Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'cristianismo'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Main forums
    • Current debate
    • The pending Spain
    • Memory of the Spains
    • Controversial issues
    • Spanish coffee
    • Community support
  • Spanish heart
  • Corazón Montañés's Temas nuevos
  • English-speaking community's English-speaking forum
  • Coração Brasileiro e Luso's · Fórum do Brasil e a Lusofonia
  • Corazón Mexicano's · Foro de México
  • Corazón Puertorriqueño's Foro de Puerto Rico
  • Corazón Argentino's · Foro de Argentina
  • Fuero de las Alemanias.'s Foro Hispano-Alemán
  • Corazón Católico's Foro Católico

Categories

  • Opinión
  • España
  • Hispanoamérica
  • Internacional
  • Historia y patrimonio
  • Política
  • Religión e Iglesia
  • Geopolítica y estrategia
  • Pensamiento y filosofía
  • Ciencia y tecnología
  • Naturaleza y medioambiente
  • Artes y cultura
  • Web information

Categories

  • Spanishness and contemporary world
    • News and contemporary world
    • The future of the Spanishness
    • Memory of the Spanishness
  • Talk and entertainment
    • Art and culture
    • Science and Technology
    • Faith and religion
    • Education and formation
    • Thought and philosophy
    • Nature and environment
    • Travel and tourism
    • Music and movies
    • Sports and shows
    • Data and curiosities
  • Fuero de las Alemanias.'s Videos
  • Corazón Católico's Videos

Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Found 4 results

  1. Diego Álvaro de Moncada

    NOTRE-DAME, PORQUÉ CREO QUE FUE UN ATENTADO

    365 QUEJIOS (306) - NOTRE-DAME, PORQUÉ CREO QUE FUE UN ATENTADO Hay que ser muy cauto en esto de las catástrofes porque, suele ocurrir, que nada es lo que parece. Sin embargo, hay episodios que, la experiencia y el sentido común indican que solamente existe una explicación posible. Está claro que me refiero al incendio de Notre Dame de París. ¿Atentado o accidente? Ante todo, es preciso ser objetivos, e ir con cuidado en la elección de términos. Defender la hipótesis del “accidente” es lo propio de progres, islamófilos, gentes de izquierda, activistas anti-religiosos o angelistas globalizadores estilo Bergoglio o ZP. La opción contraria es la propia de defensores de la identidad europea, islamófobos y anti-inmigracionistas. Sí, esto puede ser cierto, pero hay algo que está por encima de ambas posiciones: el sentido común y la lógica. Si se utiliza el sentido común, parece bastante claro que las posibilidades de que se trate de un atentado son muy superiores a las que haya sido un accidente. Las diez razones son bastante simples y sencillas de explicar: 1) El accidente no pudo ser atribuido a las obras de restauración de la catedral. En efecto, se produjo fuera de horario laboral. En Francia y en el sector de la construcción, la jornada laboral no se prolonga más allá de las 17:30. El incendio, según todos los testimonios, se inició mucho más tarde, a las 18:25, aunque otros testimonios lo retrasan hasta las 18:50. Resulta significativo, como muchos medios de comunicación han ido rectificando la hora de inicio del fuego, tratando de aproximarla a la hora del fin de la jornada laboral. (La Vanguardia apunta a las 18:25, pero las últimas informaciones indican que fue mediA hora después). 2) Notre Dame no es un edificio cualquiera y su restauración no había sido entrega a obreros irresponsables y negligentes, sino a “compagnons”: es una joya arquitectónica mundial, por tanto, la empresa contratada para la restauración no era una SL de pacotilla, sino una empresa especializada, contratada para restaurar la aguja que no se había tocado, prácticamente, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, compuesta por operarios especializados salidos del “compagnonage” (los gremios profesionales que construyeron las catedrales en la Edad Media y que todavía existen hoy en Francia enseñando las mismas técnicas y constituyendo la élite especializada a la que siempre se ha recurrido para las obras de restauración del templo. Una “élite obrera”, al abandonar el trabajo se cuida de recoger instrumental y de que todo esté en orden para el día siguiente (especialmente el “compagnonage” la base de cuya enseñanza es el orden, la autodisciplina, la responsabilidad en la “obra bien hecha” y el trabajo eficiente. 