Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'economía'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Main forums
    • Current debate
    • The pending Spain
    • Memory of the Spains
    • Controversial issues
    • Spanish coffee
    • Community support
  • Spanish heart
  • Corazón Montañés's Temas nuevos
  • English-speaking community's English-speaking forum
  • Coração Brasileiro e Luso's · Fórum do Brasil e a Lusofonia
  • Corazón Mexicano's · Foro de México
  • Corazón Puertorriqueño's Foro de Puerto Rico
  • Corazón Argentino's · Foro de Argentina
  • Fuero de las Alemanias.'s Foro Hispano-Alemán
  • Corazón Católico's Foro Católico

Categories

  • Opinión
  • España
  • Hispanoamérica
  • Internacional
  • Historia y patrimonio
  • Política
  • Religión e Iglesia
  • Geopolítica y estrategia
  • Pensamiento y filosofía
  • Ciencia y tecnología
  • Naturaleza y medioambiente
  • Artes y cultura
  • Web information

Categories

  • Spanishness and contemporary world
    • News and contemporary world
    • The future of the Spanishness
    • Memory of the Spanishness
  • Talk and entertainment
    • Art and culture
    • Science and Technology
    • Faith and religion
    • Education and formation
    • Thought and philosophy
    • Nature and environment
    • Travel and tourism
    • Music and movies
    • Sports and shows
    • Data and curiosities
  • Fuero de las Alemanias.'s Videos
  • Corazón Católico's Videos

