Jump to content

Leaderboard


Popular Content

Showing content with the highest reputation since 12/21/2020 in all areas

  1. 150 points
    No hay duda de que los tiempos que corren, invitan a reflexionar sobre la esperanza. Yo mismo también lo estuve haciendo estos días atrás de Navidad, y curiosamente también anduve buscando información sobre la tasa de suicidios, porque me parece un dato indicativo de la pérdida de horizonte de una sociedad. Lo angustioso es que me encontré con la estadística oficial, donde se refleja que la tasa de suicidios en España se ha más que duplicado desde los años sesenta hasta ahora, con un incremento importante en el primer lustro de los ochenta, que no ha dejado de crecer desde entonces. Curiosamente coincidiendo en el tiempo con la aprobación de las primeras leyes sobre el aborto, o el divorcio, que por cierto, ya nadie cuestiona aunque para algunos esté en la base de la gran mayoría de problemas sociales que han surgido posteriormente, pues dicha ley supone la ruptura del núcleo fundamental de la sociedad y por tanto de nuestras vidas. En términos físicos, el divorcio se me antoja una realidad semejante en el ámbito humano, a lo que es la fisión atómica en el campo de la física. Procesos capaces de generar una gran cantidad de energía destructiva. Volviendo al tema del suicidio, es importantísimo destacar que actualmente, y siendo un país con una tasa relativamente baja con respecto a otros de nuestro entorno, éste es la primera causa de muerte externa en nuestro país. Es decir, anualmente muere más gente por suicidio en España, que la que lo hace por accidentes de todo tipo, violencia, drogas, crímenes, etc. Incluso por encima de causas tan importantes como algunos tipos de cáncer considerados como plaga, que han sido abordadas por sucesivos gobiernos con fuertes presupuestos y medidas sociales de contención, como es el caso entre otros del cáncer de pulmón, sin que de otro lado nadie haya hecho casi nada a nivel institucional, por revertir la tendencia suicida de la sociedad. No hay más que ver igualmente las tasas de natalidad para advertir dicha tendencia y por tanto, la pérdida de esperanza que eso refleja y a la vez supone. Cada día mueren de media diez personas en España a causa del suicidio, el doble de las que mueren en accidentes de tráfico, por ejemplo y ¿alguien ha visto alguna campaña gubernamental contra el suicidio? Lejos de eso, se acaban de aprobar leyes para fomentarlo, como es el caso de la eutanasia. En definitiva, nuestro actual modelo de desarrollo social se basa en un proceso autodestructivo ocasionado en el propio núcleo de la sociedad: La ruptura controlada de la concepción de persona humana y de familia. Igual que se rompe el átomo para generar energía. Un proceso causado, gestionado y promovido por diferentes ideologías y grupos de interés, que en muchas ocasiones rayan lo criminal en su gestión. Todo eso, unido a la destrucción de los referentes comunes que históricamente han dotado de esperanza a las personas, caso de la fe para unos o del deseo de una vida mejor para otros, están convirtiendo al ser humano en un animal más para el que la muerte es el final de todo, con la consecuencia de hacernos caer a menudo en la trampa de pensar, que cuando creemos que todo está perdido, no queda otra solución que quitarnos la vida. Ahí están las tasas de suicidio que lo demuestran. Y con la pérdida de la identidad y esperanza personal de vida, vamos depositando nuestra conciencia de ser en el estado, el dinero y demás ídolos, retroalimentando el proceso mientras vamos dejando de ser personas y nos vamos transformando en animales productivos sacrificables. Lejos están los tiempos en los que la promesa de una vida eterna, de un mañana mejor o siquiera de un futuro para los hijos, han sido el aliciente vital para el desarrollo y evolución de la vida. Ni siquiera el nefasto darwinismo social escapa a esa tendencia, pues con la pérdida de la esperanza y el proceso suicida que eso conlleva, hasta «los mejores» huyen o caen cuando vienen mal dadas. Tiene la tradición católica tres tesoros que son base de la existencia, y estos son la fe, la esperanza y el amor. Y de los tres decía San Pablo que el más importante era el amor, pues sin éste no puede haber fe, y sin fe quedamos huérfanos de esperanza. El amor es el motor de la vida y lo único que nos puede llenar de fe y esperanza, pero esta sociedad henchida de egolatría, merced a sus ideólogos, comunicadores y dirigentes, ha dejado de amar, y así ha perdido la fe y con ello su esperanza de vida. El suicidio es consecuencia de aceptar como bueno, o siquiera como menos malo, ese proceso de «fisión atómica de nuestro mundo» que divide y destruye el núcleo de cuanto somos para generar una energía destructiva que solo beneficia a una minoría. Es la hora de considerar la apuesta por otro modo de energía social basada en «la fusión». En ese principio de unidad que la tradición católica lleva dos mil años enseñando, y que en algún tiempo fue nuestra principal fuente de vida y de progreso humano.
  2. 150 points
    Desde los montes y campos hoy se oyen las campanas. Anuncian que Dios ha nacido, y en la fachada de las parroquias cuelgan carteles con el niño. Un niño recién nacido que es la esperanza y la paz para este mundo, tan necesitado de su ser y su presencia. Han instalado en los pueblos Belenes en las iglesias, y en los altares nacimientos e imágenes de la Inmaculada. Las casas decoradas, el turrón sobre las mesas y por las calles, luces que anuncian la fiesta. Ha llegado el momento, el instante esperado, que llega cada año a engrandecer el corazón de todos los creyentes y de los allegados. De desilusiones ya estamos hartos y por eso el Dios que nos nace, viene a dar esperanza y suavizar las dificultades. Viene a darnos esperanza si estamos sin fe o entristecidos por todo lo que pasa: la pandemia, el paro, la escasez, la soledad, la ausencia, los rencores, las envidias o las familias desamparadas. Viene a crear un mundo nuevo, un verdadero buen ambiente. A que sepamos de una vez por todas que es mejor hacer el bien, y creer que todo es posible con un poquito de amor, fe y esperanza. Viene a darnos ánimos y a decirnos a cada uno, con tesón y denuedo, que quizás no habremos descubierto una vacuna, o logrado una solución para acabar con la guerra o la pobreza, pero si actuamos con bondad, estaremos curando a mucha gente, sembrando la paz en el mundo y enriqueciendo la vida de aquellos con quienes nos crucemos. La vida se vive por momentos y por eso ahora, más que nunca, debemos creer sinceramente que cada momento actual es el que cuenta. El momento real es ahora, es el presente. Así que disfrutémoslo, riamos, anhelemos un mundo nuevo y demos gracias a Dios por el nacimiento de su Hijo Jesús, por el don de la vida y por el amor con el que hemos sido creados. Pero sobre todo, hagamos firme propósito de no dejar nunca de hacer el bien a cada momento. Que ese amor sin condiciones nos acompañe cada día y haga de nosotros y de los nuestros, personas buenas, inmensas, eternas. Que renazcan en cada uno de nosotros la fe, el amor y la esperanza, los valores cristianos que el Niño Dios nos regala. Que vivamos siempre alegres y felices en esta nuestra tierra, y algún día podamos encontrarnos todos, en el momento eterno del Reino de los Cielos. FELIZ PASCUA DE NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2021, AMIGOS
  3. 125 points
    Cuenta una piadosa tradición que había un cuarto Rey Mago, llamado Artabán, que también vio brillar la estrella sobre Belén y decidió seguirla. Como regalo quiso ofrecerle al Niño un cofre lleno de perlas y piedras preciosas. Sin embargo, en su camino se fue encontrando con diversas personas que le iban solicitando su ayuda. Artabán las atendía con alegría y diligencia, y como no podía hacer otra cosa, iba dejándoles una perla o una gema a cada uno. Pero eso fue retrasando su viaje y vaciando su cofre. Encontró muchos pobres, enfermos, encarcelados y miserables en el camino, y sentía que aunque su misión era importante, no podía dejar a aquellas gentes desatendidas. Así es que, se quedaba con ellos el tiempo necesario para aliviarles sus penas, para luego continuar su marcha, que nuevamente era interrumpida por otro desvalido. Sucedió que con tantos retrasos, cuando por fin llegó a Belén, ya no estaban los otros Magos y la familia del Niño había huido hacia Egipto, pues el Rey Herodes quería matarlo. El Rey Mago no se dio por vencido y siguió buscándolo, aunque ya sin la estrella que antes lo guiara. Buscó y buscó y buscó… y dicen que estuvo más de treinta años recorriendo la tierra, buscando al Niño aunque sin dejar de ayudar a los necesitados. Hasta que un día llegó a Jerusalén, justo en el momento que una turba enfurecida pedía la muerte de un pobre hombre. Mirándolo, reconoció en sus ojos algo familiar. Entre el dolor, la sangre y el sufrimiento, pudo ver en aquellos ojos el brillo inmaculado de la estrella con la que años atrás inició su camino, y entonces comprendió que aquel miserable que estaba siendo ajusticiado, era el Niño que durante tanto tiempo había buscado. La tristeza y la desesperanza llenaron su corazón, ya viejo y cansado por el tiempo y las fatigas. Aunque aún guardaba una perla en su bolsa, era demasiado tarde para ofrecérsela al Niño que ahora, convertido en hombre, colgaba de una Cruz. Sentía que había fallado en su misión. Y sin tener ahora otro lugar donde ir, se quedó en Jerusalén a esperar que llegara su hora. Apenas habían pasado tres días de aquel suceso cuando de repente, una luz aún más brillante que mil estrellas llenó su habitación. ¡Era el Resucitado que venía a su encuentro! El Rey Mago, cayendo de rodillas ante Él, tomó la perla que le quedaba en la bolsa y extendió su vieja mano mientras hacía una temerosa reverencia. Jesús la tomó tiernamente y dicen que le dijo: “Alégrate Artabán, pues tu misión no fracasó. Al contrario, me acompañaste durante toda tu vida. Estaba desnudo, y me vestiste. Tuve hambre, y me diste de comer. Tuve sed y me diste de beber. Estuve preso, y me visitaste. Pues yo estaba en todos los pobres que tú atendiste en tu camino. ¡Te doy las gracias por tu presente, pero sobre todo, por tantos regalos de amor como me hiciste! Alégrate pues a partir de ahora, estarás para siempre conmigo, pues el Cielo eterno es tu recompensa.” Feliz noche de Reyes a todos, especialmente a aquellos que hacen su viaje en solitario, en busca de la verdad que ilumina y da sentido a la vida. Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  4. 101 points
    Cuenta una piadosa tradición que había un cuarto Rey Mago, llamado Artabán, que también vio brillar la estrella sobre Belén y decidió seguirla. Como regalo quiso ofrecerle al Niño un cofre lleno de perlas y piedras preciosas. Sin embargo, en su camino se fue encontrando con diversas personas que le iban solicitando su ayuda. Artabán las atendía con alegría y diligencia, y como no podía hacer otra cosa, iba dejándoles una perla o una gema a cada uno. Pero eso fue retrasando su viaje y vaciando su cofre. Encontró muchos pobres, enfermos, encarcelados y miserables en el camino, y sentía que aunque su misión era importante, no podía dejar a aquellas gentes desatendidas. Así es que, se quedaba con ellos el tiempo necesario para aliviarles sus penas, para luego continuar su marcha, que nuevamente era interrumpida por otro desvalido. Sucedió que con tantos retrasos, cuando por fin llegó a Belén, ya no estaban los otros Magos y la familia del Niño había huido hacia Egipto, pues el Rey Herodes quería matarlo. El Rey Mago no se dio por vencido y siguió buscándolo, aunque ya sin la estrella que antes lo guiara. Buscó y buscó y buscó… y dicen que estuvo más de treinta años recorriendo la tierra, buscando al Niño aunque sin dejar de ayudar a los necesitados. Hasta que un día llegó a Jerusalén, justo en el momento que una turba enfurecida pedía la muerte de un pobre hombre. Mirándolo, reconoció en sus ojos algo familiar. Entre el dolor, la sangre y el sufrimiento, pudo ver en aquellos ojos el brillo inmaculado de la estrella con la que años atrás inició su camino, y entonces comprendió que aquel miserable que estaba siendo ajusticiado, era el Niño que durante tanto tiempo había buscado. La tristeza y la desesperanza llenaron su corazón, ya viejo y cansado por el tiempo y las fatigas. Aunque aún guardaba una perla en su bolsa, era demasiado tarde para ofrecérsela al Niño que ahora, convertido en hombre, colgaba de una Cruz. Sentía que había fallado en su misión. Y sin tener ahora otro lugar donde ir, se quedó en Jerusalén a esperar que llegara su hora. Apenas habían pasado tres días de aquel suceso cuando de repente, una luz aún más brillante que mil estrellas llenó su habitación. ¡Era el Resucitado que venía a su encuentro! El Rey Mago, cayendo de rodillas ante Él, tomó la perla que le quedaba en la bolsa y extendió su vieja mano mientras hacía una temerosa reverencia. Jesús la tomó tiernamente y dicen que le dijo: “Alégrate Artabán, pues tu misión no fracasó. Al contrario, me acompañaste durante toda tu vida. Estaba desnudo, y me vestiste. Tuve hambre, y me diste de comer. Tuve sed y me diste de beber. Estuve preso, y me visitaste. Pues yo estaba en todos los pobres que tú atendiste en tu camino. ¡Te doy las gracias por tu presente, pero sobre todo, por tantos regalos de amor como me hiciste! Alégrate pues a partir de ahora, estarás para siempre conmigo, pues el Cielo eterno es tu recompensa.” Feliz noche de Reyes a todos, especialmente a aquellos que hacen su viaje en solitario, en busca de la verdad que ilumina y da sentido a la vida.