3) Destruir un templo del gótico francés es relativamente fácil: los tejados que cubren la nave central están formados por planchas impermeables sostenidas por un entramado de madera sin contacto con las bóvedas sostenidas por las arquerías ojivales. Si se quiere destruir una catedral gótica, no basta con incendiar los bancos de la nave central o algún tapiz, sino que se partirá del pesado entramado de madera (que en Notre Dame era visible desde las torres de los campanarios accesibles para los visitantes), esperando que al ceder por el fuego, hunda las frágiles bóvedas góticas (que suelen estar cubiertas de ollas de barro vacías, para ocupar espacio pero no aumentar el peso, situadas sobre las arquerías y sobre las que se colocan las baldosas homogeneizan la cubierta y de la que solamente emergen las cabezas de las claves de bóveda). Se trata de un conjunto frágil que puede derrumbarse por el peso de los restos ardientes de la carpintería y del agua arrojada para apagar el fuego. Desplomadas las bóvedas y la arquería el templo puede ser considerado destruido. Tal era la estrategia de los incendiarios. 4) En los últimos tiempos, se han producido demasiados incendio e incidentes de los que no cabe la menor duda que se ha tratado de profanaciones deliberadas, en Iglesias importantes de París: hace apenas un mes, el domingo 17 de marzo de 2019, se produjo otro incendio de similares características en Saint-Sulpice, la segunda iglesia más grande de París y que recibía oleadas de turistas por haber sido citada en la novela El Código de Vinci… Parece difícil que se produzcan “accidentes” similares en dos iglesias separadas apenas por 900 metros, y en el plazo de 28 días. Si bien, ninguna autoridad ha mencionado que el incendio de Saint Sulpice (que pudo ser apagado pero que causó daños), fuera deliberado, tampoco ha aparecido ninguna prueba objetiva de que se tratase de un “accidente”. 5) El incendio de Saint Sulpice, el incendio de Notre Dame, no han sido accidentes únicos en la crónica de sucesos de Francia: como si se tratara de una campaña orquestada, en apenas unos meses se ha producido una docena de ataques a templos católicos, los más importantes en el entorno de París. La iglesia de Saint Denis, entre otras, situada en una de las zonas de la banlieu con más concentración de inmigración. Otro tanto ha ocurrido en Yvelines a penos de 25 km de París. Pero esto es solamente la punta del iceberg: en toda Europa se produjeron en 2018, un total de 500 ataques contra templos e instituciones religiosas. Así pues, estos ataques no son “episodios aislados”, sino que forman parte de una campaña sistemática. 6) El incendio sistemático de templos supone un “salto de cualidad” en relación a acciones que han sido las obsesiones del islamismo radical desde principios del milenio y obedece a una secuencia implacable: durante la “intifada” de noviembre de 2005 en Francia se quemaron 8.000 vehículos en todo el país y, desde entonces se ha mantenido en continuo ascenso esta práctica que nunca ha descendido, desde entonces, del centenar de coches destruido por noche. Solamente en 2011 se produjeron ¡40.000 incendios de vehículos! Y en la Noche Vieja de 2018, ardieron en apenas unas horas 1.031 vehículos. Las detenciones permiten afirma que las “bandas étnicas” son las únicas responsables de esta oleada de incendios y, resulta probable que, después de casi veinte años realizando la misma práctica, algunos elementos hayan pensado que era hora de cometer acciones “más audaces”: la quema de símbolos religiosos, por ejemplo. 