Jump to content
  • Español
    Español

    La teología de la prosperidad contra el Papa Francisco

       (0 reviews)

    Recojo a continuación una entrevista publicada por el digital argentino Pagina/12, donde el corresponsal francés en Roma para el diario La Croix, Nicolas Senèze, presenta un avance de su libro de investigación “Cómo América quiere cambiar de Papa”. Remarco lo que me parece más destacable del contenido.

    Cita
    5 de septiembre de 2019
    Habla Nicolas Senèze, autor de 
    Un complot en Estados Unidos para voltear al papa Francisco
    Un círculo preciso que mueve los hilos y el dinero: los sectores ultraconservadores híper ricos de Estados Unidos. Y una víctima asediada: el Papa. 
    Los ricos ultraconservadores de EE.UU. se unieron para dañar al Papa.
    Los ricos ultraconservadores de EE.UU. se unieron para dañar al Papa. 
    Imagen: AFP

     Desde París 

    “Para mí es un honor que los norteamericanos me ataquen”, dijo el papa Francisco cuando el periodista francés Nicolas Senèze, corresponsal del diario católico La Croix en Roma, le entregó, en el avión que los llevaba a Mozambique, su investigación sobre el complot de los norteamericanos contra su papado: “Cómo América quiere cambiar de Papa” (Comment l’Amérique veut changer de pape, Bayard, 276 páginas). 

    Los detalles de este complot, los nombres de los protagonistas y de los grupos a los que obedecen están ampliamente expuestos en estas páginas que detallan, desde el inicio, la mecánica de la hostilidad. El operativo tiene un nombre: The Red Hat Report: un lugar de origen: Estados Unidos. Un círculo preciso que mueve los hilos y el dinero: los sectores ultraconservadores híper ricos de Estados Unidos. Y una víctima asediada: el Papa Francisco. Las piezas de este juego de calumnias y poder encajan en los intercisos del rompecabezas que los adversarios del sumo pontífice han ido armando en los últimos años. El golpe empezó a fomentarse en Washington, en el año 2018. El grupo de ultraconservadores se reunió en la capital norteamericana para fijar dos metas: dañar lo más posible la figura de Francisco y adelantarse a su sucesión eligiendo entre los posibles cardenales el más idóneo a sus intereses conservadores. 

    The Red Hat Report es el nombre del informe que encargaron a ex policías y miembros del FBI, abogados, gabinetes especializados, periodistas y universitarios para estudiar la vida y las ideas de cada cardenal con el fin de destruir su carrera o, al contrario, beneficiarla para cuando llegue el momento oportuno. Y mientras llega ese momento, el grupo puso manos a la obra con la meta de llevar a cabo lo que Senèze llama “un golpe de Estado” contra el Papa Francisco.

    Una mañana de 2017, Roma amaneció cubierta con afiches contra el Papa. Fue el primer acto de la ofensiva: el segundo y, sin dudas, el más espectacular, intervino en agosto de 2018 cuando, por primera vez en la historia del Vaticano, un cardenal hizo pública una carta exigiendo la renuncia del Papa. Se trata de Monseñor Carlo Maria Vigamo, ex nuncio del Vaticano en Estados Unidos. El corresponsal de La Croix en el Vaticano detalla la odisea maligna de este grupo de poder en su empeño por sacar del medio a un Papa cuyas posiciones contra el liberalismo, la pena de muerte, a favor de los inmigrados y su inédita defensa del medio ambiente a través de la encíclica Laudato Si engloba una corriente contraria a la de estos empresarios. Los complotistas poco tienen de santos: son adeptos a la teología de la prosperidad, poseen empresas ligadas a los seguros y hasta la explotación del Amazonas. Francisco es un clavo bajo sus pies y una cruz sobre sus ambiciones. 

    Según Senèze, organizaciones caritativas como Los Caballeros de Colón (pesan 100 mil millones de dólares gracias a las compañías de seguro que administran), el banquero Frank Hanna, la red de medios Eternal World Television Network (EWTN), cuyo promotor y abogado, Timothy Busch, creó el Napa Institut con la intención de difundir “una visión conservadora y libre de la economía”, están entre los miembros más activos. Pero hay otros como Lagatus, o George Weigel y su ya fomoso think tank Ethics and Public Policy Center. En dialogo con Página/12,  Senèze desenvuelve la trama de un complot que, pese al poder de sus actores, no logró quebrar al Papa.

    --Historia de novela, pero historia real: el Papa Francisco fue y es objeto de una de las campañas más densas que hayan existido contra un sumo pontífice.

    ---El Papa Francisco no sirve los intereses de este grupo de empresarios ultraconservadores y por ello decidieron, de alguna manera, licenciarlo. Actuaron igual que lo hubiese hecho el consejo de administración de una empresa cuando despide al director porque este no alcanzó los objetivos deseados. Esta gente cuenta con enormes recursos financieros pero, pese a ello, durante el mandato de Francisco no lograron influenciar su línea. Por ello se fueron acercando a las personas que, dentro de la Iglesia, estaban contra Francisco. Algunos, como Monseñor Vigamo, llegaron incluso hasta exigir públicamente su renuncia. Creo, de todas formas, que este grupo de ultraconservadores sobrevaluaron sus fuerzas. Monseñor Carlo Maria Vigamo, por ejemplo, sobrevaluó su influencia y no calculó la lealtad de las personas que, dentro del Vaticano, no estaban dispuestas a traicionar al Papa, incluso si muchas eran criticas con Francisco.

    --El operativo The Red Hat Report tenía dos objetivos, uno ahora y otro más tarde.

    --Efectivamente. Como no lograron derrocar al Papa, ahora preparan una nueva etapa. Francisco tiene 84 años y podemos pensar que estamos cerca del fin de su pontificado. Lo que están haciendo es preparar el próximo conclave. Para ello han invertido mucho dinero, han contratado a ex miembros del FBI para preparar dossiers sobre los cardenales que participarán en el cónclave para descartar aquellos que tienen la intención de continuar con las reformas que aplicó el Papa Francisco. El problema de esta geste es que, al menos por ahora, no cuenta con ningún candidato verosímil. No les será fácil. Sin embargo, lo que sí pueden hacer es dañar la credibilidad de los candidatos más reformistas y obtener de esa manera la elección de un candidato débil y manipulable para desmontar las reformas de Francisco. Cuentan para ello con un gran presupuesto. Creo profundamente que la mayoría de los católicos norteamericanos respaldan al Papa Francisco. Pero en Estados Unidos la cantidad no basta. A la cantidad hay que agregar el factor dólar.

    --Estos grupos ya existían antes pero nunca habían actuado con tantas evidencias.

    --Son empresarios con enormes medios a su disposición. Cada uno de ellos fue creando su grupo de reflexión dentro de la Iglesia, su escuela de teología, su universidad católica, su gabinete de abogados para defender la libertad religiosa. Es una nebulosa que funciona mediante una red de instituciones privadas y que ha llegado a dominar el catolicismo norteamericano. Son por ejemplo ellos quienes donaron mucho dinero a las diócesis norteamericanas que tuvieron que pagar enormes indemnizaciones luego de los casos de abuso sexual. Por eso pueden imponerles una dirección a las diócesis. Por ejemplo, Tim Busch está presente en todas las etapas de este montaje. Para proteger poderosos intereses económicos en el Amazonas, estos grupos pesan con toda su fuerza para desviar la atención y evitar así que se hable demasiado de ecología. Siempre tratan de distraer la atención en los debates fundamentales, por ejemplo, en los sínodos, e imponer sus puntos de vista, o sea, sus intereses.

    --¿ Y cómo un grupo tan poderoso pudo dejar que Francisco fuese electo Papa ?

    --No se dieron cuenta porque la elección de Francisco se llevó a cabo según otras necesidades: este Papa fue electo debido a la crisis en el seno de la curia y gracias a la voluntad de los obispos del mundo entero de sacar a la iglesia del debilitamiento creado por las malas combinaciones de la curia italiana. Bergoglio se impuso así para reformar la Iglesia. Pero su ideología choca con la visión que los católicos ultraconservadores de Estados Unidos tienen de la Iglesia. Hay, además, otro ingrediente propio al catolicismo norteamericano: un desprecio innato de los católicos blancos norteamericanos por los latinos. El sector WASC (White, Anglo-Saxon Catholic) menosprecia a los hispanos porque estos son pobres, no tuvieron éxito. Los WASC están muy influenciados por la teología de la prosperidad difundida por los evangelistas.

    --¿Donald Trump juega en este patio?

    --No creo que Trump tenga muchas convicciones propias. Es seguro que los escucha, pero quien tiene una cercanía con ellos es el vicepresidente, Mike Pence. Las confrontaciones son numerosas entre Washington y el Vaticano. El tema de la pena de muerte, la impugnación del Papa Francisco de un liberalismo fuera de control, etc, etc. El Papa, finalmente, ataca los fundamentos del poder económico de Estados Unidos.

    A continuación y con el objeto de aclarar y contextualizar el origen y los fundamentos de la corriente teológica de la prosperidad, que al parecer está contaminando la teología católica detrás de la "guerra contra el Santo Padre", recojo un extenso artículo publicado en 2018 por la revista de los jesuítas "La Civiltà Cattolica -Iberoamericana-", donde se detalla el sentido y procedencia de la misma, y de qué forma es contraria al sentido  tradicional. Entender todo esto, creo que resulta clave para entender también lo que está ocurriendo en el seno de la Iglesia con respecto al Papa, el desprecio de las élites católicas blancas por los latinos que se mencionan en la entrevista anterior, y en general un poco también la deriva política de muchos católicos actuales.

    Cita

    Teología de la prosperidad

    El peligro de un «evangelio diferente»

    «Teología de la prosperidad»: tal es el nombre más conocido y descriptivo de una corriente teológica neopentecostal evangélica. El núcleo de esta «teología» es la convicción de que Dios quiere que sus fieles tengan una vida próspera, es decir, que sean económicamente ricos, físicamente sanos e individualmente felices. Este tipo de cristianismo coloca el bienestar del creyente en el centro de la oración y transforma a su Creador en aquel que hace realidad sus pensamientos y deseos.

    El peligro de esta forma de antropocentrismo religioso, que pone en el centro al hombre y su bienestar, es el de transformar a Dios en un poder a nuestro servicio, a la Iglesia en un supermercado de la fe, y la religión en un fenómeno utilitarista y eminentemente sensacionalista y pragmático.

    Como veremos más adelante, esta imagen de prosperidad y bienestar hace referencia al denominado american dream, al «sueño estadounidense». No se identifica con él, sino con una interpretación reductiva suya. En sí, este «sueño» es la visión de una tierra y de una sociedad entendidas como un lugar de oportunidades abiertas. Históricamente fue la motivación que impulsó a lo largo de los siglos a muchos emigrantes económicos a dejar su propia tierra y a ir a los Estados Unidos para conseguir un lugar en el que su trabajo produjese resultados inalcanzables en su «viejo mundo».

    La «teología de la prosperidad» parte de esta visión, pero la traduce mecánicamente en términos religiosos como si la opulencia y el bienestar fuesen el verdadero signo de la predilección divina a «conquistar» mágicamente con la fe. Esta «teología» fue difundida en todo el mundo durante décadas —gracias a gigantescas campañas mediáticas— por movimientos y ministros evangélicos, especialmente los neocarismáticos.

    El objetivo de nuestra reflexión es ilustrar y valorar este fenómeno, que quiere ser también una tentativa de justificación teológica del neoliberalismo económico. Al final verificaremos cómo el papa Francisco ha intervenido varias veces para indicar los peligros de esta teología que, como se ha dicho, «oscurece el evangelio de Cristo».[1]

    La difusión en el mundo

    El «evangelio de la prosperidad» (prosperity gospel) ha ido difundiéndose no solamente en los Estados Unidos, donde nació, sino también en África, especialmente en Nigeria, Kenia, Uganda y Sudáfrica. En Kampala hay un gran estado cubierto, la Miracle Center Cathedral, cuya construcción costó siete millones de dólares. Es la obra del pastor Robert Kayanja, que desarrolló también un vasto movimiento muy presente en los medios de comunicación de masas.

    Pero el «evangelio de la prosperidad» ha tenido también un notable impacto en Asia, sobre todo en India y Corea del Sur. En este último país hubo en los años ochenta un fuerte movimiento autóctono vinculado a esta corriente teológica, promovido por el pastor Paul Yonggi Cho. Este predicó una «teología de la cuarta dimensión», según la cual los creyentes, mediante el desarrollo de visiones y sueños, iban a poder llegar a controlar la realidad, obteniendo casi todo tipo de prosperidad inmanente.[2]

    Se observa también un arraigo en la República Popular China gracias a las «Iglesias de Wenzhou». Wenzhou es un gran puerto oriental en la provincia de Zhejiang, en cuya zona han ido apareciendo grandes cruces rojas en cada vez más edificios. Tales cruces suelen indicar la presencia de una «Iglesia de Wenzhou», una comunidad creada por varios empresarios locales y vinculada al movimiento de la «teología de la prosperidad».[3]

    En América Latina la difusión y la propagación de esta teología se dio de manera exponencial, y ello desde 1980, aunque también pueden encontrarse raíces de este proceso entre los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado. Este fenómeno religioso se traduce desde el punto de vista mediático en el uso de la televisión por parte de figuras muy carismáticas de algunos pastores, que lanzan un mensaje simple y directo montado en torno a un espectáculo de música y de testimonios y a una lectura fundamentalista y pragmática de la Biblia.