  5. 100 points
    Traslado al foro el primer capítulo de Herejes, una colección de ensayos breves de G. K. Chesterton. Este fragmento trata sobre la necesidad que tiene todo hombre y sociedad de tener una filosofía o una religión a la que supedite sus actuaciones. De cómo esta filosofía o cosmovisión tiene un profundo impacto en la evolución de la sociedad —en la deshumanización que observamos en los últimos tiempos— y por ello no es una cuestión en la que se deban respetar todos los puntos de vista. También nos habla del ridículo afán que tenemos en nuestra época por presentarnos como «heterodoxos», lo que vale tanto como «herejes», «disidentes» o «políticamente incorrectos». En otras épocas más recias, todo el mundo —incluso los herejes— se esforzaban por presentarse como «ortodoxos». La palabra «ortodoxia» no tenía la carga peyorativa que ha adquirido en nuestra época, en la que todo el mundo prefiere presentarse como «heterodoxo», porque lo «rebelde» vende y suena chic. Creo que esto dice mucho de nuestra época, de su desdén por la verdad, de su falta de sentido trascendente y de su impostada rebeldía, que en realidad es conformidad: todos estamos conformes en que somos «inconformistas» y nadie quiere ser «ortodoxo». Somos heterodoxos, pero en rebaño. El texto es algo largo para lo que se estila en internet, pero como merece mucho la pena, creo que lo acabaréis leyendo, o al menos echándole un vistazo a las partes que he señalado en negrita. —————————————————— Curiosamente, nada expresa mejor el enorme y silencioso mal de la sociedad moderna que el uso extraordinario que hoy día se hace de la palabra «ortodoxo». Antes, el hereje se enorgullecía de no serlo. Herejes eran los reinos del mundo, la policía y los jueces. Él era ortodoxo. Él no se enorgullecía por haberse rebelado contra ellos; eran ellos quienes se habían rebelado contra él. Los ejércitos con su cruel seguridad, los reyes con sus fríos rostros, los decorosos procesos del Estado, los razonables procesos de la ley; todos ellos, como corderos, se habían extraviado. El hombre se enorgullecía de ser ortodoxo, de estar en lo cierto. Si se plantaba solo en medio de un erial ululante era algo más que un hombre; era una iglesia. Él era el centro del universo; a su alrededor giraban los astros. Ni todas las torturas sacadas de olvidados infiernos lograban que admitiera que era un hereje. Pero unas pocas frases modernas le han llevado a jactarse de ello. Hoy, entre risas conscientes, afirma: «Supongo que soy muy hereje»; y se vuelve, esperando recibir el aplauso. La palabra «herejía» ya no sólo no significa estar equivocado: prácticamente ha pasado a significar tener la mente despejada y ser valiente. Ello sólo puede indicar una cosa: que a la gente le importa muy poco tener razón filosófica. Pues sin duda un hombre debería preferir confesarse loco antes que hereje. El bohemio, con su corbata roja, debería defender a capa y espada su ortodoxia. El dinamitero, al poner una bomba, debería sentir que, sea o no otra cosa, al menos es ortodoxo. Por lo general, resulta una necedad que un filósofo prenda fuego a otro en el mercado de Smithfield por estar en desacuerdo con sus teorías sobre el universo. Eso se hacía con frecuencia en el último periodo de decadencia de la Edad Media, y se erraba por completo en el objetivo. Pero hay algo infinitamente más absurdo y poco práctico que quemar a un hombre por su filosofía, y es el hábito de asegurar que su filosofía no importa, algo que se practica universalmente en el siglo XX, en la decadencia del gran periodo revolucionario. Las teorías generales se condenan en todas partes: la doctrina de los derechos del hombre se contrapone a la doctrina de la caída del hombre. El propio ateísmo nos resulta demasiado teológico hoy día. La revolución misma es demasiado sistemática; la libertad misma, demasiado restrictiva. No deseamos generalizaciones. Bernard Shaw lo ha expresado en un epigrama perfecto: «La regla de oro es que no hay regla de oro». Cada vez más nos ocupamos de los detalles en el arte, la política, la literatura. Importa la opinión de un hombre sobre los tranvías, sobre Botticelli. Pero su opinión sobre el todo no importa. Puede mirar a su alrededor y explorar un millón de objetos, pero no debe, bajo ningún concepto, dar con ese objeto extraño, el universo, pues si lo hace tendrá una religión, y se perderá. Todo importa, excepto el todo. Apenas hacen falta ejemplos de esta total levedad en relación con el tema de la filosofía cósmica. Apenas hacen falta ejemplos para constatar que, sea lo que sea lo que creemos que afecta los asuntos de índole práctica, no creemos que importe que un hombre sea pesimista u optimista, cartesiano o hegeliano, materialista o espiritualista. Permítanme, no obstante, escoger un caso al azar. En torno a cualquier mesa inocente, tomando un té, es fácil oír a un hombre decir: «La vida no merece la pena». Lo aceptamos como quien acepta la afirmación de que el día es soleado. Nadie piensa que eso pueda repercutir gravemente en el hombre o en el mundo. Y, sin embargo, si esas palabras fueran ciertas, el mundo se pondría patas arriba. A los asesinos les concederían medallas por librar a los hombres de la vida, a los bomberos se los denunciaría por impedir la muerte; los venenos se usarían como medicinas; se llamaría a los médicos cuando la gente se sintiera bien, las sociedades filantrópicas serían erradicadas como hordas de asesinos. Y, sin embargo, nunca especulamos sobre si ese pesimista fortalece o desorganiza la sociedad, pues estamos convencidos de que las teorías no importan. Esa no era precisamente la idea de quienes nos introdujeron a la libertad. Cuando los viejos liberales suprimieron las mordazas de todas las herejías, su idea era que, de ese modo, pudieran producirse descubrimientos religiosos y filosóficos. Para ellos, la verdad cósmica era tan importante que todos debíamos poder aportar nuestro testimonio independiente. La idea moderna, por el contrario, es que la verdad cósmica importa tan poco que nada de lo que nadie diga sobre ella es relevante. Aquéllos liberaron la investigación como quien libera a un perro noble; éstos la liberan como quien devuelve al mar un pez incomestible. Jamás ha habido tan poco debate sobre la naturaleza del hombre como ahora, cuando precisamente, por primera vez, todos pueden debatir sobre ella. Las viejas restricciones implicaban que sólo a los ortodoxos se les permitía abordar el tema de la religión. La libertad moderna implica que no se permite a nadie abordarlo. El buen gusto, la última y más vil de las supersticiones humanas, ha logrado silenciarnos allí donde el resto había fracasado. Hace sesenta años era de mal gusto ser ateo reconocido. Luego llegaron los seguidores de Bradlaugh, los últimos hombres religiosos, los últimos para quienes Dios era importante. Pero no pudieron hacer nada; hoy sigue siendo de mal gusto ser un ateo declarado. Pero su agonía sólo ha conseguido que hoy sea también de mal gusto ser un cristiano declarado. La emancipación sólo ha logrado encerrar al santo en la misma torre de silencio que ocupaba el heresiarca. Y entonces hablamos de lord Anglesey y del tiempo, y decimos que esa es la absoluta libertad de los credos. Con todo, hay personas –entre las que me cuento– que creen que lo más práctico e importante de los hombres sigue siendo su concepción del universo. Creemos que para la propietaria de una casa de huéspedes que esté pensando en aceptar a un nuevo inquilino es importante conocer sus ingresos, pero más importante aún es conocer su filosofía. Creemos que para un general a punto de luchar contra el enemigo es importante conocer la filosofía de dicho enemigo. Creemos que la cuestión no es si la teoría del cosmos influye sobre las cosas, sino si, a largo plazo, hay alguna otra cosa que influya sobre ellas. En el siglo XV, los hombres interrogaban y torturaban a otros por predicar actitudes inmorales; en el siglo XIX, jaleamos y elogiamos a Oscar Wilde por predicar esa misma actitud, y después le rompimos el corazón al condenarlo por llevarla a la práctica. Tal vez pueda cuestionarse cuál de los dos métodos resulta más cruel, pero no cuál resulta más descabellado. La época de la Inquisición, por lo menos, no vivió la vergüenza de crear una sociedad que convirtió en ídolo a un hombre por predicar las mismas cosas por cuya práctica le condenaron. Hoy, en nuestro tiempo, la filosofía o la religión, es decir, nuestra teoría sobre las cosas más elevadas, ha sido expulsada, más o menos simultáneamente, de dos de los campos que ocupaba. Los ideales generales dominaban la literatura. Y han sido expulsadas de ella al grito de «el arte por el arte». Las ideas generales también dominaban la política. Y han sido expulsados de ella en aras de la «eficiencia», al grito de lo que podría traducirse libremente por «la política por la política». Con gran persistencia, a lo largo de los últimos veinte años, los ideales de orden y libertad han menguado en nuestros libros; la ambición de ser ingeniosos y elocuentes ha disminuido en nuestros parlamentos. La literatura se ha vuelto deliberadamente menos política; la política se ha vuelto deliberadamente menos literaria. Y así, las teorías generales sobre la relación que existe entre las cosas han desaparecido de ambas. Y estamos en