Jump to content
    • Main forums
      • Current debate
      • The pending Spain
      • Memory of the Spains
      • Controversial issues
      • Spanish coffee
      • Community support
    • Spanish heart
    • Corazón Montañés's Temas nuevos
    • English-speaking community's English-speaking forum
    • Coração Brasileiro e Luso's · Fórum do Brasil e a Lusofonia
    • Corazón Mexicano's · Foro de México
    • Corazón Puertorriqueño's Foro de Puerto Rico
    • Corazón Argentino's · Foro de Argentina
    • Fuero de las Alemanias.'s Foro Hispano-Alemán
    • Corazón Católico's Foro Católico
  • Corazón Español is a community of forums founded in October 2017, aimed at promoting harmony and the common good from the universal perspective of Hispanic Catholic culture and tradition. The registration of a personal account is public and free, and allows you to participate in general forums, create forums communities, and enjoy different services in accordance with the rules of participation. Register now if you do not have your user account yet.

     

    Spanish Heart

  • Últimos comentarios en el foro

    • Fueron los liberales los que desamortizaron los bienes de la Iglesia en el XIX así es que, no sería extraño que volvieran a hacerlo nuevamente. A fin de cuentas, tanto progresistas como liberales actuales, son herederos directos de aquellos con el agravante de la ateización y la paganización que con los siglos han adquirido.
    • La paganización de la derecha la sacará de este combate ideológico. Es perfectamente posible que se de esa situación pues el código de argumentación que manejan los liberales en la actualidad no da pie a una defensa contra la iniciativa desamortizadora. Sus propios seguidores, ateizados completamente, no verán con malos ojos el que el estado saquee las propiedades de la Iglesia. A partir de dicho momento no pasaría demasiado tiempo en que se viera cualquier tipo de actos "culturales" en dichos lugares.  
    • Este empeño de los americanos de querer llevar su justicia fuera de sus fronteras. Como el famoso Tribunal internacional que quieren montar para poder demandar a los estados que no asuman su visión del comercio mundial o de los "equilibrios" militares.
    • Comento el tema más accesorio porque para la otra parte del mensaje no me considero capaz, sencillamente en esos temas admito mi bajo nivel y no me atrevo a meterme en profundidades. Dicho tema accesorio es el de la bandera donde veo una situación similar al de la bandera nacional. No creo, me extrañaría, que los carlistas se adueñen de ella... sencillamente es una bandera que muchos dejaron tirada y otros recogieron. Además, creo que los carlistas la tomaron como oficial relativamente hace poco, creo que con la organización de los requetés. Está claro que nos pertenece a todos, no solo a los carlistas, ni solo a los españoles sino a todos los pueblos hispánicos... ahora bien, quien no la asume es porque no quiere (*) y no porque se la hayan adueñado los carlistas. (*) sabemos que no es tu caso, estoy refiriéndome a quienes no la asumen.
    • Con todos mis respetos y sin querer polemizar gratuitamente, pues ya dije anteriormente que no tengo un conocimiento profundo del carlismo como para juzgarlo. Sin embargo sí que tengo algún conocimiento en materia religiosa, especialmente católica, y dada la pregunta que se plantea en este hilo, sobre la conveniencia de ser casa de acogida para los católicos, y las respuestas dadas, me gustaría expresar mi opinión personal. No considero que el hecho de conservar una bandera, como es la de la Cruz de San Andrés, sea por si mismo una virtud. Conservar la vieja enseña puede que lo sea pero si dicha conservación implica que, adscribirse a la misma sea sinónimo de pertenencia al carlismo y adscripción a su ideario, cuando en realidad se trata de un símbolo que representa a toda la Hispanidad, más que conservarla pasa a ser una especie de apropiación como la que hacen otros grupos con otros símbolos universales, que a la vez puede resultar perjudicial pues impide que mucha gente no afín al carlismo, pueda identificarse con ese símbolo o con la raíz cristiana de la Hispanidad. De todas formas pienso que esto es un tema menor y tampoco tiene mucha importancia. En cuanto a su tradicionalismo, que siempre es presentado como virtud, no estaría de más señalar que, actualmente el sector tradicionalista de la Iglesia es el que más beligerante se muestra contra el Papa y en consecuencia contra la unidad de la Iglesia. La tradición debe traer lo bueno del pasado para hacerlo presente, pero cuando dicha tradición se empeña en negar las bondades del presente o en rescatar del pasado viejas polémicas que agrían la convivencia y ponen en tela de juicio la unidad, en lugar de tradición pasa a ser otra cosa que poco o nada tiene que ver con su función. Si la tradición, frente a las amenazas del modernismo, está carente de la frescura y principios del evangelio necesarios en el mundo moderno, es decir, si no es capaz de vivificar y encarnar la palabra amorosa y misericordiosa de Cristo, entonces no es tradición cristiana sino meramente política, y en ese caso responde más a intereses particularistas que al bién común de la cristiandad, y no se puede argüir como virtud que pueda propiciar el reencuentro católico. Y en este punto quisiera enlazar con la errada idea de que el cristiano deba de ser alguien beligerante. En efecto, el cristianismo verdadero no es una religión pacifista, pero tampoco debe ser antipacifista porque en esencia, lo que debe buscar el cristiano es precisamente la paz, la Paz de Cristo frente a la Pax Romana. Es un grave error de concepto pensar así, como aclara el sermón de las Bienaventuranzas cuando el señor dice: «Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra» ó también «Bienaventurados los que buscan la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios». La victoria de Cristo se produjo precisamente empleando la fuerza de la verdad y el amor expresadas en su humildad y mansedumbre, frente a la fuerza del violento expresada en la beligerancia de sus obras. Incluso reprende a aquellos que utilizan la violencia cuando dice «Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que empuñen espada, a espada perecerán» (Mt 26,52). Aunque muchos a menudo utilizan el pasaje de los cambistas del templo, para justificar la violencia en nombre de Dios, no debemos confundir la legítima defensa de lo que es bueno, justo y verdadero, con la necesidad de ser beligerantes a toda costa para conseguir los objetivos que nos encaminan a ello. En definitiva, el carácter miliciano y beligerante del carlismo, frente al modernismo, no debería ser entendido como una virtud sino como una mera cualidad, que puede ser positiva o no en función de cómo se oriente. Lo cristiano no es «Si vis pacem, para bellum » sino «Si vis pacem, Christum, est via, veritas et vita» Finalmente y volviendo de nuevo al tradicionalismo, quisiera observar que la Iglesia es universal y en su seno conviven una pluralidad de formas de entender a Cristo y a la Iglesia, unas más tradicionalistas y otras más progresistas, vino viejo y vino nuevo, pero todas ellas queridas por Dios en la medida que no contravengan sus enseñanzas. Por tanto, pensar que solo en el tradicionalismo se encuentra la salvación de la Iglesia, o en otras palabras, que fuera del tradicionalismo no hay lugar para los católicos, es simplemente un error grave que nos retrotrae a las viejas polémicas entre Pablo y Pedro de inicios de la cristiandad. Es la Iglesia y no alguna de sus múltiples "estancias" la que contiene toda la verdad revelada por Cristo, y es en la Iglesia plena y unida en Cristo donde se encuentra la salvación. De la misma forma que consideramos a determinados nacionalismos separatistas, como a elementos perniciosos para la unidad y permanencia de una nación, deberíamos considerar también que, determinados nacionalismos de Iglesia pueden ser perjudiciales para su unidad, pues ésta es universal y no la propiedad de un grupo de gente o condición.    
  • Recently Browsing

    No registered users viewing this page.

  • Who's Online (See full list)

×