7) Las agujas de las catedrales góticas son un símbolo de verticalidad que se alca hacia el cielo… el mismo significado que tienen los minaretes en las mezquitas: para el islamismo radical este detalle es sumamente importante. El número de minaretes de una mezquita y su altura están en relación directa con la implantación del islam en esa zona y con la preeminencia del culto a Alá sobre cualquier otra religión. En Granada hemos visto como durante años, irracionalmente, los promotores de la mezquita del Albaicín se obstinaban en que su minarete fuera solamente unos pocos metros más altos que la catedral católica. Por todo ello no puede extrañar que el incendio de Notre Dame se originase en la aguja (que ni siquiera era originaria, sino un añadido en la restauración realizada por Viollet-Le-Duc en el siglo XIX, siendo, por tanto, la parte más moderna del templo). En junio de 2017 ya tuvo lugar un primer intento de atacar Notre Dame de París, cuando un “soldado del ISIS2 atacó a un policía con martillo frente a la catedral. La acción tuvo como resultado la detención del yihadista, pero no se trataba de un caso aislado: pocos días después, el 19 del mismo mes, un coche cargado de explosivos chocó contra una furgoneta de policía. La investigación aludió a que podía haber actuado contra el palacio del Elíseo, residencia presidencial, o contra Notre Dame de París que, desde hacía unos años era vigilada por la policía al ser considerada como “objetivo preferencial yihadista”. 9) El 8 de septiembre de 2016, la policía francesa detuvo a cuatro personas de religión islámica, tras el hallazgo de un vehículo abandonado lleno de bombonas de gas cerca de Notre Dame de París. El ministro del interior confirmó las detenciones y la realidad de la amenaza terrorista que apuntaba contra la catedral. Es lícito pensar que, si este plan fracasó, algún grupo yihadista decidió recuperarlo y volver a intentarlo. 10) Para un europeo, Notre Dame de París es algo más que un símbolo católico, es una seña de identidad cultural. Para el islamismo radical es la personificación del “enemigo” étnico y religioso. La Iglesia Católica está atravesando los peores momentos de su historia, ante la indiferencia general, la ineptitud vaticana y la crisis cada vez mayor iniciada con el Concilio Vaticano II. Es una religión gastada y en crisis, a lo que se une el que los valores republicanos franceses, son valores laicos. La religión ha dejado de interesar a una gran mayoría de europeos, actitud que supone una ruptura con su pasado, con su tradición y con su identidad. Sin embargo, la religión es el fundamento de la identidad islámica y la preeminencia de su religión, incluso mediante la yihad (el último de los “pilares del islam” en su teología), es algo que para ellos resulta irrenunciable. La mentalidad islámica, obsesiva, intolerante, propia del desierto y deudora del paisaje monocorde, árido y sin matices de otros espacios geográficos, es incompatible -aquí y en la India, en Nigeria y en Egipto- con cualquier otra religión: no importa que, para otras culturas, la religión haya pasado al dominio de lo privado. Para el islam sigue siendo la fuente de su identidad y la religión el eje de su política. Los atentados contra centros religiosos tenidos como “rivales” son la consecuencia de esa concepción. Así pues, no puede extrañar que los centros religiosos católicos sean objetivo preferencial del yihadismo. No importa que otras religiones no se consideren en guerra ni rivales del islamismo radical, lo que importa es que este si está en guerra con cualquier posible rival, especialmente a partir de determinada concentración de islamistas. CONCLUSIÓN Si estos diez argumentos apuntan a un atentado yihadista, no hay que olvidar el otro argumento que va en contra: “no existen pruebas objetivas de que