Blogs

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Found 7 results

  1. Con el tema de la guerra comercial de China contra Estados Unidos, estos días muy intensificada por el golpe de Google contra Huawei, habría que dejar planteada la perspectiva hispánica. La cosa amaga con partir el espacio tecnológico mundial en dos bloques, al más puro estilo de la guerra fría, en lo que algunos llaman "ruptura geotecnológica" en la que prácticamente es seguro que caeríamos en el lado americano, igual que en la primera guerra fría. Algunas ideas un poco a vuelapluma: 1. En principio estamos viendo repetirse los esquemas de siempre, cipayismo de uno y otro bando, americanófilos contra sinófilos. No hay que caer en ningún bloque, al menos en nuestro núcleo doctrinal. 2. Dicho lo anterior, desde el realismo hay que plantearse qué intereses y qué posición tiene la Hispanidad, que es que todas las naciones hispanas están forzosamente vinculadas a Estados Unidos excepto el eje bolivariano, cuyo modelo es evidentemente peor que el resto. Diría que nos conviene que los gigantes se apaleen entre sí, es decir, modelo "Primera Guerra Mundial". Hasta donde nos dejen, e intentando que no nos salpique mucho, claro. Este "apartarse del gorila y recoger las nueces" sería nuestro modesto objetivo. 3. No tenemos prácticamente poder, ni Europa tiene, se ve perfectamente por su silencio y porque va a remolque. En nuestro caso además, la quinta columna separatista supone un talón de Aquiles terrible en caso de que nos quisiéramos mover hacia algún sitio. Así que, me temo que el "laissez faire" es de las pocas cosas que nos quedan. Diría que países como México o Brasil sí podrían tener más iniciativa propia para mover a la Hispanidad, en el plano político (en el cultural ya sabemos que aún nos toca ser la chacha directora). 4. Sobre el propio desarrollo de la guerra. Si bien China tiene músculo suficiente para resistir a corto plazo, incluso puede que haga temblar a Estados Unidos o, entre esta y otras cosas, provoque un cambio en la geometría imperial norteamericana (hablo del conjunto de todos sus aliados), a medio y largo plazo (hablo más allá del 2050 o incluso el 2100, un año en el que EEUU tendría 600 millones de personas, y China, 1000) la cosa no es tan optimista para el Imperio Celeste, como ya estudiasteis en el hilo sobre su demografía, y se puede perfectamente dibujar un "techo" para el ascenso chino. En general el tema de China contra Occidente es una batalla cultural perdida para los chinos, simplemente porque la guerra no se está jugando ahora, se jugó en el siglo XVI y la ganó España para el Occidente, aunque luego nos la han usurpado los demás. Es decir, Occidente se hace global y China no. En todo caso, el ascenso de China puede que represente un fraccionamiento de ese espacio global occidental en varios subespacios, cosa que, por otra parte, puede convenir a la Hispanidad si se gestiona bien. Pero nuestro modelo no debería ser el de vender materia prima a los chinos (cosa que llevamos haciendo décadas, pero a los anglos), cosa en la que ya han caído Chile y Argentina con su cobre y su soja. 5. Lo que sí queda claro es que el modelo del "Estado Continental Industrial", descrito por algunos teóricos, es decir la Nación o Federación unificada, con extensión continental y poderío industrial, es lo único que parece tener peso en este mundo a día de hoy. Tanto EEUU como China responden a este canon. La Europa mosaico, en la práctica, no llega a funcionar, no sigue este canon y se hace inoperante. La Hispanidad con su unidad lingüística y cultural quizás sí podría desarrollarlo con la Iberoamérica del Pirineo y el Bravo a la Antártida. Lo nuestro además se complementaría con un ethos superestructural de tipo imperial hispanogrecorromano que permitiría que dicho Estado Continental Industrial no proyectara solamente sus tristes intereses económicos, sino también un modelo de civilización.
  2. Siguiendo con la ronda de noticias que se publican hoy de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado, leo también esta noticia que señala la intención del Gobierno de aplicar, lo que se denomina 'La tasa Google', a las grandes empresas tecnólogicas como la citada compañ´çia o Amazon entre otros, para de esta forma ayudar a paliar el défict de las pensiones. No termino muy bien de entender la jugada pues de todos es sabido que cualquier compañía, va a redundar sus costes impositivos en el precio de las mercancías y en la depauperación de los salarios laborales, entre otras cosas. Si bien es cierto que estas empresas campan a sus anchas por nuestra geografía sin apenas tributar en nuestra hacienda, también es cierto que las condiciones laborales de empleados como los de Amazon, etc, son casi esclavistas, por no hablar de los contratos de distribución que mantienen con empresas nacionales como Correos, donde se obliga a los empleados a priorizar la entrega de sus envíos al tiempo que se van depauperando sus condiciones salariales. Si dicha tasa se aplica ¿no empeorarán, aún más, las condiciones salariales de estas personas, al repercutir las compañías los costes impositivos en el precio de las mercancías y en la bajada de costes de distribución? porque, evidentemente, los inversores no van a poner el dinero de sus bolsillos, sino que buscarán la forma de que dichos impuestos se financien de otras partidas y ¿No se encarecerá igualmente el precio de los productos, repercutiendo así en el ciudadano de a pie, el gravamen que en teoría va destinados a los inversores capitalistas de dichas compañías? ¿No sería más sensato articular una ley donde se disponga que, cualquier empresa que quiera vender online en España, tiene que estar domiciliada y tributar íntegramente en territorio español, para de estar forma recaudar esa enorme cantidad de dinero que se escapa a otros países como Luxemburgo, etc, y de esta forma aplicar dichos impuestos a la financiación de las pensiones?Y a la par con esto ¿No sería también más lógico abaratar los costes de las empresas productivas nacionales, en lugar de de andarse con paraísos fiscales para el juego? ¿De verdad que todo se soluciona subiendo impuestos y endeudando aún más la hacienda pública mediante deuda externa para cubir pensiones, que a la postre encarece aún más el futuro? Ya digo que no soy economista, pero el sentido común y la propia economía doméstica me dicen que detrás de esta jugada, no va a haber una mejora notable de la recaudación ni una solución al problema de las pensiones.
  3. Español

