Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'iglesia'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Main forums
    • Current debate
    • The pending Spain
    • Memory of the Spains
    • Controversial issues
    • Spanish coffee
    • Community support
  • Spanish heart
  • Corazón Montañés's Temas nuevos
  • English-speaking community's English-speaking forum
  • Coração Brasileiro e Luso's · Fórum do Brasil e a Lusofonia
  • Corazón Mexicano's · Foro de México
  • Corazón Puertorriqueño's Foro de Puerto Rico
  • Corazón Argentino's · Foro de Argentina
  • Fuero de las Alemanias.'s Foro Hispano-Alemán
  • Corazón Católico's Foro Católico

Categories

  • Opinión
  • España
  • Hispanoamérica
  • Internacional
  • Historia y patrimonio
  • Política
  • Religión e Iglesia
  • Geopolítica y estrategia
  • Pensamiento y filosofía
  • Ciencia y tecnología
  • Naturaleza y medioambiente
  • Artes y cultura
  • Web information

Blogs

There are no results to display.

There are no results to display.

Categories

  • Spanishness and contemporary world
    • News and contemporary world
    • The future of the Spanishness
    • Memory of the Spanishness
  • Talk and entertainment
    • Art and culture
    • Science and Technology
    • Faith and religion
    • Education and formation
    • Thought and philosophy
    • Nature and environment
    • Travel and tourism
    • Music and movies
    • Sports and shows
    • Data and curiosities
  • Fuero de las Alemanias.'s Videos
  • Corazón Católico's Videos

Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Found 16 results

  1. En efecto. Para no desviar su temática, trasladamos a este nuevo tema la pieza de conversación sobre la Iglesia Católica, ocurrida en el hilo: "Pregunta al lector silente y al registrado que apenas participa. ¿Véis utilidad a este foro?". Para contextualizar el tema. La discusión comenzó a raíz de una pregunta que el usuario Vanu le hizo a Vecka en el hilo señalado anteriormente: Y la respuesta fue la siguiente: Posteriormente se originó la discusión que a continuación trasladamos a este hilo.
  2. La noticia la da Hispanidad.com, de Eulogio López, aunque si se busca una información más neutra se puede acudir a El País: Y luego está la nota de color: en los experimentos trabaja doña Estrella Núñez nada menos que vicerrectora de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), obra de los neocatecomunales y, por tanto, con pedigrí de católica y, encima, presuntamente progre, como los propios kikos. Y todo esto, ¿para qué? Para logra órganos humanos –producidos en monos- para transplantes –en humanos, que no en monos, como creo haber dicho antes-. Izpisúa ya participó en la gran estafa científica del siglo XXI, que en España lideró, cómo no, Zapatero: la utilización de embriones humanos como cobayas de laboratorio. Con ello se destrozaron muchos embriones humanos, provenientes de la FIV. O sea, personas con su código genético individuado, distinto del padre y de la madre, y no se curó ni un resfriado. Los embriones humanos también son ‘los demás’, es decir, son “uno de nosotros” Ahora pretenden crear fábricas de órganos para trasplantes: ¡qué filántropos! ¿Y no sería mejor seguir el curso tradicional de investigación sobre los trasplantes naturales –de hombre a hombre-, que este rocambolesco modelo Izpisúa, mas sofisticado que terapéutico, más complicado que complejo? No se trata de salvar “barreras éticas” sino de considerar las barreras que impone el sentido común y el sentido de las proporciones. No se trata de probar por probar, se pretenda o no recrear el proyecto Centauro de la antigua Unión Soviética. Ya entiendo, quiero entender, que la Católica de Murcia no puede entender tamaña aberración producto del orgullo humano llevado a sus límites. Pero es que ni la moral cristiana ni la ética ‘civil’ responden a la pregunta que se puede hacer sin incurrir en aberración, sino qué debemos y podemos hacer por los demás. Por cierto, los embriones humanos también son ‘los demás’, es decir, son “uno de nosotros”. El cientifismo confunde los términos: no se trata de lo que se puede hacer, sino de lo que se debe hacer… por los demás Por lo demás, los cientifistas modernos, parecen vivir en el espejismo de la Fórmula 1. Ya saben: para convencer a un fabricante de automóviles de que aporte el pastizal que precisa un bólido se le convence de los muchos beneficios que reportará a la fabricación de coches ‘corrientes’ en las grandes cadenas de montaje. Uno de esos argumentos de marketing que todos aceptan y ninguno se cree. Ne vaya ser que en lugar de quimeras de hombre acabemos produciendo delicias de mono. La soberbia invade la ciencia: Juan Carlos Izpisúa produc... No he estudiado la cuestión a fondo aunque a primera vista me parece monstruosa. Pero aquí lo chocante es la presencia de la Universidad privada de los kikos en estos experimentos. Eulogio López se equivoca en una cosa: los kikos no son progres. Son progres en liturgia pero políticamente suelen ser muy conservadores. El famoso juez Serrano de Vox es uno de ellos. Y en Infocatólica hay un kiko que tiene mucha influencia y que hace tiempo cogió al Papa como saco de boxeo. ¿Será por eso que Infocatólica andan publicando artículos neutralistas que parecen blanquear estas tecnologías? Bioético responde a la aprobación de Japón de la investigación híbrida humano-animal - Infocatólica Antes de emitir un juicio definitivo me gustaría escuchar más opiniones.
