Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'propaganda'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Main forums
    • Current debate
    • The pending Spain
    • Memory of the Spains
    • Controversial issues
    • Spanish coffee
    • Community support
  • Spanish heart
  • Corazón Montañés's Temas nuevos
  • English-speaking community's English-speaking forum
  • Coração Brasileiro e Luso's · Fórum do Brasil e a Lusofonia
  • Corazón Mexicano's · Foro de México
  • Corazón Puertorriqueño's Foro de Puerto Rico
  • Corazón Argentino's · Foro de Argentina
  • Fuero de las Alemanias.'s Foro Hispano-Alemán
  • Corazón Católico's Foro Católico

Categories

  • Opinión
  • España
  • Hispanoamérica
  • Internacional
  • Historia y patrimonio
  • Política
  • Religión e Iglesia
  • Geopolítica y estrategia
  • Pensamiento y filosofía
  • Ciencia y tecnología
  • Naturaleza y medioambiente
  • Artes y cultura
  • Web information

Categories

  • Spanishness and contemporary world
    • News and contemporary world
    • The future of the Spanishness
    • Memory of the Spanishness
  • Talk and entertainment
    • Art and culture
    • Science and Technology
    • Faith and religion
    • Education and formation
    • Thought and philosophy
    • Nature and environment
    • Travel and tourism
    • Music and movies
    • Sports and shows
    • Data and curiosities
  • Fuero de las Alemanias.'s Videos
  • Corazón Católico's Videos

Blogs

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Found 12 results

  1. Hispanorromano

    Una teoría sobre las conspiraciones

    ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa. Las razones que aporta el artículo me parecen muy válidas. Es evidente que en algunos complotistas hay un afán de sentirse especiales y de distinguirse artificialmente de los "borregos". Por otra parte, ante una realidad incierta y compleja, es más cómodo y aporta más tranquilidad atribuir los problemas a una única causa. Yo añadiría que en ocasiones el complotismo es un sucedáneo religioso que puede dar lugar a verdaderas sectas. Cristina Martín, después de agotar el tema Bilderberg, ha escrito un libro sobre los "dioses venidos del espacio". También podría haber algo de proyección en este esquema: si estás acostumbrado a maquinar, es probable que le atribuyas a los demás ese mecanismo mental. Estas tesis psicológicas pueden explicar por qué algunas teorías de la conspiración enganchan a mucha gente. Pero no explican quién crea las teorías de la conspiración y por qué razones, lo que en mi opinión es más importante, porque el problema conviene atajarlo en su origen. Yo manejo varias teorías al respecto: 1) Origen espontáneo: lo mismo que pueden surgir rumores de la maledicencia del populacho, la confluencia de varios rumores podría dar origen a algunas teorías de la conspiración de manera espontánea. Pero creo que esto sólo sería aplicable a un número reducido de casos. 2) Origen comercial: es evidente que la difusión de estas teorías se ha convertido en un gran negocio. En Youtube los vídeos que mejor se monetizan son los de conspiraciones. Gana el conspiracionista y gana Yotube/Google. Las librerías están atestadas de estos libros. La industria del entretenimiento ha encontrado un gran filón. 3) Origen gnóstico: muchas de estas teorías tienen un trasfondo gnóstico. En general todo el mundillo del "misterio" que cultivan Iker Jiménez y compañía. El subforo 'Conspiraciones' de BBJ es un hervidero gnóstico donde lo mismo te hablan de los cátaros que te dicen que Yahvé es Satanás. 3) Origen político e ideológico: muchas de estas teorías podrían haber sido creadas por grupos ideológicos y sobre todo por Estados. Es difícil demostrarlo, pero en algunas casos salta la vista. Por ejemplo, en el caso de la conspiración sobre el asesinato de Kennedy, es evidente que le convenía a Rusia para ocultar su propia pista, lo mismo que le convenía sembrar la duda sobre la llegada de EEUU a la Luna: *Tema mítico* : PUTIN desenmascarara la mayor mentira de la Guerra Fria que Nixon nos colo con lo de la llegada a la Luna Con el derribo del MH17 sobre la Ucrania ocupada y el asesinato de Skripal, los medios rusos lanzaron al ruedo infinidad de teorías que sirvieron para ocultar su responsabilidad y para generar desconcierto en Occidente. Este artículo lo explica muy bien: How a powerful Russian propaganda machine chips away at Western notions of truth La teoría de las conspiración sobre los jesuitas les aprovecha políticamente a los ortodoxos (por los jesuitas se ganó Polonia para la Catolicidad), pero también a los protestantes y a los ilustrados. En general les aprovecha a los enemigos de la Iglesia católica y a los enemigos de España. Como internet es anglocéntrica, las teorías sobre los jesuitas acaparan gran parte de las páginas conspiracionistas. En ocasiones el origen es más ideológico que político, pero sigue teniendo aplicaciones políticas. La teoría de que los monjes envenenaban las aguas tiene su origen en el anticlericalismo liberal, pero le aprovechaba políticamente a la Francia que entonces intentaba imponer su hegemonía en Europa. El Plan Kalergi se lo inventó Gerd Honsik, un neonazi austriaco bastante lerdo que buscaba así propagar su ideología. Pero ahora le aprovecha políticamente a Rusia para embestir contra Europa. Estas teorías tuvieron un origen ideológico, pero pronto se les encontraron aplicaciones geopolíticas. Me inclino a pensar que, en su mayoría, las teorías de la conspiración tienen un origen ideológico y político que a veces se entremezcla con otros factores. Con la imprenta se desató una guerra de propaganda en la que nunca entramos los españoles, pero con internet se ha convertido en una guerra total en la que siguen llevando la batuta los Estados, pero socorridos ahora por miles de cibervoluntarios que en algunos casos ni siquiera son conscientes de su función en el engranaje. Quizá la verdadera conspiración sea la de quienes se dedicar a crear y difundir estas teorías que se utilizan como arma arrojadiza. Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  2. En mi opinión, a veces no se incide lo suficiente en el vínculo que existe entre el conspiracionismo y el izquierdismo o el revolucionarismo en general. A pesar de que la derecha tiene tendencia a créerse las conspiraciones, sostengo que su gestación es casi siempre de naturaleza izquierdista. Así, por ejemplo, tenemos el caso de Léo Taxil. Este izquierdista inventó a finales del XIX una gran teoría de la conspiración sobre la masonería y mantuvo el engaño durante años. Su objetivo era tomarle el pelo a católicos de buena fe (hasta el Papa León XIII le dio crédito), explotando su justificado temor hacia la masonería, con el objetivo de reírse de ellos y dejarles en ridículo. A pesar de que el engaño quedó totalmente al descubierto, esto no quita que prácticamente en todos los análisis derechistas sobre la masonería pueden encontrarse trazas de los embustes urdidos por Léo Taxil. Luego está el ejemplo del asesinato del Almirante Carrero. El entorno de la inteligencia/propaganda soviética se inventó en el 82 (8 años después del magnicidio) que la CIA lo había asesinado y esta teoría de la conspiración fue, en sus inicios, difundida en nuestro país solamente por la izquierda más despreciable y extrema del panorama nacional, pues ésta era, como ha sido siempre, un mero tentáculo de intereses extranjeros desestabilizadores. La derecha de entonces, en su mayoría, no le dio crédito al embuste y algunos (Fuerza Nueva, pongamos por caso) lo identificaron certeramente como una maniobra de desinformación perpetrada por los hombres del Kremlin. Sin embargo, algo muy importante ha pasado entre los años ochenta y los principios de los 2000, pues hoy en día dicha teoría de la conspiración es la teoría "de gala" en bastantes ambientes de la "derecha dura", donde negarla resulta sospechoso o algo peor. Y así podríamos seguir, con muchos otros ejemplos. Concluyo copiando lo que he escrito en burbuja (https://www.burbuja.info/inmobiliaria/threads/la-teoria-de-ominae-sobre-vinculos-psicopatia-izquierda.1188487/page-49#) en una línea relacionada: Uno de los rasgos más comunes de los agitadores y revolucionarios es, desde luego, su desprecio por la verdad y su predisposición a la propaganda. Ya pueden sus soflamas ser desmontadas, ellos no sufren ningún ataque de vergüenza como sufrirían el resto de personas, simplemente buscan un nuevo lugar en el que lanzar su mensaje, como si nada. Saben perfectamente que repetir lo mismo una y otra vez es mucho menos costoso que hacer un esfuerzo para construír un refutación. Por ejemplo, acaba de abrirse en este subforo [Temas Calientes en burbuja.info] el hilo de rigor que atribuye el asesinato del Almirante Carrero a la CIA. Entrar en una discusión para desmontar esta rocambolesca teoría de la conspiración es algo que cuesta gran cantidad de tiempo y esfuerzo, pero eso no impide que posteriormente las mismas personas abran más hilos con el tema, algo que les lleva pocos minutos. Desde luego, Internet y las redes sociales han ayudado mucho a satisfacer los objetivos de esta clase de personas y grupos. No sólo su propaganda puede ser difundida de manera más rápida y eficaz, sino que la misma naturaleza del medio privilegia sus mensajes por encima de las eventuales refutaciones. Es, desde luego, inquietante el hecho que este patrón se repita continuamente a lo largo de la historia. Desde los sofistas que eran refutados por Sócrates y Platón hasta la propaganda a la que se dedican hoy en día ciertos países, nada ha cambiado realmente.
  3. El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera. El pasado viernes, Brenton Tarrant asesinó a 49 personas en una mezquita de Nueva Zelanda. El terrorista grabó la acción en vídeo y la difundió junto con un manifiesto identitario en el que incidía en las mismas teorías de la conspiración que hace tiempo son moneda común en internet, entre otras razones, por la febril actividad de los medios rusos y de sitios ligados a la cultura de internet, como 4chan. Muchos internautas han aplaudido, justificado o banalizado la acción terrorista en foros y redes sociales. En cierto foro que todos conocéis el que ha condenado el atentado ha sido la excepción. Meme con el que celebraban el atentado de Nueva Zelanda en 4chan Atentados de este tipo no son nuevos en Estados Unidos y en el podrido mundo anglosajón, donde abundan los chalados con inclinaciones racistas. Pero parece que se están acelerando los ciclos y hay tres novedades importantes: 1) hay un importante sector de occidentales que aplaude o justifica estas acciones; 2) los terroristas se radicalizan a través de internet y están abonados a determinadas teorías de la conspiración que causan furor en los ambientes derechistas; 3) las acciones se orientan sobre todo contra los musulmanes y se pretende que sean parte de una guerra a sin cuartel de los cristianos contra el islam en la estela del manifiesto de Breivik, y esto a pesar de que los terroristas profesan creencias paganas en su mayoría. En mi opinión, también hay un factor geopolítico importante. El manifiesto de Tarrant contiene alusiones positivas a Rusia mientras que acusa a la OTAN y a la UE de apoyar a los islamistas. El que mandó las cartas bomba a Soros y demás personas también publicaba mensajes rusófilos en las redes sociales. Por otra parte, las teorías de la conspiración que tienen absorbida la mente de los terroristas son difundidas día y noche por los medios rusos, los oficiales y los extraoficiales. Pero si queréis nos olvidamos de ese factor geopolítico —que entra en el terreno de la conjetura— y nos centramos en lo más tangible: cada vez con más frecuencia, están cometiendo atentados terroristas personas que creen en determinadas teorías de la conspiración y que frecuentan ciertos lugares de la Red. ¿Hasta qué punto los atentados no son provocados por los que crean y difunden estas teorías? Si alguien cree de verdad que se está produciendo una invasión musulmana para acabar con la Cristiandad y con la raza blanca, lo normal sería que tome las armas. Y es un hecho que han tenido que prever los que crearon esas teorías de la conspiración, de la misma manera que quien creó los Protocolos de los Sabios de Sión previó que produciría matanzas de judíos. Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. En 4chan resumían así su propia trayectoria: Esta publicación ha sido promocionada como contenido independiente