posición de preguntar: «¿Qué hemos ganado o perdido con esta desaparición? ¿Es mejor la literatura, es mejor la política, tras haber descartado al moralista y al filósofo?». Cuando todo lo que respecta a un pueblo se vuelve débil e ineficaz, se empieza a hablar de eficacia. Lo mismo sucede cuando el cuerpo de un hombre zozobra; entonces ese hombre, por primera vez, empieza a hablar de salud. Los organismos vigorosos no hablan de sus procesos sino de sus metas. No puede haber mejor prueba de la eficacia física de un hombre que cuando habla alegremente de un viaje al fin del mundo. Y no puede haber mejor prueba de la eficacia práctica de una nación que cuando habla constantemente de un viaje al fin del mundo, un viaje al Día del Juicio y a la Nueva Jerusalén. No hay mayor señal de absoluta salud material que la tendencia a perseguir alocados ideales; es durante la primera exuberancia de la niñez cuando pedimos la luna. Ninguno de los hombres fuertes de las eras fuertes habría comprendido el significado de «trabajar para la eficacia». Hildebrand no habría dicho que trabajaba para la eficacia, sino para la Iglesia católica. Danton no habría dicho que trabajaba para la eficacia, sino para la libertad, la igualdad y la fraternidad. Incluso si el ideal de esos hombres era, simplemente, echar escaleras abajo a otros hombres de un puntapié, pensaban en las metas, como hombres, y no en los procesos, como paralíticos. No decían: «Elevando con eficacia mi pierna derecha, usando, como constatará, los músculos del muslo y la pantorrilla, que se hallan en perfecto estado, yo...». Ellos sentían las cosas de otro modo. Se hallaban tan impregnados de la hermosa visión del hombre a los pies de una escalera, que en ese éxtasis el resto seguía como un destello. En la práctica, el hábito de generalizar e idealizar no significaba en absoluto sucumbir a una debilidad mundana. La época de las grandes teorías era época de grandes resultados. En la era del sentimiento y las buenas palabras, a finales del siglo XVIII, los hombres eran en realidad robustos y eficaces. Quienes vencieron a Napoleón eran unos sentimentales. Los cínicos no atraparían ni a De Wet. Hace cien años eran los retóricos quienes dirimían, triunfantes, nuestros asuntos, para bien o para mal. Ahora, nuestros asuntos los confunden, irremediablemente, hombres fuertes y silenciosos. Y del mismo modo en que ese repudio a las grandes palabras y las grandes visiones ha generado una raza de hombres de escasa talla en política, también ha alumbrado una raza de hombres de escasa talla en las artes. Nuestros políticos modernos se abrogan la licencia colosal de un césar y un superhombre, defienden que son demasiado prácticos para ser puros, y demasiado patrióticos para ser morales; pero el resultado de todo ello es que un mediocre llega a ministro de Economía. Nuestros nuevos filósofos artísticos exigen la misma licencia moral, una libertad para destrozar cielo y tierra con su energía; pero el resultado de todo ello es que un mediocre llega a poeta laureado. No digo que no existan hombres más fuertes que éstos, pero ¿diría alguien que existen hombres más fuertes que aquéllos de la antigüedad, dominados por su filosofía y comprometidos con su religión? Puede discutirse si el compromiso es mejor que la libertad. Pero a cualquiera le resultaría difícil negar que su compromiso dio más frutos que nuestra libertad. La teoría de la inmoralidad del arte se ha establecido con firmeza entre las clases estrictamente artísticas. Tienen libertad para producir lo que se les antoje. Tienen libertad para escribir un Paraíso Perdido en el que Satán venza sobre Dios. Tienen libertad para escribir una Divina Comedia en la que el cielo se halle bajo el suelo del infierno. ¿Y qué han hecho? ¿Han producido, en su universalidad, algo más grande y más hermoso que las palabras pronunciadas por el aguerrido católico gibelino, por el rígido maestro de escuela puritano? Sabemos que sólo han creado unas pocas redondillas. Milton no sólo los supera en devoción, los supera también en su propia irreverencia. En todos sus librillos de poemas no hallarán un mejor desafío a Dios que el que pronuncia Satán. Ni encontrarán un sentimiento de paganismo tan imponente como el que sintió aquel fiero cristiano que Farinata describió irguiendo mucho la cabeza en desdén del infierno. Y la razón es obvia. La blasfemia es un efecto artístico, porque depende de una convicción filosófica. La blasfemia depende de la creencia, y se desvanece con ella. Si alguien lo duda, que se siente y trate de provocarse ideas blasfemas sobre Thor. Creo que sus familiares lo hallarán, transcurridas unas horas, en un estado de fatiga extrema. Así pues, ni en el mundo de la política ni en el de la literatura, el rechazo a las teorías generales ha demostrado ser un éxito. Tal vez hayan existido muchos ideales descabellados y engañosos que, de vez en cuando, han desconcertado a la humanidad. Pero no ha existido, sin duda, un ideal en la práctica más descabellado y engañoso que el ideal de la practicidad. Con nada se han perdido más oportunidades que con el oportunismo de lord Rosebery. Él es, ciertamente, un símbolo viviente de esta época: el hombre que es, en teoría, un hombre práctico, y en la práctica, menos práctico que un teórico. Nada en el universo resulta menos sensato que esa veneración por la sabiduría mundana. Un hombre que no deja de pensar en si esta o aquella raza son fuertes, en si esa o aquella causa resultan prometedoras, es el hombre que jamás creerá en nada el tiempo suficiente como para que se imponga aquello en lo que cree. El político oportunista es como el hombre que deja de jugar al billar porque le han ganado al billar, que deja de jugar al golf porque le han ganado al golf. No hay nada que debilite más, en lo referido a las perspectivas de trabajo, que esa inmensa importancia que se da a la victoria inmediata. No hay nada que fracase tanto como el éxito. Una vez he descubierto que el oportunismo fracasa, me he sentido inclinado a estudiarlo con más detenimiento y, al hacerlo, he visto que no puede ser de otro modo. Percibo que es mucho más práctico empezar por el principio y discutir de teorías. Veo que los hombres que se mataron por la ortodoxia del homoousion eran mucho más sensatos que quienes discuten sobre la Ley de Educación. Pues los dogmáticos cristianos trataban de establecer un reino de santidad, y de definir, en primer lugar, lo que era realmente sagrado. Pero nuestros modernos pedagogos tratan de establecer una libertad religiosa sin determinar antes qué es religión y qué es libertad. Si los antiguos sacerdotes forzaban a la humanidad a comulgar con un juicio, al menos, previamente, se tomaban la molestia de acotarlo. Perseguir a causa de una doctrina sin siquiera estipularla es algo que ha quedado para las turbas modernas de anglicanos e inconformistas. Por estas razones, y muchas más, yo, concretamente, he llegado a creer en el regreso a lo fundamental. Esa es la idea general de esta obra. Deseo discutir con mis más distinguidos contemporáneos, no sólo personalmente o de un modo meramente literario, sino en relación con el cuerpo real de la doctrina que enseñan. A mí no me interesa Rudyard Kipling en tanto que prolífico artista o personalidad vigorosa; a mí me interesa en tanto que hereje, es decir, en tanto que hombre cuya visión de las cosas tiene la osadía de diferir de la mía. No me interesa Bernard Shaw en tanto que uno de los hombres vivos más brillantes y más sinceros; a mí me interesa en tanto que hereje, es decir, en tanto que hombre cuya filosofía es bastante sólida, bastante coherente, y bastante equivocada. Regreso a los métodos doctrinales del siglo XIII, inspirado en la confianza general de lograr algo. Supongamos que en la calle se produce una conmoción general por algo, digamos que por una farola de gas, con la que muchas personas influyentes pretenden acabar. Un monje de hábito gris, que es el espíritu de la Edad Media, es convocado para que dé su opinión, y empieza por decir, a la manera ardua de los escolásticos: «Consideremos en primer lugar, hermanos míos, el valor de la luz; si la luz, en sí misma, es buena...». Llegado a este punto, la gente, no sin excusarse, se aleja de él. Todos se acercan apresuradamente a la farola que, en cuestión de diez minutos, acaba en el suelo. Y se felicitan unos a otros por su practicidad nada medieval. Pero con el tiempo se ve que las cosas no resultan tan fáciles. Hay gente que ha derribado la farola porque quería instalar luz eléctrica; otros porque prefieren las viejas, de hierro; otros porque desean que reine la oscuridad y poder, de ese modo, obrar mal. Algunos creen que no basta con derribar una farola; otros, que ya es demasiado; algunos han actuado porque querían destruir el mobiliario municipal; otros, porque querían destruir algo. Y en medio de las tinieblas estalla la guerra, y nadie sabe contra quién lucha. De modo que, gradual e inevitablemente, hoy, mañana, pasado, regresa la convicción de que el monje tenía razón y de que todo depende de cuál sea la filosofía de la luz. La diferencia es que lo que podríamos haber discutido a la luz de la farola de gas, nos vemos obligados a abordarlo a oscuras. G. K. Chesterton, Herejes, cap. I, Comentarios introductorios sobre la importancia de la ortodoxia.