  3. Como todos sabéis, estos días se está celebrando la cumbre anti abusos en el seno de la Iglesia. Una iniciativa del Papa para tratar de poner freno a los abusos que se han dado en el ámbito eclesial. En todos los medios no se habla casi de otra cosa en cuanto a lo que se refiere a la información religiosa y, pese a que los abusadores no superen el 1 o 1,5% del total del clero, un porcentaje menor que el que existe en el ámbito civil, la imagen que en cambio se está transmitiendo es la de una Iglesia que se parece más a una secta pederasta que a otra cosa. Para colmo de males, el periodista fancés Fréderic Martel, activista gay, acaba de publicar el libro "Sodoma - Poder y escándalo en el Vaticano" que versa sobre una investigación que ha realizado durante los últimos años en el Vaticano y en el que denuncia, citando fuentes internas de la propia Iglesia, que la alta jerarquía romana está compuesta mayoritariamente por homosexuales declarados o encubiertos, que funcionan a modo de aparato de poder en la sombra. Toda una trama de poder e intrigas que sin duda va a dar de nuevo que hablar, aunque en principio no parece que esté en el punto de mira el Papa. Sí que afirma en cambio que tanto éste como los anteriores han sido víctimas de esa trama, llegando a decir que Benedicto se vió obligado a dimitir por las maquinaciones del aparato homosexual. Algo controvertido viniendo de un activista gay. En este maremágnum de noticias, sucesos e informaciones cruzadas, no faltan referencias de quienes tratan de pescar en río revuelto y así por ejemplo, en California se está planteando la obligatoriedad de exigir a los sacerdotes católicos que violen el secreto de confesión y denuncien a los confesos de dichos delitos. Algo que ya se planteó anteriormente en Australia. De otro lado, en la cumbre contra los abusos, el cardenal Reinhard Marx acaba de presentar un informe en el que se denuncia la destrucción e inexistencia de los informes que debían recoger los casos de abuso, poniendo de manifiesto una vez más que el principal problema ha sido el abuso de poder y el oscurantismo dentro de la administración eclesiástica, y proponiendo para remediarlo medidas que pasan inevitablemente por transparentar los procesos judiciales y permitir la rastreabilidad de los abusadores. En esta segunda noticia creo que se proponen medidas que tienen una orientación más acorde con la doctrina y el magisterio pero, como ya comenté en una ocasión, obligar a los sacerdotes a violar el secreto de confesión, sería muy peligroso pues rompería un principio que, si bien en este caso podría ser entendible, en la praxis y con el tiempo podría conducir a una realidad semejante a la del aborto cuando se comenzó a permitir por asegurar la vida de la madre pero con el tiempo se ha convertido en una práctica abominable por la que se aniquilan vidas humanas indiscriminadamente y en muchas ocasiones por puro capricho. Si el sigilo sacramental se rompiese, la reacción lógica sería la pérdida de la confianza en el sacramento de la confesión, que es la base indispensable para la salvación del alma y a fin de cuentas el objetivo primordial de la Iglesia como institución. ¿Cómo lo veis vosotros?
  4. Leo en Katehon un artículo en el que acusan al Papa de connivencia con islam. El artículo supuestamente lo firma un católico. Afirma que la Iglesia siempre sale en defensa de los musulmanes y que está colaborando en la campaña para traer inmigrantes y refugiados a Occidente. El columnista avisa -en mi opinión, con un tono que roza la amenaza- de que esto puede provocar una reacción contra la Iglesia por parte de ateos y de otras denominaciones cristianas. Una reacción que por lo visto el columnista considera justificada. Cito el artículo en inglés: Comprendo que se puede criticar a la Iglesia en determinados asuntos. No estoy de acuerdo con todo lo que dice y hace el Papa Francisco. Y creo que no acierta del todo en su tratamiento del problema de la inmigración. Pero este artículo me parece un tanto malicioso. Primero, porque el autor parece tomar partido por esos ateos que según él se están poniendo en contra del Papa. ¿Por qué es tan importante la opinión de los ateos? Segundo, observo malicia en el artículo por venir de quien viene. A pie de página se pueden ver algunos artículos relacionados en Katehon; entre ellos hay uno en el que un musulmán colaborador de Dugin niega que el Daesh tenga relación con el islam. ¿Por qué en Katehon acusan al Papa de lo mismo que hacen ellos? ¿Qué pretenden con este artículo? Tercero, Katehon no es una página cualquiera. Es una página vinculada con el Estado ruso a través de la cual tratan de influir en la extrema derecha occidental. La página estaba dirigida por Aleksandr Dugin, un turbio personaje que considera el satanismo como parte de la Tradición Primordial de los gnósticos; y está patrocinada por Konstantin Malofeev, un oligarca ruso que siempre anda mezclado en operaciones para atraer a la derecha occidental al campo ruso. Hace tiempo que lo borraron, pero antes se podía ver lo siguiente en el apartado "¿quiénes somos"?: (Para hacer zoom sobre la imagen) Como se puede ver, hay varios generales del ejéricito ruso, además del citado Dugin. Éste último ha desaparecido del consejo editorial, quizá porque da muy mala imagen por su conocida vinculación con el neonazismo, y actualmente prefiere centrarse en Geopolitica.ru, que básicamente realiza la misma labor que Katehon (conviene diversificar). ¿Qué interés tiene el Estado ruso en fomentar esa clase de consignas sobre la Iglesia católica? Porque aquí ya no hablamos sólo de libertad de expresión de un particular. El autor del artículo es un tal William Kilpatrick que firma en Crisis Magazine. ¿Quién es este caballero? Crisis Magazine parece una publicación conservadora de las que se estilan ahora en los círculos católicos que están contra Francisco. Pero Kilpatrick destaca por repetir machaconamente todos los tópicos de la extrema derecha que cobra en rublos. Por ejemplo, no faltan las alusiones al colapso de Suecia, la obsesión con los "rapefugees", la ferviente defensa de Trump y en general la obsesión con el islam. Puede verse en su perfil que el 90% de los artículos que escribe son contra los musulmanes y los inmigrantes: William Kilpatrick - Crisis Magazine Es autor de este libro, que tiene la pinta de ser grotesco: Podría llegar a entenderlo si aplicase la misma vara de medir a otras religiones. Pero veo que, como cabe esperar en estos casos, tiene una página propia donde se muestra favorable a Israel y defiende la decisión de Trump de mover la capital a Jerusalén: On Moving the American Embassy to Jerusalem | Turning Point Project How will the Church respond to “pay-to-slay”? | Turning Point Project No sé muy bien quién es este Kilpatrick, pero en mi opinión no se expresa de la manera que se expresaría un católico, sino más bien como un propagandista con la cabeza llena ideología. ¿Por qué esa obsesión con los musulmanes que contrasta con su aprecio por los judíos? ¿Por qué publica sus escritos Katehon, página vinculada al Estado ruso? ¿Por qué casi siempre que se tira del hilo éste se bifurca en dos hebras, una que lleva a Moscú y otra que lleva a Tel Aviv?