  4. El pasado octubre se produjo una cadena de sucesos que me hizo pensar que estamos ante una nueva era de terrorismo inducido a través de internet. El día 23 de octubre, George Soros y otros adversarios de Trump empezaron a recibir cartas bomba que no llegaron a causar ninguna víctima. El 27 de octubre un sujeto abrió fuego contra una sinagoga de Pittsburgh y dejó 11 muertos y 7 heridos. El anterior día 26 se produjo otra noticia de la que no se informó en España: Gregory Bush asesinó a dos transeúntes negros; minutos antes había intentado entrar en una iglesia negra para perpetrar una matanza. En cuestión de una semana se produjeron tres acciones terroristas de inspiración identitaria y se dio la casualidad de que los tres terroristas tenían una intensa actividad en internet, donde difundían teorías de la conspiración típicas de la nueva ultraderecha: el Gran Reemplazo, el Plan Kalergi, el Genocidio Blanco, Soros llena EEUU de inmigrantes hispanos, etcétera. El pasado viernes, Brenton Tarrant asesinó a 49 personas en una mezquita de Nueva Zelanda. El terrorista grabó la acción en vídeo y la difundió junto con un manifiesto identitario en el que incidía en las mismas teorías de la conspiración que hace tiempo son moneda común en internet, entre otras razones, por la febril actividad de los medios rusos y de sitios ligados a la cultura de internet, como 4chan. Muchos internautas han aplaudido, justificado o banalizado la acción terrorista en foros y redes sociales. En cierto foro que todos conocéis el que ha condenado el atentado ha sido la excepción. Meme con el que celebraban el atentado de Nueva Zelanda en 4chan Atentados de este tipo no son nuevos en Estados Unidos y en el podrido mundo anglosajón, donde abundan los chalados con inclinaciones racistas. Pero parece que se están acelerando los ciclos y hay tres novedades importantes: 1) hay un importante sector de occidentales que aplaude o justifica estas acciones; 2) los terroristas se radicalizan a través de internet y están abonados a determinadas teorías de la conspiración que causan furor en los ambientes derechistas; 3) las acciones se orientan sobre todo contra los musulmanes y se pretende que sean parte de una guerra a sin cuartel de los cristianos contra el islam en la estela del manifiesto de Breivik, y esto a pesar de que los terroristas profesan creencias paganas en su mayoría. En mi opinión, también hay un factor geopolítico importante. El manifiesto de Tarrant contiene alusiones positivas a Rusia mientras que acusa a la OTAN y a la UE de apoyar a los islamistas. El que mandó las cartas bomba a Soros y demás personas también publicaba mensajes rusófilos en las redes sociales. Por otra parte, las teorías de la conspiración que tienen absorbida la mente de los terroristas son difundidas día y noche por los medios rusos, los oficiales y los extraoficiales. Pero si queréis nos olvidamos de ese factor geopolítico —que entra en el terreno de la conjetura— y nos centramos en lo más tangible: cada vez con más frecuencia, están cometiendo atentados terroristas personas que creen en determinadas teorías de la conspiración y que frecuentan ciertos lugares de la Red. ¿Hasta qué punto los atentados no son provocados por los que crean y difunden estas teorías? Si alguien cree de verdad que se está produciendo una invasión musulmana para acabar con la Cristiandad y con la raza blanca, lo normal sería que tome las armas. Y es un hecho que han tenido que prever los que crearon esas teorías de la conspiración, de la misma manera que quien creó los Protocolos de los Sabios de Sión previó que produciría matanzas de judíos. Hace tiempo alguien habló de terrorismo estocástico para referirse a este nuevo fenómeno en que las comunicaciones masivas, especialmente las redes sociales, inspiran actos de violencia al azar que son estadísticamente predecibles pero individualmente impredecibles. Es decir, cada acto y cada actor es diferente, y nadie sabe quién lo cometerá ni dónde ocurrirá el próximo acto, pero es probable que algo termine ocurriendo. No puedo programar a nadie para que cometa un atentado en tal fecha y lugar, como a veces se decía fantasiosamente en algunas películas de espías, pero sí puedo inundar esa mente colmena que es internet con la suficiente intoxicación como para que alguien termine cometiendo una acción terrorista contra los enemigos que voy designando. No sé cuándo ocurrirá el acto terrorista ni dónde se llevará a cabo, pero es probable que termine ocurriendo un acto terrorista que a su vez facilite los siguientes actos, pues el terrorismo es ante todo propaganda. En 4chan resumían así su propia trayectoria:
  5. El Animalismo se puede entender con una ideología con varios objetivos: 1. Desviar el canal de afectividad de las familias, hombres y mujeres hacia los animales en vez de hacia sus semejantes y sus hijos. Tirando así por la borda este importante motor afectivo vital y destruyendo los vínculos de la sociedad, además de reducir la demografía. 2. Reducir nuestra confianza como especie. Obligarnos a seguir así un perfil "bajo" frente a otras especies, limitando de forma general, filosófica incluso, nuestra capacidad de proyección en su más amplio sentido. Esto se representa como una vuelta al Neolítico y a los dioses con cabeza de animal. 3. Destruir la capacidad productiva (agroganadera) de las Naciones. Se me ocurre que este es un ataque especialmente grave contra países con grandes cabañas de ganado como Argentina o Brasil. 4. Plantear una moral degenerada. Si el animal es la norma, los comportamientos irracionales, tribales (la jauría) y sanguinarios serán la norma y así está justificada la depredación de todo tipo. 5. Plantear también una corporeidad degenerada. Con la norma estética animal, los cuernos, los rabos, los cerebros de pequeño tamaño, y en general las cualidades no humanas se presentan como opcionales o incluso superiores. Esto me recuerda a la Máquina del Tiempo de Wells y la conversión del hombre en dos especies degeneradas; una inteligente pero físicamente animaloide y monstruosa; otra físicamente humana pero intelectual, moral y culturalmente reducida a algo peor que roedores.