    Si consideramos América Central, Guatemala y Costa Rica se han convertido probablemente en los dos bastiones principales de esta corriente religiosa. En Guatemala ha sido determinante la presencia del líder carismático Carlos Enrique Luna Arango, llamado «Cash Luna». Costa Rica es la sede del canal evangélico de televisión satelital TBN-Enlace.

    En América del Sur la difusión más significativa se dio en Colombia, Chile y Argentina, pero no cabe duda de que Brasil merece una consideración especial, porque posee una dinámica propia y un movimiento pentecostal autóctono como la «Iglesia Universal del Reino de Dios». Este grupo, denominado también «Deja de sufrir», tiene ramificaciones en toda América Latina, pero ha conservado un idioma intermedio entre el español y el portugués, que determina un tipo de comunicación peculiar y minuciosamente estudiado. Basta analizar el anuncio de la «Iglesia Universal» brasileña para encontrar en ella un fuerte mensaje de prosperidad y bienestar ligado a la frecuentación personal de sus templos con el fin de recibir múltiples beneficios.

    Este «evangelio» es objeto de anuncio propagandístico a través de una presencia masiva en los grandes medios de comunicación y está apoyado por su fuerte incidencia en la vida política.

    Los orígenes del movimiento y el «sueño estadounidense»

    Si buscamos los orígenes de estas corrientes teológicas las encontramos en los Estados Unidos, donde la mayoría de los investigadores de la fenomenología religiosa estadounidense las hacen remontarse al pastor neoyorkino Essek William Kenyon (1867-1948). Kenyon sostenía que a través del poder de la fe pueden modificarse las realidades materiales concretas. Pero la conclusión directa de esta convicción es que la fe puede llevar a la riqueza, a la salud y al bienestar, mientras que la falta de fe lleva a la pobreza, a la enfermedad y a la desdicha.

    En realidad, los orígenes de la «teología de la prosperidad» son complejos, pero aquí presentamos las raíces más significativas, remitiendo, para una profundización, a libros y ensayos especializados. Por ejemplo, la teóloga Kate Ward escribió sobre la influencia de Adam Smith, en especial de su «teoría de los sentimientos morales».[4] La autora muestra en este sentido cómo para Smith la compasión no tiene que ver con los pobres, sino con la admiración hacia aquellos que han tenido una historia exitosa.

    Estas doctrinas se han asociado con el positive thinking, el «pensamiento positivo», y se han alimentado también en una medida importante de él. El positive thinking es expresión del denominado american way of life («modo de vida estadounidense»). En tal sentido, se relacionan con la «posición excepcional» que Alexis de Tocqueville, en su célebre obra La democracia en América (1831), atribuyó a los estadounidenses. Según este autor, en virtud de dicha excepcionalidad «se ha de creer que ningún pueblo democrático llegará a encontrarse nunca en una posición semejante». Tocqueville llega a afirmar que ese modo de vida plasma también la religión de los estadounidenses.

    A veces son las mismas autoridades estadounidenses las que certifican esta conexión.[5] En su reciente discurso sobre el estado de la Unión, pronunciado el 30 de enero de 2018, el presidente Donald Trump afirmó, para describir la identidad del país: «Juntos estamos redescubriendo “la manera estadounidense de vivir”», y prosiguió: «En los Estados Unidos sabemos que la fe y la familia, no el Gobierno y la burocracia, son el centro de la vida estadounidense. El lema es: “En Dios confiamos” (In God we trust). Y celebramos nuestras convicciones, a nuestra policía, a nuestros militares y veteranos como héroes que merecen nuestro total y constante apoyo». Así pues, en unas pocas frases aparecen ya Dios, el ejército y el sueño estadounidense.[6]

    Las «megaiglesias» del «evangelio diferente»

    Un impulso fundamental a estas ideas de «prosperidad evangélica» se dio con el denominado «movimiento de la fe», que tuvo como principal mentor al pastor y autoproclamado «profeta» Kenneth Hagin (1917-2003). Una de las características de Hagin eran visiones recurrentes que lo llevaban a dar una interpretación singular de algunos textos muy conocidos de la Biblia. Tal es el caso, por ejemplo, de Mc 11,23-24: «En verdad os digo que si uno dice a este monte: “Quítate y arrójate al mar”, y no duda en su corazón, sino que cree en que sucederá lo que dice, lo obtendrá. Por eso os digo: Todo cuanto pidáis en la oración, creed que os lo han concedido y lo obtendréis». Estos dos versículos son para Hagin pilares de la «teología de la prosperidad».

    Según afirma, la fe milagrosa, para traducirse en obras, debe ser sin incertidumbres, especialmente en las cosas imposibles: debe declarar específicamente el milagro y creer que se lo obtendrá de la manera imaginada. Hagin enfatizó también otro aspecto: que el milagro deseado se considere como ya sucedido. Es decir, se debe desplazar su realización del futuro al pasado.

    Tanto Kenyon como Hagin comprendieron que la comunicación de masas era un instrumento fundamental para la rápida difusión de sus enseñanzas. El primero se sirvió de su show personal «Kenyon’s Church of the Air» [«La Iglesia del aire de Kenyon»], y el segundo, del programa «Faith Seminar of the Air» [«El seminario de fe del aire»].

    Hay algunos predicadores que pueden citarse como continuadores de las teologías de Kenyon y Hagin y de su estrategia de comunicación. El primero de ellos es Kenneth Copeland —que fue «ungido» por el mismo Hagin como sucesor suyo—‍, con su programa televisivo «Believer’s Voice of Victory» [«La voz de victoria del creyente»], que ha difundido en gran parte del mundo estas doctrinas. Del mismo modo, Norman Vincent Peale (1889-1993), pastor de la Marble Collegiate Church de Nueva York, alcanzó popularidad con sus libros con títulos elocuentes en su significado: El poder del pensamiento positivo; Cambia tus pensamientos y cambiará todo; Guía para una vida apacible. Peale fue un predicador exitoso, y llegó a mezclar marketing y predicación.

    En los Estados Unidos millones de personas frecuentan asiduamente «megaiglesias» que difunden estas teologías de la prosperidad. Los predicadores, profetas y apóstoles enrolados en esta rama extrema del neopentecostalismo han ocupado espacios cada vez más importantes en los medios de comunicación de masas, han publicado una enorme cantidad de libros que se han convertido rápidamente en superventas y han pronunciado conferencias que muy a menudo llegan a millones de personas a través de todos los medios disponibles de Internet y de las redes sociales.

    Nombres como Oral Roberts, Pat Robertson, Benny Hinn, Robert Tilton, Joel Osteen, Joyce Meyer y otros han acrecentado su popularidad y riqueza profundizando, enfatizando y extremando este evangelio. Joyce Meyer afirma que su programa televisivo «Enjoying everyday life» [«Gozar de la vida de cada día»] llega a dos terceras partes del mundo a través de la radio y la televisión y ha sido traducido a 38 idiomas.[7]

    Lo que resulta absolutamente claro es que el poder económico, mediático y político de estos grupos —a los que hemos definido genéricamente como «evangélicos del sueño estadounidense»— los hace mucho más visibles que el resto de las Iglesias evangélicas, también que las de la línea pentecostal clásica. Además, su crecimiento es exponencial y directamente proporcional a los beneficios económicos, físicos y espirituales que prometen a sus seguidores: bendiciones todas que están muy lejos de las enseñanzas de una vida de conversión propia de los movimientos evangélicos tradicionales.

    Si bien surgieron y pasaron después por diversas denominaciones, estos movimientos han recibido no pocas críticas también de los grupos de aquellas Iglesias carismáticas que han mantenido su religiosidad evangélica basada en los milagros, las profecías y los signos. Muchos sectores evangélicos tanto tradicionales como más recientes (bautistas, metodistas, presbiterianos…) han criticado duramente esos movimientos, llegando a denominar lo que proclaman como «un evangelio diferente».[8]

    El bienestar económico y la salud

    Como ya hemos anticipado, los pilares del «evangelio de la prosperidad» son sustancialmente dos: el bienestar económico y la salud. Esta acentuación es fruto de una exégesis literal de algunos textos bíblicos utilizados dentro de una hermenéutica reduccionista. Al Espíritu Santo se lo reduce a un poder al servicio del bienestar individual. Jesucristo ha abandonado su papel de Señor para transformarse en un deudor de cada una de sus palabras. El Padre ha sido reducido «a una especie de botones cósmico [cosmic bellhop] que se ocupa de las necesidades y de los deseos de sus criaturas».[9]

    En los predicadores de este evangelio, la «palabra de fe» que pronuncian pasa a ocupar el lugar que tradicionalmente ocupa en el movimiento evangélico por la Biblia como norma de fe y de conducta, llegando a elevársela a la potencia y al efecto de la palabra apostólica del «ungido». Hablar en nombre de Dios de manera directa, concreta y específica da a la «palabra positiva» un sentido creativo considerado capaz de hacer que las cosas sucedan si los que asisten no la obstaculizan con su falta de fe.

    Al mismo tiempo, enseñan que, tratándose de una «confesión de fe», los seguidores, con sus palabras, son responsables de lo que les sucede, trátese de la bendición o de la maldición económica, física, generacional o espiritual. Un refrán que muchos pastores repiten reza: «Hay un milagro en tu boca» («There is a miracle in your mouth»). El proceso milagroso es el siguiente: visualizar detalladamente lo que se quiere, declararlo expresamente con la boca, reclamárselo a Dios con fe y autoridad y considerarlo ya recibido. Por último, el «reclamar» las promesas de Dios extraídas de los textos bíblicos o de la palabra profética del pastor coloca al creyente en una posición dominante respecto de un Dios prisionero de su misma palabra tal como esa palabra es percibida y creída por el fiel.

    El tema de la salud ocupa un papel preponderante en la «teología de la prosperidad». En estas doctrinas es la propia mente la que debe concentrarse en las supuestas leyes bíblicas que después producen la potencia deseada a través de la lengua. Se presupone, por ejemplo, que un enfermo, sin recurrir al médico, puede curarse con solo concentrarse y pronunciar en presente o en pasado frases bíblicas u oraciones inspiradas en la Escritura. Una de las frases utilizadas de manera instrumental es: «Por las llagas de Cristo ya estoy sanado». A su juicio, estas palabras causan de manera inmediata el «desbloqueo» de la bendición divina, que en ese mismo momento operará la curación.

    Evidentemente, sucesos luctuosos o desastres, también naturales, o tragedias, como las de los migrantes u otras similares, no ofrecen narrativas convincentes que sirvan para mantener a los fieles vinculados al «evangelio de la prosperidad». Este ese el motivo por el cual, en estos casos, se nota una falta total de empatía y de solidaridad por parte de los adherentes. No hay compasión por las personas que no son prósperas, porque, claramente, ellas no han seguido las «reglas» y, por tanto, viven en el fracaso y, consiguientemente, no son amadas por Dios.

    Un Dios de «alianzas» y de «semillas»

    Una de las características de estos movimientos es el énfasis que ponen en la «alianza» sellada por Dios con su pueblo, sus testamentos de la Biblia. Y principalmente se ha tratado de alianzas con sus patriarcas. Es así como el texto de la alianza con Abrahán ocupa un lugar central, en el sentido de la prosperidad que promete. La lógica de este concepto del «Dios de las alianzas» es que, del mismo modo como los cristianos son hijos espirituales de Abrahán, son también herederos de los derechos materiales, de las bendiciones financieras y de las ocupaciones territoriales terrenas. Más que de una alianza bíblica parecería que se trata de un «contrato».

    Kenneth Copeland escribió en su libro The Laws of Prosperity [Las leyes de la prosperidad] que, habiendo Dios establecido la alianza y estando entre los legados de esa alianza la prosperidad, el creyente debe tomar consciencia de que, hoy, la prosperidad le pertenece por derecho.[10]

    En estas teologías la pertenencia filial de los cristianos en cuanto hijos de Dios se reinterpreta como la de los «hijos del rey»: una filiación que da a quienes la reconocen y proclaman derechos y privilegios monárquicos, principalmente materiales. Harold Hill, en su libro How to be a Winnner [Cómo ser un ganador], escribió: «Los hijos del rey tienen derecho a recibir un tratamiento especial porque gozan de una relación especial viva, de primera mano, con su Padre celestial, que ha hecho todas las cosas y sigue siendo su Señor».[11]

    Otro concepto central de esta teología, íntimamente relacionado con el anterior, es el principio de «siembra» o de «semilla». El texto clásico de referencia es Gál 6,7: «No os engañéis: de Dios nadie se burla. Lo que uno siembre, eso cosechará». Pero también Mc 10,29-30: «Jesús dijo: “En verdad os digo que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, que no reciba ahora, en este tiempo, cien veces más —casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones— y, en la edad futura, la vida eterna»

    La prosperidad material, física y espiritual halla uno de sus textos preferidos en el vers. 2 de la Tercera Carta de Juan: «Querido, te deseo que la prosperidad personal de que ya gozas se extienda a todos tus asuntos, y que tengas buena salud».[12] En el Antiguo Testamento, el texto de referencia es Dt 28,1-14.

    Los pasajes son interpretados de manera totalmente funcionalista. Por ejemplo, en el libro God’s Will is Prosperity [La voluntad de Dios es la prosperidad], la predicadora Gloria Copeland escribió, en referencia a donaciones para los ministerios como el suyo: «Das un dólar por amor al evangelio, y ya te tocan 100; das 10 dólares, y a cambio recibirás 1000 de regalo; das 1000 dólares, y a cambio recibes 100 000. Si donas un avión, recibirás cien veces el valor de ese avión. Regala un automóvil y obtendrás tantos automóviles que ya no tendrás necesidad de ellos durante toda la vida. Dicho brevemente, ¡Marcos 10,30 es un buen negocio!».[13]

    En definitiva, el principio espiritual de la siembra y la cosecha, a la luz de una interpretación evangélica completamente extrapolada de su contexto, es que dar es ante todo un hecho economicista que se mide en términos de retorno de la inversión. Se olvida, por tanto, lo que se lee inmediatamente después de Gál 6,7: «El que siembra para la carne, de la carne cosechará corrupción; el que siembre para el espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna» (vers. 8).