  5. Entrevista a Mons. Ricardo García, obispo de Yauyos, Perú. ZENIT – 28 oct. 2018 José Antonio Varela Vidal - El Sínodo de los Obispos (Nota: Subrayo lo que me parece de mayor interés) Terminado el Sínodo de los Obispos sobre la juventud, no solo queda un documento final, una carta a los jóvenes del mundo y vivos recuerdos… Lo más valioso es que quedará como modelo unas semanas de diálogo, de interpelación mutua entre fieles y pastores y sobre todo, la convicción de que en la Iglesia hay aún muchísimo por hacer. Zenit ofrece a sus lectores una entrevista con el padre sinodal, monseñor Ricardo García García, obispo prelado de Yauyos (Perú). Él llevó a la asamblea su vasta experiencia como presidente de la comisión de pastoral juvenil en su país, y los desafíos en este sector para el país inca. ZENIT: ¿Qué le pareció este Sínodo, donde los jóvenes han participado de lo que se ha llamado la ‘sinodalidad’ de la Iglesia? Mons. Ricardo García: Ha sido interesante escuchar a los jóvenes que han participado, no solamente ahora en la asamblea, sino cuando se hicieron las preguntas en su momento. Ahora uno se pregunta ¿a qué jóvenes queremos llegar? Yo creo que este Sínodo tiene que plantear una apertura hacia la gran mayoría de muchachos, que lamentablemente no están cerca de la Iglesia. Hay que plantearse temas para recuperar esa fuerza de la juventud, porque la verdad de Dios es la verdad de todo el mundo. ZENIT: Se habló mucho de la ‘sinodalidad’… Mons. Ricardo García: La ‘sinodalidad’ me parece importante, porque ha permitido estar, escuchar, no solo desde estos días sino desde atrás. Escuchar, para luego quien tiene que tomar las decisiones, las tome. Recordemos que nuestra Iglesia es jerárquica, y que los sucesores de los apóstoles han estado presentes en este sínodo, asimismo ha habido oyentes que han tenido también la palabra, pero es evidente que la decisión la toman los sucesores de los apóstoles. ZENIT: De los temas que se han tratado, ¿cuál le llamó más la atención? Mons. Ricardo García: Yo creo que fue el cómo llegar a la juventud, el llegar a los jóvenes para recuperarlos, digamos así. Ha sido constante el tema del acompañamiento a los jóvenes de distintas maneras, sean los sacerdotes, religiosas y también se habló de laicos que estén bien formados. Porque un joven que tiene un poco más de formación que sus amigos cercanos, influye en sus vidas. Otro tema que me atañe particularmente desde América Latina, es la importancia de las escuelas y las universidades, porque así como en nuestro continente, y en África y en Europa, hay muchas escuelas de orientación católica. Por ello, hay un llamado a recuperar ese canal de acompañamiento a los jóvenes, pues los colegios religiosos no siempre han dejado una huella, con todo el fruto que podría ser. ZENIT: Muchos dirigentes, sean políticos como empresariales, salen de los colegios de la Iglesia… ¿Cómo se debería enfocar hoy esa formación del futuro ciudadano? Mons. Ricardo García: Habría que ahondar primero a través de la doctrina, con un conocimiento más serio, más estructurado sobre la doctrina de la Iglesia católica, y que responda a los temas morales, familiares, asuntos de la vida cotidiana y también aquellos éticos que tengan que ver con la vida social. Un asunto que ha salido en el sínodo, es la importancia de que los muchachos no se queden en un cuarto cerrado que es la Iglesia, o en la parroquia y los movimientos. No, hay que salir, hay que estar en el mundo y ahí ser sal, ser fermento que mueve y que va canalizando, va orientando a la sociedad. Por ello no solamente se debe llenar la cabeza, también hay que llenar el corazón, dar una imagen de cercanía a Jesucristo. Hay que transmitir con entusiasmo lo que hizo nuestro Señor Jesucristo, para enamorarse de Él y estar dispuesto a comprometer su vida. Si uno se entusiasma con eso, también es mucho mayor la posibilidad de que surjan vocaciones, porque encuentras sentido a la existencia. ZENIT: De hecho durante las últimas décadas en América Latina, se ha trabajado mucho con la juventud, Usted mismo ha sido presidente de la comisión de pastoral juvenil en el Perú. ¿Cuál fue el aporte de Latinoamérica para un trabajo práctico con los jóvenes? Mons. Ricardo García: Yo creo que en América Latina en general, hay como una mayor organización de trabajo con la juventud en ciertas instancias, sea a nivel episcopal, diócesis, movimientos, grupos juveniles. Veo que hay una praxis en el ponerse de acuerdo. Creo que otro aporte es que nuestros jóvenes todavía tienen una reserva importante, que es toda la piedad popular que hay en nuestra tierra. En el Perú, el Papa nos dio un piropo muy hermoso, de que éramos una tierra ‘ensantada’. Hay una piedad en la gente, y si digo Perú también digo Ecuador, Bolivia, México, Colombia, en fin, América Latina tiene esta riqueza que con naturalidad uno puede aún expresar su fe sin complejos, sin asustarse ante el qué dirán. ZENIT: Aunque con una formación que la complemente ¿no? Mons. Ricardo García: La piedad popular es una opción muy válida, pero creo que hay que enriquecerla con mayor formación doctrinal y con un compromiso continuo. Que no sea válido solo la fiesta del santo, con mucho entusiasmo, mucha piedad en ese día, pero al día siguiente me olvido. ZENIT: También se habló en los medios sobre la posibilidad de que la Iglesia pudiera aceptar la homosexualidad. ¿Esto ha sido así? ¿Acaso se puede cambiar algo en este punto? Mons. Ricardo García: Ha sido un tema que se ha tocado en la asamblea, y el consenso casi general ha sido recordar la educación y las enseñanzas habituales de la Iglesia. La moral no cambia. Lo que sí hace falta es explicar bien las cosas, el ¿por qué? de los asuntos. No basta quedarse en señalar el sexto mandamiento o decir que el noveno dice esto, y se acabó. Ha sido un pedido de la asamblea, para que se mencione expresamente el porqué de las exigencias morales que tiene la fe cristiana. Sobre el tema de la homosexualidad, se ha dicho que hay que acompañar a las personas que tienen esa situación; acompañarlas, no rechazarlas. No es que se esté aceptando una situación moralmente incorrecta. A las personas hay que darles una luz, pues no se trata de bajarles las exigencias de la fe cristiana, sino hacerles ver el porqué de las cosas, y darles fuerza para que salgan adelante. ZENIT: También vemos que se habló de los abusos, y uno de los temas del sínodo era el discernimiento vocacional ¿Cómo mejorar el discernimiento vocacional y la selección de los candidatos al sacerdocio para evitar problemas? Mons. Ricardo García: En el tema de los abusos, es evidente que el sentir no es igual en todas las partes del mundo. Yo creo que si se pone un termómetro y se va a Estados Unidos, se va a otros sitios de Europa o a Chile, la temperatura es más alta. Pero si nos vamos a otros lugares del mundo, no es un tema que se convierta en “el tema”, ni mucho menos. Tampoco generalicemos un asunto que puede ser propio de cada país. Pero junto con eso, diríamos que el discernimiento vocacional no solamente es para ser sacerdote o ser religioso o religiosa, sino que la vocación es más amplia, parte de algo común para todos que es el bautismo. Se habla bastante de las vocaciones laicales, algunos con consagración otros sin consagración, pero hay una vocación laical. ZENIT: ¿Y cómo seleccionar mejor a los candidatos al sacerdocio? Mons. Ricardo García: Para la selección de los candidatos al sacerdocio, no basta que sea un chico piadoso y punto. Tiene que tener unas condiciones y virtudes humanas que permitan construir lo sobrenatural sobre lo humano. Así se puede construir las virtudes para el trabajo, el orden, la sinceridad, la lealtad, la audacia, la castidad, que es una virtud importante. El desprendimiento también de los bienes, en el sentido de que para muchos jóvenes su ideal es ser un profesional. Me parece muy bien, pero a veces se centra en eso el éxito, pero muchos no se han planteado la posibilidad de entregar su vida a otros asuntos, diríamos así, más trascendentes, y si Dios llama, hay que ir entonces por allí. A algunos Dios les pide más, y uno tiene que estar dispuesto a lo que Dios pida. Pero para llegar a esa situación hay que tener un poco de vida espiritual, un trato con Dios, la gracia de Dios, la acción del Espíritu Santo sobre nosotros. ZENIT: De los temas tratados se ha hablado de algunos descuidos, casi un mea culpa en el trabajo con los jóvenes… ¿Qué se podría corregir a corto plazo? Mons. Ricardo García: Un tema que ha salido es la falta de disponibilidad de los sacerdotes para atender a los jóvenes, pues a veces tienen muchas cosas, mucho trabajo. No creo que se pueda resolver a corto plazo, pero por lo menos sí es una llamada a la actitud de intentar algo en ese tema. Luego también hubo una llamada a los obispos a que apostemos por la juventud, aunque no solamente pensando en una forma teórica, sino destinando medios, incluso de tipo económicos. Hay que apoyar los encuentros, las actividades, las publicaciones, aunque esto suponga gasto. Luego debemos contar más con los jóvenes en ciertas tareas, decisiones, organización… ZENIT: Y la necesidad de la formación… Mons. Ricardo García: Hay que formar a los jóvenes para que actúen con libertad, esto es, formarse bien en la mente y el corazón para que ellos tomen sus decisiones a nivel político, laboral o lo que sea, pero con conocimiento de causa. Creo que es muy importante también lo que dije antes, los jóvenes están más allá, están en la universidad, en el café, en el deporte y tantos otros lugares. Y esos también son un sitio para el encuentro con Dios, esto es lo que hay que rescatar. ZENIT: En el Perú ahora mismo hay una problemática fuerte sobre la corrupción que ha llegado a muchos sectores, incluso el Papa lo advirtió al hablar sobre los presidentes con denuncias o presos… ¿Qué se puede hacer para evitar que esto se institucionalice y llegue a ser como una mafia organizada? Mons. Ricardo García: Creo que los obispos del Perú tienen que hacer un llamado a la responsabilidad, pero con la prudencia de no ponerse en uno u otro partido, o un color u otro color, porque aquí lamentablemente todos tienen rabo de paja, y me refiero a casi todos los políticos. Entonces hay que andar con mucha precaución, porque lo que es una realidad es que hay un enfrentamiento, una venganza de uno a otro, una situación muy desagradable que está desuniendo al país. A corto plazo, hay que llamar a una pacificación, tender puentes, intentar que haya un poco de concordancia en las cosas. Luego a mediano y largo plazo, llamar a la juventud a que se comprometa con las acciones políticas, que son parte del laicado, pues hay una ausencia de políticos que inspiren confianza y transparencia de vida. Una fe que no se manifiesta en lo social, es una fe que está limitada. Debemos animar a los jóvenes para que se involucren en la vida política, bien preparados y muy calificados.
