Jump to content
Sign in to follow this  
Hispanorromano

La despoblación del campo y la aglomeración en ciudades (Rafael Sánchez Mazas)

Recommended Posts

Hablábamos hace poco sobre la despoblación del campo. En el siguiente artículo el escritor falangista Rafael Sánchez Mazas entabla una pequeña polémica con José María Salaverría a cuenta de este tema, que tiene más importancia de la que parece a primera vista. El artículo forma parte de una serie de crónicas que Rafael escribió desde Italia y por ello es una defensa el carácter ruralista del fascismo que entonces gobernaba allí. Pero más allá del interés historiográfico que tiene esa discusión, sirve para ilustrar que en el ámbito falangista siempre se abogó por limitar el crecimiento de las ciudades y repoblar el campo, ya entonces muy despoblado. El artículo:

Cita

ABC EN ITALIA

————

Fascismo, superurbanismo y gran industrialismo. Postdata.

 

Va para siete años que el fascismo fue definido por su creador, Benito Mussolini, «fenómeno rural». Toda Italia y parte de Europa conocen la definición recientemente, a la vuelta de viajes por Italia.

Contestando a mis objeciones —que no le convencen— y a una serie de hechos y de fundamentos legales —que no le desvían de su tesis—, el Sr. Salaverría ha considerado al fascismo «fenómeno granindustrialista» y procedente de centros urbanos e industriales (Milán). Yo afirmé que el fascismo había tomado su fuerza decisiva de regiones agrarias (Toscana y Emilia, sobre todo), prefiriendo la definición consagrada por Mussolini «el fascismo, fenómeno rural» a la definición del Sr. Salaverría. Todo fascista sabe que la roca fuerte del fascismo no han sido los grandes centros industriales. El ilustre escritor afirmaba también que en el fascio se hace la apología antirromana del granindustrialismo y del superurbanismo (rascacielos). Traté (con la mayor objetividad posible) de convencerle que el fascismo hacía, con gran ardor, precisamente todo lo contrario. Me respondió que era yo quien estaba en error, y que el fascismo se ve mejor desde su casa de Madrid que desde mi casa de Roma.

Respeto esta opinión, corno respeto la idea del filósofo griego que, para mejor meditar, se sacó los ojos. Pero, como muestra de apología del granindustrialismo, quiero citar al Sr. Salaverría el recentísimo discurso del secretario general del partido fascista, cuya categoría y responsabilidad equivalen, en el régimen italiano, a las de un ministro de la Corona.

«La despoblación de la campiña —dice Augusto Turati— ha sido consecuencia del periodo inflacionista e industrial de la postguerra. Las grandes industrias han chupado de la campiña la parte mejor de la juventud, haciendo de jóvenes y sanos labradores, obreros enfermos políticamente y casi siempre físicamente. Las grandes industrias han arrancado a la campiña muchedumbres de obreros, que en cuatro o cinco años han dado el mayor contingente a la tuberculosis y a otros morbos graves, cuando no vergonzosos».

En cuanto a la apología del superurbanismo o rascacielos, que el Sr. Salaverría veía brotar del alma del fascio, quiero citar al Sr. Salaverría el último articulo de Benito Mussolini en Il Popólo d'Iltalia.

«Durante  seis años —ha dicho el duce— se han petrificado, hasta la saciedad, millardas a decenas: enteras ciudades han sido creadas en un abrir y cerrar de ojos, y el problema de la vivienda aparece lejano de su solución. Hay hasta cuatro ciudades donde no debería haber hambre de casas, porque no sólo no hay en ellas aumento de población, sino disminución de vivos y aumento de muertos, los cuales tienen necesidad solamente de un modesto subterráneo local...».