    El pragmatismo y la soberbia del éxito

    El «evangelio» descrito se asimila fácilmente en las sociedades actuales, en las que la legitimidad de lo sobrenatural exige alguna verificación experimental. El pragmatismo del éxito exige propuestas simples de fe. La urgencia de una vida próspera y sin sufrimientos se adecúa a una religiosidad a medida del cliente, y el kairós del Dios de la historia se adecúa al krónos frenético de la vida actual. En definitiva, aquí se habla de un dios concebido a imagen y semejanza de la gente y de su realidad, y no según el modelo bíblico. En algunas sociedades en las que se ha establecido una coincidencia entre la meritocracia y el nivel socioeconómico sin tener en cuenta las enormes diferencias de oportunidades, este «evangelio», con su acento en la fe como «mérito» para ascender en la escala social, resulta injusto y radicalmente antievangélico.

    En general, el hecho de que haya riqueza o beneficios materiales cae, una vez más, bajo la exclusiva responsabilidad del creyente, y, en consecuencia, bajo ella cae también su pobreza o falta de bienes. La victoria material coloca al creyente en una posición de soberbia a causa de la potencia de su «fe». Por el contrario, la pobreza lo carga con una culpa doblemente insoportable: por una parte, considera que su fe no alcanza a mover las manos providentes de Dios; y, por la otra, su situación de miseria es una imposición divina, un castigo inexorable aceptado con sumisión.

    ¿Una teología del «sueño estadounidense?»

    Esta teología es claramente funcional a los conceptos filosófico-político-económicos de un modelo de corte neoliberal. Una de las conclusiones de algunos exponentes de esta teología es de naturaleza geopolítica y económica, ligada a los países de origen de la «teología de la prosperidad». Ella conduce a la conclusión de que los Estados Unidos han crecido bajo la bendición del Dios providente del movimiento evangélico. En cambio, según esta teología, los habitantes del territorio que va del Río Grande hacia el Sur están hundidos en la pobreza justamente porque la Iglesia tiene una visión diferente, opuesta, que «exalta» la pobreza. También es posible verificar el nexo entre estas posiciones y las tentaciones integristas y fundamentalistas con connotaciones políticas.[14]

    Verdaderamente, uno de los graves problemas que trae consigo la «teología de la prosperidad» es su perverso efecto en la gente pobre. En efecto, no solamente exacerba el individualismo y anula el sentimiento de solidaridad, sino que impulsa a las personas a tener una actitud milagrera, para la cual la prosperidad solo puede procurarse por la fe, y no por el compromiso social y político. Por tanto, el peligro consiste en que los pobres que se sienten fascinados por este pseudoevangelio queden atados en un vacío sociopolítico que permite a otras fuerzas plasmar fácilmente su mundo, haciéndolos así inofensivos e indefensos. El «evangelio de la prosperidad» no es nunca un factor de cambio real, cambio que, por el contrario, es fundamental en la visión propia de la Doctrina Social de la Iglesia.

    Si Max Weber hablaba de la relación entre protestantismo y capitalismo en el contexto de la austeridad evangélica, los teólogos de la prosperidad propagan la idea de que la riqueza está en relación proporcional con la fe personal. Carente de sentido social y enmarcada dentro de una experiencia de beneficio personal, esta concepción hace de forma consciente o inconsciente una relectura extremada de las teologías calvinistas de la predestinación. De algún modo, la soteriología se ancla en lo temporal y lo terreno y se vacía de la visión escatológica tradicional. Por eso, también en el ámbito protestante, los numerosos fieles que se atienen a la teología tradicional ven con desconfianza y, más aún, con fuertes críticas el avance de estas teologías, a las que no pocos asocian la «Nueva Era» y expresiones del misticismo mágico.

     «La salvación no es una teología de la prosperidad»

    Ya desde el comienzo de su pontificado Francisco ha tenido presente el «evangelio diferente» de la teología de la prosperidad», y, para criticarlo, ha aplicado la clásica Doctrina Social de la Iglesia. Varias veces lo ha recordado para poner en evidencia sus peligros. La primera vez fue en Brasil, el 28 de julio de 2013. Dirigiéndose a los obispos del Consejo Episcopal Latinoamericano, señaló con el dedo el «funcionalismo» eclesial, que constituye «una suerte de “teología de la prosperidad” en lo organizativo de la pastoral». Esta termina entusiasmándose por la eficacia, el éxito, el resultado constatable y las estadísticas favorables. La Iglesia tiende así a asumir «modalidades empresariales» que son aberrantes y alejan del misterio de la fe.

    Hablando de nuevo a obispos, pero esta vez en Corea, en agosto de 2014, Francisco citó a Pablo (1 Cor 11,17) y a Santiago (2,17), que reprochan a las Iglesias que viven de manera tal que los pobres no se sienten en ellas en su propia casa. «Esta es una tentación de la prosperidad», comentó. Y prosiguió: «Estén atentos, porque su Iglesia es una Iglesia en prosperidad, es una gran Iglesia misionera, es una Iglesia grande. Que el diablo no siembre esta cizaña, esta tentación de quitar a los pobres de la estructura profética de la Iglesia, y les convierta en una Iglesia acomodada para acomodados, una Iglesia del bienestar… no digo hasta llegar a la “teología de la prosperidad”, no, sino de la mediocridad».

    Las referencias a la «teología de la prosperidad» pueden reconocerse también en las homilías de Francisco en Santa Marta. El 5 de febrero de 2015 el papa dijo con claridad que «la salvación no es una teología de la prosperidad», sino que «es un don, el mismo don que Jesús había recibido para darlo». Y el poder del evangelio es el de «expulsar los espíritus impuros para liberar, para curar». En efecto, Jesús «no da el poder de maniobrar o de hacer grandes empresas». El mismo pensamiento repitió Francisco, siempre en Santa Marta, el 19 de mayo de 2016. Algunos, dijo, creen «en la llamada “teología de la prosperidad”, es decir, Dios te hace ver que eres justo y te da muchas riquezas». Pero «es una equivocación». Por eso, también el salmista dice: «No apegues el corazón a las riquezas». Para hacerse comprender mejor, el papa recordó el episodio evangélico del «joven rico al que Jesús amó, porque era justo»: él «era bueno, pero estaba apegado a las riquezas, y esas riquezas, al final, se convirtieron para él en cadenas que le quitaron la libertad de seguir a Jesús».

    La visión de la fe propuesta por la «teología de la prosperidad» está en clara contradicción con la concepción de una humanidad marcada por el pecado y con la expectativa de una salvación escatológica, ligada a Jesucristo como Salvador y no al éxito de las propias obras. Por tanto, encarna una forma peculiar de pelagianismo, en contra de la cual Francisco ha advertido a menudo. En efecto, en la exhortación apostólica Gaudete et exsultate escribió que hay cristianos empeñados en seguir el camino «de la justificación por las propias fuerzas, el de la adoración de la voluntad humana y de la propia capacidad, que se traduce en una autocomplacencia egocéntrica y elitista privada del verdadero amor». Esta se manifiesta en muchas actitudes aparentemente diferentes entre sí, entre ellas «el embeleso por las dinámicas de autoayuda y de realización autorreferencial» (n. 57).

    La «teología de la prosperidad expresa también otra gran herejía de nuestro tiempo, a saber, el «gnosticismo»: en efecto, afirma que con los poderes de la mente es posible plasmar la realidad. Esto es particularmente evidente, por ejemplo, en el trabajo y en la gran influencia de Mary Baker Eddy (1821-1910) en la Iglesia y en el movimiento de la Ciencia Cristiana. Como escribe Francisco en Gaudete et exsultate, el gnosticismo quiere por su propia naturaleza domesticar el misterio de Dios y de su gracia. «Usa la religión en beneficio propio, al servicio de sus elucubraciones psicológicas y mentales. Dios nos supera infinitamente, siempre es una sorpresa y no somos nosotros los que decidimos en qué circunstancia histórica encontrarlo, ya que no depende de nosotros determinar el tiempo y el lugar del encuentro». Una fe utilizada para manipular mentalmente, psíquicamente la realidad «pretende dominar la trascendencia de Dios». (n. 41).

     

    [1] Cf. D. W. Jones – R. Woodbridge, Health, Wealth & Happiness: Has the Prosperity Gospel Overshadowed the Gospel of Christ?, Grand Rapids, Kregel, 2010.

    [2] Cho fue condenado por apropiación ilícita de alrededor de 15 millones de euros de las cajas de la Iglesia, utilizados para intentar recuperar las pérdidas bursátiles de su familia.

    [3] Cf. K. Attanasi – A. Yong, Constructing China’s Jerusalem: Christians, Power, and Place in Contemporary Wenzhou, Stanford, Stanford University Press, 2011. Cf. también T. Meynard – M. Chambon, «Vie per l’aggiornamento della Chiesa cattolica cinese», en Civ. Catt. 2018 I 271-280; P. Wu, «Reasons Why Prosperity Theology Floods in China», en http://chinachristiandaily.com/news/category/2016-11-03/reasons-why-prosperity-theology-floods-in-china_3103.

    [4] K. Ward, «“Mere Poverty Excites Little Compassion”: Adam Smith, Moral Judgment and the Poor», en The Heythrop Journal, marzo de 2015, accesible en https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/heyj.12260. Cf. Íd, «Porters to Heaven Wealth, the Poor, and Moral Agency in Augustine», en Journal of Religious Ethics, abril de 2014, accessible en https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/jore.12054. En este último artículo la autora afirma también que las raíces de lo que hoy llamamos «evangelio de la prosperidad» son antiguas y que este ya era conocido en tiempos de Agustín, que se oponía a esa visión.

    [5] Cf. Lexington, «Why Evangelicals love Donald Trump. The secret lies in the prosperity Gospel», en The Economist, 18 de mayo de 2017; Delano R. Franklin – Andrew J. Park, «Experts Discuss Role of “Prosperity Gospel” in Trump’s Success», en The Harvard Crimson, 24 de octubre de 2017; P. Feuerherd, «Does the “Prosperity Gospel” Explain Trump?», en Jstor Daily, 1 de mayo de 2017.

    [6] El 18 de febrero de 2018, en el habitual National Prayer Breakfast, Trump, asociando su país a los sueños estadounidenses de libertad, heroísmo y valentía, definió los Estados Unidos como «a light unto all nations» («una luz para todas las naciones»). «Mientras abramos los ojos a la gracia de Dios —y abramos nuestros corazones al amor de Dios—, los Estados Unidos serán por siempre la tierra de los hombres libres, la casa de los valientes y una luz para todas las naciones». Esta cita está tomada de una profecía bíblica sobre el papel restaurador y mesiánico de Israel, el pueblo elegido y la nación grande y próspera que habían soñado los patriarcas: «Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra» (Is 49,6).

    [7] Recordemos también que la ceremonia de inauguración del mandato presidencial de Donald Trump incluía oraciones de predicadores del «evangelio de la prosperidad» como Paula White, una de las personas que operan como sus consejeros espirituales. En octubre de 2015 White organizó en la Torre Trump un encuentro de telepredicadores vinculados a la «teología de la prosperidad» en la que se oró por el actual presidente con imposición de las manos sobre él. El vídeo puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=EQ18exdhR6I.

    [8] Cf. D. R. McConnell, A Different Gospel: Biblical and Historical Insights Into the Word of Faith Movement, Peabody, Hendrickson, 1988.

    [9] J. Goff, «The Faith that Claims», en Christianity Today, n. 34, febrero de 1990, 21.

    [10] Cf. K. Copeland, The Laws of Prosperity, Tulsa, Harrison House, 1974.

    [11] H. Hill, How to be a Winner, Alachua, Bridge Logos, 1976.

    [12] Cf. R. Tilton, God’s Miracle Plan for Man, Tulsa, Robert Tilton Ministries, 1987.

    [13] G. Copeland, God’s Will is Prosperity, Tulsa, Harrison House, 1978.

    [14] Cf. A. Spadaro – M. Figueroa, Fundamentalismo evangélico e integrismo católico. Un ecumenismo sorprendente, en La Civiltà Cattolica Iberoamericana I (2017) n. 7, 7-15.





    User Feedback

    Create an account or sign in to leave a review

    You need to be a member in order to leave a review

    Create an account

    Sign up for a new account in our community. It's easy!

    Register a new account

    Sign in

    Already have an account? Sign in here.

    Sign In Now

    There are no reviews to display.