  6. Me ha parecido muy interesante esta noticia que publica la revista Jara y Sedal: Se podría pensar que es alguien que va por libre. El logotipo que usa el perfil es el de la asociación identitaria y pagana Tierra y Pueblo. Sin embargo, el hecho de que apoye a formaciones tan dispares como el PACMA, Podemos, Partido Republicano y Front National, apunta a que esto no es obra de un particular al que se le ha ido la olla. Esto tiene que venir de más arriba, de un Estado, y debe formar parte de un plan concienzudo. El estudio de estas cuentas de propaganda es muy útil para conocer las intenciones del Gobierno ruso. Lamento que sólo informe de esto la revista Jara y Sedal, y más que nada por el tema del PACMA. Al parecer nadie en España se toma en serio la intoxicación rusa, ni la intoxicación alemana...
  7. Recojo una noticia sobre las interferencias desde Estados Unidos: El Instituto Gatestone del que habla es fundamental y está fundado por una millonaria judía, Nina Rosenwald. Surte de contenidos de odio (bulos incluidos) a sectores políticos muy divergentes: derecha moderada y extrema derecha, derecha atlantista y derecha prorrusa (RT, Katehon, Geopolitika), derecha projudía y antijudía (por ejemplo, en la Tribuna de España, donde presumen de amigos de los palestinos y de antijudíos, cuelan periódicamente los "artículos" del Gatestone, lo mismo que en Alerta Digital y resto de portales cutres de la ultraderecha). En Somatemps -por citar un ejemplo más- también difunden religiosamente los artículos que vienen de este think-tank, lo mismo que en foros hispanistas. Alguna vez les he avisado del origen de esta propaganda pero les da igual: si sacude a los musulmanes les vale todo. El tema es que también van contra Europa, contra el Papa, etc. Ahora mismo el Gatestone tiene en un enorme influencia en lo que piensa la derecha europea.
  8. En una de las publicaciones de la cuenta prorrusa de la que informó Jara y Sedal, publicitan un artículo de ESDIARIO donde se habla de las posibilidades de que el PACMA saque algún eurodiputado y representantes en las próximas elecciones. A la publicación responde un usuario, un tal Manuel Rodríguez, diciéndoles lo siguiente: "Por qué apoyáis a Pacma desde esta página? Sigue siendo un partido de izquierdas y abierto a todas las mafias del globo homo. Y sobre su defensa de los animales quedó bastante clarito que les importa 3 cominos cuando montan en cólera por el toro de la Vega y sudan a cuatro manos de los miles de corderos degollados cruelmente en las fiestas musulmanas oficiales de Ceuta y Melilla. No me fío un pelo de esa gente." La contestación que da el administrador de la página Despierta España - Despierta Europa al usuario que les interroga acerca del apoyo al PACMA, es la siguiente: Apoyamos al PACMA porque apoyamos la causa animalista. Lo que dices es mentira. PACMA denuncia TODAS las formas de maltrato animal sin excepciones, y ha denunciado el Halal en su web, en su perfil de facebook, y en comunicados públicos en numerosas ocasiones, pidiendo su prohibición. Es al revés, son otros los que atacan al Halal sólo por ser una fiesta musulmana y no por el maltrato animal pues callan ante otros festejos igualmente dañinos y reprobables. Pero no se trata de una respuesta ilógica ya que en el mundillo identitario, también existe una cierta conciencia animalista, heredada de la concepción naturalista del nacional-socialismo, contando incluso con organizaciones similares al PACMA, que difunden esa ideología y llevan años intentando recuperar las posiciones que, históricamente habían perdido en la sociedad, como consecuencia del surgimiento del ambientalismo moderno a partir de los pasados años 70. En España, organizaciones como PECTA (Patriotas Españoles Contra la Tortura Animal), de inspiración nacionalsocialista, o DANR (Defensa Animal Nacional Revolucionaria) que se definen como “Cristianos Tradicionalistas”, y están vinculadas con la Nueva Derecha, serían las más activas actualmente aunque no sean las únicas, por ejemplo, esa misma cuenta de Facebook que da origen a este hilo, lleva en su avatar el logotipo de una de esas organizaciones, montada sobre una bandera rusa. Dicha organización es "Resurgir", de corte nacionalista carpetano (http://terracarpetana.blogspot.com/). En Europa existe igualmente un nutrido grupo de organizaciones animalistas de ultraderecha. Aunque el naturalismo tenga su origen histórico en la Grecia clásica y vuelva a resurgir en el Renacimiento, no es hasta la interpretación que se le da al en el ámbito de la ilustración, que comienza a tomar la forma que tiene actualmente. En España concretamente en tiempos de Carlos III, cuyo legado más importante en ese sentido es el Real Jardín Botánico de Madrid. Y desde entonces ha sufrido varios cambios y evoluciones que han llegado hasta nuestros días en la forma actual que conocemos. Hay que entender que, actualmente, la mayor parte de estas organizaciones surgen como reacción al liderazgo que las organizaciones de inspiración progresista, le dan a la ecología ambientalista a partir de los años sesenta y setenta del pasado siglo, cuando se funda el Club de Roma, y posteriormente se celebra "La Cumbre de la Tierra" en la Conferencia de las Naciones Unidas de Estocolmo en 1972, dando inicio al ecologismo moderno y sentando las bases del neomalthusianismo actual. En aquellos años surgen tres corrientes de pensamiento ambiental: Los conservacionistas, los institucionalistas y los radicales. Esencialmente, los primeros son los más cercanos al conservadurismo político y defienden la idea de que debe existir un equilibrio entre ecologismo y capitalismo, asumiendo la necesidad de proteger la naturaleza por motivos éticos y estéticos, y estableciendo para ello principalmente y desde los propios gobiernos, reservas naturales y medidas económicas, que impidan el desequilibrio ambiental. Los segundos, es decir los institucionalistas, tienen una orientación política de carácter más progresista y son la fuente principal del ecologismo moderno. Defienden la idea de que, para proteger la naturaleza, hacen falta instituciones independientes que operen por encima de los intereses económicos y políticos de poder, que de alguna forma la desequilibran. Su objetivo es defender y proteger el medio ambiente, realizando campañas de concienciación social que obliguen a adoptar políticas de protección medioambiental. De ellos nace lo que posteriormente sería todo el mundo de las ONG´s ecologistas que hoy conocemos: Greenpeace, Ecologistas en Acción, SEO Birdlife, Amigos de la Tierra, WWF, etc. En España, esta corriente es la que coge las riendas del ambientalismo, gracias a un movimiento de oposición a un proyecto franquista de finales de los 60, que pretendía convertir Doñana en un inmenso arrozal para fomentar el desarrollo económico de Andalucía. Es entonces cuando surge ADENA, que inicialmente se compone de reconocidos naturalistas, científicos y empresarios de la época quienes, ayudados y promovidos por el WWF, logran finalmente detener el proyecto y reconducirlo hasta convertir