    El futuro de las pensiones

    Cuando se escucha decir que una política que garantizase el pleno empleo, un sistema mixto, la subida de impuestos o la 'importación' de mano de obra, entre otras ocurrencias, pueden salvar nuestro sistema de pensiones, todo el mundo aplaude una u otra ocurrencia como si el obviar la mayor hiciera que ésta no existiese. No, ni el pleno empleo, ni el sistema mixto, ni la subida de impuestos, ni la mano de obra inmigrante pueden arreglar el problema de fondo que tenemos con las pensiones, porque la base del problema es precisamente la base piramidal sobre la que está montada el sistema de pensiones, es decir, la natalidad y el relevo generacional. Hoy por hoy me atrevo a afirmar, sin ser economista ni tener más idea de economía que la de un simple padre de familia, que ni con un sistema que garantizase el trabajo pleno, podrían pagarse en un futuro las pensiones, ya que el número de personas en edad laboral es cada vez menor en proporción con el número de jubilados, que además año a año y gracias a Dios, van aumentando su edad media de vida. De otro lado, llenar las naciones de mano de obra inmigrante, además de ser una inmoralidad en el sentido de que se cosifica a la persona, solo puede llevarnos a perder nuestras raíces culturales. La única política a mi juicio que puede garantizar el sistema de pensiones, es una política familiar que proteja e incentive el matrimonio estable de las parejas jóvenes. O rejuvenecemos España o no habrá forma de pagar las pensiones: Devolver al matrimonio su estatus histórico, proteger la institución familiar como núcleo principal de la sociedad, fomentar la natalidad y penalizar determinadas formas de planificación familiar, establecer el salario maternal y restituir el papel fundamental de la mujer en la familia, además de medidas como implantar el cheque escolar o facilitar el acceso a la vivienda en propiedad a las nuevas familias, garantizarían y facilitarían el compromiso de los nuevos padres, que con dicha motivación y facilidades, emprenderían la ardua y hermosa tarea de traer hijos al mundo, cosa esta que sí garantizaría el futuro de las pensiones, y mucho más importante, el futuro generacional de nuestra nación. ¿Qué pensáis vosotros?
  4. Aunque la pregunta puede ser algo indefinida dicha así a groso modo, de alguna manera había que arrancar el foro público y vista la situación en la que nos encontramos, no se me ocurre mejor forma de hacerlo. Por eso quisiera lanzar la citada pregunta a ver que opináis vosotros. ¿Hacia dónde vamos? Estamos lidiando con un golpe de estado territorial, una deuda acongojante, una desvalorización de las instituciones que alcanza su sima más profunda en la política, una perdida de identidad y cultura tradicional apabullante, y como como, con una pérdida notable de la fe, motor de lo que otrora fuera nuestro gran imperio, que alcanza desde las familias hasta la cúpula de los prelados. Y como quiera Dios que todo ello; territorio, política, economía, cultura y fe, conforman quizá lo que podría considerarse el núcleo sustancial del ser de una nación, surge la pregunta de hacia dónde vamos, pero sobre todo quién nos lleva hacia ese futuro incierto, desde dentro y desde fuera de España. Aunque quizás lo más sensato no sería preguntarse hacia dónde vamos sino si tenemos alternativa, y en dicho caso cuál sería esa otra vía. ¿Qué opináis vosotros?
  5. Extraigo un corte de una entrevista publicada por Religión Digital a Fernando N. Chomalí, arzobispo de Concepción y gran canciller de la Universidad Católica de la Santísima Concepción , con ocasión de un ensayo publicado por monseñor, titulado 'Francisco: Economía y sociedad', donde el prelado hace un análisis contrastado del pensamiento del Papa en materia de economía y sociedad. 'Francisco: Economía y sociedad' "¿Qué opina el Papa Francisco sobre el dinero y el orden social imperante? ¿Qué lectura hace del mercado y de la empresa? ¿Por qué promueve una “economía de comunión” y de “cooperativismo”? ¿Cómo pretende impulsar entonces la equidad y la justicia social? Este ensayo responde a estas y otras inquietudes a través de la propia voz del Santo Padre con una recopilación de extractos de sus homilías, entrevistas, encíclicas y exhortaciones apostólicas, seleccionadas y analizadas —con especial lucidez— por monseñor Fernando Chomali."