  • Últimos comentarios a los temas en los foros

    • 12
      pues sí, y aquí es donde tienen una gran contradicción los que se postulan como pro USanos dentro desde el centro hacia la derecha en España, hay aquí un claro corte generacional en ese ámbito, dado que la derecha española era tradicioinalmente bastante excéptica -por decirlo suavemente- con ese país. la izquierda ha recogido bastante más fielmente esa tendencia, aunque sea por razones ideológicas, que anidaba en la gente.
    • 9
      No estoy muy de acuerdo contigo en esto, Hispano, pero bueno, este son el tipo de temas en que no necesitamos coincidir en el foro ni merece ser más debatido en profundidad.
    • 52
      Eugenio Zoffili, diputado y representante de la Liga Norte en la Comisión de Asuntos Exteriores, denuncia la sentencia del procés como "infame", pero no porque se quede corta, sino porque le parece injusto encarcelar a esas pobres personas que sólo querían independizarse de España. Pide la excarcelación inmediata de los "presos políticos" y exige a Luigi dei Maio que llame a consultas al Embajador español: Facebook da esta traducción aproximada: Hace una semana, el 6 de octubre de 2019, en una entrevista concedida a La Razón, Abascal se jactaba de que gracias a las gestiones de Vox la Liga Norte había dejado de apoyar a los separatistas catalanes: Ya me imagino lo que responderán si se les pregunta por el tema dentro de una semana: "No, lo del separatismo de la Liga era antes. Hace una semana nosotros les convencimos de que abandonasen esa posición." Y así hasta el infinito. Ojo, no es cosa solo de Vox. El sindicato de FE-JONS está aliado con el sindicato amarillo de la Liga. Y cuando Vox se metió en el grupo europeo de los polacos, la gente de ADÑ le echaba en cara a Vox que no se hubiese metido en el grupo de Salvini, que según ellos era el único antisistema verdadero. Están todos en el mismo juego.
    • 15
      Sigue el goteo de noticias alucinantes sobre la corrupción de la universidad española: La churrería de tesis de la Camilo: familiares y plagiadores para sacar 26 en tres años No parece que se le meta mano a esto. Importa la corrupción económica de los políticos, pero la corrupción económica y moral de la universidad parece importar mucho menos. ¿Se les puede privar legalmente de sus títulos a estos golfos? ¿Se pueden cerrar estas universidades que hacen de los doctorados un intercambio de cromos?
    • 0
      ANTE LA PROXIMIDAD DEL DÍA DE LA RAZA Cuando  ante la Academia Argentina de Letras, con motivo del Día de la Raza, el general Perón rindió homenaje a la memoria del genial autor de Don Quijote de la Mancha —breviario y síntesis de una estirpe inmortal— fijó en su discurso un concepto básico. «Para nosotros —dijo el Líder— la raza no es un concepto biológico. Para nosotros es algo puramente espiritual. Constituye una suma de imponderables valores que hace que nosotros seamos lo que somos y nos impulsa a ser lo que debemos ser, por nuestro origen y por nuestro destino. Ella es la que nos aparta de caer en el remedo de otras comunidades cuyas esencias son extrañas a las nuestras, pero a las que con cristiana caridad aspirarnos a comprender y respetamos. Para nosotros, la raza constituye nuestro sello personal indefinible e inconfundible». Estas palabras del general Perón tienen su raíz ideal en el lema sanmartiniano de aquel severo y terminante «serás lo que debes ser o si no no serás nada». Una raíz ideal que se confunde y se amalgama en ese sello personal, indefinible e inconfundible, corno dijo nuestro conductor, que no es menos personal por heredado de la que fue madre de pueblos y sembradora de naciones. Es este sello personal el que une el claro sabor americano que tiene en nuestros días la hispanidad con el resabio añejo y generoso del tronco secular, tan rico en virtudes, en santos y en héroes, que fue capaz de trasponer las puertas hasta entonces invioladas del mar e incorporar un mundo nuevo, virgen, al servicio de Dios y a la fraternidad de los hombres. Esa raza inmortal, descubridora y conquistadora, encontró en ese mundo nuevo el teatro ideal para el ejercicio de sus virtudes. Dictó leyes de humanidad y fraternidad doscientos años antes que los enciclopedistas osaran mencionar los derechos del hombre, dictó la igualdad ante el Creador de todas las criaturas y abonó con la sangre y con el alma de su pueblo los surcos del porvenir. De esas sementeras nacieron las naciones que glorifican hoy en tronco común del que proceden y del que están orgullosas. Porque América es la eternidad de España en el mundo de la civilización. * La epopeya del descubrimiento y la conquista es, fundamentalmente, una epopeya popular. No sólo por sus hombres, que cortaron horizontes y abrieron a los siglos las puertas gigantescas de un nuevo hemisferio —corno Cortés, como Mendoza, como Pizarro y corno Balboa—, sino por la cruz que venia a la par de la espada. Esta era la herramienta del héroe aislado en el mundo agreste; aquélla el signo de paz, de igualdad y de amor entre los fieros defensores de la fe y los conquistados para el reino de Jesús más que para el reino de Fernando e Isabel. La leyenda negra con que la Reforma se ingenió en denigrar la empresa más grande y más noble que conocen los siglos, como fue el descubrimiento y la conquista, sólo tuvo validez en el mercado de los tontos o de los interesados. A nadie engañó que no quisiera ser engañado. Y cuando cuatro siglos después del descubrimiento, los hijos de los conquistadores reivindicaron su mayoría de edad y su derecho a vivir en libertad y al margen de tutelas, las naciones que florecieron del esfuerzo de sus héroes habían recibido de la Madre Patria lo que es privativo de la maternidad: la sangre de más de la mitad de su pueblo, que había quedado en América, fructificándola, abonándola y dándole razón de ser durante el período de la conquista y colonización. Somos, pues, no sólo hijos legítimos de los descubridores y conquistadores sino herederos directos de su gesta y de la llama de eternidad que ellos transportaron por sobre los mares. Y esa llama tiene su mejor resplandor en los derechos de] pueblo, en las necesidades del pueblo, en el porvenir del pueblo y en su paralelismo e identidad con la vida de la Nación. Pueblo y Nación fueron uno y solo en los años epopéyicos que hicieron posible la conquista y la colonización. Pueblo y Nación son una sola potestad en nuestra actualidad recuperadora, justiciera y fecunda y su fuerza mayor reside en esa unidad, llave que abre todas las puertas y palanca que levanta al nuevo mundo a la altura del porvenir. Un porvenir de justicia y de paz por el reconocimiento del pueblo como fuente exclusiva de legalidad y de poder. Corno nosotros supimos instituirlo. El 12 de Octubre es, por lo mismo, una fiesta de la hispanidad, que toca por igual a España y a sus hijas de América. Así lo entendió el gobierno argentino cuando perpetuó en términos magníficos el sentido de esta conmemoración: «La España descubridora y conquistadora —dice el decreto que dio existencia oficial al Día de la Raza— volcó sobre el continente enigmático y magnifico el valor de sus guerreros, el denuedo de sus exploradores, la fe de sus sacerdotes, el preceptismo de sus sabios, las labores de sus menestrales; y con la aleación de todos estos factores, obró el milagro de conquistar para la civilización la inmensa heredad en que hoy florecen las naciones a las cuales ha dado, con la levadura de su sangre y con la armonía de su lengua, una herencia inmortal que debemos afirmar y mantener con jubiloso reconocimiento". Seamos dignos de esa herencia inmortal multiplicando nuestra fraternidad nacional, unificando cada vez más los objetivos superiores del pueblo y de la Nación, echando abajo todas las murallas que puedan separar aún a los trabajadores de la conquista del porvenir. Ante nosotros, como ante nuestros ascendientes heroicos de la conquista, un nuevo mundo social se ofrece a los capaces de renunciar a sí mismos y a conquistar para sus hijos y sus herederos un mundo mejor. Seamos dignos de la magnífica herencia, repito. No vacilemos ante la intriga, ante la calumnia, ante lo desconocido para los que no .saben ver más que sus intereses egoístas. Luchemos corno supieron luchar los hombres de Cortés, de Mendoza, de Balboa y de Pizarro. Reeditemos su fe en Dios y en nuestros derechos a ser definitivamente libres, dueños y soberanos de nuestro propio destino y las generaciones venideras, como nosotros ante ellos, nos honrarán porque supimos ser dignos de nuestros mayores, luchando por la felicidad de nuestros descendientes. Este es mi homenaje al Día de la Haza, día del pueblo que nos dio el ser y que nos legó su espiritualidad. ¡Bendito sea! Escribe Eva Perón, pp. 33-35. _________________ [ COMENTARIO ] Ya que acabamos de celebrar el Día de la Hispanidad, he creído buena idea aportar al foro este discurso de Eva Perón del que sólo se citan algunos fragmentos en internet. No sé qué opinaréis, pero creo que las pegas que se le pueden poner son mínimas. El discurso me conmueve por su alegato hispanista y también cristiano, por su valiente crítica de la leyenda negra y por su defensa de los humildes. Cuando uno lee este prodigioso discurso, es legítimo preguntarse el porqué de tanto odio a Perón, principalmente en la derecha. Un odio que alcanza al Papa actual, pues desde el principio se le ha acusado de peronista, como si éste fuese el mayor de los descréditos. ¿Ha habido algún líder hispanoamericano que exprese el mismo afecto que Perón hacia España y su obra cristiana? Pero también conviene preguntarse en qué estarán pensando Errejón y sus muchachos cuando hablan de rescatar el peronismo. Desde luego, no parece que estén pensando en este discurso de Evita. Mucho le queda a Errejón para poder hilvanar un discurso como éste. Y temo que nunca lo logre si no va prescindiendo ya del tradicional resquemor de la izquierda hacia España y hacia el catolicismo. En su mano está hacer historia o ser uno entre muchos.
    • 53
      Recojo un párrafo interesante sobre la moderna gestación del mito de los Illuminati: Esto del discordianismo habría que investigarlo más a fondo. Relacionado con la Magia del Caos, de Aleister Crowley y Dugin. Lanzar estas teorías de la conspiración es una magnífica forma de generar caos y procurar la discordia que tan grata le resulta al Demonio.
    • 28
      Comento brevemente un par de detalles. El terrorista era alemán, pero no se dirigía a la comunidad neonazi alemana. El manifiesto estaba escrito en inglés y en el vídeo se expresa en inglés. Se dirige a la comunidad mundial, sobre todo al ámbito angloamericano, que es a su vez de donde toma la inspiración. Hay dos novedades en este atentado. El terrorista utilizó armas fabricadas por él mismo con una impresora 3D. En los manifiestos explica cómo hacerlo. Y por lo visto el terrorista recibió una donación de bitcoin de una persona desconocida para financiar su atentado. No es ni mucho menos el primer ataque antisemita en Alemania desde 1945, como titulaba de forma sensacionalista un periódico español que se parece cada día más a un blog. Desde 1945 ha habido multitud de ataques contra judíos y contra personas de otras razas. Y han operado varios grupos terrorista de signo neonazi que se han cobrado importantes víctimas. Pero, no se sabe por qué, estos reiterados ataques ataques no le pasan factura a Alemania, a diferencia de lo que ocurriría con España. Si este atentado de Halle hubiese tenido lugar en España, tendríamos a la prensa internacional bramando contra España y sacando a relucir todo los tópicos de la Inquisición, etc. Pero como es Alemania, no pasa nada.
    • 86
      En Infocatólica juegan con la canalllesca idea de que Francisco estaría promoviendo el infanticidio con el Sínodo de la Amazonia: Infanticidio en la Amazonia. Hay quien lo defiende, también en la Iglesia - Sandro Magister Mirad, a mí no me hace mucha gracia este sínodo de la Amazonia, ni los sínodos en general. Pero es obvio que en la mente de Francisco está precisamente el acabar con los infanticidios que se puedan dar en algunas tribus amazónicas que no han sido evangelizadas. Insinuar lo contrario es de una bajeza que debería mover a reflexión a los críticos con Francisco. ¿Qué han hecho estos cismáticos por evitar el infanticidio en tierras amazónicas? ¿Acaso alguna vez antes del Sínodo denunciaron ese infanticidio en el Amazonas e hicieron algo por remediarlo? Me dirijo a los lectores que alberguen dudas sobre la línea que llevamos aquí con Francisco. Puede que consideréis a Francisco un mal Papa, como otros en el largo caminar de la Iglesia. Seguid considerándolo así, si es vuestro deseo. Pero si sois católicos honrados, tenéis por fuerza que rechazar ese torrente de calumnias contra Francisco que se ha desatado desde América. Ninguna causa se puede defender con mentiras de ese calibre, que retratan a sus autores. Examinad con atención todos los detalles y acabaréis viendo que, aunque Francisco haya cometido errores, está sufriendo la peor campaña de difamación que se recuerda en la Historia contra un Papa. Y entonces preguntaos si vuestra visión tan negativa de este Papa no se ha visto influida por esta arrolladora campaña de calumnias.
    • 2
      Me parece excelente la idea de este hilo. Añado algunas palabras que he escuchado: * caspañoles: identifica lo español con caspa o cutrez. * gitañol: da a entender que los españoles somos gitanos o al menos lo parecemos por nuestro color de piel y nuestras costumbres. * palillero: dícese del empresario español, nunca del anglogermano. Una captura de BBJ que ejemplifica alguno de estos epítetos * Letrinoamérica, América Letrina: forma despectiva de nombrar a la América española y así tirar por tierra todo nuestro legado. * Hezpaña, hezpañoles: expresión que afirma que España y los españoles son una mierda, aunque quien pronuncia tan grave injuria se considera exento. Un burbunazi le pide a Putin a que invada y conquiste Hezpaña: Ya no es sólo cosa de frikis de internet que se atiborran de doritos. Estas expresiones han pasado a la calle, por ejemplo, a líderes ultraderechistas como Pedro Pablo Peña, que se refiere a nuestros compatriotas como hezpañoles porque no le atienden con la rapidez a la que se considera acreedor por su superioridad genética y moral: Todo esto enlaza con lo que hablaba Elvira Roca de los ilustrados españoles y los noventayochistas que denigraban a España para quedar ellos por encima, pues en ningún caso se consideran afectados por esos epítetos injuriosos (ellos están por encima de España y de los españoles). Pero hay un asunto más grave en todo esto. En este caso no son los progres los que injurian a España y a los españoles. La izquierda tiene muy mala opinión de España y de los españoles, pero que yo sepa no ha utilizado nunca expresiones tan despectivas como ésas. Es la derecha que se presenta como antiprogre la que está utilizando y popularizando estas expresiones radicalmente antiespañolas, con lo que demuestra que de patriota no tiene un pelo aunque se presente como tal. Esta aberración probablemente tenga mucho que ver con la introducción en la derecha española de corrientes germanizantes que hacen girar todo su pensamiento alrededor de la raza y últimamente con la Alt-Right trumpista, que es una versión simplificada de lo anterior. Por eso algunos creemos necesario combatir estas corrientes desde la derecha, ya no sólo por su anticristianismo y sus múltiples herejías, sino también porque son visceralmente antiespañolas. Un sector político que ha acuñado términos tan gravemente injuriosos para España debe ser combatido sin piedad y hasta el último aliento.
    • 1
      En este otro video se habla directamente del último libro de este señor, titulado: «"La verdad ocultada: Conversos en la independencia de hispanoamérica", donde plantea «el rol de los conversos durante la conquista de América y las independencias. Los negociados, la corrupción, la venta de títulos de nobleza, los héroes y los oportunistas, las logias masónicas y los marranos ocultos.»  
    • 8
      Lo veo genial, Vanu. Coincido punto por punto con tu análisis. Defender el buen nombre de nuestra Nación y su historia supone liberarla de las estructuras de pensamiento que la han llevado a asumir la Leyenda Negra y cierta forma de actuar como la que señalas, y eso implica también "no jugar" a ese juego del desprestigio comparativo que siempre acaba poniendo a uno en el altar y al otro en los infiernos. Hacer frente a la propaganda negra señalando la verdad de las cosas me parece correcto pero, tratar de homologarnos a nuestros enemigos supone que a la larga, cuando la verdad triunfe, nuestra historia permanecerá empañada de ese modo oscuro de actuar. Lo que en realidad deberíamos procurar no es ser igual que los franceses o ingleses, sino resolver lo que no funciona entre nosotros y potenciar lo que sí funciona y es bueno, es decir, distinguirnos. Por ejemplo, en la entrevista menciona a los norteamericanos con su día de Ación de Gracias y lo señala como algo bueno para ellos en comparación con lo que nosotros hacemos con nuestros símbolos, y eso es correcto pero, la solución no sería tanto denunciar ese hecho como señalar y engrandecer nuestra propia concepción de la Acción de Gracias que, en el caso de la Hispanidad y las naciones católicas siempre fue el símbolo de la Eucaristía. De hecho eucaristía significa precisamente acción de gracias. Señalar ese símbolo de unidad universal que nos llevó a civilizar el mundo, y explicar desde el mismo, el surgimiento y porqué de la Hispanidad y nuestra historia, sin caer en los prejuicios anticlericales o en los tópicos clericales, desproveyendo como dice la autora, a la historia de los intereses y los mensajes ideológicos, sería en definitiva el mejor modo de recuperar la verdad de nuestra historia y dotar de sentido de lo común y trascendente a las actuales y nuevas generaciones. Yo no quiero ser como un buen norteamericano, sino quiero ser un buen español, agradecido con su vida y con su historia y dotado de la fuerza, la bondad y la esperanza que caracterizaron el carácter y la personalidad de aquellos antepasados nuestros que nos precedieron. Quiero limpiar también el buen nombre de quienes se vieron difamados por nuestros enemigos y alabar la grandeza de quienes obraron en justicia por el bien de todos a lo largo de la historia. En definitiva quiero vivir en una nación amable que se distinga por su bondad y alegría porque, como cualquier ser humano, lo que quiero es ser feliz, es decir un hombre santo,  pues eso significa la santidad. Pero no puedo lograrlo si se me hurtan los elementos para lograrlo y se me priva del significado de las cosas que mueven a la verdadera felicidad a la que todos apiramos. Basta de querer ser como extranjeros en nuestra propia casa, tenemos una gran historia y un, aún más grande motivo que la originó, y todo eso es lo que debemos aspirar a recuperar, en lugar de sumergirnos en ese Síndrome de Estocolmo que en definitiva supone ver con buenos ojos y querer imitar las obras de nuestros captores. No sucumbimos tanto por no actuar como nuestros enemigos como por ser en general un pueblo noble y bueno. Recuperar la fuente de esa nobleza y bondad debería ser el principal objetivo pues como está escrito, "las puertas del hades no prevalecerán"
    • 35
      Se me había pasado el tema. A ver, en descargo del urbanita medio, también diría que la mayoría de ellos comprenden tanto el caso de las cotorras como del lobo, y que los mismos que se oponen a los controles poblacionales del lobo también se oponen a los controles contra las cotorras, estorninos, palomas, ratas o lo que queramos tomar como ejemplo. Son como siempre minorías que se arrogan la determinada defensa de un ideal las que ocasionan problemas de índole estratégico. Eso sí, retomando la escala del problema, la explosión poblacional de fauna urbana puede ocasionar muchas incomodidades pero no poner en peligro la mera presencia poblacional y de actividad económica. Hay zonas de España donde una explosión poblacional de cierta fauna significaría la aniquilación completa de sistemas de vida y, por consiguiente, de la poca población que queda. Lo del cuadrante noroeste español es algo que sencillamente mete miedito... y enlaza también con la zona norte portuguesa desde Galicia a Oporto, donde prácticamente tenemos un desierto poblacional. Es algo verdaderamente terrorífico, para algunos, pero para otros es sencillamente... su sueño húmedo.
    • 5
      En Cataluña no se quieren quedar atrás: ¿Es casualidad que la mayor degeneración se dé en las regiones donde tiene más implantación el nacionalismo separatista?
    • 4
      Pues si es cierto lo del jaraquiri... lo mejor que podían hacer algunas de sus firmas era venirse por aquí, aunque puede ser que alguno esté incómodo con la defensa del papa Francisco que hacemos por aquí, no lo se.
    • 344
      Te entiendo pero no me refería tanto a la agresividad o suavidad del discurso sino a qué se señala. No es lo mismo señalar la inmigración como causa de un problema social, que señalar el modelo económico que produce dicha inmigración como causa, y a los inmigrantes como víctimas también del problema. Creo que en ese sentido, si mantienen ese discurso, sí que habrán hecho un avance considerable, dentro de todo lo que hemos referido ya en ese partido, como positivo y negativo. De todas formas coincido contigo en que preferiría un partido más moderado y con un discurso propio, que uno de corte populista con ideas importadas del exterior. Creo que en eso siguen teniendo una asignatura troncal pendiente, de no poco valor.
    • 6
      Estoy meditando.... 
    • 1
      Me alegro de volver a ver a este hombre, en esta ocasión compartiendo canal con Patricio Lons, devolviendo su dignidad a la barretina. Aunque sigue siendo todo un misterio el motivo por el cual cerró su canal y borró tan buenos videos como tenía.
    • 1
      Muy buena la entrevista. Al final la conclusión que se saca es un poco la que hemos comentado en otras ocasiones y es que, el arte contemporáneo, lejos de ser una expresión cultural, una manifestación de crítica contra los defectos de la sociedad, siquiera una propuesta estética de un futuro mejor o de una realidad trascendente superior, es sin embargo un producto de consumo que funciona como punta de lanza de esta misma y decadente sociedad.
    • 0
      Os paso este simpático vídeo, no obstante real, donde un bravucón e irrespetuoso ateo llama a un programa de radio para poner en evidencia la fe del presentador, y tras un prolongado debate con éste, el ateo va perdiendo poco a poco la argumentación y finalmente se ve reconociendo implícitamente la existencia de Dios, con lo que termina colgando el teléfono de forma desesperada  
    • 2
      A mí me pasa como a Hispanorromano, que no tengo un criterio completamente formado sobre este rey. En principio tengo la idea de un personaje bastante complicado y contradictorio, que lo mismo traicionaba a su familia, como a sus aliados o incluso al propio pueblo español en función de sus intereses personales en cada momento, y a quien no parece que tampoco le importara comportarse incluso de forma servil si ello redundaba en el logro de los mismos, como cuando le rogó a Napoleón ser hijo adoptivo suyo. Tampoco entiendo mucho la crítica histórica que se le hace desde el liberalismo porque, pese a haber restaurado el absolutismo, en general también instauró las semillas de los elementos más importantes por los que el liberalismo se desarrollaría posteriormente, como fueron la Bolsa, el Consejo de Ministros, el Código de Comercio, o el Banco de San Fernando que acabaría transformándose en lo que hoy es el Banco de España, y que instituyó con dos tercios de capital privado, ahí es nada. En cuanto a si el pueblo de verdad lo quería, pues no sabría tampoco qué decir porque la historia nunca la escriben los de abajo. Es verdad que se le conoce como "El deseado", pero no creo que fuese por la simpatía que despertara entre las gentes sino porque su reinado significaba que por fin se habían librado del gabacho, que él mismo y su padre habían instalado en España años atrás. Así que soy más del pensar que aquel "deseo", era más coyuntural que otra cosa. En general tengo la impresión de que su mandato estuvo más orientado por sus propios intereses que por el destino de los españoles, pero como digo, no tengo los elementos de juicio suficientes como para dar una opinión completamente objetiva. Si alguno de vosotros con más conocimiento histórico puede aportar elementos de juicio, se agradecería.  
    • 3
      Yo no me identifico demasiado con la división izquierda-derecha, sino más con el apego mayor o menor a la tradición hispanocatólica, no sé si llamarle tradicionalista-liberal, que ya anda uno con los términos como pisando huevos, jeje.
    • 14
      Me posiciono a favor de Prada completamente. La respuesta del autor del libro me parece que peca de esas dos falacias tan comunes que estoy viendo, la de la autoridad que pretende dejar al oponente sin palabras a riesgo de parecer que está en contra de esa autoridad, y la del hombre de paja. Añadiría una tercera que es capaz de encontrar la cuadratura del círculo como es el argumento non sequitur que tanta atención exige para ser delatado. Todo ésto tiene un tufo puritano -en el sentido del puritanismo calvinista- que espanta. Trata de poner la virtud y la vida cristiana en un arca bajo siete llaves. Congelar el tiempo y el espacio hasta mejor ocasión, como si una suerte de milagro científico puede abrir un tiempo en que la salida del congelador se convierta en un hecho de apoteosis triunfal del cristianismo "resistente". La de cosas que aprende uno del enemigo, oyes... Ambas, la Carta a Diogneto como el extracto del discurso de Benedicto XVI deberían estar clavadas con chinchetas en nuestro tablón "consciente". No se pueden enlazar mejor los dos extremos de la historia de la Iglesia para tener el material necesario que nos permita abordar el tiempo presente. Francisco lo ha dicho bien claro: quiere jaleo. Pues bien hagámosle caso. No me extraña que los conservacionistas-congelacionistas anden a la greña sin entrar en esos particulares procurando defenestrarlo por otros motivos. Muchos se dirán católicos sin comprender o rechazando su carácter de "universales".  
    • 3
      Sea pues.
    • 22
      Paso a paso vamos "avanzando" en las polítcias identitarias como instrumento de separación con los demás y aseguramiento del feudo y chiringo propio. Como a Asturias le sobra la y la "xoventú"  no tiene que tomar Payares... pues para algunos de los que queden hay que ir buscando asegurarse el machito, a costa del resto, por supuesto... y cómo no poniendo la disculpa de la supervivencia del pueblo asturiano. La misma historia en todos los sitios. https://www.libremercado.com/2019-10-04/gobierno-psoe-asturias-impondra-bable-colegios-television-administraciones-publicas-1276645729/
    • 73
      es Hispano, que disfruta "descarlistizándome", 
    • 6
      Al lado de esto, cualquier cosa es mejor: Un diputado de Podemos dice que si hubiera un "proceso revolucionario" iría a Zarzuela a por el Rey
    • 7
      Cierto, aunque a mí lo que me habría sorprendido es que la extrema izquierda lo condenara.
  • Últimos videos a debate