Doñana en un Parque Nacional. Poco a poco, tras la muerte del dictador y gracias también al apoyo que reciben de la Corona en época socialista, WWF/Adena irá asumiendo un papel protagonista en España y adoptando posiciones cada vez más progresistas, aunque se trata de la institución que mejor ha logrado posicionarse a caballo entre el conservacionismo y el institucionalismo, derecha e izquierda. No obstante el propio WWF tiene su origen entre las élites y la nobleza anglo-holandesa y hay teorías que apuntan a que se trata de una institución, que dichas élites crean para proteger sus intereses en los países donde opera. Hablamos, como no, de la Corona de Inglaterra ya que el príncipe Felipe de Edimburgo fue uno de los socios fundadores. De la dinastía de los Oranje-Nassau, pues el Príncipe Bernardo de Holanda fue otro socio fundador del WWF, además de fundar también el Rotary International o el Club Bilderberg. De la mismísima familia Rockefeller pues, el propio Godfrey Anderson Rockefeller estaba igualmente entre los fundadores del Fondo Mundial para la Naturaleza. Además de otros personajes curiosos como el reconocido eugenista británico Julian Huxley, hermano de Aldous Huxley; Del también hermano del explorador de la Antartida Sir Robert F. Scott, que fue el creador del conocido logotipo del oso panda, Peter Scott; O de los ornitólogos británicos Edward Max Nicholson y Guy Mountfort. Como puede verse, todo entronca directamente con el pensamiento eugenista y con un "ambiente" que nada tiene que ver con el "perroflautismo melenudo" actual del movimiento ecologista de calle, que todos más o menos conocemos. Si hiciéramos una exposición del origen y composición de los grupos ecologistas de mayor renombre internacional, nos quedaríamos sorprendidos, aunque basta con citar a este para hacernos una idea. Finalmente existe una tercera corriente de pensamiento que surge en aquellos años, y son los radicales. Tienen su origen básicamente en grupos anarquistas y de la izquierda radical, que comienzan a organizarse en grupos, en principio para realizar acciones de protesta, aunque poco a poco van tomando derroteros paramilitares, casi siempre con objetivos de sabotaje y acciones violentas contra intereses capitalistas. Fue la base de lo que comúnmente se conocen como grupos ecoterroristas, que sobre todo en EEUU han tenido mucha actividad y de la que Earth First fue uno de los más conocidos e importantes. De estos inicios surgieron posteriormente varias corrientes, de entre las que destacaría el Movimiento por la Liberación Animal, que es la base sobre la que se sustentan los diferentes grupos y partidos animalistas que hoy conocemos, algunos radicalizados y otros institucionalizados como el caso de PACMA. En definitiva, el vínculo que une todo esto es el eugenismo capitalista, capaz de articular, si se quiere, una pinza roji-parda en la que aparentemente confluyen intereses divergentes de ultraizquierda y ultraderecha, aunque curiosamente con la meta última de "conservar" el status quo que está ocasionando la destrucción de la Creación, es decir, la continua destrucción de los valores morales sobre los que el hombre se arma de fuerza para dominar la tierra y mantener el equilibrio natural de las cosas. * * * El feminismo es junto al ecologismo, una de las dos teorías desde la que toman fuerza todas esas corrientes críticas en la sociedad de los años sesenta, década en la que despunta también el "género" como teoría social de la izquierda. Si el ecologismo bebe de conservacionistas e institucionalistas, que a su vez representan a conservadores y socialistas en el campo de la política, el animalismo por su parte bebe de los radicales, que representan a anarquistas y movimientos anticapitalistas de derechas e izquierdas, pero ambas concepciones tienen una base común y tienden a su vez a una sola teoría unificadora llamada ecofeminismo, cuyo objetivo principal es el control del capital. El ecologismo actual, como movimiento social, nace alrededor de la segunda mitad de los sesenta, cuando el superpetrolero de la British Petroleum, Torrey Canyon, encalla frente las costas del sur de Inglaterra y provoca un desastre natural sin precedentes que afectó a también a Francia. Es en ese momento cuando, divulgada la catástrofe por los cada vez más poderosos medios de comunicación, surge la necesidad de articular una necesaria respuesta ante el riesgo de posibles catástrofes ulteriores, provocadas por el fuerte desarrollo industrial que estaban teniendo los dos modelos económicos en pugna por aquella época, libre mercado y comunismo. La izquierda política, auspiciada entonces por la URSS, vio en aquel desastre un filón y se puso a trabajar a marchas forzadas para instrumentalizar políticamente el naturalismo. Puede decirse que si el nacional-socialismo fue el padre ideológico, la URSS fue la madre que parió al ecologismo actual, al ser la fuente de las corrientes de pensamiento que trataban de demonizar la tecnología nuclear para frenar el desarrollo de occidente y crear así un nuevo orden de dependencia energética, especialmente en Europa, que saciara a su vez las necesidades de financiación soviéticas. Como consecuencia de este nuevo ataque ideológico de procedencia soviética, Occidente responde fundando el Club de Roma, del que ya he hablado anteriormente, y que básicamente consistía en una organización no gubernamental, cuyo supuesto objetivo era el de mejorar a largo plazo el mundo futuro, desde una perspectiva holística e interdisciplinar, aunque ya es bien sabido que, tras ese bonito discurso, se ocultaban otros intereses no tan nobles como los de la industria energética. El Club de Roma lo fundan en la citada capital italiana, el empresario italiano gerente de la FIAT, Aurelio Peccei, y un científico escoces miembro de la Real Orden del Imperio Británico llamado Alexander King, quienes con la financiación de David Rockefeller y junto a una treintena de científicos, economistas e industriales europeos, en el marco de la política geoestratégica de los EEUU, que entendía como un problema grave el crecimiento poblacional de los países comunistas, logran poner en marcha el proyecto elaborando un primer informe que se encarga al MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), publicado en 1972 con el título "Los límites al crecimiento". La consecuencia de la publicación de aquel informe, fue la puesta en marcha ese mismo año de "La Cumbre de la Tierra”, la primera gran Conferencia de Naciones Unidas sobre medio ambiente, celebrada en Estocolmo y origen de las políticas ambientales internacionales que se han seguido hasta la actualidad. A continuación vino la primera crisis del petróleo. De los orígenes y evolución del feminismo ya hemos hablado en otras ocasiones y no creo que haga falta sobreabundar en ellos pero, como vemos hoy con sus políticas del gas y del petróleo de los que ya hemos hablado también en otros temas, los intereses de Rusia siempre andan tras las bambalinas de muchas de las ideologías que abundan y aparentemente nada tienen que ver con esa nación en Occidente.