se trate de atentados, tan solo son datos para construir una hipótesis”. Bien, esto será así desde el punto de vista jurídico, pero la destrucción de pruebas es algo deliberado. Cuando un incendio se inicia en la techumbre, en las proximidades del eje emblemático de la catedral -la aguja-, lo que se pretende es -como hemos dicho- que la techumbre y el agua para extinguir el fuego, derrumben la bóveda y se precipiten sobre la nave central: en esas circunstancias no existe la más mínima posibilidad de establecer si fue o no un atentado. En otras palabras, la ausencia de pruebas, es la demostración negativa de que se trató de una acción meditada y deliberada… especialmente si la acción se encuadra en el contexto que hemos descrito. No sabremos la verdad jamás, por lo menos, no en los próximos 40 días. Con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina, el mismo día que el Partido de los Verdaderos Finlandeses ha dado una nueva victoria a las fuerzas que defienden la identidad de los pueblos europeos, los partidos demoliberales y las izquierdas progresistas y universalistas, no pueden arriesgarse a desencadenar una adhesión unánime a los partidos identitarios, reconociendo que el incendio de Notre Dame ha sido una operación yihadista más que responde a una estrategia de escalada de violencias, sobre una sociedad anestesiada por sus gobiernos y por sus propios medios de comunicación. Así pues, oiremos hasta la saciedad la versión del “accidente”. Pero ahí quedan 10 razones, bastante más lógicos y coherentes para demostrar justo lo contrario. Conclusión final: otro chispazo de la guerra étnica que nos han declarado, una guerra que será, a la vez, racial, social y religiosa. Hay guerra cuando un solo bando ha decidido que está en guerra y poco importa que los gobiernos europeos no lo asuman: la otra parte ya ha decidido estrategia y tácticas. Y aquí jugando a elecciones... http://info-krisis.blogspot.com/2019/04/hay-que-ser-muy-cauto-en-esto-de-las.html Exista intencionalidad o no en esta catástrofe, el significado de la misma, el simbolismo que en el curso de la Historia va a representar es tremendo. Ernesto Milá argumenta de una forma tal que nos mete el miedo en el cuerpo. Francia anuncia el camino de la descomposición de la Civilización Católica.
  2. El Santo Padre Francisco ha hecho pública esta semana su Exhortación apostólica titulada 'Gaudete et Exsultate' (Alegraos y regocijaos), donde hace un llamamiento a la santidad de todos los católicos. El documento, en el que se referencian muchas realidades de los primeros siglos del cristianismo que siguen estando muy presentes en los tiempos actuales, pretende renovar de forma llana y humilde el llamado a la santidad al que todos los católicos estamos implicados, y del que cada vez, por desgracia, estamos más apartados. Merece la pena leerlo, por supuesto sin detenerse tanto en las formas como en el fondo del mensaje. INTRODUCCIÓN A LA EXHORTACIÓN APOSTÓLI CAGAUDETE ET EXSULTATE DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD EN EL MUNDO ACTUAL 1. «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12), dice Jesús a los que son perseguidos o humillados por su causa. El Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. En realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas maneras, el llamado a la santidad. Así se lo proponía el Señor a Abraham: «Camina en mi presencia y sé perfecto» (Gn 17,1). 2. No es de esperar aquí un tratado sobre la santidad, con tantas definiciones y distinciones que podrían enriquecer este importante tema, o con análisis que podrían hacerse acerca de los medios de santificación. Mi humilde objetivo es hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades. Porque a cada uno de nosotros el Señor nos eligió «para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor» (Ef 1,4). El documento completo puede leerse y descargarse en este enlace.