  • Categories

  • Debates más activos en los últimos 30 días

    • 15
      Me parecía un tema interesante a tratar, pues los profesores son unos de los pilares fundamentales de la educación.Dejo este artículo e invito a comentar cuáles creéis que son los principales problemas del sistema  educativo  y si este es uno de ellos. El artículo:  Nuestros modernos pedabobos, perdón (pedagogos) han impuesto la figura del maestro sin autoridad; para lo cual tuvieron primero que desprestigiar y connotar peyorativamente el concepto de ‘autoridad’. Nuestra época ha logrado modelar las conciencias imponiendo que refutan la realidad; y uno de esos espejismos –quizá el más eficaz– consiste en negar el significado originario de las palabras, sustituyéndolo por un conglomerado de hojarascas ideológicas. Así, por ejemplo, de una persona investida de autoridad no decimos que sea una persona ‘autorizada’, sino ‘autoritaria’, que es tanto como decir que es impositiva, despótica, incluso arbitraria en el ejercicio de su autoridad. Cualquiera que trate hoy de reivindicar la genuina ‘autoridad’ del maestro se convierte automáticamente en sospechoso de profesar nostalgias fascistoides.

      Auctoritas, en latín, es una palabra derivada del supino del verbo augere, que significa ‘acrecentar’, ‘hacer crecer’. Una persona dotada de autoridad –esto es, una persona autorizada– es aquella que nos hace crecer, que es capaz de revelarnos la realidad, ensanchando nuestra experiencia vital y los límites de nuestro conocimiento. No existe educación posible sin experiencia de autoridad: el maestro despierta en el discípulo un estímulo que lo ayuda a crecer, provoca en él una conciencia de sus limitaciones y lo acicatea en la búsqueda del conocimiento. Naturalmente, para que ese estímulo se produzca, el maestro debe ser una persona que provoque en el discípulo admiración y respeto, una persona que el discípulo reconozca como digna de emulación.

      No existe un oficio tan enaltecedor como el de maestro. Y, sin embargo, es frecuente hallar entre los maestros a muchas personas desalentadas, consumidas por un sentimiento de esterilidad. Los maestros han sido despojados de su autoridad, que es tanto como si hubiesen sido despojados de su misión, puesto que la autoridad es la aportación propiamente humana del proceso educativo: no puede existir transmisión de conocimiento cuando no se reconoce autoridad en quien lo transmite. Pero nuestra época pretende que el alumno sea maestro de sí mismo, que juzgue la realidad conforme a impresiones propias, que no pueden ser sino juicios contingentes, cuando les falta el cimiento de la autoridad. Y al maestro despojado de autoridad, en condiciones laborales cada vez más precarias, se lo quiere convertir en una especie de coach o animador sociocultural, una suerte de ‘orientador’ encargado de la formación ‘transversal y psicoafectiva’ del alumno, tal como recomiendan las ordenanzas de la UNESCO: «Al cambiar la imagen del maestro –leemos en una de ellas–, de considerarlo como fuente e impartidor de conocimientos a verlo como organizador y mediador del encuentro de aprendizaje, aparecen nuevas competencias que deberán ser los componentes de la nueva función docente». De este modo, la figura del maestro pasa a ser irrelevante, sus juicios devienen tan contingentes como los de cualquier otra persona, dejan de ser los juicios de alguien que nos ayuda a crecer, de alguien que ensancha nuestra perspectiva vital. Y así, inevitablemente, el maestro deviene prescindible.

