobierno de Putin que ha calificado de golpe de estado ilegitimo la situación.

      Aquí en España y como no podía ser de otra forma, Chávez ha cosechado el apoyo de Podemos y el rechazo de PP y Ciudadanos, que apuestan por forzar en Europa el reconocimiento de Guaidó, con un PSOE que no tiene clara su postura y prefiere esperar acontecimientos -intuyo que en buena medida por no dañar el apoyo de Podemos-. 

      En líneas muy generales esa es la situación aunque en cualquier medio puede encontrarse más información al respecto. En todo caso abro el hilo con la intención de que podamos ir compartiendo impresiones acerca del futuro de Venezuela tras estos acontecimientos,  asi como nuestras opiniones sobre lo que puede haber detrás de los diferentes apoyos y rechazos que han recibido los distintos protagonistas.

      ¿Qué os parece a vosotros? 





      • 72 respuestas
  • Navegando aquí recientemente

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

  • Quién está conectado (Ver lista completa)

×