  6. 100 points
    pues otro día triste en la involución animalista en uno de nuestros países, poco a poco van desmontando pilares que en su día la Evangelización levantó, nosotros vamos derechos a la eutanasia, los argentinos van unos pocos pasos detrás, pero por la misma senda, la agenda es la misma y posiblemente los promotores sean los mismos como dice este hediondo artículo del país, junto a Uruguay y Cuba, este paso abre ya una brecha gorda en la América hispana, pues detrás iremos viendo caer nuevas piezas una tras otra. Argentina legaliza el aborto | Sociedad | EL PAÍS (elpais.com) por cierto, el día en que lo aprueban, el de los Santos Inocientes da pie hasta pensar en auténtico recochineo, escarnio. ya conocemos la cantinela del mundo progre de izquierda ante este tipo de regresiones, venderlo como avances, conquista de libertad, etc, etc. los progres de derecha harán como que les parece mal pero cuando alcancenn el poder no lo revertirán. y luego tendremos a la neoderecha o a los falsotradicionalistas, que casi seguro acusarán al mismo papa de colaborar en esto... por cierto, con Francisco se repite sistemátiamente lo mismo, se ignora lo que dice para acontinuación acusarlo de no decir ni hacer. con estos mimbres... buff
  7. 100 points
    Hablábamos recientemente en otro tema acerca de los peligros de la tecnología y la ambición humana, y en ocasiones hemos debatido sobre la conveniencia o no de fiar nuestro desarrollo a nuestra capacidad y potencia tecnológica, por ello he querido abrir este nuevo hilo para hablar de un proyecto tecnológico, tan monstruoso como alucinante, que bajo la apariencia de bien universal, estuvo en la mesa de muchas naciones europeas hace cerca de cien años, y no se desarrolló gracias en este caso (algo bueno tendrían que tener) al rechazo que mostró el régimen nazi ante la idea y el posterior advenimiento de la II Guerra Mundial. Se trata del proyecto Atlantropa. Atlantropa fue el nombre que recibió un megaproyecto tecnológico propuesto en las primeras décadas del pasado siglo, por el arquitecto alemán Herman Sörgel. Quizás uno de los proyectos de mayor envergadura jamás concebido por el hombre, pues se trataba de construir una gigantesca red de presas que convirtiesen el Mar Mediterráneo en un inmenso pantano, capaz de producir energía eléctrica para toda Europa y África; desecar por evaporación millones de kilómetros cuadros del Mare Nostrum para dotar de nuevas tierras a los países ribereños; y facilitar la distribución de agua en el continente africano para irrigar el Sáhara y ampliar los grandes lagos interiores, de manera que se convirtiese aquel continente en un inmenso campo agrícola, entonces en manos de las potencias europeas. En definitiva, Atlantropa fue una salvajada de proyecto que pretendía modificar la faz de la tierra para traer la paz y el progreso, y dar trabajo y recuperación económica a toda la Europa devastada por la Primera Guerra Mundial, a través de la que podría haber sido la mayor obra pública nunca antes imaginada, orientada a la construcción de un nuevo continente. Una obra que de haberse realizado, hubiera ocasionado una serie de desequilibrios geológicos y climáticos naturales capaces de afectar a todo el planeta. La parte gruesa del proyecto se pretendía realizar en España, o más concretamente en el Estrecho de Gibraltar, pues la idea se basaba en construir una inmensa presa hidroeléctrica que uniese Europa con África, cerrando así el paso de las corrientes atlánticas al Mediterraneo, a fin de utilizarla para generar energía y regular el nivel del mar. Se calcula que la presa hubiera ocasionado una disminución de hasta el veinte por ciento del Mar Mediterráneo, que habría descendido hasta cien metros de altura en su cuenca occidental, y hasta doscientos en la oriental, dejando de esta forma nuevas tierras descubiertas, que retrotraerían los actuales puertos y plazas marítimas, hasta varios kilómetros hacia el interior. Otras presas se construirían igualmente entre Italia y Túnez a través de Sicilia, dividiendo el mar en dos, para cerrar finalmente la cuenca oriental mediante otra presa en los Dardanelos, que desconectaría el Mediterráneo del Mar Negro. Sobre cada presa se proyectó igualmente una línea de ferrocarril para unir Europa con África, y una superlínea eléctrica que repartiría por toda Europa los 50.000 MW hora que se calculaba iban a producir las presas. Os dejo a continuación un extenso, como entretenido artículo, donde se recoge la historia y desarrollo del citado proyecto, y se mencionan otras locuras similares en las que el hombre juega a ser Dios. Finalmente hay un video de la época que ilustra también la magnitud de la idea (está en alemán, pero conociendo el proyecto y viendo las imágenes, es fácil hacerse una idea). A veces se pregunta uno cómo Dios no hizo por detener desastres como la IIGM, pero claro, después de conocer este proyecto, quizás permitió lo otro porque estaba ocupado en detener esto. Ironías aparte, las consecuencias de una cosa así habrían sido terribles, tanto para el medio natural como para las naciones a causa de los desequilibrios y respuestas de todo orden que se habrían originado. Y todo bajo una malentendida buena intención. ¿Qué os parece? Siendo que nuestro pensamiento tiene una capacidad infinita de imaginar y proyectar, en un mundo donde cada vez más, la ausencia de Dios o de límites morales subordina la voluntad humana, ¿hasta dónde somos capaces de proyectar nuestra ambición de ser como dioses? ¿A dónde nos puede llevar este camino si seguimos apostándolo todo al progreso económico y tecnológico?
  8. 75 points
    No me gusta poner este tipo de noticias escabrosas, pero en este caso creo que merece la pena, ya que ilustra muy bien el tipo de comportamientos y de degradación moral que están favoreciendo las redes sociales. En algunos colegios van organizaciones LGTB a darles charlas a los alumnos. Aunque yo creo que la mayoría de alumnos se reirán de tapadillo de esos "maricones" que han venido a "comernos la cabeza", las organizaciones de padres católicos hacen muy bien en criticar ese adoctrinamiento sodomita en las escuelas. Hay que oponerse férreamente a eso. Pero yo creo que el tema se queda cojo si no abordamos también esta degeneración (cualitativa y cuantitativamente superior) que del smartphone va directa a la mente de nuestros jóvenes. ¿Cómo se puede educar a un hijo si tiene acceso a todo ese material repugnante con un simple click? ¿Qué tipo de sociedad nos espera si unos adolescentes consideran divertida la violación de un bebé y ni si quiera quedan impactados? ¿Qué clase contenidos habrán ya visto, a sus escasos años, para que ese tipo de vídeos no les deje traumatizados? Lo preocupante es que no hay nadie que se ocupe de este tema. Los padres de esos niños estaban muy cómodos con el uso que le daban sus hijos al teléfono móvil. Y no hay ninguna voz pública que reclame una intervención política tajante para que al menos nuestros jóvenes no tengan acceso a este tipo de contenidos. NI siquiera se plantea el debate. Tal vez porque los papás consumen otros contenidos menos escabrosos pero a los que tampoco les gustaría renunciar. Y así, poco a poco, nos vamos suicidando.
  9. 75 points
    Estoy de acuerdo en tu percepción del hinduismo como la fuente remota de estas ideas tan nocivas que golpean a Occidente en el último siglo. Es un tema en el que me gustaría profundizar, pero de momento no he encontrado ningún libro que aborde el tema de forma monográfica, por lo que voy picoteando de los escasísimos libros (la mayoría extranjeros) que tocan el tema de refilón y no tengo una visión completa del asunto. Sigo aportando documentos históricos que explican lo que siempre se entendió por 'eutanasia' y por qué razones la apoyaban la izquierda y una parte del estamento médico. Este pasaje tan simpático procede de un libro de Hildegart Rodríguez, icono del progresismo español que inicialmente milita en el socialismo para terminar en el republicanismo, antes de ser asesinada por su madre, que profesaba idénticas ideas: Observad que reconoce abiertamente que la eutanasia es ante todo un "acto útil". Es decir, lejos de las humanitarias intenciones que proclaman ahora sus partidarios, los defensores históricos de la eutanasia siempre tuvieron claro que era un acto de puro utilitarismo: había que matar a los viejos, a los enfermos, a los deformes y a los débiles para que el resto de la sociedad pudiera vivir más cómoda. Se prescinde de las personas como se prescinde de un juguete roto: se le arroja al cesto de la basura, para que no moleste. La izquierda pierde cualquier credibilidad que pudiera tener como defensora de los oprimidos cuando asume estas ideas.
  10. 75 points
    No se trata de un tipo que me agrade ni con el que comulgue habitualmente, pero en esta ocasión creo que el siguiente artículo, publicado este pasado fin de semana, merece ser citado por lo acertado de su reflexión. Se trata de un artículo de opinión de A. Pérez Reverte en el semanario XL Semanal, donde reflexiona acerca del significado de la buena educación y de paso hace una comparativa, a mi juicio y en este caso bastante acertada, entre los hispanos de América y los peninsulares, para finalizar con un llamamiento que no puedo sino compartir.
  11. 75 points
    La Comunión Tradicionalista inauguró recientemente la publicación digital LA ESPERANZA, subtitulada Periódico católico-monárquico. Aunque lleva poco tiempo en línea, el pasado 6 de noviembre publicó un lúcido y valiente artículo sobre el papel viene desempeñando la derecha española en la yanquización de España, en su sometimiento y desolación. El artículo parte del hecho observado en días pasados de que una parte de nuestros compatriotas estaba en un sinvivir por la suerte de Trump a miles de kilométros. Se atreve a cuestionar el mito de Trump dentro de la derecha y esboza una crítica integral de esta dependencia de Estados Unidos, en una línea que estimo parecida a la de Francisco Rubio en su artículo Trump y la orfandad de la derecha. Aquí va el artículo de Roberto Moreno, que espero que me perdone el que haya destacado en negrita algunos pasajes: A decir verdad, un número no desdeñable de carlistas (o sedicentes carlistas) están perfectamente inmersos en la realidad que describe el artículo. También falangistas, conservadores y otras familias políticas. Nadie esta libre de ese pecado. Precisamente por eso tiene gran mérito el artículo: es el primero en muchos años que, desde una organización política, se atreve a denunciar esta triste realidad. Y es un artículo sincero, que parte de la entraña española y católica, no una simple repetición de formulismos copiados de la izquierda. Desde aquí mi aplauso a este grito patriótico y contrarrevolucionario que muchos estábamos esperando.