Si hay ciudades que crecen, no es por su propia potencia creativa, sino por la ruina del campo. Creo que Mussolini disentiría agriamente del Sr. Salaverría, que consideraba —en su respuesta a mi artículo— puramente «pasiva» la función de la tierra, y únicamente activa la aglomeración supeurbana y granindustrialista. «Echando las cuentas —prosigue Mussolini— se constata que en sólo seis meses, y en ocho ciudades, se han "inurbado" 68.021 personas, cifra que se verá doblada por el próximo semestre. Está cifra no es un signo de potencia, como puede creer algún imbécil, sino un signo certísimo de decadencia, que explica cómo el problema de la vivienda es absolutamente insoluble mientras no se cambie de sistema. Hay un terrible círculo vicioso que romper: cuantas más casas se hacen en la ciudad y cuanta más gente se avecinda en la ciudad —aunque sea tras el infierno preliminar de las barracas—, más casas ocurren. Así se va al infinito, o sea a las ciudades monstruosas, que hoy se ven condenadas a resolver problemas que miran solamente al aspecto elemental, material, animalesco de la vida». (Da la razón a Mussolini en esto J. M. Beck, solicitor general de los Estados Unidos y testigo de mayor excepción en sus conferencias de la Sorbona y de Gray's Inn sobre la civilización noramericana.) «¿Puede Italia —exclama Mussolini—-enterrar decenas de millardas en semejante abismo? ¿No se pueden gastar infinitamente mejor las pocas millardas que tenemos? ¿Hasta cuándo se continuará dilatando el perímetro de las ciudades y cubriendo con cemento armado zonas siempre más y más vastas de fertilísimo terreno?

La palabra de orden —acaba el duce—, que va dirigida indistintamente a todas las categorías del régimen: jerarquías políticas, administrativas, militares, sindicales; a los prefectos, secretarios federales, cónsules de la Milicia, secretarios de Sindicatos, maestros de escuela, periodistas del régimen, a los podestá y a todos aquellos, en fin, que —aun como simples miembros del partido— tienen una responsabilidad moral en el desarrollo y robustecimiento de la revolución fascista; la palabra de orden es ésta: facilitar por todos los medios, y aún —si es necesario— coercitivos, el éxodo de los centros urbanos; dificultar con todos los medios, y aun—si es necesario—con medios coercitivos, el abandono, de los campos; hostilizar con todos los medios la inmigración a oleadas en la ciudad». ¡Buen elogio del urbanismo!

En sucesivos artículos he querido traer a la gran publicidad española de ABC cuantos ejemplos me han sido posibles de las posiciones fascistas contra la inflación urbana y la inflación industrial. No por mero interés informativo. En España la inflación urbana, cómo lo han demostrado estadísticas luminosamente comentadas por El Debate, produce efectos aún mas desastrosos que en Italia. España, la más despoblada de las grandes naciones de Occidente, tiene su futuro ligado al aumento demográfico. Despoblar el campo significa en España un delito de lesa Patria y una hipoteca, terrible sobre las fuentes de nuestra economía. Repoblar el campo es en España cien veces más urgente que en Italia, cuyo campo tiene una población relativa cuatro veces mayor que el nuestro. Poblado y potenciado, nuestro campo sería más rico que el italiano, por traer enormes consecuencias a otros ramos inexplotados de nuestra economía. En segundo lugar, he traído el ejemplo de Mussolini contra la inflación granindustrialista y las industrias artificiales o mendicantes, como en estas mismas columnas lo ha traído también en una brillante y ejemplar campaña Wenceslao Fernández Flórez. También este problema en España es mucho más urgente que en Italia, por ser mayores y más disparatadas las murallas chinas del Arancel protector (el más alto del mundo), y por ser mayor el atraso técnico. En sus editoriales, ABC ha combatido patrióticamente —ayer como hoy— por la reforma de este Arancel, y ha señalado la riqueza agraria como el fundamento de la economía española. No pretendo contradecir a tan querido y admirado escritor y a tan noble y alto amigo como es para mí José María Salaverría. «Admonere voluimus non mordere, prodesse non lae dere, consulere moribus homines non officere». Pretendo llevar, en cuanto mi afán patrio puede, a la conciencia de la opinión y a la conciencia gobernante, un problema gravísimo, al que le bastaría ser de humanidad, de moralidad y de justicia si, además, no fuese el problema de la energía y del porvenir nacionales.