      Sólo quien ha sido enriquecido por una experiencia de autoridad puede alcanzar una madurez que le permita afrontar y juzgar la realidad de forma crítica. Y es que, para ser críticos, primero necesitamos un criterio. La autoridad nos proporciona ese criterio; y es adhiriéndonos a ese criterio como luego podremos rectificarlo, completarlo, exponerlo a controversia, incluso combatirlo. Pero, al faltar la autoridad, falta el criterio; y sin criterio cualquier desarrollo de la personalidad se convierte en una carrera alocada y sin norte que nos aboca a la confusión y nos hace más permeables a las modas de cada época, a la contingencia de lo perecedero. Allá donde no hay maestros con autoridad, la transmisión de conocimientos queda aparcada, o incluso impedida; y la escuela se convierte en una especie de taller para formar ‘emprendedores’ flexibles y adaptables, entrenados en diversas ‘competencias’, ‘destrezas’ y ‘habilidades’ técnicas y emocionales que faciliten su encaje en el mercado laboral. Personas que nunca podrán ser maestros de nadie, porque antes no fueron discípulos. Sólo restableciendo la autoridad del maestro devolveremos la salud a nuestra educación. Pero para que la autoridad del maestro pueda restablecerse tendremos primero que aceptar que la primera autoridad son los padres. A los padres corresponde la responsabilidad primordial de hacer crecer a sus hijos; cuando dimiten de ella, todo el edificio educativo se erige sobre cimientos de arena Original source: https://www.xlsemanal.com/firmas/20190930/maestros-sin-autoridad-juan-manuel-prada.html
    • 11
      Recojo nuevamente un artículo publicado en la edición de septiembre de la revista Civiltà Cattolica, donde se ofrecen los motivos y detalles que han llevado a la Iglesia a celebrar, el próximo mes de octubre, el Sínodo de la Amazonía. He pensado que podría resultar de interés, habida cuenta del debate que está suscitando en las redes esta celebración, del uso que se está haciendo del mismo para denostar a la institución, y de la relación directa que tiene con todo el orbe hispanoamericano pues, aborda una realidad que podría entenderse en consonancia histórica con aquellas tensiones y tratados entre España y Portugal durante el S.XVII que acabaron finalmente con las reducciones jesuíticas de los guaraníes y buena parte de nuestros territorios en la región.
      Por qué el amazonas amerita un sínodo
      12 septiembre, 2019
      Amazonas —Michael Czerny S.J. – Mons. David Martínez de Aguirre Guinea O.P.— El próximo Sínodo de los obispos sobre la Amazonía, que se celebrará en Roma del 6 al 27 de octubre de 2019, tiene por tema: «Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral». Examinará aspectos muy importantes para «toda persona que habita este planeta», como ha escrito el papa Francisco en la introducción de su Encíclica Laudato si’ (LS). ¿Por qué el Amazonía es tan importante para dedicarle un Sínodo? ¿Qué es la «ecología integral»? ¿Cuáles podrían ser esos «nuevos caminos» para la Iglesia? ¿De qué se trata un sínodo?[1] El Amazonas A comienzos de 2018, el papa Francisco se dirigió a los pueblos de la Amazonía en Puerto Maldonado en estos términos: «Probablemente los pueblos originarios amazónicos nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora. La Amazonía es tierra disputada desde varios frentes: por una parte, el neo-extractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que apuntan su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales. Por otra parte, la amenaza contra sus territorios también viene por la perversión de ciertas políticas que promueven la “conservación” de la naturaleza sin tener en cuenta al ser humano y, en concreto, a ustedes hermanos amazónicos que habitan en ellas. Sabemos de movimientos que, en nombre de la conservación de la selva, acaparan grandes extensiones de bosques y negocian con ellas generando situaciones de opresión a los pueblos originarios para quienes, de este modo, el territorio y los recursos naturales que hay en ellos se vuelven inaccesibles. Esta problemática provoca asfixia a sus pueblos y la migración de las nuevas generaciones ante la falta de alternativas locales. Hemos de romper con el paradigma histórico que considera la Amazonía como una despensa inagotable de los Estados sin tener en cuenta a sus habitantes».[2] Alguna información esencial sobre la región Amazónica:     Tiene una extensión de 7,8 millones de km2, casi el mismo tamaño de Australia.     Comprende partes de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa.     Cuenta con aproximadamente 33 millones de habitantes incluyendo 3 millones de indígenas de unos 390 grupos o pueblos.     Su impacto sobre el ecosistema planetario: la cuenca del río Amazonas y los bosques tropicales que la circundan nutren los suelos y regulan, a través del reciclado de humedad, los ciclos del agua, energía y carbono a nivel planetario. Las comunidades que habitan la región amazónica han identificado los siguientes problemas como aspectos urgentes para el Sínodo, a través de un gran proceso de consulta:[3]     La criminalización y el asesinato de líderes y activistas defensores del territorio.     La apropiación y privatización de bienes naturales, incluso el agua.     Las concesiones de tala legal e ilegal.     La caza y la pesca depredadoras, principalmente en los ríos.     Los megaproyectos de infraestructura: concesiones hidroeléctricas y forestales, tala para la producción de monocultivos, construcción de carreteras y ferrocarriles; proyectos mineros y petrolíferos.     La contaminación causada por toda la industria extractiva, causa de problemas y enfermedades, especialmente entre niños y jóvenes.     El narcotráfico.     Los problemas sociales que a menudo acompañan a estas situaciones, tales como alcoholismo, violencia contra las mujeres, explotación sexual, trata de personas, pérdida de la cultura originaria y de la identidad, y todas las condiciones de pobreza a las que están condenados los pueblos del Amazonas (Instrumentum Laboris 15). Otros elementos críticos enfatizados en el Instrumentum Laboris (IL) del Sínodo son:     La falta de reconocimiento de los territorios indígenas y la falta de demarcación y de títulos de propiedad de sus tierras. Para la población amazónica, el «territorio», la tierra, es espacio natural y lugar de la realidad humana en toda su diversidad, relaciones e intercambios (materiales o simbólicos). La gente y el ecosistema (humus) son dinámicamente interdependientes. Para muchos pueblos de la Amazonía, el territorio es donde están sus raíces históricas, donde viven los espíritus de sus antepasados y donde pueden vivir todas las dimensiones de «buen vivir» (IL 12-13). Estas connotaciones de «territorio» están en sintonía con la elección del papa Francisco de utilizar la palabra «casa» («la casa común») para designar la completa relación y responsabilidad de los seres humanos con nuestro planeta.     La rápida pérdida de biodiversidad (extinción de especies de flora y fauna).     Los casos de abuso de los activos naturales por parte de los propios pueblos amazónicos (IL 31).     Las consecuencias para el planeta, porque la selva amazónica constituye los «pulmones» vitales para la atmosfera de la Tierra.     La cosmovisión amazónica y la cristiana están en crisis debido a la imposición del mercantilismo, la secularización, la cultura del descarte y la idolatría del dinero (cf. EG 54-55). Esta crisis afecta especialmente a los jóvenes y a los contextos urbanos que pierden sus sólidas raíces de la tradición. Además, las migraciones de los últimos años también han aumentado los cambios religiosos y culturales en la región. La nueva vida en la ciudad no siempre hace posible los sueños y aspiraciones, sino que muchas veces desorienta y abre espacios para mesianismos transitorios, desconectados, alienantes y vacíos de sentido (IL 27, 32). La crisis en la región amazónica se acerca a un punto de no retorno. Después de recibir una insuficiente atención —sea a nivel nacional o mundial, o en la vida de la Iglesia— el Amazonas es ahora un nuevo y dramático tema de atención. Los problemas generales de la vida humana y ambiental en la Amazonía son indiscutibles ambos, sujetos a una grave y quizás irreversible destrucción. Es ahora el momento adecuado para escuchar la voz del Amazonas «a la luz de la fe» (IL 147) para «responder como iglesia profética y samaritana» (IL 43). Nuevos caminos para una ecología integral El concepto de «ecología integral» está a la altura de los problemas y de las oportunidades de la Amazonía. Así aparece como concepto rector y un objetivo para el Sínodo. En el título de Laudato si’, la frase «El cuidado de la casa común» es significativa: es una expresión extraordinaria y bella. Por otra parte, la noción clave de la encíclica, la ecología «integral», no aparece con la misma fuerza; y podría no iluminar inmediatamente, y menos aún estimular a la acción. Todos más o menos conocen el significado de la palabra «ecología». Añadir el adjetivo «integral» le da un giro desafiante. «Integral» significa «el todo» y la unidad de ese «todo»; todas las partes están allí, no falta ningún elemento esencial, y se conectan o combinan armoniosamente. Al mismo tiempo, «integral» niega la exclusión, la reducción o el aislamiento de cualquier parte. «Integral» da a la idea de ecología una mayor amplitud y desafío. En Laudato si’, el papa Francisco argumentó que la supervivencia del mundo está en crisis: «Hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres» (LS 49). El clamor de la tierra y el clamor de los pobres constituyen un único grito, y la Iglesia debe escucharlo y clamar con ellos.[4] Aquí encontramos algunos atributos específicos de la ecológica-integral:     «Una ecología integral… que incorpore claramente las dimensiones humanas y sociales» (LS 137), tanto como la naturaleza y la dimensión económica (cf. LS 138)     «Una ecología integral es inseparable de la noción de bien común, un principio que cumple un rol central y unificador en la ética social» (LS 156); «esa mirada amplia» incluye las generaciones futuras (cf. LS 159).     «Una ecología integral» implica dedicar algo de tiempo para recuperar la serena armonía con la creación, para reflexionar acerca de nuestro estilo de vida y nuestros ideales, para contemplar al Creador, que vive entre nosotros y en lo que nos rodea, cuya presencia «no debe ser fabricada sino descubierta, develada» (LS 225, citando EG 71).     Todo eso implica «simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo» (LS 230, invocando a santa Teresa de Lisieux). La ecología integral representa una nueva síntesis de la doctrina social católica. Para apreciar este punto, es útil recordar la Rerum Novarum (1891), la encíclica de León XIII, considerada el punto de partida del pensamiento social católico moderno. Ante los excesos de la revolución industrial, el Papa temía que los trabajadores fueran considerados como cosas, como meras unidades de producción. Para combatir esta distorsión, insistió en que los trabajadores sean vistos como personas con derechos y esencialmente conectados en su dignidad con la familia, la comunidad y la espiritualidad. Sugerimos este paralelo: el papa Francisco observa los excesos de la explotación industrial, la estrechez del pensamiento tecnocrático, la avaricia financiera y consumista y la indiferencia social, que conducen a una gran desigualdad y a una cruel marginación, simultáneas al rápido calentamiento global y al expolio de la naturaleza. En respuesta, él llama a una nueva actitud hacia la naturaleza y el ambiente social. El objetivo del pensamiento y la acción de la ecología integral —la nueva síntesis— sería el cuidado exitoso de nuestra casa común en sus aspectos sociales y materiales (naturaleza). El IL presenta la ecología integral como un «paradigma relacional» que provee esta articulación fundamental que hace posible un verdadero desarrollo humano (cf. IL 48). Esta nueva síntesis es una llamada a toda la humanidad. Sugiere una nueva dinámica u orientación sociopastoral para la Iglesia; que debe comprender los desafíos a los que se enfrentan las personas, las familias y los grupos humanos dentro de estas diversas dimensiones; no podemos dar guía espiritual y cuidado pastoral sin una mirada integral de personas, modo de vida y funcionamiento dentro de las condiciones naturales, económicas y sociales que hoy enfrentan. Apliquemos ahora estas ideas al Amazonas. Desde la aparición de Laudato si’ (2015), han nacido innumerables esfuerzos para contribuir a la ecología integral, muchos de ellos animados por la Iglesia. Mientras tanto, según todos los indicadores, la crisis ambiental/social ha empeorado significativamente. El Sínodo de la Amazonía es deliberadamente un esfuerzo de poner en práctica Laudato si’ en este entorno de la naturaleza y lo humano. Las circunstancias específicas de la Amazonía requieren «una opción sincera por la defensa de la vida, defensa de la tierra y defensa de las culturas»;[5] la ecología integral abarca la integración de la vida, el territorio y la cultura (cf. IL 49). «La Iglesia no puede dejar de preocuparse por la salvación integral de la persona humana, que comporta favorecer la cultura de los pueblos indígenas, hablar de sus exigencias vitales, acompañar los movimientos y reunir fuerzas para luchar por sus derechos» (IL 143). Todas las partes involucradas tienen el deber de prestar atención al Sínodo: las que están en la Amazonía, las que están cerca, las que tienen la intención de entrar y el resto del mundo. Dentro de esa perspectiva mundial, la Iglesia está tratando de proponer un liderazgo que escucha, respeta y desea aprender: «La cultura de la Amazonía, que integra los seres humanos con la naturaleza, se constituye en un referente para construir un nuevo paradigma de la ecología integral» (IL 56).  Nuevos caminos para la Iglesia A partir del Concilio Vaticano II, la misión de la Iglesia en el mundo contemporáneo ha florecido, pero en ocasiones ha fallado. Está es continuamente objeto de debate, un debate en constante evolución. En reacción a esto, el papa Francisco reconoce que, «la Iglesia puede verse tentada a permanecer encerrada en sí, renunciando a su misión de proclamar el Evangelio y de hacer presente el Reino de Dios». Ante esto el Papa propone «Una Iglesia en salida, que enfrenta los pecados [no solo personales sino también sociales y estructurales] de este mundo al cual no es ajeno (cf. EG 20-24)» (IL 100). Esta Iglesia en salida debe ofrecer respuestas apropiadas y relevantes a situaciones concretas. En 2013, el Pontífice llamaba a los Obispos de Brasil a reconocer al Amazonas como una verdadera «prueba de fuego» para la Iglesia y para la sociedad. La Iglesia, dijo, «es fundamental para el futuro de esta región».[6] ¿Cuáles son «los nuevos caminos por los cuales la Iglesia en la Amazonía anunciará el Evangelio de Jesucristo en los próximos años»? (IL 5). Los nuevos caminos guían a la Iglesia a ser para las personas, no para sí misma. Es comprometerse plenamente con ellos como Pueblo de Dios activo. En los últimos años, la disminución de vocaciones religiosas misioneras está poniendo en peligro la presencia de la Iglesia Católica entre los pueblos indígenas de la Amazonía. La Conferencia de Aparecida tuvo la valentía de admitir que «por un lado, muchas personas pierden el sentido trascendente de sus vidas y abandonan las prácticas religiosas , y, por otro lado, que un número significativo de católicos está abandonando la Iglesia para pasarse a otros grupos religiosos».[7] El pontificado de Francisco ha resaltado el desafío del Amazonas para la Iglesia, y eso está provocando una rápida reacción en varias congregaciones religiosas que están retornando, repensando o reorientando su misión en el territorio. El Sínodo quiere responder al reto de Aparecida de relanzar con «fidelidad y audacia»[8] la misión de la Iglesia en la Amazonía. Se precisa que asumamos la importancia de nuestra presencia en este territorio tan especial, y a la vez que captemos la singularidad del modo de evangelizar que este territorio requiere. La Iglesia adquiere un rostro Amazónico a través de la participación de la gran diversidad de pueblos que la habitan. No solo de aquellos originarios que habitaron y cuidaron el territorio durante milenios sino de cuantos otros rostros han llegado y se han ido sumando. Estos últimos, muchos de ellos fieles católicos, están especialmente llamados a sentirse parte de la Amazonía, a respetarla y a identificarse con ella. Como nos dijo el papa Francisco en Puerto Maldonado: «Amen esta tierra, siéntanla suya. Huélanla, escúchenla, maravíllense de ella. Enamórense…, comprométanse y cuídenla, defiéndanla. No la usen como un simple objeto descartable».[9] El Sínodo ayudará a asumir a todos, pueblos originarios, ribereños, afrodescendientes, mestizos, migrantes andinos y habitantes de la ciudad, nuestra identidad Amazónica, y a encontrar una estructura eclesial que permita un estatuto propio para adecuarse a las exigencias pastorales específicas de la misma. Nuevos caminos para la Iglesia significa también profundizar el «proceso de inculturación» (EG 126) y la interculturalidad (cf. LS 63, 143 146). Es importante que los pueblos originarios se «adueñen» de la Iglesia. Ellos son sujetos activos de la evangelización (no solo objeto) y por lo tanto, quienes deben hacer el proceso de inculturación. El misionero debe asumir el rol secundario que le otorga su provisionalidad para dar prioridad al protagonismo que debe tener la comunidad indígena evangelizada. La Iglesia Católica todavía mantiene el gran desafío de que los pueblos originarios amazónicos se sientan parte de ella y aporten desde su riqueza espiritual el resplandor de Cristo que brilla en sus culturas. Esta actitud desacomplejada y decidida de la Iglesia no anula el diálogo interreligioso con quienes no acepten a Jesucristo. El Instrumentum Laboris deja manifiesta la complejidad de la obra de la Iglesia en la Amazonía. Sus grandes distancias, la diversidad cultural, la escasez de sacerdotes obligan a la Iglesia a dar respuestas pastorales audaces y efectivas. Los padres sinodales y los otros participantes tendrán que responder al desafío de pasar de una «pastoral de la visita» a una «pastoral de la presencia» (IL 128). Para dar este importante paso se necesita un planteamiento sobre los ministerios pastorales y servicios en las comunidades. Por un lado, será una oportunidad para seguir implementando el Concilio Vaticano II y explotar las posibilidades que este abre para que los pastores puedan dar respuestas efectivas a las necesidades ministeriales de sus Iglesias locales. Por otro lado, se tendrá que ver qué novedades pastorales aporta para poder asegurar la presencia de ministros de los sacramentos en cada comunidad. En este sentido, el ministro de la Eucaristía adquiere una relevancia especial en cuanto que «la Iglesia vive de la Eucaristía y la Eucaristía edifica la Iglesia».