  12. 75 points
    Lo que voy a comentar a continuación podría ir en el hilo "Una teoría sobre las conspiraciones", pero ya que hemos dedicado un hilo específico al "Plan Kalergi", prefiero ponerlo aquí. Iker Jiménez ya había hablado en varias ocasiones del "Plan Kalergi" en su programa, difundiendo así una teoría de la conspiración inventada por un neonazi que, como explicamos en este hilo, no tenía ninguna base. Pero anoche domingo parece ser que fue la apoteosis: el Plan Kalergi, el Gran Reemplazo, Soros, barcazas de invasores inmigrantes con entrenamiento militar que salen de naves nodrizas, etcétera: Por cierto, estos programas gustan mucho a los seguidores de Vox, pero también a los neonazis separatistas de SOM CATALANS: Pero aquí lo preocupante es que gente de Vox no tiene el menor problema en compadrear con estos neonazis separatistas de Cataluña, según he podido detectar ya varias veces en las redes sociales, gracias al "pegamento" que proporciona el rechazo al inmigrante. Pero esto se sale del tema y lo comento como simple anotación. Desde hace tiempo, es evidente que Iker Jiménez está cabalgando esta "ola identitaria" y se podría decir que es uno de sus cabecillas en los medios de comunicación. Y es que del "Cuarto Milenio" al "Cuarto Reich" sólo hay un paso :) Estos programas y revistas de ocultismo siempre han estado muy ligados a la difusión de ideas gnósticas y neonazis, así como a la difusión de muy diversas teorías de la conspiración, como denunciase en los años 90 un preclaro artículo de un carlista recientemente fallecido. El periodista antifascista Antonio Maestre escribió hace unos meses un artículo sobre este tema que me pareció que tenía algunos aciertos. Antonio Maestre es de extrema izquierda, apoya a la facción podemita del Gobierno y es muy sectario. Nos detesta a los católicos y a los falangistas. Con todo, aquel artículo tenía algunos puntos de interés y por eso creo merece la pena citarlo aquí, obviando la parte negativa y sesgada del mismo (marco en negrita los aspectos que me parecen más acertados): Dejando a un lado el tema más general de la conspiraciones y su relación con el "mundo del misterio", vuelvo al asunto Kalergi. El tan mentado Kalergi escribió un libro titulado "Stalin y compañía". ¿Interesa que traigamos algunas citas aquí? También cabría la posibilidad de citar otros textos de Kalergi e incluso de traducir los pasajes de "Idealismo práctico" que motivan la acusación, a partir de una traducción que se hizo al francés. De momento dejo uno de las muchas noticias sobre señor Kalergi en la prensa española de la época. Esta breve noticia se publicó en la portada de El diario palentino, el 2 de junio de 1933. Termino con una reflexión para los amantes de la "incorrección política". Iker Jiménez viene difundiendo estas teorías ya desde hace bastantes años en su programa de la cadena CUATRO, que junto con TELECINCO forma parte del emporio mediático MEDIASET. El papel que, desde principios de los los años 90, ha jugado este emporio mediático en la promoción de toda clase de aberraciones entre la sociedad española, muy destacadamente de la sodomía, no hará falta que se lo explique a los lectores españoles. A cualquier español que se le pregunte por un grupo mediático que haya contribuido a embrutecer y degenerar a la sociedad española, pensará inmediatamente en el mismo grupo mediático desde el que Iker Jiménez habla reiteradamente sobre el "Plan Kalergi" y el "Gran Reemplazo". ¿Qué conclusiones podemos sacar de esto? De momento saco tres conclusiones preliminares, que es posible que no compartáis: 1.- Los que corrompen a España desde hace décadas, con particular énfasis en destruir la natalidad española, son los mismos que nos hablan del "Plan Kalergi", desde el prime time del grupo mediático con más audiencia de España. 2.- El "Plan Kalergi" y el "Gran Reemplazo" hace mucho tiempo que dejaron de ser teorías alternativas, minoritarias o "políticamente incorrectas" para ser la nueva corrección política, que se difunde desde importantes centros de poder. Si no se capta esto, no entenderemos lo que ha pasado en la última década ni lo que va ocurrir en la siguiente. 3.- Vox, en su actual configuración, sería inexplicable sin el trabajo previo de programas como el de Iker Jiménez y el de Ana Rosa Quintana.
  13. 75 points
    Muchas gracias amigo @jdg, lo mismo le deseo a usted y a todos. Me sumo a su intención de dejar a un lado nuestras debilidades mundanas, para hacer del próximo un año mejor. Que el Señor nos dé la gracia para ello. La reflexión que voy a hacer a continuación, posiblemente no interese a la gran mayoría de los lectores, pues entiendo que es una costumbre ancestral que casi se ha perdido, y hoy en día es difícil encontrar a quién interesen estas cosas. Sin embargo, sé que aún quedan personas que tienen el gusto de escudriñar simbolismos y significados trascendentes en los acontecimientos, y a ellos van dedicadas estas líneas. La agonía del mundo Este está siendo un año difícil para muchos a causa de la pandemia. Enfermedad, muerte, rumores de guerra y mucha incertidumbre en todo el mundo. Y en medio del caos, multiplicidad de bandos e intereses tratando de echar sus redes y pescar en río revuelto. También estamos viviendo una Navidad atípica, pues la pandemia nos ha obligado a actuar con muchas precauciones y limitaciones en nuestro trato habitual con otras personas. Restricción de movimientos, toques de queda, prohibición de reuniones y un sin fin de normas para evitar los contagios, que la gente de buena fe está cumpliendo. Y todo esto es lógico y hasta cierto punto razonable y comprensible. No obstante, en medio de toda esta incertidumbre, también es cierto que se está dando el caso de quienes, aprovechando la circunstancia, tratan de sembrar su cizaña anticristiana para agredir nuestros símbolos y atacar la fe de los más débiles. No solo a título personal sino también mediático, programado, calculado. Este año ha sido el primero en muchos siglos, que los Cristianos no hemos podido celebrar como Dios manda, las dos grandes fechas que marcan nuestro calendario; La Pascua de la Resurrección y la de Navidad. El pasado verano escuché a alguien decir que si el virus lograba que los cristianos dejáramos de acudir a las Iglesias y celebrar nuestras fiestas sagradas, al menos durante uno o dos años, con suerte muchos olvidarían su fe, y al menos la pandemia habría servido para algo. Obvio decir lo que me pareció aquel comentario, que en el fondo pensé que no tenía la menor importancia pues de cosas así también se compone nuestro mundo. Sin embargo, viendo cómo estas Navidades, algunos se están aplicando en denostar la Navidad, no puedo obviar pensar ahora, que quizás aquel comentario era algo más que una simple opinión personal de la persona que lo hizo. Y que quizás formaba parte de una voluntad mayor que entonces no llegué a percibir, pero que ahora no dejo de barruntar. Titulares y comentarios como los siguientes, publicados en torno a este tiempo Navidad por diarios de cabecera nacional, me invitan a pensar de la manera en que lo hago, ya que entiendo que dichos medios son «palabra sagrada» para muchos de sus lectores, que se forman una opinión de las cosas en función de la información que les transmiten: Visto de otra manera, desde cierta perspectiva mística que a veces me gusta cultivar, veo en ejemplos como los citados (y no pongo titulares de medios supuestamente afines por ser el día que es), un ejército de voluntades acechando y dispuesto a saquear y destruir lo más sagrado. Dispuesto a pisotear al hombre y convertirlo en un ser degenerado. Y seguramente no serán batallas cruentas como en siglos pretéritos, pero no por ello dejan de ser igualmente batallas dañinas. Es una perspectiva que puede llegar a ser bastante descorazonadora para muchos creyentes, especialmente para quienes andan cansados y el pábilo de su fe comienza a vacilar. Una perspectiva que tampoco hace falta cierta mística para vislumbrar, pues a todas luces resulta evidente que con pandemia o sin ella, la fe cristiana es objeto de un ataque continuado desde hace mucho, dentro incluso de nuestras propias sociedades de raíz cristiana. Hace poco conversaba con un importante miembro del clero sobre estas cuestiones, y el buen monseñor me decía que no tuviera nunca miedo por la Iglesia, pues ésta no iba a desaparecer. No obstante también me advertía de guardar el temor debido, pues era muy probable que el cristianismo sí llegase a desaparecer de la sociedad, ya que todo apunta a que ese es el objetivo del adversario, y nada hay que nos indique que eso nunca va a ocurrir. Que igual que el Señor se quedó solo en la Cruz, acompañado apenas de unos pocos allegados, es muy probable que no tarde mucho en llegar el día en que la Iglesia se quede también sola en medio del mundo, abandonada por todos y con solo un pequeño resto fiel defendiendo la verdadera fe. Tremenda visión y advertencia la de este monseñor, que por tratarse de una conversación privada omitiré su nombre. La Señal de la Cruz Los creyentes han gustado desde sus orígenes, de escrutar los signos de los acontecimientos. Desde la zarza ardiendo de Moisés hasta nuestros días, hemos leído en las cosas y en el tiempo las señales de los cielos. Difícil para algunos resulta olvidar aquella imagen de un rayo impactando en la Cúpula de San Pedro, cuando el papa Francisco fue designado Sucesor de Pedro. Una señal de futuros tormentos, que el tiempo está demostrando estar llena de contenido, habida cuenta del ataque que está sufriendo el Pontífice, y por extensión la unidad y la fe de la Iglesia, incluso desde dentro mismo de su propio seno. Leer y encontrar significado en los acontecimientos, sobre todo en aquellos que no puede manipular la voluntad humana, es una costumbre ancestral que nos ayuda a trascender y llega hasta nuestros días, llegando en ocasiones a provocar la conversión de algunas almas, aunque una gran mayoría la haya olvidado ya, como comentaba en un principio. No obstante sigue habiendo personas que, irracionalmente para unos o ingenuamente para otros, seguimos guardando esa costumbre y tratamos de seguir vislumbrando hoy, más allá de la apariencia simple de las cosas, señales aquí abajo que nos hablen de lo alto. Y hoy, que es un día de Navidad especial, marcado por las sombras e incertidumbres de estos tiempos, he tenido la oportunidad de vivir una de esas íntimas experiencias que nos permiten ver señales, donde para casi todos no hay más que sucesos naturales más o menos ocasionales. Y vive Dios que se trata de señales que en definitiva vienen a decir: «No temáis, que yo estoy aquí». Sin duda señales de esperanza. Necio sería si creyendo lo que digo, refugiado en mi esperanza me la guardase solo para mí, pues en ella entiendo que no hay nada que pueda confundir a nadie, sino ser también motivo de esperanza y ánimo para quienes, como de algún modo me encuentro a veces yo también, se puedan encontrar afligidos. Por eso os comparto esta pequeña vivencia, por si alguno quiere ver en ella, también, señales en los cielos. Cuándo ha ocurrido: Hoy, 25 de diciembre de 2020, en las primeras horas del Día de Navidad. Durante un periodo oscuro y gris que amenaza con las sombras de la enfermedad, la pobreza, el desorden, el engaño, la incertidumbre o la muerte. En un tiempo en