No creo que la tierra sea «pasiva«», como el Sr. Salaverría afirma. No creo que lo deba ser en el mejor futuro de España y de Europa. No lo creía Barrés. No lo creen Spengler, Carlos Benoist y Mussolini. Todos ellos encarnan, ante todo, una doctrina de la actividad maternal del terruño. No es esto, como el Sr. Salaverría afirma, una moda.

La moda es siempre profana. El retorno a la tierra es sacro, y en la Europa de hoy, trágico. La base social de España, de Francia, de Italia, es la tierra. Triste entre todas la época que ha olvidado esta verdad básica y constitucional. «Una consideración —dice Benoist en sus Lois de la polilique française (París, 1927)— debe dominar toda la política económica de Francia. En los términos más generales, puede ser formulada así: «la constitución social de Francia es a base de población naturalmente agrícola. Francia es, "históricamente", una "tierra", y el francés, un "aldeano". Es el fondo del país y de  los hombres. El resto no es sino adventicio y, en cierta medida, que, es cierto, se restringe más cada vez, accesorio. En suma, Francia es rural, y el francés es rural». El Sr. Salaverría comprenderá que se arde por dentro cuando se ve el magnífico ruralismo español, la base de raza más bella e íntegra de Europa, sacrificado a intereses muy inferiores a los que "granindustrialismo" y "superurbanisrno" le podrían oponer en Italia o en Francia. El libro de Benoist no es sino el mejor libro de política realista que se haya producido en toda la postguerra. De sobra, por lo demás, sé que el Sr. Salaverría cuenta entre los escritores que más noblemente han sentido la tragedia de la tierra española. En la misma Inglaterra, en la nación más industrial y mercantil de Europa, se aboga hoy por la «tierra» con mayor calor que en nuestra España. Y es que allí la granindustria empieza a revelarse «pasiva» con 1.500.000 desocupados y todo lo demás que sabemos.

RAFAEL SÁNCHEZ MAZAS

Roma, diciembre, 1928

El artículo tiene dos pegas a mi juicio:

  • Los pasajes que traduce Rafael del italiano y del francés en mi opinión no están del todo bien traducidos, con lo que la idea pierde fuerza.
  • No termina de exponer en toda su amplitud las poderosas razones por las que es necesario evitar la despoblación del campo.

Con todo, el artículo prueba que este tema era de vital interés para el fascismo italiano y para los entonces protofalangistas españoles, y traza un esbozo del problema.

La aglomeración en ciudades de crecimiento ilimitado no trae nada bueno. Históricamente ha precedido a la caída de las civilizaciones. En las macrociudades las masas se entregan a toda clase de inmoralidades y sobre todo se olvidan de procrear. Por lo tanto, para evitar la muerte demográfica de España y para hacer frente a los problemas derivados de la misma (entre ellos la inmigración), es preciso evitar la despoblación del campo y limitar el crecimiento de las ciudades. Por otra parte, la concentración de la población en unas pocas ciudades del territorio nacional es mala para la cohesión nacional y para la economía, además de dejar desprotegido el territorio. Al margen de las razones científicas que pueda haber detrás de esto, a primera vista se intuye que no es bueno que la población se concentre en unas pocas grandes urbes (Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Bibao, Sevilla) mientras el resto va quedando despoblado y desierto. Sería preferible una distribución más homogénea.

Procuraré traer más textos donde se exponga todo esto de una manera más clara. En la Falange de los años 30 se le concedió una especial importancia a este asunto y recuerdo haber leído bastantes textos. Intuyo que en el carlismo también se habrá tratado. Pero la mayoría de las veces no resulta fácil localizar esos textos, por lo que se precisa una revisión paciente.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Este tema forma para mí parte del tronco del problema al que se enfrenta España. Me gustaría que quedara como hilo permanente en el que ir aportando las ideas que se han venido aportando desde diversos puntos de vista desde el pensamiento pro bien común.