  9. Español

    La gran conspiración

    Como ya he comentado en alguna ocasión anterior, aunque no me canso de insistir, para mí la verdadera "Gran Conspiración", se basa en difundir ideas, datos, teorías y conceptos que llevan a desconfiar de todo y de todos hasta dinamitar así la cohesión social. Es la estrategia revolucionaria que posiblemente más frutos esté cosechando pues no se limita solo a reafirmar y propagar las ideas del revolucionario, sino que permea todos los ámbitos sociales y niveles intelectuales, destruyendo así toda clase de vínculos sociales y humanos. Hasta qué punto afectan la difusión de estas teorías el entendimiento personal de las cosas y las relaciones sociales, podemos intuirlo fácilmente si cogemos un diccionario de sinónimos, y nos encontramos con que, para el término "Confianza", que es el más afectado por la actividad conspiranóica, aparecen como homólogas las palabras: seguridad, esperanza, fe, credulidad, decisión, determinación, certidumbre, tranquilidad, creencia, presunción, aliento, ánimo, vigor, empuje, amistad, familiaridad, intimidad, llaneza, franqueza, naturalidad, valimiento, cordialidad. En resumen, podría decirse que son los pilares de la vida misma los que se ven atacados por las teorías de la conspiración. Por eso insisto tanto en afirmar que, independientemente de la veracidad o no que pueda haber en cada teoría conspirativa, sí existe de fondo una "Gran Conspiración", sumamente peligrosa y destructiva, que sin embargo pasa desapercibida porque se da de una forma distinta a cómo nos las presenta habitualmente el mundillo de los conspiranóicos. Creo que es importante entender que, el conspiranóico es habitualmente parte, voluntaria o involuntaria, de la peor conspiración: aquella que permanece oculta. Es un poco como el efecto de la guerra nuclear pero aplicado a un nivel psicológico. Cuando se dispara una bomba atómica, la explosión puede tener un gran efecto destructivo, pero la verdadera y mayor destrucción se produce después por los efectos de la radiación invisible, que destruyen la continuidad de la vida. En este caso la bomba atómica vendría a ser semejante a la difusión de una tesis conspirativa, y la radiación igual a la desconfianza que genera dicha difusión, que se instala y permanece invisible en el ser personal y colectivo para ir minándolo y destruyéndolo poco a poco. Destruye la memoria de los acontecimientos al poner en cuestión lo que creemos saber; destruye el entendimiento de las cosas al no tener una base clara de los hechos ni de en quién confiar; y finalmente destruye la voluntad de las personas que acaban hastiadas de vivir en un mundo de mentiras. Es decir, la “Gran Conspiración" destruye las potencias del alma -memoria, entendimiento y voluntad- y con ello la vida de las personas y la sociedad. Y digo que se trata de una conspiración y no de un simple comportamiento humano porque en efecto soy creyente, y tal como creo que realmente existe Dios, verdad y vida, también creo que existe el diablo, a quién desde siempre hemos conocido como el padre de la mentira.
  10. Hispanorromano

    Una teoría sobre las conspiraciones

    ¿A qué se debe el pensamiento conspiracionista que tiene últimamente tanto auge en internet? Este artículo baraja dos causas: la necesidad de tener el control y el afán de distinguirse de la masa. Las razones que aporta el artículo me parecen muy válidas. Es evidente que en algunos complotistas hay un afán de sentirse especiales y de distinguirse artificialmente de los "borregos". Por otra parte, ante una realidad incierta y compleja, es más cómodo y aporta más tranquilidad atribuir los problemas a una única causa. Yo añadiría que en ocasiones el complotismo es un sucedáneo religioso que puede dar lugar a verdaderas sectas. Cristina Martín, después de agotar el tema Bilderberg, ha escrito un libro sobre los "dioses venidos del espacio". También podría haber algo de proyección en este esquema: si estás acostumbrado a maquinar, es probable que le atribuyas a los demás ese mecanismo mental. Estas tesis psicológicas pueden explicar por qué algunas teorías de la conspiración enganchan a mucha gente. Pero no explican quién crea las teorías de la conspiración y por qué razones, lo que en mi opinión es más importante, porque el problema conviene atajarlo en su origen. Yo manejo varias teorías al respecto: 1) Origen espontáneo: lo mismo que pueden surgir rumores de la maledicencia del populacho, la confluencia de varios rumores podría dar origen a algunas teorías de la conspiración de manera espontánea. Pero creo que esto sólo sería aplicable a un número reducido de casos. 2) Origen comercial: es evidente que la difusión de estas teorías se ha convertido en un gran negocio. En Youtube los vídeos que mejor se monetizan son los de conspiraciones. Gana el conspiracionista y gana Yotube/Google. Las librerías están atestadas de estos libros. La industria del entretenimiento ha encontrado un gran filón. 3) Origen gnóstico: muchas de estas teorías tienen un trasfondo gnóstico. En general todo el mundillo del "misterio" que cultivan Iker Jiménez y compañía. El subforo 'Conspiraciones' de BBJ es un hervidero gnóstico donde lo mismo te hablan de los cátaros que te dicen que Yahvé es Satanás. 