que la fe cristiana ha pasado de ser principio universal a casi motivo de maldición. Dónde ha ocurrido: En un pequeño rincón del levante español, donde nacen las primeras luces en la península Ibérica, que es la tierra donde arraigó la fe de Cristo y comenzó una reconquista que acabaría llevando la Palabra de Dios a todo el mundo. En un rincón de la costa de San Juan, el pregonero de Cristo. Qué ha ocurrido: Un hecho muy inusual en estas latitudes. Una enorme manada de delfines nadando a pocos metros de la orilla, durante las primeras horas del día. Algunos se preguntarán ahora que significado puede tener todo esto, más allá de presentar una bucólica estampa turística. Pues bien, amén de poseer un significado simbólico para muchas culturas desde la antigüedad, el delfín es una de las figuras simbólicas más importantes en la historia del cristianismo, ya presente en el arte cristiano de los primeros siglos entre decoraciones murales y sepulcrales de la Iglesia subterránea y las catacumbas. Nuestros ancestros lo consideraban un pez, rey de los peces y símbolo de Cristo. El pez fue el símbolo principal del cristianismo hasta la época de Constantino, cuando comenzó a utilizarse la Cruz. El pez es la señal de la cruz de los primeros días. No obstante, la idea de ver en el delfín, «el gran pez», a un portador de la luz de Cristo, se ha conservado en el arte cristiano hasta fechas tardías, e incluso casas reales como la francesa, lo han venido utilizado como elemento significativo de su heráldica. El delfín, por su naturaleza, ha representado para generaciones de cristianos un símbolo de poder, valor, alegría, de protección divina ante la adversidad, de compasión y de dulzura. Pero sobre todo y más importante, el delfín ha sido y es un símbolo de la gracia y la resurrección, para millones de cristianos a lo largo de la historia. Así es que, qué queréis que os diga, amigos míos. Puede que no sea más que una anécdota curiosa en una mañana de diciembre, pero para mí, ver una manada de delfines, nadando en las orillas de San Juan en la mañana de Navidad, es una vivencia llena de simbolismo que no puedo sino compartir con vosotros, por si en ello alguien más encuentra ánimo y significado. Ojalá que así sea y el portador de ese símbolo, que a mí me dice que no tema pues Él está aquí, entre nosotros, nade también en las orillas de vuestras vidas. Un abrazo a todos y feliz Navidad Edito para añadir, que hoy recoge la prensa local el hecho insólito ocurrido en la mañana de ayer: Una manada de delfines recorre la playa de San Juan en la mañana de Navidad
  14. 75 points
    A ver, tienes razón en que hay que arremeter directamente contra la izquierda y este gobierno que es quien ha impulsado y aprobado esto. La derecha hay que verla como el ámbito en el que anida un sector que puede y debe oponerse a esto, recordándoles que la colonización de estas ideas es un indicio de infiltración izquierdista, progre-liberal en su seno. Un familiar político mío -ningún crío ya por cierto- tiene simpatías pro nazis y le escuchabas habitualmente comentarios despectivos contra los judíos. Un día quedó cortocircuitado cuando le recordé que sus constantes ridiculizaciones contra la Virgen y el marianismo podrían ser firmadas por los judíos más radicales, lo cual asintió su propio hermano. Os parecerá una tontería, pero creo que desde entonces no le he visto despotricar como entonces. Quiero decir con esto que también veo necesario dejar bien claro cómo se manifiestan las infiltraciones de ideas progres en la derecha. La eutanasia, aceptación de la homosexualidad, el aborto, etc, son algunos de estos elementos. Irse a cuestiones más abstractas es complicado, pero en temas concretos como esos es bien sencillo y necesario. Qué nuevo aportaría recordar lo obvio, que estas degeneraciones son traídas siempre por la siniestra en su versión progre... pero, por el contrario, qué hacemos si el bastión ideológico que debe combatir eso se deja infiltrar, como ya está sucediendo a través de la rama liberal de la derecha? Gerión y similares, esto no lo quieren ver, pero cualquiera con un mínimo de clarividencia y nobleza lo percibe, lo que pasa es que es muy duro decir entre los tuyos lo que nadie quiere oir. Que la derecha está extensamente infiltrada también de estas ideas. Por eso tiene razón, no se si fue Hispano o Español, el que dijo que cuando lleguen al gobierno no se atreverán a tumbar esa ley. Ya es "dogma de fe" la creencia de que el 80% de la población apoya la eutanasia. Así que no se expondrán, corroborando el ya viejo dicho de que los "conservadores" son los que conservan las herejías que implantan los revolucionarios progres. Un hipotético gobierno PP-VOX acabaría dejando lo que han hecho los PSOE-Podemos dándole a lo sumo un retoque.
  15. 75 points
    No creas. En el fondo es lo mismo en la medida que todos esos temas se basan en la desnaturalización humana. No se entiende, ni la eutanasia ni este tema de los lobos, sin la animalización que se está produciendo del ser humano. Piensa que la mera idea de sacrificar a un ser humano para evitarle sufrimiento, viene de trasladar a lo humano la compasión que sentimos con los animales. Cualquiera que haya tenido animales sabe que hay ocasiones en las que se les tiene que sacrificar para evitarles sufrimiento, desde animales de compañía o de trabajo hasta ganado, y eso es lo que ahora se ha aprobado que vamos a hacer con nuestros hermanos más débiles, sacrificarlos como a perros para que no sufran. Ya te digo, la base de estas aberraciones es la misma. La desnaturalización y animalización del ser humano, a fin de domesticarlo y hacerlo más productivo. Como el ganado.
  16. 70 points
    Me quedo con este comentario a la noticia sobre el escrito del cardenal Turkson. Sin pretenderlo, su autor ha definido a la perfección el estado en que se encuentran muchos de esos católicos que no dejan de gritar, en sentido figurado, ¡CRUCIFÍCALO! A mi juicio ya no se trata de sectores cripto cismáticos de la Iglesia, sino directamente de la infiltración de una serie de ideas destructivas que están arrastrando trágicamente a muchos católicos hacia la apostasía, sin necesidad de solicitarla formalmente. Muchas de las actitudes que se esconden detrás de esas opiniones, son directamente motivo de excomunión automática, que solo puede ser redimida, previo arrepentimiento y confesión, por el papa, los obispos o por determinados sacerdotes previa y debidamente autorizados por éstos. Ente los motivos por los que el Derecho Romano castiga con la excomunión latae sententiae, es decir, con la pena automática de excomunión, el primero de los pecados es el de quien renuncia públicamente a sus creencias o principios de la fe Católica, al que se le denomina apóstata. Ocurre lo mismo cuando un bautizado niega obstinadamente alguna doctrina católica definida, lo que se conoce como hereje. O igualmente cuando la persona rechaza someterse a la autoridad del Papa, en cuyo caso se le denomina cismático. (Cann. 1364). ¿Cuántos de estos comentaristas de barra de bar y red social, no se encuentran ya en alguno de esos casos? Cada cual que reflexione. A muchos puede que este tipo de cosas «les resbalen», bien porque son católicos de fachada o porque ni siquiera creen en Dios ni en la Iglesia. Incluso seguro que entre esa gente se encuentran muchos infiltrados de otras confesiones o directamente ateos. Pero mucha de esa gente que opina airadamente contra el papa o contra la Iglesia en redes y tertulias, son católicos de bien que se están dejando llevar por esas ideas, que ni siquiera proceden en origen del seno de la propia Iglesia. A esos, a los creyentes que sin quererlo puede que se encuentren ya en un estado en el que nunca hubieran querido estar, solo pedirles reflexión y consideración sobre lo que hacen ¿De verdad merece la pena tirar la promesa eterna por el retrete, y contribuir a la perdición de miles de almas, solo por darse el gusto de maldecir un día a la Iglesia o al Papa, dejándose llevar por las malas influencias? Al no creyente poco se le puede pedir, pero al que alguna vez ha celebrado la fe... No obstante y teniendo en cuenta que la Iglesia no condena eternamente a nadie, cabe la esperanza de que esta gente se arrepienta y vuelva a la Comunión Católica, por lo que nunca hay que dejar de pedir por ellos, al mismo tiempo que defendemos la unidad de la fe y de la Iglesia.
  17. 60 points
    Recojo una noticia ocurrida hace poco, que si bien ha pasado desapercibida por causa de la pandemia y de la riada de informaciones que se publican a diario, tiene un trasfondo muy preocupante, por su posible recorrido, para infinidad de países entre los que se encontraría el nuestro, donde el recurso es escaso, o para el de nuestros hermanos hispanoamericanos, cuyas economías dependen en gran medida de este recurso al tener una gran componente agrícola. Se trata de la inclusión del agua, como materia prima, en el catálogo del mayor mercado mundial de derivados. El Chicago Mercantil Exchange o CME. Así es, desde comienzos de mes, el agua cotiza en bolsa y es de suponer, como ha ocurrido con otras materias primas, que dicha tendencia acabe extendiéndose por el resto de mercados internacionales. Concretamente cotiza en los denominados «mercados de futuro», que son contratos de compra venta de ciertas materias primas en una fecha futura, en los que se pacta el precio, la cantidad y la fecha de vencimiento. Habitualmente este mercado ha estado reservado a otro tipo de materias primas, metales preciosos o alimentos, que se comercian al peso, pero en el nuevo mercado del agua, se negociarán los llamados «contratos de 10 acres pie de agua», que en román paladino viene a ser la cantidad de agua necesaria para inundar con un pie de altura, 10 acres de terreno. Si no he calculado mal, una extensión de 40.468 m2 con una lámina de agua de 30,5 cms. Aunque realmente lo que se comerciará no es la propiedad del agua, ya que esta es un recurso cíclico, sino sus derechos de uso. En este nuevo mercado, se le ha puesto un precio de salida de 486 dolares a cada contrato. Cito a continuación un artículo de DW, donde abordan el tema y las posibles implicaciones que puede tener para los países de Hispanoamérica, aunque el tema puede ser extrapolable a muchas otras realidades, que me gustaría que tratásemos en este hilo. Aunque no comparto muchos aspectos que se mencionan en el artículo, sobre todo el optimismo con el que se vende el hecho, creo que el tema da de sí para un interesante debate ya que, independientemente de que el uso del agua ya este tasado a nivel local en la mayoría de países, su salto al mercado de la especulación internacional puede dar rienda suelta a toda una serie de maniobras especulativas y geoestratégicas que acaben acaparando derechos y que en definitiva podrían perjudicar gravemente a sociedades y entornos enteros. El mercado de los cereales puede ser un ejemplo de cómo poco a poco este recurso se ha venido acaparando por unas pocas firmas, que ya controlan la mayoría de la producción mundial a través de patentes y derechos siembra. En fin, el tema me parece interesante y delicado ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Es posible que llegue el día en que veamos injusticias y conflictos internacionales sobrevenidos por la acumulación de derechos de uso del agua?