[10] Esto exige propuestas «audaces» de la Iglesia en la Amazonía, que presupone valentía y pasión, como nos pide el papa Francisco (cf. IL 106). El Pontifice nos ha llamado a un compromiso audaz con las condiciones contemporáneas, muy específicamente en Laudato si’, más ampliamente en Evangelii Gaudium y Gaudete et Exsultate, y con especial sensibilidad a los anhelos humanos en Amoris Laetitia. Estos documentos ayudan a aclarar qué es pastoral para los líderes eclesiales, los miembros de la iglesia y otras personas en el Amazonas. La grandeza y la estabilidad del magisterio no deben distraer a la Iglesia de abordar necesidades únicas de manera apropiada. «Una medida no sirve para todos», y en esta región, en este momento, el desafío es ser Iglesia con rostro amazónico e indígena (cf. IL 107-111, 115-116). Es este el propósito del próximo sínodo, «buscar nuevos caminos proféticos en el Amazonas» (IL 147) para la Iglesia y para la ecología integral. Un Sínodo de nuevos caminos Católicos y otros pueden sorprenderse del uso común que Iglesia hace de la palabra «sínodo». Hasta hace poco, la noción de sínodo era más familiar para los cristianos de rito oriental; y es el nombre de una estructura en algunas iglesias cristianas no católicas. Las raíces del término significan caminar juntos. Desde el inicio, los seguidores de Jesús han ido caminando a través de la historia, guiados por el Espíritu Santo, guiados por sus pastores con el primado de Pedro. En 1965, apreciando los beneficios de la estrecha colaboración entre el Santo Padre y los obispos durante el Vaticano II, san Pablo VI decidió establecer «un consejo especial de Obispos» para que esta «abundancia de beneficios» pudiera continuar.[11] Los pontífices sucesivos han hecho uso frecuente de los sínodos, que se dividen en tres categorías: «Asamblea general ordinaria» para asuntos relacionados con la iglesia universal; «Asamblea general extraordinaria» para asuntos particularmente urgentes relacionados con la iglesia universal; y «Asamblea especial» (como el próximo sínodo amazónico) para asuntos relacionados con un continente o región en particular. El ya próximo Sínodo de la Amazonas es el 11º sínodo en esta categoría «especial». Esta es una práctica en evolución. La instrucción más reciente es la Constitución apostólica Episcopalis communio promulgada del papa Francisco el 15 de septiembre de 2018. Sin cambiar su estatus formal de un grupo representativo de obispos que proporcionan asistencia consultiva o deliberativa al Sumo Pontífice, el papa Francisco ha guiado a los sínodos para que se conviertan en algo más rico que simplemente los obispos caminando juntos. Cada vez más, se convierten en encuentros de todo el Pueblo de Dios en la Iglesia. Un método para animar a los sínodos a ser más inclusivos ha sido la incorporación de encuestas en la fase preparatoria, que recogen las preguntas, la información y las preocupaciones de los fieles laicos y religiosos, y no solo de los obispos. Estas encuestas se realizaron antes de los sínodos de Familia, Juventud y Amazonas. Otro método ha sido aumentar el número de participantes que representan aspectos del tema. Este fue un rasgo notable del Sínodo de la Juventud, donde compartir la vida diaria con los jóvenes auditores influyó e iluminó a los delegados con derecho a voto. El documento final reconoció en la experiencia un fruto del Espíritu que renueva continuamente la Iglesia y la llama a practicar la sinodalidad como modo de ser y de actuar, promoviendo la participación de todos los bautizados y de las personas de buena voluntad, cada uno según su edad, su estado de vida y su vocación. En este Sínodo hemos visto que la colegialidad, que une a los obispos cum Petro et sub Petro en el interés por el Pueblo de Dios, debe articularse y enriquecerse mediante la práctica de la sinodalidad en todos los niveles.[12] Todos se dan cuenta de la importancia de una forma sinodal de la Iglesia para anunciar y transmitir la fe. La participación de los jóvenes ha contribuido a «despertar» la sinodalidad, que es una «dimensión constitutiva de la Iglesia. […] Como dice san Juan Crisóstomo, “Iglesia y Sínodo son sinónimos”, porque la Iglesia no es otra cosa que el “caminar juntos” de la grey de Dios por los senderos de la historia que sale al encuentro de Cristo el Señor». La sinodalidad caracteriza la vida y la misión de la Iglesia, que es el Pueblo de Dios —formado por jóvenes y ancianos, hombres y mujeres de cualquier cultura y horizonte— y el Cuerpo de Cristo, en el que somos miembros los unos de los otros, empezando por los marginados y los pisoteados.[13] Con vistas al bien de la misión, la Iglesia está llamada a asumir un rostro relacional que ponga en el centro la escucha, la acogida, el diálogo, el discernimiento común, en un camino que transforme la vida de quien forma parte de ella. «Una Iglesia sinodal es una Iglesia de la escucha, con la conciencia de que escuchar “es más que oír”. Es una escucha recíproca en la que cada uno tiene algo que aprender. Pueblo fiel, Colegio episcopal, Obispo de Roma: cada uno en escucha de los demás; y todos en escucha del Espíritu Santo, el “Espíritu de la verdad” (Jn 14,17), para conocer lo que él “dice a las Iglesias” (Ap 2,7)».[14] La escucha mutua, la acogida, el diálogo, el consenso y el discernimiento común para identificar los caminos que Dios traza para nosotros como Iglesia, como pueblo de Dios son fundamentales para «una Iglesia llamada a ser cada vez más sinodal» (IL 5). También son fundamentales para el difícil camino de alejarse del clericalismo, y da un énfasis sobre la importancia del Vaticano II en la Iglesia, acercando a una real subsidiariedad. Una Iglesia cada vez más sinodal recorrerá diversos caminos en diferentes regiones y situaciones, y se sentirá más cómoda con la variedad —manifestará características diferentes entre diferentes pueblos, no una «receta única» para todos. El IL dice al final: «Esperamos que este Sínodo sea una expresión concreta de la sinodalidad de la Iglesia que llega hacia afuera, para que la vida plena que Jesús vino a traer al mundo (cf. Jn 10,10) llegue a todos, especialmente a los pobres» (IL 147). Este Sínodo, este «caminar juntos» no termina con la Misa de clausura, ni con la presentación del documento final al Papa, ni con una exhortación apostólica. Seguirá en la implementación de acciones por parte del Pueblo de Dios, para salvaguardar una específica parte de la gran casa común que todos habitamos así como nuevos caminos pastorales para la Iglesia. El Sínodo será constituido por los obispos amazónicos caminando juntos, unos con otros, con los habitantes de aquellas tierras, con los jóvenes y con el Espíritu Santo. Conclusión Aquí el por qué, durante el Sínodo de octubre, todas las personas del mundo deberían caminar con las personas de la Amazonía, no para aumentar o distraer la propia agenda, sino para ayudar a hacer la diferencia. La región amazónica es tan enorme e inmensa como sus desafíos. Si se destruye, los impactos se sentirán en todo el mundo. Para la gente de ese territorio, el Amazonas es su hogar en el sentido más completo del término; así que «es necesario trabajar para hacer de Amazonas un hogar para todos y que merezca el cuidado de todos» (IL 129). El Amazonas es una parte vital de nuestra casa común. Si el Amazonas se despoja y destruye aún más, el aire puede volverse demasiado sucio y caliente para mantener la vida. Los jóvenes y los aún no nacidos tienen un papel importante en esta crisis. ¿Cómo se unirán los jóvenes de la Amazonía con los jóvenes de todo el mundo para garantizar que, a medida que crecen, todos podrán respirar, vivir plenamente y transmitir condiciones fundamentales para la vida a sus hijos? ¿Y cómo puede ayudar la Iglesia a encontrar los nuevos caminos necesarios? «El mundo amazónico le pide a la Iglesia que sea su aliada» (IL 144).   [1] Los autores agradecen a Hernán Quezada S.I. (México) y a Robert Czerny (Canadá) por colaborar en la estructura y visión de este artículo. [2] Papa Francisco, Encuentro con los pueblos de la Amazonia, Puerto Maldonado, 19 de enero 2018. [3] Participaron al proceso de consulta alrededor de 87000 personas, más o menos 22000 has sido parte de Asambleas, Foros y Círculos de conversación, y por lo menos otras 65000 en los procesos preparatorios en los 9 países de la Amazonía. Han estado involucrados el 90% de los obispos y vicarios amazónicos. Asimismo, algunas Conferencias Episcopales hicieron su propio proceso de consulta. [4] Cf. T. García, «Hoy la Amazonía se puede sentar en la mesa del Planeta Tierra y alzar su voz», entrevista a mons. David Martínez de Aguirre, en Religión Digital (https://www.religiondigital.org/non_solum_sed_etiam-_el_blog_de_txenti/Monsenor-Secretario-Especial-Amazonia-Planeta_7_2127757209.html), 3 de junio de 2019. [5] Papa Francisco, Encuentro con los pueblos de la Amazonia, op. cit. [6] Papa Francisco, Encuentro con el Episcopado brasileño, Río de Janeiro, 27 de junio de 2013. [7] Documento de la V Conferencia General del CELAM, Aparecida, Brasil, 2007, 100 f. [8] Ibíd., 11. [9] Papa Francisco, Encuentro con la población en el Instituto «Jorge Basadre», Puerto Maldonado, 19 de enero de 2018. [10] Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia (2003), 1, cap. II. [11] Pablo VI, Apostolica Sollicitudo por la cual se constituye el Sínodo de los Obispos para la Iglesia universal, 15 de septiembre de 1965. [12] Sínodo para los Jóvenes, Documento Final, 27 de octubre de 2018, 119. [13] Ibíd., 121, citando a Papa Francisco, Discurso con ocasión de la Conmemoración del 50 aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos, 17 de octubre de 2015. [14] Ibíd., 122 citando Papa Francisco, Discurso con ocasión de la Conmemoración del 50 aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos, op. cit.    
    • 9
      No soy conocedor de la actualidad ecuatoriana. Tenía mis ciertas simpatías por Correa aunque no se hasta qué punto bien fundadas. El caso es que desde que dejó el puesto el país ha ido desestabilizándose y, en fin, parece como si se volvieran a las andadas. Creo que esta historia éstá bien para reflexionar sobre los "personamismos" a los que somos tan entregados en el ámbito hispánico... recordemos que todavía hay en nuestro propio país una profunda huella de la figura de Franco. Parece que el mal se reproduce en los demás países. No puede ser que todo tenga que depender con la "venida" o la "vuelta" de una figura  de estas, de un  personaje, por muy bienhechor que pudiera llegar a ser. Aparte de eso, se huele la utilización del tema indigena para desestabilizar a los países americanos. Un arma geoestratégica que deberían considerar mejor nuestros compatriotas del otro lado del charco. https://www.dw.com/es/correa-rechaza-las-acusaciones-de-golpismo-y-pide-elecciones-en-ecuador/a-50750107  
    • 8
      Elvira Roca ha publicado un nuevo libro: De la reseña oficial: Elvira Roca está en plena promoción y por ello ha concedido entrevistas a casi todos los medios: [ABC] María Elvira Roca Barea: «El modo en que Pedro Sánchez llegó al poder la primera vez es legal, pero a todos nos chirrió que eso no estaba bien» [La Razón] María Elvira Roca Barea: "Las élites culturales fallaron a España al asumir la hispanofobia" [El Mundo] Elvira Roca Barea, contra las élites: "Los privilegiados nunca pagan el pato" [El Confidencial] Elvira Roca Barea: Nuestra élite dejó una bomba de relojería en el sótano de la nación De este batiburrillo de entrevistas entresaco algunos párrafos. Elvira Roca sostiene que la leyenda negra se empezó a asumir en España con la entrada de los Borbones: Según Elvira, no medra ningún intelectual que le lleve la contraria a esta versión de la historia.  Y le pega unos buenos palos a la Generación del 98, a mi juicio con mucha razón: El desinterés de España por América, junto con un palo a los Obrador: No faltan los palos a Trump, al que considera fruto de un ataque de pánico del establishment ante el empuje hispano: Más críticas a Trump y al racismo y la hispanofobia constitutivas de los EEUU: Crítica al papel de las élites en la Guerra de la Independencia: Revisionismo con los últimos Austrias: Palos a Ortega y su germanofilia: Acertada crítica a algunas empresas transnacionales que consiguen doblegar a los Estados: Otros temas que aborda en las diferentes entrevistas: elogio de los funcionarios, crítica a la balcanización de Europa en parte por los populismos identitarios, crítica a los absolutistas por afrancesados, crítica a la Iglesia a mi juicio desafortunada (únicamente en la entrevista de El Confidencial). Podía haber puesto en alguno de los hilos dedicados a doña Elvira Roca, pero como acaba de sacar el libro y como seguramente lo terminemos leyendo muchos de nosotros, creo que es mejor dedicarle un hilo propio. Podemos comentar aquí todo lo que nos parezca sobre este nuevo libro o sobre las opiniones que Elvira Roca vaya desarrollando en las entrevistas promocionales.
    • 7
      La soberbia o vanidad de muchos de los que de momento siguen formando parte de ese sector de la Humanidad aún necesaria para el funcionamiento de la maquinaria al servicio de la lógica "silvocapitalista" (*) les hace perder la perspectiva del problema y caer fácilmente en las garras de la mentalidad tramposa malthusiana. En el hilo de la despoblación rural hemos visto cómo hay un sector en que el hecho se ha consumado, en el campo hoy día pervive solo un pequeño porcentaje de personas que manejan con maquinaria lo que en otros tiempos necesitaba de muchas personas. La producción, en buena parte, no ha acusado brutales descensos pero en cambio las comunidades prácticamente han desaparecido, apenas hay familias, niños, etc... y van quedando básicamente solterones con su novia la maquinaria. El resto de población ha evacuado a otros lugares donde les/nos ha ido llevando esta lógica porque aún hay demanda de "productores humanos". Pero... es como la huída de la propia sombra, tan rápido como te mueves tú se mueve ella, quizás en estos temas con cierto tiempo de demora. Pero se intuye, se ve venir. Hemos visto por la historia que el marxismo o el anarquismo fueron respuestas destructivas en su día pero que lograron atraer a los golpeados por la misma lógica en otros tiempos.  Hoy como ayer, parece que la respuesta solo puede encontrarse donde siempre estuvo. La Doctrina Social de la Iglesia respondió al desafío de la época y, seguro, que irá abarcando las nuevas escalaciones del mismo problema.   (*) acabo de inventarme el palabro para acortar la expresión "capitalismo salvaje". (*) acepto alternativas para el título, al que reconozco que es un paquete.
    • 7
      Recojo una breve entrevista que publica La Razón, a  Félix Martínez Llorente acerca de un libro sobre "El Estado de Derecho en el Mundo Hispánico" que ha patrocinado el Tribunal Constitucional chileno con el objetivo de "reivindicar la tradición jurídica de las Españas".   En este enlace se puede consultar la reseña de la presentación del libro en Chile https://derecho.udd.cl/derecho-santiago/2019/08/02/presentacion-del-libro-el-estado-de-derecho-en-el-mundo-hispanico/ Es de agradecer este tipo de colaboraciones que invitan a pensar que sigue vivo un interés común por preservar y poner en valor los vínculos que unen a la Hispanidad.
    • 7
      Supongo que estaréis al tanto de las noticias sobre la desarticulación de un comando terrorista que pretendía actuar en apoyo de la secesión de Cataluña, probablemente con el apoyo de Torra. No he seguido en profundidad la sucesión de noticias, porque tampoco me sorprende esta deriva terrorista, pero el asunto me parece de una gravedad extrema. ¿Le dais plena credibilidad a las noticias? Lo comento porque en algunos ambientes supuestamente patriotas andan con teorías conspirativas según las cuales estas detenciones serían un montaje del Estado español. ¿A qué se espera para detener a Torra? ¿Cómo puede evolucionar la situación en los próximos meses? Abro el hilo para que tratemos todo lo referente a este tema. Lamento no poder aportar gran cosa de momento.
    • 6
      Recojo un curioso artículo de opinión publicado en Voz Populi, donde el autor hace un análisis del nuevo partido de Iñigo Errejón, en el que pone de relieve y compara las dos corrientes de pensamiento que supuestamente se mueven frente a frente en la nueva formación, entre los que él denomina "Peronistas" y los mayoritarios o más conocidos "Progres". Los primeros se identificarían con aquella tímida corriente de pensamiento izquierdista de corte patriótico, que hemos venido comentando en el foro desde hace meses y en definitiva se resumiría en un sector minoritario que estaría tratando de poner en valor, los símbolos y cultura nacionales, en la izquierda, frente a los segundos y más mayoritarios, obviamente de la corriente progresista heredera del PSOE, que tratarían de actualizar el clásico discurso socialista al lenguaje de las nuevas generaciones.  
  • Our picks