  6. Con motivo de la próxima festividad del Corpus Christi, Día de la Caridad, que este año se celebra el 3 de junio con el lema «Compromiso social y caridad transformadora», los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, han hecho público un mensaje en el que invitan a «desenmascarar la injusticia por medio de la denuncia profética, socorrer al necesitado mediante la asistencia y colaborar en la organización de estructuras más justas por medio de la transformación social». Mensaje con motivo de la festividad del Corpus Christi, Día de la Caridad 2018 “Compromiso social y caridad transformadora” La Solemnidad del Corpus Christi nos invita a contemplar y celebrar el gran don de la presencia real de Cristo vivo entre nosotros en su cuerpo entregado y en su sangre derramada para la vida del mundo.1 De manera muy especial, es una llamada a entrar en el misterio de la Eucaristía para configurarnos con él. Este misterio, en palabras de Benedicto XVI, “se convierte en el factor renovador de la historia y de todo el cosmos [pues], en efecto, la institución de la Eucaristía muestra cómo aquella muerte, de por sí violenta y absurda, se ha transformado en Jesús en un supremo acto de amor y de liberación definitiva del mal para la humanidad”.2 A la luz de este misterio de amor renovador, liberador y transformador, que es la Eucaristía, invitamos a todos los cristianos, en particular a cuantos trabajáis en la acción caritativa y social, a un compromiso que sea liberador, que contribuya a mejorar el mundo y que impulse a todos los bautizados a vivir la caridad en las relación con los hermanos y en la transformación de las estructuras sociales. Tu compromiso mejora el mundo Transformados interiormente por la contemplación del amor incondicional de Jesucristo, que entrega su vida para liberarnos del mal y hacernos pasar de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida, queremos recordar a todos y cada uno de los cristianos, así como a los hombres y mujeres de buena voluntad que quieran escucharnos, el mensaje de la campaña institucional de Cáritas: “Tu compromiso mejora el mundo”.3 Somos conscientes de que, hoy, no está de moda hablar del compromiso. Es más, para muchos, en esta cultura de lo virtual, de lo inmediato y pasajero, la preocupación por los demás se considera como algo trasnochado. Sin embargo, el compromiso en favor de los más débiles y por la transformación del mundo, es la más noble expresión de nuestra dignidad, de nuestra responsabilidad y solidaridad. Para los cristianos, el compromiso caritativo y social, el ser con los demás y totalmente entregado a ellos, camina en paralelo con nuestra configuración con Cristo. Se trata de un compromiso que nace de la fe en la Trinidad. Los cristianos creemos en un Dios, que es Padre, que ama incondicionalmente a cada uno de sus hijos y les confiere la misma dignidad; un Dios Hijo que entrega su vida para liberarnos del pecado y de las esclavitudes cotidianas, haciéndonos pasar de la muerte a la vida; un Dios Espíritu que alienta el amor que habita en cada ser humano y nos hace vivir la comunión con todos, tejiendo redes de fraternidad y de solidaridad al estilo de Jesús, que “no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por todos”(Mt 20,28). Desde esta configuración con Cristo, os proponemos un cuádruple compromiso: 1. Vivir con los ojos y el corazón abiertos a los que sufren: Hemos de abrir los ojos y el corazón a todo el dolor, pobreza, marginación y exclusión que hay junto a nosotros. Convivimos con una cultura que ignora, que excluye, oculta y silencia los rostros del sufrimiento y la pobreza. Sin embargo, no podemos ignorarlos. Como dice el papa Francisco, “la pobreza nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión (…), el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio, la miseria y la migración forzosa”.4 Este desafío resulta “cruel”, cuando constatamos que estas situaciones no son el fruto de la casualidad, sino la consecuencia de la injusticia social, de la miseria moral, de la codicia de unos pocos y de la indiferencia generalizada de muchos. 2. Cultivar un corazón compasivo: La multiplicación y la complejidad de los problemas pueden saturar nuestra atención y endurecer nuestro corazón. Frente a la tentación de la indiferencia y del individualismo, los cristianos debemos cultivar la compasión y la misericordia, que son como la protesta silenciosa contra el sufrimiento y el paso imprescindible para la solidaridad. 3. Ser capaces de ir contracorriente: Esta invitación al compromiso no es algo superficial o periférico. Pone en juego dimensiones tan hondas como la propia libertad. En la vida, podemos seguir la corriente de quienes permanecen instalados en los intereses personales y pasajeros o podemos vivir como personas comprometidas al estilo de Jesús, actuando contracorriente y poniendo los medios para que los intereses económicos no estén nunca por encima de la dignidad de los seres humanos y del bien común. 