Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'antinatalismo'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Staff
  • Main forums
    • Current debate
    • The pending Spain
    • Memory of the Spains
    • Spanish coffee
    • Information and support
  • Corazón Montañés's Temas nuevos
  • English-speaking community's English-speaking forum
  • Coração Brasileiro e Luso's · Fórum do Brasil e a Lusofonia
  • Corazón Mexicano's · Foro de México
  • Corazón Puertorriqueño's Foro de Puerto Rico
  • Corazón Argentino's · Foro de Argentina
  • Fuero de las Alemanias.'s Foro Hispano-Alemán
  • Corazón Católico's Foro Católico
  • Mundo Republiqueto's Foro de la comunidad MR
  • Corazón Peruano's Foro del Perú

Categories

  • Opinión
  • España
  • Hispanoamérica
  • Internacional
  • Historia y patrimonio
  • Política
  • Religión e Iglesia
  • Geopolítica y estrategia
  • Pensamiento y filosofía
  • Ciencia y tecnología
  • Naturaleza y medioambiente
  • Artes y cultura
  • Web information

Categories

  • Spanishness and contemporary world
    • News and contemporary world
    • The future of the Spanishness
    • Memory of the Spanishness
  • Talk and entertainment
    • Art and culture
    • Science and Technology
    • Faith and religion
    • Education and formation
    • Thought and philosophy
    • Nature and environment
    • Travel and tourism
    • Music and movies
    • Sports and shows
    • Data and curiosities
  • Fuero de las Alemanias.'s Videos
  • Corazón Católico's Videos

Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Found 2 results

  1. Hispanorromano

    La Liga para la Reforma Sexual

    4 de marzo de 1932 ------------------------------------------- UNA REUNIÓN LA LIGA PARA REFORMA SEXUAL Ayer tarde, en la sala de juntas de la Academia Nacional de Medicina, secelebró la reunión de la sección española de la Liga mundial para la reforma sexual. Presidió el acto el profesor Recaséns, y actuó como secretario la señorita Hildegart Rodríguez, que pronunció unas frases de saludo a todos, recordando los tiempos heroicos de la propaganda sexual. Comentó con frases de elogio el curso de eugenesia, estúpidamente suspendido por la Dictadura, en cuyo tiempo hubo de limitarse la propaganda sexual al libro y al folleto. Ahora, venturosamente, se inicia con la República, con cuya Constitución hay ya mucho hecho en pro de nuestros ideales, una nueva y venturosa era. A continuación se pusieron a discusión las bases aprobadas en el II Congreso Internacional celebrado en Copenhague en 1928, como fines de esta Liga: Primero. Igualdad política, económica y sexual de hombres y mujeres. Es aprobada, con el voto en contra del profesor Nóvoa Santos. Segundo. Separar el matrimonio (y especialmente el divorcio) de la tiranía de la Iglesia y del Estado. Saldaña se opone a que quede redactado así, pues sería un error de táctica, este artículo, peligroso para España, aunque no lo sea en otros países que llevan ya muchos años dedicados a esta propaganda. El Estado no tiraniza, interviene y reglamenta las relaciones sociales de tipo sexual; este postulado, sometido a nuestra aprobación, parece preconizar el amor libre. Marañón y Recaséns creen también en el peligro de que quede así redactado, y tras una bien orientada intervención de Sanchís Banús, se acuerda su redacción en otra forma. Tercero. Control en la concepción, con el fin de que la procreación sea un acto deliberado y con pleno sentido de la responsabilidad. Cuarto. Mejora progresiva de la raza mediante la aplicación práctica de las doctrinas eugénicas. Quinto. Protección para la madre soltera y el hijo ilegítimo. Quedan aprobados sin discusión. Sexto. Actitud racional ante las personas sexualmente anormales, y especialmente hacia los homosexuales. La señorita Hildegart aclara que lo que pretende este artículo no es legitimar esto, sino quitar la crueldad de estas leyes ante estos casos. Marahón dice que debe suprimirse este artículo, por repetirse en el octavo y el noveno. Saldaña hace atinadas consideraciones en contra, pues dice que social y jurídicamente todo homosexual es un corruptor. Es desechado el artículo. Séptimo. Prevención de la prostitución y de las enfermedades venéreas. La señorita Hildegart cree que el abolicionismo es una aspiración mediata, pero no que hay que abolir absolutamente la prostitución. Queda aprobado el artículo. Octavo. Juzgar las actitudes anormales del impulso sexual como fenómenos más o menos patológicos, y no como hasta aquí, como crímenes, vicios o pecados. Marañón interviene, y, según su criterio, se debe de redactar: "Juzgar las actitudes anormales del impulso sexual con un criterio biológico." Y queda así aprobado. Noveno. Juzgar simplemente como actos criminales los que infrinjan los derechos sexuales de otra persona. Los actos sexuales entre adultos responsables y realizados con mutuo consentimiento, serán estimados como actos de la vida privada de esos adultos. Queda aprobado, tras una interesante discusión en la que intervienen los señores Saldaña, Haro, Marañón, Pereira y Recaséns. Y, por último, es aprobado el artículo número 10, relativo a que la enseñanza sexual sea sistemática, y a petición del maestro Sr. Noguera, obligatoria. Terminada la discusión y aprobación del articulado, se ocuparon los reunidos de la marcha de esta Asociación y de loa actos a realizar. A la reunión asistieron los doctores Marañón, Sanchís Banús, Recaséns, Sánchez Covisa, Vital Aza, Sáinz de Aja, Juarros, Macáu, Persira, Nóvoa Santos, Pittaluga, y los señores Huerta, Noguera, Tomeliano, Bugallo y Saldaña. Luz, Madrid, 4 de marzo de 1932, p. 12. https://postimg.org/image/5wdkowy0b/
  2. Las raíces gnósticas de la ideología de género El fundamento de la ideología de género no es ni laico ni científico. En efecto, la absolutización de la autonomía del “yo” y el consiguiente desprecio de los condicionamientos de la corporeidad humana, se originan en creencias religiosas que provienen de los albores de la historia. La realidad pluricultural de nuestra sociedad, en la que tanto se ha insistido, conlleva la exigencia de evitar la imposición de cualquier uniformidad en lo que respecta a los contenidos y metodologías concretos de la educación sexual escolar. La educación sexual escolar se mencionó reiteradamente durante el debate de la ley de aborto -desde ambos sectores contendientes- como una acción posible dirigida a prevenir abortos. Sin embargo no todos entendemos lo mismo por educación sexual “integral”, ni coincidimos con la orientación ideológica que se pretende imponer bajo el pretexto de que es “laica” y “científica” y que por lo tanto debe ser obligatoria, aún con la oposición de sus padres “por el interés superior del niño”. Pero el fundamento de la ideología de género no es ni laico ni científico. En efecto, la absolutización de la autonomía del “yo” y el consiguiente desprecio de los condicionamientos de la corporeidad humana, se originan en creencias religiosas que provienen de los albores de la historia. En honor a la brevedad voy a referirme a aquellas que recibieron el nombre genérico de “gnosticismo” alrededor de los primeros años de nuestra era. En realidad, se trataba de diversas tradiciones “gnósticas” que proliferaron en los albores del Imperio Romano en toda la cuenca del Mediterráneo, así como en el antiguo Irán, la Mesopotamia y, por cierto, en la India. De acuerdo a Mircea Eliade, se trataba de creencias religiosas que predominaron en la cultura e inclusive incidieron con suerte dispar en las grandes religiones monoteístas. En síntesis, las tradiciones gnósticas coinciden en calificar la creación del universo material como algo esencialmente malo, incluyéndose en tal categoría la corporeidad del ser humano. Esta creencia sostiene que el alma, en forma previa a su existencia corpórea, existe como parte de un todo divino. La encarnación supone un desprendimiento y caída de una “partícula” o chispa de divinidad y el olvido de aquella dignidad primordial, para ser encerrada en la “cárcel” del cuerpo. De ello resulta una antropología dualista: cuerpo y espíritu no forman una unidad sustancial sino que se escinden, sometiéndose el primero en forma incondicionada a los designios del espíritu. “Detrás de las leyes sobre los nuevos derechos hay una nueva religión”. Tal es el título de un comentario de Stéfano Fontana sobre una comunicación de Michel Pillon empero, de inmediato aclara: “Bien visto, esta religión no es nueva, pues ya habían pensado en ella los Cátaros en la Edad Media. La que ha sido llamada herejía albigense tenía por dogma fundamental la separación del espíritu, por esencia bueno y puro, del cuerpo, con el que podías hacer lo que quisieras, incluido suprimirlo con el suicidio (acto que recibía grandes alabanzas) o extenuarlo en los placeres más variados, con excepción de la procreación, juzgada malvada en sí misma”. El artículo hace un interesante repaso del proceso de los cambios legislativos en Francia e Italia, similares a los que se gestionan en esta parte del mundo. Respecto de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, manifiesta: “(.) las investigaciones demuestran que son más favorables al matrimonio homosexual quienes se declaran “no creyentes”, aunque en realidad se remiten a una creencia colectiva: «Esta consiste en afirmar que en el matrimonio los cuerpos no tienen ninguna importancia». Se trata de una “verdad” que no es en absoluto evidente y que tampoco puede ser demostrada. ¿De dónde procede esta creencia colectiva?”. De la nueva religión, el “neocatarismo”, sostiene el autor. Del mismo modo “la PMA (reproducción asistida) y la GPA (útero de alquiler) empiezan a ser aprobadas. Se adivina que detrás de estas dos manipulaciones del cuerpo humano por un capricho del espíritu intenta imponerse un nuevo artículo de fe: que el cuerpo humano pueda ser vendido y comprado según su valor comercial”. En definitiva “la idea de que el cuerpo es un instrumento tiene por resultado, por ejemplo, la indiferencia a su sexualidad, (…) o el rechazo del propio cuerpo, con el derecho a cambiar de sexo o a elegir cuando morir; o incluso el rechazo de la vida autónoma del cuerpo, base de la interrupción voluntaria del embarazo”. Mircea Eliade afirma que el gnóstico puede derivar tanto en un ascetismo extremo como en una liberación de lo concupiscible, que recorre también un arco desde las técnicas sexuales y los ritos orgiásticos de las escuelas tántricas de la India a las orgías de las sectas gnósticas libertinas. Cabe aclarar que las creencias de cátaros y albigenses son las proyecciones medioevales más conocidas, junto a la alquimia, al hermetismo, y al teosofismo, de la gran matriz del pensamiento gnóstico, el que en sus líneas esenciales ha llegado a nuestros días con renovado vigor. En realidad, podría decirse que en la Posmodernidad está en proceso de constituirse en el pensamiento hegemónico, precisamente por la influencia de la ideología de género, de las “nuevas espiritualidades” y de diversas sociedades como las masónicas, que reivindican una tradición gnóstica. Aunque mucha gente no sepa que sus bases ideológicas son gnósticas, parafraseando a Monsieur Jourdain, el personaje de Moliére, muchos podrían exclamar “¡Por vida de Dios! ¡Más de cuarenta años que soy gnóstico sin saberlo! …”. La realidad pluricultural de nuestra sociedad, en la que tanto se ha insistido, conlleva la exigencia de evitar la imposición de cualquier uniformidad en lo que respecta a los contenidos y metodologías concretos de la educación sexual escolar, más cuando se basa en la arbitraria y científicamente insostenible afirmación de que la sexualidad es una construcción meramente cultural donde la corporeidad no tiene un papel fundamental. Autor: José Durand Mendioroz Fuente: La Prensa https://www.oropel.org/las-raices-gnosticas-de-la-ideologia-de-genero/1190/
×