    • Una teoría sobre las conspiraciones
      ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 53 replies
    • Una crítica a "La opción benedictina"
      Lo mismo que señalo algunas cosas que me disgustan de Prada, no tengo inconveniente en reconocer sus aciertos. Publica una interesante crítica a la "La opción benedictina", libro de un converso a la ortodoxia y militante del Partido Republicano que extrañamente se viene promocionando en ambientes católicos. La crítica de Prada está muy inspirada en argumentos desarrollados previamente por el profesor Miguel Ayuso.
        • Thank you (1 positive)
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 14 replies
    • Pieza movida: Discusión sobre la Iglesia procedente del tema "Pregunta al Lector silente"
      Debate de alcance sobre la posición de la Iglesia en el mundo actual y el liderazgo del Papa Francisco al frente de la misma.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 64 replies
    • Post in El fenómeno VOX
      Yo diría que en VOX pesa más el discurso migratorio que cualquier otra consideración. Esto se podía intuir antes de las últimas elecciones. Pero lo de este verano ha sido de traca: he procurado conectarme todos los días al Twitter de Abascal y básicamente ha sido una recopilación de delitos protagonizados por inmigrantes. No han hablado de otra cosa en este último verano.
        • Excellent (100 positive and improvement points)
    • La sociedad española, la más anticapitalista de Europa
      Creo que hay un trasfondo real en la noticia de la que se puede hacer una lectura mucho más profunda desde el punto de vista hispano y católico. Y es que, en el fondo, no andan muy desacertados quienes aseguran tal cosa. La lucha decimonónica liberalismo vs. tradicionalismo sigue latente aunque con sus nomenclaturas solapadas. Varios pensadores ya han asegurado que el espanol es el pueblo europeo  más reacio al capitalismo. Si aceptamos que éste es un subproducto o derivado de la ruptura luterana y que ya de aquella nuestra nación fue la más beligerante... pues tendríamos que el encontronazo espiritual se va traduciendo en nuevas formas, aunque éstas se hayan ido desdibujando.
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
      • 4 replies
    • El porqué del Sínodo de la Amazonía
      Recojo nuevamente un artículo publicado en la edición de septiembre de la revista Civiltà Cattolica, donde se ofrecen los motivos y detalles que han llevado a la Iglesia a celebrar, el próximo mes de octubre, el Sínodo de la Amazonía. He pensado que podría resultar de interés, habida cuenta del debate que está suscitando en las redes esta celebración, del uso que se está haciendo del mismo para denostar a la institución, y de la relación directa que tiene con todo el orbe hispanoamericano pues, aborda una realidad que podría entenderse en consonancia histórica con aquellas tensiones y tratados entre España y Portugal durante el S.XVII que acabaron finalmente con las reducciones jesuíticas de los guaraníes y buena parte de nuestros territorios en la región.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
        • I like what you say (5 positives and 3 improvement points)
      • 11 replies
    • ¿Cristianos o cristianistas? La carta del vicepresidente de Jobbik
      Traduzco para el foro una impactante carta que hace unas semanas dirigió a sus seguidores Márton Gyöngyösi, vicepresidente del partido húngaro Jobbik*.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Excellent (100 positive and improvement points)
      • 3 replies
    • El cisma americano que amenaza a la Iglesia Católica
      En diciembre del pasado año, el Papa Francisco nombró como director editorial del  Dicasterio para la Comunicación al historiador, periodista y escritor Andrea Tornielli, un vaticanista que tiene una notable colección de libros publicados sobre materia religiosa en varios idiomas, pero de entre ellos y por su actualidad y contenido, destaca sin duda uno que publicó en noviembre de 2018, casi coincidiendo con su nombramiento y en comandita con otro historiador y periodista italiano llamado Gianni Valente, titulado "Il Giorno del Giudizio" (El día del juicio). Analizamos en este tema, el cisma americano que según Tornielli, amenaza a la Iglesia Católica.
        • A grateful applause (10 positives and 5 improvement points)
        • Excellent (100 positive and improvement points)
      • 86 replies
×