  3. Tras haber mantenido un desesperante debate en el foro Burbuja con un par de filopaganos, que han empleado las tésis de Jung para sostener su ataque contra el cristianimo y sus teorías de una vuelta al paganismo como camino de edificación personal, he retomado un artículo que leí hace tiempo, acerca de la influencia de Jung en el cristianismo a través del psicoanálisis. He tratado de traducirlo y adaptarlo lo mejor que he podido, para que pueda consultarse en el caso de que alguien pueda estar interesado en la temática, o que esos argumentos vuelvan a surgir en el transcurso de algún debate. Cabe señalar que el artículo original procede de un autor evangelista, por lo que he procedido a eliminar el prólogo que hace referencia a la iglesia evangélica, y he dejado el desarrollo del tema que considero interesante. No obstante, a pie de artículo puede encontrarse el enlace a la fuente original. PSICOHEREJÍA Por Martin y Deidre Bobgan El legado de Carl Gustav Jung al cristianismo La gran mayoría de cristianos, probablemente nunca hayan oído hablar de Carl Gustav Jung, pero su influencia dentro del cristianismo es enorme a través de la psicología. El legado de C.G.Jung a la "psicología cristiana" es al mismo tiempo directo e indirecto. Algunos profesionales cristianos, influidos por las enseñanzas de Jung, han integrado aspectos de la teoría jungiana en su propia práctica de la psicoterapia, incorporando conceptos como los tipos de personalidad, el inconsciente personal, o el análisis de los sueños y los arquetipos en su tarea de comprender y aconsejar a sus pacientes. Otros cristianos han sido influenciados de manera indirecta, al someterse a terapias para el tratamiento de adicciones, basadas en los programas de los doce pasos, o al haber asumido el Indicador de Tipo Myers-Briggs, que está basado en los tipos de personalidad de Jung, y que incorpora sus teorías de introversión y extroversión. Jung y Freud El legado de Jung no ha sido positivo para el cristianismo. Desde el principio, la psicoterapia ha minado las doctrinas del cristianismo. Las actitudes de Sigmund Freud hacia el cristianismo eran evidentemente hostiles, porque creía que las doctrinas religiosas eran todas ilusorias, llegando a definir la religión como «la neurosis obsesiva universal de la humanidad».1 Su seguidor durante algún tiempo y colega Carl G. Jung, por otra parte, puede no ser tan evidente en su rechazo del cristianismo. Sin embargo, sus teorías rebajan de manera desdeñosa la doctrina cristiana, hasta situarla al mismo nivel que las decualquier otra religión. Aunque Jung no entendía la religión como una «neurosis obsesiva universal», sí que consideró a todas las religiones, incluyendo al cristianismo, como mitologías colectivas e irreales en esencia, que sin embargo ejercen un verdadero efecto sobre la personalidad humana. El doctor Szasz, describe la diferencia entre las teorías psicoanalíticas de Freud y Jung de la siguiente forma: «Así, en opinión de Jung las religiones son apoyos espirituales indispensables, mientras que en la de Freud son muletas ilusorias.»2 Mientras Freud argumentaba que las religiones son engañosas y por lo tanto esencialmente malas para la psique, Jung mantenía que todas las religiones son algo imaginario aunque bueno. Ambas posturas son anticristianas pues, la una niega el cristianismo, y la otra lo convierte en un mito. Tras haber leído La interpretación de los sueños de Freud, Jung contactó con él estableciéndose una amistad de mutua admiración, que duró cerca de ocho años. Aunque Jung ejerció durante cuatro años como presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacional, la rotura entre Jung y Freud fue total. Jung divergía de Freud en varios puntos, en particular acerca de la teoría de Freud acerca del sexo. Además, Jung había ido desarrollando su propia teoría y metodología, conocida como psicología analítica. El inconsciente colectivo Jung enseñaba que la psique humana se compone de varios sistemas, que incluyen el inconsciente personal con sus complejos, y el inconsciente colectivo con sus arquetipos. La teoría de Jung de un inconsciente personal, es muy similar a la creación freudiana de una región que contiene las experiencias reprimidas, olvidadas o ignoradas. Sin embargo, Jung consideraba el inconsciente personal como