Lo que es indudable es que el medio rural español ha sido históricamente el semillero, la fuente de personas que ha nutrido la nación. Desde los primeros reconquistadores con sus colonos asociados, pasando por los conquistadores a los soldados de tercios hasta la llamada clase obrera en los tiempos más recientes.

Que se seque esa fuente que otrora parecía inagotable es un suceso de verdadera ALARMA NACIONAL. Estamos en un punto histórico gravísimo. Y no solo por la cantidad, que es indiscutible, sino por -y se que esto va a resultar inevitablememnte polémico- también la calidad de esas personas.

Eso por un lado, por el otro el auténtico destrozo nacional. Al mencionado desastre urbano ocasionado por los mastodontes de asfalto y hormigón, la barbarie de la burbuja inmobiliaria más reciente hay que sumarle la desquiciada política de burbujeo con el suelo industrial, con bastantes analogías a la del ladrillo y, cómo no, con la necesaria participación de los gobiernos y su entramado de empresas públicas o semipúblicas.

Quizás podamos ir reuniendo argumentaciones de diversos autores o pensadores. Hace poco leí cosas de Vázquez de Mella muy en la línea.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Un libro publicado en 1935:

32862270.jpg

DSC01358.JPG

Por la portada podemos ver que el autor era falangista. Espero hacerme con un ejemplar.

Este otro libro también tiene buena pinta:

58048380_053950.jpg

El autor, Emilio Zurano, también era hispanista. Habrá que investigar sobre estos dos autores olvidados.

Share this post


Link to post
Share on other sites

La concentración de población en las capitales de provincia y zona periurbana está llevando incluso a casos en que otras ciudades también están perdiendo población (saco esto a colación de un artículo referido al rapidísimo envejecimiento y pérdida de población de la ciudad de Torrelavega, la que se suponía segunda ciudad de Cantabria). También es la que alberga una degradación mayor en sus barrios respecto al tema guettos, problemas de inmigrantes, etc.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

No sé si habéis tenido noticia de este libro:

La-Espa%C3%B1a-vac%C3%ADa.png

Yo lo leí hace meses y lo recomiendo. El autor tiene sesgos progres, pero en conjunto es una lectura muy recomendable y muy necesaria, porque aborda uno de los principales problemas de España.

Parece que hay una nueva sensibilidad hacia este tema. Este libro de "La España vacía" fue un éxito de ventas y sigue estando en los primeros estantes de las librerías a pesar de que tiene casi dos años. Y han surgido otros muchos libros que abordan la cuestión. Recojo un artículo que habla de esta nueva literatura:

Cita

Una nueva literatura, al rescate de la España rural

Varios jóvenes autores convierten los libros sobre el abandono y la despoblación del campo en un fenómeno editorial

Miguel Ángel Villena Follow @@mvillenag
23/01/2018 - 21:19h
Sotuélamos (Albacete); casas despobladas / Foto: Javier Robla

Sotuélamos (Albacete); casas despobladas / Foto: Javier Robla

Contra todo pronóstico y por sorpresa irrumpió hace poco más de un año en las librerías La España vacía (Turner), un ensayo cultural narrado a caballo entre la crónica histórica y el reportaje periodístico, escrito por Sergio del Molino (Madrid, 1979). Las buenas críticas en los medios de comunicación, los premios recibidos y, sobre todo, el boca a boca entre los lectores han convertido el libro en una indiscutible referencia y han marcado un antes y un después en la aproximación de las jóvenes generaciones a un mundo que se muere, a una civilización rural que desaparece.