  18. 60 points
    Contra el clero se han lanzado siempre bulos. En los prolegómenos de la Guerra Civil algún desalmado dijo que repartían caramelos envenenados a los niños de Madrid. Durante la revolución liberal a alguien le dio por decir que envenenaban las aguas. No son nuevos los bulos contra curas y clérigos. Pero internet ha hecho que estos bulos se transmitan con mayor rapidez y alcancen una mayor difusión. Desde que me conecté a internet, recuerdo que circulaba con profusión una foto de unos supuestos sacerdotes formando una especie de pelotón de fusilamiento en una plaza de toros. Con la foto se quería dar a entender que los sacerdotes no tenían problema en mancharse las manos de sangre, para "fusilar obreros" y ese tipo de sandeces que les gusta decir a los anticlericales. Yo sabía que era un bulo, ya que esa foto, por sí misma, no prueba nada. Y las posibilidades son inmensas: que sea una foto tomada de una película anticlerical; que los que salen en la foto sean rojos disfrazados, a los que les gustaba vestirse de curas en sus correrías de la Guerra Civil; que sea una especie de broma con fusiles de juguete o de verdad; que formase parte de algún tipo de instrucción militar obligatoria; que a unos pocos curas, sin conocimiento de sus superiores, se les fuese la olla, etcétera. Ya digo, esa foto se podría explicar de muchas maneras y por sí misma no es prueba de nada. La imagen es esencialmente mentirosa, a diferencia de lo que cree el hombre contemporáneo, que la toma por artículo de fe. Hace tiempo leí en un blog que la foto pertenecía a una plaza de toros que se demolió antes de la Guerra Civil, con lo que el bulo ya se quedaba algo cojo. Pero ahora llega de Maldito Bulo una refutación exhaustiva de ese bulo que, en forma de imagen, tanto ha hecho para que las nuevas generaciones de españoles odien a la Iglesia católica: De nuevo, agradezco a Maldito Bulo, colectivo periodístico de izquierdas, que haya rebatido este terrible bulo, que lo único que buscaba es promover el odio contra la Iglesia y poner a los sacerdotes en el disparadero. Este tipo de bulos se tradujeron en asesinatos de sacerdotes durante la Guerra Civil, así que los bulos no son una cosa inocua. Les honra que hayan desmontado este bulo a pesar de que seguramente no tienen una buena opinión de la Iglesia, como les honra que desmontasen en su día otro persistente bulo relacionado con la Falange. Demuestran con esto que, a pesar de que todos tenemos nuestras ideas políticas y religiosas que influyen en nuestros juicios, podemos esforzarnos por ser objetivos y juzgar las cosas con ecuanimidad. Lo lograremos o no, pero hay que intentarlo. Si hay una forma de salir del permanente conflicto civil al que parece abocada España, será con actitudes como ésa, que rompen el circulo vicioso del "nosotros contra ellos". Hay una siniestra derivada del asunto, que también se planteó en el bulo sobre la Falange, y que nos habla del inmenso potencial destructivo de los bulos, de su capacidad para dividir y corromper a la sociedad. Mucha gente falangista se creyó aquel bulo y asumió como propio el montaje de la Sección Femenina, que en realidad sólo buscaba caricaturizarlos. Confirmaron así esos sedicentes falangistas que en realidad siempre habían sido una caricatura de la verdadera Falange -una caricatura elaborada por la izquierda a la que decían oponerse-, pero el daño ya estaba hecho y pervivirá durante generaciones. Y es que ni siquiera tomaron nota de que era un bulo; de hecho, llegaron a asegurar desde una cuenta oficial que Maldito Bulo mentía al calificar de bulo aquel texto que tanto daño había hecho a la causa falangista. Por desgracia, con esta foto de los seminaristas haciendo la instrucción militar ha pasado una cosa parecida. Hace tiempo comprobé con gran tristeza que algunas personas de derechas, una católicas y otras no, reivindicaban esa foto en las redes sociales y la exhibían con orgullo en sus propagandas. Habían asumido como propio lo que era un descarado bulo anticlerical y en función de ese bulo moldeaban su comportamiento. Un simple ejemplo: De nuevo, tenemos el mismo caso: hay católicos y derechistas que, en vez de guiarse por lo que dice la Iglesia que es el catolicismo, se guían por lo que dicen los rojos que es, con lo que al final son un producto caricaturesco creado por la izquierda anticlerical. También podría pasar a la inversa: que algunos izquierdistas se crean el papel que les adjudica algún derechista trolero y lo integren en su visión del mundo. Es terrible la confusión y el cambio de roles que puede llegar a propiciar un único bulo. Por eso el Demonio es el padre de la mentira. Y de la "libertad de expresión", añadiría yo.
  19. 60 points
    El texto me llegó hoy a través del clásico grupo de Whattsapp. Cuando lo leí, aunque de acuerdo en casi todo lo que expone Pérez-Reverte, no pude evitar una mueca de contradicción, especialmente al leer una de las últimas frases. Cuando dice…"Aprendieron de la vieja España, cuya sangre llevan y cuya lengua hablan, cuando todavía éramos alguien de quien se podía aprender" me quiso dar un retortijón de tripas recordando cómo este autor se dedica, precisamente, a denigrar a esa vieja España a la que casualmente tan bien le viene apelar en este texto, a la que recordemos bien que rechaza de lleno, en línea con los argumentos centrales leyendanegristas. recientemente ha hecho un nuevo escrito contra Elvira Roca justo porque esa autora ha dejado al descubierto el alineamiento continuo en sus obras con dicha Leyenda Negra. Sr. Pérez Reverte, si sostiene por todos lados que aquella vieja España ha de ser enterrada para siempre, al menos tenga la coherencia de no reivindicarla para este tipo de cuestiones. Por lo demás, es cierto y es un hecho que el modelo de lengua de nuestras gentes de las Américas -al menos los de ciertas zonas- sí que porta un registro bastante más agradable y nivelado del arrabalero que se ha ido extendiendo ya en casi todos los estratos sociales de nuestra España. así que, razón tiene Pérez-Reverte en su exposición central, y así hay que reconocerlo, lo cortés no quita lo moctezuma… como dijo cierto mexicano de cuyo nombre no puedo acordarme.
  20. 60 points
    Me había sorpendido el título del hilo, pero tras leer su contenido y observar la actividad de esta dirigente socialista en Twitter, veo que está plenamente justificado. Como bien dices, Español, lo que está haciendo esta golfa es usar la Religión para hacer propaganda feminista. Y es que ella misma lo reconoce al retuitear este mensaje de una compinche socialista: Así pues, es una hipócrita redomada cuando, después recibir numerosas críticas, ha intentado aparentar que ella lo hacía con buenas intenciones y que en realidad estaba poniendo en valor el cristianismo, que no quería ofender a nadie, etc. La muy golfa incluso reconoce que su objetivo era escandalizar: La izquierda siempre ha buscado escandalizar y provocar. La novedad es que ahora los escandalizadores se hacen los "ofendiditos" cuando los escandalizados responden a la provocación. ¡Quiero escandalizar y provocar pero sin que me toquen un pelo! ¡Te agredo pero yo soy la víctima! Repugnante e hipócrita en grado sumo. Para no privarse de nada, esta dirigente socialista también viene dejando mensajes contra el Rey: Si alguien le responde, se hará la ofendida. Los provocadores de ahora son cobardes: pretenden que sus provocaciones les salgan gratis y reclaman un "derecho a provocar". Este tipo de gentuza, que está en política para provocar y enfrentar a la gente, sobra. Deberíamos echarlos a pescozones sea cual sea su signo político. Sandra Gómez miente cuando dice que su mensaje pretendía visibilizar la maternidad y ponerla en valor desde una óptica feminista. Miente porque ella ha misma ha reconocido que sólo quería provocar y hacer propaganda. Pero miente también porque el feminismo jamás ha puesto en valor la maternidad de la mujer. Al contrario, el feminismo, siempre denigró la maternidad y pretendió desligar a la mujer de la facultad procreadora. Las versiones más moderadas del feminismo consideraban la maternidad una carga o, como mucho, algo optativo y desligado del acto sexual. Por eso el feminismo -todo el feminismo, no sólo el feminismo de género- es una ideología abyecta que corroe la civilización cristiana hasta sus cimientos. Esta provocación de Sandra Gómez le habrá resultado enormemente rentable a Twitter, porque genera muchas respuestas e interacciones y eso hace que la gente pase mucho más tiempo en Twitter y que esta maldita empresa suba en la bolsa. En otras palabras, las redes sociales hacen caja con estas provocaciones que generan enfrentamientos y malestar social. Su modelo de negocio es el conflicto y, aunque sea indirectamente, la destrucción de la sociedad.
  21. 60 points
    Vaya por delante que como sabéis, yo no soy favorable a la eliminación de ninguna especie, pues como católico no creo que el hombre deba destruir nada que Dios haya creado, sino todo lo contrario. El mandato que tenemos es el de dominar la naturaleza y no destruirla, en todos sus órdenes. Por eso creo que debemos buscar equilibrios que nos permitan convivir y dominar en el medio y a las diferentes familias animales que existen, pues somos nosotros y no otra especie, los únicos capacitados para entender y proteger la vida de todos. Les guste o no a conservacionistas y ecologistas. Y esto no puede hacerse a costa de la destrucción de formas y modos de vida que durante siglos han garantizado un cierto equilibrio entre el hombre y la naturaleza, como pueda ser el caso de la ganadería extensiva, en favor de otros métodos de producción ganadera que alteran mucho más el medio que dichos modos ancestrales. Hay que buscar el equilibrio y debe hacerse de forma no destructiva. Dicho esto, no estaría de más que algún día volviésemos a abordar el origen y trasfondo de organizaciones como WWF, y de qué forma han venido transformando lo que considero una legítima aspiración del hombre, como es la de la convivencia en paz con el entorno y su conservación, en una suerte de guerra del hombre contra el hombre, que en el fondo no hace sino alejar a éste de su propio entorno, e incluso de sus semejantes, quizás bajo la premisa de evitar su verdadero dominio y desarrollo naturales. Hay muchas otras organizaciones que funcionan como abanderadas de los diferentes movimientos ecologistas o conservacionistas, unas más radicales y otras más conservadoras, pero quizás el caso de WWF -que en cierta medida conozco desde dentro- sería paradigmático porque su trasfondo, lejos de estar asociado a las diferentes corrientes progresistas que impregnan todo ese entramado internacional, tiene un origen bastante peculiar entre los salones de la alta alcurnia europea y norteamericana, y ha venido sirviendo como herramienta geoestratégica de grandes potencias durante el S.XX. Personalmente y aunque me consta que dentro de la organización hay personas que trabajan de buena fe en la búsqueda de un sano equilibrio entre el hombre y la naturaleza, todo lo que venga del WWF lo pongo entre paréntesis, porque su presencia suele ser indicativa de dudosos intereses operando en los temas en los que se ocupa la organización. No podemos olvidar que en su origen se encuentran nombres de reconocidos eugenistas como Henry F. Osborn o Julian Huxley, entre otros. Miembros de la aristocracia norteamericana como G. A. Rockefeller, o personajes como el príncipe Felipe, Duque de Edimburgo y consorte de la reina Isabel de Inglaterra, y el también príncipe de los Países Bajos, Bernardo de Lippe-Biesterfeld , miembro fundador a la postre del conocido Club Bilderberg. O que igualmente dicha organización cuenta con gran financiación proveniente de importantes multinacionales como British Petroleum o Microsoft, entre otras, o de organismos como la ONU, la Comisión Europea, el Banco Mundial o la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, que por supuesto nadie podría pensar que actúan desinteresadamente en favor de los animalitos. Vaya que, lejos de ser una simple aunque gran organización para la conservación de la naturaleza, más bien podríamos estar ante organismo para la conservación de ciertos intereses que habría que mirar con lupa. Finalmente y si tuviera que posicionarme con respecto al tema este del lobo, mi apuesta sería la de mantener su presencia en determinadas reservas o espacios protegidos donde no haya actividad ganadera ni poblaciones humanas, y controlar su proliferación al modo tradicional mediante su caza, igual que se hace con otras especies que igualmente pueden ser problemáticas si se descontrolan. Pero nunca poniendo en riesgo la vida de personas y haciendas, pues en ese caso estaríamos primando la vida animal sobre la humana.