un una capa más o menos superficial del inconsciente. Dentro del inconsciente personal, se encuentran lo que denominó "complejos con tonos de sentimientos". Dijo que "constituyen la faceta personal y privada de la vida psíquica".3 Se trata de los sentimientos y de las percepciones que se organizan alrededor de personas significativas o acontecimientos relevantes en la vida de la persona. Jung creía que había una capa más profunda y significativa del inconsciente, que denominó inconsciente colectivo y se identificaba como arquetipos innatos, inconscientes y generalmente universales. El inconsciente colectivo de Jung ha sido descrito como un «almacen de trazas de memorias latentes, heredadas del pasado atávico del hombre, un pasado que incluye no sólo la historia racial del hombre como especie separada, sino también sus antepasados prehumanos o animales».4 Por tanto, en la teoría de Jung se incluyen consecuentemente tanto la teoría de la evolución de Darwin como la antigua mitología. Jung mostró que este inconsciente colectivo es un almacén compartido por todas las personas, y por tanto es universal. Sin embargo, por cuanto es inconsciente, no todas las personas son capaces de acceder al mismo. Jung contemplaba el inconsciente colectivo como la estructura fundamental de la personalidad, sobre las que se edifican el inconsciente personal y el ego. Debido a que creía que los fundamentos de la personalidad son ancestrales y universales, estudió las religiones, la mitología, los rituales, los símbolos, los sueños y las visiones. «Todas las enseñanzas esotéricas tratan de aprehender los acontecimientos invisibles en la psique, y todas demandan una autoridad suprema para sí mismas. Lo que es cierto del folklore primitivo es cierto incluso en mayor grado de las religiones de influencia mundial. Contienen un conocimiento revelado que fue originalmente oculto, y exponen en gloriosas imágenes los secretos del alma».5 El concepto de cristianismo en Jung Debido a que Jung dejó lugar para la religión, muchos cristianos se sintieron cómodos con sus ideas. Por esto es importante considerar las actitudes de Jung hacia el cristianismo. El padre de Carl Jung fue un ministro protestante, y Jung llegó a experimentar aspectos de la fe cristiana durante su infancia. Acerca de su temprana experiencia con la Sagrada Comunión, que parece estructurar sus ideas posteriores acerca de que todas las religiones son sólo mitos, dejo escrito lo siguiente: «Lentamente llegué a comprender que esta comunión había sido una experiencia fatal para mí. Había resultado hueca; más aún, resultó ser una pérdida total. Sabía que nunca podría volver a participar en esta ceremonia. Bueno, esto no es religión en absoluto, pensé: Es la ausencia de Dios; la iglesia es un lugar al que no debería ir. Ahí no hay vida, sino muerte.»6 Debido a aquel significativo incidente, Jung pudo haber evolucionado en la negación de las religiones tal como hizo Freud; pero no lo hizo. En lugar de ello, evidenció que la religión era algo muy significativo para muchas personas y por tanto, las religiones podían ser útiles como mitos. Su decisión de considerar todas las religiones como mitos fue posteriormente influída por su perspectiva del psicoanálisis. Según Viktor von Weizsaecker, «C. G. Jung fue el primero en comprender que el psicoanálisis pertenecía a la esfera de la religión».7 Que las teorías de Jung constituyen una religión puede verse en su consideración de Dios como el inconsciente colectivo, y por ello presente en el inconsciente de cada persona. Para él, las religiones revelaban aspectos del inconsciente y podían así acceder a la psique de la persona. También empleó los sueños como vías de entrada a la psique para la propia comprensión y autoexploración. La religión era sólo un instrumento para acceder al yo, y si una persona quería emplear para ello símbolos cristianos, era válido. El espíritu guía de Jung Debido a que Jung transformó el psicoanálisis en un tipo de religión, es también considerado como un psicólogo transpersonal además de un teórico del psicoanálisis. Se implicó profundamente en el ocultismo, practicó la necromancia y tuvo contacto habitual con espíritus descarnados, a los que denominó arquetipos. Gran parte de su obra fue inspirada por estas entidades pues Jung tenía su propio