Tras la estela de La España vacía han aparecido o se han reeditado títulos con el denominador común de estar escritos por autores jóvenes que se han aventurado por los caminos de esa enorme región de nuestro país azotada por el abandono, la emigración y el envejecimiento de sus poblaciones. En una lista que podría ser mucho más larga podemos destacar Los últimos. Voces de la Laponia española, de Paco Cerdá; Palabras mayores, de Emilio Gancedo; Vidas a la intemperie, de Marc Badal (estos tres en la editorial Pepitas de calabaza, una editorial radicada en La Rioja); o El viento derruido (editorial Almuzara), de Alejandro López Andrada.

Pero La España vacía ha ido más allá del éxito editorial al poner nombre literario a un territorio, al definir tanto una idea como un sentimiento. Sergio del Molino explica de esta manera a eldiario.es las claves del fenómeno: "Creo que la sensibilidad actual de la sociedad española estaba esperando un libro así. Podríamos decir que este ensayo ha conectado con un ambiente, un estado de ánimo, que estaba aguardando ese debate pendiente sobre la España rural".

Muy lejos tanto de las idealizaciones de los paraísos perdidos como de los desprecios hacia la cultura campesina, Del Molino y los otros autores citados han abordado el tema desde la perspectiva de unos jóvenes nacidos en una España urbana y pretendidamente moderna, pero que ansían conocer el mundo que vivieron sus padres y sus abuelos.

Aquellas fueron unas generaciones que, en muchas ocasiones, no pudieron o no supieron contar los cambios inmensos que experimentó este país en la segunda mitad del siglo XX y cuyos efectos llegan hasta hoy mismo. Decía el antropólogo e historiador Julio Caro Baroja, una autoridad incuestionable, que durante 3.000 años la civilización apenas se transformó en sus aspectos esenciales hasta que llegó el paso de un mundo rural a otro urbano. Del Molino subraya que intentó, sobre todo, emprender un viaje cultural con La España vacía, "una aproximación de explorador" a un mundo que no había vivido pero que representa sus raíces y sus señas de identidad. Ahora bien, estos autores nacidos en los años setenta u ochenta reconocen que han bebido en la tradición reciente que arranca en un maestro como Antonio Machado, sigue con la brillantez de un Miguel Delibes y llega hasta Julio Llamazares que en 1988 publica La lluvia amarilla, una impresionante novela sobre el último superviviente en una aldea del Pirineo aragonés.

Imagen que ilustra la portada del libro 'La España vacía'

Imagen que ilustra la portada del libro 'La España vacía'

Si bien Llamazares (Vegamián, León, 1955) cultiva diversos géneros y temáticas, que van de la novela al periodismo pasando por la poesía, los nuevos exploradores literarios de la España rural señalan al escritor leonés como su referencia más cercana. "Cuando publiqué La lluvia amarilla o Luna de lobos a finales de los ochenta", comenta, "me consideraron un tipo raro, un friki, que se interesaba por historias extrañas. Pero siempre he pensado y sigo pensando que la España real, en la que incluyo por supuesto a ese mundo rural alejado de la costa y de las grandes ciudades, guarda poca relación con el país que aparece en los solemnes debates políticos o en las informaciones de muchos medios de comunicación. Así pues, existe una España callada que se preocupa por temas con fibra emocional como la memoria histórica o la despoblación del campo, unas historias muy importantes alejadas del eterno conflicto en Cataluña o de la corrupción interminable que ocupan toda la atención de la política o del periodismo".

En una línea similar se manifiesta el editor Javier Santillán, responsable de Gadir, uno de los sellos que más ha publicado en los últimos años a clásicos contemporáneos que han narrado esa España marginada (Antonio Ferres, Abel Hernández, Dionisio Ridruejo…). A juicio de Santillán, varios factores están contribuyendo a que este género se abra un hueco entre los lectores. "Han coincidido", afirma, "una cierta añoranza por la vida en el campo, una saturación urbana plagada de posmodernidad y de artificio, un libro que ha actuado de detonante como La España vacía y el apoyo de escritores y críticos de primera fila. Tampoco cabe olvidar que la literatura de viajes en este estilo es capaz de suscitar, por un motivo u otro, la empatía de un sector de lectores".