3) Origen político e ideológico: muchas de estas teorías podrían haber sido creadas por grupos ideológicos y sobre todo por Estados. Es difícil demostrarlo, pero en algunas casos salta la vista. Por ejemplo, en el caso de la conspiración sobre el asesinato de Kennedy, es evidente que le convenía a Rusia para ocultar su propia pista, lo mismo que le convenía sembrar la duda sobre la llegada de EEUU a la Luna: *Tema mítico* : PUTIN desenmascarara la mayor mentira de la Guerra Fria que Nixon nos colo con lo de la llegada a la Luna Con el derribo del MH17 sobre la Ucrania ocupada y el asesinato de Skripal, los medios rusos lanzaron al ruedo infinidad de teorías que sirvieron para ocultar su responsabilidad y para generar desconcierto en Occidente. Este artículo lo explica muy bien: How a powerful Russian propaganda machine chips away at Western notions of truth La teoría de las conspiración sobre los jesuitas les aprovecha políticamente a los ortodoxos (por los jesuitas se ganó Polonia para la Catolicidad), pero también a los protestantes y a los ilustrados. En general les aprovecha a los enemigos de la Iglesia católica y a los enemigos de España. Como internet es anglocéntrica, las teorías sobre los jesuitas acaparan gran parte de las páginas conspiracionistas. En ocasiones el origen es más ideológico que político, pero sigue teniendo aplicaciones políticas. La teoría de que los monjes envenenaban las aguas tiene su origen en el anticlericalismo liberal, pero le aprovechaba políticamente a la Francia que entonces intentaba imponer su hegemonía en Europa. El Plan Kalergi se lo inventó Gerd Honsik, un neonazi austriaco bastante lerdo que buscaba así propagar su ideología. Pero ahora le aprovecha políticamente a Rusia para embestir contra Europa. Estas teorías tuvieron un origen ideológico, pero pronto se les encontraron aplicaciones geopolíticas. Me inclino a pensar que, en su mayoría, las teorías de la conspiración tienen un origen ideológico y político que a veces se entremezcla con otros factores. Con la imprenta se desató una guerra de propaganda en la que nunca entramos los españoles, pero con internet se ha convertido en una guerra total en la que siguen llevando la batuta los Estados, pero socorridos ahora por miles de cibervoluntarios que en algunos casos ni siquiera son conscientes de su función en el engranaje. Quizá la verdadera conspiración sea la de quienes se dedicar a crear y difundir estas teorías que se utilizan como arma arrojadiza.
  11. España planta cara a su leyenda negra El éxito de 'Imperiofobia', de Elvira Roca, relanza el interés crítico por la propaganda antiespañola Lienzo de Tlaxcala (1522), con el pacto de Hernán Cortés –junto a él, Malinche– con los cuatro tlataloques. / El Norte VIDAL ARRANZ Valladolid Domingo, 9 diciembre 2018, 12:50 Después de décadas de desinterés por parte de los estudiosos, la 'leyenda negra' se ha convertido en un fenómeno editorial en España. La 'culpa' principal le corresponde, sin duda, al libro 'Imperiofobia' (Siruela), publicado el año pasado por Elvira Roca Barea, y que se ha convertido en el ensayo más vendido de la última década, con 25 ediciones hasta la fecha. Ganador del premio 'Los Libreros Recomiendan' al mejor libro de no ficción, ha generado un nuevo interés por el estudio crítico de la propaganda histórica antiespañola, que se ha traducido en la aparición de nuevas publicaciones sobre el tema. Entre las más recientes, las obras de Pedro Insúa '1492. España contra sus fantasmas' (Ariel), y las reediciones de Iván Vélez 'Sobre la leyenda negra' (Encuentro) y 'Los orígenes de la leyenda negra española' (El Paseo), del historiador sueco Sverker Arnoldsson. Prueba evidente del impacto de la obra de Elvira Roca en este 'miniboom editorial' es que los tres libros cuentan con prólogo suyo, a modo de garantía y aval para los lectores que resultaron seducidos por la contundencia argumental de su célebre ensayo. ¿A qué obedece este repentino interés por asuntos tan lejanos en apariencia como la conquista de América, la expulsión de los judíos o la Inquisición, tres de los ejes centrales de la crítica histórica a España? No es casualidad que el éxito del libro de Roca Barea coincidiera con el estallido del golpe institucional catalán, arropado por una gran exhibición propagandística de argumentario antiespañol. Ni tampoco que los primeros libros de la nueva hornada de publicaciones sobre el tema, como la reedición del célebre libro de 1914 de Julián Juderías 'La leyenda negra española' (Esfera), el ensayo que popularizó la expresión negrolegendiaria, o incluso 'Vamos a contar mentiras. Un repaso por nuestros complejos históricos' (Edaf), de Juan Sánchez Galera y José María Sánchez Galera, sean posteriores al año 2012, fecha en la que se inicia oficialmente el 'procés' soberanista. En todos los casos se intuye que los juicios despreciativos de la historia de España (muy abundantemente refutados por la historiografía moderna) resuenan en el argumentario del separatismo catalán (pero no solo en él; también en el de las fuerzas políticas de izquierda con más vocación rupturista, que promueven desde hace años campañas contra la celebración del Día de la Hispanidad). Las viejas apelaciones al oscurantismo, el atraso, la crueldad y la intolerancia españolas resucitan en el debate de boca de los líderes independentistas, y encuentran amplio eco en medios de comunicación nacionales, propiciando una sensación de incertidumbre y peligro. Añádase la inquietud generada por el fenómeno de las 'fake news' y la posverdad a partir de la desasosegante certeza de que la mentira a veces triunfa ('brexit'), y se tendrán algunos ingredientes del cóctel que explica la oportunidad de este renovado interés editorial. «La leyenda negra ha construido una versión perversa de la historia de España, en la que todo es un horror. Y desde el momento en el que eso se asume, lo que lleva ese nombre no merece existir», explica Elvira Roca. «Entonces, te cargas de razones morales para provocar la destrucción de España. Si yo destruyo al malo, soy bueno. Esto es así de simple y de dual. Le achaco a España todas las maldades del mundo, y, como ya venía cargando con ellas desde las guerras de religión, no le va a extrañar a nadie, de modo que todo el mundo me va a creer, porque las culpas de España serán eternas». La gran aportación de Roca Barea es descubrir que este tipo de ataques no son en origen un problema exclusivo de España, sino algo que han sufrido todos los grandes imperios, y que hoy padece Estados Unidos. Lo singular es que España ha interiorizado de forma especialmente intensa esas descalificaciones externas, lo que ha sumido al país en una gran debilidad