  6. Ayer día 21 de diciembre, el Papa ofreció un discurso ante los empleados vaticanos y sus familias con motivo de felicitarles la Navidad, que por su contenido me gustaría compartirlo en el foro, pues trata temas que son como tortas en los morros de los libremercaderes de almas. A ver si aquí, por estas tierras patrias, algúna alma santa se queda con la copla en esa pseudo derecha torcida rancio-liberal que gobierna los intereses comunes y roba los votos católicos, para mayor desgracia de todos, y toma nota de como deberían ser las cosas realmente. Aunque no creo que tarden los guardas en soltar a los perros a tachar de comunista al Papa en los diverses ambientes que controlan. La pela es la pela, en Catalonia y en Majadahonda. ---------------------------------------------------- Discurso del Papa Francisco ¡Buenos días! Antes que nada, me gustaría daros las gracias. Gracias a cada uno de vosotros por vuestro trabajo aquí. Dentro. Cada uno tiene su trabajo, lo conoce… También hay equipos de trabajo en el Vaticano… Este trabajo es lo que hace que funcione este “tren” que es el Vaticano, la Santa Sede, que parece tan pesado, tan grande, con tantos problemas, tantas cosas… Y cada uno de vosotros da lo mejor de sí para hacer este trabajo. Soy consciente de que sin vuestro trabajo… uno de vosotros me dijo que ha estado trabajando aquí durante 43 años; ¡Cuánta memoria! – sin el trabajo que hacéis, las cosas no marcharían bien, y esto significa que el trabajo de la Iglesia no marcharía bien, no se podría hacer tanto trabajo para la predicación del Evangelio, para ayudar a muchas personas, a los enfermos, a las escuelas, tantas cosas… Vosotros formáis parte de esta “cadena” que lleva a cabo nuestro trabajo en la Iglesia. La primera palabra que quisiera deciros es trabajo. Pero no para deciros: ¡trabajad más duro, daos prisa! No, no, para agradecéroslo. Gracias. Pero en el Vaticano, cuando se habla de trabajo, también hay un problema. Una señora de vosotros cuando entró, señalando a un joven dijo: “Ayudad a los trabajadores precarios”. El otro día tuve una reunión con el Cardenal Marx, que es el presidente del Consejo de la Economía, y con Mons. Ferme, el secretario, y dije: “No quiero trabajo ilegal en el Vaticano”. Os pido disculpas si todavía lo hay. El famoso artículo 11, que es un artículo válido para una prueba, pero una prueba de uno o dos años, no más. Así como he dicho que no se debe dejar a nadie sin trabajo, es decir, despedirlo, a menos que haya otro trabajo fuera que le convenga, o que haya un acuerdo que sea conveniente para la persona, lo mismo digo: tenemos que trabajar aquí dentro para que no haya ni trabajo ni trabajadores precarios. También es un problema de conciencia para mí, porque no podemos enseñar la doctrina social de la Iglesia y luego hacer estas cosas que no son buenas. Se entiende que durante un tiempo determinado una persona puede estar en prueba, sí, prueba un año, tal vez dos, pero basta. Trabajo sumergido, nada. Esta es mi intención. Ayudadme vosotros, ayudad también a los superiores, los que dependen de la Gobernación, el Cardenal, el Secretario, ayudad a resolver estos problemas de la Santa Sede: los trabajos precarios que aún existen. Entonces, la primera palabra es trabajo, para daros las gracias, hablar de trabajo precario y también, una última cosa: el trabajo es vuestro camino de santidad, de felicidad, de crecimiento. Hoy, quizás la maldición más fea es la de no tener trabajo. Y tanta gente -seguramente conoceréis mucha- no tiene trabajo. Porque el trabajo nos da dignidad, y la seguridad laboral nos da dignidad. No quiero decir nombres, pero los encontraréis en los periódicos. Hoy vi en un periódico estos dos problemas, de dos compañías importantes, aquí en Italia, que corren peligro, y para salvar la vida, se debe “racionalizar” –esa es la palabra- el trabajo, y despedir a entre 3 y 4 mil personas . Esto es malo, muy malo. Porque se pierde la dignidad. Y es un problema no solo aquí, en el Vaticano, en Italia o en Europa: es un problema mundial. Es un problema que depende de muchos factores en el mundo. Mantener el trabajo y mantener la dignidad, llevar el pan a casa: “Lo traigo, porque lo gano. No porque pasa a Caritas para que me lo den, no. Lo gano yo “. Esto es dignidad. Por lo tanto, el trabajo. Gracias. Ayudad a vuestros superiores a acabar con las situaciones desiguales de trabajo irregulares y conservad el trabajo porque es vuestra dignidad. Yo diría: mantened el trabajo, ¡pero hacedlo bien! ¡Esto es importante! La segunda palabra que viene a la mente para deciros es: familia. Me gustaría deciros sinceramente: cuando sé que una de vuestras familia está en crisis, que hay niños que están angustiados porque ven que la familia es… un problema, yo sufro. Pero dejad que os ayudemos. En la Gobernación, quería que el Secretario General fuera un obispo para que tuviera esta dimensión pastoral. Por favor salvad a las familias. Sé que no es fácil, hay problemas de personalidad, problemas psicológicos, problemas … tantos problemas en un matrimonio. Pero tratad de pedir ayuda a tiempo, para proteger a las familias. Sé que hay