Sin lanzar las campanas al vuelo y pese a sus temores de que este fenómeno se diluya como una moda más, el editor de Gadir reivindica las miradas inteligentes y sensibles sobre la España rural. Dentro de su catálogo cita El canto del cuco, un agridulce diario del escritor y periodista Abel Hernández nacido en 1937 en Sarnago, un pueblo de Soria deshabitado desde hace años y que un grupo de vecinos ha comenzado a reconstruir y habitar a temporadas en una respuesta popular que enlaza con movimientos como el de Teruel Existe.

La visibilización del abandono

Pero más allá del éxito literario, la pregunta que planea sobre este fenómeno apunta al revulsivo que pueda significar para los poderes públicos, asentados en las poltronas de lejanas urbes, y también para los propios habitantes de esa España vacía. ¿La carga reivindicativa de estos títulos puede colocar el problema en la agenda política? ¿Está provocando reacciones para impedir esta demotanasia (una muerte pacífica de la población), un término acuñado por la investigadora María Pilar Burillo? "Estamos observando ya algunos efectos, aunque sean escasos y con frecuencia oportunistas", opina Del Molino, "y antes o después aumentará la exigencia a los políticos para que atiendan las necesidades de una parte abandonada de nuestro país donde viven gentes que son consideradas como ciudadanos de segunda".  

El autor de La España vacía no olvida que muchos habitantes de urbes como Madrid o Barcelona creen sentirse más cercanos a la vida en Hong Kong que a sus compatriotas de Cuenca o de Huesca, a apenas un par de horas de coche.

Tras décadas de lucha por visibilizar los problemas de esos territorios abandonados, Llamazares se declara escéptico, pero con un punto de esperanza. "La España rural", concluye, "no es rentable políticamente porque representa pocos votos. Ahora bien, estamos viendo que los desequilibrios territoriales en nuestro país significan un lastre insoportable del que surgen otros desequilibrios políticos, económicos o sociales. ¿Acaso los incendios forestales no son más devastadores porque ya casi nadie cuida los bosques? ¿Acaso las nevadas no generan más dificultades porque ya no queda gente en los pueblos para retirar la nieve?".

Una y otra vez sobrevuela sobre la España rural una lúcida y magnífica novela de Miguel Delibes, escrita en los años setenta, en plena euforia de recuperación de la democracia. Todavía hoy El disputado voto del señor Cayo se alza como una insuperable metáfora de la mirada paternalista y despectiva del poder hacia una España rural de la que procedemos todos. Aunque a veces lo ignoremos.

https://www.eldiario.es/cultura/libros/nueva-literatura-rescata-Espana-rural_0_732477586.html

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Similar Content

    • By Hispanorromano
      Rescato un artículo de Ernesto Giménez Caballero en el que se refiere a Puerto Rico como «Hija predilecta de España». Dice que los españoles no tendríamos palabras suficientes para agradecerle a los puertorriqueños su constancia y valor. Y repite por todo el artículo, con aire esperanzador, que «Puerto Rico sabe esperar». Creo que lleva razón en todo.
      Sería interesante encontrar  las palabras que le atribuye a Fray Iñigo Abbad y Lasierra y otras menciones que pueda haber a Puerto Rico como «Hija predilecta».
      Iré trayendo artículos sobre estos temas.
    • By Hispanorromano
      Rescato un interesante artículo, publicado en 1940, que creo que puede iluminar algunos aspectos del presente. Se publica en Solidaridad Nacional, parte de la prensa falangista de aquel entonces. Habla del "pecado malthusiano" que atenaza a casi todos los países industriales y especialmente a Francia. Avisa del peligro de despoblación que ya se empieza a notar en algunos pueblos, de la consiguiente destrucción de la industria y el comercio por falta de consumidores, de la insolvencia del Estado, de la debilitación progresiva de la nación a causa de este envejecimiento y de la subsecuente incapacidad para defenderse frente a otros pueblos más jóvenes.
      Encontré el artículo por casualidad y he pensado que sería bueno traerlo al foro para ilustrar algunas cuestiones que venimos tratando. Pongo primero una captura del artículo, junto con la correspondiente cabecera del periódico en formato imagen, y después la transcripción del texto, que siempre resulta más cómoda de leer y que es necesaria para que los buscadores indexen este artículo, inédito en internet, aunque sí accesible en alguna hemeroteca.