4. Ser sujeto comunitario y transformador: Los cristianos estamos llamados a ser agentes de transformación de la sociedad y del mundo, pero esto sólo es posible desde el ejercicio de un compromiso comunitario, vivido como vocación al servicio de los demás. Esto quiere decir que hemos de poner todos los medios a nuestro alcance para la creación de comunidades, que sean signo y sacramento del amor de Dios. Comunidades capaces de compartir y poner al servicio de los hermanos los bienes materiales, el tiempo, el trabajo, la disponibilidad y la propia existencia. Comunidades capaces de poner a la persona en el centro de su mirada, palabra y acción. La caridad es transformadora Para todos aquellos que trabajan en el ámbito de la acción caritativa y social de la Iglesia, este compromiso transformador se hace todavía más urgente al tomar conciencia de la fuerza transformadora de la caridad. La doctrina social de la Iglesia habla permanentemente de ella. Recordemos un texto antológico del papa Francisco: «La Iglesia, guiada por el Evangelio de la misericordia y por el amor al hombre, escucha el clamor por la justicia y quiere responde a él con todas sus fuerzas. En este marco se comprende el pedido de Jesús a sus discípulos: “¡Dadles vosotros de comer!” (Mc 6,37) lo cual implica tanto la cooperación para resolver las causas estructurales de la pobreza y para promover el desarrollo integral de los pobres como los gestos más simples y cotidianos de solidaridad ante las miserias muy concretas que encontramos» (EG, nº 188). De acuerdo con estas enseñanzas del Santo Padre, podemos concluir que la acción caritativa no es mera asistencia. La caridad, además de ofrecer los gestos más simples y cotidianos de solidaridad, promueve el desarrollo integral de los pobres y coopera a la solución de las causas estructurales de la pobreza. Los obispos españoles también hemos insistido en esta dimensión transformadora de la actividad caritativa y hemos manifestado que «nuestra caridad no puede ser meramente paliativa, debe ser preventiva, curativa y propositiva. La voz del Señor nos llama a orientar toda nuestra vida y nuestra acción desde la realidad transformadora del reino de Dios».5 Esto implica desenmascarar la injusticia por medio de la denuncia profética, socorrer al necesitado mediante la asistencia y colaborar en la organización de estructuras más justas por medio de la transformación social. Pidamos al Espíritu una mística social transformadora En la plegaria eucarística hay dos momentos especialmente significativos en los que se manifiesta la fuerza transformadora de la Eucaristía. Son las dos “epíclesis” o invocaciones al Espíritu Santo que hacemos en la celebración eucarística. En la primera pedimos al Padre que envíe su Espíritu para que el pan y el vino se conviertan en el cuerpo y la sangre del Señor. En la segunda, invocamos la acción del Espíritu sobre la comunidad eclesial para que sea una sola cosa en Cristo y haga así posible la salvación de los que participan de ella. En ambas epíclesis los cristianos expresamos el dinamismo transformador que encarna la celebración eucarística y descubrimos la necesidad de ser instrumentos de renovación del cosmos y de la humanidad, desde la comunión con Cristo. Pidamos, hoy, al Espíritu Santo que esta mística social y transformadora de la Eucaristía nos ayude a comprometernos en la transformación del mundo y en la promoción de una caridad transformadora en todas nuestras organizaciones caritativas y sociales. Sabemos que la tarea no es fácil, pero la caridad no está para dejar las cosas como están ni consiste en hacer lo que siempre se ha hecho en el campo social. La caridad denuncia la injusticia y promueve el desarrollo humano integral, nos impulsa a la conversión de nuestros criterios y actitudes, de nuestra manera de pensar y de actuar, para colaborar con el Señor en el acompañamiento a las personas y en la transformación de las estructuras que generan pobreza, discriminación y desigualdad. Comisión Episcopal de Pastoral Social Notas: 1 Cfr Jn 6,48-58. 2 BENEDICTO XVI, Exhortación Apostólica Sacramentum caritatis, nº 10. 3 CARITAS ESPAÑOLA, Campaña Institucional 2017-2018, Tu compromiso mejora el mundo, Madrid, 2017. 4 Mensaje en la Jornada Mundial de los Pobres, nº 5, 2017. 5 CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA, Iglesia, servidora de los pobres, nº 42, Madrid, 2015
  7. “Recibir interés por un préstamo monetario es injusto en sí mismo, porque implica la venta de lo que no existe, con lo que manifiestamente se produce una desigualdad que es contraria a la justicia. Para su evidencia, debe recordarse que hay ciertos objetos cuyo uso consiste en su propia consumición; así consumimos el vino utilizándolo para la bebida y el trigo al emplearlo para la comida. De ahí que en estos casos no deban computarse separadamente el uso de la cosa y la cosa misma, sino que a todo aquel a quien se concede el uso se le concede también la cosa misma. De ahí que, tratándose de tales objetos, el préstamo transfiere la propiedad de los mismos. Luego si alguien quisiera vender de una parte el vino y de otra el uso del vino, vendería dos veces la misma cosa o vendería lo que no existe; y por