espíritu familiar, al que llamaba Filemón. Al principio pensaba que Filemón era parte de su propia psique, pero más adelante descubrió que Filemón era algo más que una expresión de su propio ser interior: «Filemón y otras figuras de mis fantasías me dieron a saber el conocimiento crucial de que hay cosas en la psique que yo no produzco, sino que se producen a sí mismas y tienen su propia vida. Filemón representaba una fuerza que no era yo mismo. En mis fantasías tuve conversaciones con él, y él dijo cosas que yo no había pensado de manera consciente. Porque observé con claridad que era él quien hablaba, y no yo. ... Psicológicamente, Filemón representaba un conocimiento superior. Para mí era una figura misteriosa. En ocasiones me parecía muy real, como si fuera una personalidad viviente. Paseaba con él jardín arriba y abajo, y fue para mí lo que los indios llaman un guru».8 Todo esto nos permite comprender por qué Jung es tan popular entre los seguidores de la Nueva Era. La meta de Jung para el psicoanálisis, era que llegase a ser una religión integral. La influencia de Jung en la organización Alcohólicos Anónimos Jung también abrió el camino para el desarrollo de Alcohólicos Anónimos. El cofundador Bill Wilson, en una carta a Jung en 1961, le dice lo siguiente: «Esta carta de inmenso agradecimiento ha estado pendiente durante mucho tiempo. (…) Aunque seguramente habrá oído acerca de nosotros, dudo que usted sea consciente de que una cierta conversación que tuvo una vez con uno de sus pacientes, un tal señor Roland H., en la década de los treinta, haya tenido un papel crucial en la constitución de nuestra agrupación.»9 Wilson prosigue la carta recordándole a Jung, lo que le había contado abiertamente a Roland H. de su situación desesperada, que estaba más allá de la ayuda que le pudiera ofrecer la medicina o la psiquiatría. Wilson escribió: «Esta declaración sincera y humilde de su parte, fue indudablemente la primera piedra fundamental sobre la que ha sido edificada nuestra agrupación.» Cuando Roland H. preguntó a Jung si había alguna esperanza para él, Jung le dijo que podría haberla, siempre que pudiera pasar por una experiencia espiritual o religiosa: en resumen, una conversión genuina. Wilson proseguía en su carta: «Usted le recomendó que se situase en una atmósfera religiosa y que tuviera esperanza.»10 Evidentemente para Jung, no había necesidad de doctrina ni contenido de fe, sino sólo una experiencia transformadora. Los cristianos se implican en la religión de Jung cuando integran sus conceptos acerca del hombre y la deidad, al asimilar sus teorías, terapias y conceptos. Es importante observar que Jung no podía referirse a la conversión al cristianismo, porque por lo que respecta a él, toda religión es simplemente un mito, una manera simbólica de interpretar la vida de la psique. Para Jung, la conversión significaba sencillamente una experiencia dramática que alterase profundamente la perspectiva de la persona acerca de la vida. Jung mismo había rechazado abiertamente el cristianismo y se había lanzado a la idolatría, reemplazando a Dios por una miríada de arquetipos mitológicos. La respuesta de Jung a la carta de Wilson, incluía la siguiente afirmación acerca de Roland H.: «Su deseo por el alcohol era el equivalente, a un nivel bajo, de la sed espiritual de nuestro ser por la plenitud; expresándolo en lenguaje medieval: la unión con Dios.»11 En su carta Jung menciona que, en latín se emplea la misma palabra para alcohol que para «la más elevada experiencia religiosa». También en inglés, lo mismo que en castellano, se hace referencia al alcohol como espíritu. Pero conociendo la teología de Jung y sus intimidades con su espíritu guía, se puede suponer que el espíritu al que se refiere no sea el Espíritu Santo, y que el dios al que se refiere no es el Dios de la Biblia. La blasfemia de Jung El neopaganismo de Jung y su deseo de reemplazar el cristianismo con su propio concepto de psicoanálisis, puede verse en una carta que le escribió a Freud: «Me imagino una tarea mucho más delicada e integradora para el psicoanálisis, que la alianza con una fraternidad ética. Creo que debemos darle tiempo para que se infiltre en personas de muchas procedencias, que avive entre los intelectuales un sentimiento hacia los símbolos y los mitos, para que muy