moral. El explícito intento separatista de agitar en Europa el fantasma de la España negra, exagerando la violencia policial en la jornada del referéndum, primero, y recurriendo a tribunales belgas y alemanes para cuestionar la calidad democrática de la justifica española, una vez procesados los líderes separatistas, apunta en esa dirección. Y así ha sido interpretado por los historiadores del fenómeno. Pedro Insúa reconoce que la visión negra está omnipresente en la cultura española (literatura, cine, series, incluso en los folletos de los museos…), hasta el punto de convertirse en clave esencial de la crisis política actual. El pensador búlgaro Tzvetan Todorov llegó a decir que el odio al otro es el fundamento de España, lo que supone una deslegitimación de origen del fundamento y la reputación nacional que se basa en la visión torcida de la historia que proporciona la leyenda negra. Insúa recalca la paradoja de que en España existan partidos con asiento parlamentario, en cuyos programas figura el no reconocimiento de la soberanía nacional española. Resultados «Ese fenómeno sui géneris, anómalo, poco común, realmente extraño, raro, solo es explicable cuando al nombre de España lo acompaña esa sombra negrolegendaria». El resultado es que a la sombra de esa visión siniestra «operan grupos, facciones, que, cual larvas neumónidas, se alimentan de la energía nacional, pero para agotarla, buscando explícita y formalmente la fragmentación de la nación y, por tanto, su ruina». La consecuencia perversa es que hay que dedicar al mero sobrevivir las energías que deberíamos gastar en prosperar. «Historiográficamente la tarea que hay por delante es gigantesca», afirma Elvira Roca, «porque hay que desarticular la versión oficial de la historia de Occidente para colocar en su marco preciso los hechos». Y Pedro Insúa añade: «La historia de España es un auténtico campo de batalla en el que ganar una verdad, siempre a través de la controversia historiográfica más enconada, es todo un triunfo». No en balde, la historia de España se cruzó con dos poderosos enemigos, la Reforma protestante y la Ilustración, cuyos intelectuales han terminado conformando de forma decisiva el relato de la historia moderna de Europa. Los libros citados no son los únicos recientes que tratan el tema. El año pasado se publicó 'El demonio del sur. La leyenda negra de Felipe II' (Cátedra), de Ricardo García Cárcel, prestigioso autor de uno de los escasos ensayos que la historiografía nacional ha dedicado a la propaganda antiespañola, publicado hace ya 26 años. También se reeditó en 2017 un libro clave en la defensa de la labor española en América: 'Exploradores españoles del siglo XVI' (Edaf), del periodista, aventurero, arqueólogo e investigador norteamericano Charles F. Lummis, uno de los primeros en darse cuenta de que las cifras de indios muertos manejadas por Bartolomé de las Casas eran sencillamente imposibles. Escribió su ensayo en 1893 y fue publicado por primera vez en castellano en 1916. Tras una concienzuda investigación sobre el terreno, Lummis, defensor de los indios, explica que «la razón de que no hayamos hecho justicia a los exploradores españoles es sencillamente porque hemos sido mal informados. Su historia no tiene paralelo». Y añade: «Amamos la valentía, y la exploración de las Américas por los españoles fue la más grande, la más larga y la más maravillosa serie de valientes proezas que registra la historia». En 2016 Vélez publicó también 'El mito de Cortés. De héroe universal a icono de la leyenda negra' (Encuentro). Guerra de los Ochenta Años (1568-1648). 'El saqueo de Amberes por soldados españoles', 4.11.1576. / El Norte El hispanista sueco Arnoldsson, en su libro sobre 'Los orígenes de la Leyenda Negra española' sitúa en el humanismo italiano el origen de la primera propaganda antiespañola –que hasta su publicación solía colocarse en la Apología de Guillermo de Orange, bastante posterior. A Arnoldsson le sorprende que los españoles sean denostados incluso por sus mejores cualidades, «y se escandaliza ante las críticas de los humanistas italianos, que consideran una barbaridad que la justicia española se empeñe en castigar delitos cometidos por gentes de la nobleza contra súbditos plebeyos», explica Elvira Roca en su prólogo al libro. El vínculo entre la leyenda negra y la crisis de identidad nacional se aborda expresamente en el ensayo del hispanista Stanley Payne 'En defensa de España. Desmontando mitos y leyendas negras' (Espasa), publicado el año pasado, y que no se ciñe al análisis del periodo imperial, sino que llega hasta el presente. Fernando García de Cortázar se ha sumado también este año al debate en su ensayo 'España, entre la rabia y la idea', en el que reflexiona sobre la débil conciencia nacional española, insólita en nuestro entorno. «No hay comunidad política que, disponiendo de tan firmes raíces en el tiempo y en la cultura de Occidente, se haya interrogado sobre su solidez, su pasado y su viabilidad con tan conmovedora y arriesgada inquietud», asegura el historiador, que sitúa en la Transición el origen de algunos problemas: «¿Habrá que recordar que no fuimos capaces de erradicar el nacionalismo, sino que solo lo desplazamos hacia aquellos que tenían como programa exclusivo la negación de España». El debate sobre la leyenda negra está lejos de haberse resuelto, pero el arsenal de argumentos contra las falsas verdades de la propaganda ya es abundante y preciso. La sociedad española se rebela contra la caricatura que otros dibujaron de su historia. https://www.elnortedecastilla.es/culturas/espana-planta-cara-20181209112343-nt.html
  12. Rescato una posible perla del lodo de Burbuja: No comparto la idea final del volver al siglo XVIII y mucho menos la mención a Unabomber. Tampoco he entendido muy bien la mención a la "sobrepoblación". Pero creo que el autor se ha esforzado y el escrito merece ser rescatado de ese lodazal que es BBJ para analizar si contiene algún elemento válido.
×