       
    • By Hispanorromano
      Al releer un viejo escrito de Ernesto Giménez Caballero, encuentro algunas cuestiones que pueden resultar de interés para el foro.
      Esto que comenta sobre la Contrarreforma y los países nórdicos me parece acertado en líneas generales:
      Pero me interesa más esto otro que dice sobre la contradicción que hay entre europeizar España y al mismo tiempo pretender españolizar América. Porque guarda relación con algunas discusiones que hemos mantenido por aquí sobre le necesidad de alejarnos un poco de Europa y de centrarnos más en la América hispana si queremos pintar algo en el mundo:
      A ver qué os parece. Yo creo que lo que dice sobre España en relación con Europa y América conecta bastante bien con lo que habíais expresado algunos.
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Our picks

    • https://www.mundorepubliqueto.com/2020/05/01/no-todo-lo-que-brilla-es-oro/

      Una vez más, por aprecio a estos amigos dejo solo el enlace para enviar las visitas a la fuente.

      Solo comento la foto que ponen de un congreso internacional identitari que hubo un México. Ahí se plasma el cáncer que han supuesto y parece que aún sigue suponiendo aquella enfermedad llamada CEDADE. En dicha foto veo al ex-cabecilla de CEDADE, Pedro Varela -uno de esos nazis que se dicen católicos- junto a Salvador Borrego -que si bien no era nazi, de hecho es un mestizo que además se declara hispanista y favorable a la mezcla racial propiciada por la Monarquía Católica,  sí que simpatizó con ellos por una cuestión que quizá un día podamos comentar- uno de los "revisionistas" más importante en lengua española, así como el también mexicano Alberto Villasana, un escritor, analista, publicista, "vaticanista" con gran predicamento entre los católicos mexicanos, abonado totalmente a la errática acusación contra el papa Francisco... posando junto a tipos como David Duke, ex-dirigente del Ku Kux Klan, algo que lo dice todo.

      Si mis rudimentarias habilidades en fisonomía no me fallan, en el grupo hay otro español, supongo que también procedente del mundillo neonazi de CEDADE.

      Imaginemos la corrupción de la idea de Hispanidad que supone semejante injerto, semejante híbrido contra natura.

      Nuestra querido México tiene la más potente dosis de veneno contra la hispanidad, inyectado en sus venas precisamente por ser un país clave en ella. Es el que otrora fuera más próspero,  el más poblado, también fue y en buena parte sigue siendo muy católico, esta en la línea de choque con el mundo anglo y... los enemigos de nuestra Hispanidad no pueden permitir una reconciliación de ese país consigo mismo ni con la misma España, puente clave en la necesaria Reconquista o reconstrucción. Si por un lado está infectado por el identitarismo amerindio -el indigenismo- por el otro la reacción está siendo narcotizada por un identitarismo falsohispanista, falsotradicionalista o como queramos verlo, en el cual CEDADE juega, como vemos, un factor relevante.

      Sin más, dejo ahí otra vez más mi sincera felicitación al autor de ese escrito. Enhorabuena por su clarividencia y fineza, desde luego hace falta tener personalidad para ser capaz de sustraerse a esa falsa polarización con que se está tratando de aniquilar el hispanismo.