  22. 55 points
    Hispano nos ha traído al foro la nueva de la reaparición en formato digital del añejo periódico la Esperanza, fundado por cierto por el formidable periodista, e hidalgo Montañés nacido en Córdoba, don Pedro de la Hoz. La calidad de la publicación es indudable. Creo que ahí puede haber una mina en sus artículos de opinión, producidos a lo que se ve por gente de sus diferentes círculos en España y en América. A pesar de que hay en la propia presentación por la Secretaría de don Sixto ciertos elementos que no comparto y me inquietan, un intento de visión constructivo me lleva a apreciar mucho de lo que he visto opinado ahí. Así que creo que es buena idea dedicarle un hilo a este referente en el que yo al menos personalmente encuentro una ayuda a analizar grandes males que nos aquejan y continuamente estamos tratando en el foro. Por favor, no interpretar el orden en que vaya sacando los temas como un orden de relevancia. Simplemente lo iré sacando según las circunstancias, el momento o por simple criterio aleatorio. Dejo el enlace ahí y paso a por los primeros temas... https://periodicolaesperanza.com/archivos/author/admin (ya me comentaréis si os parece mejor dejar el asunto en un hilo o aprovechar la estructura de Fueros para abrir uno, al modo como hemos hecho con Mundo Republiqueto, por ejemplo)
  23. 55 points
    Se nos presenta un año 2021 realmente difícil y preocupante, pero al mismo tiempo desafiante y estimulante. En todo el mundo y con una especial virulencia en España, continúa la imposición de una falsa antropología que se manifiesta en iniciativas concretas, unas de consolidación del mal y otras de avance en una agenda destructiva. Junto con el crimen terrible del aborto provocado, auténtica vergüenza de un mundo tan alienado y estúpido como para creerse civilizado, continúa su implantación una agenda deconstructora de todo lo humano, al servicio de una mentalidad globalista y malthusiana que sólo puede conseguir sus fines pisoteando la dignidad humana y, por tanto, negando al Dios del que el ser humano es imagen. En esta batalla necesitamos, sí o sí, dotarnos de una sólida antropología que nos permita defendernos con efectividad de los ataques diarios que sufrimos en tantos frentes. Y eso implica adquirir formación. No basta con buenas intenciones. Tampoco es suficiente la disponibilidad para el sacrificio (lo que muchas veces llamamos “perder la vida”). Por supuesto, tampoco sería suficiente una formación teórica desprovista de caridad. Las personas que llevamos adelante este canal (Icthys) queremos hacer nuestra aportación. Nuestros seguidores saben qué temas estamos tratando, así como su actualidad. Actualidad, por cierto, no contradictoria con la perennidad, sino exactamente al revés. Lo de siempre nos sirve para ahora, porque lo perenne no pasa. Pero, junto a nuestro amor por lo recibido mediante tradición, entendemos que Dios sigue visitando a su pueblo (en el reciente Adviento la Iglesia ha reflexionado profundamente sobre la venida intermedia), y nos sigue dotando no de una nueva doctrina o de una moral distinta, sino de nuevos instrumentos para hacer inteligible al hombre de hoy la única Verdad que es Cristo. Por estas y otras razones, te invitamos a ayudarnos en nuestra labor, mediante el apoyo a nuestro canal. No pedimos dinero, sino sólo que, si no lo has hecho ya, te suscribas y, en la medida de lo posible, vayas escuchando los vídeos que publicamos. Ya sabes que para posicionarnos bien en YouTube y ser vistos antes que otras publicaciones que muchas veces son dañinas, necesitamos visualizaciones, “me gusta” y comentarios. Son cada vez más las personas que comparten nuestros vídeos en sus grupos y redes sociales, y se lo agradecemos de corazón. En todo caso, muchas gracias por haber leído hasta aquí. Dios te bendiga. https://www.youtube.com/channel/UClr-huQ6mOETbUSCcc5UG8w/playlists
  24. 55 points
    Video: Las cloacas del negocio del aborto en España Descripcción: Así son las «cloacas del negocio del aborto en España» Un documental de la asociación SCJVita denuncia la impunidad de la industria del aborto en España en el día de los Santos Inocentes. A lo largo de 35 años, 4 millones de bebés han perdido la vida en España a manos del negocio del aborto, más que en todas las guerras desde tiempos de los romanos. Por Nicolás de Cárdenas - 28/12/2020 Diez minutos. Es todo el tiempo que es necesario para comprender con toda su crudeza en qué consiste el negocio del aborto en España a través de un reportaje elaborado por la asociación SCJVita y que no deja indiferente a nadie quien se haya decidido a verlo. Testimonios de personas que han visto cómo animales callejeros se alimentaban de restos de los bebés abortados que son arrojados a la basura ordinaria; denuncias sobre aborto ilegales de hasta nueve meses realizados a mujeres extranjeras que realizan el viaje a los centros especializados en España; documentación que revela pagos sospechosos a personalidades políticas; datos sobre la conexión de la industria del aborto con fabricantes de cremas para la obtención de colágeno de tejido fetal; certificados falsos para la realización de abortos firmados por médicos, sin nombre de la mujer embarazada… En el documental también se denuncian indicios de blanqueo de capitales, delitos de estafa, delitos contra la protección de datos, vínculos con mafias de trata de mujeres que, pese a las pruebas, no se han dejado investigar en los juzgados. En el documental intervienen el doctor Jesús Poveda de Agustín, la presidente de la Asociación de Abogados Cristianos Polonia Castellanos y el portavoz de la asociación La Vida Importa Juan Sánchez Galera. Este último fue el responsable de ofrecer a la Guardia Civil un abundantísimo caudal de datos y pruebas sobre ilegalidades en la industria del aborto que, como denuncia el documental «pese a la evidencia, el Gobierno de Mariano Rajoy ordenó que el caso no se investigara. La Guardia Civil recibió la denuncia, pero ni siquiera levantó atestado». Poveda denuncia que el aborto es «el síntoma de una sociedad muy enferma». Y el drama se esconde detrás del dato: más de 4 millones de españoles muertos por aborto desde 1985: «son más de las personas que han muerto en todas nuestras guerras, en 2.000 años de historia, desde la época romana hasta la Guerra Civil», sentencian. Fecha de publicación: 2020-12-28 Categoría: Actualidad y mundo contemporáneo Publicado por: Francisco Rubio
  25. 55 points
    @Francisco Rubio, gracias por traer este preclaro artículo de Agustín de Foxá. El artículo lo conocía, pero al releerlo ahora descubro algunas genialidades que me habían pasado inadvertidas. Por ejemplo, me parece magistral esta descripción del funcionamiento de los medios de comunicación de masas en la sociedad estadounidense, que ahora sería perfectamente aplicable a todo el mundo: También me resulta genial la descripción que hace de la vida estresante de las grandes metrópolis, donde apenas hay espacio para el diálogo o para la familia y donde la radio, la televisión e internet destruyen los vínculos sociales y familiares progresivamente, además de suplantar a los padres en la educación de sus hijos: ¿Y qué me decís de esta preclara visión de la globalización (de las ideas y costumbres) que traerían estos medios de comunicación? Aquí parece que esté describiendo Twitter y otras redes sociales: El cine de acción trepidante y efectos especiales que predomina hoy, donde lo de menos es la narración y los diálogos (ojo, que esto lo escribía en 1950): Me parece muy acertada la distinción que hace entre civilizaciones donde predomina el oído o el ojo, estas últimas más materialistas. Y atención al consejo que les da a tantos y tantos jóvenes que se quejan de que no encuentran a una mujer que los valore: El cierre del artículo parece que esté describiendo el mundo actual: al olvidarnos de hablar, hemos dejado de pensar con profundidad y hemos perdido el espíritu; la propaganda sistemática se enseñorea del mundo y son cada vez menos las personas con capacidad crítica frente a esa marea; finalmente, nuestros pensamientos son transparentes gracias a internet y los smartphones, lo que permite afinar y personalizar la manipulación, en un bucle del que parece difícil escapar: Lo que algunos barruntaron hace veinte años, recibiendo por ello el título de visionarios, un escritor español lo expuso en 1950. Pero este escritor español que anticipó tantas cosas no es conocido o, si lo es, no se le reconoce ningún mérito en este campo de la literatura de anticipación, donde siempre se cita a escritores extranjeros. Otro ejemplo de cómo despreciamos a los nuestros mientras estamos dispuestos a aplaudir cualquier mediocridad extranjera. Agustín de Foxá fue un precursor de la literatura de ciencia ficción en España y discurrió sobre temas tan importantes como la energía nuclear o el envejecimiento de las sociedades occidentales, pero poca gente sabe de esta faceta. Se le ha encasillado por su novela "Madrid, de corte a checa" y por su participación en la Falange, lo que hace que la gente de izquierdas no lo tenga en gran estima. Pero si cabe es más ruin y doloroso el desprecio que sufre por parte de la derechita y la derechona, que de unos años a esta parte, además de procurar desvincularlo de la Falange por todos los medios, vienen presentándolo como un aristócrata frívolo y aficionado a soltar boutades, tal vez proyectando en Foxá su propia frivolidad. La cuadrilla intereconómica (sí, la cadena que usa como logotipo el toro de Wall Street) y la basura neoderechista tienen una importante responsabilidad en la desfiguración de Foxá, en su conversión en una especie de bufón derechoide frívolo que nunca fue. Al final de su vida, Foxá estrenó una obra de teatro de ciencia ficción en Madrid, pero la obra fue boicoteada violentamente y dejó de representarse al poco tiempo. Ya no pintaba nada en aquella España de 1954: Por eso, Francisco, te agradezco que hayas traído al foro este artículo de Foxá, que además nos ayuda a comprender el mundo de hoy, donde nuestra peculiaridad hispánica y católica se va perdiendo merced a las influencias que recibimos del mundo anglosajón.
This leaderboard is set to Madrid/GMT+01:00
×