algunos separados entre vosotros; lo sé y sufro, sufro con vosotros… la vida ha ido así. Pero también me gustaría ayudaros en esto; dejaos ayudar . Si ya está hecho, al menos que los niños no sufran; porque cuando los padres riñen, los niños sufren, sufren. Y un consejo que os doy: nunca riñáis delante de los niños. Nunca.Que no lo sepan, Proteger a la familia. Y para esto tenéis aquí a Mons. Verges y también a los capellanes; ellos os dirán a dónde ir para que os ayuden. La familia: esta es la gran joya, porque Dios nos ha creado familia. La imagen de Dios es el matrimonio, hombre y mujer, fecundos: “multiplicaos”, tened hijos, avanzad. Hoy me he sentido feliz viendo tantos niños aquí. Es una familia. Proteger a la familia es la segunda palabra que me viene a la mente. La tercera palabra que me viene a la mente – tal vez algunos de vosotros querría decirme: “¡Pero basta ya!”. Es una palabra recurrente: el cotilleo. Tal vez estoy equivocado… en el Vaticano no se chismorrea… tal vez, no sé… Uno de vosotros, un trabajador como vosotros, un día que yo había predicado acerca de los cotilleos, y él había venido con su esposa a la misa, me dijo: “Padre. Si no se cotillea en el Vaticano, uno se queda aislado “. ¡Tremendo, tremendo! Vosotros habéis escuchado lo que digo sobre el cotilleo: el cotilla es un terrorista, porque es como los terroristas: arroja la bomba, se va, la bomba explota y daña a tantos otros, con la lengua, esa bomba. ¡No seáis terroristas ! No hagáis terrorismo con los chismes, por favor. Esta es la tercera palabra que se me ocurre. Pero alguien podría decirme: “Padre, denos un consejo: ¿cómo podemos hacer, para no chismorrear?”. ¡Muérdete la lengua! Seguramente se te hinchará, pero habrás hecho bien en no chismorrear. Los chismes, también, de algunas personas que tienen que dar ejemplo y no, no lo dan. Y aquí, la cuarta palabra que me gustaría deciros: perdón. “Perdón” y “disculpa”. Porque no siempre damos buen ejemplo; nosotros – hablo de “la fauna clerical” – nosotros [sonríe] no siempre damos buen ejemplo. Hay errores en la vida que hacemos nosotros los clérigos, pecados, injusticias, o a veces tratamos mal a las personas, un poco neuróticos, injusticias… Perdón por todos estos ejemplos que no son buenos. Debemos pedir perdón. También pido perdón, porque a veces “me vuelan los gorriones” [ríe] [la paciencia se me acaba]… Queridos colaboradores, hermanos y hermanas. Aquí están las palabras, las cuatro palabras que me han salido del corazón: trabajo, familia, cotilleo, perdón. Y la última palabra es la felicitación de Navidad: ¡Feliz Navidad! Pero feliz Navidad en el corazón, en la familia, incluso en la conciencia. No tengáis miedo, también vosotros, de pedir perdón si la conciencia te reprende; buscad un buen confesor y ¡haced una buena limpieza! Dicen que el mejor confesor es el sacerdote sordo [sonríe]: ¡no te hace sentir avergonzado! Pero sin ser sordos, hay tantos misericordiosos, muchos, que te escuchan y te perdonan: “¡Adelante!”. La Navidad es una buena oportunidad para hacer las paces también dentro de nosotros. Todos somos pecadores, todos. Ayer hice la confesión de Navidad: el confesor vino… y me hizo bien. Todos tenemos que confesar. Os deseo una Feliz Navidad, de alegría, pero esa alegría que viene de dentro. Y no quisiera olvidarme de los enfermos, que tal vez haya en vuestra familia, que sufren, y enviarles, también a ellos, una bendición. Muchas gracias. Protejamos el trabajo, que sea justo; protejamos a la familia, protejamos la lengua; y, por favor, perdonadnos por los malos ejemplos; y hagamos una buena limpieza del corazón en esta Navidad, para estar en paz y felices. Y antes de irme, me gustaría daros la bendición, a vosotros y a vuestras familias, a todos. Muchas gracias por vuestra ayuda. Recemos un Ave María a Nuestra Señora: “Dios te salve María …” [Bendición] Y rezad por mí: ¡no os olvidéis!
  7. Coloco un enlace a la denuncia de uno de los pocos sindicatos que me parecen decentes, al menos en su discurso. En muchos lugares se están sacrificando suelos muy ricos, para cuya fertilidad se necesitaron siglos y que de un "especulazo" y entrada de maquinaria quedan borrados del mapa para alimentar esa red de infraestructuras que, en teoría, nos van a llevar al progreso económico. En este caso tenemos para más inri una zona deprimidísima económicamente por la debacle industrial y con terrenos infrautilizados en plena zona urbana. Pero el esquema de repite en las mejores vegas de los valles cercanos a la costa, donde la sedimentación secular ha ido conformando las pocas zonas llanas de aquella provincia. http://www.eldiarioalerta.com/articulo/cabecera-torrelavega/coag-opone-proyecto-psir-excavadas/20171212173444015355.html Un destrozo.
×