esta razón cometería manifiestamente un pecado de injusticia. Por igual motivo comete una injusticia el que presta vino o trigo y exige dos pagos: uno, la restitución del equivalente de la cosa, y otro, el precio de su uso, de donde el nombre de usura.Hay, por el contrario, otros objetos cuyo uso no implica su propia consumición; así, la utilización de una casa es habitar en ella, no destruirla, y, por consiguiente, tratándose de esta clase de cosas, se pueden conceder por separado ambos elementos, como cuando se cede a otra persona la propiedad de una casa, reservándose para sí el uso durante un cierto tiempo; o a la inversa, cuando se le concede el uso de la casa, reservándose para sí su dominio. De ahí que se pueda lícitamente recibir un pago por el uso de un inmueble y reclamar después la devolución del edificio prestado, como ocurre en el alquiler y arrendamiento de casas.Mas el dinero, según el Filósofo, en V Ethic. y en I Polit., se ha inventado principalmente para realizar los cambios; y así, el uso propio y principal del dinero es su consumo o inversión, puesto que se gasta en las transacciones. Por consiguiente, es en sí ilícito percibir un precio por el uso del dinero prestado, que es lo que se denomina la usura. Y del mismo modo que el hombre ha de restituir las demás cosas injustamente adquiridas, también ha de hacerlo con el dinero que recibió en calidad de interés.” (SANTO TOMÁS DE AQUINO, Suma Teológica, II-IIae, q. 78, a. 1)
  8. Ayer el Papa Francisco hizo, de cara a la Navidad, un alegato de la fecundidad frente a la ideología imperante en muchos países que lleva a las familias a no comprometerse con la concepción, o más allá, en general a no comprometerse con la fecundidad de las buenas obras. Un soplo de aire fresco en un tiempo donde el individualismo, la comodidad, la cultura de la deuda o las ideologías con transfondo malthusiano están vaciando naciones enteras de nuevas generaciones.
  9. Os dejo una conferencia del catedrático Luis Suárez Fernández sobre la historia del catolicismo en España, donde se centra en dilucidar qué elementos han enriquecido mutuamente, tanto a la Iglesia católica como a la propia España. Si no habéis tenido oportunidad de verla anteriormente, os la recomiendo, está impartida con un lenguaje sencillo y abundante en detalles y datos de valor que permiten enriquecer nuestro conocimiento patrio.
  10. El Santo Padre Francisco ha hecho pública esta semana su Exhortación apostólica titulada 'Gaudete et Exsultate' (Alegraos y regocijaos), donde hace un llamamiento a la santidad de todos los católicos. El documento, en el que se referencian muchas realidades de los primeros siglos del cristianismo que siguen estando muy presentes en los tiempos actuales, pretende renovar de forma llana y humilde el llamado a la santidad al que todos los católicos estamos implicados, y del que cada vez, por desgracia, estamos más apartados. Merece la pena leerlo, por supuesto sin detenerse tanto en las formas como en el fondo del mensaje. INTRODUCCIÓN A LA EXHORTACIÓN APOSTÓLI CAGAUDETE ET EXSULTATE DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD EN EL MUNDO ACTUAL 1. «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12), dice Jesús a los que son perseguidos o humillados por su causa. El Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. En realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas maneras, el llamado a la santidad. Así se lo proponía el Señor a Abraham: «Camina en mi presencia y sé perfecto» (Gn 17,1). 2. No es de esperar aquí un tratado sobre la santidad, con tantas definiciones y distinciones que podrían enriquecer este importante tema, o con análisis que podrían hacerse acerca de los medios de santificación. Mi humilde objetivo es hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades. Porque a cada uno de nosotros el Señor nos eligió «para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor» (Ef 1,4). El documento completo puede leerse y descargarse en este enlace.
  11. Il Giornale publica una entrevista a Don Buzzi, sacerdote de la FSSPX de Italia. Es interesante la parte en la que le preguntan por el Papa Francisco. Aunque mi conocimiento del italiano es muy superficial, no me resisto a hacer una traducción de ese párrafo, pidiendo de antemano perdón si la traducción no es la más idónea: No creo que los de la FSSPX sean sospechosos de liberales. De hecho, ya vemos que siguen siendo muy críticos con todo lo que vino después del Concilio. Pero precisamente por eso están legitimados para hablar mucho más que otros. Y, mira tú por dónde, estos integristas de la FSSPX lo ponen todo en perspectiva y no ven que este Papa sea peor que los anteriores; de hecho, le atribuyen mucha mayor responsabilidad a otro Papa anterior al que, sin embargo, idolatran los conservadores que están hechos una furia con Francisco. También es importante lo que dice sobre el efecto mediático. Causa tristeza ver arrastradas por el vendaval mediático a tantas personas a las que se supone con formación. Estas palabras de la FSSPX dejan en evidencia a los conservadores histéricos que, con el furor del converso, llegan a hablar del Papa Francisco como del Anticristo mientras que a sus predecesores los consideran santos intocables. ¡Ay de vosotros, fariseos!