       





        • Excellent (25 positive and improvement points)
      • 17 replies
    • La libertad sexual conduce al colapso de la cultura en tres generaciones (J. D. Unwin)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Extraordinary (100 positive and improvement points)
    • Traigo de la hemeroteca un curioso artículo de José Fraga Iribarne publicado en la revista Alférez el 30 de abril de 1947. Temas que aborda: la desastrosa natalidad en Francia; la ya muy tocada natalidad española, especialmente en Cataluña y País Vasco; las causas espirituales de este problema, etc.

      Si rebuscáis en las hemerotecas, hay muchos artículos de parecido tenor, incluso mucho más explícitos y en fechas muy anteriores (finales del s. XIX - principios del s. XX). He traído este porque es breve y no hay que hacer el trabajo de escanear y reconocer los caracteres, que siempre da errores y resulta bastante trabajoso, pues ese trabajo ya lo ha hecho la Fundación Gustavo Bueno.

      Señalo algunos hechos que llaman la atención:

      1) En 1947 la natalidad de Francia ya estaba por los suelos. Ni Plan Kalergi, ni Mayo del 68, ni conspiraciones varias.

      2) Pero España, en 1947 y en pleno auge del catolicismo de posguerra, tampoco estaba muy bien. En particular, estaban francamente mal regiones ricas como el País Vasco y Cataluña. ¿Será casualidad que estas regiones sean hoy en día las que más inmigración reciben?

      3) El autor denuncia que ya en aquel entonces los españoles estaban entregados a una visión hedonística de la existencia, que habían perdido la vocación de servicio y que se habían olvidado de los fines trascendentes. No es, por tanto, una cosa que venga del Régimen del 78 o de la llegada al poder de Zapatero. Las raíces son mucho más profundas.

      4) Señala que el origen de este problema es ético y religioso: se ha perdido la idea de que el matrimonio tiene por fin criar hijos para el Cielo. Pero también se ha perdido la idea del límite: las personas cada vez tienen más necesidades y, a pesar de que las van cubriendo, nunca están satisfechas con su nivel de vida.

      Este artículo antiguo ilumina muchas cuestiones del presente. Y nos ayuda a encontrarle solución a estos problemas que hoy nos golpean todavía con mayor fuerza. Creo que puede ser de gran provecho rescatar estos artículos.
        • I like (5 positives and 3 improvement points)
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • En torno a la posibilidad de que se estén usando las redes sociales artificialmente para encrespar los ánimos, recojo algunas informaciones que no sé sin son importantes o son pequeñas trastadas.

      Recientemente en Madrid se convocó una contramanifestación que acabó con todos los asistentes filiados por la policía. Militantes o simpatizantes de ADÑ denuncian que la convocó inicialmente una asociación fantasma que no había pedido permiso y cuyo fin último podría ser provocar:

      Cabe preguntarles por qué acudieron a una convocatoria fantasma que no tenía permiso. ¿Os dais cuenta de lo fácil que es crear incidentes con un par de mensajes en las redes sociales?

      Un periodista denuncia que se ha puesto en marcha una campaña titulada "Tsunami Español" que pretende implicar a militares españoles y que tiene toda la pinta de ser un bulo de los separatistas o de alguna entidad interesada en fomentar la discordia:

      El militar rojo que tiene columna en RT es uno de los que difunde la intoxicación:

      Si pincháis en el trending topic veréis que mucha gente de derechas ha caído en el engaño.

      Como decía, desconozco la importancia que puedan tener estas intoxicaciones. Pero sí me parece claro que con las redes sociales sale muy barato intoxicar y hasta promover enfrentamientos físicos con unos cuantos mensajes bien dirigidos. En EEUU ya se puso en práctica lo de citar a dos grupos contrarios en el mismo punto para que se produjesen enfrentamientos, que finalmente ocurrieron.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • An applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 67 replies
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

    • Bingbot(8)
    • Chrome(5)
    • Googlebot(2)
×