gentilmente transforme a Cristo de vuelta al hechicero dios del vino, que era, y de esta manera absorber aquellas fuerzas extáticas instintivas en el cristianismo, para el propósito único de hacer del culto y del mito sagrado lo que habían sido antes: una fiesta borracha de gozo donde el hombre recuperaba el carácter y la santidad de un animal».12 De esta manera, la meta de Jung para el psicoanálisis, debía ser una religión global superior al cristianismo, reduciendo la verdad del cristianismo a un mito, y transformando a Cristo en un «hechicero dios del vino.» Fuente original: Pyschoheresy Awareness Newsletter, Volumen 4, número 4, Julio/Agosto 1996 El artículo original puede leerse en: http://www.pamweb.org/jungleg.html NOTAS BIBLIOGRÁFICAS: 1. Sigmund Freud. The Future of an Illusion, trans. and edited by James Strachey. New York: W.W. Norton and Company, Inc., 1961, p. 43. 2. Thomas Szasz. The Myth of Psychotherapy. Garden City: Doubleday/Anchor Press, 1978, p. 173. 3. C. G. Jung. The Archetypes and the Collective Unconscious, 2nd ed., trans. by R.F.C. Hull. Princeton: Princeton University Press, 1969, p. 4. 4. Calvin S. Hall and Gardner Lindzey. Theories of Personality. New York: John Wiley & Sons, Inc., 1957, p. 80. 5. Jung, The Archetypes and the Collective Unconscious, op. cit., p. 7. 6. C. G. Jung. Memories, Dreams, Reflections, ed. by Aniela Jaffe, trans. by Richard and Clara Winston. New York: Pantheon, 1963, p. 55. 7. Victor Von Weizsaecker, "Reminiscences of Freud and Jung." Freud and the Twentieth Century, B. Nelson, ed. New York: Meridian, 1957, p. 72. 8. Jung, Memories, Dreams, Reflections, op. cit., p. 183. 9. "Spiritus contra Spiritum: The Bill Wilson/C.G. Jung Letters: The roots of the Society of Alcoholics Anonymous." Parabola, Vol. XII, No. 2, May 1987, p. 68. 10. Ibid., p. 69. 11. Ibid., p. 71. 12. C. G. Jung quoted by Richard Noll. The Jung Cult. Princeton: Princeton University Press, 1994, p. 188.
  4. Según el último análisis realizado por la organización Puertas Abiertas, el número de cristianos que han muerto por causas relacionadas directamente con su fe, asciende a un total de 3.066 personas en el último año. De igual forma se observa un recrudecimiento de la persecución anticristiana en diferentes países del mundo, destacando por su crudeza Corea del Norte, Afganistán, Somalia, Sudán, Pakistán Eritrea, Libia, Irak, Yemen e Irán. La Lista Mundial de la Persecución 2018, es un informe que elabora cada año la organización internacional Open Doors (Puertas Abiertas) , donde se evalúa la situación de persecución que sufren los cristianos en todo el mundo y en el que se elabora un ranking de países donde resulta más peligroso vivir la fe cristiana. El pasado año, la organización tiene registrados en su informe un total de 3.066 personas asesinadas y 793 ataques a iglesias o sus propiedades. Tras un periodo donde parecía remitir la persecución, de nuevo el pasado año ha vuelto a aumentar alarmantemente pues, según los datos que registran sus informes de otros años, en 2015 fueron asesinadas 7.106 personas, y en el año 2016 la cifra bajó hasta 1.207 asesinatos. Los datos del estudio no solo reflejan actos de violencia sino que evalúan otras formas de opresión a diferentes niveles y ámbitos sociales así, países como Nigeria que tiene el dudoso honor de encabezar el ranking de crímenes , ocupe sin embargo un lugar poco destacado en el el ranking mundial de peligrosidad a causa de la profesión de la fe cristiana. Un ranking que encabezan Corea del Norte y Afganistán, en cuya sociedad se ha observado la mayor peligrosidad a nivel de opresión en todos los ámbitos estudiados, tanto el privado como el familiar, social, eclesial o nacional. Una violencia anticristiana que el comunismo norcoreano lleva encabenzando mundialmente desde hace diecisiete años. Os dejo la cita y el enlace del estudio haciendo clic en el titular: No podemos saber a ciencia cierta en que medida los primeros cristianos fueron asesinados a causa de su fe, solo podemos tener una idea apróximada por lo recogido en las crónicas y martirologios. Lo que sí podemos presumir es que vivimos en una época cómo pocas han habido en la historia en número de mártires por la fe. Que Dios los acoja a todos en su gloria y despeje este mundo de la maldad de sus enemigos.
×