  12. Con motivo de la Jornada del migrante y del refugiado que hoy domingo 14 de enero celebra la Iglesia, el Papa Francisco ha ofrecido una Eucaristía en la basílica de San Pedro del Vaticano, en cuya homilia ha advertido del pecado que supone no acoger e integrar al otro, y ha invitado a perder el miedo al diferente y abrirse a la riqueza de la diversidad. Dejo el texto íntegro de la homilía por si tenéis el gusto de leerla.
  13. Extraigo un corte de una entrevista publicada por Religión Digital a Fernando N. Chomalí, arzobispo de Concepción y gran canciller de la Universidad Católica de la Santísima Concepción , con ocasión de un ensayo publicado por monseñor, titulado 'Francisco: Economía y sociedad', donde el prelado hace un análisis contrastado del pensamiento del Papa en materia de economía y sociedad. 'Francisco: Economía y sociedad' "¿Qué opina el Papa Francisco sobre el dinero y el orden social imperante? ¿Qué lectura hace del mercado y de la empresa? ¿Por qué promueve una “economía de comunión” y de “cooperativismo”? ¿Cómo pretende impulsar entonces la equidad y la justicia social? Este ensayo responde a estas y otras inquietudes a través de la propia voz del Santo Padre con una recopilación de extractos de sus homilías, entrevistas, encíclicas y exhortaciones apostólicas, seleccionadas y analizadas —con especial lucidez— por monseñor Fernando Chomali."
  14. Radio Vaticano | Dic 10, 2017.- La Santa Sede sigue con gran atención la evolución de la situación en Oriente Medio, de modo especial en Jerusalén, ciudad sagrada para cristianos, judíos y musulmanes de todo el mundo. Tal y como se lee en el escrito, “expresando su dolor por los enfrentamientos que se han cobrado la vida de numerosas víctimas en los últimos días, el Santo Padre renueva su llamamiento a la sabiduría y la prudencia de todos, y eleva fervientes oraciones con el fin de que los líderes de las naciones, en este momento de particular gravedad, se comprometan a evitar una nueva espiral de violencia, respondiendo con palabras y hechos, a los anhelos de paz, justicia y seguridad de las poblaciones de esa tierra atormentada”. Las preocupaciones sobre las perspectivas de paz en la región han sido objeto de diversas iniciativas en los últimos días, incluidas las urgentes reuniones convocadas por la Liga Árabe y la Organización para la Cooperación Islámica. La Santa Sede es sensible a estas preocupaciones y, recordando las sentidas palabras del Papa Francisco, reitera su conocida posición con respecto al carácter singular de la Ciudad Santa y la ineludibilidad del respeto por el status quo, en conformidad con las deliberaciones de la comunidad internacional y las reiteradas peticiones de las jerarquías de las Iglesias y de las comunidades cristianas de Tierra Santa. Al mismo tiempo, reitera su convicción de que solo una solución negociada entre israelíes y palestinos puede conducir a una paz estable y duradera y garantizar así, la coexistencia pacífica de dos estados dentro de fronteras reconocidas internacionalmente.
  15. Leyendo un medio católico me encuentro hoy con esta noticia, que no se muy bien como encajar, ya que no me queda muy claro si este hombre está haciendo apología de su condición (yo no voy por ahí diciendo que soy hetero), o está tratando de acompañar a aquellos que tienen su mismo problema. Entiendo que si es sacerdote será célibe, y por tanto deberá abstenerse de relaciones afectivas con otros hombres. Si esto es así, puede ser una buena manera de decirles a quienes sí lo hagan, que se puede vivir sin caer en la tentación, pese a la atracción que sienten entre ellos. Aunque yo entendería que sería más adecuado hacerlo en privado que no en medio de una misa. La verdad, si me ocurre a mi no sabría que pensar. En cambio, si se trata de convertir la iglesia en un gay parade religioso, ya le vale al cura este… ¿Cómo lo entendéis vosotros?
  16. En un comunicado firmado por los obispos de las diócesis aragonesas, los prelados agradecen y felicitan a quienes han contribuido a la devolución de los bienes y afirman que se ha hecho justicia ya que el pueblo de Aragón ha recuperado parte de su tesoro artístico religioso. Comunicado episcopal: Tras la llegada al Monasterio de Sijena de 43 de las 44 obras procedentes del Museo de Lérida, los obispos de las diócesis de Aragón trasladamos nuestra más sentida gratitud y felicitación a quienes, de un modo u otro, han contribuido a la devolución de los bienes. Hoy es un día de gozo, de alegría, porque se ha hecho justicia y el pueblo de Aragón ha recuperado parte de su tesoro artístico religioso. Nuestra enhorabuena se extiende, lógicamente, a las hermanas sanjuanistas, propietarias del Monasterio de Sijena. Más allá de disputas políticas, resulta crucial que en un Estado de derecho se cumpla la legalidad y se dé cumplimiento íntegro a las resoluciones judiciales. Deseamos, de corazón, una convivencia pacífica que favorezca el desarrollo social y de cada ser humano. Rezamos por ello.
×